Presocráticos y Sócrates

Filosofía clásica. Logos. Realidad. Parménides. Heráclito. Sofistas. Mayeútica

  • Enviado por: Plassboy
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


Presocraticos

Para adentrarnos en el mundo de los pensadores filósofos presocráticos es importante hacer una breve intervención acerca de cómo surge esta corriente de filósofos. Este proceso lo podemos atribuir al proceso de racionalización en curso, esto ocurre en el s.V ac. Entre sus factores esta el surgimiento de la moneda en Jonia. Que es un gran paso a lo que llamaremos abstracción. Que nos indica que el hombre puede abandonar la idea de lo concreto y abstraerla en una medida universal.

También ocurre un gran intercambio y a raíz de esto un encuentro cultural. Hay a la vez un cambio de una aristocracia terrateniente a una comercial; comienzan a tener mayor poder banqueros y comerciantes, que de esta forma pueden acceder al gobierno.

Todo este crecimiento lleva a Grecia al enriquecimiento económico y la ciudad se libera (en gran parte) de todos sus problemas de sobrevivencia, lo que permite a hombre convertirse en un pensador.

De aquí ya todo empieza a tener un nuevo sentido todo se convierte en preguntas perplejas, el hombre comienza a descubrir los cambios o movimientos de la naturaleza, contempla el cosmos y se da cuenta que todo esta en permanente cambio.

Los pensadores presocráticos fueron los primeros pensadores que quebraron con las formas míticas del pensamiento, para comenzar a edificar una reflexión racional. Esto es a lo que llamaremos paso del mito al logos.

Para comprender este concepto definiremos el mito como una explicación irracional que tenían del mundo y de la vida que los rodeaba por aquel entonces en Grecia. Claro esta que las explicaciones mitológicas, si bien daban una respuesta al origen del mundo y de la vida, eran en sí historias fabulosas y fantásticas de dioses antropomórficos que poco tienen de real y de concreto. El logos en cambio, se entiende como el surgimiento del saber racional y científico que permitió dar respuestas sin hacer referencia a dioses ni entidades sobrenaturales. Claro es que las explicaciones mitológicas, eran historias fabulosas y fantásticas de dioses antropomórficos que poco tienen de real y de concreto. Pero que mucho tiempo satisfacieron las interrogantes que el hombre se planteaba. El logos en cambio, se entiende como el surgimiento del saber racional y científico que permitió dar respuestas sin hacer referencia a dioses ni entidades sobrenaturales.

Por lo tanto esta bien afirmar que los presocráticos fueron quienes dieron ruptura al pensamiento mítico y comenzaron a desarrollar una explicación más innovadora y critica sobre la realidad. Otro concepto a tener en cuenta para la comprensión de los presocráticos es el significado de arché; el principio de todas la cosas (la permanencia).

De los pensadores presocráticos me voy a referir solo a dos: Heráclito de Eféso y Parménides de Elea.

Parménides de Elea: su propia escuela. Expuso su doctrina en un poema. el poema con estilo mítico que da a entender que lo que sigue es una revelación filosófica. El núcleo del poema se divide en dos: la vía de la verdad (su propia doctrina) y la vía de la opinión (expone cosmología que Parménides define como engañosa). Dice que: sólo es lo que es y no lo que no es. Solo lo que es, es y es pensable. El no-ser, ni es, ni es pensable. A partir de esto, construye la vía de la verdad... El Ser es ingénito e imperecedero, finito, continuo y unció, indivisible e inmóvil. En efecto, el ser es imperecedero e inengendrado, porque en el caso contrario habría que suponer que procede del no-ser y vuelve a él, pero el no-ser es impensable e inexistente. Del mismo modo, el Ser es uno, ya que si hubiera otra cosa seria el no-ser. E inmóvil, porque todo cambio sería el no-ser. Indivisible, puesto que el vacío que separaría las partes equivale al no ser El Ser a que se refiere Parménides es la realidad, o el mundo y no podía concebirlo sino como algo corpóreo. El mundo entonces es algo limitado, compacto, inengendrado e imperecedero, excluyendo la posibilidad de cambios y movimientos.

