Primera Guerra Mundial

Historia Universal Contemporánea siglo XX. Batallas. Alemania. Aliados. Petain y la batalla de Verdún. Frentes

  • Enviado por: Maxpeyn
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 38 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial

La I Guerra Mundial es, en un principio, una guerra europea. Finalmente se convierte en un conflicto militar mundial en el que se ven involucradas 32 naciones. Comienza como un enfrentamiento localizado en el Imperio Austro-Húngaro y Serbia, pero se transforma en un enfrentamiento armado a escala europea cuando la declaración de guerra austro-húngara se extiende a Rusia el 1 de agosto de 1914. Veintiocho naciones, denominadas `aliadas', y entre las que se encuentran Gran Bretaña, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos, luchan contra la coalición de los llamados Imperios Centrales, integrada por Alemania, Austria-Hungría, el Imperio otomano y Bulgaria.

CARACTERÍSTICAS

La muerte llegó en formas brutales. Los hombres segados por ametralladoras, destrozados por granadas explosivas, muertos en barcos mercantes y de guerra torpedeados en el Atlántico, aplastados bajo orugas de la temible nueva arma que eran los tanques. La guerra también cobró su parte en la vidas civiles. Los ataques aéreos causaron poco daño, pero como cada bando trató de bloquear los suministros del otro, millones de hombres, debilitados durante años por la mala alimentación, fueron víctimas de enfermedades.

Se caracteriza por el empleo de nuevas armas como la aviación, tanques, lanzallamas, granadas, se aprecia a nivel histórico la relativamente reciente aparición de las balas con casquillo individual e incorporado.

Los principales elementos que caracterizaron la I guerra mundial fueron:

Se creía que la guerra duraría unas semanas, pero duró cuatro años, tres meses y catorce días.

Fueron muchas las personas que participaron en esta guerra, por ejemplo Alemania contaba con 1.913.850 mil hombres en pié de guerra, aproximadamente. Austria con 160 mil hombres. Rusia con 2.000.000 de soldados. Inglaterra no contaba con un ejército terrestre grande, se aprovechaba de los soldados autóctonos de los ejércitos que colonizaban, pero contaba con un impresionante poder naval.

El 28 de junio de 1914 el príncipe heredero de Austria-Hungría y su esposa fueron asesinados, en su visita a Sarajevo capital de Bosnia, por UN estudiante servio, Gavirlo. Los promotores del atentado habían sido los nacionalistas servios. Austria-Hungría presenta a Servia UN ultimátum que no podía aceptarse. Estalló pues, la guerra en una semana, "la semana negra", del 28 de julio al 4 de agosto, todas las grandes potencias, menos Italia, se vieron arrastradas a ella.

La I Guerra Mundial se caracterizó por las grandes matanzas que hubo, por un incidente en los Balcanes surgió un devastador incendio mundial. En el oeste los frentes se fijaron en una inhumana guerra de trincheras. Las llanuras de Flandes fueron arrasadas por un ininterrumpido fuego de artillería y se convirtieron en un infierno de fango, minas, alambradas y cortinas de gas. Ataque tras ataque se intentaba, por ambas partes, romper el frente del enemigo. Se produjeron cuantiosas pérdidas de vidas humanas.

Ya antes de la I guerra mundial había aparecido importantes armas por ejemplo, el fusil de repetición, las ametralladoras, etc...

Los ejércitos iniciaron la guerra con la idea básica de la supremacía de la ofensiva, que cambiaron a lo largo del desarrollo de los acontecimientos. El empleo de la ametralladora terminó con la caballería, su eficacia en la defensa hizo fracasar los ataques masivos y originó el nacimiento de la sección y del pelotón. La guerra de trincheras introdujo el uso del mortero, el carro de combate dio inicio a la guerra acorazada, la artillería multiplicó calibres, aumentó alcances y mejoró métodos de corrección.

En 1915 empezaron a emplearse gases asfixiantes con la toma de las ciudades belgas, se dio inicio a la guerra biológica y química, la fortificación de campaña se perfeccionó y favoreció el auge de la guerra de trincheras, el transporte motorizado se generalizó y la aviación de guerra libró batallas aéreas independientes.

Los ejércitos en ambos lados lucharon en trincheras, unas zanjas profundas que se cavaban para servir de protección para las tropas. Las condiciones eran espantosas; hubo inundaciones, lodo, ratas y cadáveres. Las trincheras de la línea de frente eran el blanco de fuego pesado; los hombres se salían de las trincheras para avanzar y atacar a las tropas enemigas.

El avión fue utilizado como arma de guerra, los primeros combates entre pilotos fueron con pistolas y con carabinas. En octubre de 1914, en la primera confrontación un avión francés atacó con fuego de ametralladora a un avión alemán, marcando así, la primera victoria aérea. El avión de bombardeo se creó después de iniciada la guerra. En 1917 los bombarderos alemanes atacaron Londres y otras ciudades inglesas, principalmente durante la noche. El uso de portaviones se inicia a finales de 1915, cuando el teniente Towler despega del crucero Vindex.

La I Guerra Mundial estimuló enormemente la fabricación de aeronaves, su uso con fines militares y el desarrollo de la guerra aérea; se construyeron dirigibles, globos y aviones. Éstos últimos se utilizaban principalmente para dos tipos de misiones: la observación y el bombardeo.

Primera Guerra Mundial
La exploración de los frentes de batalla fijos se llevaba a cabo mediante pequeños globos con cuerdas; los dirigibles servían para realizar reconocimientos en el mar, y los aeroplanos, para sobrevolar las zonas costeras.

Con respecto a las operaciones militares terrestres, los aeroplanos se empleaban para observar la disposición de las tropas y defensas del enemigo y bombardear sus líneas o a sus fuerzas cuando entraban en combate.

