Poder, autoridad y liderazgo

Antropología Social y Cultural. Cualidades políticas. Teorías sociológicas. Origen del Estado. Usurpación de poder. Legitimación

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

TEMA 5. PODER, AUTORIDAD Y LIDERAZGO

BARNES. LAS DEFINICIONES DEL PODER

El objetivo de su obra es la necesidad de combatir la tendencia, dentro de la sociología y la antropología política, de referirse al poder desde sus efectos, es decir, lo que percibimos sobre el poder, sin entrar a debatir su naturaleza y fundamento.

Cuando habla de poder no sólo se refiere al poder político, sino también al social, económico, militar.

Piensa que es necesario discutir si los fundamentos del poder radican o no en la posesión, ya sea de cargos políticos, territorio, de significados, de medios de producción, es decir, los resortes que permiten la imposición de la voluntad sobre el otro.

El análisis de Barnes parte del poder entendido desde el sentido común para luego analizar las teorías de algunos autores y analizar qué hay detrás de ellas.

DESDE EL SENTIDO COMÚN:

Normalmente el término poder se usa de forma muy amplia para referirse tanto a los fenómenos naturales, las plantas, como a las personas. En el caso de personas hace referencia a alguien con carisma o cuyo cargo permite ejercer poder, pero el poder existe donde alguien lo ejerce o en la relación social. Se refiere a una capacidad, una potencia. Su constatación la percibimos a través de las consecuencias, los efectos, en los resultados del ejercicio de ese poder.

DESDE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS:

La mayoría de las teorías, al igual que el sentido común, han analizado el poder desde sus consecuencias y muchos teóricos piensan que esa es la manera adecuada de abordarlo. Habrá métodos diferentes para medir y conocer ese poder en la realidad social si se entiende desde sus efectos o desde su naturaleza.

Definiciones:

  • WEBER: “poder es la probabilidad de que un actor en una relación social esté en condiciones de imponer su voluntad a pesar de la resistencia e independientemente del fundamento sobre el que se base esta probabilidad” (1947). (Esta definición se refiere a una actor en una relación social)

  • DAHL: “A tiene poder sobre B en la medida en que consigue que éste haga algo que de otro modo no haría”. (No se centra en una relación social, sino en dos o más actores)

  • WRONG: “poder es la capacidad de algunas personas para producir efectos queridos y previstos en otras” (1979).

  • COHEN: “poder sería la capacidad para afectar al comportamiento de los demás y/o inferir en el control de las acciones más preciadas”.

Consideraciones sobre las definiciones:

Estos autores plantean que el poder es algo asociado a individuos más que a instituciones o sociedades. Pertenecen a la corriente mayoritaria, aunque autores como Lullimann, Deutschin, Poulantzas, PARSONS entienden que el poder es más bien una propiedad estructural que manifiesta la sociedad antes que el individuo.

Se atribuye el poder a los individuos en la relación con otros individuos. PARSONS difiere en que considera que el poder es una capacidad generalizada de la sociedad, no necesariamente ha de estar vinculado a relaciones específicas.

Se refieren al poder como efecto, consecuencia, la capacidad de una persona para imponer su voluntad sobre otra: la sumisión. PARSONS (y Barnes que se apoya en él) plantea el estudio del poder no desde las consecuencias sino desde su naturaleza y fundamento.

FOUCAULT piensa que estas teorías sociológicas hacen referencia al poder sobre, dejando de lado el poder para, poder producción. Detrás de esta reivindicación está la consideración de que el poder no es una esfera autónoma de lo político (ni siquiera en nuestras sociedades donde hay gran especialización) sino que es una actividad que atraviesa todo lo social.

Foucault dice que el poder está presente en toda relación social, esas relaciones de poder son necesarias, serían el motor social, detrás está el poder producción. La sociedad es una red de poderes. En esta red de relaciones los poderes no serían necesariamente excluyentes, sino que pueden ser complementarios.

