Practicaje

Navegación Marítima. Prácticos. Derecho marítimo. Guiar un barco. Fondadero. Regulación. Clases de practicajes. Obligaciones. Naviero

  • Enviado por: Juan Manuel De Santiago
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

EL SERVICIO DE PRACTICAJE

I. ANTECEDENTES HISTORICOS

El practicaje es una de las instituciones más antiguas del Derecho Marítimo. Actualmente se constituye como un servicio público de la navegación. Los prácticos prestan su servicio al Estado en la entrada y la salida de los puertos y otros lugares que debido a las necesidades en la seguridad se hacen necesarios. Esta necesidad se justifica porque por muy

detallados que sean los portulanos y derroteros nunca podrán expresar los detalles que en un momento determinado pueden llegar a ser de importancia capital, además de las variaciones y eventualidades que pueden surgir en la costa y en las condiciones particulares de cada puerto.

Refiriéndonos a la etimología de las palabras piloto-práctico provendrían del holandés “peilen” que significa medir y “loot” cuyo significado es escandallo, que hacen referencia al navegar por lugares difíciles con la sonda siempre a mano, con el objeto de tener constancia permanente de la profundidad del agua bajo la quilla del barco. Exceptuando a España que usa la voz “práctico”, el resto de naciones usa la conocida expresión “piloto” en sus diferentes modalidades idiomáticas.

En el ámbito marítimo atlántico del siglo XVI surgen las Leyes de Wisby que contemplan la figura del práctico de una manera arcaica. Estas leyes , entre otras cosas, contempla la existencia de unos pilotos costeros denominados “lentsman” que se comprometen a conducirlo al lugar de su carga o descarga hasta o desde las cadenas del puerto, desde la cual es correspondiente al patrón y los marineros. El gasto del practicaje corre de cuenta de los mercaderes propietarios de la mercancía.

En el Derecho Marítimo francés de la segunda mitad del siglo XVI nace el “Guidon de la Mer” que regula el servicio de practicaje distinguiendo entre los “pilotajes” que son los derechos de los prácticos que toman los maestres de navío al entrar o salir de las radas o pasando costas peligrosas y el “lemanaje” que hacen los barcos que van al encuentro de las naves y las ayudan a entrar en los puertos. Habrá que esperar hasta la posterior Ordenanza de la Marina Francesa de 1681 donde encontraremos una regulación especifica para los

prácticos en el Título III del Libro IV dedicado a la “Policía de puertos y costas”.

En este momento ya se distinguen plenamente el piloto de la navegación que dirige la ruta de los pilotos prácticos o “locmans”. Estos últimos deberán superar ciertas pruebas y su función será conducir los barcos dentro y fuera de los puertos así como en las vías navegables. Desempeñar las funciones de

práctico sin autorización será castigado con penas corporales.

Llegando al ámbito mediterráneo del siglo XVII podemos observar la pragmática de 1 de Septiembre de 1697 de la Isla de Malta, que dedica su Título V a “pilotos , naocleros y vigías” y establece como amplias obligaciones de los primeros disponer la partida de la nave, vigilar durante toda la singladura , imponer órdenes al naoclero y serviola cuando sea preciso tocar fondo , levar anclas , plegar o cambiar las velas y variar las rutas.

Llegando a España e influidos fuertemente por la Ordenanza francesa de 1681, están las Ordenanzas Generales del Consulado de Bilbao de 1737, que contemplan al piloto como segundo oficial de la nave o como piloto lemán o de

costa, si bien es cierto que el Consulado vasco ya había reglamentado la materia con anterioridad en la Ordenanza de Pilotos de 1561, la de 1596 sobre retribución de los pilotos, la de 1612 sobre pilotos lemanes y la de 1681 sobre aranceles. Se entendía por pilotos lemanes o de costa a los “encargados de

entrar en el puerto las naves que se presenten hasta ponerlas en el surgidero acostumbrado así como a sacarlas hasta la barra cuando hayan de salir a la mar” a cambio de ciertos emolumentos.

