Pintura barroca

Historia del Arte. Arte europeo siglo XVII. Movimiento barroco. Pintores barrocos. Escuelas. Rubens

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

LA PINTURA BARROCA

INTRODUCCIÓN

La palabra Barroco deriva, según suele decirse, del portugués barocco, que significa irregular o tosco y que comúnmente se usaba para designar a las perlas deformes.

Aplicada al arte participó al desprecio que sentían los neoclásicos de finales del S.XVIII y comienzos del XIX por lo que para ellos había de exagerado y perverso en el arte del periodo anterior.

El Barroco se empezó a crear en Roma, a finales del S.XVI. En la última década del siglo la presencia de un grupo extraordinario de pintores del norte de Italia en Roma, abrió el inicio de una nueva era y su expresión en un estilo diferente.

Este trabajo va a mostrar el porqué de algunas obras y de algunos autores viéndolo desde el punto de vista de las condiciones de la época que tanto influyeron en dichas obras.

LA PINTURA BARROCA Y SUS ESCUELAS

La pintura Barroca tuvo su origen en Italia pero fue, sin duda, la manifestación artística de la época que más rápidamente se alejó de los modelos italianos para generar en su país corrientes propias, marcadas por la personalidad de algunos artistas.

Hay unas características comunes a toda la pintura Barroca:

  • Existe un predominio de del color sobre el dibujo, con lo que las obras adquieren un tono de unidad continua.

  • Se juega con los contrastes de luz, buscando un efecto que alcanza su máxima expresión en el Tenebrismo.

  • La perspectiva continúa apoyándose en el color y en el claroscuro que sustituye a la perspectiva lineal, buscando representar la profundidad en el espacio.

  • Las composiciones asimétricas rompen con las composiciones geométricas del Renacimiento.

  • El movimiento domina todas las obras, incluidos los paisajes, en los que los cielos cargados de nubes turbulentas sustituyen a las figuras en la transmisión de la sensación de dinamismo.

Todas estas características sirvieron para generar una pintura realista que, con frecuencia, derivó hacia el naturalismo en la representación de tipos y de ambientes callejeros que no ocultaron algunas de las miserias de la época.

La repercusión de esta corriente clasicista se dejó sentir con particular intensidad en Francia, donde las cortes absolutistas aceptaron mejor el color y la fantasía que el tenebrismo.

PRINCIPALES PINTORES ITALIANOS

Los pioneros de la pintura monumental Barroca en Roma fueron los hermanos Agostino y Annibale Carraci y su primo Ludovico, todos ellos de Bolonia, (ciudad con una larga tradición artística).

Annibale Carraci (1560-1609) fue históricamente el artista más importante de los Carraci; junto con su hermano y su primo formaron un nuevo tipo de Renacimiento, que no era ni una vuelta a la antigüedad clásica, ni un descubrimiento del mundo y del hombre (metas ya conseguidas por el Renacimiento), sino una vuelta al propio Renacimiento tras un largo intervalo manierista.

La primera gran empresa pictórica del Barroco en Roma fue la galería del Palazzo Farnese, pintada casi en su totalidad por Annibale Carraci del 1597 al 1600 la bóveda y del 1603 al 1604 las paredes laterales.

Además de los principios de la pintura de techos, Annibale estableció un nuevo tipo de paisaje con figuras.

En primer lugar el punto de vista elevado es abandonado, de forma que las figuras están al mismo nivel que el observador; y en segundo lugar el paisaje ya no es fantástico, sino que esta basado en un hecho real.

El auténtico gigante de la pintura del S.XVII fue Michelangelo Merisi (1573-1610) llamado Caravaggio por su ciudad natal.

Caravaggio fue el primer artista que se ocupo de conmocionar a la gente convencional, principalmente representando escenas religiosas en términos de vida cotidiana, sin importarle el grado de vulgaridad.

Su estilo revolucionó el arte europeo, no tanto por su naturaleza visual, sino por su realismo psicológico que explora los abismos del sentimiento humano de forma comparable, en algunos aspectos, a como lo hace su contemporáneo William Shakespeare y su extraordinario sentido de la realidad proyectado en el espacio.

Caravaggio se caracteriza por un estilo pictórico fuerte, sus intensos contrastes de luces y sombras y sobre todo por su forma de utilizar tales recursos para iluminar los últimos rincones del alma.

El ultimo pintor boloñés importante del primer Barroco fue Giovanni Francesco Barbieri (1591-1666) llamado Guercino a causa de su bizquera.

La opulencia y gracia de su estilo, el rico y suave colorido y los fuertes contrastes de luz y oscuridad lo sitúan en una corriente mucho más naturalista que la de los Carraci.