Desde mediados de 1915 se hicieron frecuentes los combates aéreos entre aviones o escuadrones enemigos. Los alemanes disfrutaron de la supremacía aérea en el frente occidental desde octubre de 1915 hasta julio de 1916, año en el que los británicos demostraron su superioridad.

Entre los más importantes aviadores, cabe destacar al estadounidense Eddie Rickenbacker, al canadiense William Avery Bishop y al barón alemán Manfred von Richtofen.

En cuanto a la guerra marítima, a comienzos de la guerra, el grueso de la flota británica, la Gran Flota, contaba con veinte acorazados y numerosos cruceros y destructores; estaba ubicada en la base de Scapa Flow, situada en las islas Orcadas, mientras que una segunda flota protegía el canal de la Mancha. La Flota de Altamar alemana estaba compuesta por trece acorazados y tenía sus bases en los puertos alemanes de mar del Norte.

El enfrentamiento naval más importante de la guerra fue la batalla de Jutlandia, librada el 31 de mayo y el 1 de junio de 1916 entre la Gran Flota británica y la Flota de Altamar alemana, y tras la cual Gran Bretaña pudo conservar su supremacía naval. No obstante, los alemanes consiguieron romper el bloqueo británico y reanudaron la guerra submarina sin restricciones en 1917, persuadidos de que éste era el único método con el que podrían derrotar a Gran Bretaña; esta estrategia no condujo a la rendición de los británicos, sino que motivó que Estados Unidos declarara la guerra a Alemania.

Los ataques de los submarinos alemanes a los convoyes británicos en el océano Atlántico y en el mar del Norte ocasionaron la destrucción de numerosas embarcaciones.

Durante 1917 la guerra submarina alemana fracasó en su intento de provocar la rendición de Gran Bretaña mediante la destrucción de la flota aliada, de la que los británicos dependían para la obtención de alimentos y suministros. La campaña submarina alemana parecía eficaz en sus comienzos; hacia finales de 1916, los alemanes hundían mensualmente alrededor de 300 toneladas de embarcaciones británicas y aliadas en el océano Atlántico norte; la cifra ascendió a 875.000 toneladas en el mes de abril, por lo que los alemanes estaban seguros de conseguir la victoria en breve. Sin embargo, Gran Bretaña consiguió, desde el verano, restar eficacia a la estrategia alemana siguiendo varios métodos: adoptó un sistema de convoyes en el que las flotas mercantes eran protegidas por destructores y cazasubmarinos, utilizó hidroaviones para detectar a los submarinos, y empleó cargas de profundidad para destruirlos.

Al llegar el otoño, los alemanes comenzaron a perder numerosos submarinos, a pesar de que seguían hundiéndose una gran cantidad de barcos aliados. A su vez, las naciones aliadas, especialmente Estados Unidos, construían rápidamente nuevas embarcaciones. El intento alemán de poner fin a la guerra a través de la guerra submarina había fracasado.

La acción más destacable de 1915 fue el bloqueo submarino impuesto por Alemania a Gran Bretaña. El hundimiento del trasatlántico de pasajeros Lusitania a manos de un submarino alemán el 7 de mayo costó la vida a muchos súbditos estadounidenses, lo que originó una polémica que estuvo a punto de provocar la guerra entre Estados Unidos y Alemania, modificando ésta última sus métodos de guerra submarina para satisfacer al gobierno estadounidense. Sin embargo, en marzo de 1916, el hundimiento por un submarino alemán del buque de vapor francés Sussex en el canal de la Mancha y la existencia de víctimas estadounidenses hizo estallar un nuevo conflicto entre estos países.

Otra de las principales características de la I guerra mundial fue la participación de un gran número de naciones, a partir del asesinato del archiduque de Austria-Hungría se produjo una reacción en cadena y los países de la triple alianza se enfrentaron contra los de la triple Entente. Rusia quería acabar con el Imperio Austrohúngaro, apoyó a Serbia y declaró la guerra al imperio.

Alemania, aliada de Austria, declaró la guerra cuando estos invadieron Bélgica. Turquía y Bulgaria se unieron a Austria y Alemania, mientras que Japón, Rumania, Grecia, Portugal e Italia se incorporaron dentro del bloque de la triple Entente. En 1917, soldados de Alemania hundieron varios barcos mercantes estadounidenses por lo que Estados Unidos le declaró la guerra, es así como, con excepción de algunos países del mundo, en especial América del Sur, sufrieron la más horrible de las guerras.

Vale la pena destacar el importante papel que jugaron las mujeres, en su casa, haciendo trabajos que previamente habían sido catalogados como no femeninos, o reservados para los hombres.

Las mujeres manejaban camiones, ensamblaban armas y empacaban municiones peligrosas, balas, bombas y proyectiles. Las mujeres también viajaron a Bélgica y Francia para servir en los hospitales militares.

Fueron muchos los elementos que caracterizaron la I guerra mundial, pero podemos decir que:

  • Durante la I guerra mundial surgió el gas tóxico y el lanza-llamas.

  • Gran Bretaña utilizó artistas oficiales de guerra para consignar la contienda.

  • Los soldados disponían de fusiles que podían alcanzar un blanco a una distancia máxima de 800 mts.

  • Francia y Estados Unidos realizaron en 1909 los primeros intentos en aviación militar.

Durante la guerra entre el imperio otomano e Italia se llevaron a cabo las primeras misiones de aviación militar, en 1911.

CONTENDIENTES

Aliados, denominación que reciben quienes han firmado una alianza, y concretamente aquellos que acuerdan dicho pacto con un objetivo militar de carácter ofensivo o defensivo. En la acepción más común el término hace referencia a los países que se aliaron a partir de 1914 contra los Imperios Centrales (entidad ésta compuesta, en esencia, por el II Imperio Alemán y el Imperio Austro-Húngaro, pero también el Imperio otomano y, desde 1915, Bulgaria) para combatir en la I Guerra Mundial, así como a los estados que pactaron luchar a partir de 1939 contra las potencias de lo que sería desde 1940 el definitivo Eje Roma-Berlín-Tokio (integrado por el III Reich Alemán, Italia y Japón) en la II Guerra Mundial.

