Poema del Mío Cid

Literatura española medieval. Poesía épica Edad Media. Argumento. Personajes. Localización. Tema

  • Enviado por: Déborah Martín
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad

POEMA DEL MIO CID

SITUACIÓN DEL TEXTO

El cantar o poema del Mío Cid pertenece al subgénero narrativo denominado poema épico ya que en este se cuenta la historia de un héroe de una forma extensa y en verso.

Es el único texto de la épica castellana conservado casi en su totalidad a pesar de que le faltan la hoja inicial y dos interiores.

Su fecha de composición no está aún muy clara: algunos críticos sostienen que es de principios del siglo XIII mientras que otros afirman que de mediados del XII. Digamos que la fecha más posible fue alrededor de las últimas décadas del siglo XII.

Respecto a su autor no lo conocemos exactamente, sabemos que la copia es de un tal Per Abbat y se han señalado dos posibles autores: un juglar de San Esteban de Gormaz y otro de Medinaceli.

En la época en la que fue escrito este poema en España se vivía lo que se denominó Baja Edad Media. Durante éstos primeros siglos los reinos cristianos peninsulares (religión a la que pertenecía el Cid) experimentaron un importante crecimiento demográfico y económico, al que contribuyeron en gran medida las parias (término de gran importancia que se menciona en el libro) que se veían obligados a pagar los nuevos reinos de taifas. También haciendo referencia al libro se menciona el reino de Castilla reinado por Alfonso VI, conquistador de Toledo.

COMENTARIO

A) El tema fundamental en esta obra es la descripción cantada por un juglar de la vida de un héroe llamado Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. El libro nos cuenta como a lo largo del tiempo el Cid pierde y recupera su honra.

B) El texto está estructurado en tres partes externas fundamentales que coinciden con la estructura interna:

  • 1ª parte: Cantar del destierro: (hasta el v. 1086)

Es la presentación del libro: el juglar reúne a las personas para contarlas la historia del Cid Campeador, hace una pequeña presentación de los personajes y del hecho que los rodea.

Esta parte de divide a su vez en otras tres:

  • El rey destierra al Cid:

  • Nos cuenta como el Rey Alfonso VI influido por las habladurías de García Ordóñez destierra al Cid Campeador (nombre que se había otorgado al ganar una batalla a favor de Sevilla cuando iba a cobrar una parias para el rey) y le da un plazo de nueve días para abandonar Castilla. Éste acompañado de su primo-hermano Alvar Fáñez parte hacia Burgos.

  • Camino del destierro

  • Ya en Burgos el Cid se da cuenta de que allí el Rey a prohibido su entrada y nadie le da posada, por lo tanto tiene que acampar en el arenal de Arlanzón donde Martín Antolinez le ofrece su pan y su vino. Dos personajes de confianza Raquel y Vidas se ocupan de guardarle las parias que traía consigo ya que consideraban que la recompensa sería mayor. Después de cerrar el trato el Cid y sus aliados (también Martín Antolinez) se fueron de Burgos dirigidos al monasterio de San Pedro de Cárdena donde les acoge el abad don Sancho acompañado de doña Jimena (la mujer del Cid) y sus dos hijas de quién se iba a despedir. Estando allí aparecieron 115 caballeros que pedían y con él y después de la misa, a primera hora de la mañana, se pusieron en camino para salir de Castilla, sólo le quedaban tres días del plazo de nueve.

  • El Cid gana su pan por tierras de moros

  • En esta parte se relatan algunas de las conquistas del Cid.

    Saliendo de Castilla toma Castejón, donde consigue grandes ganancias que reparte entre los suyos . Con estas ganancias consigue enviar un presente al Rey Alfonso y cumple su promesa que le hizo a Santa María de Burgos además de calmar la ira del Rey.

    En sus correrías el Cid llega a tierras acaparadas por el Conde de Barcelona, Ramón Berenguer, que sale con moros y cristianos en busca de éste. Tras una batalla entre el Conde y el Cid es el último el que vence y toma preso al primero pero en poco tiempo lo libera.

    - 2ª parte: Cantar de las bodas de las hijas del Cid

    (hasta el v. 2277)

    Junto con parte de lo anterior forma el nudo de la historia, la trama.

