PGH (Proyecto Genoma Humano)

Información genética personal. Fragmentos de ADN (Ácido Desoxirribonucleico)

  • Enviado por: Testar Quar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 36 páginas
publicidad
cursos destacados
Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Química General
Ejercicios resueltos de Química General
Serie de ejercicios resueltos de Química General 

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

El Proyecto Genoma Humano

El «Proyecto Genoma Humano» tiene como objetivo prioritario la secuenciación de los tres mil millones de pares de bases que constituyen el genoma de la especie humana y su localización precisa dentro de cada cromosoma. Pero ni los medios ni todos los objetivos estuvieron claros desde un principio. Se habla, pues, de varias etapas en su desarrollo:

1. Período 1984-1986: Las discusiones previas a su puesta en marcha comenzaron en 1984, como un magniproyecto auspiciado por científicos estadounidenses con experiencia en la Big Science(7). Pronto se sumaron a la iniciativa las dos grandes agencias que dirigen la política científica y la investigación en EE.UU., el Departamento de Energia (DOE) y posteriormente los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Fueron decisivos para su lanzamiento definitivo los apoyos de algunos premios Nobel como W. Gilbert y J. Watson, este último con peso específico en el Congreso para convencer a los políticos de los incalculables beneficios científicos, económicos y tecnológicos que la empresa reportaría. El objetivo propuesto era la secuenciación pura y dura de los 3.000 millones de pb que constituyen el genoma humano. 2. Período 1986-1988: El proyecto se redefine, racionaliza y amplía sus objetivos: conviene primero obtener mapas genéticos(8), a partir de ellos mapas físicos(9), para proceder después a la secuenciación(10) sólo de aquellos fragmentos de ADN eventualmente útiles. 3. Período 1988-1990: Corresponde a la fase de internacionalización del proyecto. Inicialmente colaboran Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña y Francia, sobre todo en aspectos de financiación y desarrollo tecnológico. Posteriormente se constituye la Human Genome Organization (HUGO) para coordinar todos los esfuerzos a escala internacional, incluyendo a la Comunidad Europea. El coste total se calcula en unos 3.000 millones de dólares, a un ritmo de 300 millones por año hasta el 2005. 4. Desde 1991 hasta 1995: El proyecto se ha ido racionalizando y diversificando, orientado más bien hacia la búsqueda de genes eventualmente útiles, aunque sea identificando sólo parcialmente sus secuencias, e incluyendo el estudio exhaustivo del genoma de otros organismos completos el gusano Caenorhabditis elegans, la mosca Drosophila, plantas como Arabidopsis thaliana, mamíferos como el ratón y el cerdo. Así podrán establecerse comparaciones y facilitar la comprensión de las secuencias obtenidas. Las mayores inversiones se están dedicando a desarrollar tecnologías automatizadas de cartografía y secuenciación y al perfeccionamiento de sistemas informáticos capaces de manejar el caudal de información obtenida. 5.Entre 1995-2000: Se intentarán obtener mapas genéticos y físicos más refinados (1-2 cM) y se emprenderá la secuenciación del genoma humano a gran escala, al tiempo que concluirá la secuenciación del genoma de varias especies animales/vegetales piloto. 6.Del 2000 al 2005: Se espera completar la secuenciación del genoma humano, exceptuando las regiones de ADN repetitivo. El objetivo final incluye una gran acumulación de datos sobre enfermedades de base genética y de los polimorfismos de las regiones importantes del ADN(11).

Resultados previsibles del proyecto

Muchos coinciden en destacar que la mayor aportación del Proyecto Genoma Humano (en adelante PGH) será al campo de la genética médica(12). Hasta ahora se habían empleado recursos de laboratorio costosísimos y grandes equipos humanos en la búsqueda de genes causantes de las enfermedades hereditarias más comunes, como la fibrosis quística(13). En la investigación de las enfermedades genéticas menos comunes no se podían emplear tales recursos, y el PGH ofrece la posibilidad de caracterizar y analizar todo el genoma humano de un modo mucho más coordinado y económico. Teniendo en cuenta los muchos problemas pendientes en genética clínica, el PGH está aportando una valiosa ayuda tecnológica y asistencia en términos de diagnosis y tratamiento a familias afectadas por enfermedades hereditarias. Asimismo, el proyecto aportará información de gran valor sobre la estructura molecular del cuerpo y cerebro humanos, y este conocimiento por sí solo resulta lo bastante interesante como para justificar el programa(14).

Por otra parte, algunos de sus objetivos inmediatos se van haciendo realidad. Los laboratorios franceses Génethon ya han elaborado un mapa genético físico completo de baja resolución (de 2-5 cM)(15). El trabajo coordinado de miles de investigadores con estas herramientas aportará, en primer lugar, una enorme cantidad de información sobre el genotipo de la especie humana. Información no significa conocimiento; quedará todavía un enorme camino por recorrer hasta conocer las claves que permitan interpretar toda esa información. Pero se habrá dado un paso de gigante en la comprensión de los mensajes hereditarios codificados en el ADN, si se identifican los aproximadamente 100.000 genes de la especie humana (junto a los de otros organismos modelo). Esto permitirá fabricar sondas para la detección precoz de genes asociados a enfermedades humanas y de posibles mutaciones deletéreas en los mismos(16). Con el tiempo, se ensayarán posibles terapias génicas para sustituir genes anómalos y compensar con agentes terapéuticos las deficiencias de las proteínas codificadas por esos genes.

Consecuencias e implicaciones del PGH para la Medicina

Los expertos coinciden en señalar que los primeros resultados del PGH marcarán el inicio de una Medicina Predictiva o Genómica. Se conocerán cada vez mejor las bases genéticas de las diversas enfermedades y podrán detectarse predisposiciones a las mismas mucho antes de que aparezcan(17). Conocer anticipadamente esta información facilitará el desarrollo de medidas preventivas, terapéuticas o paliativas, antes de que sus efectos sean irreversibles. Pero a veces las perspectivas se presentan con un lenguaje demasiado grandilocuente. En palabras de J. Watson, uno de los premios Nobel que con más entusiasmo ha impulsado el PGH, «cuando sean finalmente interpretados, los mensajes genéticos codificados en el ADN nos proporcionarán las últimas respuestas a los cimientos químicos de la existencia humana»(18). Nancy Wexler, presidenta de la Fundación para Enfermedades Hereditarias y miembro destacado del equipo que descubrió el gen asociado a la corea de Huntington, opina que «en gran medida, nuestro destino está en nuestros genes»(19). El PGH permitirá descifrar la clave bioquímica la esencia irrepetible, según Putnam que identifica a un individuo como sujeto humano.

Una mejor comprensión de cómo los genes originan y controlan nuestras estructuras biológicas incrementará el conocimiento de nuestro funcionamiento como seres humanos sanos, pero también la base genética de enfermedades tan diversas como el cáncer, la esquizofrenia, el SIDA, las afecciones cardiovasculares, el mal de Alzheimer, la neurofibromatosis, etc. A medida que sea posible obtener más información sobre el genotipo individual, médicos y otros profesionales de la salud prevén cambios drásticos en la relación médico-enfermo. Los avances en diagnosis y prognosis clínica proporcionarán cada vez más información sobre la predisposición de un individuo a padecer ciertas enfermedades, o bien la certeza de su aparición inevitable a los 20-30 años y las condiciones ambientales que la desencadenarían.

Se habla ya de una nueva y extraña categoría de individuos en el sistema sanitario: los «enfermos sanos» o «pacientes impacientes». Conocemos su anomalía a nivel genético, pero son individuos completamente sanos mientras no manifiesten síntomas de la enfermedad. Tampoco pueden ser objeto de atención sanitaria si no existe terapia conocida al respecto ni, de momento, la necesitan.

Mayor información y mejor conocimiento sobre las enfermedades hereditarias modificarán, previsiblemente, las relaciones tradicionales del enfermo con su familia. El enfermo que padece una enfermedad adquirida en algún momento de su vida ve a la familia como elemento de ayuda, compañía y consuelo insustituible. La familia, por su parte, ve al enfermo como uno de sus miembros afectado por una dolencia de la que nadie es responsable y de la que debe recuperarse cuanto antes. Pero cuando se trata de enfermedades hereditarias, las cosas son muy diferentes. El afectado por una enfermedad hereditaria valora la ayuda que le presta su familia, pero la considera también el foco de una enfermedad, a menudo incurable, que por negligencia, descuido, ignorancia o fatalidad le han transmitido. Y son frecuentes situaciones familiares en las que las decisiones sobre los hijos para testamento, herencia, etc. dependen en gran medida de las expectativas de salud física y mental hacia los mismos. Estas observaciones sugieren que la información genética individual, relacionada con la predisposición a padecer ciertas enfermedades o a transmitirlas a la descendencia, debe ser manejada cautelosamente, incluso entre familiares muy cercanos, y comunicada exclusivamente al interesado (y a su pareja?).

Uso de información genética personal e implicaciones sociales

La información genética en sí misma no es dañina ni perjudica a nadie; los problemas surgen cuando su obtención, manejo y difusión se producen dentro de unas estructuras jurídicas, administrativas, sanitarias y sociales inadecuadas. Si añadimos un desconocimiento importante entre sus receptores y los innumerables prejuicios políticos, ideológicos y sociales que distorsionan muchas interpretaciones de los datos genéticos, tenemos elementos de sobra para prever equívocos y conflictos importantes en este terreno.

La información genética resulta valiosa porque proporciona la base sobre la que adoptar decisiones responsables en el ámbito reproductivo y personal. La variedad de contextos, situaciones familiares, sociales y personales desde las que se afrontan estas decisiones dificulta enormemente la propuesta de orientaciones y criterios de actuación comunes.

