Piano

Instrumento musical de tecla. Evolución. Estructura. Mecanismo de pulsación. Construcción. Tipología. Música. Historia

  • Enviado por: C Joshua Caamaño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad

EL PIANO

Piano: instrumento músico compuesto de una serie de cuerdas metálicas de diferente longitud y diámetro, ordenadas de mayor a menor en lo interior de una caja sonora; percutidas por *macillos impulsados por un teclado producen sonidos claros y vibrantes. Según su forma y dimensión los hay verticales, de cola y media cola, de mesa, etc. El piano apareció a principios del siglo XVIII, volviendo a poner en función los *macillos o martillos de los antiguos *clavicordios que el *clavicémbalo, pulsado por púas, había desterrado. La innovación del nuevo instrumento consistía en la posibilidad de matizar la intensidad de las notas y dar los pianos y los fortes y por eso fueron llamados pianofortes.

Piano: instrumento de cuerda con un teclado derivado del clavicémbalo y martillos y cuerdas derivados del dulcémele. Difiere de sus predecesores sobre todo en la utilización del sistema del martillo impulsado hacia las cuerdas por la tecla, que permite al intérprete modificar el volumen mediante la pulsación fuerte o débil de los dedos. Por esta razón el primer modelo (1709) se denominó gravicembalo col piano e forte (`clavicémbalo con suave y fuerte'). Fue construido por Bartolomeo Cristofori

(1655-1731), fabricante de *clavicémbalos florentino, al que se considera inventor del instrumento en 1698. Dos de sus pianos han llegado hasta nuestros días. La caja de uno, fechada en 1720, está en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York; la otra, de 1726, está en el Museo de la Universidad Karl Marl de Leipzig.

Piano: instrumento de teclado de cuerda de gran tamaño.

Piano: está compuesto por un teclado. Cuando golpeamos una tecla esta dirige un martillo que cae sobre la cuerda y la hace vibrar.

En el piano se pueden dar varias notas a la vez.

PRIMITIVA EVOLUCIÓN DEL PIANO

A partir de 1725, año en que el organero alemán Gottfried Silbermann de Friburgo adopta el sistema de Cristofori y construye dos pianofortes que somete a la consideración de Johann Sebastian Bach, los mayores avances se producen en Alemania. Quizá la contribución más importante la hizo Johann Andreas Stein de Augsburgo, al que se consideraba inventor de un sistema de escape mejorado que sirvió para fundar la escuela vienesa de piano elogiada por Wolfgand Amadeus Mozart, que contó con el favor de la mayoría de los compositores alemanes de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Varios constructores de la Alemania central emigraron a Londres hacia 1760 y fundaron la escuela que, con John Broadwood y otros, empezó a trabajar para la producción da pianos más sólidos, cuya fama ha llegado hasta nuestros días. El francés Sébastien Érard fundó la escuela francesa en la década de 1790. En 1823 desarrollo el sistema de doble acción que todavía hoy es de uso

general. En esta época, artesanos de muchos países europeos trabajaban para perfeccionar el instumento. Se produjeron numerosas mejoras en el diseño y la construcción. Alemania y Estados Unidos han destacado en la fabricación de pianos, en especial la casa alemana fundada por Karl Bechstein y las estadounidenses Steinway de Nueva York y Chickering de Boston. Los pianos de la fábrica austriaca Bösendorfer son también muy apreciados.

La extensión del piano primitivo era, como la del *clavicémbalo, de cuatro o cinco octavas. De forma gradual se fue aumentando a más de siete. Para ello se realizaron cambios estructurales como el incremento de la tensión de las cuerdas para producir ciertas notas. Un modelo Bösendorfer tiene un bajo extendido, con lo que se llega a las ocho octavas.

