Practicas abortivas

Principios éticos. Aborto. Tipos: espontáneo e inducido. Causas. Consecuencias. Regulación

  • Enviado por: Thorin Escudo De Roble
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

Índice

Introducción............................................................ 3

El aborto................................................................... 4

Tipos de aborto

Aborto espontáneo................................................. 5

Aborto inducido..................................................... 8

Causas del aborto................................................... 11

Regulación del aborto........................................... 12

Implicaciones en el plano social......................... 14

Conclusión................................................................ 17

Bibliografía............................................................. 18

Introducción

  • El aborto desde un punto de vista científico se considera espontáneo o inducido. Los fetos expulsados con menos de 0,5kg. De peso a 20 semanas de gestación se consideran abortos.

Nuestra opinión personal es que el aborto lo consideramos un acto criminal contra un ser vivo inocente que no tiene la culpa de lo ocurrido y es el que sufra las consecuencias injustamente.

Si bien el aborto es producto de un embarazo no deseado esto no justifica que se produzca un acto de esa magnitud en contra de este ser.

“El Aborto"

Interrupción del embarazo antes de que el feto pueda desarrollar vida independiente. Se habla de parto prematuro si la salida del feto desde el útero tiene lugar, cuando este ya es viable (capaz de una vida independiente), por lo general al cabo del sexto mes de embarazo.

"Tipos de Aborto"

El aborto puede ser espontáneo o inducido. Los fetos expulsados con menos de 0,5 kg. de peso o 20 semanas de, gestación se consideran abortos.

Aborto espontáneo.

Se calcula que el 25% de todos los embarazos humanos finalizan en aborto espontaneo, y tres cuartas partes de los abortos suceden en los tres primeros meses de embarazo. ,

Algunas mujeres tienen cierta predisposición a tener abortos, y con cada aborto sucesivo disminuyen las, posibilidades de que el embarazo llegue a término.

Las causas del aborto espontáneo no se conocen con exactitud. En la mitad de los casos, hay alteración del, desarrollo del embrión o del tejido placentario, que puede ser consecuencia de trastornos de las propias células, germinales o de una alteración de la implantación del óvulo en desarrollo. También puede ser consecuencia de alteraciones en el entorno materno. Se sabe que algunas, carencias vitamínicas graves pueden ser causa de abortos en animales de experimentación. Algunas mujeres que han tenido abortos repetidos padecen alteraciones hormonales.

Otros abortos espontáneos pueden ser consecuencia de situaciones maternas anormales, como enfermedades infecciosas agudas, enfermedades sistémicas como la nefritis, diabetes o traumatismos graves. Las malformaciones y los tumores uterinos también pueden ser la causa; la ansiedad extrema y otras alteraciones psíquicas pueden contribuir a la expulsión prematura del feto.

El síntoma más común de una amenaza de aborto es el sangrado vaginal, acompañado o no de dolor intermitente. Sin embargo, una cuarta parte de las mujeres gestantes tienen pequeñas pérdidas de sangre durante las faces precoces del embarazo, y de éstas el 50% llevan el el embarazo a término El tratamiento para una situación de riesgo de aborto consiste en llevar reposo en cama. En mujeres con varios abortos puede ser necesario el reposo en cama durante todo el embarazo. El tratamiento con vitaminas y hormonas también puede ser eficaz. En ocasiones deben corregirse quirúrgicamente las anomalías uterinas si son causa de abortos de repetición.

En un aborto espontáneo, el contenido del útero puede ser expulsado del todo o por parte; sin embargo, en ocasiones, el embrión muerto puede permanecer en el interior del útero durante semanas o meses: es el llamado aborto diferido. La mayor parte de los médicos recomiendan la excisión quirúrgica de todo resto de embrionario o placentario para eliminar las posibilidades de infección o irritación de la mucosa uterina.

Aborto inducido.

