Música medieval

Historia de la Música. Edad Media. Sacra. Profana. Instrumentos musicales. Canto

  • Enviado por: Alex
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas

publicidad

MUSICA DE LA EDAD MEDIA

Aunque no todos los especialistas en historia unifican sus criterios en cuanto a definir con precisión la llamada Edad Media, ésta es conocida como el periodo que cubre desde el siglo V hasta el siglo XV, es decir, del año 400 al 1400. En el ámbito musical recibe el nombre de Música Medieval la compuesta alrededor del año 1250 hasta 1300. Aunque existen registros de obra de autores más antiguos, ubicaremos la producción de este género entre los años 1100 y 1450.

Al hablar del desarrollo musical, será indispensable dividirlo en dos secciones: Sacra y Profana. A lo largo de su historia, el hombre ha ido perfeccionando sus guías de conducta a través de sistemas de gobierno en la medida que éstos existen para evitar que la sociedad gobernada llegue a los extremos. La religión ha sido una de sus más importantes guías. Será imposible apreciar el movimiento musical de esta época, la génesis de este arte, sin considerar el papel que la iglesia tuvo en la sociedad occidental.

La llamada música sacra tuvo su origen en los cantos empleados por los cristianos perseguidos que se ocultaban en los subterráneos llamados catacumbas. Estos, en un principio monódicos (una sola línea melódica, sin partes adicionales o acompañamiento), evolucionaron hasta crear coros que glorificaban a Dios llamados himnos; los de súplica se convirtieron en aleluyas y cuando eran entonados por dos coros aterados (uno de hombres y otro de mujeres), se les llamó antífona.

Entre los años 590 y 604, el Papa Gregorio I (también llamado Gregorio Magno), reformó la liturgia y recopiló estos cantos sacros en un libro llamado Antiphonarius canto ("colección de cantos"), que, según se dice, estaba sujeto al altar de la Iglesia de San Pedro en Roma con una cadena de oro. Estos cantos fueron llamados posteriormente gregorianos, en su honor, y rápidamente se impusieron en Inglaterra, Irlanda, España, Francia e Italia. Fueron tan rigurosas las reglas musicales que Gregorio Magno impuso que la música permaneciera sin cambios notables los siguientes 300 años. Tal vez porque como estímulo para el aprendizaje de música y otras materias, con frecuencia era utilizado el látigo.

En esta época los instrumentos habían perdido su magia y no participaban en los servicios religiosos, por la enorme identificación que se hacía con la vida disipada del pueblo romano, no obstante los 100 años de la caída del Imperio.El pueblo cantaba canciones, generalmente danzas campesinas a las que agregaba letra y acompañaba con instrumentos. Por su origen desconocido, la iglesia las consideraba inmorales y las prohibía, de manera que los músicos con estudios, pese a la falta de una notación musical fidedigna, componían sólo música para los servicios litúrgicos.

La Europa del año 1000 con su sistema feudal, permitió que por una parte surgieran los juglares y saltimbanquis, cantores populares que relataban las hazañas de los grandes caballeros y que inundaran las plazas, ferias y palacios difundiendo noticias de países y reinos lejanos. Los músicos también viajaban como parte de la comitiva de los señores feudales y amenizaban los bailes y festines del mismo modo que interpretaban su música en la recámara durante las largas horas de reposo, lo que diera origen a la incipiente orquesta de recámara, posteriormente de cámara. A estas manifestaciones que no eran las que la iglesia usaba se le llamó Música Profana.

Estos músicos en busca de nuevos formatos musicales, comenzaron a cantar varias melodías al mismo tiempo, lo que dio origen a la polifonía (música a varias voces). Surgió también el contrapunto, forma que enriqueció el panorama musical y que evitaba los choques de disonancias entre las notas de tan distantes voces. El canon, otro afortunado experimento, permite que diversas voces canten la misma melodía, pero en forma escalonada con diferencia de uno o dos compases. La canción Martinillo, es uno de los más conocidos y un buen ejemplo.