ESTRUCCTURA MODERNA

El piano moderno tiene seis partes fundamentales (en la explicación siguiente los números entre paréntesis hacen referencia al diagrama de la estructura del instrumento): (1) El bastidor suele ser de hierro. En el extremo posterior se sitúa el cordal donde se sujetan las cuerdas. En el frente está el clavijero, en el que se distribuyen las clavijas de afinación. Alrededor de éstas se enrolla el otro extremo de la cuerda. La tensión se regula girando cada clavija. (2) La tabla armónica, pieza delgada de madera de picea con un veteado muy regular, situada debajo de las cuerdas, refuerza el sonido mediante la vibración por simpatía. (3) Las cuerdas, fabricadas de hilo de acero, en las que aumenta el grosor y la longitud desde el agudo al grave. Las notas agudas disponen de dos o tres cuerdas afinadas al unísono. Las graves tienen una sola cuerda fortalecida al entorcharse en espiral un alambre fino. (4) La pulsación es el verdadero mecanismo requerido para impulsar los martillos contra las cuerdas. La parta más visible del mecanismo es el teclado, hilera de teclas que se accionan con los dedos. Las teclas de las notas naturales se hacen de marfil o plástico, las de las notas alteradas de ébano o plástico. (5) Los pedales son palancas que se pisan. El pedal fuerte (derecho) levanta los apagadores para que las cuerdas continúen vibrando cuando las teclas se han dejado de pulsar. El pedal sordina (izquierdo) acerca los martillos a las cuerdas para que las golpeen con más suavidad, o los mueve hacia un lado para reducir el contacto. Algunos pianos tienen un pedal tonal en el centro que sostiene las notas producidas por las teclas pulsadas cuando el pedal está pisado. La utilización de los pedales produce variaciones en la calidad del sonido. En muchos pianos verticales al pisar el pedal de sordina se interpone una tira de fieltro entre los martillos y las cuerdas con que se produce un sonido tenue. (6) Según la forma del mueble los pianos se clasifican en de cola, rectangular y vertical. El cuadro o de mesa no es muy común. Para el uso doméstico se suele utilizar el vertical, mejor para estancias pequeñas. Los pianos de cola se construyen en varios tamaños, desde el gran cola de 2,69 m de largo, hasta el colín, de menos de 1,8 metros.

Entre los pianos verticales se incluye el piano doméstico del siglo XIX, del que el gran piano vertical es un tipo mayor. Los modernos pianos de espineta y consola son verticales pequeños emparentados con el cuadrado. En los pianos verticales las cuerdas se sitúan vertical o diagonalmente desde el extremo inferior del instrumento. En los verticales las cuerdas y los colines las cuerdas graves se sitúan en diagonal respecto de las agudas, más pequeñas. Con ello se ahorra espacio y se distribuye la tensión al mismo tiempo. La tensión conjunta de las cuerdas de un piano gran cola de concierto es de unas 30t, en el vertical de unas 14 toneladas.

MECANISMO DE PULSACIÓN

Cuando la tecla del piano se pulsa, las palancas que hay en el otro extremo suben y elevan otra palanca que lanza un martillo contra las cuerdas de una determinada nota. Al mismo tiempo un apagador se separa de esas cuerdas para que puedan vibrar. (Lo siguiente es una explicación detallada de cómo funciona el mecanismo. Los números entre paréntesis hacen referencia al diagrama en el que se muestra el mecanismo de un piano de cola.)

La tecla (1) es una palanca que pivota (2) sobre una articulación elevadora. Cuando el pianista pulsa la tecla, la parte trasera asciende y la fuerza de la palanca (3) de la tecla presiona hacia arriba el batidor (4), que actúa como bisagra. El lado libre del batidor sube llevándose una pieza en forma de L llamada sostén del amortiguador o palanca de escape (5) y el brazo o palanca de repetición (9).

La articulación elevadora empuja el rodillo (6), un rollo de fieltro sujeto al brazo del martillo (7), y éste sube. El movimiento hacia arriba de la articulación se detiene cuando su extremo saliente golpea el botón regulador (8). El martillo sube rápidamente desde la articulación y golpea las cuerdas correspondientes. El brazo de repetición (9) también asciende, pero sólo hasta el extremo donde la articulación lo atraviesa y toca el tornillo descendente situado en la cabeza del martillo (10); esta palanca permanece arriba hasta que la tecla se suelta.

El martillo cae hacia atrás, pero solo en parte. Se detiene por la junta articulada golpeando el brazo de repetición que estaba arriba (9). La articulación elevadora (5) puede entonces volver bajo el mango del martillo, elevado a su posición original. Al mismo tiempo el balancín o soporte posterior (11) hace que el martillo rebote contra las cuerdas.

