Nietzsche, cien años después

Filosofía contemporánea siglo XIX y XX. Repercusión actual. Pensamiento vitalista. Nihilismo

  • Enviado por: Fran Camacho
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

NIETZSCHE. CIEN AÑOS DESPUÉS.

Nacido en 1844 y fallecido en 1900, en pocos filósofos encontraremos una fusión tan vigorosa entre pensamiento y vida como la encontramos en Nietzsche.

Hijo de un Pastor protestante, muriendo su padre a los 35 años, cuando el tenía 5 años, lo cual supone una gran perdida y una vida traumática marcada en un principio por esta muerte. A la muerte de su padre queda rodeado por 5 mujeres.

Con 20 años se matricula en la universidad de Bonn, en Filología y Teología, abandonando la Teología al año de haberla empezado.

A los 25 años un profesor de Filología lo llama y le ofrece una cátedra en Basilea, aquí escribirá : “ El origen de la Tragedia”.

Hombre de salud débil, terminará por jubilarse a los 35 años. Su vida transcurrirá entre pensiones de mala calidad, pasando calamidades, hasta que cae en la locura, estando en Turín, y después de contemplar una escena en la que un hombre fustigaba a un caballo, al que se abraza llorando. Recogido por su casera dedica a escribir postales a sus amigos, entre los cuales se encontraba Franz Overbeck, teólogo ateo que va a recogerlo a Turín donde lo encuentra como un animal y decide trasladarlo a Basilea, un duro traslado que acabará en una clínica en la que se le detecta una parálisis.

En una de las postales que manda a Jacob Burkardt le dice que prefiere ser catedrático en Basilea a ser Dios pero que nunca ha sido tan egoísta como para abandonar el mundo

Será su locura prematura la catástrofe más dolorosa que haya sufrido un alma, como algunos estudiosos de Nietzsche dirán sobre él.

Tendríamos que preguntarnos, que hubiera sido de un Nietzsche sin tormento, sin locura, sin intensidad hacia la vida ¿qué nos hubieran deparado sus escritos ? ¿tendríamos sus continuos gritos ?.

En Nietzsche encontramos un filósofo radicalmente contrario hasta los que habíamos visto anteriormente, el quiere olvidar todos los filósofos desde Sócrates hasta Hegel. Tiene un estilo radicalmente distinto, quiere romper con todo, su estilo es aforístico, va a criticar los grandes temas. Se despide de las grandes causa que hasta entonces habían aunado a los filósofos tales como la unión universal, de un mundo universal. Podríamos decir de él que es un destructor de herencias. Dice sí a todo lo despreciado y a todo lo maldito.

No es un nihilista como se ha repetido hasta la saciedad. Nos dice él mismo que salvaría al Dios del A. Testamento porque es dinámico, activo, acompaña al pueblo.

Nietzsche proclama la fuerza, el elevado poder del espíritu en vez del nihilismo. Afirma la vida desde la oscuridad, desde la tragedia. Se olvida por completo de la herencia, de la tradición.

Nietzsche critica la modernidad. Cree que el progreso es una idea moderna, con lo cual, para el es falsa.

Critica las instituciones de la modernidad, cree que es una forma decadente, odiaba a Rousseau por considerarlo el primer hombre moderno, lo desprecia. Dice que la igualdad de todos es el final de la justicia.

Dice que hay que desconfiar, que hay que aventurarse por nuevos caminos. Desconfía del concepto de pueblo, del humanitarismo, a pesar de haber dedicado a Voltaire, máximo defensor del liberalismo, “ Humano demasiado humano”. Desconfía también del bien común, de la fe cristiana a la que considera el sacrificio de toda libertad, el cristianismo lo califica como platonismo para el pueblo, no perdonaría nunca que el cristianismo hubiera vuelto loco a Pascal. Critica incluso la compasión cuando podemos comprobar por numeroso datos biográficos su extrema compasividad, tomemos como ejemplo la escena del caballo a la que antes me refería.

Al querer desenmascarar la moral absoluta, la sensiblería humanitaria, la hipocresía, Nietzsche ha sido visto como un precursor de Hittler, pero nada de esto justifica que el Nacional Socialismo se apropiara de su filosofía. Si es cierto que visionó las grandes guerras y que pensó que era preferible pagar un alto precio a seguir estancado en un pensamiento tradicional.

Los valores proclamados por el Nazismo, Pangermanismo .. fueron odiados por Nietzsche durante toda su vida, razón por la cual se peleó con Wagner.

Nietzsche no hizo otra cosa que intentar una enorme revolución que nadie había intentado, pero el curso de la Historia ha ocultado lo que esta persona quiso hacer, para transformarlo, o al menos intentarlo en lo contrario.

Esto quedará reflejado y patente en los numerosos escritos de Nietzsche, escrito que desde los catorce años y hasta el final de sus días habrían de convertirse en la razón y la justificación de su existencia.

Entre estos escrito podemos encontrar :

  • El nacimiento de la Tragedia.

  • Humano demasiado humano.

  • El anticristo.

  • Así hablo Zaratustra.

  • La voluntad de poder.

  • El crepúsculo de los ídolos.

  • Aurora.

  • Más allá del bien y del mal.

  • La genealogía de la moral.

NIETZSCHE. CIEN AÑOS DESPUÉS.