Entre muchas cuestiones pendientes, pueden señalarse cuatro prioridades de estudio y debate: 1) Garantizar la justicia y la imparcialidad de las decisiones que tienen en cuenta información genética personal. En este contexto, «justicia» significa libertad frente a la discriminación sobre la base del genotipo. 2) Garantizar la confidencialidad de la información genética privada/personal. «Confidencialidad» aquí significa un control del individuo sobre la obtención y desvelamiento de información genética relativa a él/ella. 3) Establecer mecanismos que permitan una adecuada difusión si procede de los datos originados en la práctica de los médicos, consejeros y laboratorios que obtienen y suministran información genética. 4) Finalmente, proporcionar la educación e información multidisciplinar necesaria para que tanto responsables políticos, profesionales de los cuidados sanitarios, biólogos y sociólogos, así como el público en general, lleguen a ser conscientes de los nuevos conocimientos y de los problemas y oportunidades asociados. Trataremos brevemente cada apartado.

[A] Justicia e imparcialidad

[1] Discriminación en la obtención de cobertura social y empleo: Ya se conocen casos en los que se ha negado empleo y cobertura social a personas identificadas como portadores de una alteración genética o con predisposición a cierta enfermedad hereditaria. Sue Levi-Pearl, el coordinador científico de la Asociación Síndrome de Tourette (ST) y miembro del comité ELSI (Implicaciones Éticas, Sociales y Legales del PGH en EE.UU.) sobre seguros, informó recientemente de algunas prácticas discriminatorias. Un conocido arquitecto, trabajador autónomo, acudió a la asociación porque después de que a su hijo le diagnosticaran un síndrome de Torurette(20) leve, el arquitecto y su familia perdieron su cobertura social. La compañía aseguradora determinó que el trastorno heredado del niño, y por tanto pre-existente, llevaría inevitablemente a desarrollar un tumor cerebral y requeriría una indemnización médica costosa. Esta información, completamente errónea, fue entonces introducida en una extensa base de datos muy consultada por la industria médica y por aseguradoras, excluyendo así la posibilidad de que el arquitecto pueda obtener cobertura social en cualquier otra institución y bajo ningún precio(21).

En el terreno laboral se plantean problemas similares. Muchas personas intelectualmente capacitadas y cualificadas, afectadas por el ST, tienen dificultades para encontrar empleo. La base genética de la enfermedad, recientemente confirmada, sólo ha venido a complicar el problema. Incluso un candidato al trabajo con síntomas leves podría posiblemente tener hijos afectados con el ST y causar gastos importantes al empresario, en un sistema socio-sanitario como el estadounidense. Esta sospecha bastaría para denegarle el empleo. Por consiguiente, han pasado ya los días en los que sólo el paciente y el médico conocían la enfermedad. A medida que dispongamos de mejores métodos diagnósticos para averiguar riesgos y predisposiciones a enfermedades, esta clase de problemas se agudizarán en el futuro, sobre todo en sistemas sanitarios que ya están en crisis.

[2] Información genética de individuos pertenecientes a minorías étnicas: Un problema adicional lo plantean aquellos grupos étnicos entre los cuales ciertas alteraciones genéticas tienen una incidencia especial. Esta circunstancia y algunas experiencias previas obligan a ser cautelosos en la obtención/difusión de toda información genética asociada a cualquiera de estos grupos. En Grecia, en los años 70, se aplicaron masivamente tests para la anemia falciforme(22), que por entonces era percibida no como un problema social, sino como el problema de unos pocos individuos y de sus parientes. El resultado de esos tests fue la marginación de los portadores y el aumento de la incidencia de la enfermedad(23). En Norteamérica, el sondeo masivo y obligatorio para diagnosticar la anemia falciforme, sin control alguno por parte de los afro-americanos, llegó a ser politizado hasta el punto de ser considerada «la enfermedad de los negros». Los resultados de los tests fueron así usados como pretexto para políticas de empleo discriminatorias. Sin embargo, el sondeo para la enfermedad de Tay-Sachs en los EE.UU. fue controlado e influido por descendientes de los Judíos Ashkenazi. El resultado fue un programa efectivo y voluntario de cribado genético. Son dos ejemplos muy diferentes de posibles estrategias a adoptar. Las percepciones étnicas de la información médica son cruciales, y la información genética no debería ser simplemente volcada en el tejido social sin una adecuada comprensión de estas dinámicas sociales. Si el grupo además ya afronta problemas de discriminación social o económica y tiene pocos recursos para comprender la información y sus implicaciones, sería irresponsable difundirla.

[3] Limitaciones de la legislación vigente: La legislación vigente podría ser aplicable a algunos de estos supuestos, pero no a todos. Habría que ver hasta qué punto las medidas de protección son aplicables a personas portadoras de genes asociados a enfermedades graves cuyos síntomas son de aparición tardía (30-40 años). En el tema de la cobertura social, tanto empresas aseguradoras como asegurados pueden hacer un uso irregular de la información genética: el asegurador para amparar sólo a los individuos con menor riesgo de padecer enfermedades graves; y el asegurado contratando una prima de seguros más barata que la normal cuando sepa, por el diagnóstico genético, que tiene escasos riesgos de padecer las enfermedades más comunes. En el primer caso se intenta hacer de la aseguradora una empresa rentable a toda costa, sin margen de riesgo; en el segundo, se hace imposible la distribución de los gastos económicos entre el resto de la población, para poder cubrir los casos menos «rentables». En todo caso, las medidas a proponer deberán equilibrar los intereses de aseguradores/asegurados y de empresarios/trabajadores.

[B] Confidencialidad

[1] Obtención de la información genética: Los datos médicos no son, como pudiera parecer, asunto exclusivo del paciente y de su médico. Esos datos son obtenidos a menudo por terceras personas analistas de laboratorio, ATSs, empresas que exigen una revisión médica al firmar el contrato, aseguradoras, etc., normalmente con el consentimiento del afectado. Pero sobre un individuo se puede obtener información genética bastante fiable a partir, por ejemplo, de otros datos genéticos de sus parientes más cercanos, sin necesidad de consultarle para nada.

[2] Negativa a conocer la propia información genética: Muchos individuos con riesgo de padecer ciertas enfermedades genéticas no desean conocer información genética alguna sobre sí mismos, especialmente cuando los tests disponibles no son altamente fiables y, en caso de diagnóstico positivo, no existen medidas terapéuticas que aplicar(24). Si en una misma familia coexisten individuos con decisiones opuestas respecto al conocimiento de su información genética, podemos imaginar situaciones conflictivas adicionales. En la enfermedad de Huntington, por ejemplo, la aparición de los síntomas suele ser tardía. Un adulto joven podría querer someterse al test para su detección aunque su padre/madre con riesgo no tengan síntomas y no quieran saber si los tendrán. Si los resultados del test confirman que el hijo es portador de la alteración genética asociada a la enfermedad, los padres pueden deducir que también son portadores, aunque de ningún modo deseen saberlo. El caso opuesto surge cuando los padres quieren que sus hijos sean sometidos al test, pero el hijo, cuando alcanza la madurez, reconoce que hubiera preferido no conocer los resultados. De momento, la práctica de muchos laboratorios correcta, a mi juicio es aplicar el test solamente a individuos adultos que pueden otorgar consentimiento informado. Se da por supuesto que los padres no deberían conocer las condiciones genéticas de un hijo menor sin contar con su consentimiento informado(25).

[3] Bancos/bases de datos genéticos: Otra cuestión importante en el tema de la confidencialidad tiene que ver con las orientaciones que regularán el funcionamiento de los bancos de datos genéticos. En varios países España entre ellos el Estado ha montado laboratorios y bases de datos forenses donde se almacenan huellas genéticas de criminales o delincuentes declarados culpables (obtenidas a partir de restos de sangre, pelo o semen hallados en la escena del crimen, p.ej.), por las cuales podrían ser identificados después. En las mismas instalaciones se puede almacenar información genética personal sobre soldados, bomberos y otros colectivos para facilitar la identificación de cadáveres en caso de catástrofe. Si esa información fuese requerida por los tribunales para un juicio contra miembros de la policía, por ejemplo, deben garantizarse los adecuados controles sobre las muestras y detallar inequívocamente los posibles usos de esa información, así como su manipulación por parte de profesionales competentes.

Muchos laboratorios y centros de investigación conservan datos de pedigríes sobre sujetos de investigación. Por el momento, no hay pautas normalizadas elaboradas específicamente para la protección de la información en estos bancos de datos. Pero continúa siendo tema pendiente la distinción entre información genética que debería ser guardada confidencialmente, o incluso no obtenida excepto a petición de la persona implicada, e información genética que debe ser difundida/aireada por razones de salud pública. Los conflictos entre privacidad y salud pública en el contexto de la información genética(26) se asemejan a otros planteados en relación con el SIDA, p.ej.

[4] Los análisis de ADN como pruebas en contexto forense: Aunque la genética forense se aplica sobre todo a la investigación de la paternidad, los conflictos más agudos han surgido en la utilización de análisis genéticos como pruebas inculpatorias en los juicios. La tecnología del ADN para uso forense comenzó a ser introducida quizás demasiado rápidamente, creando falsas expectativas y sin garantizar un valor identificador indiscutible. Dado el polimorfismo del ADN entre individuos, una identificación definitiva es, en principio, posible. Pero en la práctica sólo muy poco ADN puede ser usado para la identificación. Los métodos utilizados son propensos al error, y pueden darse falsos emparejamientos o exclusiones. Seguirá existiendo alguna probabilidad de que el ADN procedente de la escena del crimen encaje con el del acusado, aunque el culpable sea otro(27). Se plantea, además, el problema del grupo de referencia con el que va a ser comparado el defendido, pues diferentes grupos étnicos difieren en la frecuencia de sus patrones de ADN. El grupo de referencia a escoger depende también, en forma bastante compleja, de las circunstancias del caso, por lo que puede resultar muy difícil establecer grupos de referencia cuando el crimen se produce en zonas limítrofes donde habitan grupos étnicos diferentes, p. ej., hispanos o negros(28). Lewontin afirma que quienes criticaron el empleo de este método en los tribunales y su escasa fiabilidad han sido objeto de considerables presiones, incluso amenazados por fiscales u obligados a revisar sus artículos. La conclusión de Lewontin es que no hay ningún informe definitivamente claro sobre el uso forense de la tecnología del ADN. Incluso hay serios intentos por recomendar de forma general la exclusión de las pruebas de ADN como evidencia ante los tribunales, pues se reconoce que los investigadores científicos forenses no tienen control sobre la naturaleza, condición, forma o cantidad de la muestra con la que deben trabajar.

