Niebla; Miguel de Unamuno

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Vida y obra. Ideología unamuniana. Género literario: Nivola. Escuela literaria

  • Enviado por: Pablo Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Análisis de la obra

“Niebla” , de

Miguel de Unamuno

Índice

Índice 1° Pág.

Identificación del autor: - Biografía 2° Pág.

- Contexto Histórico 2° Pág.

  • Ideología 3° Pág.

  • Visión de Mundo 3° Pág.

Función de la Literatura 5° Pág.

Contexto Literario: - Género Literario 6° Pág.

  • Período Literario 6° Pág.

  • Escuela Literaria 6° Pág.

Resumen de la Novela 8° Pág.

Caracterización de los personajes. 9° Pág.

Ideología planteada por el narrador. 10° Pág.

Conclusión y Opinión personal. 10° Pág.

Identificación del Autor

La obra “Niebla” fue escrita en 1914 y es la obra más celebre del autor español Miguel de Unamuno.

Biografía

Nacido en Bilbao, Unamuno estudió en la Universidad de Madrid, donde se doctoró en Filosofía y Letras con la tesis titulada Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca (1884), que anticipaba sus posturas contrarias al nacionalismo vasco de Sabino Arana. Fue catedrático de griego en la Universidad de Salamanca desde 1891 hasta 1901, en que fue nombrado rector.

En 1914 fue obligado a dimitir de su cargo académico por sus ataques a la monarquía de Alfonso XIII; sin embargo, continuó enseñando griego. En 1924 su enfrentamiento con la dictadura de Miguel Primo de Rivera provocó su confinamiento en Fuerteventura (Islas Canarias). Más tarde se trasladó a Francia, donde vivió en exilio voluntario hasta 1930, año en que cae el régimen de Primo de Rivera. Unamuno regresó entonces a su cargo de rector en Salamanca, que no abandonaría hasta su muerte. Aunque al principio fue comprensivo con la sublevación del Ejército español que en seguida encabezó el general Francisco Franco, pronto la censuró públicamente: en un acto celebrado en la Universidad de Salamanca, su comentario “venceréis, pero no convenceréis”, provocó la respuesta del general Millán Astray, uno de los sublevados: “¡Viva la muerte y muera la inteligencia!”. Don Miguel de Unamuno murió el 31 de Diciembre de 1936.

Contexto histórico

Unamuno tuvo una infancia agitada por la Revolución del '68 y las luchas civiles que culminan en la Republica del '73 y en la última guerra carlista. En éste periodo, la vida pública española ha entrado en los cauces de la Restauración: Canovas y Sogasta son los rectores de la política. En la novela se da el movimiento posromántico y realista y la poesía esta representada por Campoamoro y Núñez de Arce; todavía perdura el recuerdo de Bécquer. En Europa las figuras más importantes e influyentes son las del positivismo, las de los discípulos de Comte, Spencer, Renan, Taine, y Wundt, en Alemania; también es el periodo de los materialistas Marx, Engels y Lasalle. Cabe destacar la vigencia del teólogo protestante y filosofo danés Sôren Kirkegaard para Unamuno. Para completar el horizonte intelectual de la figura de Unamuno habría que agregar los nombres de Williams James, Federico Nietzsche y Henri Bergson.

Algunas fechas y acontecimientos importantes que tuvieron lugar durante la vida de Unamuno (1864-1936).

1870 - Primera Guerra Mundial, que se extendería hasta 1918

1898 - Guerra de España contra naciones Americanas y que tendría como consecuencia el nacimiento de Estados Unidos como potencia mundial.

1908 - Se crea el automóvil Ford T.

1920 - Segunda Guerra Mundial, que se extendería hasta 1945.

Ideología.

