Plantas

Botánica. Estructura Externa de la Hoja. La Flor. Tipos de Flor. El Fruto. Gimnospermas. El Pino

  • Enviado por: Marcelo Compagnoni
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Plantas

En la semilla, si realizamos un corte transversal se pueden identificar las distintas partes del embrión, las que detallaremos a continuación:

  • La radícula del embrión origina la raíz de la planta.

  • El hipocótile forma la parte del tallo comprendida entre el cuello de la raíz y la cicatriz dejada por los cotiledones al caer.

  • La plúmula origina el resto del tallo y las hojas.

Se desarrollará la planta en donde se distinguen dos partes fundamentales: el vástago consta de un eje que es el tallo; y además de hojas que salen de la parte lateral del eje. Este vástago, en muchas plantas se ramifica y forma nuevas ramas laterales.

Además del conjunto formado por el tallo, la raíz y las hojas, llamado cormo, se pueden identificar a otras partes:

La raíz desempeña una triple función: es el órgano de fijación de la planta al suelo; realiza la absorción del agua y de las sustancias minerales, transportándolas a las partes aéreas de la planta, y almacena las sustancias nutritivas que le llegan desde aquéllas. Se forma a partir de la radícula el embrión y origina la raíz primaria que se ramifica para constituir raíces secundarias. Cuando el crecimiento de la raíz principal es mucho más rápido que el del resto de las raíces, se habla de sistema de raíz central, en caso contrario, el sistema es de raíces difusas. A veces se pueden originar raíces en zonas distintas de la raíz principal, constituyéndose las denominadas raíces adventicias. Aunque en general las raíces proliferan en el interior de la tierra (hipógeas), algunas se desarrollan en el agua y otras lo hacen en el aire (epígeas)

  • El punto del tallo donde se inserta una hoja se denomina nudo.

  • La porción de tallo comprendida entre dos nudos recibe el nombre de entrenudo.

  • El ángulo que forma la hoja con el tallo se llama axila.

  • En la axila de cada hoja hay una yema o brote.

  • La yema ubicada en la axila de una hoja es una yema axilar.

  • En el extremo del tallo hay una yema a la que se denomina yema terminal

Se puede distinguir entre los tallos de las monocotiledóneas y las dicotiledóneas. Las primeras presentan únicamente tejidos primarios, mientras que en las dicotiledóneas puede haber un cierto crecimiento secundario.

Las monocotiledóneas no presentan nunca cambium vascular, de ahí que carezcan de crecimiento en grosor. Poseen todos los tejidos primarios originales a partir del meristemo primario, pero los haces vasculares nunca forman una capa continua sino que están distribuidos entre el parénquima y rodeados por células de refuerzo.

El tallo crece en longitud y se ramifica gracias a los meristemos de las yemas. La ramificación del cormo se produce por la aparición de yemas axilares o laterales en la axila de la hoja, en el ángulo formado entre el pecíolo de la hoja y el tallo. Tras una lesión pueden aparecer yemas en otras zonas distintas de la planta: son las yemas adventicias, que dan lugar a ramas adventicias.

Dependiendo de la posición de las yemas pueden ser alternas, cuando existen una en cada nudo del tallo; opuestas, si aparecen a los lados de un mismo nudo, o verticiladas, si hay más de dos yemas alrededor de un nudo. La yema terminal de una rama es la responsable del crecimiento en longitud de ésta.

Además de las yemas, en los tallos también aparecen las hojas, apéndices caulinares que nacen en los nudos y se desarrollan a partir de los primordios foliares de la yema. Su función principal consiste en transformar el CO2 tomado del aire en carbohidratos y los nitratos absorbidos del suelo, en amoníaco, utilizando para ello la energía solar, la cual es captada por la clorofila, abundante en el parénquima foliar.

La disposición de las hojas en el vástago es similar a las de las yemas: alterna, opuesta y verticilada.

Estructura externa de la hoja

Una hoja típica está compuesta por el peciolo o filamento que la une al tallo; la vaina, punto de unión con éste, y el limbo, en general aplanado y verde. Los tejidos vasculares del peciolo comunican la hoja con el tallo, de donde llegan los nutrientes. Tienen además la capacidad de orientar a la hoja en la dirección de la luz solar. El floema y el xilema se continúan en el limbo foliar constituyendo los nervios, dan consistencia y su conjunto forma la nervadura. La nervadura varía, entre dos tipos generales: nervadura paralela, nervios paralelos y parten longitudinales al peciolo; y nervadura reticular, en la que existen nervios principales, de los que salen, a modo de red, los nervios secundarios. Si existe un único nervio principal y todos los demás parten de él, se denomina pinnada. Si hay más de un nervio principal ramificado que sale del peciolo, se habla de nervadura palmeada.