Ch. Wills, uno de los biólogos que abiertamente cuestionó el uso forense de análisis genéticos, parece compartir con los fiscales el punto de vista de que la naturaleza de la evidencia es menos importante que la convicción de culpabilidad(29). Pero otros autores(30) señalan como beneficio mayor de estas técnicas su contundencia para determinar la inocencia del acusado(31). Cuando se trata de identificar al culpable, la prueba del ADN no debería ser considerada el indicio decisivo, sino uno más entre otros de igual o mayor pertinencia en el caso. En todo caso, la culpabilidad o inocencia del acusado debe evaluarla el juez teniendo en cuenta todos los elementos, no el científico que presenta los resultados del análisis de laboratorio(32).

Se tiene noticia de casos recientes en el Reino Unido en los que algunos científicos forenses ocultaron detalles de sus pruebas(33), y todos sabemos que en el sistema judicial vigente la ofuscación puede favorecer a una de las partes. Cuando se duda de los resultados y se solicita un nuevo test, los científicos forenses tienden a mantenerse en la misma posición de su primer testimonio. Esto hace aconsejable que cualquier revisión de los resultados sea hecha por un equipo diferente.

Pero teniendo en cuenta todas estas observaciones se puede afirmar que no existen razones inequívocamente claras para excluir los análisis de ADN como instrumento judicial. Si se garantiza el necesario control en la obtención de las muestras, se estandarizan los polimorfismos a utilizar y los análisis son hechos por personal bien preparado, la pruebas pueden proporcionar datos de enorme fiabilidad(34). Lo oportuno, entonces, sería que los miembros del tribunal estuviesen bien preparados y asesorados para interpretar correctamente datos estadísticos de reconocida complejidad.

[C] Acceso a los servicios de diagnóstico y asesoramiento genético

[1] Infraestructura médica para la obtención y manejo de información/conocimiento genéticos: Los sistemas sanitarios deberían garantizar a todos igualdad en el acceso a las técnicas de diagnóstico genético, útiles para prevenir daños importantes en la descendencia mediante un buen conocimiento de las características genéticas personales. La falta de medios para proporcionar información fiable sobre la base genotípica desde la que una pareja deberá afrontar sus decisiones reproductivas puede favorecer decisiones reproductivas irresponsables. Si tenemos en cuenta el enorme gasto que para el sistema sanitario supone la atención a individuos con deficiencias hereditarias importantes, urge el desarrollo y difusión de los medios que ayuden a reducir, prevenir y evaluar su incidencia en la población. Pero esto exige muchos desarrollos educativos, sociales y legales previos.

[2] Formación de los profesionales del asesoramiento genético: Comienzan a ser frecuentes decisiones como la de abortar un embrión cuyo genotipo presenta uno/varios rasgos asociados a enfermedades importantes. Parece claro que la mujer implicada debería disponer de una información genética fiable p.ej., sobre el margen de error del test como factor a considerar antes de decidir. Asimismo, es pertinente para su decisión el conocimiento de que los síntomas de enfermedades hereditarias como el síndrome del X-frágil pueden variar desde muy graves hasta prácticamente imperceptibles, y que para algunas enfermedades existen terapias disponibles o en desarrollo avanzado. Teniendo en cuenta el rápido progreso del PGH, muchos se preguntan si los encargados del asesoramiento genético serán capaces de hacer frente a la demanda potencial de información, dada la magnitud de los conocimientos genéticos obtenidos y su importancia médica. Esto justifica la importancia que últimamente se está dando al tipo de formación científica y complementaria que deberían tener los profesionales destinados a estos servicios, difícil de conseguir mediante máster o especialidad similar de dos años (donde existe, no en España)(35).

[3] ¿Consejo genético directivo o informativo?: Los profesionales del asesoramiento genético parecen decantarse mayoritariamente por un ejercicio no directivo de su tarea. Esto significa que en lugar de «recomendar» o «proponer» unas alternativas u otras en una situación dada, su tarea consiste más bien en informar al cliente de los hechos que directa o indirectamente deriven del diagnóstico genético, con el fin de proporcionar el mayor número de elementos para su decisión final. Pero a veces resulta problemático informar al cliente de «todos los hechos» relacionados con su genotipo (cuando un test genético rutinario para la fibrosis quística, p.ej., revela que el individuo no es hijo de quien considera su padre legal y biológico).

Es bien sabido que entornos laborales químicamente polucionados pueden desencadenar los síntomas de ciertas enfermedades en individuos con predisposiciones genéticas a las mismas. En tales casos el asesoramiento genético no se limita a ser meramente informativo, sino que se aconsejan los necesarios cambios de estilo de vida y ambiente de trabajo para prevenir en lo posible la enfermedad. En ese contexto no se considera que el estilo de consejo directivo esté limitando la autonomía del paciente. Ciertos hechos hacen, por sí mismos, que unas alternativas parezcan a todos más razonables que otras, si tenemos en cuenta la información pertinente. El respeto a la autonomía del cliente es compatible aquí con un pronunciamiento aconsejando las medidas necesarias para que exista la base de salud física y mental sobre la cual un individuo desarrolla su autonomía.

Naturalmente, el argumento no puede aplicarse tal cual a situaciones cuyo desenlace serán determinadas decisiones reproductivas y que afectan a la vida de terceros, no sólo a la salud o calidad de vida individual. Aquí entran en juego puntos de vista y valores personales distintos a los del asesor genético, que éste no tiene por qué discutir ni criticar. Sólo le corresponde informar de los hechos relevantes para que el cliente pueda decidir consciente, libre y responsablemente, en función de sus circunstancias y criterios morales. En este caso, ciertos hechos no hacen, por sí mismos, que unas alternativas parezcan a todos más razonables que otras, porque median circunstancias, valores personales y criterios sobre el respeto a terceros imposibles de universalizar. El respeto a la autonomía del cliente exige una actitud informativa, no directiva y axiológicamente neutral, en lo posible(36).

Lo que sí conviene desterrar de una vez para siempre es la creencia ingenua en la posibilidad de un asesoramiento exclusivamente informativo. Cuando hablamos de proporcionar «información relevante» o «toda la información pertinente» estamos dando por supuesto que será el informador quien seleccione, entre el cúmulo disponible y conocido por él, los elementos que hacen al caso. Y la selección se realiza en función de criterios científicos y médicos, pero no exclusivamente. Cuando el diagnóstico genético muestra un perfil asociado a rasgos de comportamiento, es difícil que la información proporcionada no incluya valoraciones sobre esas conductas y tomas de posición personal sobre el fundamento científico de tal asociación.

La pretendida relación entre el cariotipo XYY y una conducta violenta o criminal(37) en varones adultos suscitó un gran debate científico y social(38). Pero esa asociación está ahora prácticamente descartada, después de comprobar que los estudios se hicieron sobre una población de varones XYY altamente seleccionada, todos ellos prisioneros por varios crímenes. Y posteriormente no se ha publicado, creo, ningún estudio sobre XYY entre la población general que apoye una asociación inequívoca con la conducta violenta. Parece, más bien, que la mayor parte de la gente con XYY no manifiesta esos síntomas ni otros que justifiquen hablar de síndrome bien caracterizado(39). En caso de que el cariotipo del embrión o feto muestre el perfil XYY, ¿debe el consejero genético informar a la mujer/pareja del debate al respecto o limitarse a señalar que el individuo será probablemente normal? Si los clientes conocen la polémica en relación con el cariotipo XYY, ¿no tienen elementos para pensar que lo mejor sería interrumpir el embarazo y esperar hasta concebir un individuo genéticamente normal? Supongamos que una pareja manifiesta su voluntad de tener un hijo varón y de interrumpir el embarazo en caso contrario. ¿Está siendo directivo el consejero cuando les dice que esa razón es trivial y que su decisión carece de fundamento(40)? No resulta tan sencillo proporcionar exclusivamente «información relevante», ni tampoco conseguir un asesoramiento genético no directivo, axiológicamente neutral, en terreno tan complejo. De ahí que esté siendo objeto intenso de estudio la educación y formación de consejeros genéticos capaces de afrontar profesionalmente estos problemas.

El debate interdisciplinar suscitado por el PGH

Una característica que diferencia al PGH de otras grandes empresas científicas contemporáneas ha sido la preocupación desde el comienzo por los aspectos éticos, sociales y legales del desarrollo científico-tecnológico en genética molecular, hasta el punto de que la reflexión de mayor envergadura sobre las implicaciones de la investigación científica y el desarrollo tecnológico se está produciendo hoy en el terreno de la Biomedicina/Biología Molecular. Desde los primeros experimentos con ADN recombinante en los 70, investigadores de gran prestigio en este campo tomaron la iniciativa en el estudio de las implicaciones éticas y sociales del desarrollo biotecnológico. Se impusieron a sí mismos una moratoria en los experimentos para evaluar adecuadamente sus riesgos(41) y adoptar voluntaria y mayoritariamente algunos principios éticos que regularan sus investigaciones.