Con la llegada de la codificación , el práctico apenas se menciona en los Códigos de Comercio del siglo XIX debido a que su cauce normativo están orientadas en leyes especiales que tratan la organización administrativa del servicio más que a los aspectos jurídicos. En suma , la privatización del Derecho marítimo se manifiesta en la ubicación fuera del Código de dos

contratos auxiliares del transporte marítimo: el contrato de remolque y el contrato de practicaje.

El CoCo de 1829 hace pocas alusiones al practicaje. En el vigente Código de Comercio de 1885 tampoco se regula ni la figura del práctico de puerto ni el contrato de practicaje, pues tan sólo se introducen unas pocas menciones

sobre la obligación que tiene el capitán de pedir práctico en los puertos (art. 612.2), sobre la consideración de los gastos de practicaje como avería simple (art. 807) o sobre el supuesto de abordaje con práctico a bordo(art. 834).

Los precedentes modernos de la normativa administrativa sobre el práctico y el servicio de practicaje se localizan en las Ordenanzas Generales de la Armada de 1793 complementados por las Bases Generales aprobadas por RO de 11 de Marzo de 1886, las cuales dieron una nueva configuración al servicio.

Según el RO de 12 de Noviembre de 1906 se entiende por practicaje “el acto de conducir o guiar un barco al fondeadero y dejarlo anclado en él o viceversa”.

Más tarde , la Ley de Comunicaciones Marítimas de 14 de Junio de 1909 dispuso la reforma de la legislación de practicajes y amarrajes. El RD de 13 de Octubre de 1913 estructura la ordenación general del servicio de prácticos , haciéndoles responsables de la derrota de la nave desde que la abordan hasta que la dejan fondeada en sitio conveniente , al tiempo que se les obliga a indicar al capitán los rumbos que debe seguir para conseguirlo.

Tal reglamentación fue sufriendo posteriores modificaciones hasta cuajar unas condiciones mínimas y comunes para todos los prácticos de puerto con la Orden de 18 de Noviembre de 1932. El Reglamento General de Practicaje de 4 de Julio de 1958 vino a refundir la dispersión de la codificación. Esta

ordenanza estuvo vigente hasta hace poco. Por fin, la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante de 24 de Noviembre de 1992 (arts. 102 a 104) y el Reglamento General de Practicajes de 1 de Marzo de 1996 vienen a hacer un nuevo planteamiento normativo del práctico y del contrato de practicaje.

II. LA REGULACIÓN DEL PRACTICAJE

Existen grandes similitudes en la organización del practicaje en los diversos países europeos, que pese a la naturaleza pública de su corporación , la prestación del servicio se hace empresarialmente por prácticos privados los cuales desempeñan un servicio público de seguridad al tiempo que se encuentran bajo el régimen disciplinario de la Administración del Estado. La organización española del practicaje procede de este tronco común hasta que la LPEMM de 1992 quita el carácter de

corporación de Derecho público a las Corporaciones de Prácticos españolas.

Se sigue cierta tendencia privatizadora en cuanto a la gestión y prestación del servicio.

a) El modelo de practicaje estatal.

Incluimos en este apartado a los países que tienen establecido el practicaje bajo la competencia directa de la autoridad central del estado a través de funcionarios o empleados públicos. Es seguido por los países escandinavos y en el ámbito mediterráneo por Portugal y Grecia.

La configuración y organización del servicio de practicaje en estos estados reúne características comunes que fundamentalmente son:

1) Una regulación moderna de la prestación del servicio de practicaje con disposiciones recientemente promulgadas que actualizan las concretas exigencias técnicas de seguridad que requiere el practicaje, con especial atención a los buques peligrosos o contaminantes y a una matizada concepción del practicaje.

2) La consideración de los prácticos como empleados o

dependientes civiles de un organismo de la Administración marítima del Estado que actúa como órgano superior de control fijando las condiciones técnicas de prestación, la tarifa o las exigencias para el licenciamiento de los prácticos.

3) Siguiendo la tónica dominante del Derecho comparado , el

práctico tiene la condición de un asesor o consultor del capitán al cual corresponde la total responsabilidad.

b) La competencia portuaria sobre el practicaje.