Si el limbo aparece dividido en una serie de segmentos separados, los foliolos; o simples, si el limbo es único. El borde puede ser liso, dentado, con hendiduras más o menos acusadas (lobulado, festoneado, partido). Según la forma del limbo, se clasifican en lineales, circulares, lanceoladas, acorazonadas, ovaladas, sagitadas, palmeadas, etc.

La Flor

Es una estructura especializada que se desarrolla a partir de las yemas florales, en donde, los primordios foliares se transforman en piezas sexuales accesorias o auxiliares. Son hojas transformadas, antófilos,

Una flor consta de un eje, el pedículo floral, cuyo extremo se ensancha formando el tálamo, donde se insertan todas las piezas florales. Estas son de cuatro tipos:

  • Los sépalos, de color verde, cuyo conjunto forma el cáliz.

  • Los pétalos, que constituyen la corola, de llamativos colores, pueden poseer también nectarios o producir aceites esenciales olorosos. Cuando pétalos y sépalos son iguales se denominan tépalos. El conjunto de cáliz y corola recibe el nombre de perianto.

  • Los estambres dentro del perianto, cuyo conjunto forma el androceo u órgano sexual masculino, donde se forman los granos de polen que producirán los espermatozoides. Estos se encuentran dentro de la parte fértil del estambre, la antera, formada por dos cavidades, las tecas, y unida al tálamo por medio del filamento.

  • El gineceo o pistilo, órgano sexual femenino, situado en el centro de la flor y compuesto por un conjunto de carpelos, los que no son más que hojas transformadas dobladas por su centro y que dejan en su interior una cavidad cerrada en la que se aprecia el ovario, que alberga al óvulo y donde se formarán las semillas tras la fecundación de este último. El estilo es la prolongación del ovario y el estigma por donde penetran los granos de polen durante la polinización.

  • Si el gineceo consta de un solo carpelo se llama simple y si lo integran varios, compuestos.

    Tipos de flor

    Según el número de estambres de una flor, ésta puede ser monandra, si tiene uno solo; diandra, si posee dos, y poliandra si tiene varios.

    En cuanto al gineceo, si el ovario es súpero, es decir, si los cárpelos se elevan sobre el eje floral, la flor es hipógina. Cuando el ovario es ínfero, debajo de los demás órganos florales, la flor se denomina epígina. Por último, si el ovario se encuentra en una posición intermedia (ovario medio), la flor se llama perígina. No todas las flores tienen los cuatros elementos mencionados; reciben la denominación de flores incompletas las que carecen de alguno de ellos. Si tienen un solo órgano sexual, se habla de flores imperfectas o diclinas. Estas pueden ser estaminadas, si sólo poseen estambres; pistiladas, si presentan solamente pistilos, y hermafroditas o monoclinas si poseen ambas. Si las flores diclinas, de distinto sexo, están en la misma planta, monoicas; si se hallan en dos individuos distintos, reciben el nombre de dioicas.

    El fruto

    Es el óvulo fecundado y maduro. Procede del desarrollo de las paredes carpelares del ovario, que se transforman en el epicarpo, externo; endocarpo, interno, y el mesocarpo, en una situación intermedia.

    Gimnospermas: el pino

    La raíz: Es axonomorfa y tan ramificada que forma una trama o red que sujeta sólidamente el árbol al suelo. Los extremos de las raíces están rodeados por una densa red de filamentos de hongos que se unen a la planta, y se denomina micorriza.

    El tallo: Es un tronco con corteza gruesa y rojiza en el árbol joven; la corteza gris y es agrietada en los arboles de mayor edad. Este crece continuamente; como no se divide, constituye un eje o columna central. Las ramas se desprenden del tronco casi horizontalmente, formando verticilo de ramas. Los verticilos más antiguos tienen ramas más largas.

    Las hojas: En las ramas del pino nacen pequeñas ramitas cortas de dos o tres milímetros de longitud y de éstas dos hojas verdes, delgadas como agujas.

    Los pinos son plantas que producen unas estructuras de forma cónica denominadas conos; por eso se dicen que son coníferas. Los conos se conocen también como estróbilos o piñas.

    Las flores:

    Femeninas: El cono o piña es un conjunto de flores o inflorescencia femenina porque allí se forman los óvulos. Consta de:

    • Un eje leñoso, sólido.

    • Un conjunto de brácteas protectoras dispuestas en forma espiralada.

    • Una escama seminífera o carpelo entre la bráctea y los dos óvulos.

    • Los óvulos insertos en la escama seminífera.

    Masculinas: Las flores masculinas se agrupan en inflorescencias que suelen tener también la forma de pequeños conos. Cada inflorescencia consta de:

    • Un eje leñoso

    • Un conjunto de brácteas protectoras dispuestas en espiral

    • Una hoja estaminal o estambre

    • Dos sacos polínicos alargados ubicados en la cara inferior de la hoja estaminal y que producen el polen

    El grano de polen tiene dos sacos con aireo aéreos. El vehículo que conduce al polen es el viento; por eso se dice que la polinización es anemófila.

