Monumentos nacionales de Santiago de Chile

Historia de América. Patrimonio artístico. Plaza de Armas. Catedral. La Moneda

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 24 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Santiago cultural

La capital de la Región Metropolitana es Santiago, la cual fue fundada en 1541 por Pedro de Valdivia. Esta ubicada en la zona central de Chile, en el valle central(depresión intermedia), entre la Cordillera de la Costa y la Cordillera de los Andes, de oeste a este.

Santiago tiene un variada y enorme oferta turística, existiendo atractivos para todas las edades y gustos. Numerosas salas de cine y teatro ( como el teatro Municipal de Santiago) ofrecen una variada gama de posibilidades. Asimismo, un gran numero de museos (museo de arte precolombino, museo interactivo, entre otros), ofrecen al los visitantes distintos aspectos, llegando de arqueología a la naturaleza, las artes plásticas, el paso histórico, la tecnología y el arte sacro, entre otros. Además existen numerosas plazas y parques ( como el parque O`Higgins y parque forestal), algunos de ellos de gran hermosura. La ciudad también ofrece entretenciones y paseos para niños ( como fantasilandia y mundo mágico).

Innumerables edificios antiguos, algunos de ellos de gran majestuosidad, nos recuerdan el esplendor de otras épocas. Muchos de ellos han sido declarados Monumentos Nacionales por constituir un patrimonio invaluable del pasado del país.

Monumentos Nacionales

Cerca de un centenar de edificios han sido declarados dentro de esta categoría, entre ellos edificios públicos y particulares, iglesias y catedrales, establecimientos industriales y comerciales, instalaciones ferroviarias, militares e incluso algunos restos de construcciones que ya no existen.

Algunos de los Monumentos Nacionales representativos son:

Plaza de Armas

En 1541 Pedro de Valdivia fundó Santiago, designó como agrimensor a Pedro de Gamboa, quien asumió la tarea de diseñar la traza urbana. Él delimitó primero el cuadrilátero que constituye la Plaza de Armas. A partir de este perímetro, y premunido de un extenso cordel, trazó las líneas de las calles, constituyendo las 18 cuadras iniciales de la ciudad. La Plaza de Armas ha sido desde la Conquista el centro político, social, económico y religioso de la ciudad. Se realizaban allí todas las fiestas públicas; también las procesiones religiosas. Durante la Colonia, tenían lugar también en la Plaza justas caballerescas, es decir, ejercicios militares en que los habitantes de la ciudad exhibían sus aptitudes bélicas. Hasta 1821, cuando se ordenó el traslado del mercado al sector norte de la ciudad, la Plaza de Armas fue también el centro comercial de Santiago. El costado poniente de la Plaza ha estado destinado siempre a las funciones eclesiásticas. Se yerguen ahí en primer lugar la Catedral, cuya construcción se inició a mediados del siglo XVIII, pero que fue terminada mucho más tarde. Contigua a la Catedral está la Capilla del Sagrario, terminada en 1863, y las instalaciones que ocupara el Arzobispado, que datan de 1870, a las que hoy se les ha dado un uso comercial. El costado sur y el lado oriente de la Plaza tradicionalmente se destinaron al comercio, y hoy cumplen la misma función. Enfrenta a la Plaza por el sur el Portal Fernández Concha, construido durante la segunda mitad del siglo XIX para esta finalidad, la cual cumple también el Portal Bulnes, que enfrenta a la Plaza por el oriente. El lado norte de la Plaza ha cumplido siempre funciones relacionadas con el poder secular. De oriente a poniente, se yerguen en el lugar el actual Municipio de Santiago que, aunque refaccionado y remodelado, corresponde al edificio que se construyera para sede del Cabildo a fines del siglo XVIII. Luego está el antiguo Palacio de la Real Audiencia, de comienzos del siglo XIX, que hoy alberga al Museo Histórico Nacional. Finalmente, estaba la Casa del Gobernador del Reino de Chile, sede el gobierno hasta 1846, cuando fue trasladado a La Moneda. A fines del siglo XIX este edificio fue reemplazado por el que existe actualmente, el Correo Central.

LÍMITES: al Norte: calles Rosas (hasta Puente) y Santo Domingo, al Sur: calles Los Serenos hasta Morandé, y luego deslinde sur de edificios, al Oriente: calle 21 de Mayo, deslindes de propiedades del costado oriente de la Plaza hasta Casa Colorada; al poniente: calle Morandé. En la comuna de Santiago.

