Platero y yo; Juan Ramón Jiménez

Literatura española contemporánea del siglo XX. Premio Nobel. Prosa poética. Recursos estilísticos

  • Enviado por: Mavy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

RECURSOS ESTILÍSTICOS

CAPÍTULO I: PLATERO

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

Aquí hay un retrato de Platero.

Es tierno y mimoso igual que un niño

Símil.

CAPÍTULO II: MARIPOSAS BLANCAS

La noche cae, brumosa ya y morada. Vagas claridades malvas y verdes perduran tras la torre de la iglesia.

Cromatismo.

... de una casucha miserable, perdida entre sacas de carbón.

Hipérbole.

CAPÍTULO III: JUEGOS DEL ANOCHECER

Reloj que levantará a la madrugada, escopeta que no matará el hambre, caballo que llevará a la miseria...

Enumeración.

... hilo de cristal acuoso en la sombra...

Metáfora pura que se refiere a la voz.

CAPÍTULO IV: EL ECLIPSE

... el campo enlutó su verde,...

Es un circunloquio, que hace referencia al anochecer.

¡Qué tristes y qué pequeñas las calles, las plazas, la torre, los caminos de los montes!

Aquí encontramos un apóstrofe y una enumeración asindética.

CAPÍTULO V: ESCALOFRÍO

La luna viene con nosotros...

Aquí hay una personificación.

... grande, redonda, pura.

Prosopografía con enumeración asindética.

CAPÍTULO VI: LA MIGA

Si tu vinieras, Platero, con los demás niños, a la miga, aprenderías el a, b, c, y escribirías palotes. Sabrías tanto como el burro de las figuras de cera -el amigo de la sirenita del Mar, que aparece coronado de flores de trapo, por el cristal que muestra e ella, rosa toda, carne y oro, en su verde elemento-; más que el médico y el cura de Palos, Platero.

Es una gran hipérbole ya que un burro nunca podrá aprender nada de eso.

... y tan calientes la orejas como se le ponen al hijo del apeador cuando va a llover...

Símil.

CAPÍTULO VII: EL LOCO

Cruzó las últimas calles, blancas de cal con sol,...

Metáfora de genitivo apuesto.

... fuera de los harapos verdes rojos y amarillos,...

Cromatismo.

CAPÍTULO VIII: JUDAS

...y los caballos, recelosos,...

Personificación.

CAPÍTULO IX: LAS BREVAS

..., dormitaba la noche;...

Personificación.

... y un diluvio blando y azul cruzó el aire puro,...

Es un circunloquio que se refiere a las brevas.

CAPÍTULO X: ¡ÁNGELUS!

Mira, Platero, qué de rosas caen por todas partes: rosas azules, rosas, blancas, sin color...

Enumeración asindética.

¿Sabes tú quizás, de dónde es esta blanda flora, que yo no sé de dónde es, que enternece, cada día, el paisaje y lo deja dulcemente rosado, blanco y celeste -más rosas, más rosas-, como un cuadro de Fra Angélico, el que pintaba la gloria de rodillas?

Es una interrogación retórica.

CAPÍTULO XI: EL MORIDERO

... y el infinito cielo azul constante de Moguer.

Epíteto.

CAPÍTULO XII: LA PÚA

... un redondo puñalillo de esmeralda.

Es una metáfora pura que hace referencia a la forma y color de la púa que se le ha clavado al burro.

... para que el agua corriente le lama,...

Personificación.

CAPÍTULO XIII: GOLONDRINAS

Está la infeliz como asustada.

Es una metáfora pura que se refiere a la golondrina.

CAPÍTULO XIV: LA CUADRA

... con su lengua rosa.

Epíteto.

... me había ya saludado con un levantado rebuzno,...

Personificación.

CAPÍTULO XV: EL POTRO CASTRADO

Era negro, con tornasoles granas, verdes y azules, todos de plata, como los escarabajos y los cuervos. En sus ojos nuevos rojeaba a veces un fuego vivo...

Hay una prosopografía con cromatismo.

... igual que un árbol desarraigado, cual un recuerdo, en la mañana violenta, entera y redonda de la primavera.

Es un retrato de la primavera.

CAPÍTULO XVI: LA CASA DE ENFRENTE

...con sus botas de cabritilla de oro...

