Personalidad. Interacción Persona-Situación

Psicología. Personalidad. Marco de referencia. Polémica. Trabajo de Mischel. Variables intelectuales. Ben y Allen. Epstein. Perspectiva interactiva

  • Enviado por: Personal Laboral
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

TEMA 21

LA INTERACCION PERSONA x SITUACION:

MARCO DE REFERENCIA

  • MARCO DE REFERENCIA HISTORICO

    • Encontramos las primeras conceptualizaciones interaccionistas en Psicología en los trabajos de Kantor, si bien sus planteamientos difieren de los que se hacen en nuestros días en que él se centra en el “ambiente físico” y no en el “ambiente psicológico”.

    • Es Lewin quien plantea la necesidad de considerar al ambiente como una realidad psicológica, y este es el punto de vista compartido por la mayoría de los interaccionistas actuales.

    • Lewin señala:

    • Si representamos la conducta o cualquier fenómeno mental por “C”

    • la situación total, incluyendo a la persona por “S”

    • entonces C puede ser tratada como función de S:

    C = f(S)

    • en Psicología se puede describir la situación total distinguiendo la persona “P” y su entorno “E”: entonces cada fenómeno psicológico depende del estado de la persona y a la vez, del ambiente, aunque sus importancias relativas sean diferentes en cada caso.

    • Podemos establecer una fórmula derivada de la anterior para cada fenómeno psicológico:

    C = f(P, E).

    • Además los factores personales y situacionales están conectados por lazos de mutua interdependencia en la determinación de la conducta lo que implica que:

    E = f(P) y P = f(E)

    • De los primeros planteamientos interaccionistas pueden sacarse dos conclusiones que comparten los actuales teóricos interaccionistas:

  • La conducta es función de la interacción entre las características del organismo y las del ambiente, en que en cada momento se encuentra.

  • Dentro del ambiente hay que distinguir entre “ambiente físico” (en función de las propiedades físicas que lo definen) y un “ambiente psicológico” (en base al valor significativo que tales propiedades tienen para el sujeto). Nos interesa el ambiente “psicológico”.

  • MARCO DE REFERENCIA TEMÁTICO: LA POLÉMICA PERSONA-SITUACION

    • Ya sabemos cómo las alternativas teóricas y de investigación en Psicología de la Personalidad pueden distinguirse en función del peso relativo que conceden , o bien a los factores personales (internalistas-personalistas) o bien a los factores situacionales (situacionalistas-externalistas) o bien a los factores derivados de la interacción persona x situación (interaccionistas).

    • No obstante, el punto que mayor polémica ha suscitado es el la consistencia o no de la conducta:

    • Partimos de la base de que la situación incide, lógicamente, sobre el sujeto y produce cambios en su conducta, luego no se cuestiona que exista variabilidad conductual; lo que se cuestiona es si existe regularidad y continuidad en la conducta por encima de la variabilidad situacional, o si, la variabilidad es la nota dominante en la conducta de los sujetos.

    • ¿ Por qué razones es un tema tan importante la consistencia o no de la conducta para la Psicología de la Personalidad ?

    • porque se refiere a la existencia de patrones regulares de conducta, a través de los cuales podríamos definir diferencialmente a cada sujeto.

    • porque la existencia de regularidad y continuidad en la conducta es un factor decisivo para el desarrollo y mantenimiento de la propia identidad.

    • porque la existencia de patrones regulares de conducta permitiría predecir y anticipar la conducta, propia y ajena.

    2.1. Supuestos teóricos

    • Desde los planteamientos internalistas (enfoque organísmico) se postula un alto grado de consistencia transituacional y de estabilidad temporal. Dado que la explicación fundamental de la conducta se encuentra dentro del propio sujeto y partiendo de que esos factores personales son estables y duraderos, podemos medirlos.

    • Desde los planteamientos situacionistas (enfoque mecanicista) se postula la variabilidad de la conducta y su carácter específico, en tanto dependerá de la s¡tuación en que se produzca. Luego, para explicar la conducta deberemos estudiar los parámetros que definen la situación.

  • Hitos de la polémica

    • Trabajo de Mischel

    • Trabajo de Ben y Allen

    • Trabajo de Epstein

    • Trabajo de Mischel:

    Consistencia transituacional de la

    conducta

    - Analiza tres cuestiones Estabilidad temporal de la conducta

    Utilidad predictiva de los las mediciones de “rasgos” y “estados”.

    • Consistencia transituacional de la conducta:

    Analiza dos conjuntos de factores:

  • variables intelectuales y cognoscitivas:

    • capacidad de rendimientos;

    • tiempo de reacción;

    • estilos cognitivos

  • variables de personalidad

    • actitudes hacia la autoridad y los iguales

    • conducta moral: juicio moral, resistencia a la tentación, culpa...

    • patrones de identificación sexual: dependencia y agresión.

    • rigidez y tolerancia a la ambigüedad: rigidez, conformismo...

    Resultados:

  • Respecto a las variables intelectuales y cognoscitivas parece que se alcanzan niveles aceptables de consistencia, que descienden a medida que cambian las situaciones en que se analiza la conducta.

  • Respecto a las variables de personalidad, en general la consistencia es aún menor que en el caso anterior, siendo algo mayor cuando los datos proceden de auto/hetero informes que cuando se analiza la conducta directamente.

  • Mischel plantea cambiar el paradigma investigativo hacia planteamientos situacionistas.

