Narrativa anterior al 36

Literatura española. Modernismo. Generación del 98. Novecentismo. Escritores. Unamuno. Pío Baroja. Gabriel Miró. Ramón Pérez de Ayala

  • Enviado por: Pumuky
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

LA NARRATIVA ANTERIOR AL 36

! Modernismo y “98”

En la etapa a la pérdida de Cuba y Filipinas se produce una actitud de rebeldía que conduciría a dos movimientos: Modernismo y grupo del 98.

El Modernismo supone la superación de las formas rutinarias que dominaban a finales del s. XIX, se inicia en Hispanoamérica en los años 80, primero en prosa y después en verso, bajo el escritor cubano José Martí y el nicaragüense Rubén Darío.

Los modernistas tienen una proyección cosmopolita. Se dedicaron al esteticismo, el arte y la belleza fueron sus máximos ideales.

El grupo del 98 inicia su actividad literaria a finales del s. XIX. Movidos por el deseo de una renovación espiritual de la vida española, los escritores del 98 recogen las ideas de los regeneracionistas y del granadino Ángel Ganivet.

Los miembros del grupo tienen en común:

  • Participar en una indagación personal para la renovación de ideales y creencias.

  • Interpretar el problema de España como una cuestión de mentalidad más que política, económica o social.

  • Aceptar la literatura como el instrumento más adecuado para el exámen de todos esos problemas.

! La narrativa modernista:

La narrativa modernista está representado por las cuatro Sonatas de Valle-Inclán. En ella se nos presenta al Marqués de Bradomín, un don Juan feo, católico y sentimental que nos conduce a través de sus memorias por Italia, Galicia, el Trópico y Navarra, utilizando la primera persona narrativa.

Valle-Inclán se burla en las Sonatas de los tópicos que atormentaban al hombre de principios de siglo; y la aparición de personajes aristocráticos, ambientes señoriales y tiempos pretéritos nos hace escapar de la desastrosa realidad sociopolítica del momento, al tiempo que se opone al Realismo y al Naturalismo del s. XIX .

! La narrativa en el 98

Los novelistas del 98 van a dar un concepto de novela diferente a la del Realismo y Naturalismo. Las innovaciones estructurales y temáticas de Ganivet y la revolución formal que supuso el Modernismo allanaron el camino para llegar al arte deshumanizado, es decir, una literatura que minimiza los aspectos narrativos y descriptivos, y que no pretende retratar la desagradable realidad.

De esta manera la novela pasa de ser un género estable a convertirse en un medio de experimentación literaria en el que los autores del 98 manifiestan sus problemas religiosos y existenciales a través del subjetivismo de sus novelas. Autores:

Unamuno: su obra es amplia y compleja. Abarca caso todos los géneros literarios. Se inicia con una novela histórica, Paz en la guerra a la que siguió Amor y Pedagogía.

A partir de su obra Niebla, los protagonistas son un desdoblamiento de su creador, hombres que luchan por ser criaturas auténticas y fieles a sí mismas. Unamuno llamó “nivolas” a sus novelas que, según su creador, no son más que relatos angustiados de realidades íntimas.

Los personajes de las novelas de Unamuno son “agonistas”, sufridores que luchan contra la muerte y contra la falta de personalidad. Se unirán a los anteriores; la envidia y el sentimiento de la maternidad.

La novela más representativa de Unamuno es San Manuel Bueno, mártir. En este relato nos cuenta la historia de un sacerdote que ha perdido la fe, por lo que lleno de caridad y amor al prójimo se entrega al pueblo que lo considera un santo. Nadie podrá conocer nunca la tortura que devora al protagonista, que muere escéptico, en lucha continua entre su deseo de creer y la imposibilidad de lograrlo.

Los temas que aparecen en la obra son la inmortalidad y la fe. El dilema planteado por Unamuno está en elegir entre la verdad o la felicidad engañosa. Tanto el protagonista como Unamuno mantienen que es mejor vivir felices aunque esta felicidad sea mentira.