En las inmediaciones de la Plaza de Armas se encuentran los siguientes Monumentos:

  • Catedral de Santiago

Antes de la construcción de la catedral se edificaron otros, casi en el mismo emplazamiento, que por terremotos o incendios, fueron destruidos. Como la iglesia de Santiago que se convierte en sede de obispado en el año 1561. Luego se comenzó a construir otra iglesia en el año 1566 que se termino en el año 1600 la cual resulta muy hermosa. Esta tenía el acceso principal hacia la actual calle Catedral característica que se mantuvo hasta el siglo XVII. En 1648 un terremoto afectó seriamente a la iglesia, que fue rápidamente reconstruida gracias a la iniciativa de fray Gaspar de Villarroel. Pero esta obra no resulto ser muy sólida, ya que en 1657 un temblor arruina casi por completo su estructura. La restauración se llevó a cabo entre 1662 y 1687.

El terremoto de 1730 afecto la construcción que tuvieron que reconstruirla nuevamente, así, en 1748 se determinó construir una nueva Iglesia; la cual debería ser más grande y con una orientación hacia la plaza. El nuevo templo fue encomendado al mayordomo Matías Vásquez Acuña, quien debió lograr una iglesia de mayores proporciones, y a la vez, resistente a los futuros terremotos. En 1768, estaban terminadas dos terceras partes de la iglesia. Pero un año más tarde, un incendio destruyó la vieja construcción y la mayor parte de las obras de arte que se conservaban desde el siglo XVII. Esta desgracia dio mayor impulso a los trabajos, y en 1775 se inauguró la parte posterior y la nueva Iglesia fue entregada al culto. Después de la muerte de Vásquez de Acuña en 1773, lo sucedieron varios mayordomos; hasta que, en 1780, se designó al arquitecto italiano Joaquín Toesca para que terminara el templo.
La solución propuesta para la fachada principal fue de estilo neoclásico. Toesca concluyó las obras hasta la plaza, dándole al total, una unidad arquitectónica. El resultado fue una elegante fachada, sin embargo, ésta no dejó conformes a los habitantes de Santiago.

En 1873 el Papa pío IX lo convierte en Catedral, quedando como fecha definitiva la del 29 de Septiembre de 1873.

De este diseño se destacan: el altar mayor, construido en Munich en 1912 en mármol blanco con aplicaciones de bronce y lapislázuli, y la capilla para el Santísimo Sacramento, copia de la de San Juan y San Pablo.

Se ubica en un terreno limitado por las calles Bandera, Catedral y la Plaza de Armas 444; y su acceso principal se sitúa sobre esta última, en la comuna de Santiago.

  • Museo Histórico Nacional

El arquitecto-ingeniero don José de Goycolea y Zañartu construyo un edificio de estilo neoclásico, en albañilería de ladrillo. Sus trabajos comenzaron en 1804,y se inauguró en 1808.

Como consecuencia de los acontecimientos que dieron paso a la Independencia del país, se suprimió la Real Audiencia, la que fue reemplazada por un Tribunal Judicial. El edificio se transformó entonces en el centro del acontecer político del momento: fue la sede del Primer Congreso Nacional (4 de julio de 1811), y la casa de gobierno en el período revolucionario entre 1812 a 1814, hasta que el general Mariano Osorio restableció la autoridad española, y reinstaló la Real Audiencia (1814-1817). Después de la batalla de Chacabuco (12 de Febrero de 1817), donde los patriotas derrotaron a los españoles, el Cabildo de Santiago se reunió excepcionalmente en este edificio y propuso el cargo de Director Supremo a Bernardo O'Higgins Riquelme. Él declaró oficialmente la Independencia de nuestro país el 12 de Febrero de 1818 en la ciudad de Talca.
Con todo lo sucedido, el edificio se convirtió en la casa de Gobierno hasta 1845, en esa fecha el presidente Manuel Bulnes Prieto trasladó la sede del ejecutivo al edificio de la antigua Real Casa de Moneda. Pero el edificio continuó con su función pública, transformándose en la sede de la Intendencia de Santiago (1847-1929), y luego en oficina de Correos y Telégrafos hasta 1978.

El 1 de diciembre de 1969 este importante edificio fue declarado monumento Nacional. Luego pasó a manos del Museo Histórico Nacional, quien lo restauró y acondicionó para albergar las colecciones histórico-patrimoniales. Este Museo reúne la más completa colección de objetos de la historia de Chile desde el Descubrimiento hasta la República, además posee algunos elementos de la historia mundial.