Imperios Centrales, nombre de una coalición creada durante la I Guerra Mundial, formada por los imperios de Alemania y Austria-Hungría y, por extensión, sus aliados, la Turquía otomana y Bulgaria (desde 1915). Este término hacía referencia a la localización geográfica de Alemania y Austria-Hungría en el marco europeo.

A excepción de los países que no entraron en guerra debido a cuestiones geográficas,

Rusia fue tratada como potencia perdedora al retirarse se la guerra antes de su fin y declarándose neutral.

FRENTES DE LA GUERRA

El frente occidental

El plan inicial de la estrategia alemana era derrotar a Francia en el oeste en poco tiempo, mientras una pequeña parte del Ejército alemán y todas las fuerzas austro-húngaras contenían la invasión rusa que se esperaba por el este. Se confiaba en vencer a Francia rápidamente gracias a la estrategia de la `guerra relámpago' contenida en el Plan Schlieffen, elaborado por el conde Alfred von Schlieffen, jefe del Estado Mayor alemán desde 1891 hasta 1907. El proyecto previsto era el siguiente: las tropas alemanas debían conquistar Bélgica, rodear a los franceses mediante movimientos veloces y, a continuación, cambiar de frente y derrotarlos de forma rápida y contundente. Cuando se aplicó este plan en el otoño de 1914 parecía haber sido un éxito. La veloz incursión de los alemanes a comienzos de agosto aniquiló al Ejército belga, que abandonó las plazas fuertes de Lieja y Namur y se refugió en la fortaleza de Amberes. Las tropas alemanas, que avanzaban a gran velocidad, derrotaron a los franceses en Charleroi y a la Fuerza Expedicionaria británica en Mons, lo que provocó la retirada de Bélgica de toda la línea aliada. Al mismo tiempo, los alemanes expulsaron a los franceses de Lorena, que había sido invadida, y les obligaron a retirarse de la frontera de Luxemburgo. Los contingentes británicos y franceses no tardaron en retroceder hasta el río Marne, pero tres ejércitos alemanes se dirigieron rápidamente hacia su posición, por lo que tuvieron que cruzarlo. La caída de la capital francesa parecía tan inminente que el gobierno galo se trasladó a Burdeos. Sin embargo, una vez que los alemanes habían atravesado el Marne, los franceses, dirigidos por el general Joseph Joffre, rodearon París y atacaron al I Ejército alemán, mandado por el general Alexander von Kluck, situado a la derecha de los tres ejércitos que avanzaban hacia la capital francesa.

En la primera batalla del Marne, que se desarrolló desde el 6 hasta el 9 de septiembre, los franceses consiguieron detener al ejército de Kluck, que se había distanciado de las otras dos fuerzas alemanas y no pudo recibir refuerzos. Además, los alemanes habían perdido una parte de sus tropas el 25 de agosto, cuando el general Helmuth Johan von Moltke, jefe del Estado Mayor alemán, pensando que ya se había alcanzado la victoria en el frente occidental, envió seis de estas unidades al oriental. La presión francesa sobre el flanco derecho alemán obligó al ejército de Kluck a retirarse, y posteriormente todas las fuerzas alemanas retrocedieron hasta el río Aisne. Los franceses avanzaron e intentaron expulsar a los alemanes del territorio próximo a dicho río, lo que provocó las batallas del Aisne, del Somme y la de Arras. Sin embargo, no les fue posible desalojar a los alemanes de esta posición y éstos extendieron sus líneas por el este hacia el Mosa, al norte de Verdún. Ambos contendientes intentaron entonces alcanzar el mar del Norte, donde se encontraban los puertos del canal. Los alemanes no pudieron alcanzarlo debido a que los belgas habían inundado la región del río Yser. La parte occidental de las líneas aliadas estaba ocupada por los británicos, que se hallaban ya en Ypres (situado en el extremo suroccidental de Bélgica) en la carrera hacia el Canal. Los alemanes, después de tomar Amberes el 10 de octubre, intentaron atravesar las posiciones de los británicos en Bélgica, pero no pudieron cumplir su objetivo tras las denominadas batallas de Flandes. En diciembre, los aliados lanzaron una serie de ofensivas a lo largo de todo el frente, desde Niewpoort por el oeste hasta Verdún en el este, pero no consiguieron conquistas territoriales significativas.

I Guerra Mundial, frente occidental La estrategia alemana en el frente occidental consistía en atravesar Bélgica con sus fuerzas para flanquear y destruir al Ejército francés. Tras una fase de indecisión, los franceses lograron contener a los alemanes y la lucha en el frente occidental degeneró en una guerra de trincheras. Entre 1914 y 1918, ambos contendientes construyeron una red de trincheras en el frente, que se extendía a lo largo de unos 800 km, desde Suiza hasta el mar del Norte. La situación en el campo de

batalla permaneció estacionaria durante todo el periodo.