El poder producción en el caso de asuntos públicos (colectivos) generaría cohesión y contribuiría al funcionamiento social ya que:

contribuye a la reproducción social y a la consecución de objetivos materiales (de producción)

tiene la capacidad de dotar de significación al sistema

El poder debe actuar sobre estas dos esferas de lo público para conseguir la reproducción del sistema. Foucault entiende que el “poder conocimiento” sería el poder total, la máxima expresión del poder porque ordena la percepción de los individuos sobre sí mismos, sobre sus relaciones y sobre el mundo. El ejercicio supremo de poder es el que combina ambos: poder control y poder producción.

Sería equivocado entender que el poder es sólo una forma de coerción de unos individuos o instituciones, ya que también incluye el reconocimiento social, que se produce a través de la imposición de significados, lo cual permite la identificación colectiva.

Crítica de BARNES:

Lo que comparten estas definiciones es la atención sobre los efectos, un aspecto de cientificidad (según Barnes) ya que es más fácil observar los efectos en los individuos que en las instituciones y que debatir los fundamentos y naturaleza.

Según Barnes el problema es que atender al poder postfacto (después de sucedido) supone asimilarlo al fenómeno de la suerte: “un individuo tiene poder si consigue imponerse a otros y un individuos tiene suerte si consigue todos sus propósitos”. Sólo se constata una realidad pero no se analiza qué hay detrás.

Como ha sido la corriente mayoritaria, de lo que más se ha ocupado la sociología es de elaborar metodologías que permitieran medir el poder, los métodos más frecuentes son:

  • Método reputacional:

Medir el poder en función de la opinión que terceras personas tengan sobre la capacidad de poder de uno o varios individuos. Este método supone hacer un organigrama en base a una encuesta en la que se pregunta quien tiene más poder. Entonces se tiene poder en la medida en que otros opinan y aceptan que alguien tiene poder.

  • Método del acontecimiento: Dalil

Tuvo importancia a partir de los 60, ha sido muy usado, sobre todo en la esfera pública norte americana. Parte de la crítica al método anterior por considerar que no se puede medir el poder desde opiniones indirectas, sino que es necesaria la observación y medida directa, desde sus efectos observables. Donde se ejerce con éxito y se constata que hay una relación de poder es donde lo hay.

Críticas:

  • No mide o discierne entre los individuos que ejercen el poder por voluntad e inclinación propia y quienes lo hacen porque es lo que se espera de ellos, etc.

  • No atiende a las cadenas de relaciones de poder. Permite ver un radio de acción del poder muy corto, dejando oculta la cadena más profunda.

  • No contempla a las personas que teniendo poder no lo ejercen.

Estos dos métodos han sido los más usados, aunque autores como Barnes se plantean su inoperancia ya que pretenden ser medidas de poder sin analizar ese mismo poder.

Cómo retoma Barnes la teoría de poder de Parsons para luego elaborar su propia teoría:

TEORÍA DE PODER DE PARSONS:

Lo que primero le interesa es deslindar los efectos del poder de su naturaleza, por lo que delimita el ámbito al que se va a ajustar su concepto de poder: lo estrictamente político (lo separa de la concepción del sentido común).

“Trata el poder como un mecanismo específico que opera para producir cambios en la acción de otras unidades individuales o colectivas en los procesos de interacción social”

  • el poder no sería el efecto o la capacidad sino un mecanismo

  • ese mecanismo específico operaría en el subsistema político

  • el poder político sería el mecanismo del subsistema político, del mismo modo que el dinero es el mecanismo que actúa en el sistema económico

Para explicar cómo la sociedad asume este mecanismo político se apoya en que en un sistema económico (actual) lo que circula es papel moneda que en principio ha estado respaldado por papel moneda (los metales preciosos, por la existencia de un fondo monetario). Pero puede que ese papel moneda sea muy superior al metálico que lo respalda. La sociedad acepta el valor del papel no por su valor intrínseco sino por su valor simbólico. Es esa confianza institucionalizada en el sistema económico lo que permite esas transacciones.

Del mismo modo en el sistema político existe un poder real que sería la capacidad de coerción (fuerza, sistema legal) que tiene una sociedad, pero generalmente no es necesario ejercer esa coerción sino que la sociedad conoce la existencia de esa fuerza coercitiva a modo de reserva que se encarga de respaldar el poder simbólico que se manifiesta en muchas ocasiones. El poder simbólico sería un mecanismo político que facilita las transacciones políticas. Son posibles porque la sociedad asume la legitimidad de esas acciones. La legitimidad y la confianza serían elementos esenciales para el ejercicio del poder social.