Puede establecerse dos sistemas generales de prestación del servicio de practicaje: el esquema corporativo en mayor o menor medida privatizado y el modelo de organización estatal del servicio, generalmente ejercitado por funcionarios o empleados públicos. Sin embargo puede existir un sistema como

ocurre en algunos puertos nordeuropeos en el que el practicaje viene siendo ejercitado bajo la Administración municipal. Queda un tercer modo mixto público y privado para los profesionales del practicaje dentro de un mismo sistema.

c) Las Corporaciones de Prácticos.

La agrupación de los prácticos de cada puerto constituye la Corporación de Prácticos , que tendrá carácter de agrupaciones profesionales y gozará de personalidad jurídica con capacidad para adquirir y poseer bienes de cualquier especie y para celebrar toda clase de actos y contratos , ostentando la

condición de “armador” a todos los efectos en cuanto a las embarcaciones a su servicio (arts 26 y 27 del Reglamento que regulan las características de estas embarcaciones afectas al servicio de los Prácticos).

Estas Corporaciones , a las que deberán pertenecer con carácter

obligatorio todos los prácticos que presten servicio en el puerto

correspondiente, dependerán , en orden a su organización y gobierno, de Subsecretaría de la Marina Mercante , y tendrán las siguientes atribuciones conforme al artículo 19 del Reglamento:

1) Velar por el prestigio de sus componentes y proponer a la

autoridad local de Marina la imposición de correcciones disciplinarias a sus miembros por los hechos que, sin ser constitutivos de delito o falta , sean contrarios al prestigio de la profesión o la honorabilidad de sus componentes-

2) Vigilar , bajo las instrucciones y previa conformidad de la

autoridad local de Marina , el régimen de actividad de sus componentes para la consecución del mejor servicio.

3) Asesorar a los organismos oficiales en cuestiones propias de sus funciones.

4) Elevar al Ministerio competente , por mediación de la autoridad

local de Marina , las mociones que crea pertinentes para la mayor eficacia en el funcionamiento de la Corporación.

5) Crear, de estimarlo conveniente , instituciones de previsión social entre sus componentes , sin perjuicio de lo preceptuado en las disposiciones que regulan la Mutualidad de Prácticos de Puerto.

6) Administrar los fondos privativos de la Corporación.

7) Velar por el cumplimiento de las disposiciones dictadas o que se dicten por el Ministerio de Trabajo sobre relaciones laborales entre la Corporación y el personal administrativo , auxiliar o subalterno, fijo o eventual al servicio de aquélla y asimismo de las normas que sobre seguridad e higiene en el trabajo establece el Reglamento de 31 de Enero de 1940.

Las Corporaciones de Prácticos responderán ante la autoridad local de la Marina en los casos de infracción de este Reglamento y del incumplimiento de las órdenes e instrucciones que hubieran recibido de dicha autoridad. Las sanciones económicas que se impongan a estas Corporaciones serán satisfechas a prorrateo entre los prácticos que las constituyan.

Al frente de dichas Corporaciones y en los puertos en que se considere necesario podrá existir un Práctico Mayor, encargado de la dirección de los servicios y el desenvolvimiento de la misma. La creación d este cargo y la designación de la persona que haya de ocuparlo se hará por la Subsecretaría de la Marina Mercante , a propuesta de la autoridad local de Marina, cuando

ésta lo considere oportuno, y cuya autoridad podrá destituirlo, dando cuenta a la Subsecretaría del motivo de la destitución.

d) El practicaje en el Derecho español.

Las disposiciones normativas sobre el practicaje en el ordenamiento jurídico español aúnan normas de distinta naturaleza , pública y privada ,en las que predomina globalmente la configuración jurídica del practicaje como

servicio portuario. Es decir , en la institución del practicaje hay dos vertientes :

una de carácter administrativo que regula las relaciones contractuales entre la Autoridad Portuaria, titular del servicio, y los concesionarios del mismo en régimen de gestión indirecta sometido al Derecho privado y en su defecto a la legislación de contratos del estado ; y otra en la que las obligaciones

contractuales entre quien presta el servicio y quien lo disfruta, se sustancian en el contrato privado de practicaje, el cual está sometido a la normativa mercantil y civil correspondiente.