Fue declarado Monumento Nacional en 1969. Su horario de atención es de Martes a domingos de 10.00 a 17.30 hrs. Festivos de 10.00 a 13.30 hrs. La entrada para niños tiene un valor de $300, para adultos $600, y para la tercera edad es liberal. El Domingo la entrada es liberal para todas las personas. Se ubica en Plaza de Armas 951 en la comuna de Santiago.

  • Correo Central

En este lugar se construyó la primera casa de la ciudad, en la que vivió Pedro de Valdivia. Durante la colonia, fue La Casa de los Gobernadores y luego el

Palacio  de los Presidentes de Chile hasta 1846, cuando Manuel Bulnes trasladó la sede y la residencia presidencial al Palacio de La Moneda. Al poco tiempo

el edificio se incendió. No obstante algunos de sus muros quedaron en pie y fueron utilizados por el arquitecto Ricardo Brown para la construcción, en1882, del edificio neoclásico del Correo Central. En1908, el arquitecto Ramón Feherman le agregó un tercer piso, con una cúpula y una mansarda.

Actualmente, en el segundo piso del museo, funciona un interesante Museo Postal Telegráfico, el cual exhibe elementos de la historia postal y telegráfica, además de una importante colección filatélica chilena y mundial.

Este Monumento se ubica en Plaza de Armas nº 984, en la comuna de Santiago.

  • Municipalidad de Santiago

La Constitución de la República de 1810, al designar a Santiago como su Capital y centro de funciones políticas y administrativas, lo someten a un proceso de rápido crecimiento que desborda sus límites de Río, Cerro y Cañada. Estos dejan de ser "límites de Ciudad" para transformarse en "Bordes del Centro".

Su núcleo concentra, cada vez más intensamente, los poderes administrativos, políticos, culturales y de transporte. Con la construcción de importantes nodos complementarios: Biblioteca Nacional, Museo de Bellas Artes, Congreso, Estación Mapocho, se amplia su territorio más allá de la Plaza de Armas

La ciudad de siglo XX de caracteriza por un enorme aumento poblacional, el cual junto con el desarrollo del transporte y la industrialización, acusan un crecimiento sin precedentes en la ciudad de Santiago. En el núcleo central se multiplica la actividad comercial, de negocios, de servicios y de equipamiento para servir a la creciente población. Las vías de transporte que conectan la comuna y periferia se desarrollan como corredores comerciales y de servicios que definen el carácter mixto de sus barrios.

La Municipalidad de Santiago fue instalada en el lugar que antiguamente ocuparon el Cabildo y la Cárcel, en tiempos de la fundación de Santiago. La primera construcción, de 1670, fue demolida y reedificada por el arquitecto Joaquín Toesca en 1790, en estilo neoclásico. Esta se destruyó por un incendio en 1891 y fue reconstruida por el arquitecto Martinolli entre 1892 y 1895, por primera vez como sede del Municipio de Santiago.

Se ubica en Plaza de Armas s/n, en la comuna de Santiago.

La moneda

Los trabajos se iniciaron en 1784 bajo la dirección del arquitecto Joaquín Toesca. Toesca no pudo ver terminada su obra, pues murió en 1799, continuando su labor el ingeniero militar Agustín Caballero. En 1805 y faltando algunas terminaciones se dio por inagurada la real casa de monedas.

De un estilo neoclásico puro y con influencias del dórico romano, el edificio de un volumen horizontal que en virtud de su composición rectilínea transmite fuerza y estabilidad. Orienta su fachada principal hacia la calle Moneda, y sus dependencias, a lo largo se distribuye en ejes transversales y longitudinales que dan lugar a diversos patios, fuentes de luz y serenidad.

Esta casa fue construida para ser sede de la Real Casa de Moneda, encargada de la confección del dinero circulante.

En 1848 fue destinado como Residencia de los Presidentes de Chile Con posterioridad fue convertida en sede del gobierno. Y en 1951 fue declarado monumento nacional.

Frente a la fachada sur está el Altar de la Patria, donde descansan los restos del Padre de la Patria, Don Bernardo O`Higgins Riquelme, quien da su nombre a la principal avenida de la capital, Alameda del Libertador Bernardo O`Higgins ( en adelante “La Alameda”); frente a su fachada norte está la Plaza de la constitución, donde se desarrollan algunas ceremonias cívico-militares y se encuentran las estatuas de algunos connotados presidentes y estadistas.

En 1973 el edificio sufre grandes deterioros, encargándose de su restauración el Ministerio de Obras Públicas.

El palacio actualmente sigue siendo sede del gobierno y conserva el estilo, fuerza y armonía que siempre a tenido.