Unamuno, aparte de ser escritor, era filosofo y, su filosofía, que no era sistemática sino más bien una negación de cualquier sistema y una afirmación de “fe en la fe misma”, impregna toda su producción. Formado intelectualmente en el racionalismo y en el positivismo, durante su juventud simpatizó con el socialismo, escribiendo varios artículos para el periódico El Socialista, donde mostraba su preocupación por la situación de España, siendo en un primer momento favorable a su europeización, aunque posteriormente adoptaría una postura más nacionalista. Esta preocupación por España (que reflejó en su frase “¡Me duele España!”) se manifiesta en los ensayos recogidos en sus libros: En torno al casticismo (1895) y Vida de Don Quijote y Sancho (1905), donde hace del libro cervantino permanente modelo de idealismo, y Por tierras de Portugal y España (1911). También son frecuentes los poemas dedicados a exaltar las tierras de Castilla, considerada la médula de España. Más tarde, la influencia de filósofos como Arthur Schopenhaner, Adolf von Harnack o Sören Aabye Kierkegaard, entre otros, y una crisis personal (cuando contaba 33 años), debida a la fatal enfermedad de su hijo Raimundo y a las aprehensiones sobre su propia salud, contribuyeron a que rechazara el racionalismo, al que contrapuso la necesidad de una creencia voluntarista de Dios y la consideración del carácter existencial de los hechos. Cuando estalla la primera guerra mundial, España permanece neutral como nación y los españoles se dividen entre germanófilos y aliadófilos, entre los últimos se alinea Unamuno.

Visión de Mundo

Miguel de Unamuno es una persona con un intelecto muy complejo, que ha sido influenciado por muchos autores y pensadores y que, nunca tuvo pelos en la lengua y era de un coraje cívico y moral sin limites. Unamuno no encuentra en su país satisfacción a su enorme curiosidad e impulso de saber, y por eso se lanza en viaje de conocimiento por Europa y también Norteamérica. Unamuno es el único gran europeo que está muy al día, muy enterado, de lo que pasa en la literatura hispanoamericana. Miguel de Unamuno es una persona con una visión de mundo muy amplia, su horizonte no se vió limitado a su nación, sino que, exploró y conoció Europa y Norteamérica.

Función de la Literatura.

De la obra “Niebla”, Unamuno mismo reconoce la novedad que entrañaba su novela, ya que literalmente no `pasa' o `acontece' nada, sino que, es lo que le pasa al personaje, lo que éste va haciendo, lo que éste es, de lo que se trata en la novela. Por cierto Unamuno declara que su novela no es mas que una “Nivola”, un genero que, en la misma obra se describe por el personaje de Víctor, y que, no es mas que una novela de acción rápida, de mucho dialogo y centrada en lo que le suceda a los personajes. La lectura de ésta obra es amena, divertida y profundamente filosófica, y por lo tanto didáctica, además de reconfortante. Influye también saber que ésta es la primera novela en la que un personaje se revela contra su autor ante la decisión del creador de darle muerte.

Contexto Literario.

Género Literario.

El género literario al que pertenece la Obra “Niebla” es el Narrativo.

Período Literario.

El Periodo Literario al que corresponde “Niebla” es a el `Existencialismo'.

Escuela Literaria.

A la escuela literaria que corresponde el Autor, Miguel de Unamuno, es a la “Generación del 98”.

Descripción de la escuela, “Generación del 98” :

Se ha llegado a definir el término “generación” como una unidad cronológica conforme a la cual debiera computarse la historia. Se señala que debemos distinguir entre una generación que acepta la herencia de sus antecesores -generaciones acumulativas- que conserva y enriquece el legado cultural; y otra, que rechaza esa herencia y busca una respuesta espontánea, original: son generaciones eliminatorias o de combate. De este tipo es la Generación del 98.

A pesar de los numerosos cambios políticos y sociales que afectaron a España durante la primera mitad del siglo XX., la creación cultural fue testigo de un nuevo renacimiento, entró en una fase desacostumbrada de actividad creadora, surgió un esplendor que provocó que algunos estudiosos hablaran de este periodo como “La edad de plata”, que tiene sus inicios en 1898 y termina con el estallido de la guerra civil en 1936.