La escasa regulación del practicaje en el CoCo de 1885 se debe a que la figura participaba de un componente público que explica la abstención del Código a la hora de detenerse en la relación obligacional del practicaje. La preminencia de la reglamentación administrativa se observa por ejemplo en

materia de ordenación del servicio y tarifas que sustrae tales cuestiones a la negociación privada. De ahí , que prácticamente , a lo largo de todo este siglo , la disciplina legal básica de la institución recaiga en el Reglamento General de Practicajes y en las pocas disposiciones del CoCo que contemplan de una

forma aislada varios supuestos de practicaje.

Así , el art. 612 del CoCo establece como inherentes al cargo de capitán la obligación de “pedir práctico a costa del buque en todas las circunstancias que lo requieran las necesidades de la navegación y más especialmente cuando haya de entrar en puerto”. Todavía la obligación de solicitar los servicios del

práctico permanece en el ámbito privado de la navegación de solicitar los servicios del práctico permanece en le ámbito de la navegación. Será posteriormente cuando por la seguridad marítima se instaure el practicaje obligatorio que a pesar de todo aún reserva un componente contractual mercantil de indudable relevancia.

Otra mención que recoge el CoCo sobre el práctico que afecta a su naturaleza se halla en el mencionado articulo 612 cuando obliga al capitán a “hallarse sobre la cubierta en las recaladas y tomar el mando en las entradas y salidas de los puertos... a menos de no tener a bordo práctico en el ejercicio de

sus funciones”. La expresión tomar el mando induce a confusión pues inequívoco que la jefatura de la nave y del viaje marítimo corresponde al capitán, el cual manda la tripulación y dirige el buque (art. 610.2 CoCo). Lapolémica que sobre la interpretación de este apartado se ha producido podría

superarse entendiendo que tomar el mando en este caso equivale a dirigir la maniobra náutica para el acceso o la salida del puerto, circunstancia que requiere la presencia física y la supervisión personal del capitán. Esto explica que si ha embarcado práctico, el capitán pueda liberarse de la determinación concreta de la maniobra, lo que no impide que en ambos supuestos responda por los actos de aquel.

A partir de dichas relaciones generales entre capitán y práctico, el art. 834 CoCo. Contempla el supuesto concreto de abordaje con práctico a bordo diciendo : “Si los buques que se abordan tuviesen a bordo práctico ejerciendo sus funciones al tiempo del abordaje no eximirá su presencia a los capitanes de las responsabilidades en las que incurran; pero tendrán estos derecho a ser indemnizados”.

Otras menciones concretas del practicaje de menor importancia en el CoCo se refieren al establecimiento para los “ derechos del pilotaje” de un alto grado de preferencia en el orden de créditos ( sólo superados por créditos a favor de la hacienda pública y para las costas judiciales), con ocasión de la venta judicial de un buque para pago de acreedores ( art. 580.3).

Comoquiera que el practicaje puede ser reputado objetivamente como acto de comercio pues está comprendido en el Código , y subjetivamente se celebra entre el naviero que es el empresario marítimo y el práctico, la consecuencia es que el contrato de practicaje en tanto que contrato de arrendamiento de obra ha de regirse por las disposiciones contenidas en el propio Código, por los abusos del comercio observados generalmente en cada

plaza y a falta de ambas reglas por las normas del Derecho común (art. 2) lo que conlleva la dificultosa remisión subsidiaria a los arts. 1588 y siguientes.

En el orden jurídico público el practicaje hoy día en España está regulado en los artículos 102 a 104 y en la disposición Transitoria Segunda del la LPEMM y en el en vigor RGP de 1 de Marzo de 1996. Con la promulgación de la Ley de puertos estructuralmente se produce un cambio fundamental con la

atribución de la titularidad del servicio de practicaje a la Autoridad portuaria en detrimento de la Administración marítima. La primera se hace cargo de la fijación de las condiciones y el control de las prestaciones, las tarifas y la

potestad sancionadora mientras que la segunda sólo conserva facultades en la habilitación profesional de los prácticos. En consecuencia el practicaje es un servicio portuario en régimen de gestión indirecta por las Corporaciones de Prácticos , las cuales ya no tienen consideración de entidades de Derecho

Público.