El frente oriental

Los rusos asumieron la ofensiva en el frente oriental desde el comienzo de la guerra, de acuerdo con los planes de los aliados. En agosto de 1914, dos ejércitos rusos se adentraron en Prusia oriental y otros cuatro ejércitos invadieron la provincia austriaca de Galitzia. Tras una serie de victorias rusas, la evacuación de Prusia oriental parecía inminente; sin embargo, las tropas de refuerzo alemanas, dirigidas por el general Paul von Hindenburg, derrotaron definitivamente a los rusos en la batalla de Tannenberg, librada del 26 al 30 de agosto de 1914. Los cuatro ejércitos rusos que habían invadido territorio austriaco avanzaron incesantemente a través de Galitzia; conquistaron Przemysl y Bucovina, y se encontraban en situación de adentrarse en Hungría a finales de marzo de 1915. No obstante, una fuerza conjunta austro-alemana les hizo retirarse de la cordillera de los Cárpatos. En mayo, los ejércitos austro-alemanes iniciaron una gran ofensiva en la zona central de Polonia; hacia septiembre de 1915, habían conseguido expulsar a los rusos de Polonia y Lituania y tomado todas las fortalezas fronterizas de Rusia. Los rusos abandonaron Galitzia para hacer frente a la ofensiva; cuando ésta cesó, las líneas rusas se encontraban detrás del río Dvina Occidental, entre Riga y Daugavpils, y los alemanes se dirigieron hacia el río Dniéster. Aunque los Imperios Centrales no realizaron ninguna operación decisiva en el frente oriental entre 1914 y 1915, Rusia había perdido tantos hombres y tal cantidad de suministros que a partir de ese momento no pudo emprender acciones importantes. Este frente fue el escenario de notables combates durante 1914 y 1915, librados concretamente en la región de Masuria, entre los que destacan la primera (del 7 al 14 de septiembre de 1914) y la segunda (del 7 al 21 de febrero de 1915) batallas de los Lagos Masurios; ambas concluyeron con la victoria de los alemanes.

I Guerra Mundial, frente oriental Durante la I Guerra Mundial, las tropas rusas lanzaron una ofensiva sobre las fuerzas alemanas en 1914. El éxito inicial de los ataques rusos les permitió apoderarse de Polonia e iniciar los preparativos para conquistar Hungría. Los alemanes recibieron refuerzos austriacos en 1915 y las fuerzas conjuntas austro-alemanas expulsaron a los rusos de Polonia. Éstos sufrieron unas pérdidas tan elevadas en el frente oriental que mermaron significativamente su capacidad para intervenir en el resto de la contienda.

Frente marítimo

A comienzos de la guerra, el grueso de la flota británica, la Gran Flota, contaba con veinte acorazados y numerosos cruceros y destructores; estaba ubicada en la base de Scapa Flow, situada en las islas Orcadas, mientras que una segunda flota protegía el canal de la Mancha. La Flota de Altamar alemana estaba compuesta por trece acorazados y tenía sus bases en los puertos alemanes de mar del Norte.

En la batalla que tuvo lugar en la ensenada de Helgoland (1914) los británicos atacaron la base naval alemana de la isla de Helgoland y hundieron tres naves enemigas; los submarinos alemanes hundieron el superacorazado Audacious (27 de octubre) e intentaron atacar Scapa Flow, por lo que las naves británicas allí fondeadas hubieron de zarpar en busca de refugio a la costa occidental de Escocia.

Una escuadra de cruceros alemanes destacada en el Pacífico sur, al mando de la cual se hallaba el almirante Maximilian Spee, causó importantes daños en las instalaciones francesas de Papeete y en las islas Fanning (de posesión británica) en septiembre y octubre de 1914; el 1 de noviembre derrotó a una escuadra británica en la batalla de Coronel, pero fue vencida el 8 de diciembre por una escuadra británica a las órdenes del almirante Frederick Sturdee en la batalla de las islas Malvinas, en la que perdió cuatro de sus cinco naves. Durante 1914 y los primeros meses de 1915, los cruceros alemanes produjeron graves daños a los buques británicos del océano Índico y otras zonas.

La acción más destacable de 1915 fue el bloqueo submarino impuesto por Alemania a Gran Bretaña. El hundimiento del transatlántico de pasajeros Lusitania a manos de un submarino alemán el 7 de mayo costó la vida a muchos súbditos estadounidenses, lo que originó una polémica que estuvo a punto de provocar la guerra entre Estados Unidos y Alemania, modificando ésta última sus métodos de guerra submarina para satisfacer al gobierno estadounidense. Sin embargo, en marzo de 1916, el hundimiento por un submarino alemán del buque de vapor francés Sussex en el canal de la Mancha y la existencia de víctimas estadounidenses hizo estallar un nuevo conflicto diplomático entre estos países.

El enfrentamiento naval más importante de la guerra fue la batalla de Jutlandia, librada el 31 de mayo y el 1 de junio de 1916 entre la Gran Flota británica y la Flota de Altamar alemana, y tras la cual Gran Bretaña pudo conservar su supremacía naval. No obstante, los alemanes consiguieron romper el bloqueo británico y reanudaron la guerra submarina sin restricciones en 1917, persuadidos de que éste era el único método con el que podrían derrotar a Gran Bretaña; esta estrategia no condujo a la rendición de los británicos, sino que motivó que Estados Unidos declarara la guerra a Alemania. Los ataques de los submarinos alemanes a los convoyes británicos en el océano Atlántico y en el mar del Norte ocasionaron la destrucción de numerosas embarcaciones. Por este motivo, los británicos intentaron bloquear, con escaso éxito, las bases submarinas alemanas de Ostende y Zeebrugge (ambas en Bélgica) en abril de 1918; finalmente, las fuerzas terrestres británicas marcharon sobre Bélgica en octubre y tomaron ambas bases y otros puertos belgas.

De acuerdo con los términos del armisticio, los alemanes debían entregar a los aliados la mayor parte de su flota, compuesta por 10 acorazados, 17 cruceros, 50 lanchas torpederas y más de 100 submarinos. Salvo estos últimos, toda la flota, incluidos capitanes y tripulaciones, estaba retenida en Scapa Flow en noviembre de 1918. El Tratado de Versalles (1919), que puso fin a la guerra, estipulaba que todas las naves retenidas pasaban a ser propiedad de los aliados; los alemanes habían de entregar los restantes buques de guerra que se encontraran en su poder; además, el tamaño de la futura flota alemana quedaba drásticamente reducido. Como represalia ante estas condiciones, los alemanes hundieron el 21 de junio de 1919 sus propias naves de Scapa Flow.