El primer cambio lo inicia la pérdida de las últimas colonias de España, y en general, la conclusión de un largo periodo de decadencia que tuvo su origen en el siglo XVII. Un amplio grupo de escritores reaccionó en contra de estos acontecimientos, en una búsqueda constante de las causas y las soluciones para volver a construir lo que en tiempos fue España. Se les conoce como “La Generación del 98” y en este grupo se encuentran muchas figuras importantes de la literatura española. Sin embargo, sus actividades no se limitaban únicamente a la literatura, sino que se extendían desde el campo de la ciencia, la medicina y la historia hasta la realización de ensayos.

Algunos miembros de esta Generación alcanzaron un lugar en la literatura universal, como es el caso del escritor vasco Miguel de Unamuno, autor de la obra analizada, quien en su “Sentimiento trágico de la vida”, ofrece las reflexiones y los temas básicos del Existencialismo. Otro escritor de origen vasco, Pío Baroja, gran novelista realista, crea su narración con increíble simplicidad, naturaleza y dinamismo. Azorín nos describe Castilla y su gente, la “belleza de lo ordinario”. El gallego Ramón María del Valle Inclán nos proporciona la musicalidad de su prosa, la que experimenta la primera estética modernista y el “esperpento”. El andaluz, Antonio Machado, inició su poesía contemporánea con una profunda meditación temporal.

En casi todos los escritores de la generación del Noventa y Ocho es fundamental la preocupación por España y sus problemas.

Las características de la “Generación del Noventa y Ocho” son las siguientes:

  • Pesimismo patriótico:

  • La Patria no debe ser alabada de puertas afuera.

  • España debe ser conocida en sus bellezas olvidadas.

  • La europeización: La cultura española pierde su carácter tradicional y se deja influenciar según modelos extranjeros, especialmente alemanes, ingleses y franceses.

  • El Autodidactismo: Se refiere a que los escritores de esta generación son autodidactas; llevan a la prensa y al libro sus ideas y sus doctrinas.

  • La Rebeldía: Toda la labor de la generación del Noventa y Ocho está caracterizada por un noble deseo renovador.

  • El Estilo: Los escritores del Noventa y Ocho estudian concienzudamente el lenguaje, aprovechando el origen etimológico de las palabras. Es de sobra sabido que había una gran diferencia entre los autores del 98 en cuanto al estilo se refiere, pero a la vez tenían en común una actitud crítica e interrogativa, y muchas ganas de modernizar y liberalizar España.

  • Resumen de la novela.

    Augusto Pérez, un joven rico y licenciado en Derecho, hijo único de Madre viuda, al morir ésta no halla que hacer con su vida. Un día que va caminando sin rumbo conoce a una guapa joven pianista, Eugenia Domingo del Arco, se enamora o cree enamorarse de ella y trata de conseguir se amistad, cosa que efectivamente consigue. Conoce a la familia de ella, quien es también huérfana y vive con sus tíos, don Fermín, un “anarquista místico”, y doña Hermelinda. Su cortejo es al comienzo rechazado por Eugenia, quien aclara a Augusto que ella ya tiene un novio, llamado Mauricio. Ante la respuesta de Eugenia, Augusto entabla una relación amorosa con una de sus sirvientas ocasionales, la señorita que le planchaba, Rosario. Después de algunas peripecias, Eugenia (movida, al parecer, por los celos, el instinto de competencia, y un quiebre con Mauricio) decide aceptar a Augusto como novio y futuro esposo. Se fija el día de la boda, pero antes que ésta se realice, Augusto recibe una carta de Eugenia, en la que le dice que no se casará con el y que se ira a provincias con Mauricio, a vivir de un empleo que Augusto le había conseguido (porque Mauricio era un holgazán) y de sus rentas (las de la casa que Augusto les había cancelado la deuda de la hipoteca). Ante esto, Augusto decide suicidarse, pero antes decide ir a Salamanca a ver a Unamuno, con quien sostiene un dialogo memorable, en el que el autor hace el papel de Dios y Augusto el de criatura. Augusto recibe de Unamuno-Dios la revelación de que él, Augusto Pérez, no existe, sino que es una criatura de ficción y que está destinado a morir, no a suicidarse como él pensaba. Ante esto, Augusto se rebela, discute el carácter efectivamente real de Unamuno-Dios, lo desafía y le recuerda que él, Don Miguel, y todos lo que lean, también han de morir. Abandona Salamanca muy confundido (dejando también muy perturbado a don Miguel), vuelve a su casa y Dios deja de soñarle: se “desnace”, es decir, se muere.