Se ubica en la calle moneda 1002-1298 entre las calles Morandé y Teatinos, en la comuna de Santiago. Las Visitas son guiadas. Se concretan con 20 días de anticipación en la Dirección Administrativa del Palacio.

Casa Colorada y museo de Santiago

El solar de la calle Merced fue adquirido por don Mateo de Toro y Zambrano(Conde de la Conquista y destacado personaje de nuestra historia el cual desempeñó una brillante carrera en el ejército y en la administración. También fue presidente de la Primera Junta de Gobierno), en el año 1769, con dinero que le prestó su suegra, doña Francisca de Borja de la Carrera. La obra, estuvo a cargo del prestigioso maestro portugués Joseph de la Vega, fue iniciada ese mismo año; sin embargo tuvo numerosas interrupciones por problemas de desavenencias familiares con su suegra y por pleitos con los vecinos medianeros. El resultado de la obra fue una construcción única en su época, que rompió con todos los cánones arquitectónicos imperantes, acaparando los elogios y envidias de la sociedad santiaguina.

La composición de su fachada es simétrica; al centro, la portada de doble altura que da el acceso; a cada lado, se alinean vanos de arcos rebajados que, en el primer piso son puertas y en el segundo puertas vidriadas que dan salida a balcones con un rico trabajo en fierro forjado. El ancho vano de arco rebajado que recibe el claveteado portón señorial señala el acceso al zaguán de ingreso, éste se encuentra decorado con pilastras y contrapilastras sobre las cuales se yergue un frontón donde se inscribe la curva que produce el cornisamento superior. El tejado se eleva sobre la portada en forma triangular. En 1779, se colocó en lo alto de la fachada el escudo de armas de la familia tallado en piedra. La composición lineal de la fachada, bien ordenada y clásica en su equilibrio, deja traslucir, no obstante, la concepción barroca atenuada de la segunda mitad del siglo XVIII. Debe su nombre al color rojo de la piedra sillar del primer piso y al rojo del estuco del segundo.


El estado actual de la casa no corresponde a su construcción primitiva, sólo se conserva la estructura original del cuerpo de dos pisos que da a la calle Merced. Se ha reconstruido el primer patio completándolo con recintos semejantes a los originales y una fachada oriente que la casa no poseía. Actualmente la Casa Colorada alberga la oficina de turismo de Santiago, y el Museo de Santiago, este se encuentra en muy buen estado; allí se exhiben muestras relacionadas a la fundación de Santiago y su desarrollo a lo largo del tiempo.

Esta es, junto con la Posada del Corregidor y la Casa Velasco (también monumentos nacionales), la casa colonial mejor conservada en Santiago. Debe su nombre al color rojo de la piedra sillar del primer piso y al rojo del estuco del segundo.

Se ubica en la calle Merced 860, en la comuna de Santiago.

Teatro Municipal

En enero de 1853, durante el gobierno de don Manuel Montt, se firmó el decreto que comisionaba al arquitecto francés don Francisco Brunet Des Baines y al ingeniero civil don Agusto Charme, para realizar el proyecto del Teatro Municipal. A su muerte (1855), la obra quedó a cargo de su colega y compatriota Luciano Henault. La obra gruesa quedó concluida en 1856, las lujosas terminaciones interiores estuvieron a cargo del francés Henri Philastre. Éste colocó en el centro de la sala una lámpara que tenía 25 luces más que la de la Ópera de París, el estilo usado resultó rico en proporciones y decorado. El Teatro fue inaugurado en 1857, con Hernani de Verdi. En 1870, luego del concierto de la cantante más famosa de entonces, Carlotta Patti, se produjo un incendio que destruyó casi la totalidad del edificio, dejando sólo los muros en pie.

La restauración estuvo a cargo de Luciano Henault, con el cual colaboraron los arquitectos Eusebio Chelli, Ricardo Brawn y Paul Lathoud. En general, se mantuvieron las líneas de estilo francés proyectadas por Brunet, pero se introdujo una importante modificación en la fachada principal. El Teatro fue abierto en 1873, con La fuerza del destino de Verdi. En los años posteriores el edificio experimentó continuas modificaciones. En 1906 el terremoto dañó el foyer y la sala, esta vez las transformaciones estuvieron a cargo del arquitecto Emilio Doyére con la colaboración del chileno Alberto Schade. En 1920 se realizaron trabajos para recuperar en el segundo piso el Salón Filarmónico. En 1924 un incendio afecta parte del escenario y en 1930 se contrata a una firma alemana para renovar la maquinaria escénica instalándose uno de los sistemas más avanzados de la época. Entre los años 1947 y 1952 el arquitecto Manuel Secchi realiza transformaciones en el vestíbulo oriente.