El tonelaje total de naves aliadas hundidas por los submarinos, embarcaciones y minas alemanas fue de casi 13 millones; el mayor tonelaje hundido en un solo año (1917) alcanzó los 6 millones.

DESARROLLO DEL CONFLICTO

La Guerra de Movimientos ( 1914 )

Los alemanes, perseguían una guerra rápida, clave para su victoria, siguiendo las previsiones del plan Schlieffen, basado en el cálculo de que el ejército Ruso, necesitaría varias semanas para colocar en el frente toda su potencia. Los alemanes, atraviesan Bélgica y se lanzan sobre Francia, empujando a los ingleses hacia Mons. (El 23 de agosto, fue el escenario de la primera batalla entre británicos y alemanes durante la I Guerra Mundial. Los británicos, aunque superiores en número, se vieron obligados a retirarse.), y a los franceses hacia Charlé roí,( cortando suministros ingleses). Al mismo tiempo, los alemanes expulsaron a los franceses de Lorena, que había sido invadida, y les obligaron a retirarse de la frontera de Luxemburgo. Los contingentes británicos y franceses no tardaron en retroceder hasta el río Marne.

Moltke, era el líder alemán. La caída de la capital francesa parecía tan inminente que el gobierno francés abandona París. El contraataque, planificado por Joffre, se concentra en el Marne, donde se ha colocado el ala derecha alemana.

Los alemanes, corrían el peligro de ser desbordados, de ver cortadas sus comunicaciones. La Batalla del Marne, supone el fracaso del plan Schlieffen y provoca la sustitución de Moltke. En esta batalla, que se desarrolló desde el 6 hasta el 9 de septiembre, los franceses consiguieron detener al ejército de Kluck, que se había distanciado de las otras dos fuerzas alemanas y no pudo recibir refuerzos. Además, los alemanes habían perdido una parte de sus tropas el 25 de agosto, cuando el general Moltke, pensando que ya se había alcanzado la victoria en el frente occidental, envió seis de estas unidades al oriental. La presión francesa sobre el flanco derecho alemán obligó al ejército de Kluck a retirarse, y posteriormente todas las fuerzas alemanas retrocedieron hasta el río Aisne.

Los franceses avanzaron e intentaron expulsar a los alemanes del territorio próximo a dicho río, lo que provocó las batallas del Aisne, del Somme y la de Arras.

Fracasado el avance en punta hacia París, los alemanes, inician las Batallas de Flandes, asegurando así sus comunicaciones por las llanuras Belgas, pero a cambio de renunciar al hundimiento de Francia.

En el Oeste, por lo tanto, ha fracasado el plan de movimientos en profundidad de los alemanes.

En el Este, los últimos días de Agosto y primeros de Septiembre, los alemanes, derrotan a los rusos en Tannenberg (librada del 26 al 30 de agosto de 1914), y en los lagos Masurianos, aunque los rusos sufren grandes pérdidas contribuyen al no hundimiento del frente francés.

Cuando austriacos y alemanes se enfrentan a Servia, lucha Austria en la Batalla de Laenberg, ganan los servios con toda la ayuda de los aliados.

Todo se va complicando, cada vez se abren nuevos frentes y operaciones. A finales de 1914, se vislumbra que la guerra va a ser larga. Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial

La Guerra de Posiciones y Desgaste (1915 - 1916)

Una lección ha dejado el 14; la supremacía de las posiciones

defensivas sobre la penetración ofensiva. Puesto que ningún ejercito tiene potencial suficiente para romper, se impone la edificación de posiciones estáticas, y surgen las trincheras. Se excavan kilómetros en fosos, se consolidan con sacos, se refuerzan con casetas de cemento. Se utilizan ametralladoras, pues son armas más útiles en la defensa que en el asalto. En el frente Occidental, tiene lugar la guerra de trincheras: Las operaciones militares comenzaron a desarrollarse en Europa en tres frentes: el occidental o franco-belga, el oriental o ruso y el meridional o serbio. El Imperio otomano intervino en noviembre de 1914 como aliado de los Imperios Centrales, por lo que la lucha se extendió al estrecho de los Dardanuelos y a Mesopotamia. A finales de 1915 se habían abierto dos nuevos frentes: el austro-italiano, después de que Italia entrase en la guerra en apoyo del bando aliado (es decir, el bando enfrentado a los denominados Imperios Centrales) en mayo de 1915, y el de la frontera griega situada al norte de Salónica, tras adherirse en octubre de 1915 Bulgaria a la causa de los Imperios Centrales.

En 1915, aparecen nuevas armas, como los gases asfixiantes y lanzallamas, y en 1916 los primeros tanques, pero no resultan decisivos para romper posiciones.

Mientras en Occidente los alemanes han quedado frenados en su proyecto de avanzar hacia París, en el Este obtienen éxitos sucesivos sin ningún resultado decisorio. Si bien los rusos perdieron un cuarto de millón de hombres de Corlitz, los alemanes no podían avanzar indefinidamente por los helados espacios continentales rusos.

En mayo de 1915, tras sopesar las ventajas territoriales que le prometen los aliados, Italia, entra en el conflicto al lado de las potencias de la Entente, y se amplían las dimensiones del conflicto: Bulgaria apoya a los centrales, Rumania a los Occidentales.

Estabilizados los frentes, se ensaya a estrategia del punto débil; es preciso descubrir un punto donde se pueda desgastar la potencia enemiga en una batalla de larga duración , para afrontar en una fase posterior la penetración decisiva.

Con estos planteamientos, en el año 1916 debe considerarse operación clave la de Verdún Somme. Para los alemanes, el punto débil francés, se sitúa en e Somme .A partir de febrero del 16 , los alemanes, atacaron en oleadas sucesivas, pero el general Petain, empleando la red ferroviaria parisina, traslada a los refuerzos en los momentos precisos. Aún así, la batalla del Somme demostró a los comandantes aliados que era necesario realizar mejoras drásticas en armamento, cooperación y formación si querían vencer la superioridad de las defensas enemiga.

