Nutrición heterótrofa

Nutrientes. Aparato digestivo. Captura del alimento. Digestión. Absorción. Eliminación

  • Enviado por: Desiderio Rosende
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Electrónica Digital
Electrónica Digital
Si estas en la Universidad y tu curso de Electrónica se te hace cuesta arriba,...
Ver más información

PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información


 

APARATO DIGESTIVO

LA NUTRICIÓN HETERÓTROFA

En este tipo de nutrición, los alimentos están compuestos por moléculas orgánicas, procedentes, a su vez, de otros seres vivos.

Atendiendo al tamaño, pueden utilizarse como alimentos: microorganismos, sustancias en disolución, fragmentos de organismos u organismos enteros de gran tamaño.

La digestión transforma los nutrientes de los alimentos en moléculas más sencillas aprovechables por el organismo. Esto se lleva a cabo mediante procesos mecánicos y enzimas digestivas que rompen los enlaces débiles de las macromoléculas. De este modo, se conserva la mayor parte de la energía de los alimentos, que posteriormente se liberará en el catabolismo celular.

TIPOS DE NUTRIENTES

En general, todos los heterótrofos requieren los siguientes elementos:

ð         Glúcidos: se emplean principalmente como fuente de energía química.

ð         Lípidos: sirven como reservas energéticas concentradas.

ð         Proteínas: se utilizan como componentes estructurales y como enzimas. El hombre requiere ocho aa. Llamados esenciales.

ð         Ácidos nucleicos

ð         Sales minerales: los esqueletos de los animales están formados por CaCO3 o Ca3(PO4)2 y hay que aportar las sales necesarias para su mantenimiento y crecimiento.

ð         Vitaminas: son sustancias orgánicas de composición química variable que se requieren en cantidades muy pequeñas. No pueden ser sintetizadas por el organismo, razón por la que tienen que ser aportadas por la dieta.

ð         Agua: todos los seres vivos necesitan aporte de agua en mayor o menor proporción.

 

LA CAPTURA DEL ALIMENTO

La captura del alimento es un proceso tan importante para un organismo heterótrofo, que determina la estructura y complejidad del animal.

Las estrategias en la ingestión del alimento definen el tipo de animal y parte de su morfología. En la mayoría de ellas la boca, modificada, desempeña un papel fundamental.

Las etapas posteriores a la captura del alimento son menos variadas, y todas ellas comparten los procesos de digestión transformando las macromoléculas en moléculas más sencillas, y la absorción de los nutrientes para incorporarlos, finalmente, al organismo.

TIPOS DE CAPTURA

ALIMENTO

ANIMALES QUE LO PRACTICAN

Absorción por difusión

Moléculas pequeñas

Protozoos, parásitos

Endocitosis *

Sustancias disueltas

Protozoos, esponjas

Filtración

Larvas, invertebrados

Moluscos (mejillones) y Mamíferos (ballenas)

Picador suctor

Fluidos de animales y plantas

Sanguijuelas, Insectos (mosquitos, chinches) y vampiros.

Mandíbulas y picos

Animales de gran tamaño, frutas, semillas

La mayoría de los vertebrados

Captura de presas con toxinas

Animales

Medusas, escorpiones, arañas, serpientes

* Los nutrientes entran por los poros que presentan en el cuerpo las esponjas, estos nutrientes son captados dentro del cuerpo por los flagelos

 

 

LA DIGESTIÓN

Digestión intracelular: este tipo de digestión la llevan a cabo los seres heterótrofos más simples (protozoos y esponjas). Éstos toman el alimento directamente, lo engloban transportan al interior de sus células, y allí lo digieren.

Digestión extracelular: este tipo de digestión la llevan a cabo los animales más complejos. Ésta se produce en una cavidad central del individuo que constituye el tubo digestivo.