El edificio posee una expresión exterior de gratas proporciones en que se combinan acertadamente elementos del neoclásico francés. En la fachada principal un volumen central sobresale, formando un portal con arcos de medio punto. En él se abren las cinco puertas de acceso al foyer. Sobre el portal, un balcón con columnas se extiende, a manera de loggia, frente a las altas ventanas del Salón Filarmónico, donde antes se celebraban los bailes de sociedad. Entre las decoraciones de la fachada destacan los medallones fabricados en Rouen con figuras como la de Petrarca, estas figuras fueron del Palacio Arrieta. Las fachadas laterales son simétricas y armoniosas dentro de una decoración simple. La gran sala se impone por su dimensión y la riqueza de su decorado. La cúpula sostiene una gran lámpara central, de 68 luces.

Por él han pasado grandes figuras: Sarah Bernhardt, Strawinsky, Plácido Domingo, Arrau, Pavlova entre otros. Es uno de los teatros más antiguos de Santiago.

Está situado en calle Agustinas esquina San Antonio en la comuna de Santiago.

Museo de Bellas Artes

Este espectacular edificio fue proyectado por el arquitecto chileno Emilio Jequier, de estilo neoclásico y fue construido en 1910 en conmemoración del centenario de la República.

El Palacio alberga en su interior al Museo Nacional de Bellas Artes el que fue inagurado el 18 de septiembre de 1910, como una manera de celebrar el Centenario de la Independencia Nacional. También alberga al museo de Arte Contemporáneo y el de Arte Popular, estos tres museos reúnen en conjunto cerca de 10.000 obras de artistas nacionales y extranjeros, y tienen amplios salones donde se desarrollan exposiciones de artes plásticas de las más variadas índole.

Declarado Monumento Nacional en 1976. Se ubica en el Parque Forestal s/n en la comuna de Santiago. Tiene dos entradas principales: al oriente se ingresa al Museo de Bellas Artes y la entrada poniente da acceso al Museo de Arte Contemporáneo y al Museo de Arte Popular.

Bolsa de Comercio

El 27 de noviembre de 1893 se fundó la Bolsa de Comercio de Santiago, un paso trascendental para inyectar vitalidad y dinamismo a la economía nacional. En esos años, ya existían 329 Sociedades Anónimas, la mayoría de ellas dedicadas a la minería.

Durante el transcurso del siglo recién pasado, ocurrieron hechos importantes que afectaron directamente las operaciones en la Bolsa de Comercio de Santiago, como es la crisis económica de principios de la década del 30, que afectó a Chile, así como a la gran mayoría de los países del mundo. Hasta 1929, el mercado de valores vivió un período de prosperidad como hacía tiempo que no se producía. Pero en septiembre de 1929 la tendencia positiva llegó a su fin. En 1930 la caída de los valores fue general, siendo los más afectados los títulos mineros, particularmente los títulos de empresas salitreras. Saliendo de esta situación en 1932.

El edificio de la bolsa fue diseñada en 1917 por el arquitecto Emilio Jequier en estilo francés. Puede entrar en las horas de rueda y observar el movimiento de compra y venta de acciones. Los característicos gritos y señas se realizan en

torno a tres barandas circulares llamadas redondeles. El lenguaje es simplemente hermético sólo comprensible para los iniciados

Se ubica en calle la bolsa n º 84, en la comuna de Santiago.

Estación Mapocho

Durante el Gobierno del Presidente Pedro Montt y con vistas al Centenario de La Independencia de Chile, fue construida la nueva Estación de Ferrocarriles que le permitió a Santiago estar conectada con la ciudad de Mendoza, el Puerto de Valparaíso y las ciudades del Norte de Chile.


El edificio es obra del arquitecto chileno Emilio Jécquier, quien después de haber estudiado en Francia, volvió al país. La construcción de esta Estación se realizó entre los años 1904 y 1910 y fue inaugurada en 1913.

La distribución de espacios obedece a un esquema funcional simple, simétrico con respecto a un eje longitudinal que está determinado por las vías del ferrocarril. La fachada se presenta monumental, centrada en tres grandes arcos de doble altura en cuyos extremos se encuentran dos cuerpos de esquineros que dan simetría al conjunto. Dos anchas pilastras enmarcan el cuerpo central, creando un lazo de unión entre éste y los laterales. El sentido horizontal de la fachada se explica por el equilibrio que se establece con el volumen de mayor altura de la bóveda metálica que se eleva en un plano posterior vidriado. De composición simple en los cuerpos laterales, el friso adquiere importancia especial en el cuerpo central por una decoración que rivaliza con las archivoltas e intradós de los tres arcos y que remata en un antetecho de balaustres.