En la cruenta Batalla de 10 meses, perecieron cerca de 700.000 hombres entre los dos bandos. Pero los alemanes no pudieron romper, y el camino hacia París, permaneció infranqueable. Desde Julio, Foch inicia ofensivas en el Somme, que obligan a los germanos a retirar los cuerpos del ejército del Verdún, donde tuvo lugar uno de los principales combates librado entre las fuerzas alemanas y francesas, desde febrero a diciembre de 1916. El 21 de febrero, los alemanes lanzaron una ofensiva sobre la ciudad francesa de Verdún que ocupaba una posición vital, en el extremo oriental de la línea de trincheras francesas. El alto mando alemán, consciente de esta situación, esperaba eliminar a tantos soldados como fuera posible. El 24 de septiembre, las tropas francesas del general Charles Mangin reconquistaron Douaumont y Thiaumont. Con esta reanudación de la ofensiva francesa, los alemanes perdieron su última esperanza de superar a los aliados en el frente de Verdún. Los ataques franceses continuaron durante el mes de octubre y los alemanes evacuaron Vaux en noviembre. A finales de ese año, los franceses habían reconquistado la mayoría de las posiciones que habían tenido que abandonar en febrero.

Primera Guerra Mundial
La entrada de Estados Unidos y la retirada de Rusia (1917)

Primera Guerra Mundial
La política de neutralidad estadounidense quedó modificada cuando Alemania anunció en enero de 1917 que a partir del 1 de febrero recurriría a la guerra submarina sin restricciones contra la flota británica y todas las embarcaciones que se dirigieran a esta nación. Los expertos civiles y militares alemanes habían calculado que esta estrategia provocaría la derrota de Gran Bretaña en seis meses. Estados Unidos ya había expresado su fuerte oposición a la guerra submarina sin restricciones porque violaba sus derechos como potencia neutral, e incluso había amenazado a Alemania con la ruptura de relaciones diplomáticas si se llegaba a aplicar esta estrategia, de manera que interrumpió sus gestiones en favor de la paz. El 3 de febrero, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Alemania; varias naciones latinoamericanas, entre ellas Perú, Bolivia y Brasil, secundaron esta acción. Estados Unidos declaró la guerra a Alemania el 6 de abril.

En marzo de 1917 la primera fase de la Revolución Rusa culminó con el establecimiento de un gobierno provisional y la abdicación del zar Nicolás II. El nuevo régimen prosiguió con la guerra; en julio las tropas rusas, al frente de las cuales se encontraba el general Alexéi Alexéievich Brusílov, avanzaron con cierto éxito en el frente de Galitzia, pero posteriormente perdieron gran parte del territorio conquistado. En septiembre los alemanes tomaron Riga, defendida por las fuerzas rusas del general Lavr Gueórguievich Kornílov, y un mes más tarde ocuparon la mayor parte de Letonia y un gran número de islas rusas del mar Báltico. Uno de los puntos programáticos del partido bolchevique, que tomó el poder el 7 de noviembre, era la retirada de Rusia del conflicto; el 20 de noviembre el nuevo gobierno ofreció a Alemania la suspensión de las hostilidades. Los representantes de Rusia, Austria y Alemania firmaron el armisticio el 15 de diciembre, con lo que cesó la lucha en el frente oriental.

El año final (1918)

Los primeros meses de 1918 no resultaron favorables para las potencias aliadas. Rusia firmó el 3 de marzo la Paz de Brest-Litovsk, por la que se ponía fin oficialmente a la guerra entre esta nación y los Imperios Centrales; el 7 de mayo Rumania firmó el Tratado de Bucarest, según el cual debía ceder la región de Dobrudja a Bulgaria, los pasos de la cordillera de los Cárpatos a Austria-Hungría y conceder a Alemania un arrendamiento a largo plazo de los pozos de petróleo rumanos.

Sin embargo, el resultado de la lucha en el frente de los Balcanes durante 1918 fue catastrófico para los Imperios Centrales. Una fuerza de unos 700.000 soldados aliados, compuesta por franceses, británicos, griegos, serbios e italianos, comenzó una ofensiva a gran escala contra las tropas alemanas, austriacas y búlgaras en Serbia. El éxito del ataque fue tal que a finales de mes los búlgaros estaban completamente derrotados y firmaron un armisticio con los aliados. Rumania volvió a intervenir en el conflicto en noviembre en favor de la causa aliada, apoyada por las tropas aliadas que habían entrado en el país tras la capitulación de Bulgaria. Los soldados serbios del Ejército aliado continuaron avanzando después de que se firmara la tregua con los búlgaros y ocuparon Belgrado el 1 de noviembre; el Ejército italiano invadió y ocupó Albania.

Tras una fallida ofensiva austriaca sobre el Piave, los aliados obtuvieron la victoria definitiva en el frente italiano durante octubre y noviembre, cuando derrotaron a los austriacos en la batalla de Vittorio Veneto (del 24 de octubre al 4 de noviembre). Los italianos tomaron finalmente Trieste el 3 de noviembre y ocuparon Fiume (actual Rijeka) el 5 de noviembre. La conmoción de la derrota provocó alzamientos revolucionarios en el Imperio Austro-Húngaro. Los checos y los eslovacos ya habían constituido en octubre un Estado independiente, Checoslovaquia; los eslavos del Sur proclamaron su independencia en octubre y fundaron en diciembre el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que más tarde pasaría a denominarse Yugoslavia (en la actualidad Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Ex-República Yugoslava de Macedonia y República Federal de Yugoslavia). Los húngaros establecieron un gobierno independiente en noviembre. Las autoridades austro-húngaras establecidas en Viena firmaron un armisticio con los aliados el 3 de noviembre y Carlos I, el último emperador de los Habsburgo, abdicó días después; al día siguiente se proclamó la República de Austria.

