Paideia

Filosofía griega. Ambiente y cultura de la Grecia antigua. Esquilo. Sófocles. Sofistas. Tucídides

  • Enviado por: Malstrom
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

LIBRO II: CULMINACIÓN Y CRISIS DEL ESPÍRITU ÁTICO

I. EL DRAMA DE ESQUILO

Esquilo nació en tiempos de los tiranos y creció durante el dominio del pueblo cuando la envidia de los nobles oprimidos determinó la caída de los tiranos. Clístenes (un Almeónida) sustituye la antigua organización del pueblo ático (de cuatro phylais: dirigidas por las estirpes), instaurando diez phylais, con esto rompe los antiguos lazos de sangre y anula su poder político mediante un sistema democrático electoral. Pero los conductores del estado popular de Atenas fueron nobles hasta la muerte de Pericles, y el poeta más importante de la joven república (Esquilo), primer gran representante del espíritu ático, como cien años antes fue Solón (guía espiritual de Esquilo).

DRAMAS DE ESQUILO

“Las suplicantes”: plegaria a Zeus. Se observan rasgos del espíritu de guerra contra los persas.

“Los persas”: tragedia, se observa su fe en el derecho, en el nuevo estado, como espacio ideal carácter político de su tragedia; en ello se funda su fuerza educadora, moral, religiosa y humana.

“Las euménides”: imploración por la prosperidad del pueblo ático y su reafirmación de la fe en el orden divino que lo rige.

La tragedia de Esquilo es la resurrección del hombre heroico dentro del espíritu de la libertad.

El Estado es el aparato de la autoridad y la profunda lucha de todos los ciudadanos de Atenas para librarse del caos de los siglos pasados.

En Ática caen el refinamiento afeminado y la suntuosidad exagerada, se dan cambios en las estéticas, además de las mentalidades. Las grandes realizaciones espirituales e históricas de Atenas no pertenecen ya a una clase, sino al pueblo entero.

La creación de la cultura popular ática del siglo y procede de la victoria sobre ella se funda la Atenas de Pericles.

Tras la supresión del Aerópago (órgano de equilibrio del Estado) en tiempos de Esquilo, el predominio del pueblo se hace más vigoroso.

La tragedia da a la poesía griega la capacidad de abrazar la unidad de todo lo humano y se va abandonando la tradición heroica y los himnos a los dioses de la poesía, para expresar la vida espiritual presente. Aunque el mito es el tema fundamental de la poesía.

Los épicos trotan la guerra de Troya, su antes y su después.

Destacando la Ilíada y la Odisea poemas con carácter histórico.

A la vez que se produce la disolución de la forma épica en lírica, materia ideal para las composiciones musicales y las representaciones corales, la música despierta el verdadero interés. La tragedia era la responsable del espíritu de la comunidad. La tragedia ática no sería sino un fragmento dramático de los cantos heroicos, representado por un coro de ciudadanos de Atenas, dicho coro tiene una gran importancia por la emoción lírica y su papel político.

La tragedia se hizo más popular, por las representaciones en las fiestas dionisiacas.

El poeta trágico alcanzó verdadera importancia política.

“Los siete contra Tebas” narra las lamentaciones por los hermanos enemigos que han caído en la maldición de su padre Edipo y hallado ambos la muerte.

“La Orestiada” trata el problema moral y religioso.(Obra escrita al fin de ¡a vida del poeta).

“El Agamenón” la maldición familiar.

“Prometeo” es la tragedia del genio.

II. EL HOMBRE TRÁGICO DE SÓFOCLES.

Sófocles es sucesor de Esquílo. Es la fuerza educadora de la tragedia griega.

El arte se sitúa en el centro de la vida pública y se hace expresión del orden estatal y espiritual.

Sófocles sigue las normas y medidas anteriores, es la culminación del drama griego, en él todo se desarrolla sin violencia.

Comparando poesía y escultura, el monumento perenne del espíritu ático en el momento de su madurez está constituido por la tragedia de Sófocles y la escultura de Fidias. Ambos representan el arte del tiempo de Pericles. Sófocles alcanza el más alto punto en el desarrollo de la tragedia. La unidad entre el estado y el pueblo, sobre la cual se cierne el cosmos espiritual de la tragedia de Esquilo, es la base para una nueva educación nacional que supera la oposición entre la cultura de los nobles y la vida del pueblo (en todo ello se basa Sófocles). En este tiempo surgió por primera vez la formación consciente del hombre. Es la estrecha conexión entre la formación humana y la medida en la conciencia de la época. Los hombres de Sófocles nacen de un sentimiento de la belleza cuya fuente es una animación de los personajes hasta la hora desconocida. Las numerosas figuras femeninas de Sófocles: Antígona, Electra, Yocasta denotan la humanidad de Sófocles.