Su filiación estilísticas se identifica con un neoclásico francés, tamizado por el sello personal de su arquitecto y con el academicismo de fines del siglo que incorpora las estructuras metálicas y los recursos técnicos del positivismo.

En 1987 dejó de cumplir su función como terminal ferroviario.

En mayo de 1991 se decidió llamar a un Concurso Nacional de Arquitectura para convertir el lugar en “un gran centro cultural para así valorar este edificio como Monumento Nacional”. Durante la primera fase, se remodeló sólo la fachada del edificio tanto el interior como exterior. En esta etapa también se reconstruye la plaza de la Cultura, ubicada en el frontis del edificio. En la etapa siguiente se restauró el hall de ingreso, la Gran Nave Central las salas del segundo nivel. Los vidrios y el techo de cobre fueron trabajados en la fase final.

Fue declarado Monumento Nacional el año 1976. Se ubica en Plaza de la Cultura s/n en la comuna de Santiago.

Monumento

Dirección

Comuna

Plaza de Armas

Norte: c/ Rosas y Sto. Domingo, Sur: c/ Los Serenos hasta Morandé, Oriente: c/ 21 de Mayo, poniente: c/ Morandé

Santiago

Catedral De Santiago

limitado por las calles Bandera, Catedral y la Plaza de Armas 444

Santiago

Museo Histórico Nacional

Plaza de Armas 951

Santiago

Correo Central

Plaza de Armas 984

Santiago

Municipalidad de Stgo.

Plaza de Armas s/n

Santiago

La Moneda

C/ moneda 1002-1298 entre las calles Morandé y Teatinos

Santiago

Casa Colorada

C/ Merced 860

Santiago

Teatro Municipal

C/ Agustinas esquina San Antonio

Santiago

Museo de Bellas Artes

Parque Forestal s/n

Santiago

Bolsa de Comercio

C/ la bolsa n º 84

Santiago

Estación Mapocho

Plaza de la Cultura s/n

Santiago

Biblioteca Nacional

Av. Bernardo O`Higgins nº 651

Santiago

Mercado Central

norte de la iglesia de Sto. Domingo, en la c/ Ismael Valdés Vergara alt. 900

Santiago

Intendencia de Stgo.

C/ Moneda esquina Morandé

Santiago

Templo de Sto. Domingo

C/ Sto. Domingo 961, entre 21 de Mayo y Puente

Santiago

Iglesia de la Merced

C/ Mac Iver con Merced

Santiago

Iglesia de Sn. Francisco

Av. Bernardo O`Higgins n º 834

Santiago

Templo de Sn. Agustín

Estado 185

Santiago

Cerro Snta. Lucía

C/ Av. B O'Higgins, entre Santa Lucía y Victoria Subercaseaux, en pleno centro de Santiago

Santiago

Cerro Sn. Cristóbal

dentro del Parque Metropolitano

Providencia

Biblioteca Nacional

La iniciativa de formar en Chile una Biblioteca Nacional nació entre los padres de la Patria a principios de 1813. Fue instalada en el ex Palacio Real de Aduana y sus fundadores fueron los miembros de la junta Gubernativa: don Francisco Antonio Pérez, don Agustín Eyzaguirre y don Juan Egaña. Clausurada durante la Reconquista, y consolidada ya la independencia nacional, la Biblioteca reabrió su salón de lectura al público en el año 1818. Sus primeros directores fueron sucesivamente, don Manuel de Salas, don Camilo Henríquez y don Manuel José Gandarillas.

Por insuficiencia de espacio debido al incremento de sus colecciones, la Biblioteca se trasladó en 1843 a un edificio ubicado en el sitio que hoy ocupa el Congreso Nacional. En 1885, la Biblioteca contaba con unos 60000 volúmenes apretados en salas demasiado estrechas. En 1886, su director, don Luis Montt, obtiene el traslado al Palacio del Consulado, acondicionado para este efecto.

Al tesón de don Carlos Silva Cruz, sucesor de don Luis Montt, se debe la construcción del actual edificio de la Biblioteca Nacional, tras la demolición del antiguo Monasterio de las monjas Claras.