Los aliados también pusieron fin a la guerra en el frente turco de forma satisfactoria en 1918. Las fuerzas británicas rompieron las líneas turcas en Meguido y derrotaron a los destacamentos alemanes que las apoyaban en el mes de septiembre; los británicos, después de unirse a las tropas árabes lideradas por Lawrence, tomaron Líbano y Siria. En octubre conquistaron Damasco, Alepo y otros puntos estratégicos; a su vez, la Marina francesa ocupó Beirut y el gobierno otomano solicitó un armisticio que se firmó el 30 de octubre. Según las condiciones establecidas, el Imperio otomano debía retirar sus ejércitos, romper relaciones con los Imperios Centrales y permitir a los buques de guerra aliados cruzar el estrecho de los Dardanelos.

A pesar de las victorias de los alemanes sobre los rusos y los rumanos en 1917, los aliados formularon unos objetivos de guerra a comienzos de 1918 radicalmente opuestos a los expresados por los Imperios Centrales. La política de pacificación del presidente estadounidense Wilson comprendía catorce puntos cuyo objetivo era alcanzar una paz justa e indujo a los Imperios Centrales a cesar las hostilidades algunos meses después.

A comienzos de 1918, los alemanes decidieron llevar a cabo un esfuerzo supremo en la primavera de ese año para romper las líneas aliadas en el frente occidental y llegar así hasta París. Esta poderosa ofensiva, que comenzó el 21 de marzo, fue dirigida contra el frente británico situado al sur de Arras. El temor a que los alemanes consiguieran atravesar las líneas aliadas se fue extendiendo debido al éxito de la ofensiva durante la primera semana; por este motivo, los aliados encargaron al general Ferdinand Foch la coordinación de las operaciones aliadas, nombrándole comandante general de los ejércitos aliados en Francia —formados por franceses, belgas, británicos y estadounidenses— al mes siguiente. De abril a junio los alemanes emprendieron un segundo avance, lo que les permitió llegar hasta un punto del Marne que se hallaba tan sólo a 60 km de París, pero las tropas francesas y la II División estadounidense detuvieron el avance alemán en la batalla de Château-Thierry (4 de junio) y la fuerza de la ofensiva alemana decayó enormemente a mediados de julio. Pese al avance logrado en la segunda batalla del Marne, sus progresos se vieron frenados inmediatamente por las tropas francesas y estadounidenses. El general Foch, que advirtió que la ofensiva alemana carecía de fuerza, ordenó un contraataque el 18 de julio. Los alemanes se vieron obligados a replegarse sobre el Marne y los aliados tomaron la iniciativa en el frente occidental y siguieron en esta línea hasta que concluyó el conflicto. Los aliados emprendieron una ofensiva sobre las líneas alemanas establecidas en Amiens (del 8 al 11 de agosto); los alemanes se rindieron tres meses después. Las fuerzas británicas y francesas ganaron la segunda batalla del Somme y la quinta batalla de Arras durante la última semana de agosto y los primeros días de septiembre, e hicieron retroceder a los alemanes hasta la Línea Hindenburg. El resto de las tropas alemanas fue reducido por los estadounidenses en la batalla de Saint-Mihiel (12 y 13 de septiembre). Los británicos avanzaron hacia Cambrai en octubre y principios de noviembre, y los estadounidenses atravesaron la Primera Guerra Mundial
boscosa región de Argonne. El último ataque logró romper las líneas alemanas establecidas entre Metz y Sedan. Como resultado de estas ofensivas, Ludendorff pidió al gobierno alemán que solicitara un armisticio al enemigo.

El gobierno alemán inició las conversaciones con los aliados en octubre, pero éstas fracasaron cuando el presidente Wilson insistió en negociar únicamente con regímenes democráticos. Mientras tanto, los británicos realizaban importantes progresos en el norte de Francia y a lo largo de la costa belga, y las tropas francesas y estadounidenses llegaron a Sedan el 10 de noviembre. La Línea Hindenburg había sido completamente aniquilada a comienzos de este mes, y los alemanes se retiraban con rapidez de todo el frente occidental. La derrota del Ejército alemán tuvo repercusiones en el interior del país que afectaron de forma muy negativa al gobierno establecido. La flota alemana se amotinó, el rey de Baviera fue destronado por un levantamiento y el emperador Guillermo II abdicó en noviembre y huyó a los Países Bajos. El día 9 de ese mismo mes se proclamó la República de Weimar en Alemania, cuyo gobierno envió una comisión para negociar con los aliados. A las cinco de la mañana del 11 de noviembre tuvo Primera Guerra Mundial
lugar en el bosque de Compiègne la firma del armisticio entre Alemania y los aliados; este documento estaba basado en las condiciones establecidas por los vencedores; esa misma mañana cesaron las hostilidades en el frente occidental.

Petain

Henri Philippe Pétain

Primera Guerra Mundial
El general francés Henri Philippe Pétain se distinguió durante la I Guerra Mundial por su brillante defensa de Verdún. Ya en la II Guerra Mundial, después de que Francia fuera invadida por Alemania en 1940 solicitó un armisticio y estableció su gobierno en Vichy con el consentimiento alemán, desde donde gobernó la zona del país que no se hallaba bajo el control directo de los invasores. Su régimen colaboracionista y de corte fascista le llevó a huir cuando en 1944 los aliados desembarcaron en Francia. Procesado por traición, se le declaró culpable de "entendimiento con el enemigo" y fue condenado a muerte en agosto de 1945, aunque consiguió la conmutación de esa sentencia por la de cadena perpetua.