Si la tecla se suelta, el martillo se mueve y la palanca de repetición queda elevada. Si el intérprete presiona de nuevo la tecla que ha pulsado antes de la articulación elevadora (5) puede una vez más empujar el rodillo y al mango del martillo hacia arriba. Este sistema permite una rápida repetición de las notas antes de que la tecla y el martillo tengan tiempo de volver a sus posiciones originales. Fue una mejora importante en los mecanismos más simples y primitivos del piano y muy explotada por virtuosos como Johann Nepomuk Hummel y Franz Liszt.

Mientras tanto, la parte trasera de la tecla también ha empujado hacia arriba al asta del apagador (12) que levanta a éste de las cuerdas de la tecla. Cuando ésta permanece en parte suelta, el apagador retrocede, se posa en las cuerdas y silencia su sonido.

Cuando la tecla se suelta del todo todas las partes del mecanismo vuelven a sus posiciones originales por la fuerza de la gravedad. A diferencia de los pianos de cola, los modelos verticales no pueden depender de la gravedad para hacer que todo vuelva a su lugar. En un piano de cola el mecanismo se asienta horizontalmente sobre la tecla, en uno vertical se adapta para que se asiente más o menos en vertical. Ya que no puede depender por completo de la gravedad, incluye varios muelles y pequeñas tiras de tela para devolver el mecanismo a su lugar.

LA CONSTRUCCIÓN

1.-NECESIDAD DE ALGO NUEVO

A principios del siglo XVIII el instrumento más en boga es sin duda el clavecín, pero a mediados de siglo, en Alemania y sobre todo en Escandinavia, se empieza a preferir el clavicordio: al máximo de su potencia, no sobrepasa el pianissimo del clavecín, pero, sin embargo, el clavicordio seduce por su capacidad de seguir las líneas de expresión, de hacer sonoridades plenas o desligadas allí donde el clavecín mantendría el mismo carácter.

Así pues, el clavicordio que hasta este momento el compositor utilizaba de alguna manera como escritorio (se ponía en cima de una mesa), se hará más grande, se colocará encima de unas patas, se la añadirán cuerdas, conservando solamente una tangente por cuerda. Sin embargo, no es suficiente. Algunos sueñan con un instrumento que tenga la potencia del clavecín y el toque del clavicordio; un instrumento que pueda crear dinámicas verdaderamente diferentes en función de la velocidad del ataque sobre la cuerda, piano y forte.

En una generación, de Juan Sebastián a Carl Philipp Emanuel Bach, la música pasa de una era a otra (del barroco al clasicismo). Para concretar este gran camcio era necesario un nuevo sonido, un nuevo instrumento.

2.- LA CREACIÓN

En 1709, en Florencia, un constructor de clavecines llamado Bartolomeo Cristoforis había dado a conocer públicamente el invento de un instrumento `` clavicenvalo con piano e forte'' cuyo mecanismo resolvía la cuestión de manera decisiva (sus trabajos habían empezado en 1698). Fueron precisos 70 años para que este instrumento impusiera la claridad de su principio.

¿Qué propone realmente Cristofori?. La cuerda es golpeada por un macillo articulado; éste vuelvea caer después de haber percutido la cuerda, previamente liberada y después apagada individualmente. El macillo es recogidoen un determinado momento de su caída, a punto para percutir de nuevo. Es ya el principio que guía el mecanismo de los pianos modernos, lo que convierte al invento de Cristofori en algo casi genial (ademas, en 1720 inventa el principio del ``pedal celeste'' que continúa todavía hoy). Más tarde Silberman y Zumper se encargarán de propagar el invento de Cristofori. Harán alguna variación, y tambien Stein y Sebastian Erard en Francia.

3.- LOS CLAVICINISTAS SE CONCIERTEN EN PIANISTAS

Londres, Viena, París: en estas tres capitales musicales y en treinta años el piano se impone definitivamente. Los músicos buscaban un instrumento en el que pudieran modular la dinámica: constructores apasionados fueron creando prototipos. Sus esfuerzos culminaron en el principio de un repertorio y en una carrera pública en constante progreso.

4.- SEGUNDO NACIMIENTO: 1810-1870

De forma general, los pianistas de esta época tienen todavía importantes defectos de homogeneidad. Lo que quieren los nuevos pianistas se resume en una palabra: ¡más!, más potencia y más ligereza. Más ataque y más resonancia. Más control de los matices. Más notas.