Creo que en la Historia de la Ciencia reciente no se han dado otros casos similares. Muchas investigaciones en Física Nuclear, por ejemplo, se llevaron a cabo en el más absoluto secreto y no se abrieron cauces para un mínimo control social de sus aplicaciones tecnológicas(42). Por el contrario, el PGH incluye un presupuesto importante (3-5% del total) para estudiar de forma interdisciplinar las implicaciones éticas, sociales y legales de sus resultados. Los proyectos financiados abarcan muy diversas áreas(43): 1) Propuestas de una regulación jurídica eficaz para evitar posibles discriminaciones laborales o de cobertura social a los individuos con mayor riesgo de contraer enfermedades de base genética; 2) Regulación estricta de los cauces a seguir en la revelación de información genética personal, precisando cómo y a quién informar; 3) Estudio de las condiciones adecuadas para iniciar una prospección genética masiva entre una población, grupo étnico, social o profesional; 4) Orientaciones sobre la formación de los profesionales del consejo genético; y numerosos proyectos educativos, de prospectiva social y divulgación.

La propuesta de financiar tan generosamente estudios ELSI fue vista por algunos como una forma de acallar posibles críticas contra la investigación científica en genética humana, polémica desde sus inicios. Pero los estudios que van apareciendo no pueden considerarse, en conjunto, opiniones compradas ni parafernalia legitimadora subsidiada. A mi entender, están fomentando un debate interdisciplinar sin precedentes y una estrecha colaboración entre científicos, sociólogos, juristas, filósofos, educadores y otros profesionales, por sí misma enriquecedora. Algunas conclusiones preliminares de este debate merecen especial atención:

[1] Las propuestas de «vigilar» el desarrollo científico-tecnológico despiertan sospechas inmediatas, como lo hacen eventuales aplicaciones de sus resultados. Pero ¿qué tipo de control social sobre la investigación científica puede esperarse, cuando ni los propios estudiantes/futuros investigadores han tenido jamás oportunidad de reflexionar sobre las implicaciones sociales de su trabajo? Nadie cree que deban ser políticos los encargados de iniciar y moderar este debate, con su reconocida habilidad para manipular y confundir a la opinión pública. ¿Corresponde a periodistas en la sección de «divulgación científica» el proporcionar los criterios para que los ciudadanos se formen una opinión personal, crítica y bien fundamentada(44), sobre el asunto? Por número e importancia, los problemas sociales, ecológicos, económicos, etc., que el desarrollo científico-tecnológico va planteando merecen un tratamiento mucho más sistemático. De lo contrario, pueden darse situaciones en las que partidos o colectivos radicales consigan imponer restricciones injustificadas a la investigación y provocar un retraso en áreas fundamentales del conocimiento(45).

[2] La ingeniería genética y el PGH hacen posible experimentos de hibridación, recombinando material genético humano con el de otros organismos. Y en ciencia, como en otras áreas, existe el riesgo de avanzar mediante hechos consumados: se deciden realizar experimentos de alto riesgo con material genético humano y no se informa de los mismos mientras no se obtengan resultados científicamente relevantes. La política de hechos consumados aquí puede originar verdaderos monstruos. Pero cualquier regulación de la investigación en este campo debe adoptarse tras un debate público previo, oídos los propios investigadores y demás expertos interesados juristas, filósofos, médicos, educadores... e interlocutores sociales(46).

[3] El caudal de información genética sobre el ser humano aumenta por semanas. Es preciso que la educación proporcione elementos de juicio para saber interpretarla en lo fundamental y adoptar, razonada y responsablemente, opciones que favorezcan la salud física y mental de la descendencia. Fomentar la capacidad de decisión personal en cuestiones de salud propia y reproductiva deber ser objetivo prioritario. Pero esta tarea exige profesionales del consejo/asesoramiento genético científica y profesionalmente bien preparados. En concreto, que puedan garantizar la comunicación directa de la información genética al afectado, el carácter privado de los informes médicos y su uso exclusivamente en beneficio del ser humano.

[4] Tenemos ya experiencia acumulada sobre los problemas asociados a los programas de prospección genética masiva e individual. Esto obliga a precisar las peculiaridades del diagnóstico prenatal de anomalías genéticas y del diagnóstico de anomalías hereditarias en adultos. En concreto, la fiabilidad de los métodos de diagnóstico, el soporte estadístico de sus resultados y la asociación con predisposiciones a ciertas enfermedades deben ser cuidadosamente examinadas. En la práctica, tienden a establecerse conexiones causales entre mutaciones en el ADN y determinados síndromes, trastornos o predisposiciones, donde no hay más que asociaciones de naturaleza muy compleja(47). La noción de «destino biológico» o «destino genético» puede invadir rasgos físicos y psicológicos no determinados, en absoluto, por la sola base genética. Esto supone olvidar la imbricación entre naturaleza y cultura, cuya importancia se está replanteando ahora bajo la luz de los nuevos conocimientos genéticos (idénticas mutaciones genéticas no provocan siempre los mismos síntomas, como sabemos). Pero sobre todo hay que evitar expresiones y actitudes que directa o indirectamente puedan clasificar a los seres humanos en categorías, en función de su genotipo. Trabajo, cobertura social y tribunales son contextos especialmente propensos a que la información genética personal sea utilizada con fines discriminatorios. Estos riesgos aumentan entre grupos pertenecientes a minorías raciales o étnicas que ya afrontan problemas de marginación. Un control adecuado de la obtención, almacenamiento y distribución de los datos genéticos personales resulta imprescindible para impedir su manipulación arbitraria por parte de gobiernos e instituciones de poder, entre otras.

[5] Cualquier investigación en el terreno de la genética humana viene lastrada, de antemano, por la importancia que las ideas eugenésicas tuvieron en el pasado y sus nefastas concreciones políticas. Las ideas eugenésicas se remontan al menos hasta Platón, pero fue a finales del XIX cuando se perfilaron los primeros programas «para mejorar la raza humana, eliminando los rasgos considerados indeseables y multiplicando los deseables»(48). En el Norte de Europa y Estados Unidos, los eugenistas generalizaron patrones de adaptación y valor social que correspondían, predominantemente, a la clase media blanca y protestante. Las aplicaciones más aberrantes de las ideas eugenistas tuvieron lugar bajo el programa de política racial desarrollado por los ideólogos de la Alemania nazi y las leyes de esterilización obligatoria, cuyas lamentables consecuencias forjaron los episodios más oscuros de la historia reciente. El paso de la eugenesia negativa a la positiva fue tan fácil como puede serlo el salto del conocimiento del genoma humano al fomento de cualidades deseables. Pero los prejuicios eugenistas nunca desaparecen por completo; dependerá de diversas circunstancias sociales, económicas y políticas para que resurjan con más o menos fuerza(49). Regímenes autoritarios son su mejor caldo de cultivo. El caso del cariotipo XYY ilustra perfectamente hasta qué punto las aportaciones de la ciencia contrastadas o no pueden ser instrumentalizadas en apoyo de prejuicios y actitudes sociales discriminatorias, racistas o xenófobas. Por consiguiente, deberían evitarse términos, expresiones y argumentos que evoquen los discursos sobre superioridad e inferioridad biológica en general y genética en particular.

[6] Otro gran foco de debate gira en torno a las solicitudes de patentes de miles de fragmentos de ADN complementario o genes completos, potencialmente útiles pero de función desconocida por ahora. Muchos investigadores opinan que la protección mediante patentes de los hallazgos constituye una buena forma de garantizar el progreso científico y de fomentar la investigación(50). Pero otros creen que esa práctica en biomedicina retrasará considerablemente el intercambio de información y la publicación de resultados eventualmente claves para el desarrollo de nuevos fármacos o terapias contra el SIDA, el cáncer, etc. El tema es mucho más complejo, pues sólo puede ser patentado algo que sea realmente nuevo y resulte útil, y no cumplen este requisito los productos que se dan normalmente en la naturaleza. Sin embargo, han sido aprobadas patentes sobre productos naturales en formas modificadas por humanos. Bacterias o sustancias químicas recién aisladas y purificadas pueden ser patentadas en su estado aislado y purificado, si en la naturaleza sólo existen en estados impuros. En coherencia con estos principios, han prosperado solicitudes de patentes sobre proteínas y secuencias de ADN humano, aisladas y purificadas mediante intervención humana(51). Pero la exigencia de utilidad excluye de la protección mediante patente ciertos descubrimientos científicos que, aunque interesantes como objeto de posterior investigación, todavía no pueden ser utilizados para ningún fin humano práctico. Y esta parece ser la razón por la que los Institutos Nacionales de Salud norteamericanos decidieron no recurrir el dictamen de la Oficina de Patentes y Comercio, que rechazaba la patentabilidad de unas 4.000 secuencias parciales o totales de genes humanos presentadas. Al día siguiente, el Consejo de Investigación Médica en Gran Bretaña anunció su decisión de cancelar también sus solicitudes de patentes. El director de los NIH, Harold Varmus, tras consultar a un completo panel de funcionarios, abogados, científicos e industriales, reconocía que buscar la patente de secuencias génicas parciales o completas cuya función y utilidad práctica se desconocen no va en interés del público ni de los científicos; más bien parece un uso mezquino de los dineros estatales. En esta línea se decantaba también Thomas Caskey, presidente internacional de la Human Genome Organization(52). Todo esto sugiere que el sistema de patentes quizás sea un buen medio de garantizar el desarrollo científico-tecnológico en general, pero quizás no sea el más adecuado en todas las áreas de la biomedicina.

[7] Al hilo del PGH se han planteado y revisado numerosas cuestiones de interés filosófico, epistemológico y antropológico:

1) La definición de los conceptos «naturaleza» y «esencia humana» en términos genéticos parece ir asociada a la creencia en que una manipulación propiamente genética cambiaría aquello que somos, o que en un CD-ROM podremos tener toda la información genética de un individuo y decir lo que ese individuo es. Estas expresiones, usuales en proponentes y detractores del PGH, denotan una reducida comprensión de la conexión entre los genes y la configuración biológica y mental del ser humano.

