Novela del siglo XX

Literatura española del siglo XX. Técnicas narrativas. Generación del 98. Novecentismo. Posguerra. Narrativa social de los 50 y 60. Actual

  • Enviado por: Ramiro García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


TEMA 12: LA NOVELA DE LENGUA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XX

LA NOVELA EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX

TEMAS Y TÉCNICAS NARRATIVAS EN LOS AUTORES DE LA GENERACIÓN DEL 98.

El modernismo y la generación del 98 tienen algo en común: una intención firme de renovar la literatura española del siglo XX en todos los géneros. La poesía va a estar más relacionada con los escritores modernistas y la novela y los ensayos con los del 98.

Las circunstancias que provocaron la irrupción de estos escritores en el panorama intelectual y literario fue el ambiente de crisis política, económica y moral que se vivía a finales del siglo XIX, y el agotamiento de los temas y formas de la literatura del siglo anterior. Entre los escritores de 98, están: Unamuno, Azorín, Baroja, Maeztu, Machado y parte de la obra de Valle.

Desde el punto de vista temático, se centran en:

  • El tema de España, enfocado desde una visión subjetiva e individualista, aunque desde todas las perspectivas el descubrimiento del alma de España se hace por medio de:

  • El paisaje, en especial el de Castilla

  • La historia de gente anónima y su vida cotidiana (intrahistoria).

  • La literatura, volviendo a los autores medievales.

  • El tema existencial, preocupación por el sentido de la vida.

  • La técnica estilística y literaria. El aspecto más característico es el rechazo a la expresión retoricista y grandilocuente.

Tienden a la precisión léxica eligiendo palabras justas en los momentos precisos. Evitan las oraciones excesivamente complejas por esa tendencia a la sencillez.

LOS NOVELISTAS DEL 98.

  • Valle-Inclán (1866-1936) Es uno de los escritores más vanguardistas del momento. Su obra, inicialmente modernista, evoluciona hacia esa creación tan particular pero innovadora denominada esperpento. Se caracteriza por una prosa modernista. Una de sus grandes obras fueron las “Sonatas”, pero más tarde también escribió grandes novelas como “Tirano Banderas”. Su última obra fue una trilogía incompleta de carácter histórico llamada “El ruedo ibérico”.

  • José Martínez Ruiz “Azorín” (1873-1967), pretende que sus novelas sean un reflejo delicado y lírico de lo esencial de la realidad. Azorín es el escritor de lo minucioso, del detalle, que escribe de forma simple y breve, con sensación de orden, pulcritud y calidad. Uno de los temas que más le preocupan es el paso del tiempo. Sus obras más conocidas son “Antonio Azorín” “Don Juan” y “Doña Inés”.

  • Miguel de Unamuno (1864-1936) es el escritor más peculiar del 98 por su carácter critico, independiente y obsesivo. Impregna a sus temas de un fuerte contenido filosófico, así que sus novelas van a ser una proyección de sus inquietudes personales. Sus obras más importantes van a ser “Amor y pedagogía” “Niebla” y “San Manuel Bueno, mártir”. En su obra transmite su preocupación por la personalidad del hombre y la angustia de la existencia humana.

  • Pío Baroja (1872-1956) es, además del personaje más independiente y arisco de todos los del 98, el mejor narrador de su generación. Sus principales temas son la protesta contra la sociedad del momento, cuya base es la espontaneidad y el antirretoricismo. Frente a esa hipocresía manifiesta una sinceridad total en sus ideas; frente a las injusticias, muestra una gran ternura por lo marginal; y frente al aburguesamiento utiliza la acción. Las consecuencias son Escepticismo (personajes tristes etc…) y novelas de aventura. Sus obras más conocidas son: “Zalacaín el aventurero” y “Memorias de un hombre de acción”. Predominan los párrafos cortos y su léxico es claro y sencillo, con presencia de coloquialismos que expresan mejor la realidad.

LA NARRATIVA NOVECENTISTA

Del Novecentismo o Generación del 14 son aquellos autores nacidos a finales del siglo XIX y que sucedieron a la Generación del 98, y alcanzan su plenitud literaria en la segunda década del siglo XX. Estos son: Ortega y Gasset, Eugenio D´Ors, Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala, Gabriel Miró y Ramón Gomez de la Serna. Todos ellos comparten esa inquietud por el problema de España, aunque rechazan la visión dramática y subjetiva de sus predecesores, adoptando una postura más equilibrada e intelectual.