TECHOS EN LA ROMA BARROCA

Siguiendo la estela de Annibale Carraci y Guercino, muchos grandes interiores de palacios e iglesias romanos barrocos fueron enriquecidos con pinturas ilusionistas en el techo.

Se hacía un cuidadoso estudio de la perspectiva, la superposición y los contrastes de luz, oscuridad y color, consiguiendo así unos efectos tan perfectos como para confundir tanto a la razón como a la experiencia, dándole a la más irreal de las situaciones, (seres humanos volando por el aire, con o sin soporte de nube ocasional) un aspecto de realidad creíble.

LA ESCUELA FLAMENCA

La escuela flamenca desarrolló una pintura religiosa y mitológica, con frecuencia de gran tamaño, cuyo destino eran los altares de las iglesias o las mansiones de la nobleza y, junto a ella, un tipo de retrato grandilocuente que pretende ennoblecer al modelo.

Entre los pintores flamencos destacó la figura de Peter Paulus Rubens (1577-1640), admirador de Miguel Ángel, Caravaggio y Tiziano. Pintó ayudado por los miembros de su taller, lo que explica su gran producción.

Rubens ofrece una pintura colorista y dinámica en la que dominan los tonos cálidos y el gusto por los desnudos, cargados de una sensualidad carnosa llegando a ser gruesa en las figuras femeninas.

Trabajó casi todos los géneros, destacando sobre todo sus cuadros de temática mitológica (Las tres Gracias, El juicio de Paris...) y por los religiosos (El descendimiento, La Adoración de los Reyes...) aunque también fue un gran retratista.

El otro gran pintor flamenco fue Van Dyck (1599-1641), tuvo una gran fama como retratista. Sus obras se caracterizan por la delicadeza y refinamiento con la que trata a los modelos, a los que logra dar un aire de distinción y elegancia.

LA ESCUELA HOLANDESA

La escuela holandesa, al contrario que la flamenca, cuya clientela mayoritaria fue la creciente burguesía de negocios del país, realizó obras de pequeño tamaño con escenas domesticas, cuadros de interiores, paisajes y bodegones tratados con un profundo realismo; la pintura religiosa se limita a temas bíblicos y desaparece casi por completo la temática mitológica.

La escuela holandesa tiene su máxima figura en Rembrandt Van Rijn (1606-1669) cuya obra esta marcada por su uso de la luz. Rembrandt fue mas allá del tenebrismo, al introducir en sus cuadros unas zonas de penumbra y al jugar con una iluminación mediante la cual consigue un sorprendente tono de tensión, dramatismo o misterio según sea la temática del cuadro.

LA PINTURA BARROCA EN ESPAÑA

Sin duda fue en la pintura donde el arte barroco español alcanzó sus máximos logros y la que dio lugar a una de las más geniales figuras de la historia del arte de todos los tiempos: Velázquez.

La pintura encontró en España unas condiciones propias que lo diferencian de otros países europeos, la fuerza del catolicismo actuó limitando la temática a un predominio de lo religioso.

La falta de una burguesía desarrollada hizo que la clientela de la producción pictórica fuera el clero y la corte, lo que supuso que no aparecieran temas como el paisaje, la vida cotidiana e incluso que el bodegón fuera mucho menos frecuente que en países como Holanda.

Aunque la pintura española del S. XVII tuvo como constante el realismo, (a veces con tendencia naturalista) a lo largo del siglo se pueden establecer dos periodos en función de la presencia tenebrista. El Tenebrismo, iniciado por Caravaggio, tuvo mucha repercusión entre los pintores españoles por lo bien que se ajustaba al espíritu religioso de la sociedad española.

Por ello, durante la primera mitad del siglo, todos los pintores pasaron por una etapa tenebrista, e incluso algunos no salieron de ella, hasta que poco a poco se fue imponiendo, a través de la influencia de Rubens y de la pintura flamenca, un nuevo estilo de pintar mas colorista, alegre y dinámico.

La pintura barroca española nace de dos focos principales: Sevilla y Madrid, sin embargo, los dos representantes de interés, Rivalta y Ribera fueron levantinos.

Francisco Rivalta (1598-1644), no practicó el tenebrismo hasta muy tarde, marcó la evolución hacia el realismo naturalista tan característico del Barroco español.

José Ribera (1591-1652), conocido como “El Españoleto”, desde muy joven desarrolló una obra naturalista-tenebrista en la que se destaca el uso de la luz sobre los cuerpos atormentados de los mártires.

Los dos pintores de Sevilla que más tempranamente destacaron fueron Zurbarán y Velázquez.