Cuando los líderes son elegidos, los votantes depositan en ellos el poder durante un tiempo y por tanto la capacidad para desarrollar una amplia relación de acciones políticas y acepta su capacidad de hacerlas efectivas por medio de la coerción. Ese poder se puede prestar, delegar y ampliar para la promoción y desarrollo de los objetivos que el líder decida.

El líder tiene el compromiso de desarrollar las funciones políticas para las que ha sido elegido, pero también puede alterar el margen de acción, el orden de sus compromisos y su capacidad de ejercer el poder. Mientras se mantenga la confianza en el líder político el sistema funciona y se siguen respaldando esas transacciones basadas en el poder simbólico.

Para que esta concepción encaje tiene que apoyarse en la concepción de la sociedad de PARSONS: presuponer que existe un orden social que tiende a reproducirse y que los mecanismos que funcionan en cada sistema permiten su reproducción. Una teoría del orden social como piezas que encajan en un sistema. Esta es la base de la que parte Barnes.

LA TEORÍA DE BARNES:

Poder social: “es la capacidad añadida para la acción que acumulan los individuos a través del hecho de constituir una distribución de conocimiento y por lo tanto una sociedad”.

La cuestión del orden social no se plantea sino que una sociedad sería una “distribución de conocimiento”, conocimiento autorreferente (sobre sí misma) ya que comprende su orden normativo.

El poder sería un aspecto de una determinada sociedad de conocimiento, sería una capacidad añadida y acumulable para la acción que los individuos acumulan como una distribución de conocimiento y parte de ese conocimiento es el conocimiento autorreferente de la naturaleza de la propia sociedad, y este, a su vez, incluye el orden normativo. Cualquier distribución de conocimiento genera una capacidad generalizada para la acción y es esa capacidad para la acción la que considera Barnes el poder social.

No todas las personas tienen la misma capacidad de generar acción en esa distribución de conocimiento. Barnes se refiere al uso discrecional de esa capacidad, que en principio está disponible para unos y para otros. Esa mayor capacidad para incidir en las acciones rutinarias de la sociedad sería la discrecionalidad, quienes tienen esta mayor capacidad tiene la discrecionalidad, que puede manifestarse o no.

Si comparamos esto que dice Barnes con las formas de medición, el método reputacional y el del acontecimiento, e incluso la consideración del poder en el sentido común, comparte con ellos la consideración del poder como una capacidad, pero que puede o no ser utilizada, aunque Barnes entiende que va más allá de la consideración del sentido común porque para él es algo real desde el momento en que existe la capacidad de aplicarlo, y esta capacidad está implícita en una distribución compartida de conocimiento.

El método del acontecimiento descarta que haya poder allí donde no se ejercita, mientras que Barnes, al considerar que es una capacidad, entiende que hay poder aunque no se ejercite, que su capacidad es generalizada y que la discrecionalidad sobre el poder puede hacer que éste se manifieste o no.

Con el reputacional comparte que el poder puede ser medido a través de las creencias de los miembros de la sociedad sobre la distribución de poder. Barnes entiende que forma parte de una distribución de conocimiento, la diferencia es que el reputacional se apoya en que la creencia sobre la distribución general es un indicador de la distribución de poder mismo y Barnes toma una distribución de conocimiento de la sociedad para definir la distribución del poder mismo.

Barnes dice que la capacidad del motor para generar movimiento no es ya un indicador de que el motor exista, sino que esa capacidad forma parte del motor en sí. Señala que el problema para entender la naturaleza y funcionamiento del poder es que estamos acostumbrados a diferenciar entre factores subjetivos y objetivos que hacen referencia a las características de individuos o elementos externos al individuo, cuesta asimilar el considerar el poder como algo interno al individuo pero que funciona dentro de relaciones de distribución de conocimientos, es algo objetivable como elemento compartido por los individuos en las relaciones sociales que se dan entre ellos.

Barnes no comparte con el reputacional que la suma de creencias de individuos pueda darnos una idea de donde y como está el poder, porque los individuos pueden estar equivocados. Es la racionalización de esas creencias las que nos pueden decir donde está.