Pronto a la interpretación coral se agregaron algunos instrumentos. A esta modalidad de interpretación de canto e instrumentos, se le llamó organum, aunque continuaba siendo una práctica improvisada y el canto seguía dándose en una sola línea vocal.Entre el siglo X y XII los goliardos, en su mayoría clérigos que habían renunciado a sus votos, compusieron muchas piezas de música profana con carácter licencioso, irreverente y obsceno. La famosa obra Carmina Burana de Carl Orff (1895-1985), basó su estructura en algunos textos goliardos.

Los instrumentos musicales característicos de esta época fueron: cítara, mandolina, monocordio, arpa, laúd, viola, decacordio, flauta y salterio, entre otros.

El suceso histórico más importante de la Edad Media, las Cruzadas, así llamadas las expediciones cristianas realizadas durante los siglos del XI al XIII para recuperar tierras santas que habían caído bajo el poder musulmán, significaron más que la reconquista de esos lugares; fue también el encuentro de la Europa Occidental unificada por el cristianismo y el norte de Africa y el cercano Oriente, de alguna forma unidos también por el islamismo. Así que este contacto con pueblos de costumbres y tradiciones diferentes, propicia la transformación también de sus instrumentos. Por mencionar algunos el rebab árabe fue el Rabel y la vihuela. El arpa desde Siria de donde es originaria fue más popular que la lira griega. El laúd persa deriva su nombre de la palabra árabe Al´ud que significa madera y el salterio de origen celta.

Los troveros y trovadores habían alcanzado un alto grado de perfeccionamiento en la ejecución musical y popularizaban canciones de amor terreno y apasionado como la "kalenda maia" que se conoció en toda Europa y ahora por vez primera las voces de un hombre y una mujer podían unirse para cantar al amor, su amor.

El laúd y la viola se desarrollan y se componen obras completas para su ejecución. El libro de la Música de las Cantigas de Santa María de Alfonso X El Sabio (1275), recopiló gran parte de este material. Aun se conserva en el monasterio de El Escorial, España.

La producción de obras polifónicas durante el siglo XII, sobre formas elementales como el conductus, el organum y el fabordón entre otras, fueron utilizadas por los maestros de música de la escuela contrapuntística de Notre Dame en París.Estos trabajos se alimentaban de melodías del canto eclesiástico y por lo tanto era un arte esencialmente sacro. A este formato musical se le llamó Ars Antiqua.

A principios del siglo XIV surge un nuevo estilo musical: el Ars Nova, llamado así por Philippe de Vity, compositor y teórico de los más distinguidos que llevaron la música a mayores complejidades y giros melódicos que sólo los más hábiles podían ejecutar. Este movimiento renovador se apartó del Ars Antiqua, dando origen a nuevas variedades rítmicas como el motete, una de las formas más importantes de la época y que durante los más de 500 años (1120 a 1750) de su existencia tuvo diferentes fases en su desenvolvimiento. Sin embargo el motete seguía siendo una composición coral sin acompañamiento y con base en un texto sacro, generalmente latino. Otro suceso que marcaría la Edad Media fue la epidemia conocida como la peste negra, una verdadera calamidad europea. La primera ocurrida en 1348 duraría tres años y cobraría un número de vidas sin precedente. La gente huía de las ciudades por la contaminación propagada por las ratas que abundaban en ellas. El tema común, inclusive en la composición lírica y musical, como lo fuera el amor, era ahora la muerte misma, la fetidez y los violentos estertores de los moribundos. Este era el panorama en la música y ésta la visión de la Europa Occidental al finalizar la Edad Media.

Canto gregoriano, canto oficial de la liturgia de la iglesia católica. También se le conoce como canto llano.

Canto llano, canto oficial de la liturgia usado en la iglesia católica, más comúnmente denominado canto gregoriano. Se divide en dos tipos básicos: el responsorio, utilizado para recitar salmos y la antífona, un modelo más melódico. Después de que su forma fue establecida por el papa Gregorio I a finales del siglo VI, se reformó a inicios del siglo XVII y una vez más a finales del XIX, antes de que el Papa Pío X decretara en 1903 la vuelta a las fuentes más primitivas de que se dispusiera.

La labor de estudiar y recuperar estas fuentes fue llevada a cabo por un grupo de monjes benedictinos de la abadía Solesmes, en Francia.