 

 

ESTRUCTURA DEL TUBO DIGESTIVO

El tubo digestivo está formado por cuatro capas que son, del exterior al interior: la serosa, las capas de músculos longitudinales y circulares, la submucosa y la mucosa, en la que es más frecuente la presencia de glándulas secretoras de moco y enzimas digestivas.

La motilidad del tubo digestivo es importante para el tránsito del alimento a lo largo del tubo y expulsión de las heces, para la digestión mecánica del alimento y, finalmente para finalizar la mezcla de contenidos.

Las capas musculares producen unas ondas de contracción circular que se desplazan longitudinalmente, creando los llamados movimientos peristálticos.

 En determinados lugares la motilidad se controla mediante anillos musculares más gruesos, los esfínteres que actúan como válvulas que se abre o cierran permitiendo o no el paso de los alimentos.

Tipos de digestión:

ð         La digestión mecánica: trituración de los alimentos en los primeros segmentos del tubo (boca o estómagos masticadores).

ð         La digestión química: se produce secuencialmente en las distintas secciones del tubo digestivo. Los alimentos se digieren gracias a la secreción de enzimas digestivas que transforman en sustancias pequeñas, hasta que puedan ser absorbidos por las células.

ð         La digestión bacteriana: se produce en distintos tramos del tubo digestivo dependiendo del régimen digestivo del animal. En el hombre, la digestión bacteriana provoca la utilización de los productos no digeridos al final del tubo; además le proporciona la vitamina K que necesita.

LA BOCA

La boca es la cavidad que conecta el tubo digestivo con el exterior. Su asociación con las distintas estrategias de captura de presas, hace que exista una gran variedad de tipos de bocas.

En las bocas masticadoras se produce gran parte de la digestión mecánica, mediante los movimientos de las mandíbulas y de los dientes. En la boca de la mayoría de los animales hay glándulas salivales segregan mucina (lubricante), facilitadora de los movimientos de los alimentos, y amilasa, encima con la que comienza la digestión del almidón a maltosa, estas dos sustancias están formando parte de la saliva.

Los vertebrados tienen una lengua, que contribuye a la mezcla de los alimentos. En la mayoría de los casos la lengua cuenta con papilas gustativas.

Mediante el reflejo de la deglución (tragar), el alimento, transformado en bolo alimenticio, pasa al esófago.

EL ESÓFAGO

El esófago es un tubo que mediante movimientos peristálticos, conduce el bolo alimenticio desde la faringe al estómago.

EL ESTÓMAGO

El estómago es un ensanchamiento del tubo digestivo que funciona como zona de acumulación.

En otros animales la mucosa gástrica tiene abundantes glándulas gástricas, en las que se segrega HCl y pepsina; mediante ellas comienza la degradación de las proteínas. El bolo alimenticio se transforma en el estómago en una papilla ácida llamada quimo.

EL INTESTINO DELGADO

Cuando el alimento sale del estómago, pasa al intestino a través del esfínter píloro. En esta región continúa la digestión enzimática, pero ahora en un medio alcalino.

El intestino delgado de los vertebrados está dividido en tres partes: duodeno, yeyuno e íleon.

ð         Duodeno. El epitelio (parte interna de duodeno) segrega encimas digestivas. Recibe las secreciones del hígado y el páncreas.

ð         Yeyuno. También segrega jugos digestivos. Aquí se termina la digestión química.

ð         Íleon. Es la última parte del intestino delgado, y está especializado en la absorción de los nutrientes. La mucosa interna se replica hacia la luz del tubo para aumentar la superficie de contacto con los nutrientes.

 

La acción progresiva de las secreciones gástricas, pancreáticas e intestinales, junto con la abundante secreción de moco y bilis, transforman el quimo en una papilla muy acuosa denominada quilo. Éste es una papilla líquida formada por agua, sales minerales, aa., monosacáridos, ácidos grasos y glicerón.

LAS GLÁDULAS ANEJAS

Son aquellas glándulas que no están situadas específicamente en la pared del tubo digestivo.

En los animales vertebrados las glándulas salivares segregan mucina y amilasa.

