Poesía posterior a 1936

Literatura española contemporánea del siglo XX. Lírica de posguerra. Arraigada. Existencialista y social. Exilio. Generación 50 y 60

  • Enviado por: Noelia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

TEMA VI

LA POESÍA POSTERIOR AL 36.

La guerra civil y el comienzo de la posguerra interrumpen la creación de poesía.

La situación de España a partir del 36 tiene para la creación poética las siguientes consecuencias:

Una ruptura generacional.

Muerte de figuras como Lorca o M. Hernández.

El exilio de otros como Alberti.

Aislamiento cultural y empobrecimiento ideológico por la censura y la dificultad de viajar.

Se dividen los poetas en defensores de la nueva situación o en críticos del régimen.

Tendencias.

1936-1944. Poesía arraigada (generación del 36)

1944-1964. Poesía desarraigada (existencialesta/social)

1955-1964. Renovación formal (generación del 50)

1964-1975. Experimentación (generación de los novísimos)

1975-... Poesía actual (diversificación de tendencias)

POESÍA ARRAIGADA (1936-1944)

Un grupo de poetas simpatizantes con el régimen ensalza el orden valiéndose de la alabanza a la tierra o del sentimiento religioso. Se suelen publicar en el Escorial y Gracilazo y adoptan formas clasicistas: formas métrica clásicas y un lenguaje cuidado y a veces artificial.

Características:

Intimismo. Poesía arraigada en el seno natal, en la familia y en Dios.

Recuperación de la métrica tradicional y de las formulas poéticas clásicas del Siglo de Oro.

Revitalizaron del Cancionero del siglo XVI y del neopopularismo de Alberti o de Lorca.

Vuelta a tópicos amorosos.

Presencia del paisaje castellano en una lírica de temática religiosa y heroica.

Los poetas mas importantes son Luis Rosales (Retablo de Navidad), Leopoldo Panero (Escrito a cada instante), Dionisio Ridruejo (Sonetos a la piedra) o Luis Felipe Viranco (Continuación de la vida).

Las alternativas a esta son tendencias minoritarias:

El postismo, 45, surrealista, juegos de ritmo musical, asonancias, imágenes inusitadas, ausencia de puntuación y recuperación del humor. Eduardo Chicharro, Carlos Edmundo de Ory y Juan Eduardo Cirlot.

Cántico, 47, alta calidad, tono intimista y su refinamiento formal. Ricardo Molina y Pablo García Baena.

POESÍA EXISTENCIALISTA Y POESÍA SOCIAL(1944-1964)

Año 44: verdadero comienzo de la poesía española. Nace en León la revista Espadaña, como reacción contra los garcilasistas; Dámaso Alonso publica Hijos de la ira y Oscura Noticia y Vicente Aleixandre saca a la luz Sombras del paraíso. Estas obras muestran su compromiso con la realidad del momento frente a los poetas arraigados. La poesía desarraigada muestra la persona en tiempos de angustia, de continua zozobra. Dos tendencias:

Poesía existencialista. Muestra la existencia como una lucha del hombre.

Poesía social. Tono de testimonio, protesta de la situación social.

La poesía existencialista (44-50) sigue le camino de Dámaso Alonso en Hijos del ira.

Características:

Reflejo de desajuste vital del poeta con el medio.

Adopta una actitud de compromiso existencial e histórico con una afirmación de la vida y una búsqueda del amor o de la fe, mezcladas con la muerte, la soledad o la desesperación.

Adopción de un lenguaje desgarrado, casi violento, con formas métricas flexibles.

Influencia de Miguel Hernández en su expresión.

La poesía social (50-64) culmina la línea rehumanizadora de la poesía existencialista, sale de su angustia y observa lo que ocurre. Sus metas esenciales son llegar a la inmensa mayoría, ser testigos de lo que pasa en la calle y hacer de la poesía testimonio y crítica de una sociedad injusta.

Se agrupan en dos bloques.

El tema de España con motivos noventayochistas, cantando con anhelo de paz un futuro mejor, en un patria reconciliada y en libertad.

El tema del hombre cantando a los necesitados, a los perdedores, a los desarraigados. Son un clamor ante la soledad y una denuncia de las injusticias.

El lenguaje poético es sencillo, coloquial y directo, muy expresivo. La censura dio lugar a refinamiento de difícil compresión.

LA GENERACIÓN DE LOS 50 (55-66)

Grupos de poetas jóvenes que empiezan en los 50 y ocupan los 60. comparten con los poetas sociales la visión crítica de la realidad y los problemas con su contexto histórico, pero tiene algunas características diferenciadoras:

Una consciente voluntad de estilo y belleza formal.

Mayor esmero y cuidado del lenguaje. Intención de renovarlo.

Vuelta a temas habituales de la poesía incorporando el humor y la ironía.

Poetas: Angel González, José Angel Valente, Claudio Rodríguez, José Agustín Goytisolo, Francisco Brines, Carlos Sahún y Antonio Gamoneda.

LA GENERACIÓN DE LOS NOVÍSIMOS(66-75)

Estos no creen que la poesía cambie la realidad y la rechazan para adoptan un actitud mas escéptica y una estética formalista.

Características:

Introducen elementos exóticos, admiración por autores extranjero e influencia de los medios de comunicación de masas. Reciben también el nombre de culturalistas.

En la forma parten del experimentalismo estético y recogen aspectos del surrealismo y el postismo, pero sin abandonar el tono coloquial de los poetas de los años cincuenta.

Autores: Pere Gimferrer, José María Castellet, Guillermo Carnero, Abtonio Colinas, Luis Alberto de Cuenca y Leopoldo María Panero.

LA POESÍA ACTUAL (desde 1975)

Han adoptado una postura de indiferencia ante su lenguaje poético y siguen diversas tendencias que han convertido la poesía escrita durante la democracia en un género mas plural que la novela o el teatro.

Estas corrientes poéticas actuales son de difícil clasificación:

Continuistas con lo anterior: mantiene la poesía visual del surrealismo o los rasgos culturalistas.

Otras tendencias, las recuperadoras del pasado, suponen una vuelta a nuestros autores clásicos mediante poesía épica, neorromanticismo, neobarroquismio, neorrealismo...., a veces en clave de humor o de parodia.

Esta vuelta ala tradición y la afirmación de la individualidad son señales de interés de los creadores por acercar la poesía ala vida cotidiana o a la propia existencia, manteniéndola centrada en el ser humano. Por tal razón, este último período de nuestra literatura se denomina neorrealismo.

Tendencias y poetas:

Neosurrealistas: Blanca Andreu, Ana Rosseti y Leopoldo María Panero.

Neoexistencialistas: Amalia Iglesias y Luisa Castro.

Clasicistas y simbolistas: Francisco Castaño y Juan Borja.

Intimistas: Víctor Botas, Juan Luis Panero, Ion Juaristi, Felipe Benítez Reyes y Luis García Montero.

Posnovísimo: Andrés Trapiello.

1