Parábola del hijo pródigo

Teología. Evangelista Lucas. Actitudes: padre y hermano mayor. Sacramento de la Reconciliación. Confesión

  • Enviado por: Marialba Bros
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Master en Administración y Gestión Avanzada de Proyectos
eDAP
¿ Eres un profesional de la direción de proyectos? Con este Máster a distancia impulsarás tu carrera a un nuevo...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior en Dirección de Proyectos - Metodología PMI (Sevilla)
EOI
La correcta gestión de las organizaciones, independientemente de su tamaño y área de actividad económica, pasa por...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Presentación

Colegio del Apostolado

1999-2000

Tema

“La parábola del hijo pródigo”

Materia

Religión

Profesora

Rosa Ballus

Calificación

95

La parábola del hijo pródigo

Lee varias veces Lc.15,11-24 y contesta:

  • El proceso del hermano menor es todauna descripción de apartamiento real de Dios por parte del hombre pecador. Analiza y describe cada paso. ¿Qué actitudes descubres?

  • El hijo pródigo no reconoció la bondad de su padre, no cobró conciencia de su gran amor y por eso se separóde él. Emprende su vuelo dejando atrás mucha tristeza y dolor.

    Disfruta, malvarata, peca, pero también conoce la realidad de la vida cuando se le acaba el dinero y no tiene como sobrevivir al hambre y al abandono. Entonces se da cuenta de que había dejado algo atrás y que podía recuperarlo. Se dirige a su casa donde sobraba amor y comprensión para él. Y efectivamente, así lo esperaba su padre, con amor, alegría y comprensión. Entonces, reconociendo su error, pide perdón dispuesto a humillarse como un simple trabajador, más, además de ser perdonarlo, recibe de nuevo su puesto de hijo.

  • Profundiza la reacción del hermano mayor ¿cómo ha reaccionado? ¿Qué actitudes podemos descubrir? ¿Podríamos recriminarle algun fallo? ¿Cuál?

  • La figura del hermano mayor, reúne las condiciones humanas, no se conforma con lo que tiene y no sabe apreciar lo que está a su alcance. Es el caso de muchas de muchos de nosotros, no apreciamos las gracias y bendiciones que Dios nos da todos días y vivimos quejandonos de insatisfacción, tanto material como espiritual.

    No fue comprensivo ante la situación de su hermano menor, que había estado confundido y luego admitió que se había equivocado. Además, no fue humilde, pues le sacó en cara a su padre todo lo bueno que había sido junto a él.

  • ¿En qué aspecto del relato evangélico aparece el amor del padre a los hijos? Analiza detenidamente la actitud del padre hacia el hijo menor (gestos, palabras, símbolos). Analiza determinadamente la actitud del padre ante el hijo mayor. ¿Qué actitudes o valores del padre, de su amor, destacarías?

  • El padre, no cuestiona a su hijo menor al verlo venir, solo lo abraza y lo acoge como ese hijo que estaba perdido y que ha vuelto a casa. Solo lo ama y lo perdona.

    El padre aconseja al hijo mayor y lo hace ver que el no necesita ser perdonado ni recibido, pues no ha faltado ni abandonado a su padre ni a sus obligaciones como hijo.

    ACTITUD DEL PADRE HACIA EL HIJO MENOR:

    “cuando todavía estaba lejos, su padre lo vió y sintió compasión, corrió a echarse a su cuello y lo abrazó”.

    “Pero el padre dijo a sus servidores: rápido ponganle la mejor ropa y póngansela, coloquenle un anillo al dedo y zapatos en los pies. Traigan el ternero más gordo y mátenlo, comámos y alegrémonos, porque este hijo mío había nmuerto y a vuelto a la vida, estaba perdido y lo he encontrado”.

    ACTITUD DEL PADRE HACIA EL HIJO MAYOR:

    “El padre le respondió: hijo, tu estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero había que hacer fiesta y alegrarse puesto que tu hermano que estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”.

  • ¿Qué significa el banquete que el padre manda a celebrar?

  • Es una forma de demostrar la alegría y el gozo del padre por el regreso de su hijo. Además, mediante el banquete, le demuestra a su hijo que lo ha perdonado y lo recibe de nuevo como parte de la familia.

  • Aplica esta parábola al sacramento de la reconciliación.

  • El joven se hace conciente de su falta y se convierte interiormente, preparándose para expresar a su padre que estaba arrepentido y pedirle su perdón. Su padre lo perdona y lo acoge nuevamente sin rencores y dejando el pasado atrás.

  • ¿Por qué hemos de confesar nuestros pecados a un sacerdote?

  • Porque es el único que puede absolver nuestros pecados, ya que fue elegido por Dios como vía (teléfono) entre Él y nosotros.

  • Comenta esta frase: “No se confiesa el que hace cosas malas, sino el que es conciente del amor de Dios en su vida”.

  • Las personas que se van a confesar no solo deben hacerlo por limpiar su alma del pecado, también lo deben hacer por el amor que Dios deposita en ellas cada día y por el amor que ellas deben sentir por Él.

  • Inventa 3 nombres que podrían encabezar esta parábola.

  • La reconciliación

  • El amor de un padre

  • Nunca es tarde para cambiar

  • ¿Cómo describirías el amor de Cristo hacia el hombre?

  • Grande como ninguno, único entre todos, ya que siempre nos perdona sin importar como y cuando hallamos pecado y el tiempo que duremos para arrepentirnos de ello.

    Es especial, pues Cristo es especial, ya que es perfecto en cuanto a sentimientos del corazón y del alma se trata.

  • Resume en pocas palabras lo que han aprendido de este tema. ¿Te sirve en la vida?

  • Hemos aprendido, que así como queremos ser perdonados también debemos perdonar a nuestros hermanos.

    Que a la hora de confesarnos lo haremos con mayor conciencia y pensando en el amor de Dios y en reconciliarnos con la o las personas con quien hayamos pecado.

    Siempre nos alejamos de Dios y de la verdadera felicidad. Haremos un verdadero propósito de retornar a Él que siempre nos espera con los brazos abiertos dispuesto a perdonarnos.

    Padre Celestial, sé que tu misericordia es infinita y que no merezco ser tu hijo, pero quiero pedirte que me perdones por las veces que me he alejado de tí. AMEN

    Parábola del hijo pródigo