El páncreas es un órgano de secreción mixta, pues vierte a la sangre hormonas, la insulina y el glucalón, cuya función es controlar los niveles de la glucosa en la sangre, y una serie de hormonas gastrointestinales que controlan las secreciones digestivas. Además, el páncreas actúa como glándula digestiva que segrega el jugo pancreático, un conjunto de enzimas digestivas y bicarbonato sódico (NaHCO3) que se encarga de neutralizar la acidez estomacal.

El hígado es la mayor glándula del cuerpo. Segrega la bilis, un líquido alcalino (base) compuesto por agua, sales biliares, colesterol y pigmentos biliares. Las sales biliares proceden del colesterol y tienen como función de emulsionar las grasas (es la ruptura de las gotas de grasas en gotitas más pequeñas, para facilitar la digestión de éstas por las lipasas)

El hígado es la central química del organismo: a él llegan los productos absorbidos en el intestino, mediante el sistema porta, para ser procesados y luego distribuidos a todo el organismo mediante el aparato circulatorio. Las principales funciones del hígado son las siguientes:

ð         La síntesis de glucógeno, como reserva energética, a partir de la glucosa sanguínea.

ð         La síntesis de la mayoría de las proteínas sanguíneas

ð         La eliminación de sustancias tóxicas.

ð         La síntesis de urea, producto de degradación de los aa., que luego desaparecerá a través de la orina.

 

LA ABSORCIÓN

A medida que los distintos alimentos pasan por las distintas secciones del tubo digestivo, sus contribuyentes se van degradando en moléculas cada vez más sencillas, y se van diluyendo con las secreciones digestivas. En el intestino, los nutrientes se transforman en el quilo, constituido básicamente por monosacáridos, ácidos grasos, glicerol y aa.

La mucosa intestinal aumenta su superficie, desplegándose hacia el interior del tubo, y estos repliegues originan, a su vez las vellosidades intestinales. Cada vellosidad contiene en su interior una arteria, una vena y un vaso linfático. La membrana de cada una de las células se encuentra fuertemente replegada hacia la luz intestinal, formando las microvellosidades intestinales.

En el íleon se absorben los nutrientes. Los monosacáridos y los aa. son recogidos por las células de la mucosa y pasan directamente a los capilares sanguíneos y, de ahí, mediante la vena porta, al hígado. Los ácidos grasos y el colesterol se envuelven en otras vesículas, ambos viajan por el sistema linfático hasta verter a la sangre de la vena cava superior.

 LA ELIMINACIÓN DE RESIDUOS

Los restos de los alimentos no digeridos, junto con las células procedentes de la descamación del tubo digestivo, pasan al intestino grueso. Donde está presente una rica flora bacteriana, capaz de producir una fermentación parcial de éstos, con la producción de gases como (CO2, CH4, H2S). En el colon tiene lugar la reabsorción de agua, con los que los residuos se concentran. En su paso a través del colon, éstos se transforman en heces fecales. Un 80% son bacterias, un 10% células de descamación y el 10% restante fibra. En las etapas finales de la digestión, las heces fecales se acumulan en el último tramo de intestino grueso, el recto, cuya dilatación desencadena un reflejo: el acto de defecación.

 

EL CONTROL DE LA DIGESTIÓN

Salvo las etapas iniciales (ingestión y deglución) y finales de la digestión(defecación), que están bajo el control nervioso voluntario, el recto de la actividad mecánica del tubo digestivo depende del sistema nervioso autónomo y, por lo tanto, los movimientos son inconscientes.

También existen un control de las secreciones digestivo. En los animales vertebrados el estimulo principal para la secreción de los jugos digestivos consiste en la presencia de alimento en la zona de la secreción. Hay, además, otro sistema de control adicional, cosiste en la actuación de unas hormonas gastrointestinales procedentes del páncreas y del estómago, que controlan las secreciones en esa parte del tubo digestivo.