Hay personas con más capacidad discrecional para interferir en esa distribución generalizada del conocimiento, el individuo poderoso posee ciertamente el poder, pero el poder reside en la capacidad, en la acción que tiene el conjunto de la sociedad, el individuo o agente poderoso lo puede poseer y puede dirigir el sentido de las acciones, pero reside en el contexto social y no puede existir al margen de dicho contexto.

La capacidad discrecional sería la capacidad de estos agentes poderosos para dar una señal, propiciar un cambio en el orden de la rutina, y, en principio, dice Barnes, ese agente poseerá más poder en la medida que tenga más capacidad para producir los efectos deseados. Cuanto más capacidad tenga de generar estos efectos, mayor será su discreción. Pero sin que por ello se haya tenido que desarrollar con éxito la acción de poder, porque está hablando de probabilidades.

Delegación del poder:

Barnes plantea un método que resulte útil para discernir como se produce la confluencia de diversos actores, individuos en una misma acción o formando parte de una cadena de dirección de poder. Ej. Cuando un soldado actúa en la guerra él es el que dispara ejerciendo su discrecionalidad, y a su vez, sobre la acción del soldado hay superiores inmediatos. La orden del superior ejerce una discrecionalidad clara sobre las acciones del soldado, aunque no se puede desdeñar la voluntad del propio soldado.

La delegación puede ser hacia arriba o hacia abajo:

  • Hacia arriba: en el sistema democrático, a través del derecho al voto todos los ciudadanos delegan su poder en los representantes políticos.

  • Hacia abajo: un individuo poseedor de poder puede delegar poder o autoridad siempre conservando el control sobre el subordinado en el que delega. Por esto dice Barnes que las autoridades nunca lo son del todo, porque se produce una delegación necesaria hacia abajo. El ejercicio del poder delegado produce un aumento del poder, ya que el poseedor del poder que delega debe mantener los mecanismos de control sobre los subordinados y su poder aumenta a la vez que es traspasado (el poderoso y el delegado tienen la capacidad de romper la rutina).

Hay así una deslocalización del poder, el poder social puede estar deslocalizado del punto del que arranca.

Otra cuestión que trata Barnes es el intercambio de poderes: donde existe un poseedor de poder puede producirse una distribución en base a la reciprocidad, por ejemplo, de manera que se intercambia esferas de control equivalentes, intercambio que se mantiene siempre que no entren en conflicto las partes del intercambio. Esto supone una potenciación del poder.

El poder no solo se ejerce a través de redes de conocimiento entre individuos, sino que hay que considerar a los actores colectivos o incluso a series de interacciones reconocibles, regulares, pues puede existir detrás un ejercicio de poder respaldado por un partido político, o de manera más difusa por una multinacional. Pero si de ellos surgen decisiones, juicios que generan acciones hay que tenerlos en consideración.

Si consideramos a los actores colectivos y las características y significación de las instituciones a las que pertenecen y de las que emana el poder, o si por razones contrarias nos dedicamos a analizar la figura, por ejemplo, de un líder, siempre existe detrás el problema técnico de discernir hasta que punto ese poder se ejerce por ese individuo o colectivo por el cargo que ocupa, la posición que tiene o por la capacidad que a ese individuo o directivos se le atribuye en esa multinacional (si detentan el poder por el puesto o por sus capacidades personales).

En principio resulta difícil discernir donde empieza una cosa y donde acaba la otra. Si hay un proceso de identificación muy fuerte con el líder es difícil ver si esa posición de poder que tiene el individuo radica en el cargo o si proviene de su capacidad personal para movilizar voluntades y lealtades. Barnes dice que hay quien dice que el poder lo da el cargo y otros dicen que el cargo es importante pero que las cualidades personales van haciéndolo líder. Estas dos posiciones tienden a no ser tan excluyentes sino que confluyen: cuando un líder se rodea de símbolos de poder y deja el liderazgo, su persona, durante mucho tiempo, estará asociada a esos símbolos de poder y es imposible que asumamos de golpe la fractura de que ya no es poderoso, y el individuo que sustituye en el cargo al que se va tampoco será percibido inmediatamente como un individuo más que ejerce el poder porque ocupa un cargo, sin que lo personal intervenga en la percepción.

