Músculos

Aparato locomotor. Tejido blando. Movilidad corporal. Contracción. Inervación. Funciones musculares

  • Enviado por: Velillero
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Los músculos

Tejidos u órganos carnosos y blandos que representan la parte activa del aparato locomotor. Están constituidos por la fibra muscular. Gracias a ellos se verifican los distintos movimientos del cuerpo y se mantienen unidas las piezas óseas que constituyen el esqueleto del cuerpo animal caracterizado por su capacidad para contraerse, por lo general en respuesta a un estímulo nervioso. La unidad básica de todo músculo es la miofibrilla, estructura filiforme muy pequeña formada por proteínas complejas. Cada célula muscular o fibra contiene varias miofibrillas, compuestas de miofilamentos de dos tipos, gruesos y delgados, que una disposición regular. Cada miofilamento grueso contiene varios cientos de moléculas de la proteína miosina. Los filamentos delgados contienen dos cadenas de la proteína actina. Las miofribrillas están formadas de hileras que alternan miofilamentos gruesos y delgados con sus extremos traslapados. Durante las contracciones musculares, estas hileras de filamentos interdigitadas se deslizan una sobre otra por medio de puentes cruzados que actúan como ruedas. La energía que requiere este movimiento procede de mitocondrias densas que rodean las miofibrillas.

Tipos de músculos

Según Bichat los músculos se dividen en dos tipos: músculo liso y músculo esquelético. Los músculos de estos dos grupos se diferencian en su configuración, su estructura, sus características de contracción, su función y su inervación.

Músculo liso:

Tejido muscular visceral o involuntario está compuesto de células con forma de huso con un núcleo central, que carecen de estrías transversales aunque muestran débiles estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso vegetativo. El músculo liso se localiza en la piel, órganos internos, tales como los órganos digestivos, el útero, la vejiga, grandes vasos sanguíneos y aparato excretor.

Las células del músculo liso tienen forma de huso y son mononucleadas. La contracción del músculo liso es bastante prolongada y menos rápida que la del músculo estriado esquelético.

Las fibras del músculo liso se disponen en forma de láminas preparadas en dos capas, una externa longitudinal y otra interna circular, que se pueden contraer alternativamente. Esta capacidad de contracción alternativa provoca variaciones en el diámetro de los vasos sanguíneos y regula el paso de fluidos, ya que los vasos se constriñen cuando las fibras del músculo se contraen; de esta manera se regulan la presión y la velocidad de flujo.

En otros casos, como ocurre en algunas partes del trayecto digestivo, esta contracción alterna se utiliza para impulsar materiales poco fluidos, con el alimento.

Tejido muscular esquelético o estriado:

Músculo estriado voluntario que generalmente está unido a dos o más huesos, ya sea directamente o por medio de fuertes cadenas de tejido conectivo denominadas tendones, ricos en fibras colágenas y elásticas. La mayoría de los músculos esqueléticos trabajan en grupos antagónicos, uno flexiona y otro extiende la articulación, aunque también dos grupos antagónicos pueden contraerse juntos para estabilizar una articulación. Esta acción muscular nos permite permanecer erectos.

Este tipo de músculo está compuesto por fibras largas rodeadas de una membrana celular, el sarcolema. Las fibras son células fusiformes alargadas que contienen muchos núcleos y en las que se observa con claridad estrías longitudinales y transversales. Los músculos esqueléticos están inervados a partir del sistema nervioso central, y debido a que éste se halla en parte bajo control consciente, se llaman músculos voluntarios. La mayor parte de los músculos esqueléticos están unidos a zonas del esqueleto mediante inserciones de tejido conjuntivo llamadas tendones. Las contracciones del músculo esquelético permiten los movimientos de los distintos huesos y cartílagos del esqueleto. Los músculos esqueléticos forman la mayor parte de la masa corporal de los vertebrados.

Músculo cardiaco:

El músculo cardíaco es un tipo de músculo estriado, caracterizado por presentar células muy cortas, generalmente mononucleadas y con extremos ramificados en vez de afinados. Una importante diferencia con respecto al músculo esquelético es la capacidad que tienen sus células para contraerse espontáneamente unas 70 veces por minuto, iniciando de este modo el latido cardíaco.

Este tipo de tejido muscular forma la mayor parte del corazón de los vertebrados. Las células presentan estriaciones longitudinales y transversales imperfectas y difieren del músculo esquelético sobre todo en la posición central de su núcleo y en la ramificación e interconexión de las fibras. El músculo cardiaco carece de control voluntario. Está inervado por el sistema nervioso vegetativo, aunque los impulsos procedentes de él sólo aumentan o disminuyen su actividad sin ser responsables de la contracción rítmica característica del miocardio vivo. El mecanismo de la contracción cardiaca se basa en la generación y trasmisión automática de impulsos.

Funciones

El músculo se encuentra en órganos que también están formados por otros tejidos, como el corazón e intestino, que contienen capas de tejido conjuntivo. El músculo esquelético suele formar haces que componen estructuras musculares cuya función recuerda a un órgano. Con frecuencia, durante su acción retraen la piel de modo visible. Del dorso Tales estructuras musculares tienen nombres que aluden a su forma, función e inserciones: por ejemplo, el músculo trapecio se llama de este modo porque se parece a la figura geométrica de este nombre, y el músculo masetero (del griego, masètèr, 'masticador') de la cara debe su nombre a su función masticatoria. Las fibras musculares se han clasificado, por su función, en fibras de contracción lenta (tipo I) y de contracción rápida (tipo II). La mayoría de los músculos esqueléticos están formados por ambos tipos de fibras, aunque uno de ellos predomine. Las fibras de contracción rápida, de color oscuro, se contraen con más velocidad y generan mucha potencia; las fibras de contracción lenta, más pálidas, están dotadas de gran resistencia.

La contracción de una célula muscular se activa por la liberación de calcio del interior de la célula, en respuesta probablemente a los cambios eléctricos originados en la superficie celular.

Los músculos que realizan un ejercicio adecuado reaccionan a los estímulos con potencia y rapidez, y se dice que están dotados de tono. Como resultado de un uso excesivo pueden aumentar su tamaño (hipertrofia), consecuencia del aumento individual de cada una de las células musculares. Como resultado de una inactividad prolongada los músculos pueden disminuir su tamaño (atrofia) y debilitarse. En ciertas enfermedades, como ciertas formas de parálisis, el grado de atrofia puede ser tal que los músculos quedan reducidos a una parte de su tamaño normal.

Distrofia muscular, enfermedad incapacitante caracterizada por una degeneración creciente del músculo esquelético. Su curso clínico es progresivo; con el paso del tiempo aumenta la debilidad, y disminuyen la funcionalidad y la masa muscular hasta que el paciente necesita una silla de ruedas para desplazarse.

La distrofia muscular facio-escápulo-humeral afecta a ambos sexos por igual. Produce atrofia y debilidad en la musculatura de la cintura escapular y de los miembros superiores. Los síntomas se inician al principio de la pubertad, pero en los primeros años de vida ya puede apreciarse la característica debilidad de los músculos faciales. La mayoría de los pacientes son capaces de caminar hasta edades avanzadas.

Sistema muscular

Comprende el conjunto de músculos que integran el organismo.

Los músculos esqueléticos se caracterizan principalmente por realizar diversas funciones, de tal manera que podemos encontrar músculos abductores, aductores, extensores, flexores, rotadores, etc.