Por último la Disposición Transitoria Segunda contempla los actuales prácticos de puerto y su relación con la nueva configuración del servicio bajo la LPEMM en la que destaca el compromiso que asumen las Autoridades Portuarias , mientras existan prácticos en las condiciones anteriores a la Ley , de contratar los servicios con las respectivas Corporaciones o entidades que las sustituyan.

Por su parte ,el RGP de 1996 recoge en su texto todas las disposiciones que son de aplicación de la Ley de Puertos en materia de practicaje que en varias ocasiones reproduce textualmente mientras que en otros se conforma con una referencia más genérica. En cuanto a su objeto , el Reglamento regula:

*El servicio portuario de practicaje (naturaleza formas de gestión , condiciones de gestión , obligatoriedad y exenciones).

*Su ordenación en cuanto a la seguridad marítima (condiciones técnicas discrepancias profesionales y disponibilidad del servicio)

Asimismo , la nueva disposición reglamenta los requisitos profesionales y el régimen sancionador de los prácticos y del practicaje .

Aunque formalmente , puede decirse que el RPG de 1996 disciplina la materia en consonancia con los mandatos legales de la Ley de Puertos , algunos aspectos sustantivos de gran relevancia son herederos directos del ya derogado RPG de 1958

Por tanto , resultan bastante relativas las novedades que el nuevo Reglamento contiene con respecto a la legislación anterior. Sin embargo , puede destacarse una cierta relajación en las exigencias de titulación(art. 12) para los candidatos a prácticos ( de requerir cinco años de mando se pasa a

sólo dos), si bien las concretas condiciones de formación y pruebas para el acceso a la profesión todavía están por desarrollar. Otras modificaciones de entidad afectan a la obligatoriedad del servicio (art. 8) que pasa de exigirse a

buques con un arqueo superior a 500 GT mientras que con anterioridad el practicaje de entrada era obligatorio a partir de las 50 TRB.

También de nuevo cuño es la fijación de las condiciones técnicas del servicio (art. 20 ) Así como la obligación de los prácticos de no intervenir en el capital o la gestión social de empresas concesionarias del remolque portuario en los puertos de su habilitación (art. 18). Otros aspectos de nueva planta se

refieren al servicio de asistencia en la navegación (Disposición Adicional Tercera) como ayuda extramuros del practicaje y al practicaje obligatorio en el caso de emergencia (art. 22). Por último, el Reglamento enumera las infracciones y sanciones relativas al servicio (Capítulo VII).

III. CLASES DE PRACTICAJES

Los servicios de practicaje se dividen en:

? Practicaje de entrada: servicio que presta el práctico para

conducir a un buque desde la entrada de un puerto a seguro fondeadero o amarradero en el interior del mismo.

? Practicaje de salida: es la operación inversa a la salida desde que esté el ancla a pique o largados los últimos cabos hasta que lo deje franco para iniciar su salida.

? Amarraje: es el servicio que presta un práctico para dejar un

buque debidamente fondeado o amarrado a un muelle o boya dentro de un puerto o su bahía; este servicio comienza desde cuando se inicia la maniobra de fondeo o la de amarre.

? Desamarraje: es la operación inversa, que finaliza al estar el ancla a pique o , en caso de no hallarse ésta fondeada, al largar el último cabo.

? Movimiento interior: es el servicio que un práctico presta para llevar un buque en el interior de un puerto o su bahía a otro lugar del mismo.

IV. CONTRATO DE PRACTICAJE.

a) Definición legal del contrato de practicaje.

En primer lugar hay que admitir la existencia de una figura contractual pues su tradicional prestación como servicio público obligatorio, de seguridad marítima , con tarifas autorizadas por la Administración, ha conducido a alguna doctrina a negarle el vínculo contractual, hurtándole su naturaleza de pacto

mercantil a favor de un tratamiento jurídico administrativo de la materia. La trascendencia de la conceptuación legal del contrato de practicaje repercute como es obvio en su régimen de responsabilidad.