    Caracterización de los personajes.

    Augusto Pérez : Es el protagonista de Niebla, un hombre de mediana edad, solitario, impuntual, que fumaba habanos y que pasaba todo el día y parte de la noche meditando y formulando teorías filosóficas para si mismo. En la obra Augusto despierta en su corazón el amor que siempre había permanecido aletargado. Es un personaje abúlico, sin metas vitales definidas, que mas que vivir se “deja vivir”. La visión de mundo de Augusto, es tomar los acontecimientos que ocurren y filosofar sobre ellos, además de actuar prontamente sobre los problemas o inquietudes que le acontecen, por ejemplo, ante la primera vez que vio a Eugenia se enamoró y decidió que debería ser su esposa. Esto le ocurre porque su vida es muy relajada, entonces tiene tiempo para filosofar y, al mismo tiempo, como no conoce mucho de la vida, sus decisiones son ligeras y rápidas.

    Eugenia Domingo del Arco : La joven era luchadora y se sacrificaba dando clases de piano a pesar de que odiaba la música. Era una mujer entera, libre, una mujer del futuro; Augusto opinaba que era admirable, majestuosa, heroica y toda una mujer, opinión que se veía influenciada por el sentimiento amoroso que le invadía, ya que al final de la obra se demuestra que era rastrera, embustera y aprovechadora. Tenía un carácter fuerte, dominante y no se dejaba influenciar por nadie. Físicamente era una mujer muy atractiva y arrogante, de andar rítmico y bello. Su visión de mundo era ser independiente, surgir por si misma y poder tener control de su vida, esto se explica por la delicada situación que vivió cuando era niña (el suicido de su padre) y por las ganas de salir de los problemas económicos.

    Víctor : Amigo de Augusto y compañero de partidas de Ajedrez. Es con quien hace confidencias, reflexiona y filosofa el protagonista. Víctor puede encarnar, en algún momento , el pensamiento de Unamuno.

    Ideología planteada por el narrador.

    Es deducible que el narrador, ya que conoce los sentimientos, el carácter, la forma de ser y cada una de las actuaciones de todos los personajes que han sido creados por él, es omnisciente, deducción que se reafirma con el hecho de que la narración está en tercera persona. La obra posee una característica muy particular : como Unamuno declara, ésta no es una novela sino una ` Nivola ` , que presenta mas que relato, dialogo y monólogos, por lo que Niebla no es narrada, sino, “espectada” por los lectores.

    Conclusión y Opinión Personal.

    La historia de niebla es en si muy simple y no contiene ninguna complicación en lo que al argumento se refiere; lo difícil de veras es entender completamente al protagonista, cuyas meditaciones de contenido filosófico y metafísico a veces no son sino reflejos de las bases del pensamiento de Miguel de Unamuno.

    La lectura de este clásico de Unamuno es amena, divertida y profundamente filosófica, y por lo tanto didáctica, además de reconfortante. Ésta es la primera novela que leo en la que un personaje se revela contra su autor ante la decisión del creador de darle muerte, lo que es muy novedoso, atractivo y aporta un carácter vanguardista a la novela.

    12