Heráclito de Eféso: este filosofo ve en el fuego el arché del universo, que se enciende y se apaga con medida. No sólo las cosas individuales salen del fuego y vuelven a el, sino que es el mundo entero el que perece en el fuego, para volver a renacer (ciclo cósmico y juicio universal).

El acontecer del mundo es un flujo permanente: no es posible descender dos veces al mismo río. Esta permanente movilidad se fundamenta en la estructura contradictoria de toda realidad. La contracción y la discordia están en el origen de todas las cosas.

Sin embargo la contradicción engendra armonía. Pero se trata de una armonía oculta y por ellos los hombres no entienden como lo que difiere esta de acuerdo consigo mismo, la armonía consiste en tensiones opuestas.

Si esto es así, es porque una ley única rige el curso del universo, un logos que todo lo unifica y orienta. Afirma que este logos o razón esta también en el hombre haciendo su propia razón. Una misma razón rige el mundo y la mente humana. Heráclito se lamenta de que los hombres, en vez de atender a la razón dentro de ellos, viven de sueños y distraídos. Elabora una teoría del hombre: el alma es una parte del cosmos y por eso permanece modificándose experimentando la tragedia del devenir y la contradicción.

La misión del alma es conocer el logos universal pero también penetrar en si misma, lo cual es lo mismo. El alma se mantiene activa por el conocimiento y por eso, conserva al máximo su carácter ígneo, sobrevive a la muerte y se une al fuego cósmico.

Sócrates

Este periodo de la filosofía se denomina de los sofistas o pensadores socráticos. En este período el pensamiento filosófico se centra en el hombre. Sobre la base del tema del hombre, la razón avanza hacia nuevas perspectivas doctrinarias como: ética, gramática. Poesía, etc.

Con respecto al fin buscan él areté: un saber ordenado al éxito, al triunfo en al vida, ala adquisición de fama, al reconocimiento de la ciudadanía. La enseñanza deja de ser gratuita y se convierte en un profesión remunerada. los Sofistas emplean, los mas diversos procedimientos para difundir sus ideas. Además de la transmisión oral de la cátedra, se han preocupado por escribir y publicar sus escritos, por organizar conferencias y cursos, por hablar en publico y por aceptar disputas dialogadas. La sofistica ha hecho importantes aportes al saber: Él enriquecimiento del lenguaje con voces nuevas, La invención de una nomenclatura técnica mínima, pero importante, el estudio a nivel científico y pedagógico de la lengua, con el desarrollo de la gramática y de la lingüística, el descubrimiento de la oratoria como practica social y como teorizacion de estudio, el conocimiento del valor que tienen los signos lingüísticos como medios de expresión del pensamiento y como instrumentos de convencimiento por oratoria.

Los sofistas se destacaron en él arte de la retórica, que es él arte de embellecer la expresión de los conceptos, de dar al leguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar persuadir o convencer.

La sofistica reúne algunas notas respectivas que actúan como denominador común. Entre ellas esta el escepticismo, que básicamente comporta una actitud de desconfianza hacia alguien, hacia él testimonio de otro o también hacia su propia capacidad.

También esta el subjetivismo: que consiste en hacer del sujeto “la medida de todas las cosas: de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son.”

La filosofía socrática

Sócrates Creía en la superioridad de la discusión sobre la escritura y, en virtud de esta convicción, pasó la mayor parte de su vida en los mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando diálogos y discusiones con todo aquel que quisiera escucharle, y a quienes solía responder mediante preguntas. Creó así un método denominado mayéutica (o arte de “alumbrar” los espíritus) por el que lograba que sus interlocutores descubrieran la verdad a partir de ellos mismos. Según los testimonios de su época, era poco agraciado y de escasa estatura, lo que no le impedía actuar con gran audacia y dominio de sí mismo. Apreciaba mucho la vida y alcanzó una gran popularidad en la sociedad ateniense por su viva inteligencia y un sentido del humor agudo pero desprovisto de sátira o cinismo.