    Estructurada a su vez en otras cuatro partes:

  • La conquista de Valencia

  • El Cid toma Valencia, el Rey de Sevilla lo oye y va a impedírselo pero el Cid lo hiere y se va perdiendo su caballo, Babieca. Por lo tanto Valencia es conquistada por el Cid que en esos momentos dispone de 3600 caballeros.

    Albar Fáñez es mandado por el Cid a Castilla para traer a Valencia a su esposa e hijas. El Rey le acoge y acepta que la familia de Rodrigo Díaz de Vivar se marche sin objeción, en Medinaceli las espera una escolta del Cid que les acompaña hasta Valencia donde éste las recibe con alegría.

    En este momento los Infantes de Carrión piensan en sus bodas con las hijas del Cid.

  • Defensa de Valencia

  • El Rey Yúsuf de Marruecos va a socorrer la ciudad pero el Cid derrota sus fuerzas moras. Doscientos de los caballos que consigue son enviados al Rey Alfonso VI por Minaya y Bermúdez.

  • Los tratos de las bodas y el perdón de Rey

  • En esta parte los Infantes de Carrión (don Diego y don Fernando) piden al Rey que los case con las hijas del Cid. Alfonso VI envía la proposición a don Rodrigo y concierta una entrevista con él.

    Después de tres semanas, en las orillas de Tajo, se decidió que las hijas del Cid, doña Elvira y doña Sol, se casarían con los Infantes de Carrión porque el Rey así lo había querido.

  • Las bodas en Valencia

  • Se celebraron las bodas de las hijas del Cid con los Infantes con gran solemnidad. Éstos son hijos del Conde don Gonzalo y se quedan junto a las hijas del Cid cerca de dos años.

    - 3ª parte: Cantar de la afrenta de Corpés (hasta el final)

    Esta última parte se ocupa de ocupa del final del nudo y del desenlace.

    Se divide en tres partes:

  • La afrenta

  • En esta parte se cuenta la famosa historia del león, que al escaparse de su jaula asusta a los Infantes de Carrión que tienen que esconderse hasta que es el Cid quien le encierra de nuevo sintiendo vergüenza hacia sus yernos.

    El Cid lucha contra el Rey Búcar y lo derrota con su espada Colada consiguiendo a Tizón. Aquí los Infantes también hacen muestras de cobardía y deciden volver a Carrión y llevarse con ellos a las hijas del Cid. Éste se lo permite pero envía con ellos a Félix Muñoz presintiendo una desgracia. Los Infantes, en su camino, intentan traicionar al moro Abengalbón para quedarse con sus riquezas y matar a sus esposas pero otro moro les oyó hablando y se lo dijo a Abengaldón que no dudó en hablar con ellos. Los Infantes siguieron su viaje hasta llegar al robledal de Corpés donde realizan la premeditada alevosía. Cuando consiguieron quedarse a solos con sus esposas las desnudaron, las azotaron u las dejaron allí ensangrentadas. Dio la casualidad de que detrás llegaba su primo Félix Muñoz que subió a sus primas a caballo y las dejó en la Torre de doña Urraca. Se acercó hasta San Esteban de Gormaz donde encontró a Diego Téllez y le pidió que le acompañara a por sus primas, luego las dejaron en San Esteban donde más fueron a recogerlas Alvar Fáñez, Pedro Bermúdez y Martín Antolinez por orden del Cid que ya se había enterado de la noticia.

    b) La vindicación del Cid

    Muño Gustoiz lleva ante el Rey la queja de los agravios del Cid y el Rey decide celebrar Cortes en Toledo donde se trata la vindicación del Cid. Se celebran las Cortes y a pesar de que los Infantes no querían asistir son obligados por el Rey. La primera petición que hace el Cid en las Cortes es que se le devuelvan sus dos espadas, Colada y Tizón, que se las había entregado anteriormente a los Infantes, éstos se las devuelven y él se las entrega a Pedro y a Martín Antolinez. La segunda petición que les hace es que le devuelvan las riquezas que les había entregado y que éstos ya se habían gastado, se las devuelven en tierras de Carrión. Y la tercera petición es un reto contra ellos: Pedro Bermúdez, por el Cid, menosprecia a Fernando, Martín Antolinez a Diego y Muño Gustioz reta a Asur González. El Rey decidió que a la mañana siguiente, a la salida del sol se lucharía.