Aquí encontramos una metáfora de genitivo apuesto.

Las tardes claras, las siestas de lluvia...

Metáfora de genitivo apuesto.

CAPÍTULO XVII: EL NIÑO TONTO

Niño alegre él y triste de ver...

Antinomia.

Todo para su madre, nada para los demás.

Aquí hay un oxímoron.

CAPÍTULO XVIII: LA FANTASMA

La tormenta palpitaba sobre el pueblo...

Aquí hay una personificación.

CAPÍTULO XIX: PAISAJE GRANA

Paisaje grana.

Metáfora aposicional.

CAPÍTULO XX: EL LORO

... sobre el poniente rosa...

Epíteto

En una lila, lila y verde, el loro, verde y rojo...

Cromatismo.

CAPÍTULO XXI: LA AZOTEA

... o donde el amor violento hace, redondo, ciego y cerrado, de las suyas...

Personificación.

CAPÍTULO XXII: EL RETORNO

... el vasto cielo fue cual un zafiro transparente, trocado en esmeralda.

Símil.

CAPÍTULO XXIII: LA VERJA CERRADA

Y se vía la carretera, con su puente y sus álamos de humo, y el horno de ladrillos, y las lomas de Palos, y los vapores de Huelva, y, al anochecer, las luces del muelle de Riotinto, y el eucalipto grande y solo de los Arroyos sobre el morado ocaso último.

Enumeración polisindética.

CAPÍTULO XXIV: DON JOSÉ EL CURA

El silencio de don José se oye en el silencio del campo.

Hay una antítesis y una hipérbole.

CAPÍTULO XXV: LA PRIMAVERA

¡Ay, que relumbres y olores!

¡Ay, cómo ríen los prados!

¡Ay, que alboradas se oyen!

Anáfora.

CAPÍTULO XXVI: EL ALJIBE

Dos fríos terribles e cruzaron en mi pecho cual dos espadas que se cruzaran como dos fémures bajo una calavera...

Símil.

CAPÍTULO XXVII: EL PERRO SARNOSO

Un velo parecía enlutecer el sol...

Personificación.

... los eucaliptos lloraban...

personificación.

...por el campo aún de oro...

metáfora de genitivo apuesto y símbolo de que aún no ha atardecido.

CAPÍTULO XXVIII: REMANSO

... la honda belleza verdeoro...

Es una sinestesia.

Este remanso, Platero, era mi corazón antes.

Metáfora impura y un vocativo (Platero)

CAPÍTULOXXIX: IDILIO DE ABRIL

... bajo la dulce carga llovida!

Metáfora pura que omite la palabra agua.

CAPÍTULO XXX: EL CANARIO VUELA

... en un oleaje de carnes de plata...

Es una metáfora de genitivo apuesto.

CAPÍTULO XXXI: EL DEMONIO

Es negro, grande, viejo, huesudo...

Es un retrato.

CAPÍTULO XXXII: LIBERTAD

... a sus hermanos del cielo.

Es una perífrasis; se refiere a los pájaros.

CAPÍTULO XXXIII: LOS HÚNGAROS

Un hombre como un roble...

Símil.

CAPÍTULO XXXIV: LA NOVIA

La bella novia del campo...

Perífrasis que se refiere a la burra.

CAPÍTULO XXXV: LA SANGUJUELA

Parece un costalillo de almagra o un pellejillo de vino tinto; y, contra el sol, es como el moco de un pavo irritado por una paño rojo.

Prosopografía.

CAPÍTULO XXXVI: LAS TRES VIEJAS

Renegridas, sudorosas, sucias...

Retrato.

CAPÍTULO XXXVII: LA CARRETILLA

Con su llorosa alegría...

Antítesis.

CAPÍTULO XXXVIII: EL PAN

... el alma de Moguer es el vino...

Metáfora impura.

CAPÍTULO XXXIX: HÁGALE

¡Qué reguapo estás hoy, Platero!

Hipérbole y vocativo.

CAPÍTULO XL: EL PINO DE LA CORONA

... gran cielo azul...

Epíteto.

CAPÍTULO XLI: DARBÓN

... rojo como una sandía.

Metáfora pura (se refiere al médico)

... boca roja!