El aborto inducido es la interrupción deliberada del embarazo mediante la extracción del feto de la cavidad uterina. En función del periodo de gestación en el que se realiza, se emplea una u otra de las cuatro intervenciones quirúrgicas siguientes: la Succión o aspiración puede ser realizada durante el primer trimestre (hasta la duodécima semana). Mediante el uso de dilatadores sucesivos para, conseguir el acceso a la cavidad uterina a través del cérvix (cuello del útero), se introduce un tubo flexible conectado a, una bomba de vacío denominado cánula para extraer el contenido uterino. Puede realizarse en un periodo de tiempo que va de cinco a diez minutos en pacientes no internadas. A continuación se introduce una legra (instrumento metálico en forma de cuchara) para eliminar por raspado cualquier resto de las cubiertas uterinas. El método de aspiración, introducido en China en 1958, pronto sustituyó al método anterior de dilatación y legrado(en el que la legra se utilizaba para extraer el feto). Durante la primera parte, del segundo trimestre la interrupción del embarazo se, puede realizar por una técnica especial de legrado-aspiración combinada a veces con fórceps, denominada dilatación y evacuación(DE). La paciente debe permanecer ingresada en el hospital puesto que puede haber, hemorragias y molestias tras la intervención. A partir de la semana 15 de gestación el método mas empleado es el de infusiones salinas. En esta técnica se utiliza una aguja hipodérmica o un tubo fino para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico del útero a través de la pared abdominal. Este líquido es sustituido lentamente por una solución salina concentrada al 20%. Entre 24 y 48 horas empiezan a producirse contracciones uterinas, que producen la expulsión del feto y la paciente pude abandonar el uno o dos días después. Los abortos tardíos se realizan mediante histerectomía: se trata de una intervención quirúrgica mayor, similar a la cesárea, pero realizada a través de una incisión de menor tamaño en la parte baja del abdomen. Como alternativa a estos procedimientos, existe una píldora denominada RU-486 que bloquea la hormona progesterona y es eficaz en los primeros 50 días de gestación. La RU-486 se desarrolló en Francia y en 1988 se legalizó su uso. Los abortos del primer trimestre son relativamente sencillos y seguros cuando se realizan en condiciones clínicas adecuadas. Los riesgos de complicaciones aumentan de manera paralela a la edad de la gestante y consisten en infecciones, lesiones del cuello uterino, perforación uterina y hemorragias. Hay situaciones clínicas concretas en las que un aborto inducido, incluso tardío, supone menor riesgo para la paciente que la terminación del embarazo.

Principales causas que motivan a la mujer al aborto:

Una de las conclusiones de Chile Unido se refiere a las causas principales que han motivado a las mujeres atendidas a pensar decididamente en el aborto. Estas son:

  • La presión de la pareja.

  • El abandono de la pareja.

  • Presión de los padres.

  • Proyectos de trabajo o estudios que se ven cortados.

  • Ser madre soltera previamente.

  • No tener hogar.

  • La ausencia de pareja o la presión de ésta por el aborto, Junto a la falta de apoyo de los padres cuya primera reacción suele ser echarla de la casa, constituyen el 70% de las variables determinantes para abortar.

    Regulación del aborto”

    En la antigüedad la realización de abortos era un método generalizado para el control de natalidad. Después fue restringido o prohibido por la mayoría de las religiones, pero no se consideró una acción legal hasta el siglo XIX. El aborto se prohibió para proteger a las mujeres de intervenciones quirúrgicas que, en aquella época, no estaban exentas de riesgos; la única situación en la que estaba permitida su práctica era cuando peligraba la vida de la madre. En ocasiones también se permitía el aborto cuando habla riesgos para la salud materna.

    Durante el siglo XX la legislación ha liberalizado la interrupción de embarazos no deseados en diversas situaciones médicas, sociales o particulares. Los abortos por voluntad expresa de la madre fueron legalizados primero en la Rusia posrevolucionaria de 1920; posteriormente se permitieron en Japón y en algunos países de la Europa del Este después de la II Guerra Mundial. A finales de la década de 1960 la despenalización del aborto se extendió a muchos países. Las razones de estos cambios legales fueron de tres tipos: 1) el infanticidio y la moralidad materna asociada a la práctica de abortos ilegales; 2) la sobrepoblación mundial 3) el auge del movimiento feminista. Hacia 1980, el 20% de la población mundial habitaba en países donde la legislación sólo la el aborto en situaciones de riesgo para la vida de la madre. Otro 40% de la población mundial residía en países en los que el aborto estaba permitido en ciertos supuestos riesgos para la salud materna, situaciones de violación o incesto, presencia de alteraciones congénitas o genéticas en. el feto- o en situaciones sociales especiales (madres solteras o con bajos ingresos). Otro 40% de la población mundial residía en países donde el aborto estaba liberalizado con las únicas condicionantes de los plazos legales para su realización. El movimiento de despenalización para ciertos supuestos, ha seguido creciendo desde entonces en todo el mundo y ha sido defendido en las conferencias mundiales sobre la mujer, especialmente n la de Pekín en 1995, aunque todavía hay países que sobre todo por razones religiosas se se ven presionados a mantener legislaciones restrictivas y condenatorias con respecto al aborto.