2) El eterno problema de los modelos y explicaciones reduccionistas aparece con un rostro nuevo a la luz de la Genética, recobrando una vitalidad que había perdido en la Física y la Química. La visión tradicional de la naturaleza en términos mecanicistas(53) va siendo progresivamente sustituida por otra computacional. Pero las interpretaciones de los fenómenos genéticos/moleculares en términos computacionales son propensas a identificar erróneamente la información codificada en el ADN con un «programa» informático, al que le son atribuidas características y propiedades que no tiene, a la luz de la literatura experimental(54).

3) Cuando el ADN se entiende como un «lenguaje de programación» o programa responsable de la conducta y constitución del ser vivo, la investigación se desarrolla bajo el supuesto de que cuando lleguemos a conocer ese lenguaje, podremos reprogramar al individuo para corregir sus anomalías y disfunciones(55). Es decir: una vez comprendida la estructura y función del genoma humano, una vez que los conceptos de código genético, programa genético y mensaje genético han sido precisados, podremos elaborar una explicación de base genética para las características fenotípicas, incluyendo múltiples aspectos de la salud humana, la enfermedad e incluso de la conducta. Esta percepción de que la genética humana es esencialmente determinista y reduccionista llevó en el pasado a una mala aplicación de la información genética y prestó apoyo a ideologías de nefastas consecuencias sociales(56).

4) También parece muy extendida la impresión de que lo genético resulta inalterable, y que los problemas de criminalidad o conducta antisocial, incluso las diferencias de coeficiente intelectual entre clases, sexos y razas pueden ser explicadas/comprendidas únicamente desde el dominio de la genética humana(57). Pero se están dando por supuestas aquí toda una serie de relaciones 1:1 y conexiones causales no asociaciones de difícil justificación experimental. Una revisión crítica de los relatos habituales sobre la naturaleza de los genes y las propiedades de la molécula de ADN sería una contribución importante al debate(58).

[5] La disponibilidad de marcadores genéticos para detectar mutaciones asociadas a enfermedades y las nuevas herramientas de la genética forense pueden contribuir a enfocar nuestra atención preferentemente sobre la base genética de múltiples enfermedades y la identificación de violadores o delincuentes. Pero este enfoque favorece el desinterés por los demás factores ambientales, personales, sociales que desencadenan las enfermedades y por las estructuras o dinámicas sociales que inducen a un individuo a delinquir. La Biología Molecular hace posibles nuevas aproximaciones a la patología médica y social, pero no justifica el abandono de orientaciones y perspectivas tradicionales hasta ahora importantes para comprender los problemas de salud individual o social.

[6] El tratamiento jurídico apropiado a los diversos problemas suscitados por el PGH ha sido y continuará siendo el último gran foco de discusión. Muchos expertos señalan que es preciso evitar un enfoque legalista del asunto. Gran parte del debate sobre las implicaciones del PGH se ha planteado buscando antes una regulación restrictiva sobre el mismo que una difusión de los criterios y la información necesaria para suscitar una toma de posición personal y autónoma al respecto entre los ciudadanos interesados. La opción por un análisis jurídico el proporcionado fundamentalmente por profesionales del Derecho puede restringir inapropiadamente el abanico de factores a tener en cuenta en el debate y a concentrarse exclusivamente en cuestiones muy puntuales. Bajo la apariencia de reflexión multidisciplinar, filósofos, sociólogos y científicos de la biomedicina pueden estar limitándose a reflexionar sobre los mecanismos reguladores a adoptar y marginar, de hecho, el tratamiento de otras muchas cuestiones subyacentes de importancia(59).

Es evidente que deben establecerse garantías legales contra el acceso de compañías de seguros y empresarios a la información genética personal, o precisar muy bien en qué consistiría el derecho de las aseguradoras a limitar la cobertura social o a establecer tasas superiores para los individuos portadores de una predisposición genética a ciertas enfermedades. La casuística en este ámbito comienza a ser abrumadora. Pero la respuesta legal a problemas del tipo «si un test prenatal puede diagnosticar la fibrosis quística y una mujer embarazada se niega a realizarlo, ¿puede una aseguradora rechazarle cobertura al hijo afectado?» presupone otras muchas reflexiones y respuestas de carácter científico-técnico, ético y social. Las normas en este terreno exigen una rigurosa y amplia reflexión interdisciplinar previa(60).

Entre otras muchas, será preciso estudiar la cuestión del conocimiento no deseado. Es algo muy poco tratado por la ley en una sociedad liberal, porque va directamente contra el núcleo de sus presupuestos constitucionales y hábitos de investigación. Los casos aislados de autorrestricción por parte de científicos que se abstienen de introducirse en una materia cuyo conocimiento puede resultar peligroso si continúan desarrollándolo no constituyen la dinámica general de la ciencia. Aunque haya voces que se decanten en esta dirección, la idea de que el conocimiento por sí mismo es dañino resulta, tanto para el científico como para la sociedad liberal, un anatema. No existen razones indiscutidas para poner objeciones al desarrollo de los conocimientos científicos, excepto cuando ello implique la manipulación ilícita de individuos, etnias o minorías sociales y la difusión de información confidencial sobre los mismos. Pero en la práctica no resulta fácil distinguir entre medios apropiados e inapropiados para el desarrollo del conocimiento científico(61).

Conclusión

Una vez más la cultura, la sociedad y la reflexión ético-legal acusan el impacto de un desarrollo científico-tecnológico importante. Yo no diría que en este caso la reflexión ética o filosófica, en concreto, van muy por detrás de la ciencia y la técnica. Lo que sí parece evidente es que distinciones tan rancias como ciencias del espíritu y ciencias de la naturaleza, comprender y explicar, discursos genuinamente humanistas y discursos tecno-científicos, poco ayudan para tomar posición en un debate obligadamente interdisciplinar como requiere el PGH. Quizás el desarrollo científico-tecnológico experimentado por la Física y la Química hasta los años 80 favoreció el alejamiento entre ciencia y humanidades, o fomentó justificadamente reflexiones filosóficas muy críticas respecto al papel de la ciencia y de la técnica en la sociedad. Pero es innegable que los progresos en biomedicina y biología molecular no están siguiendo el mismo rumbo. Aunque los problemas planteados en este terreno son muchos e importantes, el esfuerzo de reflexión interdisciplinar está siendo posible porque muchos científicos se han interesado por los aspectos filosóficos, éticos o sociales de su trabajo, y porque filósofos, sociólogos o juristas han decidido estudiar en serio las técnicas, desarrollos y conocimientos aplicados recientemente en biología molecular o genética humana.

En mi opinión, el reto más importante en relación con el PGH es difundir a todos los niveles la información técnica básica y los criterios éticos, filosóficos o sociales imprescindibles para una toma de posición personal, autónoma y responsable entre los ciudadanos. Antes o después la posibilidad de acceso a los servicios genéticos será una realidad para la mayoría, como lo son ahora otros servicios sanitarios. La formación de expertos y profesionales que faciliten información y asesoramiento apropiados debería ser un objetivo prioritario. Pero las cuestiones mencionadas exigen un estudio y difusión más allá del círculo de expertos, y el ámbito educativo sigue siendo, como en tantos otros problemas, el más adecuado para un tratamiento interdisciplinar coordinado(62).

GENOMA HUMANO

I) INTRODUCCIÓN


El Proyecto Genoma Humano (P.G.H) es un proyecto internacional, que partió el año 1988, cuyo objetivo principal es conocer la secuencia completa del genoma humano (1, números referentes a blibliografía).
Se llama genoma a la totalidad del material genético de un organismo. El genoma humano posee entre 50.000 y 100.000 genes distribuidos entre los 23 pares de cromosomas de la célula somática humana.
Cada cromosoma puede contener más de 250 millones de pares de bases de DNA, y se estima que la totalidad del genoma humano tiene 3000 millones de pares de bases (2).
La idea de iniciar un estudio coordinado del genoma humano surgió de una serie de conferencias científicas celebradas entre 1985 y 1987; idea que ganó impulso en Estados Unidos en 1990 con la ampliación de la financiación del Departamento de Energía (D.O.E), y la posterior unión al proyecto de los Institutos Nacionales de Salud (N.I.H). Uno de los primeros directores del programa en Estados Unidos fue el bioquímico James Watson, que en 1962 junto con el biofísico Francis Crick, recibieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por el descubrimiento de la estructura del DNA (2).
Estructura del DNA
Comenzando los años 50, J. Watson y F. Crick se unieron en el trabajo de dilucidar la estructura del DNA. La estructura tenia que permitir:

- que la molécula de DNA portara información;
- que la molécula de DNA pudiera autoduplicarse.


Según el modelo propuesto por Watson y Crick, la molécula de DNA consta de dos columnas hechas de grupos fosfato, alternados con moléculas de desoxirribosa, las cuales forman dos hebras paralelas que están enrolladas como una hélice, dejando las bases nitrogenadas hacia adentro. Las bases nitrogenadas son adenina la que se aparea con timina y citosina con guanina (o viceversa).(3).
Este tipo de asociación entre las dos cadenas del DNA le confiere dos características importantes:

-las dos cadenas son complementarias
-y también antiparalelas (4).


El código genético, entonces, viene determinado por el orden que ocupan las bases en la escalera de DNA. Por lo general cada sección de esta escalera tiene una secuencia única que puede utilizarse para diferenciar unos genes de otros y fijar su posición en el cromosoma (2). La siguiente imagen corresponde al supuesto modelo de la cadena de DNA.