Epíteto.

CAPÍTULO XLII: EL NIÑO Y EL AGUA

...el cielo azul prusia...

epíteto y metáfora aposiciona.

CAPÍTULO XLIII: AMISRAD

Sé que soy su felicidad.

Metáfora impura

CAPÍTULO XLIV: LA ARRULLADORA

... bonita y sucia...

Antítesis.

CAPÍTULO XLV: EL ÁRBOL DEL CORRAL

La rama graciosa...

Personificación.

CAPÍTULO XLVI: LA TÍSICA

La tísica.

Metonimia (en vez de mujer con tisis)

CAPÍTULO XLVII: EL ROCÍO

... se moría, en una vaga cinta rosa, el vacilante sol de la tarde.

Personificación.

CAPÍTULO XLVIII: RONSARD

... castas margaritas...

Personificación.

CAPÍTULO XLIX: EL TÍO DE LAS VISTAS

... una voz cascada...

Sinestesia.

CAPÍTULO L: LA FLOR DEL CAMINO

¡Qué pura, Platero y qué bella esta flor del camino!

Apóstrofe.

CAPÍTULO LI: LORD

Sus ojos brillantes eran dos breves inmensidades de sentimientos de nobleza.

Metáfora impura.

CAPÍTULO LII: EL POZO

... hay un palacio de esmeralda, y un lago...

Hipérbole.

CAPÍTULO LIII: ALBÉRCHIGOS

El niño, hombrecito, enanillo y recortado...

Metáfora aposicional

CAPÍTULO LIV: LA COZ

Estaban las marismas risueñas...

Personificación

CAPÍTULO LV: ASNOGRAFÍA

... de una blanda dureza...

Antítesis

CAPÍTULO LVI: CORPUS

... el ópalo terso de la hora serena de junio...

Metáfora de genitivo apuesto

CAPÍTULO LVII: PASEO

El cielo azul, azul, azul...

Epíteto, epifora, enumeración asindética

CAPÍTULO LVIII: LOS GALLOS

... cielo azul...

Epíteto

CAPÍTULO LIX: ANOCHECER

... frescas estrellas...

Sinestesia

CAPÍTULO LX: EL SELLO

¿quedó algo por sellar en mi casa?

Interrogación retórica.

CAPÍTULO LXI: LA PERRA PARIDA

... como un poniente anubarrado de mayo...

Símil

CAPÍTULO LXII: ELLA Y NOSOTROS

... ese burrillo de plata?

Metáfora de genitivo apuesto

CAPÍTULO LXIII: GORRIONES

... y sólo tienen que abrir sus alas para conseguir la felicidad...

Hipérbole

CAPÍTULO LXIV: FRASCO VÉLEZ

... será pasado por las armas...

Eufemismo, en vez de matado

CAPÍTULO LXV: EL VERANO

Platero va chorreando sangre...

Hipérbole

CAPÍTULO LXVI: FUEGO EN LOS MONTES

¡Tan, tan, tan, tan!

Onomatopeya y repetición.

CAPÍTULO LXVII: EL ARROYO

... álamos cantores...

Personificación

CAPÍTULO LXVIII: DOMINGO

... alegre revuelo florido...

Metáfora aposicional

CAPÍTULO LXIX: EL CANTO DEL GRILLO

Las frescas brisas moradas...

Sinestesia

CAPÍTULO LXX: LOS TOROS

A lo lejos sube sobre el pueblo, como una corona chocarrera, el redondo vocerío, las palmas...

Símil

CAPÍTULO LXXI: TORMENTA

El trueno, sordo, retumbante, interminable...

Hipérbole, enumeración asindética.

CAPÍTULO LXXII: VENDIMIA

... oro líquido...

Metáfora pura (por vino)

CAPÍTULO LXXIII: NOCTURNO

... limpio violeta, azulado, pajizo...

Cromatismo con gradación descendente.

CAPÍTULO LXXIV: SARITO

... tarde grana...

Epíteto

CAPÍTULO LXXV: ÚLTIMA SIESTA

¡Qué triste belleza, amarilla y descolorida, la del Sol de la tarde, cuando me despierto bajo la higuera!

Apóstrofe

CAPÍTULO LXXVI: LOS FUEGOS

... sauce de sangre...