Más potencia: las investigaciones se dirigían a los macillos y a la tensión de las cuerdas. Gean-Henri Pape tiene la idea de cubrir los macillos con filtro duro en vez de piel. Se gana así en precisión y fuerza. Desde este punto de vista, el progreso es muy rápido y todos los pianos aumentan en esta época su homogeneidad, potencia y definición de los registros.

Más control de los matices: Sebastian Erard es quien tiene la idea más brillante y dará lugar al (llamado abusivamente) ``doble escape'' que se utiliza hoy en día.

TIPOS DE PIANOS

Piano de cola: un piano grande, en forma de ala, en el que las cuerdas se sitúan en un plano horizontal.

Piano con pedalero: piano equipado con un pedalero similar al del órgano. En algunos instrumentos del siglo XVIII se utilizaba una sola serie de cuerdas tanto para el pedalero como para el teclado manual. El modelo del siglo XIX era un instrumento absolutamente independiente que había de colocarse en el suelo bajo un piano de cola. Schmann, Alkan y Gounod compusieron piezas para este tipo de instrumentos.

Piano cuadrado: un piano cuya caja es un rectángulo horizontal. Los pianos de este tipo fueron habituales desde finales del siglo XVIII y su tamaño varió desde los pequeños instrumentos semejantes a los clavicordios a los instrumentos muy grandes y con una decoración muy elaborada del siglo XIX.

Piano piramidal: piano vertical de gran tamaño en forma de pirámide truncada. Estos pianos, que en principio tenían laterales curvos, empezaron a construirse en la primera mitad del siglo XVIII y gozaron de popularidad hasta 1825.

Piano preparado: un piano cuyo sonido se ha alterado por medio de la inserción de material como tornillos, gomas, tela y papel entre las cuerdas, alterando así la afinación, la sonoridad y especialmente el timbre. La presentación suele llevarse a cavo según las indicaciones de un compositor, que especifica para cada composición los materiales y su colocación exacta en relación con las cuerdas individuales. El piano preparado lo introdujo Jonh Cage.

Piano sostenente: cualquier instrumento de cuerda operado desde un teclado que, al contrario que el piano o clave, puede mantener una nota indefinidamente. Se han inventado muchos instrumentos de este tipo, todos más o menos efímeros, a partir de tres diseños básicos. En el anémocorde, las cuerdas entran en vibración por medio de corrientes de aire. En el melopiano, las golpean repetidamente macillos accionados por muelles. El enfoque más afortunado del problema se encuentra en la familia de los instrumentos de ``cuerda frotada con teclado''. En muchos de ellos, estas cuerdas se frotan por medio de cilindros giratorios, un mecanismo similar al de la zanfoña. Leonardo da Vinci bosquejó un instrumento de este tipo en sus cuadernos de 1488-1489, pero el primer instrumento en funcionamiento fue el Geigenwerk de Hans Haiden de 1575. Aquí, uno o más cilindros cubiertos de pergamino se mantenían permanentemente en rotación por medio de un pedal; cada tecla provocaba que una

cuerda fuera presionada contra una cuerda. Producía un sonido semejante a un conjunto de cuerda y se imitó profusamente en los siglos XVII y XVIII. Diseños afines utilizaron ruedas separadas para cada cuerda, un extenso lazo de cuerdas de caballo para frotar todas las cuerdas, o incluso un arco cogido con la mano semejante al del violín. En algunos instrumentos, las cuerdas sonoras no se frotaban directamente, por lo que las

vibraciones se transmitían a las cuerdas por medio de un dispositivo intermedio. El armonicordio de Gottfried y Friedrich Kaufmann, para que el Weber compuso un Adagio y Rondó, utilizaba una varilla para este propósito. En el piano forte sostinente de 1817 de Isaac Henry Robert Mott, las cuerdas giratorias actuaban sobre hilos de seda que transmitían a su vez la vibración a las cuerdas.

Piano-jirafa: un piano de cola de la primera mitad del siglo XIX, cuya parte en forma de ala (y por lo tanto el plano de las cuerdas) se coloca hacia arriba, perpendicular al teclado. Este tipo de pianos solían decorarse con una voluta formada por la intersección del lado curvo con el lado recto, por lo que el resultado guardaba alguna semejanza con la forma de una jirafa.