    Las flores del pino, aunque reunidas en inflorescencia, son unisexuales. Por lo tanto, la polinización es cruzada. Las inflorescencias masculinas se desarrollan en el extremo de las ramas y las femeninas en la misma rama.

    LA FECUNDACIÖN

    Cuando el grano de polen se desprende, los conos o piñas tienen las escamas separadas del eje. El polen cae sobre los óvulos que tienen una gotita viscosa para retenerlo.

    Las escamas se aproximan lentamente al eje y el cono se cierra. A partir de ese momento el cono crece y comienza a volverse leñoso. Las brácteas adquieren gran espesor. Luego de un año, comienza la germinación del grano de polen.

    La semilla del pino recibe el nombre de piñón. El piñón queda rodeado de una expansión membranosa.

    Cuando las brácteas del cono femenino se abren, el viento disemina las semillas aladas.

    El fruto

    El fruto suele formarse una vez que se fecundó el óvulo, pero en ciertas plantas el fruto madura sin fecundarse el óvulo, como los cítricos sin pepitas, la uva, el banano y el pepino. La maduración del óvulo provoca el marchitamiento de los estigmas y las anteras y el agrandamiento del propio ovario, o los ovarios. Los óvulos del interior de los ovarios fecundados se desarrollan y forman semillas.

    Las paredes del ovario se desarrollan y forman el pericarpio, constituido por tres capas. La más externa, exocarpio. El grosor de la capa media o mesocarpio y de la interna o endocarpio es muy variable. El los frutos carnosos, la pulpa corresponde al mesocarpio (melocotón y uva).

    En la mayoría, el fruto se limita al ovario maduro, como la vaina del guisante; la manzana incluye al ovario y receptáculo; la fresa es una infrutescencia formada por diminutos frutos individuales dispuestos sobre un receptáculo carnoso.

    Un fruto simple es un ovario simple desarrollado a partir del pistilo de una sola flor, simple o compuesta. Un fruto múltiple está formado por numerosos ovarios unidos a un solo receptáculo; los frutos complejos resultan de la coalescencia de los ovarios de una inflorescencia completa.

    En los frutos simple, cuando el pericarpio carece de humedad y está formado por células muertas, son frutos secos. Si alguna o todas las capas perícarpicas presentan células vivas, se denominan carnosos. Los frutos que se abren en el momento de la maduración se llaman dehiscentes y los que no manifiestan esta propiedad, indehiscentes.

    Legumbre es un fruto seco dehiscente característico de las leguminosas. La vaina es el pericarpio, y el contenido(judías, guisantes) son las semillas.

    La cápsula está formada por varios carpelos soldados; si se abre por el centro de cada uno de ellos, liliaceas, dehiscencia loculicida, si se abre a lo largo de las líneas de soldadura de los carpelos, azalea, dehiscencia septicida. La cápsula de la amapola presentan dehiscencia poricida; las del llantén se abren a lo largo de una línea circular, esta clase se lama circuncisa. La silicua, Crucíferas, es un fruto seco de dos cámaras que se abre a lo largo de tantas suturas y deja las semillas expuestas.

    Los frutos indehiscentes se desarrollan a partir de ovarios con una sola semilla. La cariopsis, característica de la familia de la gramíneas, es una semilla envuelta en un delgado pericarpio membranoso inseparable de esta. El aquenio se considera una semilla desnuda. La sámara, fruto característico de olmos, arces y fresnos, tiene una excrecencia en forma de ala que brota de la pared del ovario y favorece la dispersión por el viento. La nuez es el fruto representativo de robles, castaños y avellanos; se trata de un fruto monocárpico con un pericarpio muy duro.

    • Todos los frutos carnosos son indehiscentes, y las partes pulposas quedan unidas a las semillas durante la dispersión. La baya, tipificada por el tomate, el arándamo y la grosella, forma semillas que se dispersan junto con el mesocarpio carnoso y el endocarpio. El exocarpio es una piel delgada. El hesperidio y pepónide son dos tipos especiales de bayas, todos los cítricos son hesperidios, incluidas las naranjas, los limones y pomelos, se caracterizan por la presencia de una cáscara coriácea, resultado de la maduración de exocarpio y mesocarpio, que envuelve los segmentos jugosos del endocarpio. El pepónide es el fruto característico que comprende a los pepinos, calabazas, melones y sandías. La cáscara externa se forma a partir del receptáculo que envuelve el mesocarpio. El pomo o poma, el pericarpio comprende el corazón y la parte interna carnosa; son ejemplos la manzana, la pera y el membrillo; el resto de la porción carnosa es un tejido derivado de la fusión de otras piezas florales y el ovario. La drupa es el fruto con hueso propio de plantas como el ciruelo, el cerezo, el olivo, el melocotonero o duraznero o el almendro. La semilla, está encerrada por un endocarpio leñoso duro; la porción carnosa es el mesocarpio.