La construcción fue realizada por la Inspección General de Arquitectura de la Dirección de Obras Públicas, de acuerdo al proyecto del arquitecto don Gustavo García Postigo. El programa incluía la Biblioteca Nacional, Museo Histórico y Archivo Nacional. En etapas sucesivas y durante varios años, se inicia en 1914 la construcción del edificio de la Biblioteca con frente a la Alameda hasta 1927, año de su terminación. El Museo Histórico con frente a calle Miraflores se inicia en 1919 para terminarse en 1939. El pabellón Moneda, que se había iniciado en 1930 es inaugurado en 1963. El cuerpo que enfrentaría la calle Mac-Iver, para albergar el Archivo Nacional no se construyó quedando hasta hoy un espacio con jardines. Su planta original concebida en forma de cruz de malta, tiene dos niveles, más piso zócalo y un sector de manzarda, esquema que fue alterado al abandonar la construcción de la proyectada ala poniente.

ESTILO: Se inscribe dentro de la arquitectura académica de principios de siglo, inspirada en los postulados de la Escuela de Bellas Artes de París. Sus elementos clásicos, tratados con cierta libertad ordenan la composición de las fachadas y de la arquitectura interior. En la fachada principal, columnas de doble altura separan los ventanales que iluminan las salas de este cuerpo. La cúpula que se levanta en el eje central destaca su ingreso magnificado por tres vanos altos de arcos de medio punto y seis columnas exentas que acentúan se verticalidad. En un juego armonioso con la fachada principal, las columnas de doble altura exentas en la fachada oriente y adosadas en la fachada norte, constituyen también el elemento principal de composición. En su interior, las terminaciones que posiblemente son las más finas que hasta la fecha se realizan en un edificio público, fueron encargadas a artistas y artesanos nacionales. Se destaca el trabajo de pinturas murales, obras de los pintores Gordon, Helsby, Courtois y Mori. Los trabajos de composición, ornamentación y tallado artístico en madera o yeso para diferentes elementos constructivos del edificio, fueron ejecutados por Hipólito Eyraud. Enea Ravanello ejecuta las tres puertas de fierro de la entrada principal, Alberto Mattmann ejecuta las balaustradas de fierro y bronce de las escaleras y Santiago Ceppi ejecuta los pisos de mármol y granito artificial.

ENTORNO: Un mutuo enriquecimiento emerge entre el volumen y la calidad arquitectónica de la Biblioteca Nacional y la gran artería santiaguina de la Avenida Bernardo O'Higgins. Destaca también al edificio, la colindancia de la Plaza Vicuña Mackenna y el cerro Santa Lucía hitos urbanos creadores de gratos espacios arbolados.

ANTECEDENTES: La manzana comprendida entre las calles Alameda, Claras, Miraflores y Moneda perteneció al antiguo monasterio de las monjas Claras, levantado a comienzos del siglo XVII y demolido en 1913. En la actualidad el edificio es sede de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos, dependiente del Ministerio de Educación. En él funciona la Biblioteca Nacional y el Archivo Nacional, este último ubicado en el ala oriente del edificio, desde agosto de 1982. Antes de ese año era sede del Museo Histórico, el que fue trasladado al Palacio de la Real Audiencia, en la Plaza de Armas.

Se ubica en Avenida del Libertador Bernardo O`Higgins nº 651, en la comuna de Santiago.

Mercado Central

O'Higgins crea en 1817 la Plaza de Abastos, como una manera de limpiar la Plaza de Armas de puestos y baratillos. A raíz del incendio que en 1864 arrasó con las modestas instalaciones de esta plaza, la Municipalidad encarga al arquitecto Manuel Aldunate el proyecto de un mercado formal. Enfrentando la necesidad de cubrir grandes espacios, Aldunate aprovecha los recursos técnicos derivados del aporte de estructuras metálicas y proyecta un núcleo central con una estructura metálica techada de 46 m por lado. Cierra este espacio cubierto, en sus cuatro costados, con una construcción corrida en albañilería de ladrillo, dividida en locales de venta y perforada en el centro de cada uno de sus lados por un zaguán de vanos en arco de medio punto. Esta gran estructura metálica, de excelente diseño y embellecida por motivos decorativos, fue fundida en Inglaterra.


Su profusa decoración utiliza los recursos de los resaltos, los calados y los motivos entrelazados del renacimiento y se distribuye en la vigas y pilares, en las pechinas, en los intradós de los arcos, en las fajas de luz, en los tímpanos, y en las puertas rejadas. Resultan interesantes sus techos independientes dispuestos simétricamente en torno a una elevación central rematada por una torrecilla cuadrada cubierta a cuatro faldones curvos. El gran espacio central está rodeado por un cuadrilátero con pequeños locales comerciales.