Metáfora de genitivo apuesto

CAPÍTULO LXXVII: EL VERGEL

... le digo yo, mirando más allá de Platero, olvidado, naturalmente, de su forma animal.

Hipérbole

CAPÍTULO LXXVIII: LA LUNA

... agua con estrellas...

Símbolo, hace referencia a que es de noche

CAPÍTULO LXXIX: ALEGRÍA

¡Claras tardes del otoño moguereño!

Apóstrofe

CAPÍTULO LXXX: PASAN LOS PATOS

... noche serena...

Sinestesia.

CAPÍTULO LXXXI: LA NIÑA CHICA

En los largos días en que la niña navegó en su cuna alba, río abajo, hacia la muerte...

Eufemismo de la muerte

CAPÍTULO LXXXII: EL PASTOR

... hora morada...

Metáfora pura (anochecer)

CAPÍTULO LXXXIII: EL CANARIO SE MUERE

... como la voz de una flauta cascada.

Símil

CAPÍTULO LXXXIV: LA COLINA

¿No me has visto nunca, Platero, echado en la colina romántico y clásico a un tiempo?

Interrogación retórica

CAPÍTULO LXXXV: EL OTOÑO

¡ cómo sopla el norte!

Metonimia (por el viento del norte)

CAPÍTULO LXXXVI: EL PERRO ATADO

El sol se torna rosa, malva...

Cromatismo

CAPÍTULO LXXXVII: LA TORTUGA GRIEGA

... cielo azul...

Epíteto

CAPÍTULO LXXXVIII: TARDE DE OCTUBRE

... incendio del poniente...

Circunloquio (atardecer)

CAPÍTULO LXXXIX: ANTONIO

... iracundo, violento, desentonado...

Etopeya en gradación descendente.

CAPÍTULO XC: EL RACIMO OLVIDADO

... racimo...

Metonimia (por racimo de uvas)

CAPÍTULO XCI: ALMIRANTE

¡ Qué ilusión cuando entró en el corral por vez primera, Platero!

Apóstrofe

CAPÍTULO XCII: VIÑETA

... vehemencia amarilla del rápido poniente.

Circunloquio (atardecer)

CAPÍTULO XCIII: LA ESCAMA

Desde la calle de la Aceña, Platero, Moguer es otro pueblo.

Hipérbole

CAPÍTULO XCIV: PINITO

¡ Eese!... ¡eese!... ¡eese!...

Epífora

CAPÍTULO XCV: EL RÍO

... agua roja... fango violeta y amarillo...

Cromatismo

CAPÍTULO XCVI: LA GRANADA

... Aurora hecha breve rubí...

Metáfora pura (granada)

CAPÍTULO XCVII: EL CEMENTERIO VIEJO

... aquel nardo que no pudo con sus ojos negros...

Metáfora pura (la niña)

CAPÍTULO XCVIII: LIPIANI

Los niños, como corazonazos mal vestidos...

Símil

CAPÍTULO XCIX: EL CASTILLO

¡ Qué bello está el cielo esta tarde, Platero, con su metálica luz de otoño, como una ancha espada de oro limpio!

Apóstrofe

CAPÍTULO C: LA PLAZA VIEJA DE TOROS

¿Quién me sacó?...

Interrogación retórica

CAPÍTULO CI: EL ECO

Platero ha vuelto a rebuznar.

La roca ha vuelto a rebuznar.

Paralelismo

CAPÍTULO CII: SUSTO

Las niñas comían como mujeres...

Símil

CAPÍTULO CIII: LA FUENTE VIEJA

Blanca siempre sobre el pinar siempre verde; rosa o azul, siendo blanca, en la aurora; de oro o malva en la tarde, siendo blanca; verde o celeste, siendo blanca, en la noche...

Cromatismo

CAPÍTULO CIV: CAMINO

... morir bello...

Antítesis.

CAPÍTULO CV: PIÑONES

¡Qué gusto tan bueno dejan en la boca los piñones tostados, Platero!

Apóstrofe.

CAPÍTULO CVI: EL TORO HUÍDO

... blando rumor...

Sinestesia.

CAPÍTULO CVII: IDILIO DE NOVIEMBRE

... fría dulzura malva...