Lo trágico en Sófocles es la imposibilidad de evitar el dolor. “Antígona” narra la maldición familiar de la casa de los labdácidas, tratado ya en Esquilo, (tema de Antígona).

“Edipo” y “Electra” son dramas donde se ve la compasión del poeta por sus propias figuras.

III. LOS SOFISTAS.

LA SOFÍSTICA COMO FENÓMENO DE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN.

En tiempos de Sófocles se inicia un movimiento espiritual importante para la posteridad. Es el origen de la educación en el sentido estricto de la palabra: paideia, vinculada a la más alta areté humana, su transmisión debía ser distinta para las clases aristocráticas que para los campesinos o para los ciudadanos de la polis.

Por muy fuerte que fuera el sentimiento de la individualidad, no era posible pensar que la educación se fundara en otra cosa que en la comunidad de la estirpe y del estado. El nacimiento de la paideia griega es el ejemplo y el modelo para este axioma capital de toda educación humana. Su finalidad era la superación de los privilegios de la antigua educación para la cual la areté sólo era accesible a los que poseían sangre divina. Cosa no difícil de alcanzar para el pensamiento racional que iba prevaleciendo. Sólo parecía haber un camino para llegar a la consecuencia de este fin, la formación consciente del espíritu en cuya fuerza ilimitada se hallaban inclinados a creer los nuevos tiempos. Este movimiento educador es la sofística.

Su fin estaba orientado a la educación de los caudillos, los nobles—para la política—. Se convirtió necesariamente en la formación del orador, para enseñar la ”virtud” a cambio de dinero. Los sofistas entran en la historia de la filosofía y de la ciencia griegas.

El creciente interés de la filosofía por los problemas del hombre, cuyo objeto determina de un modo cada vez más preciso, es una prueba más de la necesidad histórica del advenimiento de los sofistas. Pero la necesidad que vienen a satisfacer no es de orden teórico y científico, sino de orden estrictamente práctico.

Los sofistas constituyen un fenómeno de la más alta importancia en la historia de la educación.

EL ORIGEN DE LA PEDAGOGÍA Y DEL IDEAL DE LA CULTURA.

Los sofistas son considerados los fundadores de la ciencia de la educación. Pusieron los fundamentos de la pedagogía y la formación intelectual.

Los sofistas son como humanistas por ser los creadores del concepto de la cultura; su máximo representante es Protágoras.

IV. EURÍPIDES Y SU TIEMPO

Eurípides fue un poeta griego que escribió tragedias, dramas y comedias.

Eurípides fue un personaje muy importante porque además de haber escrito muchas obras literarias importantes, en ella plasma sus pensamientos los cuales, fueron muy difíciles de entender en aquella época y por tanto rechazados durante bastante tiempo. En la Antigua Grecia el mito formaba parte de las vidas de los ciudadanos griegos. Ellos creían en los dioses a los cuales ofrecían sacrificios y tenían que adorar.

Era un pensamiento difícil de eliminar de las vidas de los griegos, pero Eurípides pensaba que los mitos de su época debían ser eliminados para llegar a la verdad, y debían ser reemplazados por las realidades que se dan en la experiencia.

Entonces Eurípides se presentó para aspirar al premio de la tragedia. En sus dramas no menospreciaba la mitología sino que aun así la trataba con un gran respeto, pero no pudo convencer a los oyentes y fue menospreciado y acusado de temeridad revolucionaria. En cambio, lo que Eurípides estaba mostrando a todos los oyentes, no era más que un paso más en la historia. Es decir, Eurípides tenía unos pensamientos que conllevarían al Antiguo Mundo Griego a una notable evolución. Pero al principió, sus ideas fracasaron y tardaron en calar en las mentes de los demás, sin embargo venció finalmente y dominó no sólo Atenas, sino todo el mundo de habla griega.

Las novedades no se cernían solo al mito, sino que también transformó el lenguaje poético y las formas tradicionales de la tragedia.

