Plusvalía

Capitalismo. Valor de uso y cambio. Producto. Valorización. Compra. Venta

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

¿Qué es la plusvalía?

El producto -propiedad del capitalista- (el que produce para ganar dinero; dueño de insumos) es un valor de uso: hilado, botas, etc. Pero, aunque las botas, por ejemplo, formen en cierto modo la base del progreso social y nuestro capitalista se aun hombre progresivo como el que más, no fabrica las botas por amor al arte de producir calzado. El valor de uso no es precisamente, en la producción de mercancías, la cosa qu´on aime pour lui-memé. (Que se ama por sí misma, ama el valor de cambio realizado). En la producción de mercancías los valores de uso se producen pura y simplemente porque son y en cuanto son la encarnación material, (porque no me queda de otra para ser rico) el soporte del valor de cambio. Y nuestro capitalista persigue dos objetivos. En primer lugar, producir un valor de uso que tenga un valor de cambio, producir un artículo destinado a la venta, una mercancía. (Producir para vender). En segundo lugar, producir una mercancía cuyo valor cubra y rebase la suma de valores de las mercancías invertidas en su producción, (ingresos>costos), es decir, de los medios de producción y de la fuerza de trabajo por los que adelantó su buen dinero en el mercado de mercancías. No le basta con producir un valor de uso; no, él quiere producir una mercancía; no sólo un valor de uso, sino un valor; y tampoco se contenta con un valor puro y simple, sino que aspira a una plusvalía, a un valor mayor.

Tal vez el capitalista, versado en materia de economía vulgar, (toda economía que no es Marxista), diga que ha desembolsado su dinero con la intención de obtener del negocio más dinero del que invirtió. (El capitalista alega que no explota a nadie). Pero, el infierno está empedrado de buenas intenciones, y del mismo modo podría abrigar la de obtener dinero sin producir. El capitalista amenaza. (Me voy; me abstengo de mi dinero e invierto). No volverán a engañarle. En adelante, comparará la mercancía, lista y terminada, en el mercado, en vez de fabricarla por su cuenta. Pero, si todos sus hermanos capitalistas hacen lo mismo, ¿De dónde van a salir las mercancías, para que él se encuentre con ellas en el mercado? No va a comerse su dinero. El capitalista sermonea. Nos habla de su abstinencia. Dice que podía haberse gastado para su placer los 15 chelines, y que, en vez de hacerlo, los ha consumido productivamente, convirtiéndolos en hilado.

Por grandes que sean los méritos de su privación, no hay nada con que premiársela, toda vez que el valor del producto que brota del proceso, equivale, como veíamos, a la suma de los valores de las mercancías que lo alimentan. Nuestro capitalista, tiene, pues, que contentarse con que la virtud encuentre en sí misma su recompensa. Pero, lejos de ello, insiste y apremia.

Lo que ha producido es para venderlo. Así, pues, o lo vende o en lo sucesivo se limita -cosa mucho más sencilla- a producir objetos para su uso personal.

El capitalista no cede. ¿A caso el obrero puede crear productos de trabajo, producir mercancías, con sus brazos inermes, en el vacío? ¿Quién sino él, el capitalista, le suministra la materia, con la cual y en la cual materializa el obrero su trabajo?

Servicio es la utilidad que presta un valor de uso, mercancía o trabajo. Aquí se trata del valor de cambio. El capitalista abona al obrero el valor de tres chelines. El obrero, al incorporar al algodón el valor de tres chelines, le devuelve un equivalente exacto: son dos valores iguales que se cambian.

Entre tanto, ya nuestro capitalista ha recobrado, con una sonrisa de satisfacción su fisonomía acostumbrada. Se ha estado burlando de nosotros, con toda esa letanía. A él, todas estas cosas le tienen sin cuidado. Para inventar todos esos subterfugios y argucias y otras parecidas, están ahí los profesores de economía política, que para eso cobran. El, el capitalista, es un hombre práctico, que, si no siempre piensa lo que dice fuera de su negocio, al frente de éste sabe muy bien siempre lo que hace.

Analicemos la cosa más despacio. El valor de un día de fuerza de trabajo ascendía a 3 chelines, porque en él se materializaba media jornada de trabajo; es decir, porque los medios de vida necesarios para producir la fuerza de trabajo durante un día costaban media jornada de trabajo. Pero el trabajo pretérito encerrado en la fuerza de trabajo y el trabajo vivo que ésta pueda desarrollar, su costo diario de conservación y su rendimiento diario, son dos magnitudes completamente distintas. La primera determina su valor de cambio, la segunda forma su valor de uso. El que para alimentar y mantener en pie la fuerza de trabajo durante 24 hrs. Haga falta media jornada de trabajo, no quiere decir, ni mucho menos, que el obrero no pueda trabajar durante una jornada entera. (Plusvalía-excedente de lo que produce el trabajador de lo que le pagan). El valor de la fuerza de trabajo y su valorización en el proceso de trabajo son, por tanto, dos factores completamente distintos. El trabajo, para poder crear valor, ha de invertirse siempre en forma útil. Pero el factor decisivo es el valor de uso específico de esta mercancía, que le permite ser fuente de valor, y de más valor que el que ella misma tiene.

En efecto, el vendedor de la fuerza de trabajo, al igual que el de cualquier otra mercancía, realiza su valor de cambio (salario mínimo) y enajena su valor de uso. (esto es plusvalía; valor de uso > valor de cambio). No puede obtener el primero sin desprenderse del segundo. El valor de uso de la fuerza de trabajo, osea, el trabajo mismo, deja de pertenecer a su vendedor.

El hecho de que la diaria conservación de la fuerza de trabajo, no suponga más costo que le de media jornada de trabajo, a pesar de poder funcionar, trabajar, durante un día entero; es decir, el hecho de que el valor creado por su uso durante un día sea el doble del valor diario que encierra, es una suerte bastante grande para el comprador, (capitalista) pero no supone, ni mucho menos, ningún atropello que se cometa contra el vendedor.

Al transformar el dinero en mercancías, que luego han de servir de materias para formar un nuevo producto o de factores de un proceso de trabajo; al incorporar a la materialidad muerta de estos factores la fuerza de trabajo viva, el capitalista transforma el valor, el trabajo pretérito, materializado, muerto, en capital, en valor que se valoriza a sí mismo, en una especie de monstruo animado que rompe a “trabajar” como si encerrarse un alma en su cuerpo.

Si comparamos el proceso de creación de valor y el proceso de valorización de un valor existente, vemos que el proceso de valorización no es más que el mismo proceso de creación de valor prolongado a partir de un determinado punto. Si este sólo llega hasta el punto en que el valor de la fuerza de trabajo pagada por el capital deja el puesto a un nuevo equivalente, estamos ante un proceso de simple creación de valor. Pero, si el proceso rebasa ese punto, se tratará de un proceso de valorización.