Sinestesia, antítesis.

CAPÍTULO CVIII: LA YEGUA BLANCA

... fue como una mariposa en el centro de un vendaval.

Símil.

CAPÍTULO CIX: CENCERRADA

... ha tenido tiempo de consumir el mosto de setenta vendimias.

Eufemismo (que tiene setenta años).

CAPÍTULO CX: LOS GITANOS

... poniendo negra la voz...

Sinestesia.

CAPÍTULO CXI: LA LLAMA

... como la sangre de una herida del cuerpo...

Símil.

CAPÍTULO CXII: CONVALECENCIA

El pueblo se siente envuelto...

Metonimia (por la gente del pueblo)

CAPÍTULO CXIII: EL BURRO VIEJO

... nubes blancas...

Epíteto.

CAPÍTULO CIX: EL ALBA

... él tiene una cuadra tibia y blanda como una cuna...

Símil.

CAPÍTULO CXV: FLORECILLAS

... verbenas, rosas, azules, moradas.

Cromatismo.

CAPÍTULO CXVI: NAVIDAD

¡Campo, tibia hora, de diciembre!

Apóstrofe.

CAPÍTULO CXVII: LA CALLE DE LA RIBERA

... edad primera.

Circunloquio (infancia)

CAPÍTULO CXVIII: EL INVIERNO

Dios está en su palacio de cristal.

Metáfora pura (lluvia).

CAPÍTULO CXIX: LECHE DE BURRA

... blanco tesoro...

Metáfora pura (leche)

CAPÍTULO CXX: NOCHE PURA

De tantas como son, marean.

Hipérbole.

CAPÍTULO CXXI: LA CORONA DE PERAJIL

¡Eso no vale! ¡eso no vale! ¡pues no! ¡pues no!

Epifora.

CAPÍTULO CXXII: LOS REYES MAGOS

... sueño colgado aún, en jirones...

Personificación.

CAPÍTULO CXXIII: MONS- URIUM

Moguer, monte de oro...

Metáfora aposicional.

CAPÍTULO CXXIV: EL VINO

Moguer es como una caña de cristal grueso y claro...

Símil.

CAPÍTULO CXXV: LA FÁBULA

... la moraleja, ese rabo seco, esa ceniza, esa pluma caída del final.

Metáfora aposicional.

CAPÍTULO CXXVI: CARNAVAL

... todo bordado, en rojo, verde, blanco y amarillo, de recargados arabescos.

Cromatismo.

CAPÍTULO CXXVII: LEÓN

... en un malva diluido en oro...

Cromatismo.

CAPÍTULO CXXVIII: EL MOLINO DE VIENTO

... sol mágico de mi infancia.

Metáfora de genitivo apuesto.

CAPÍTULO CXXIX: LA TORRE

¡Tu vida es tan sencilla como el camino corto del cementerio viejo!

Símil.

CAPÍTULO CXXX: LOS BURROS DEL ARENERO

... la vara de acebuche verde...

Epíteto.

CAPÍTULO CXXXI: MADRIGAL

... mar de luz...

Metáfora de genitivo apuesto.

CAPÍTULO CXXXII: LA MUERTE

La barriguita de algodón se le había hinchado como el mundo.

Hipérbole.

CAPÍTULO CXXXIII: NOSTALGIA

Platero, tú nos ves, ¿verdad?

Interrogación retórica.

CAPÍTULO CXXXIV: EL BORRIQUETE

... el Molino de viento, rojo, a la izquierda; enfrente, embozado en pinos, Montemayor, con su ermita blanca; tras de la iglesia, el recóndito huerto de la Piña; en el poniente, el mar, alto y brillante en las mareas del estío.

Topografía.

CAPÍTULO CXXXV: MELANCOLÍA

¡Platero amigo!

Apóstrofe.

CAPÍTULO CXXXVI: A PLATERO EN EL CIELO DE MOGUER

... al pino que arrulla tu muerte...

Personificación.

CAPÍTULO CXXXVII: PLATERO DE CARTÓN

¿Lo ves desde ahí?

Interrogación retórica.

CAPÍTULO CXXXVIII: A PLATERO, EN SU TIERRA

... tienes en tu mano, grana como el corazón de Dios perenne...

Símil.