Piano-lira: un piano vertical de comienzos de siglo XIX, con una estructura en forma de una lira griega.

Pianola: instrumento automático que consta de un piano y de un dispositivo mecánico que lo toca. En algunos ejemplos primerizos del siglo XIX, un dispositivo aparte con palancas semejantes a los dedos se coloca en frente de un piano. Los modelos independientes fueron más característicos del período de mayor popularidad de la pianola en la década de 1920. En cualquiera de los casos, un rollo o cilindro de papel perforado pasa sobre una barra con agujeros que se corresponden con cada una de las teclas del piano. Cuando una perforación coincide con un agujero, la solución creada por un mecanismo del pedal introduce aire en el agujero, activando el mecanismo neumático que hace que suene el instrumento. El nombre de pianola procede de una de las marcas comerciales más conocidas del instrumento, por lo que empezó a utilizarse con carácter genético. Los rollos pueden taladrarse en el curso de una interpretación real o realizarse los taladros directamente. Algunos instrumentos podían replicar los matices dinámicos o rítmicos de una interpretación real a partir de la cual se hubiera creado el cilindro.

Piano eléctrico (electrónico): instrumento de teclado electrónico concebido para emular en mayor o menor medida de sonido y las características interpretativas del piano. Un tipo, creado en la década de 1920, utilizaba cuerdas de piano y macillos además de pastillas activadas por el movimiento de las cuerdas. Otros modelos más perfeccionados generan las vibraciones iniciales por otros medios, generalmente varillas o lengüetas metálicas que son percutidas o pulsadas. En cualquier caso, los impulsos eléctricos generados por las vibraciones acústicas se modifican mediante un amplificador y vuelven a convertirse en sonido por medio de los altavoces. El término piano electrónico se reserva a veces para un instrumento en el que los sonidos se generan por medios completamente electrónicos.

EL PIANO MODERNO

Características, propiedades y modelos.

Cuando hablamos del piano moderno nos referimos fundamentalmente a los pianos diseñados y construidos desde la última década del siglo pasado asta el presente. Si bien este período de tiempo es muy amplio, los pianos se construyeron en él pueden considerarse un conjunto puesto de las variaciones de diseño y materiales han sido menores.

Dentro de los pianos modernos encontramos dos grandes grupos:

Pianos verticales.

Pianos de cola.

Los pianos verticales se caracterizan por poseer el arpa, las cuerdas y los martillos perpendiculares al piso. Como resultado de esto nos encontramos con un piano en el cual su apariencia exterior es la de un mueble ``parado''.

Los pianos de cola se caracterizan por poseer el arpa, las cuerdas y los martillos paralelos al piso. En este caso el tipo de mueble resultante esta ``acostado'' y en mueble en su parte posterior tiene forma de cola.

Dentro de los pianos verticales nos encontramos con muebles de distintos tamaños. De aquí que pueda hablarse de distintos modelos genéricos de Pianos verticales.

Estos se pueden resumir en los siguientes cuatro grupos:

-Vertical grande o antiguo (mal llamado ``de concierto''), de más de 140 cm de altura.

-Vertical de estudio. De 110 a 139 cm de altura.

-Vertical Consola. De 98 a 109 cm de altura.

-Vertical de Espineta. Menores de 98 cm de altura.

Independientemente del tamaño también podemos clasificar a los pianos según la altura relativa del mecanismo con respecto al teclado. Así en los Verticales grandes encontramos mecanismos posicionados por encima de la altura del teclado y con alturas que van desde los 26 hasta los 40 cm. En lo verticales de estudio, también con mecanismos posicionados por encima de la altura del teclado, encontramos mecanismos que van desde los 18 a los 25 cm de altura. En los Verticales Consola habitualmente

encontramos mecanismos compactos posicionados sobre la altura del teclado. Por último, en los Verticales Espinetas el mecanismo se halla por debajo de la altura del teclado.

También pueden encontrarse, especialmente en las medidas de Pianos Verticales Grandes o de Estudio, un tipo de piano muy antiguo llamado ``a bayoneta''. Este tipo de piano se caracteriza por poseer los apagadores situados por encima de la altura de los martillos y comandos por una serie de alambres al modo de bayonetas.