- Técnica y estilo: la técnica del relato en Unamuno se distingue por las escasas descripciones, la importancia decisiva de los diálogos y la abundancia de monólogos. Aparece el monólogo interior como la técnica narrativa más adecuada para manifestar los problemas de la existencia humana. Su estilo es apasionado. Para él lo importante es la riqueza de ideas y la intensidad de la emoción.

Pío Baroja: los rasgos esenciales de su teoría de la ficción son la espontaneidad y la observación. Sus obras se caracterizan por la acumulación de elementos dispersos, cuyo único nexo es la aparición de ciertos personajes. EL aprendizaje de la vida y las experiencias de estos personajes constituyen el eje de sus novelas.

Las novelas de Baroja tiene una trama única. En torno al personaje central, se agrupan otros personajes, que van delineando la construcción del personaje central. Baroja contribuyó al ideal de brevedad, nitidez y precisión que caracteriza a toda la generación del 98.

  • Obra: el carácter de novela abierta explica que Baroja agrupe su obra narrativa en trilogías. Algunas de estas trilogías son:

  • La raza ----- El árbol de la ciencia.

  • La lucha por la vida------- La busca.

  • Las ciudades------ César o nada.

La serie Memorias de un hombre de acción pone de manifiesto el escepticismo de Baroja en cuestiones de sociología. Esta serie es un fiel reflejo de la frustración de la burguesía intelectual española, situada entre dos fuerzas de presión: la extrema izquierda y el conservadurismo de los grupos de poder.

  • La sociedad en la novela de Pío Baroja: la novelística de Baroja ofrece un amplio panorama de la sociedad contemporánea; la problemática social. Gira entorno al constante desajuste que padecen sus personajes. Para Baroja, la vida es crueldad y lucha. La vida social es un fracaso porque sojuzga y corrompe al hombre. La familia ,el Estado y la Iglesia atenazan y limitan al individuo.

! La narrativa del Novecentismo

Se considera la fecha de 1914 como la iniciación del s. XX. Esta fecha coincide en España con la aparición del Novecentismo.

Los novecentistas conviven con los movimientos de vanguardia y con el grupo poético del 27.

El declive del Novecentismo coincide con el año 1923, en que la dictadura de Primo de Rivera impuso una estricta censura a los intelectuales y trató de impedir las manifestaciones críticas en aspectos sociopolíticos.

Desde el punto de vista cultural, son escritores de amplia formación universitaria que plantean su admiración por las culturas clásicas y su desdén por lo romántico.

Propugna una literatura que reaccione contra el sentimentalismo y el prosaísmo del XIX, y se apartan de la vehemencia y del apasionamiento del 98, utilizando el humor y la ironía en sus obras. Autores que hay que destacar:

Gabriel Miró: hasta 1910 no escribió una novela de la que se sintiera orgulloso y en ella encontramos ya las características que le van a señalar como un maestro en la utilización de la lengua y de un vocabulario riquísimo, a través del cual nos retrata, a veces de forma simbólica, la exuberancia y la sensualidad de su tierra levantina.

La riqueza descriptiva de su prosa la podemos admirar en este pasaje de Figuras de la Pasión del Señor, en el que Miró escribe con los cinco sentidos sobre la Pasión de Jesucristo contenida en los evangelios.

Ramón Pérez de Ayala: su obra se caracteriza por el predominio del elemento intelectual combinado con el humor y la ironía.

En su producción se distinguen tres etapas. En las dos primeras, la preocupación. España y un concepto amargo del mundo. La tercera etapa representa la libertad de creación y aborda temas de carácter universal.

En Tigre Juan se basa en la teoría del psicoanálisis de Freud, según la cual el comportamiento de Don Juan, el burlador de mujeres, es consecuencia de su carácter

afeminado.