    • Estabilidad temporal:

    Los datos sugieran pautas similares a las encontradas para la “consistencia transituacional”.

    • Utilidad precitiva de las mediciones de variables personales:

    • Se analiza hasta qué punto son útiles las mediciones de “rasgos” y estados” para predecir la conducta , llegando a la conclusión de que no sirven.

    • Se analiza la medida en que el clínico utiliza los datos procedentes de estas mediciones para planificar un tratamiento a seguir en un caso concreto, llegando a la conclusión de que normalmente el clínico no emplea estos datos para planificar un tratamiento individual.

    Conclusiones de este trabajo:

    • no puede explicarse la conducta por la vía de la variables personales.

    • se plantea un cambio de paradigma hacia el situacionismo.

    • No se justifican la medición de “rasgos” y estados” para describir y predecir la conducta.

    • Trabajo de Ben y Allen:

    • Parten de postular que se ha cometido dos errores en la investigación en personalidad basada en variables personales y desde una concepción nomotética:

    • que cualquier dimensión de personalidad es relevante para todos los individuos (universalidad).

    • que las diversas conductas que definen un rasgos ponderan igual y significan lo mismo para todos los sujetos en todas la situaciones (escalabilidad).

    • Proponen para subsanarlos un acercamiento idiográfico desde dos supuestos básicos:

    • para cada sujeto, unos rasgos son relevantes y otros no y no necesariamente los mismos.

    • la interpretación del rasgo tampoco ha de ser siempre equivalente para todos los sujetos.

    • Conclusiones de este trabajo:

    • Los sujetos no son consistentes de la misma manera, no que no exista consistencia.

    • Aparecerá consistencia transituacional en un rasgo cuando se evalúe en sujetos consistentes en dicho rasgo, y no aparecerá cuando se tomen sujetos clasificables como inconsistentes o se tomen grupos mezclados.

    • La utilidad predictiva de la medición del rasgo es aceptable para aquellos individuos y en aquellas ocasiones que se definen a sí mismos como consistentes.

    • Cuando lo definitorio del sujeto es la “variabilidad”, la mejor predicción se puede hacer desde el conocimiento de las características de la situación.

    • La variabilidad no es sinónimo de impredictibilidad, sino que puede ser indicativo de “facilidad discriminativa” que permite al sujeto responden apropiadamente a las contingencias situacionales.

    • Trabajo de Epstein

    • Parte del planteamiento de que muchos de los estudios que señalan la inconsistencia de la conducta, esta inconsistencia tiene que ver con el “error de medida” cometido en dichos estudios y que tiene que ver con :

    • un muestreo inadecuado

    • observación de la conducta en situaciones puntuales.

    • Propone:

    • incrementar la validez y fiabilidad mediante el empleo de “tácticas de agregación”: tomar como datos de conducta el promedio de una gama amplia de índices conductuales, observados en un rango igualmente extenso de situaciones.

    • Empleando esta técnica llevó a cabo 4 trabajos ; los resultados fueron:

    • cuando los datos proceden de un rango limitado de observaciones, los índices de estabilidad están por debajo de 0,30.

    • a medida que se amplia el rango de observación, se incrementa el índice de estabilidad, llegando a superar el 0,90.

    • estas altas correlaciones aparecen para todos los datos (informes, medidas psicofisiológicas, etc), por tanto se descarta la crítica de “sesgo perceptivo” defendida por Mischel.

    3. PERSPECTIVA INTERACTIVA

    • El punto de partida es que los planteamientos anteriores parten de una concepción dicotómica y probablemente la cuestión no esté en preguntarse a qué factor, persona o situación, se debe la mayor parte en la determinación de la conducta, sino cómo uno y otro conjuntos de factores se conjugan para dar cuenta de la conducta que un individuo presenta en un momento determinado.

    • Luego unas conductas pueden estar determinadas en mayor medida por características personales en algunos sujetos y otras conductas, o las mismas, pueden estarlo en mayor medida por características de la situación en otros sujetos.

    • La investigación debe encaminarse a averiguar cómo los factores personales y situacionales se interrelacionan y codeterminan la situación, llevando a desarrollo y mantenimiento del patrón de estabilidad y cambio que cada sujeto presenta en su repertorio de conducta.

    • Se sugiere de cara a la investigación:

  • Analizar secuencias de conductas temporalmente amplias, no momentos puntuales.

  • observación sistemática de la conducta en contextos naturales.

  • Definición de las unidades personales y de la situación.

  • Evidencia.

    • A modo de ilustración, en la Tabla 21.1. (Pags. 80-84) se recogen los porcentajes de varianza explicada por variables personales, variables de la situación y la interacción entre ambas.

    • Como resumen de los 55 análisis representados en dicha Tabla, pueden señalarse los siguientes datos:

  • el porcentaje medio de varianza explicada por cada fuente de variación expresada es

    • P = 8,11 (rango: 1,62 - 29,96)

    • S = 7,47 (rango: 0,25 - 43,6)

    • P x S = 13,86 (rango: 4,70 - 40,2)

  • De los 55 análisis, el efecto P x S es superior al de P y S en 45 de los casos.

  • De los 55 análisis, el efecto P x S es superior a la suma de los efectos de P y S en 23 de los casos.

  • Conclusión:

    • Mayor significación explicativa de la interacción entre factores personales y situacionales.

    LA INTERACCION PERSONA x SITUACION: MARCO DE REFERENCIA

    1

    7

    PSICOLOGIA DE LA PERSONALIDAD (2º PP-1.999)