    Implicaciones en el Plano Social.

    Si, en el campo científico, es discutible el umbral de la vida humana en relación con el aborto, en el terreno moral resulta aún más complejo y resbaladizo. Las diversas opiniones tienen escasas posibilidades de llegar a acuerdos, puesto que parten de principios distintos y valoran la realidad de modo diferente. Por ello, la discusión tiende a situarse en los motivos concretos que justifican la interrupción del embarazo y en las condiciones en que es conveniente su despenalización.

    El movimiento feminista entiende el aborto no como un medio contraceptivo, sino como el último recurso cuando ha fallado todo lo demás y que quieren evitar consecuencias más lesivas. Reivindica, por lo tanto, medidas preventivas, tanto a través de la divulgación de los medios anticonceptivos como merced al cambio de mentalidad y de actitudes frente a las relaciones sexuales. Reclama igualmente medidas de protección para la mujer y el derecho de esta a decidir sobre su cuerpo y su embarazo.

    En la actualidad, el cambio en la actitud respecto a los hijos y sus necesidades constituye otro factor importante en esta polémica. La procreación ya no es solo un acto biológico y social. En consecuencia, el embarazo exige cada vez más, como condición indispensable, la capacidad de desarrollar esa vida en condiciones de normalidad y bienestar, lo que solo parece posible gracias a la previa aceptación del hijo por parte de la madre.

    La interrupción del embarazo se hace más comprensible en el caso que se haya producido por causa de violación, ya que se dan el rechazo de la madre, la coacción a partir de ésta ese ve sometida y la ausencia de amor auténtica entre la pareja en el origen del acto sexual fecundante.

    Pero son muchos, sin embargo, los embarazos que se mueven en coordenadas parecidas al no ser deseados ni buscados. En el caso de la adolescente, el embarazo es un problema tanto para ella como para el niño que va a nacer, ya que, aparte de el rechazo, se encuentra la inexperiencia y la confusión propia de su edad.

    De todos modos, el aborto tampoco es una solución para ella, dado que los sentimientos de culpa que suelen acarrear, en unos momentos en que todavía no tiene claro su futuro, pueden provocarle desordenes psíquicos para el resto de la vida. A fin de evitar este tipo de problemas, la mejor política es prevenir, o sea, educar e informar a los adolescentes de cuales son los riesgos que conllevan las relaciones sexuales y como evitarlo.

    Por todo ello, muchos países examinan la cuestión del aborto con una óptica social, situándolo en el terreno de la libertad humana: El derecho a las personas a planificar sus familias y a decidir sobre el aborto. Paralelamente, la sociedad habría de poner a contribución los medios adecuados para ello y crear, al mismo tiempo, las condiciones para evitar, mediante la prevención, un rechaso gratuito de la vida humana.

    Conclusión

    -En este informe pudimos aprender que la mujer requiere de un necesario apoyo para no abortar, muchas mujeres han abortado por abandono de parejas, falta de dinero, etc.

    Aprendimos además que dentro del marco de la “CAMPAÑA POR LA VIDA” destinada a la prevención del aborto, ya existen cifras que permiten sacar algunas conclusiones: “130 mujeres manifestaron abiertamente su intención de abortar”. Sólo cinco decidieron hacerlo, pese al intento de solucionar su problema; once dieron su guagua en adopción, y la gran mayoría decidió quedarse con su hijo.

    Eso demuestra que las mujeres de este país tomaron conciencia.

    Bibliografía

    Libro de la salud

    Libro de Biología 4ºmedio

    Enciclopedia de la salud

    Atlas de anatomía

    Diccionario enciclopédico

    14