Las nuevas formas que formaron el drama de Eurípides fueron el realismo burgués, la retórica y la filosofía:

- El realismo burgués: En los tiempos de Eurípides, el aburguesamiento de la vida equivale a la proletarización de los nuestros. A ella alude cuando en lugar de héroes trágicos del pasado, Eurípides introduce en la escena a mendigos desarrapados. Con el crecimiento de la libertad individual, política y espiritual se hace más perceptible el problema de la sociedad humana y se siente atado. Por eso Eurípides trata de hallarles mitigación o salida por medio de la reflexión y la razón.

Él también trata el tema del matrimonio y las relaciones sexuales.

Estos temas los trata en la obra Medea, que es una obra que anteriormente trataba los sufrimientos de su tiempo, e introduce nuevos problemas desconocidos para el mito original.

En Medea, la cual originalmente era una mujer abandonada por Jasón, trata el tema de las mujeres. Medea era una mujer bruta y bárbara, que mató a sus hijos para ultrajar a su infiel marido, de esta forma Eurípides muestra la naturaleza elemental de la mujer, libre de las limitaciones de la moral griega. Jasón, era un héroe sin tacha para los griegos, pero un marido infiel y un cobarde oportunista que en vez de obrar por pasión lo hace por frío cálculo, y esto lo muestra Eurípides.

En esta obra principalmente, Eurípides considera deplorable el destino de la mujer, lo cual no resulta a la luz del mito porque es eclipsado por el resplandor del héroe masculino. Él hace de Medea una heroína femenina.

- La retórica: la introducción de la retórica en la poesía es un fenómeno que también tuvo consecuencias grandes. La poesía griega desde antiguos tiempos engendra elementos de la retórica. Pero solo el tiempo de Eurípides halló la teoría de su aplicación a la nueva prosa artística.

Empleó la retórica en sus obras, para expresar ideas entre personajes como entre Áyax y Odiseo.

Con la retórica también cambió el ideal único de objetividad por el nuevo de subjetividad.

- La filosofía: Todos los poetas griegos eran filósofos, en el sentido de la inseparable unión entre el pensamiento, el mito y la religión.

La filosofía emerge mediante la independencia del nouV. El pensamiento racional penetra en todos los círculos de la existencia. Liberado de la poesía, se vuelve contra ella e intenta dominarla. Este acento intelectual suena en todos los discursos de Eurípides.

Definitivamente, Eurípides niega la existencia y el rango de los dioses aunque los introduce en la tragedia como fuerzas activas. Esto da a la acción de sus dramas una ambigüedad que oscila entre la seriedad y la frivolidad.

Su crítica no alcanza sólo a los dioses, sino al mito entero en tanto que representa para los griegos un mundo de ejemplaridad ideal.

Su tragedia se ha considerado como la sala de debates de todos lo movimientos de su tiempo.

Sus reflexiones críticas no son didácticas, sino que son la expresión de la actitud subjetiva de los personajes del drama ante la opinión dominante, sobre el orden del mundo.

Eurípides es uno de los más grandes líricos, y también el primer psicólogo, ya que introduce el concepto del yo pensante, de los sentimientos y las pasiones humanas, es decir de la subjetividad. También es el creador de la patología del alma.

La psicología de Eurípides nació de la coincidencia del descubrimiento del mundo subjetivo y del conocimiento racional de la realidad que en aquel tiempo conquistaba nuevos territorios. Por primera vez se introduce en la escena la locura con todos los síntomas.

V. LA COMEDIA DE ARISTÓFANES

En el último tercio del siglo V destaca la comedia ática. Ésta fue denominada por los antiguos griegos como “espejo de la vida”.

Pero la comedia es también la más completa pintura histórica de su tiempo.

Uno de los valores es presentamos conjuntamente el estado, las ideas filosóficas y las creaciones poéticas. De este modo estos fenómenos dejan por fin de aparecer por separado y comienzan a tener relación entre sí dentro de la situación de su tiempo.

Las fiestas dionisiacas se conocen gracias a la comedia de Aristófanes.

Aristófanes, es el poeta más importante de la triada de poetas cómicos: Cratino, Eupolis y Aristófanes.

La tarea de la comedia se convirtió cada día más en el punto de convergencia de toda crítica pública. No se limitó a los asuntos políticos en el sentido actual, sino que abrazó todo el dominio de lo público en el sentido griego originario, es decir, todos los problemas que de alguna manera afectan a la comunidad. Censuraba no sólo a los individuos sino la orientación general del estado o el carácter del pueblo y sus debilidades. Controlaba el espíritu del pueblo y tendía la mano a la educación, a la filosofía, a la poesía y a la música. Por primera vez estas fuerzas eran consideradas como expresión de la formación del pueblo y de su salud interna.