Cartografía y Secuenciación

El P.G.H., al tratarse de un proyecto que pretende identificar la secuencia completa del genoma humano, con toda una secuencia codificante (exones) y no codificante (intrones), necesita de técnicas que permitan identificar el lugar (locus) y la distancia en que se encuentran los más de 100.000 genes.
En un principio, el P.G.H. fue acordado realizarlo en dos etapas, una de Mapeo físico (o cartografía genética) de todos los cromosomas, etapa que termino el año 1998; luego, la segunda etapa corresponde a Secuenciación, la que partió en 1998 (1).
Hay dos categorías principales de técnicas de cartografía genética: Ligamiento o cartografía genética. que identifica sólo el orden relativo a los genes a lo largo del cromosoma; y Cartografía física,un conjunto de métodos más precisos que permite determinar las distancias entre genes dentro del cromosoma. ambos tipos de cartografía utilizan marcadores genéticos, que son características físicas o moleculares detectables que se diferencian entre los individuos y se transmiten por herencia (2).
Los mapas de ligamiento humano se han elaborado sobre todo siguiendo las pautas de herencia de familias extensas a lo largo de muchas generaciones. Estos estudios se limitan a los rasgos físicos heredados, fácilmente observables en todos los miembros de la familia.
La cartografía física determina la distancia real entre puntos diferenciados de los cromosomas. Las técnicas más precisas combinan robótica, uso de láser e informática para medir la distancia entre marcadores genéticos. Para realizar estos mapas se extrae DNA de los cromosomas humanos y se rompe aleatoriamente en numerosos fragmentos (2).
Una de las estrategias para lograrlo consiste en utilizar secuencias de DNA complementarias (cDNA). Estas secuencias se obtienen gracias al uso de una proteína de origen viral (transcriptasa inversa) que es capaz de copiar una molécula de DNA a partir de una molécula de RNA. Debido a que el RNA pierde todas las secuencias no codificantes (intrones) durante su paso desde el núcleo al citoplasma, al utilizarlo como "modelo" uno se asegura que el DNA obtenido de ese RNA ( o cDNA ) posee sólo genes "útiles" o codificantes. Posteriormente las secuencias se amplifican cientos de veces en un sistema de "copia automática" conocido como reacción de polimerasa en cadena (PCR), con lo cual se obtienen cientos de fragmentos de la secuencia deseada en pocas horas. Finalmente estas secuencias pueden ser sometidas a las distintas estrategias de mapeo que existen en la actualidad (5).
La secuenciación es el proceso por el cual se identifican las secuencias en que están unidas los 300 mil millones de pares de bases y luego, posteriormente, saber que significan estas secuencias.
Para determinar la secuencia real de nucleótidos, hacen falta mapas físicos muy detallados que recojan el orden exacto de las piezas clonadas del cromosoma. El método por el cual se secuencia el DNA, consiste en replicar piezas específicas de DNA y modificarlas de modo que terminen en una forma fluorescente de uno de los cuatro nucleotidos. En los modernos secuenciadores automáticos de DNA, el nucleótido modificado situado al extremo de una de estas cadenas se detecta con un haz de láser y se determina el numero exacto de nucleótidos de la cadena a continuación se combina esta información en un ordenador para reconstruir la secuencia de pares de bases de la molécula original de DNA (2).
El ritmo de acumulación de secuencias de DNA es vertiginoso ya que su cantidad se dobla cada pocos meses. Actualmente se estima que ya se ha secuenciado casi un dos por ciento del total del genoma humano, pero este dato no debe engañar: con las técnicas y ritmos actuales, en los próximos años se obtendrá una tasa de 500 Mb por año. La siguiente imagen corresponde a un mapa genético del genoma humano.

{PGH}


II) ALCANCES DEL P.G.H.


La principal justificación del P.G.H., de cara a la sociedad, en la promesa de avances importantes en medicina. Aunque el estudio de las enfermedades en humanos se ha venido haciendo mayoritariamente en ausencia de su comprensión genética, la disponibilidad de técnicas poderosas anima a emprender la secuenciación, sistemática, lo que suministrará un formidable impulso sobre todo para las enfermedades poligénicas y multifactoriales.
Una de las consecuencias más inmediatas del P.G.H. (y que ya se experimenta desde hace algunos años) es la de disponer de sondas y marcadores moleculares para el diagnóstico de enfermedades genéticas, de cáncer y de enfermedades infecciosas. A plazos mayores, se espera que la investigación genómica permita además nuevas generaciones de fármacos, que sean más específicos y que tiendan a tratar las causas y no sólo los síntomas. La terapia génica puede aportar, en un futuro, soluciones a enfermedades tanto hereditarias como infecciosas (8).

Sondas y marcadores moleculares

La investigación y la implementación de pruebas genéticas logró en 1970 una importante técnica para cartografiar los genes humanos o cariotipos. En el Instituto Karolinska de Suecia se descubrió un método para teñir los cromosomas humanos con colores fluorescentes, los que al ser iluminados con luz ultra violeta se hacen visibles como bastones a franjas claras y oscuras. Estos cariotipos son un instrumento muy útil para el diagnostico de anomalías.
Para realizar una prueba en una persona adulta alcanza con una sola gota de sangre, dado que el DNA se puede extraer de los leucocitos (glóbulos blancos). También se puede extraer de las muestras de semen (en la cabeza del espermatozoide), algunos métodos permiten obtenerlo de la saliva (cuando se arrastra con ella células epiteliales de la boca) e incluso, examinando el cabello cuando va acompañado de la raíz (8).
Estas son algunas de las enfermedades de las cuales ya existen pruebas disponibles:


-hemofilia (defecto en el control de las hemorragias)
-fibrosis quística (acumulación de mucosidades en los pulmones, interfiere en la respiración)
-mal de alzheimer (enfermedad degenerativa neurológica marcada por una senilidad precoz)
- anemia falciforme ( anemia crónica hereditaria) (8)


Terapia génica
Consiste en la aportación de un gen funcional a las células que carecen de esta función, con el fin de corregir una alteración genética o enfermedad adquirida. La terapia génica se divide en dos categorías:


-La primera es la alteración de las células germinales lo que origina un cambio permanente de todo el organismo y generaciones posteriores. Esta terapia génica en la línea germinal no se considera en los seres humanos por razones ética.

-El segundo tipo de terapia génica, terapia somática celular, es análoga a un trasplante de órganos. En este caso uno o más tejidos específicos son objetos, mediante tratamiento directo o extirpación del tejido, de la adición de un gen o genes terapéuticos en el laboratorio, junto a la reposición de las células tratadas en el paciente. Se han iniciado diversos ensayos clínicos de terapia genética somática celular, destinados al tratamiento de cánceres o enfermedades sanguíneas, hepáticas o pulmonares.


III) EL TRABAJO EN CHILE


El año 1990 se formó el Programa Latino Americano para el Genoma Humano, el cual comenzó trabajando con la idea de promover el estudio de genes humanos involucrados en patologías humanas, utilizando información y tecnología proveniente del P.G.H. que se estaba desarrollando en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Japón e Italia, países que partieron y fueron pioneros en el P.G.H.
En chile, a principio de la década de los noventa hubieron distintos grupos investigando sobre enfermedades genéticas que afectaban a la población chilena, y que en una segunda etapa se estudiarían las mutaciones que existen en esta. Por ejemplo, la doctora Nora Riveros, se dedico al análisis genético molecular de pacientes que sufren de Fibrosis Quística. Por otra parte el doctor Allonso Gonzalez tuvo a su cargo un proyecto que investigaba sobre Artritis Remantoidea, donde se analizaron los genes específicos que la causaban.(5).


Según la doctora Pilar Carvallo (Vicepresidenta del Programa Latinoamericano para el Genoma Humano), siempre se pensó que no era conveniente en términos de rentabilidad participar en el proyecto genoma porque la tecnología es sumamente cara y no vale la pena, por este motivo, invertir tanto dinero para hacer una investigación sobre el P.G.H. en Chile.Lo que si es importante es que el P.G.H. traerá al país una gran cantidad de información para lo que es la genética molecular y lo que se refiere a patologías hereditarias. Por lo tanto, Chile, al no tener la tecnología necesaria solo puede apoyarse en la información que llegue del extranjero e investigar a partir de esta.


IV) PROBLEMAS A CAUSA DEL P.G.H.


Sin duda el P.G.H. traerá como resultado un sin fín de conocimiento y de aplicaciones, pero ¿será posible secar provecho de algo tan personal como puede ser para la persona la revelación de su intimidad genética? o ¿cómo puede el hombre tomar "algo" y hacerlo propio siendo que es patrimonio de toda la humanidad?.


Esta discusión comenzó cuando en junio de 1991, J.Craig Venter presentó una petición para obtener el derecho de propiedad intelectual y comercial sobre 337 genes de tejido nervioso humano obtenidos por él y su laboratorio con la técnica del cDNA y el uso de la reacción de la Polimerasa en Cadena (P.C.R.). Esto causó un revuelo enorme y muchos pensaron que si se inicia una carrera por las patentes con el fin primario de obtener lucro de este conocimiento considerado patrimonio de la humanidad, si todo hubiera seguido así, no resultaría extraño que el año 2005 se transaran en Wall Street la mayor cantidad de secuencias de DNA de la historia (5).
El problema se solucionó sólo cuando se logro que se aceptara la patentación de genes en los cuales no solo se patenta la secuencia, sino que también la mutación específica, y además se patenta el permiso para idear desde ahí algún método de terapia génica, alguna droga específica o algún tipo de test génico, a partir de la secuencia que se quiere patentar, dado que el patentamiento debe ir acompañado de una invención sobre la secuencia seguida. Además se tuvo que permitir algún tipo de patentamiento, para de esta manera inducir a las empresas privadas a que inviertan en la investigación y desarrollo del P.G.H. (1)


Consideraciones éticas


El desarrollo científico,en lo que respecta al P.G.H., abre las puertas a un sinnúmero de tratamientos que podrían ser beneficiosos para el hombre. Pero no se debe olvidar que esto implica manipular directamente los mecanismos que transmiten la vida y dirigen la evolución de las especies, incluyendo la nuestra.
Estos hechos desbordan por mucho nuestros conceptos de ética y humanidad, ya que nunca nos vimos enfrentados a la posibilidad de que la vida fuera manipulada de este modo.
Así surgen preguntas como: ¿se debe prohibir o desaconsejar algún tipo de manipulación genética?, ¿a quién le corresponde la responsabilidad de discriminar entre lo permitido o no?(7). Así, la UNESCO se compromete a promover y desarrollar la reflexión ética en los avances científicos en las áreas de la biología y la genética, proclamando los siguientes principios y aprobando la declaración de estos.