Como novelistas destacan:

  • Pérez de Ayala, que su novela es reconocida por la presencia abundante del elemento intelectual, además experimenta continuamente con la técnica y con la forma: crea nuevas estructuras narrativas y busca originales perspectivas para su presentación de personajes y sucesos. “El Tigre Juan” es su mejor novela, critica las costumbres españolas, tratando el tema del marido cuyo honor ha sido ultrajado.

  • Gabriel Miró, utiliza la literatura para crear un mundo lleno de percepciones audiovisuales contemplando antes la realidad y recreándola con sus propias impresiones. Todo esta supeditado a la expresión sensorial de tal forma que los objetos son los verdaderos protagonistas de sus novelas. Algunas obras son: “Nuestro Padre San Daniel” y la continuación “El obispo leproso”.

LA NOVELA DESPUÉS DE LA GUERRA CIVIL. EL EXILIO Y LA POSGUERRA.

Las consecuencias políticas, económicas, sociales e ideológicas además de las dificultades impuestas por la censura van a influir en la labor literaria del momento y, por supuesto, condicionarán la creación novelesca .

En cualquier caso, el aislamiento exterior y el clima de intolerancia intelectual produjeron un gran empobrecimiento del país.

LOS NOVELISTAS DEL EXILIO

Los aspectos que tenían en común todos eran: la rememoración del conflicto bélico y la de la España que abandonaron, la presencia de los nuevos lugares y la reflexión sobre temas que afectan a la propia naturaleza y la existencia humana.

  • Ramón José Sender es el más conocido, cuyas obras se pueden encuadrar dentro de una tendencia realista y social. El tema de España y el de la guerra.

  • Rosa Chacel se caracteriza por tener unas obras con gran cuidado estético. Destacan “Memorias de Leticia Valle” y “Barrio de Maravillas”

  • Max Aub. El tema principal es el hombre, como ser social, político y moral. Sus relatos tienen un corte tradicional “Las buenas intenciones” y “La calle de Valverde”, y en ciclo narrativo sobre la guerra civil tiene una serie llamada “Campos”

  • Francisco Ayala escribe novelas de corte moralista en las que pretende reflejar los vicios del hombre contemporáneo y criticar aspectos políticos y sociales desde una perspectiva humorística. Destacan “Muertes de perro” y “El fondo del vaso”.

LA NOVELA DE POSGUERRA

El mayor interés del momento está en la publicación de tres obras: “La familia de Pascual Duarte”, de Camilo José Cela, “Mariona Rebull” de Ignacio Agustí y “Nada” de Carmen Laforet.

La “Familia de Pascual Duarte” ahonda en los aspectos más desagradables de la realidad, así como “Nada” enseña el reflejo vacío de la existencia de la protagonista y “Mariona Rebull” que es el fiel reflejo de la sociedad a través de una novela realista .

En esta época publican sus primeras obras Camilo José Cela, Miguel Delibes y Gonzalo Torrente Ballester.

  • Camilo José Cela, desde una imagen provocadora e inconformista y una obra extensa y desigual, ha conseguido un fama justificada. “La colmena” la obra de más éxito y sobresaliente de Cela se lleva a cabo en el Madrid de la posguerra y refleja el vivir cotidiano lleno de miseria y penurias de todos sus personajes, su intención es presentar la degradación de la España de la inmediata posguerra. Tiene presencia de un protagonista colectivo y la ausencia de un final preciso así que decimos que es una novela abierta.

  • Miguel Delibes se da a conocer con su novela “La sombra de ciprés es alargada”. Será en 1950 cuando vea la luz “El camino” y con ella el habitual estilo sobrio y sencillo con el que pretende plasmar el mundo rural castellano. No obstante, el tono crítico y de denuncia ha ido incrementándose progresivamente en sus obras, como se puede comprobar en su mejor novela “Cinco horas con Mario”. Otras obras importantes son “Las ratas”, “Los santos inocentes” y “El príncipe destronado”.

  • Gonzalo Torrente Ballester no alcanzó la fama hasta la década de los setenta. La variedad de temas y de registros empleados serán los rasgos más característicos de sus novelas. Sus temas favoritos son la critica de los negocios y del mundo arte en “off-side”, la confusión entre realidad y fantasía en “La saga/fuga de J.B.”.

LA NOVELA SOCIAL EN LOS AÑOS CINCUENTA

Los años cincuenta van a suponer el renacer de la novela española, ya que aparece una nueva generación de escritores, que junto con los de la posguerra desarrollarán un nuevo tipo de novela, asumiendo un compromiso social siguiendo las ideas de Sartre. Las características son:

a) Reflejan la realidad española.