Instrumentos musicales de la Edad Media

Cuerdas

Vientos

Percusión

Viola

Flauta

Tambor

Crowth: violín de 3 cuerdas

Flauta recta

Timbal

Rebec o Rabel: antiguo antecesor del violín

Flageolet: especie de flauta recta

Carillón: juego de campanillas

Laúd

Flauta traversa

Platillos

Mandora: especie de Laúd

Oboe

Cascabeles

Cítara

Muse: gaita o dulzaina

Triángulo

Vihuela: guitarra

Pito

Campanitas

Guitarra morisca

Cornamusa o zampoña: gaita

Arpa

Corneta

Trompeta

Cuerno

Trompa

Bombarda: de la familia de los oboes

Órganos: de fachada y portátiles

COMPOSITORES DE LA EDAD MEDIA

Peire Vidal (...1183-1204...)

De quien conocemos cuarenta y cinco poemas, trece con música.
Estuvo en la corte de Alfonso II de Aragón y en la de Alfonso IX de León, donde fue querido y admirado, y a su vez correspondió con un gran amor hacia España, lo que se advierte en algunas de sus poesías.

Guiraud Riquier (...1254-1292...)

Nacido en Narbonne, muy pronto lo encontramos buscando fortuna por las cortes españolas. Así conoce a Jaime I el Conquistador, luego a su hijo Pedro el Grande, y finalmente se traslada a Toledo donde ha oído hablar de Alfonso X el Sabio, que lo recibe con los brazos abiertos. Allí permanece por espacio de 9 años, en los cuales compone no menos de 101 canciones, de las cuales tenemos la música de 48.
A pesar de que algunos autores lo han dado por sentado, no hay datos que permitan atribuirle la composición de alguna de las Cantigas de Santa María

Junto a estos trovadores encontramos otros catalanes y del reino de Aragón, tales como

Guillem de Cervera, Ponç de la Guardia y muy especialmente por ser los únicos de los que tenemos música aparte de poemas, Ponç d'Ortafá y Berenguer de Palou.

Berenguer de Palou(...1164...)

Nacido en el condado del Rosellón, caballero pobre pero diestro con las armas e inspirado poeta, del que se conservan 9 canciones (8 vienen con su música) que se encuentran entre lo más inspirado del repertorio trovadoresco catalán .

Alfonso X, el rey trovador

Nació en Toledo en 1221, hijo de Fernando III de Castilla y de Doña Beatriz de Suabia. Desde pequeño mostró un interés y una capacidad especiales para las artes y las ciencias. Si bien en lo político no fue un rey con fortuna (tuvo que aliarse a los árabes para poder hacer frente a las conspiraciones de su propio hijo Don Sancho que quería hacerse con el poder). Sin embargo su impronta de gran rey ha llegado a nosotros multiplicada en lo cultural, ya sea en el aspecto científico (El Lapidario y Los libros del Saber de Astronomía), en el historiográfico (Cronica General y General Estoria), jurídico (Las Partidas), lúdico (Libros de Ajedrez, dados y tablas), de viajes (Calila e Dimna) y poético-musical (Las Cantigas de Santa Maria). Y siempre cuidando al máximo el aspecto científico- artístico, rodeandose de los mejores miniaturistas, poetas, músicos, sabios y eruditos del momento.


En el aspecto musical, que es el que aquí nos interesa, supo abrir su corte a músicos y poetas de todas las latitudes, especialmente segreles gallegos, pero también trovadores provenzales e instrumentistas árabes.

Miniatura de la Cantiga 120. Codex Princeps.

 

Martín Codax

Librado del anonimato gracias a un milagroso golpe de fortuna, ocurrido a principios del siglo XX, ya que el pergamino que albergaba siete de sus cantigas (seis con música) servía de lujosísimo forro a un edición del De officiis de Cicerón, volumen que engrosaba la biblioteca de Pedro Vindel, su afortunado descubridor.
Del autor sabemos que nació en Vigo, ciudad de la que están impregnadas sus composiciones, que hablan casi invariablemente de aquel mar y de sus olas, testigos indolentes de amores perdidos.