Fernández Ruiz desde una perspectiva descriptiva centrada en la conducción del buque como cuestión clave , define el contrato de practicaje como “ aquel en virtud del cual el práctico , mediante una retribución que percibe del naviero , se compromete a amarrar o desamarrar un buque o a conducirlo dentro o fuera de un puerto determinado”.

Sánchez Calero lo describe de otra forma, a saber: “El contrato de practicaje es un contrato auxiliar de los contratos de fletamento y transporte en el que el capitán , en nombre del naviero contrata los servicios de un práctico como asesor técnico en la indicación de maniobras o rumbos , que recibe en

contraprestación una determinada remuneración”.

El contrato de practicaje como convención entre sujetos privados no está específicamente regulado en el ordenamiento mercantil vigente, pues el CoCo apenas lo contempla y tan sólo se refiere a la obligación que tiene el capitán de solicitar el servicio en los puertos que desconozca (art. 612.6), a la inclusión de gastos de practicaje en el elenco de créditos marítimos privilegiados (art. 580.3), a la consideración como avería simple o particular a cargo del naviero de los gastos de pilotaje costero y portuario (art. 807) y al supuesto de abordaje

con práctico a bordo (art. 834). Pero no encontramos una definición legal del contrato.

La LPEMM en su art. 102.1 define como practicaje “ el servicio de asesoramiento a los capitanes de los buques y artefactos flotantes para facilitar su entrada y salida a puerto y las maniobras náuticas dentro de éste en condiciones de seguridad y en los términos que se establezcan en esta Ley, en la reglamentación general que regule el servicio así como en aquellas otras disposiciones normativas o contractuales que le sean de aplicación”. Se habla de “servicio” de practicaje sin embargo es cierto que al fijar el Derecho aplicable al mismo, remitiendo a disposiciones normativas o contractuales que

le sean de aplicación.

b) Características generales del contrato de practicaje.

Aunque algún sector de la doctrina rechaza la noción de contrato para referirse alas relaciones obligacionales impuestas al margen de la autoridad de la voluntad de las partes , lo cierto es que esto no impide tolerar la categoría de contrato forzoso o dictado, pues pese a su origen extraño a las partes , el

desenvolvimiento del pacto se realiza bajo las pautas generales de la contratación mercantil y civil , aunque la puntual ejecución de las prestaciones esté previamente determinada con carácter general e inderogable. De esta manera, en materia de responsabilidad civil, en el supuesto de eventual negligencia del práctico contratado , sea o no el de turno , sería un contrasentido exigírsela en vía de responsabilidad extracontractual, cuando el naviero ha pagado un precio “privado” por disfrutar , aunque sea forzosamente del servicio.

La doctrina española resume los caracteres que presenta el contrato de practicaje en la constitución de un acuerdo:

1) Bilateral oneroso: se celebra entre dos partes contratantes (de un lado el práctico que presta el servicio y de otro el naviero que como empresario marítimo que explota el buque, lo recibe a cambio del abono de la tarifa). Es oneroso (art. 1274 CoCo) porque el práctico tiene la carga de prestar reglamentariamente su servicio y el eventual uso de sus

embarcaciones de practicaje , en tanto que el naviero sufre el perjuicio patrimonial de tener que abonar el precio de la obra desplegada por aquel.

2) Consensual (art. 1262) : se perfecciona con la mera solicitud del servicio por el capitán o el consignatario , pues se entiende que el práctico está en permanente oferta al público, la petición del servicio verbalmente , en forma escrita o de otro modo equivale a la aceptación del contrato.

3) Atípico: apenas encuentra una fragmentara regulación en el

ordenamiento jurídico. Esta ausencia de tipicidad legislativa se ve paliada

en algunos aspectos por las disposiciones de la LPEMM y del RGP pero habrá que acudir a las normas del CoCo para contemplar el régimen jurídico aplicable al pacto.

4) Mercantil: es un acto de comercio que aunque no está regulado por el CoCo sí ha sido contemplado en varios preceptos con menciones entre otras la actividad del práctico , el abordaje con práctico a bordo o la naturaleza de los gastos de pilotaje.

5) Arrendamiento de obra: una de las partes se obliga a ejecutar otra por precio cierto (art. 1544 CoCo).