  • Ambientes centrados en la vida en la ciudad, la vida en el campo, la vida burguesa y el mundo obrero. Algunos escritores destacados fueron Luis Romero, Caballero Bonald, Alfonso Grosso, García Hortelano, Goytisolo y López Pacheco.

  • El tratamiento formal se caracteriza por el subjetivismo, el predominio del dialogo, un personaje colectivo, desarrollo breve de la acción y frases cortas y léxico sencillo.

  • Incluye temas como el mundo de lo cotidiano, la soledad y la incomunicación y la visión critica del pensamiento y la cultura de la época.

  • LA NOVELA DESDE LOS AÑOS SESENTA

    Algunos factores sociales, económicos y culturales, como la industrialización así como la aparición en España de la novela Hispanoamericana hicieron que se produjese una renovación de las tendencias narrativas. Los propios escritores de la generación del medio siglo participan en la transformación del género tras la aparición de “Tiempos de silencio” de Luis Martín Santos. La narrativa evoluciona hasta una novela estructural, cuya intención es indagar en la personalidad del individuo a través de la estructura de su conciencia y de todo su contexto social.

    “TIEMPO DE SILENCIO” Y LAS NUEVAS TÉCNICAS NARRATIVAS

    La ironía y el humor son el medio empleado por el escritor para mostrar los problemas de la sociedad española, desde las clases sociales hasta las circunstancias culturales. Lo que pretende dejar claro es que los condicionamientos sociales no son los únicos aspectos de la realidad del hombre que determinan su comportamiento y, por tanto, sus éxitos o fracasos. El tono existencial y la carga simbólica marcan el contenido de una novela que refleja una sociedad y una existencia vacías. Los recursos narrativos más novedosos son:

    • Presencia de un narrador omnisciente.

    • División del relato en secuencias.

    • La ruptura de la secuencia cronológica.

    • Referencias simbólicas, digresiones e intervenciones irónicas.

    • Tratamiento de la anécdota.

    • Personajes en conflicto.

    • Gran importancia del monologo interior.

    DEL TESTIMONIO SOCIAL A LA EXPERIMENTACIÓN

    Esta línea renovadora va a tener su continuidad en:

  • Los autores de la primera promoción de posguerra. Cela participó en esta experimentación con obras como “San Camilo 1936” y Delibes con “Cinco horas con Mario”.

  • Los novelistas de la Generación del medio siglo:

    • Juan Goytisolo es el escritor en el que se produce un cambio más radical ya que comenzó escribiendo novela realista, pero tras la publicación de “Señas de identidad” da el gran vuelco, ya que la novela trata de la búsqueda del sentido de la vida. Las principales innovaciones narrativas que introduce son: las rupturas en el espacio y en el tiempo, la narración en segunda persona, los artificios tipográficos, los recursos estilísticos y narrativos y monólogo interior. En libros posteriores (“Juan sin tierra”) continua las renovaciones.

    • Juan Benet inició su labor literaria dentro ya de las corrientes experimentalistas y manifestó su oposición al realismo social. “Volverás a Región” es una novela de estructura muy compleja, que presenta la decadencia de la condición humana, asociada a la ruina de su entorno.

    • Juan Marsé publicó “Últimas tardes con Teresa”, que da una visión critica de la burguesía catalana, pero superando la tendencia de la novela social y empleando técnicas narrativas experimentales. Algunos de los títulos posteriores de este autor son “Si te dicen que caí” y “Un día volveré”.

    DE LOS AÑOS SETENTA A LA NOVELA ACTUAL

    Aparece un nuevo grupo de escritores, la Generación del 68, que tenía las siguientes características: se inician en la narrativa experimental pero pronto evolucionan a otras formas como el relato, además la anécdota vuelve a cobrar gran importancia. La novela se desvincula del compromiso social y político, y los problemas del hombre aparecen tratados desde su individualidad.

    • En 1975 se publica “La verdad sobre el caso Savolta”, de Eduardo Mendoza, que introduce recursos como la mezcla de materiales narrativos, el desorden cronológico, la parodia y la variedad de registros estilísticos.

    • Otros autores importantes son: José María Gulbenzú (“El mercurio”), Manuel Vázquez Montalbán (“Los mares del sur”) y José María Vázquez Soto (“Diálogos del anochecer”)

    • Otro autor importante es Francisco Umbral, aunque en su caso resulta difícil encuadrarlo en una corriente o grupo literario, ya que sus novelas se pueden considerar narraciones en el sentido tradicional del género, y por otro lado presenta una clara voluntad esteticista y de estructuración artificiosa. Umbral tiene la capacidad de saber combinar tonos muy diversos. Algunas de sus obras son “Las ninfas”, “Males Sagrados” y “Trilogía de Madrid”.