La sátira política, que todavía predomina en las primeras piezas de Aristófanes, tiene esa finalidad.

Aristófanes, se puede decir que era un hombre conservador: prefería la monarquía a la democracia, y prefería las ideas filosóficas y teológicas a las nuevas ideas establecidas por los sofistas. Por eso, cuando el político y militar Cleón venció como político tras culpar a Pendes de la mala administración de los fondos públicos, Aristófanes comenzó a escribir sátiras contra él que era algo más: una lucha de principios.

La comedia de Aristófanes se sitúa en lo alto y con una libertad de espíritu que le permite considerar como efímeros los acaecimientos de la vida cotidiana. Todo lo que Aristófanes describe se refiere a lo humano demasiado humano.

Al lado de la política hallamos en Aristófanes la crítica de la cultura. Su primera obra que trata este tema es “Los comilones”. El tema de esta comedia es la lucha entre la vieja y la nueva educación. Este tema figurará en otra de sus comedias “Las nubes”, y muchas obras más.

En “Los comilones”, Aristófanes pinta la acción deformadora de la enseñanza sofistica sobre la juventud y penetra con ello ya mucho más hondo. La historia que narra, trata sobre un campesino ático que ha educado a uno de sus hijos en su casa, a la manera tradicional, y ha enviado a otro de sus hijos a la ciudad para que reciba una educación nueva. Este hijo vuelve a casa trasformado, corrompido moralmente e inútil para realizar las faenas campesinas. El padre se siente consternado al ver que ya no puede cantar en los festines las antiguas canciones de los poetas Alceo y Anacreonte, pues ahora su hijo solo comprende las glosas a las leyes de Solón, ya que en la ciudad le ofrecieron una educación política, que es la que ahora está por encima de todo.

Más tarde Aristófanes defiende la tragedia contra Sócrates y la ilustración racional, y tiene a Eurípides, como enemigo. Con Eurípides se ha consumado la entrada de las nuevas corrientes espirituales en la alta poesía. Así la lucha en tomo a la educación culminó en Aristófanes en la lucha en tomo a la tragedia.

La lucha que realiza Aristófanes contra la tragedia, es igual de persistente que la que hizo contra la educación moderna.

TUCÍDIDES COMO PENSADOR POLÍTICO

Tucídides no es el primer historiador griego, pero es el creador de la historia política.

Su obra se basa en la guerra del Peloponeso, la cual era contemporánea a él y en la cual participó.

Es por eso que Tucídides no escribe la historia antigua sino la historia del presente, que es por tanto más fácil de comprender y que posee mucha más información creíble que la historia pasada escrita por alguien que no ha vivido en esa época.

Pensadores, historiadores, etc., griegos separaban la historia de la política, pero Tucídides dio un nuevo sentido a la investigación de la verdad, al unir la historia a la política.

Tucídides expresa repetidamente la idea de que el destino de los hombres y de los pueblos se repite porque la naturaleza del hombre es siempre la misma. Esto es exactamente lo contrario de lo que hoy denominamos conciencia histórica. Para la conciencia histórica nada se repite en la historia. El acaecer histórico es absolutamente individual y en la vida individual no se da la repetición. El principio de Tucídides según el cual el destino de los hombres y de los pueblos se repite, no significa, así, el nacimiento de la conciencia histórica en el sentido unilateral moderno. Su historia en lugar de entregarse al acaecer individual y a lo extraño y diferente, aspira al conocimiento de leyes universales y permanentes.

Tucídides creía que era posible conocer y exponer las ideas rectoras de cada partido y así hacía que los personajes expusieran sus convicciones más profundas en discursos públicos en la asamblea popular o entre cuatro paredes, y hacía hablar a cada partido de acuerdo con sus ideas y convicciones políticas y desde su punto de vista. Es decir en las obres de Tucídides, aparecen ideas espartanas, corintias, atenienses, siracusanas, ideas de Pendes, o de Alcibíades, sin que el tenga por que estar de acuerdo con esas ideas.

Pero aún así, Tucídides era subjetivo en sus obras. Para él la subjetividad era la verdad objetiva de sus discursos.