V. OBLIGACIONES DEL PRÁCTICO.

Como ya se ha visto la obligación principal del práctico consiste en realizar su obra con la debida diligencia. Sin embargo , la materialización concreta de su prestación se difumina en los textos legales. La evolución culmina con la LPEMM y el RPG de 196 que conceptúan el practicaje como un mero asesoramiento de seguridad para los capitanes de los barcos en las maniobras

portuarias. Pero el práctico no tiene ni el mando ni la dirección náutica del gobierno del buque que residen en el capitán. Esto supone que la responsabilidad de la ejecución de la operación recae sobre este último, lo que no implica proclamar sin más la exoneración de responsabilidad del práctico, pues éste incurrirá en tal cuando no preste el consejo adecuado, por acción u

omisión.

“La responsabilidad tanto contractual como extracontractual del práctico surge por tanto a consecuencia de la inexactitud , error u omisión en el asesoramiento de la derrota conveniente de la nave y de los rumbos o maniobras náuticas precisas para velar por la seguridad de la navegación”(art. 24.2 RPG).

Pero si el capitán se niega a seguir sus indicaciones, lo cual ya no se debe hacer necesariamente por escrito, el práctico queda exento de responsabilidad del consejo emitido y por supuesto de los daños al buque o a terceros. Aunque el práctico debe ejecutar sus obligaciones con prontitud y diligencia , desde la

perspectiva reglamentaria vigente se ha suprimido la consideración del retraso en la prestación por el práctico que tenía el antiguo art.22 del RGP de 1958 cuando en tal caso si el buque “ se mantenía sobre la máquina más de media

hora”, el práctico sólo quedaba autorizado a reclamar el 50% del importe total de los servicios prestados. Esta penalidad económica ha desaparecido del actual RGP.

El desistimiento cautelar y provisional de la prestación del practicaje sin que suponga un incumplimiento del contrato se contempla en el art. 24.3 del RGP que dice: “ Cuando el práctico considere arriesgada una maniobra por razones de calado, mal tiempo o cualquier otra causa, podrá desaconsejar su

realización, (paralizando el servicio) , justificando su decisión ante la Autoridad Portuaria, quedando la reanudación de la maniobra y la continuación del servicio a resultas de la decisión de aquella. Si el práctico no aceptase la resolución dada, la discrepancia la resolverá el Capitán Marítimo” (art. 102.8d

LPEMM). Y si la Administración Marítima ordena el servicio, el práctico no puede negase a hacerlo pues incurrirá en responsabilidad contractual frente al naviero que ha requerido su obra y en responsabilidad administrativa frente a las autoridades marítimas y portuarias.

VI. OBLIGACIONES DEL NAVIERO.

Es necesario establecer el principio general según el cual las tarifas exigibles por la prestación de servicios portuarios tienen el carácter y la consideración legal de precios privados (art 70.1 LPEMM). Desde esta perspectiva , el entendimiento de las tarifas del puerto como precios privados significa, que a diferencia d lo que ocurre con los precios públicos, no existe intervención formal previa del Ministerio de Economía y Hacienda, y por otra

parte , la eventual impugnación de la disposición administrativa de carácter general determina las tarifas máximas y mínimas de las prestaciones portuarias.

En el contrato de practicaje la principal obligación que asume el naviero cuyo buque utiliza el servicio es la de pagar la tarifa correspondiente. A esta obligación pecuniaria del armador hay que añadir el deber que tiene el capitán de colaborar con el práctico en la maniobra de practicaje, informándole del estado del buque o cualquier incidencia cuyo conocimiento sea preciso para que éste último preste el servicio adecuadamente.

El pago de las tarifas de practicaje da lugar a un privilegio marítimo integrante de un derecho real de garantía sobre el buque que ha venido siendo reconocido en la generalidad de las disposiciones, que fijan el orden de preferencia para la realización de los créditos marítimos privilegiados. Según el

artículo 2.1 del Convenio de Bruselas de 10 de Abril de 1926, el carácter de privilegiados sobre el buque y fletes vienen dados en el siguiente orden: costas judiciales, gastos para la conservación y venta del buque, los derechos de puerto, los impuestos y los gastos de pilotaje.