A. LA DIGNIDAD HUMANA Y EL GENOMA HUMANO.


Se refiere a la igualdad y dignidad de los individuos, cualesquiera que sean sus características genéticas; negando así la discriminación por características genéticas.


B. DERECHOS DE LAS PERSONAS INTERESADAS

Se refiere a que toda investigación genética deberá ir de acuerdo del país respectivo, y siempre con la previa información y aprobación del individuo. Si este no está en condiciones de aprobarlo, solo se llevara a cabo la investigación si esta es indispensable para la salud del individuo.


C. INVESTIGACIONES SOBRE EL GENOMA HUMANO.

Se refiere a que ninguna investigación podrá ir más aya de los derechos y dignidad humanas, y que todas las personas deben tener alcance a los progresos biológicos y genéticos. A su vez estas investigaciones deben estar orientadas a aliviar los males de la humanidad.


D. CONDICIONES DE EJERCICIO DE LA ACTIVIDAD CIENTÍFICA.

Debe imponerse en los científicos responsabilidades especiales tanto en sus investigaciones como en los resultados de estas.
Los estados fijarán el marco de libre ejercicio de la investigación sobre el genoma humano, y estos formaran comités que apreciarán los puntos éticos y jurídicos sobre estas investigaciones.


E. SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL.

Los estados deben promover investigaciones que prevengan y traten enfermedades genéticas o endémicas. Deberán fomentar la difusión internacional sobre esta investigación.


F. FOMENTO DE LOS PRINCIPIOS DE LA DECLARACIÓN.

Se deberá fomentar estos principios a través de la educación y otros medios.
Los estados garantizarán el respeto de estos principios (6)


V) PROPOSISIÓN DE ESTUDIO

El P.G.H. en si acarrea ciertos problemas éticos, problemas de los cuales la UNESCO se comprometió a promover y desarrollar la reflexión ética y las actividades conexas en lo referente a las consecuencias de los progresos científicos y técnicos en el campo de la biología, respetando los derechos y las libertades del ser humano (7).
Ahora, en el punto F de la declaración de principios hecha por la UNESCO se afirma que los principios declarados en los puntos anteriores deben ser fomentados por la educación y otros medios, pero ¿ se ha hecho esto en Chile? ¿ se ha discutido, publicado o comentado públicamente algo sobre el tema?. En realidad, la opinión pública en general tiene muy poco conocimiento sobre lo que se está haciendo en el P.G.H. y sus posibles alcances. A todo lo anterior se suma que en Chile existen grandes vacíos legales con respecto a investigación y experimentación en general. En base a lo anterior nuestra proposición de estudio se centra en estos vacíos legales y la falta de información que existe en Chile.
Nuestra propuesta es hacer encuestas sobre el tema con el fin de tener una idea del conocimiento general y luego profundizar a partir de los datos obtenidos en debates y charlas con el fin de hacer publico el tema. Luego ver de qué forma se ha planteado el tema ante la sociedad y de ahí hacer un estudio con metas como la de legislar sobre cuales serán los enfoques permitidos de los resultados del P.G.H., basados en lo que ya existe en otros países y lo que ha planteado hasta ahora la UNESCO.
Ahora, esta propuesta no se centra propiamente tal en toda la sociedad, sino que se basaría y se centraría más que nada en el ambiente científico, docente y legislativo del país, tratando de crear conciencia e iniciativa sobre los alcances del P.G.H. que se podrían producir en Chile.


VI) CONCLUSIÓN

A principios de 1996 el P.G.H. iba muy por delante del plazo y por detrás del presupuesto. Se han cartografiado más de 4.000 genes al menos en un cromosoma específico, se han clonado 1.600 genes de función conocida, se han asociado 1.000 enfermedades genéticas con algún defecto de un gen cartografiado y se han secuenciado más de 150 millones de pares de bases de DNA humano. Se han publicado mapas de todo el genoma humano. El objeto final P.G.H. es estrechar la separación entre marcas hasta aproximadamente 100.000 pares de bases y secuenciar al menos 3.000 millones de pares de bases para el año 2005.
En años recientes se han identificado los genes relacionados con enfermedades hereditarias como la fibrosis quística, la distrofia muscular o el mal de Alzheimer. Éste es el primer paso en el desarrollo de mejores pruebas de selección genética, nuevos medicamentos y tratamientos genéticos para atacar estas enfermedades. La capacidad de corregir defectos mortales de la herencia genética humana puede alterar espectacularmente la forma de enfocar la enfermedad.
El mayor conocimiento del genoma humano puede tener también consecuencias éticas, jurídicas y sociales muy controvertidas. Los primeros resultados ya han estimulado un debate internacional sobre la conveniencia o no de patentar para uso comercial secuencias de genes humanos y de poner la información sobre genética humana a disposición de empresas de seguros y empleadores, así como de corregir los defectos genéticos de forma que podrían transmitirse de generación en generación, pero sin duda el P.G.H. traerá grandes conocimientos y abrirá nuevas puertas a la ciencia del mañana.

 

BIBLIOGRAFÍA

1) Entrevista a la doctora de la Universidad de Chile Pilar Carvallo.
2) Enciclopedia Encarta 98 (P.G.H.)
3) Manual de biología P.C.E. edición Universidad Católica de Chile, paginas 131,132.
4) Ingeniería genética i biotecnología Paulina Balbás, Francisco Bolivar. Página 7
5) Grandes reportajes. La Nación sábado 25 de abril de 1998
6) Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos (rev.med.chile1997;125:1485- 1489)
7) Principios Eticos para Investigar el Genoma Humano. (rev.med. chile 1993;121;180-183)

8) Páginas de internet (Links): Aunque son muchas, engloban en su mayoría parte del tema, por lo que les recomiendo revisar una a una

GENOMA HUMANO (2)

{PGH}

Existe desde hace ya unos años el proyecto de rastrear en lo profundo de nuestra herencia biológica para encontrar la causa de nuestros problemas y soluciones tecnológicas. Esto se debe al incuestionable avance de la Biotecnología en el campo de la Agricultura, en la Agronomía, etc. Pero en el ámbito humano se complica ya que se cruzan problemas de índole ético, social, económico, etc.

No debemos olvidar que hasta hace unas décadas se practicaba la discriminación por color de piel en el transporte público de los Estados Unidos de América. Tampoco se nos debe escapar el recuerdo de que en Sudáfrica se practicaba el "appartheid", política racista avalada por el Reino Unido. También está el ejemplo de Namibia, lindera a Sudáfrica, que tenía este tipo de políticas discriminatorias contra la mayoría de la población. Esta política era avalada por migraciones alemanas que eran minorías.

Son estos mismos países europeos con amplio poder en múltiples facetas, junto con los americanos quienes invitan al resto de los países del mundo a que se agrupen y banquen con fondos de cada región el proyecto de estudiar a todo el material heredable biológicamente. Cuando los grupos religiosos se oponen por cuestiones morales parecen atenuados por la sensación de vejez que generalmente nos resultan tener. Estas opiniones opuestas parecen ridículas ante la agilidad del progreso tecnológico.

Las controversias sobre los problemas ecológicos ligados a este proyecto calan más hondo pero terminan por ser incorporadas en la agrupación que nuclea a los investigadores de este proyecto. Se incorporan comisiones sobre cada temática que se cruza contra la investigación de un secreto que, de ser revelado a quien no corresponda, seremos todos posiblemente juzgados por algo imposible de cambiar: nuestros propios genes.

Sea cual fuese nuestra opinión, el proyecto ya está en marcha en todo el mundo y se gastan muchos millones de dólares para resolver situaciones que están tan lejos de ser problemáticas que terminan siendo ridiculizadas por sus detractores. Son tantos nuestros genes que suponer que se pueden investigar todos no resulta importante sino ridículo ya que, de lograrse, nadie tendría la tecnología ni el tiempo para saber que funciones cumple cada gen.

Tampoco sería fácil distinguir para que se pueda utilizar en la Medicina y de qué manera. Habría que hacer pruebas en "células humanas" ya que esto no es un medicamento que se pueda probar en animales de laboratorio. Tampoco la investigación de la Genética comenzó con este proyecto y es sobre la base de esa investigación anterior que se sabe que el estudio de una guía completa de genes puede ser excesivo y confuso. Los genes importantes para un determinado problema se deben reducir a un mínimo para que el estudio sea serio y para la salud mental de quienes lo investigan.

{PGH}
{PGH}

UTILIDADES DEL PROYECTO

Hasta hace poco tiempo, la práctica de la secuenciación genética se reservaba a unos pocos genes sospechados de ser causantes de algún proceso importante. Se utilizaba en el estudio de genes ligados al ingreso de virus a la célula ya que así se logra la enfermedad, genes ligados al desarrollo embrionario de insectos u otros animales de importancia científica, económica, etc. Muy poco se relataba en bibliografía sobre estudios en humanos de este tipo.