FOUCAULT.

Niega algunos de los postulados de la teoría moderna:

  • La propiedad: el poder no se posee (como dice Barnes) sino que se ejerce, es una estrategia, algo que está en juego y se utiliza. Hay individuos que están en mejor posición para entrar en ese juego que otros (individuos e instituciones) pero no tienen capacidad para acumularlo.

  • Localización: el poder radica, en su máxima expresión, en el estado. Pero dice que el estado no es un lugar privilegiado de poder, sino que es un efecto del poder y por ello pone en cuestión la teoría marxista porque no es posible tomar el poder mediante la toma del estado o ejercer un poder paralelo desde el contra-estado.

  • Postulado de la subordinación: también en contra del marxismo. El poder estaba según ellos subordinado al modo de producción. Foucault entiende que el poder no es una superestructura sino que toda economía es a su vez una serie de mecanismos de poder indisolublemente asociado a ellos.

  • Postulado del modo de acción: según el cual el poder actúa mediante la represión o la ideología, pero en cualquier caso supone una forma de sometimiento de la acción de los demás. Foucault dice que esa imagen clásica y negativa del poder hay que sustituirla por una imagen positiva por lo que el poder tiene de capacidad de transformación, producción, de aunar voluntades.

A la vez que critica esto, mantiene que el poder no está fuera, no es ajeno a nosotros sino que es coextensivo al entramado social, forma parte de él, y no existen vacíos o lagunas en ese entramado donde no se produzcan relaciones de poder. Todas las relaciones son relaciones de poder: las de producción, las políticas, familiares, sexuales... y lo hay detrás de las asociaciones culturales, económica, religiosas... y en esas omnipresentes relaciones de poder el poder no actúa, o existe gracias al miedo a la sanción, sino porque en esas estrategias de dominación participan los dominantes y los dominados, de manera que desde su punto de vista suele haber cierto consenso entre las dos partes, se tiene que asumir la posición de obediencia porque si no se asume, se deslegitima y se producen crisis de legitimidad que se pueden producir del mismo modo a todos los niveles, político, empresa, familia, relación de pareja...

TEMA 6. TEORÍAS Y CONCEPCIONES SOBRE EL ORIGEN DE LOS ESTADOS

Es un tema que ha interesado a los antropólogos desde el siglo XIX porque es una pieza clave en las teorías evolucionistas, una divisoria entre los estadíos de la humanidad no civilizada y la civilizada.

Ha habido una tendencia desde teorías causales uni o multilineales hacia la multifactorialidad y la consideración de que pueden ser muchos los elementos que intervienen y que no necesariamente han de influirse. Resulta difícil establecer analogías entre las diferentes teorías, las hay muy mecanicistas o muy matizadas, algunas se apoyan en otras teorías y otras en trabajos arqueológicos.

TEORÍAS BASADAS EN EL ORIGEN EXTERNO DEL ESTADO

Estas teorías dicen que el origen del estado no se centra en una institución, sino que dependiendo de la situación histórica que se analice se manejan factores que contribuyen a ese desenlace.

Si se quisiera ejemplificar las teorías del origen externo del estado, es decir, cómo surge por influencia de sociedades o situaciones que le son ajenas, una teoría clara es la de la conquista.

TEORÍA DE LA CONQUISTA: Ankole, Ratzel, Spencer, Oppenheimer

Plantea cómo en el origen del estado se encuentran las relaciones de subordinación jerárquicas de distintos grupos étnicos en principio vecinos entre los que surgen conflictos que pueden generar guerras y cuyo resultado sea la existencia de un grupo victorioso y otro sometido.

El control de los victoriosos sobre los sometidos supondría la necesidad de desarrollar estructuras políticas y económicas que permitiesen rentabilizar los supuestos beneficios de la victoria. Esas nuevas estructuras serían el origen del estado donde hay:

    • acumulación económica

    • instituciones coercitivas

    • control del trabajo ajeno

Este principio de diferencia puede generar que el estado dominante empiece a controlar a otros grupos sociales que quedan expuestos a su superioridad y a nuevas posibilidades de conquista.

Oppenheimer se refiere al estado como una institución que impone el grupo victorioso al sometido. El estado sería resultado y forma de organización del pillaje.