    Mientras, llegan a las Cortes mensajeros (Ojara e Iñigo Jimenón) de los Infantes de Navarra y Aragón y piden al Cid sus hijas para sus señores.

    El Cid se marcha a Valencia si esperar al combate.

    c) Honra y gloria del Cid

    Pedro Bermúdez lucha contra el Infante don Fernando ganando el defensor del Cid. Martín Antolinez lucha contra el Infante don Diego y gana el vengador de Cid. Muño Gustoiz vence a Asur Gonzale. El bando de Carrión fue derrotado. Los aliados del Cid vuelven a Valencia satisfechos a contárselo al Cid que los espera muy alegres porque había recuperado su honra y su honor. Casó a sus hijas con los Infantes de Navarra y Aragón y finalmente murió la Pascua de Pentecostés.

    C) El espacio en el libro es España, sobre todo Castilla y Valencia en la Edad Media. En el libro se mencionan varias ciudades de importancia, por ejemplo: Burgos, San Esteban de Gormaz, Medinaceli, Toledo...

    La historia dura varios años distribuidos de forma lineal con alguna prolepsis al anunciar hechos que luego serán relatados (como ocurre en la presentación del juglar).

    Los personajes que aparecen en este libro son muy numerosos:

    Principal: Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Evidentemente es el personaje principal protagonista, la historia se desarrolla alrededor de él. Es un personaje muy sereno, inteligente y valiente que no deja de ser fiel a su Rey a pesar de la ira que este le muestra, notamos su orgullo al no dejar de insistir en recuperar su honra. A lo largo de la historia notamos su evolución, sobre todo, en su aspecto físico (barba).

    Secundarios: Dentro de este grupo se incluirían personajes como el Rey Alfonso VI que al principio muestra cierto antagonismo con el Cid pero termina siendo aliado. Este personaje es muy influenciable por las situaciones y por los demás personajes, notamos su evolución con respecto a su comportamiento hacia el Cid en determinadas circunstancias. Otros personajes secundarios serían: Alvar Fáñez, Martín Antolinez, Pedro Bermúdez, Félix Muñoz, las hijas del Cid, doña Jimena...

    Estos personajes son leales al Cid y en ningún momento se enfrentan al él, no muestran ninguna clara evolución a lo largo del relato.

    Antagonistas: Serían los Infantes de Carrión (don Fernando y don Diego) que aunque al principio, no tenían importancia pasaron a convertirse en los enemigos del Cid. Son dos personas inteligentes y cobardes a los que les gusta la riqueza y los honores. Se nota su evolución desde que se empiezan a nombrar en el libro donde no muestran resentimientos con el Cid hasta que azotan y golpean a las hijas de Ruy Díaz donde muestran su incomprensión y maldad.

    Fugaces: Es el grupo más numeroso, donde se encuentran la mayoría de los personajes que aparecen en el libro. Estos personajes no tienen mucha importancia y no tienen ninguna evolución. Se encuentran aquí, por ejemplo: García Ordóñez (que si apareciera más veces se le consideraría antagonista), don Sancho, el Rey Ramón Berenguer, el Rey Yúsuf, el Conde don Gonzalo, Conde don Enrique, Conde don Ramón, Conde don Truela, Conde don García, Ojara, Iñigo Jimenón,...

    El narrador de la obra es un narrador omnisciente que, en ocasiones se identifica con el juglar que nos canta la historia. Muestra muchos puntos subjetivos.

    D) Al ser un poema épico, aunque pertenece a la narrativa, está escrito en verso. Son versos muy variados de entre diez y veinte sílabas divididos por una cesura en dos hemistiquios, la rima es asonante aunque también aparece la consonante.

    Respecto al lenguaje, las palabras que se usan pertenecen a un castellano antiguo que, en ocasiones, pueden dificultar la comprensión del texto. Se utilizan frase yuxtapuestas y coordinadas. Uno de los rasgos más característicos del “poema del Mío Cid” es el empleo de fórmulas:

    • Fórmulas con función conativa o fática: “Bien oiréis lo que ahora digo”.

    • Epítetos épicos: Empleados para calificar especialmente al héroe: “El que en buen hora ciñó espada”; “El que en buen hora nació”.