Oído y contaminación acústica

Salud. Sonidos. Ondas sonoras. Decibelios. Ruido. Ciudad. Sordera. Otitis. Tímpano

  • Enviado por: Fran Brenes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

EL OIDO

Y

LA CONTAMINACIÓN

ACUSTICA

EL OIDO:

Los órganos del oído nos permiten captar los sonidos, es decir, las vibraciones sonoras, que el nervio acústico hace llegar hasta el cerebro, encargado de interpretarlas. Están situados a cada lado de la cabeza, donde sin visibles el pabellón de la oreja y el conducto auditivo externo. Poseen

Además complejas estructuras internas protegidas por los huesos craneales. En cada oído distinguimos tres partes:

El oído externo, el oído medio y el oído interno.

EL OÍDO EXTERNO:

Constan del pabellón de la oreja, que constituye la parte más exterior y visible, encargada de captar dirigir las ondas sonoras, y del conducto auditivo externo que conduce los sonidos hasta la membrana del tímpano. Esta membrana vibra por el impacto de las ondas sonoras y transmite las vibraciones al oído medio. En el conducto auditivo se hallan además las glándulas productoras de cera, que protegen el oído del frió y la suciedad.

EL OIDO MEDIO:

Consiste en una cavidad excavada en el hueso temporal, entre el tímpano y el oído interno. Comunica con la faringe

Por medio de la trompa de Eustaquio, que regula la presión del aire para evitar la rotura del tímpano, y con el oído interno a través de dos orificios que contienen una cadena compuesta por tres huesecillos; son los mas pequeños del cuerpo humano y se encargan de trasmitir las vibraciones desde la membrana del tímpano hasta el oído interno.

EL OÍDO INTERNO:

También llamado laberinto, por su complicada organización, esta escavado en el hueso temporal. Alberga el caracol, un canal de unos 3,5 centímetros de largo, enrollado en espiral, en cuyo interior se halla un líquido y dos tabiques que lo dividen en tres partes. Está en contacto con el nervio acústico, y es el órgano interno de la audición y el encargo del equilibrio corporal.

'Oído y contaminación acústica'

LOS DECIBELIOS:

La diversidad del sonido se calcula en decibelios. Una conversación normal tiene unos cincuenta decibelios.

A partir de cien decibelios el sonido es molesto. Esto puede

dañarte seriamente tu oído, incluso puede provocarte una sordera.

ALGUNOS RUIDOS Y SUS NIVELES:

- Pájaros trinando: 10 db

- Claxon automóvil: 90 db

- Rumor de hojas de árboles: 20 db

- Claxon autobús: 100 db

- Zonas residenciales 40 db

- Interior discotecas: 110 db

- Conversación normal: 50 db

- Motocicletas sin silenciador: 115 db

- Ambiente oficina: 70 db

- Taladradores: 120 db

- Interior fábrica: 80 db

- Avión sobre la ciudad: 130 db

- Tráfico rodado: 85 db

- Umbral de dolor: 140 db 

'Oído y contaminación acústica'
LA CONTAMINACIÓN

ACUSTICA:

El ruido es una de las principales causas de preocupación entre la población de las ciudades, ya que incide en el nivel de calidad de vida y además puede provocar efectos nocivos sobre la salud, el comportamiento y actividades del hombre, y provoca efectos psicológicos y sociales. El incremento de los niveles de ruido ha crecido de forma desproporcionada en las últimas décadas y sólo en España se calcula que al menos 9 millones de personas soportan niveles medios de 65 decibelios (db), siendo el segundo país, detrás de Japón, con mayor índice de población expuesta a altos niveles de contaminación acústica. 

LOS ANIMALES:

Algunos animales tienen muy desarrollados el sentido del oído, pueden escuchar sonidos ultrasónicos como el murciélago y el delfín.

ENFERMEDADES DEL OÍDO:

Las enfermedades del oído externo pueden ser debidas a una

obstrucción del conducto (tapón de cera, cuerpo extraño) o una infección (impétigo). Las enfermedades del oído medio son esencialmente inflamatorias (otitis). Las del oído interno

son muy variadas: la sordera o trastornos del equilibrio son a menudo su consecuencia.

LA LUNA:

En la luna no hay sonido porque no hay atmósfera y por no haber atmósfera no hay moléculas y sin moléculas no hay sonido.