Paracaidismo

Historia. Evolución. Elementos. Tipos de paracaídas. Técnica de salto. Entrenamiento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Agente FIFA
Aulatis
AULATIS PLAZA DE ESPAÑA 1-1 46007 VALENCIA
Solicita InformaciÓn

Ópera y Música Escénica en el Siglo XX. Vanguardia y Mirada Retrospectiva.
Instituto Superior De Arte - I/art
En el siglo XX hablamos de “Teatro musical” antes que de “ópera” con el fin de integrar todas las modalidades...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EL PARACAIDISMO

La historia técnica del paracaídas se inicia con Leonardo Da Vinci, que imaginó un retardador de caída en forma de pirámide, de base cuadrada, unida a un hombre mediante cuatro cinchas. En 1793, un joven profesor de química de Montpellier, Louis Sebastian Lenormand, realizó un paracaídas con varias sombrillas y efectuó diversos ensayos, primero con cargas inertes y luego con animales desde lo alto de la torre de Montpellier. En 1785, el aeronauta Jean-Pierre Blanchard (1713-1809) lanzó desde una altura de 500 metros, un perro provisto de un paracaídas, durante una ascensión sobre el Campo de Marte.

Durante una ascensión corto la cuerda que unía la barquilla al globo, y descendió unos 700 metros al extremo del primer paracidas eficaz de la historia. Al observar las peligrosas oscilaciones del paracaídas de Garnerin durante el descenso, el físico Joseph Jérôme Lefrançois de Lalande (1732-1807) propuso practicar un agujero en lo alto del hinchado tejido, para permitir que le aire escapara libremente: Esta es la actual chimenea de los paracaídas modernos.

Historia del paracaidismo.

El paracaídas no fue objeto de modificaciones fundamentales hasta el fin de la segunda guerra mundial. En cambio, se multiplicaron sus aplicaciones, y la historia del paracaidismo sucedió a la del paracaídas propiamente dicho.


El paracaidismo militar.


Fue preciso esperar a los años siguientes de la Primera Guerra mundial para que el empleo del paracaídas superase la época de experimentación y ocupara un lugar en la organización de los ejércitos.

Las primeras unidades de paracaidistas aparecieron entre 1930 y 1939. Así nacieron las tropas aéreo transportadas, cuyo desarrollo fue espectacular durante la segunda guerra mundial.

El paracidismo deportivo.

Hacia 1930, los rusos fueron los primeros en desarrollar honrosamente el deporte paracaidista. En los países de Europa occidental, esta modalidad se retrasa hasta los años cuarenta o cincuenta. En la actualidad esta organizado en todos ellos con la participación de los dos sexos. Sin embargo, su mayor participación se da en los países del Este, calculándose en más de un millón de paracaidistas deportivos en la URSS.

Constitución del paracaídas.

El paracaídas clásico se compone de tres elementos esenciales: la campana, que asegura la retención de la caída; los cordones, que sostienen al hombre o la carga; y el atalaje, que sujeta el paracaidista.

Diferentes tipos de paracaídas.

Los paracaídas pueden clasificarse de modos distintos.

De acuerdo con su empleo.

Paracaídas para personal.

Constituido por un paracaídas de espalda con campana completa.

Paracaídas para material.

Generalmente también está formado por una campana completa.

Paracaídas para aviones.

Esencialmente constituido por paracaídas-freno, que son del tipo de bandas.

De acuerdo con su constitución.

Paracaídas de campana completa.

Extendido en el suelo puede ser plano o tener cualquier forma.

Paracaídas de bandas.

Formado por tiras que partiendo del borde de ataque van a fijarse en la parte opuesta del diámetro, después de contornear la chimenea. Estos paracaídas s emplean sobre todo como paracaídas freno o para la recuperación de cohetes.

Paracaídas cortado.

Formado por una campana en la que falta uno de los paneles. Este modelo permite mejorar las cualidades técnicas del aparato para facilitar las tomas de tierra de precisión en los concursos.

Paracaídas de toberas.

Con una pequeña velocidad de descenso y puede alcanzar una velocidad horizontal de cinco metros por segundo o una velocidad de frenado de dos metros por segundo. Las toberas están formadas por orificios calibrados cuya abertura puede regularse.

Este paracaídas se emplea también como paracaídas ascensional.

El salto en paracaídas.

Existen varias técnicas de salto en paracaídas:

Salto de apertura automática.

La cinta de apertura del paracaídas se fija al avión y asegurando así la casi inmediata apertura después de abandonar el aparato.

Salto de apertura manual.

El mismo paracaidista pone en marcha la apertura d su paracaídas.

Salto de apertura retardada.

Es un perfeccionamiento de la técnica de salto en paracaídas.

El paracaidista abre el paracaídas mucho mas tarde que el sistema citado anteriormente perfeccionando así su técnica.

Técnica del salto.

Cuando el avión se aproxima a la zona del lanzamiento los paracaidistas se preparan para saltar el paracaidista se coloca frente a la puerta con el pie izquierdo ligeramente adelantado sobre el borde de la puerta. Luego coloca las manos planas sobre los lados exteriores de la puerta. A una voz de mando el paracaidista se proyecta hacia delante impulsándose con la pierna derecha y sus manos. Cuando se encuentra en el aire cierra las piernas con viveza, aprieta los antebrazos sobre el pecho, por encima del paracaídas delantero, mete la cabeza y en tal posición, espera el tirón de la abertura. El aterrizaje se prepara en la última fase del descenso. Poco antes de llegar al suelo, el paracaidista tira fuertemente de los dos tirantes que están en la dirección del viento; con los pies cerrados y las piernas ligeramente flexionadas, la espalda encordaba la cabeza adelanta y abajo, y los brazos en tracción sobre los tirantes. En el momento de tomar tierra se realiza una voltereta adelante, atrás o a un costado.

Control del cuerpo en caída libre.

Cayendo a 180 o 190 Km./h con una velocidad de caída vertical del orden de 50 m por segundo, el cuerpo humano puede ser dirigido.

Los brazos hacen de timón determinado la inclinación del cuerpo y las piernas hacen de timón de profundidad y de timón de dirección.

Entrenamiento del paracaidista.

La formación del paracaidista comprende una buena parte de la educación física proporcionándole una excelente forma física y moral y desarrollando sus reflejos.

Existen varios aparatos para el entrenamiento de los paracaidistas:

La torre vertical:

Posee una plataforma situada varios metros por encima de l suelo. El alumno equipado con un atelaje normal y un paracaídas de pecho como en el salto real, es unido a un contrapeso mediante un cable. Tras saltar sufre un frenazo brusco, la intensidad del frenado es acrecentada progresivamente, modificando el contrapeso de modo que se alcance una intensidad igual a la del tirón producido por la apertura del paracaídas.

La torre oblicua de aterrizaje.

Permite gracias a un cable, reconstruir las coincidiesen de toma de tierra con derivas y velocidades más o menos fuertes

3

1

1

3