En cuanto a los pianos de cola también encontramos entre ellos distintos tamaños, con lo cual también se los puede agrupar en grupos genéricos que en este caso son cinco, a saber:

-De cola Mignon. Hasta 130 cm de largo.

-De ¼ Cola. De 131 hasta 189 cm de largo.

-De ½ Cola. De 190 hasta 225 cm de largo.

-De ¾ Cola. De 226 hasta 225 cm de largo.

-De Gran Cola. Superiores a 256 cm de largo.

Otra clasificación que habitualmente se realiza con los pianos, independientemente que sean estos verticales o de cola, es su número o cantidad de notas o teclas. Entre los pianos modernos construidos dentro del período ya especifico se encuentran dos grandes grupos:

Pianos de 85 Notas.

Pianos de 88 Notas.

Generalmente el número o cantidad de notas nos da solamente una referencia aproximada a la edad del piano. Sin generalizar se puede decir que la mayoría de los pianos construidos entre finales del siglo XIX y la primera década del siglo XX tenían 85 notas. Luego de este período los pianos se construyeron y aún hoy se construyeron con 88 notas. Sin embargo, encontramos algunos fabricantes de pianos como Steinway & Sons, que construían pianos de 88 notas ya desde los últimos años del siglo XIX.

Otro grupo importante de pianos, independientemente que sean estos verticales o de cola, son los llamados pianos ``pianolas'' los cueles mediante un complejo sistema de fuelles de aire en el pasado o mediante en complejo sistema computarizado en la actualidad, son capaces de ejecutar por sí solos una pieza musical. En los pianos antiguos la música para reproducir en las pianolas venía grabada en ``rollos''. En la actualidad vienen grabadas en disquetes o CD-ROM.

PIANISTAS

Mozart: (1756-1791) El primer gran compositor que escribió para el Pianoforte, utilizó siempre pianos vieneses. Su expresividad nació de la sensibilidad de pulsación y de la delicadeza sonora propia de estos instrumentos. No desarrollo una técnica de virtuosística, ya que su manera de tocar se caracterizaba por la elegancia, la precisión y el buen gusto.

Muzio Clementi: (1752-1832) Italiano, el cual se estableció en Londres desde 1774, no sólo fue uno de los más famosos y admirados concertistas de su tiempo, sino también un prospero constructor del Pianoforte. Conocedor de los instrumentos ingleses, tuvo en cuenta sus posibilidades y creó una técnica basada en la velocidad, el brillo sonoro y la potencia de pulsación.

Sebastián Bach: Toma contacto por primera vez con un piano hacia el año 1750. En el mismo año se puso en contacto con Gottfried Silbermann, quien construía pianos desde 1725. Bach, a este constructor de piano, le pidió que alivianara el mecanismo y que reforzara el volumen del sonido en las octavas superiores. Silbermann concretó el pedido lo que produjo que Bach se convirtiera en Agente de ventas de estor pianos.

Claudio Arrau: Exponente más importante y destacado en la historia de Chile. Él dio a conocer lo bello, interesante e importante que posee el piano en nuestro país, como en el mundo.

HISTORIA DEL PIANO

Fue construido por Bartolomeo Cristofori (1655-1731), fabricante de clavicémbalos florentino, al que se considera inventor del instrumento en 1698. Dos de sus pianos han llegado hasta nuestros días.

A partir de 1725, año en que el organero alemán Gottfried Silbermann de Friburgo adopta el sistema de Cristofori y construye dos pianofortes que somete a la consideración de Johann Sebastián Bach, los mayores avances se producen en Alemania. Quizá la contribución más importante la hizo Johann Andreas Stein de Augsburgo, al que se considera inventor de un sistema de escape mejorado que sirvió para fundar la escuela vienesa de piano elogiada por Wolfgand Amadeus Mozart, que contó con el favor de la mayoría de los compositores alemanes de finales del siglo XVIII y principios del XIX. En 1823 desarrollo el sistema de doble acción que todavía hoy es de uso general. En esta época, artesanos de muchos países europeos trabajaban para perfeccionar el instrumento.

Puede participar como instrumento en solitario o acompañado por sonidos de fondo. También puede intervenir en fragmentos de algunas obras con orquestas.