Francisco de Zurbarán (1598-1644), fue un pintor de composiciones sencillas, casi simples, en las que hay una completa falta de artificio, pero con las que supo transmitir la vida sencilla de los monasterios y de los frailes, que tan a menudo retrató; utilizó la luz para centrar la atención del espectador, y su tenebrismo más extremo aparece en sus sencillos y bellos bodegones.

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660) fue el más grande pintor del llamado Siglo de Oro de la pintura española y uno de los maestros de la pintura universal.

La producción artística de Velázquez fue limitada y la calidad de sus obras fue mejorando lentamente, pues a pesar de que técnicamente logró niveles de perfección desde muy joven, su capacidad de composición y su genio para pintar, en lo que se denominó la perspectiva aérea fueron llegando poco a poco.

Fue un pintor que trabajó sus cuadros sin bocetos previos en el lienzo, lo que da una idea de su dominio del dibujo y del espacio.

Su obra abarcó temáticas muy diversas, pero predominó el retrato, ya que, como pintor de cámara, los retratos de la familia real fueron una de sus principales obligaciones.

Además del retrato, realizó algunos cuadros mitológicos que con un tratamiento realista alcanzaron gran belleza. Su realismo naturalista propiamente barroco quedó claramente plasmado en sus retratos de bufones.

Los paisajes fueron escasos, aunque muchos retratos reales tienen como fondo el paisaje de las sierras madrileñas.

El tema religioso fue escasamente trabajado por Velázquez, así como el histórico, con el que solo realizó un cuadro: La rendición de Breda.

El foco de los pintores madrileños puede dividirse en dos grupos, según si el tema sea religioso o cortesano.

Estos artistas, sufrieron casi todos la influencia de Velázquez y Rubens, presente por aquellos años en la corte española. Por ello, las formas tenebristas fueron dando paso al colorismo del Barroco más avanzado.

Entre estos pintores madrileños pueden destacarse: Antonio de Pereda, por su gran dominio técnico; Juan Carreño, como retratista de Carlos II y, mas tarde, Claudio Coello, autor de grandes obras que recogen la doble influencia de Velázquez y Rubens.

El Descendimiento de la Cruz. Rubens

Utilizó una composición totalmente diagonal y un fuerte contraste de color entre el cuerpo de Cristo y la túnica del personaje que lo sujeta. Tienen la misión de cargar de dramatismo la escena.

La luz se distribuye diagonalmente desde el brazo de Cristo y la sábana hasta el rostro y la mano del personaje femenino que desde abajo contempla la acción.

Hace que todo parezca una escena natural pero si se analiza la escena se comprenderá que es un puro artificio Barroco pensado como escenografía.

BIBLIOGRAFÍA

Autor: Hartt, Frederick

Titulo: Historia de la pintura, escultura y arquitectura

Editorial Akal, Madrid 1989

Autor: Pérez-Rioja, Jose Antonio

Título: Síntesis del arte universal

Editorial Tecnos, Madrid 1970

Título: Diccionario Enciclopédico Santillana

Editorial Santillana, Madrid 1992

Título: Gran Enciclopedia Larousse

Editorial Planeta, Barcelona 1967

Autores: Díaz Rubiano, Manuel y otros

Título: Ciencias sociales. Historia. Secundaria 2º ciclo

Editorial Oxford Educación, Madrid 1998

Título: Guía escolar VOX, Historia de la Cultura y de las Ciencias

Editorial Biblograf, Barcelona 1994

ESCUELA FLAMENCA

-Condicionada por el catolicismo y la nobleza.

-Pintura religiosa mitológica de gran tamaño

-Su gran figura: Rubens, maestro del color y del dinamismo que tuvo una gran influencia internacional.

-Otro pintor: Van Dyck

ESCUELA HOLANDESA

-Condicionada por el protestantismo y la burguesía.

-Pocos cuadros religiosos.

-Paisajes, costumbres, bodegones...

-Su mejor pintor: Rembrandt, cuya obra tenebrista y de penumbras suscita misterio.

-Otro pintor: Franz Hals, creador del retrato corporativo.

PINTURA BARROCA

-Su origen: el tenebrismo de Caravaggio y cierto clasicismo italiano.

-Fundamentalmente realista con tendencia al naturalismo.

-Las grandes creaciones se producen en los Países Bajos y en España.

ESPAÑA

-Pintura fundamentalmente religioso con gran influencia del tenebrismo y fuerte tendencia realista-naturalista.

-Dos escuelas: Sevilla y Madrid

-Pintores: Rivalta, Zurbarán (pintor de monjes), Murillo (pintor de vírgenes y niños), Valdés Leal (pintor tétrico de la muerte) y Velázquez, genial maestro de la pintura, domina el retrato y la capacidad de representar el aire en la denominada perspectiva aérea.