Primera Guerra Mundial
Henri Philippe Pétain (1856-1951), político y militar francés. Fue considerado como un héroe nacional durante la I Guerra Mundial y condenado por traición posteriormente por presidir el régimen colaboracionista de Vichy después de la derrota de Francia en la II Guerra Mundial.

Nació en Cauchy-à-la-Tour el 24 de abril de 1856 y estudió en la academia militar de Saint-Cyr y en la École Supérieure de Guerre de París. Sirvió como general durante la I Guerra Mundial y se distinguió por su brillante defensa de Verdún, asediada por los alemanes en 1916. Fue ascendido a comandante en jefe y realizó una gran labor para infundir moral al ejército francés tras una serie de motines ocurridos en 1917. Al año siguiente recibió el nombramiento de mariscal de campo. Sirvió en Marruecos durante la década de 1920, sofocando el levantamiento de Abd-el-Krim en el Rif. Pasó a ser ministro de la Guerra en 1934 y fue el primer embajador francés en la España de Franco (1939-1940).

Después de que Francia fuera invadida por los alemanes en 1940, Pétain —que contaba entonces con 84 años— fue nombrado vicepresidente del consejo de gobierno. El 16 de junio de 1940 sucedió a Paul Reynaud como presidente del Consejo de Francia y poco después solicitó un armisticio a los alemanes, que se firmó el 22 de junio. El 2 de julio estableció su gobierno en Vichy con el consentimiento alemán, y el 10 de julio asumió el cargo de jefe de Estado con poderes absolutos para dirigir la zona del país que no se hallaba bajo el control directo de los alemanes. Pétain y su primer ministro, Pierre Laval, establecieron un régimen de corte fascista marcado por la actitud colaboracionista con Hitler. Cuando los aliados desembarcaron en Francia en 1944, Pétain huyó a Alemania y después a Suiza. Regresó a Francia cuando terminó el conflicto para ser procesado por traición. Se le declaró culpable de "entendimiento con el enemigo" y fue condenado a muerte en agosto de 1945. Esta sentencia fue conmutada por la de cadena perpetua y Pétain fue trasladado a la isla de Yeu, donde el 23 de julio de 1951 falleció.

MAPAS

Primera Guerra Mundial

Europa antes y después de la I Guerra Mundial

Después de la I Guerra Mundial, el mapa de Europa sufrió grandes transformaciones. Por los términos del Tratado de Versalles (1919), Alemania cedió territorio a Bélgica, Dinamarca, Francia, Checoslovaquia y Polonia. Estos dos últimos países, al igual que Rumania y Yugoslavia, recibieron, además, territorios del Imperio Austro-Húngaro, que fue disuelto tras el fin de la contienda. El Imperio otomano también se desintegró, a excepción de Turquía, por lo que la Sociedad de Naciones convirtió la mayor parte de las naciones que lo integraban en mandatos franceses o británicos.

BATALLA DE VERDUN

Primera Guerra Mundial
La batalla de Verdún fue un combate bélico librado entre las fuerzas alemanas y francesas desde febrero a diciembre de 1916 en las proximidades de la ciudad francesa de Verdún, uno de los principales combates de la I Guerra Mundial.

El 21 de febrero, los alemanes lanzaron una ofensiva sobre Verdún, que ocupaba una posición vital, ya que se hallaba situada sobre unas colinas desde las que se dominaba el río Mosa, en el extremo oriental de la línea de trincheras francesas, y representaba para Francia un importante símbolo de su capacidad de resistencia. El alto mando alemán, consciente de esta situación, esperaba eliminar a tantos soldados como fuera posible.

Las tropas alemanas comenzaron su ataque con un bombardeo efectuado por su artillería, de una intensidad sin precedentes, sobre las líneas defensivas exteriores. Los franceses retrocedieron a posiciones más seguras y los alemanes avanzaron intensificando el asalto sin tener en cuenta el enorme número de bajas que tenían; tomaron Douaumont el 25 de febrero. Ese mismo día, el general Henri Philippe Pétain asumió el mando de las tropas francesas en Verdún. Los refuerzos llegaban continuamente y los hombres de Pétain hacían frente a los incesantes ataques de las formaciones alemanas con mayor seguridad. Aunque Harcourt cayó el 22 de marzo y Malancourt una semana después, el primer ataque alemán sobre Verdún había fracasado.

Sin embargo, la ofensiva prosiguió casi ininterrumpidamente. Hacia el mes de abril, las Fuerzas Aéreas francesas dominaban el campo de batalla, lo que supuso un importante elemento para la defensa de la zona. Los alemanes consiguieron capturar las fortalezas de Vaux y Thiaumont en el mes de junio. No obstante, la presión disminuyó considerablemente a partir de este momento. Los británicos iniciaron una ofensiva sobre el río Somme para dispersar la fuerza militar de los alemanes —que tuvieron que enviar un considerable número de tropas a esta zona— y aliviar así la presión a la que estaban sometidos los franceses. Desde entonces disminuyó el ritmo de la lucha y el general Robert Georges Nivelle, que había sucedido al general Joseph Joffre en el mando de los ejércitos franceses, se preparó para lanzar un gran ataque por sorpresa al norte de Verdún.

El 24 de septiembre, las tropas francesas del general Charles Mangin avanzaron a lo largo de un frente de 6 km y reconquistaron Douaumont y Thiaumont. Con esta reanudación de la ofensiva francesa, los alemanes perdieron su última esperanza de superar a los aliados en el frente de Verdún. Los ataques franceses continuaron durante el mes de octubre y los alemanes evacuaron Vaux en noviembre. A finales de ese año, los franceses habían reconquistado la mayoría de las posiciones que habían tenido que abandonar en febrero.

Las bajas fueron numerosas en ambos bandos: los franceses admitieron haber perdido casi 350.000 hombres, y los alemanes 330.000, en un enfrentamiento que apenas modificó el frente inicial de combate.

XXXVIII

Vídeos relacionados