Críticas:

Todos los llamados estados prístinos (estados originarios que surgieron sin que hubieran condiciones externas que impulsaran su formación) en principio se han definido por que estaban aislados, de manera que aunque los factores externos puedan tener base histórica y arqueológica, debe existir un principio de estratificación, unas formas de organización social y especialización que permitan asumir ese control de la victoria y encauzar la diversidad de funciones que genera.

TEORÍAS DE LA USURPACIÓN DEL PODER

Se centran en la distinción de un proceso de concentración del poder político a determinadas figuras de la comunidad que tienen la capacidad de significar la unidad de esa comunidad y quienes en muchos casos se les atribuyen valores o capacidades divinas, semidivinas, etc.

En torno a estas figuras se aglutina el poder y se produce una centralización que permite paulatinamente la diferenciación y la especialización.

TEORÍAS DE LA ESTRATIFICACIÓN

Su argumento afirma que en donde prima la redistribución se daría e paso a la acaparamiento por parte de determinadas personas de parte del excedente y al control de los trabajos colectivos. Esa acumulación que se produce en principio por entrega voluntaria de los productores puede dejar de ser voluntaria para convertirse en obligada, aunque el origen de la coerción sea moral, por parentesco y no por la fuerza.

La acumulación de excedente y poder permitiría mantener a unos especialistas (no relacionados con la producción, a tiempo completo) encargados de consolidar esa situación de privilegio. Los especialistas (soldados, burocracia y sacerdotes) serían quienes saben escribir y por ello se situarían por encima del pueblo llano.

TEORÍAS TECNO-AMBIENTALES

Siguen la misma línea anterior, es difícil separar unas teorías de otras. Se centran en cómo el desarrollo de la producción produce un desarrollo demográfico que supone una limitación en el acceso a los recursos y una disminución en el control de los mismos.

TEORÍAS BASADAS EN EL ORIGEN INTERNO DEL ESTADO

En esta línea nos encontramos con Plantón, Aristóteles, los Epicúreos, Hobbes, Engels, Hegel, Marx, Morgan y en general todos los materialistas modernos.

Normal

Normal

Título 1

Título 1

Fuente de párrafo predeter.

Fuente de párrafo predeter.

Título

Título

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO8C:\Mis documentos\antropología\ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.docÿ

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO8C:\Mis documentos\antropología\ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.docÿ@€SOSO8 

Unknownÿÿ

Times New Roman

Times New Roman

Symbol

Symbol

Trebuchet MS

Trebuchet MS

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZUZGR

QUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

Normal.dot

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

Microsoft Word 9.0

Root Entry

1Table

1Table

WordDocument

WordDocument

SummaryInformation

SummaryInformation

DocumentSummaryInformation

DocumentSummaryInformation

CompObj

CompObj

ObjectPool

ObjectPool

Documento Microsoft Word

MSWordDoc

Word.Document.8

Normal

Normal

Título 1

Título 1

Título 2

Título 2

Fuente de párrafo predeter.

Fuente de párrafo predeter.

Título

Título

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO8C:\Mis documentos\antropología\ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.doc

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO8C:\Mis documentos\antropología\ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.doc

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCOaC:\Mis documentos\Copias de Seguridad\Guardado con Autorrecuperación de ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.asd

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCOaC:\Mis documentos\Copias de Seguridad\Guardado con Autorrecuperación de ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.asd

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCOaC:\Mis documentos\Copias de Seguridad\Guardado con Autorrecuperación de ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.asd

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCOaC:\Mis documentos\Copias de Seguridad\Guardado con Autorrecuperación de ANTROPOLOGÍA POLÍTICA.asd

Unknownÿÿ

Times New Roman

Times New Roman

Symbol

Symbol

Trebuchet MS

Trebuchet MS

Courier New

Courier New

Wingdings

Wingdings

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

Normal.dot

ANA VAZQUEZ GARCÍA-JUNCO

Microsoft Word 9.0

Root Entry

1Table

1Table

WordDocument

WordDocument

SummaryInformation

SummaryInformation

DocumentSummaryInformation

DocumentSummaryInformation

CompObj

CompObj

ObjectPool

ObjectPool

Documento Microsoft Word

MSWordDoc

Word.Document.8