Cada estudio de secuenciación (desentrañar el código genético) se realizaba como una experiencia única y sólo coordinada por el grupo de investigadores relacionados con el tema y con el laboratorio donde se hacía. Resultaba, como máximo, regulado por la política de desarrollo de ese país. Así este tipo de investigaciones creció en forma un tanto anárquica y desarticulada de todo proyecto centralizado.

Las buenas intenciones de los biólogos, médicos, veterinarios, etc. parecían suficientes ya que se trataban de los mejores investigadores en dichas áreas. A medida que esta secuenciación se hizo con mayor facilidad, la cantidad de genes decodificados comenzó a ser cada vez mayor creciendo en forma exponencial. A partir de esta etapa no era suficiente manipular un gen de importancia y realizarle modificaciones o hibridaciones de cualquier tipo. También era muy reconocido entre el ambiente científico el hecho de conocer su secuenciación. Muchas veces ésta no resultó importante para la aplicación pero igualmente acompañaba a las monografías y publicaciones científicas como un testimonio para una técnica futura.

De esta forma quedó un camino libre para que algún grupo de investigadores o un grupo de naciones encabezara la coordinación de esta investigación. Fue así que en la década de los ochenta aparecieron grupos de genetistas de Estados Unidos y Europa, principalmente, con el "Proyecto Genoma Humano". Esto implica decodificar a todos los genes del ser humano.

Resulta inapropiado que biólogos y médicos se propongan un proyecto tan abarcador y poco práctico. Debido a la cantidad de genes que son parte del patrimonio humano no se trata de una tarea sencilla ni se realiza con el apoyo de un pequeño grupo de países. Es un enorme esfuerzo donde se emplearán 30.000 años- hombre de mano de obra científicamente capacitada. Este dato aproximado da una idea de cuanto esfuerzo humano y económico se emplea en este tema.

{PGH}

No debemos menospreciar ningún esfuerzo para lograr un mejor bienestar pero estudiar a "todos los genes humanos" resulta tan poco práctico que terminará defraudando a más de un político y contribuyente. Mientras tanto se utiliza el dinero para estudiar a todo gen por ser humano y no por su importancia en el desarrollo de un método de cura de enfermedades.

No es fácil aplicar la lógica matemática a la Ética. Tampoco es fácil aplicar la lógica matemática a toda la constitución humana. Este proyecto me resulta un esfuerzo más por reducir a la lógica matemática todo lo que se conoce del animal humano. El exceso, aunque sea de cientificismo, es un problema pues se adopta un lenguaje científico para tomar un dogma. Los dogmas son creencias que resultan incontrastables. Son solo sostenidos por la fe.

El hecho de creer que todo el estudio genético se debe sólo a cuestiones matemáticas que se suman entre diferentes proyectos sin conexión, salvo la lógica matemática de la suma, es un dogma. Los que decodificaban sólo a los genes sospechados estaban inermes ante grandes interrogantes o grandes proyectos pero sabían ahorrar esfuerzos. Estos hombres no estudiaban ningún otro gen que no sea el relacionado con su estudio.

Tanto los problemas éticos como los relacionados con el exceso de estudios sobre genes poco aplicables y sus costos ya fueron vistos por los propios intervinientes en este proyecto. Es por eso que se sumaron diferentes grupos de investigadores de diferentes países para aportar no sólo sus labores sino también fondos a este megaproyecto internacional.

También se han formado comisiones de estudios éticos sobre la Genética integrada por personas con diferentes criterios culturales, éticos, religiosos, etc. Es quizás un proyecto de esta magnitud el que de un límite a la visión actual del hombre. Hoy ya sirve para darle límites a la lógica matemática, que parecía explicarlo todo. Es por ello que el paradigma lógico- matemático deja paso a paradigmas semióticos o críticos.

Lo más complejo de dilucidar es como se relacionan las estructuras entre sí y no estudiar a cada una por separado. No puede cambiar un solo gen pues su función "desentonaría" con respecto a las otras funciones que le corresponden a los otros genes. Es por ello que la mayoría de los cambios fortuitos en el código genético generan cambios desfavorables; o sea, enfermedades como tumores cancerosos.

{PGH}

CAMBIOS DE HABITOS

La ciencia biológica está participando de la vida pública en forma creciente. Sea por enfermedades conocidas como el S.I.D.A. o por descubrimientos de reptiles gigantes extintos, su popularidad sigue en aumento sin pausa. Sin embargo, hablar de Biología o con términos científicos no nos garantiza que estemos por un camino seguro.

Los divulgadores de estos temas que poseen cierto criterio ético estricto se ven frente a una competencia desleal frente a médicos, biólogos o periodistas que realizan todo tipo de declaraciones para lograr su minuto de gloria. Mientras tanto, nuestros descendientes observan los medios de comunicación en espera de mejoras en el bienestar a partir de hallazgos científicos.

Por otro lado, en los países del tercer mundo se está desmembrando a la mayoría de los grupos de investigación con la idea de que el estado no es buen administrador. Hordas de científicos escapan a países del primer mundo donde se ven reblandecidos sus condicionamientos culturales y éticos. Un científico emigrado no está en buenas condiciones de imponer su punto de vista, más allá de las buenas voluntades del país receptor. La economía gobierna a la política en el tercer mundo y, al menos a la ciencia en el primero. Es por ello que durante tanto tiempo la historia de la ciencia y la de las sociedades corrieron por vías alternativas solamente vinculadas por el poder de turno.

Nuestra herencia biológica es el patrimonio más importante que puede estudiar ciencia alguna. Pero los países poderosos de hoy demostraron una soberana ineficiencia en la administración de recursos naturales que parecen extintos. Si bosques completos fueron diezmados por el poder económico de unos pocos, esos pocos no se merecen ni voz ni voto sobre el estudio de nuestros genes. Esos pocos no representan a la humanidad ni a "la ciencia". ¿Alguien podrá saber a qué representan? ¿Acaso solo la ambición desmedida manejará los rumbos del "proyecto"? Necesitamos cambios de hábitos para tratar temas tan trascendentes. O quizás, los que siempre trabajamos de cara al sol debemos hacernos escuchar un poco màs ya que somos màs.

{PGH}

ANEXO TÉCNICO : ¿COMO SE DECODIFICA EL ADN ¿

La forma en que nuestra herencia biológica se transmite de generación en generación se basa en una extensísima molécula que posee una particularidad (entre tantas): puede guardar diferentes secuencias de cuatro tipos de "letras" en el alfabeto de la Genética. Esa molécula es el A.D.N. y las "letras" serían partes de esa molécula que se reiteran de forma tal que arman "frases".

En Química esas letras se denominan bases y la "frase" sería el gen. Cada secuencia especial de cuatro letras que se repiten logra una función cuando se encuentran en una secuencia particular formando un gen. Cada característica, por minúscula que parezca, significa que existe al menos un gen más para organizar esa función biológica.

Los millones de genes que se encuentran repetidos en trillones de células en nuestro organismo son los que permiten nuestra salud o enfermedad de acuerdo a si están equilibrados o no con el ambiente natural y social. Esta característica del A.D.N. lo hace único entre muchas moléculas orgánicas y nos podríamos extender más describiendo cuánto importan en nuestro equilibrio interno.

Pero existe aún otra característica más sorprendente sobre estas moléculas. No sólo deben permanecer inalterables (salvo errores llamados mutaciones), sino que además deberán realizar copias de esos archivos de información cuando la célula requiera duplicarse. Es por eso que nosotros tenemos cada vez más células con similares funciones en cada tejido que crece. Los códigos deben mantenerse los más fieles posibles al anterior para que la célula no genere funciones nuevas y desequilibradas con respecto a otras. La mayoría de las modificaciones, llamadas mutaciones, son casuales y generan principalmente enfermedades como los tumores cancerosos.

Para que las copias de la información genética se hagan lo más fieles posibles existen severos mecanismos moleculares de "duplicación" de esa información. Este proceso de "fotocopiado" se denomina replicación del A.D.N. Ocurre cuando la molécula normal, que es una doble hélice muy larga, se abre entre sus dos cadenas. En ese momento se activa el proceso de formación de una cadena de A.D.N. complementaria para cada cadena desapareada por la apertura antes mencionada. Todo ocurre como si, en una gran escalera en forma de caracol hecha por una doble hélice de esta molécula, se abrieran las cadenas y se lograran producir dos nuevas cadenas complementarias para las bases que quedaron solas. Las nuevas cadenas las metaboliza la célula a partir de bases que se encuentran presentes en el ambiente de la replicación (el núcleo celular).

Si se le suministran a las células sustancias similares a las bases pero que posean suficientes diferencias para alterar este proceso, la replicación finalizará en esa base alterada. O sea, por la similitud de la base "nueva" esta podrá ser reconocida en el proceso de la replicación, pero por su diferencia con la base real, el proceso quedará detenido en esa parte de la cadena nueva. Es algo similar a que le pidiera a un grupo de personas que cortase este texto de manera que quede desde el comienzo hasta una letra "a" que ellos quieran elegir. Cada uno cortará un tamaño diferente de texto pero me aseguro que tengo en cada corte desde el comienzo hasta una "a" seleccionada al azar.

Si el código genético solo posee cuatro letras debería otorgárseles a las células cuatro bases alteradas pero en diferentes casos. De esta manera tendré células "engañadas" con una letra en un recipiente, con otra letra en otro, etc. Es el juego propuesto antes que se repite con cuatro letras diferentes sin mezclar cada juego de recortes. Para leer el idioma de los genes se observa la distancia desde el comienzo del gen hasta el corte más pequeño de un juego de los cuatro. Allí le asigno la base que corresponde al juego analizado. Si realizo lo mismo para los cuatro juegos de recortes y con una cantidad amplia de recortes, tendré la lectura de ese gen. A esto se lo denomina decodificación o secuenciación del A.D.N.

{PGH}
{PGH}