Pornografía

Problemas de adicción. Excitación erótico-sexual. Clases sociales. Formación familiar

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

PORNOGRAFÍA

Uno de los elementos que esta minando fuertemente la sociedad es el uso de la pornografía, la cual, es un elemento “adictivo”. Desafortunadamente, mientras que para otros tipos de drogas hay programas de prevención e incluso su uso y distribución están penadas por la ley, este tipo de droga se escuda en la ley de “la libre expresión” quedando como una “elección” personal el comprar el material o someterse a su influjo.

El propósito de este trabajo es conocer cómo es que los jóvenes de 12 a 18 años de edad, con escolaridad secundaria y que cuentan con un nivel socioeconómico medio alto en la ciudad de San Luis Potosí, llegan a caer en este vicio y los efectos negativos que tiene en ellos.

MARCO TEÓRICO

Pornografía, es una palabra que no pertenece al sexo, sino al mercado del sexo. Su primer elemento Pornh (porne) significa prostituta y también Pernhmi que significa exportar, vender.

El segundo elemento Grajia (grafía), significa escritura, grabación, impresión. Se trata, en este caso de estimular mediante los impresos la demanda de los servicios especiales de las que hoy se llaman “trabajadoras sexuales” ó “vendedoras sexuales”.

Su finalidad básica es producir excitación erótico-sexual.

Actualmente existen diferentes medios para su difusión como revistas, que están dirigidas principalmente, pero no exclusivamente a un público masculino adulto; películas que se alquilan o se venden en videocasete o que incluso son transmitidas por televisión; ciberpornografía que consiste en imágenes y películas de pornografía dura, chats en línea y actos sexuales que pueden ser bajados y vistos por prácticamente cualquier persona a través de Internet y por último; audiopornografía la cual incluye las “pornollamadas”.

EFECTOS DE LA PORNOGRAFÍA

  • Causa adicción. La pornografía seduce primero, envuelve después y finalmente puede llegar a convertirse en una adicción, llevando la práctica sexual al terreno de la obsesión.

Los adictos al sexo, al igual que el adicto a los videojuegos o a la televisión, no nace sino que se va haciendo tras una práctica cada vez mas regular.

  • Una breve exposición a formas violentas de pornografía puede llevar a actitudes y comportamientos antisociales. Los espectadores varones tienden a ser más agresivos hacia las mujeres, menos sensibles al dolor y al sufrimiento de las víctimas de violaciones.

  • Tiene efectos adversos sobre las creencias acerca de la sexualidad en general y sobre las actitudes hacia las mujeres en particular.

  • La exposición masiva a la pornografía alienta un deseo por materiales cada vez más aberrantes que involucren violencia (sadomasoquismo y violación).

  • Puede disminuir la felicidad sexual de una persona. Las personas le asignan una mayor importancia a sexo sin un compromiso emocional. Hay una ausencia total de compromiso, confianza, afecto natural, amor y responsabilidad.

  • Con fantasías, crea un mundo irreal en donde el adicto visita primero, en la etapa de la adolescencia y luego en otros niveles del desarrollo, y crea una relación de objetualización que lo condiciona a depender de fantasías y objetos para alcanzar llenar sus necesidades emocionales y sexuales.

  • Crea apetitos que no pueden ser saciados: son como fotos de agua ante un hombre sediento. Despierta la pasión, educa a las personas en la maldad.

  • Produce comportamientos perversos y peligrosos. En particular, los jóvenes tienden a pervertirse a través de la pornografía, ya que les presenta la promiscuidad y toda clase de inmoralidad incluso incesto, homosexualidad y bestialidad como diversiones normales.

  • Un hombre puede desarrollar expectaciones que su pareja no comparte y volverse exigente e incomprensivo con ella lo cual, ocasiona la pérdida de afecto y consideración.

  • Conduce a una pérdida de identidad personal. Cuando una persona se somete al estímulo pornográfico, puede volverse agresiva intentando imitarla.

MARCO CONTEXTUAL

La mayoría de la gente encuestada no tiene un claro concepto de lo que es pornografía, aunque, todos lo relacionan con la propagación morbosa del acto sexual.

Es claro que la pornografía tiene los mismos efectos en hombres y mujeres. En ambos casos, puede llegar a incitar comportamientos violentos y en casos graves, hacer que el joven desarrolle ciertas patologías como la perversión y parafilia sexual, psicopatías (trastornos de la personalidad), paranoias, esquizofrenias entre otras.

En nuestra ciudad el mayor consumo por parte de adolescentes se da en hombres y una minoría en mujeres. La curiosidad (según opinión general de los encuestados), es la principal causa de que el joven consuma materiales de este tipo, así también como influye la presión que los amigos llegan a ejercer.

La pornografía llega a repercutir en la vida afectiva del joven (ya sea hombre o mujer) ya que, el joven piensa que su satisfacción sexual la alcanzará solamente si practica lo que esta le enseña, por lo tanto, le exige más a su pareja e incluso puede llegar a forzarla a realizar actos que están en su contra sin importarle el daño psicológico y/o físico que pueda llegar a causarle.

La sociedad en general ve este problema con indiferencia y aunque hay personas que piensan que debemos poner un freno a la propagación de materiales de esta categoría, la mayoría se va mas por la libertad y responsabilidad que tiene el ser humano en sus actos.

No hay una clase social determinada de entre los que consumen material pornográfico, este, puede ser adquirido por personas de todas las edades y sectores sociales.

La formación familiar así como los valores que se inculcan en la familia, son factores que influyen en la decisión de un joven respecto a ver o no ver pornografía.