Se distinguen las cuatro portadas, de filiación neoclásica, idénticas, y que marcan, en el eje de cada uno de los cuatro costados, los ingresos al interior del mercado. Estas portadas están conformadas por un vano arqueado que se inscribe en un rectángulo compuesto por dos pilastras y arquitrabe, rematado éste por un frontón triangular. Destacan, particularmente, sus magníficas puertas de hierro fundido. Cada una compuesta de dos hojas con quicial y un peso de 2 toneladas. La arquivolta posee unas logradas figuras de mujer que representan la Arquitectura y La Paz.

El montaje y construcción de este edificio se inicia en 1868; estuvo a cargo del arquitecto Fermín Vivaceta. El Intendente Vicuña Mackenna inaugura el Mercado en 1872 con una exposición. Ante el éxito de este, la Municipalidad inició en 1884 la construcción, en tres de sus lados, de un segundo cinturón de locales, a manera de perímetro exterior, separado del edificio primitivo por un ancho pasillo de 10 m. En 1930, con ocasión de la remodelación urbana del sector Mapocho, se demuele el tramo norte del cordón exterior, quedando la fachada original en la línea de vereda de la calle Ismael Valdés Vergara.

El mercado es hasta el día de hoy un atractivo centro donde encontrar verduras, frutas y los mejores productos del mar. Está ubicado al norte de la iglesia de Santo Domingo, en la calle Ismael Valdés Vergara alt. 900, en la comuna de Santiago.

Intendencia de Santiago

El edificio que actualmente ocupa la Intendencia de Santiago fue construido para albergar la sede de "El Diario Ilustrado", medio de prensa del Partido Conservador, fundado en 1902. Separado de la sede del gobierno tan sólo por la calle Morandé, la estrecha proximidad de los combativos portavoces del conservadurismo molestaría profundamente a los mandatarios de signo opuesto. Los dueños de El Ilustrado, los conservadores Joaquín Echenique Gandarillas y Alberto González Errázuriz, compraron el terreno en 1908 y encargaron los planos del edificio al arquitecto Manuel Cifuentes, hijo de su destacado correligionario Abdón Cifuentes. La construción comenzó en 1914 y terminó dos años más tarde.

El diseño del inmueble es muy similar al de edificios franceses construidos en la misma época. La construcción, de cinco pisos y subterráneo, ocupa toda la esquina de la cuadra, situándose la entrada principal en el vértice norponiente de ella. Este vértice, elemento dominante de la construcción, contiene el pórtico de ingreso flanqueado por dos columnas, y remata en una cúpula cubierta de tejuelas de fierro galvanizado. En el interior, las dependencias se distribuyen en torno a un gran vestíbulo, de planta octogonal y doble altura; se accede a él a través de una escalera de mármol que se bifurca en dos tramos circulares en el segundo nivel. Coloridos vitrales, columnas exentas y adosadas, arcos de medio punto y pilares dan gran majestuosidad al espacio. En 1928 el Fisco compró el edificio, a fin de convertirlo en sede de la Intendencia de Santiago. Tal acción se enmarcó dentro del proyecto del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, de constituir un barrio cívico en torno al Palacio de La Moneda, proyecto que dio a su entorno la configuración que presenta actualmente.

Se ubica en la calle Moneda esquina Morandé, en la comuna de Santiago.

Templo de Santo Domingo

En 1747 se coloca la primera piedra. La iglesia es obra del arquitecto Juan de los Santos Vasconcellos. Posteriormente, durante los años 1795 y 1796 se hace cargo de la obra el arquitecto Joaquín Toesca. La mayor belleza de este templo está en su sencillez de líneas y en la altura de las dos torres de ladrillo de estilo barroco bávaro.

Este enorme templo ha sido destruido repetidas veces por terremotos y ha sufrido incendios, el último en 1963. En la actualidad está perfectamente restaurado. En ello es muy venerada una imagen de la Virgen de Pompeya, ubicada en el altar principal

Declarado Monumento Nacional en 1951. Se ubica en la calle Santo Domingo 961, entre 21 de Mayo y Puente, en la comuna de Santiago.

De Lunes a Sábado hay misa: 8:00, 11:30 y 19:30 horas. Los Domingos hay misa a las 9:00, 10:30 y 12:00 horas.

Iglesia y Convento de La Merced


Gracias a una donación del Gobernador Rodrigo de Quiroga se edifica en 1566 la primera Iglesia de la Merced, en el solar cedido en 1561 por el Cabildo Juan Fernández de Alderete. Al fin del siglo XVI la Merced era el templo más suntuoso de Santiago donde se enterraban personas importantes.


En 1647, un terremoto destruyó la iglesia que estaba en muy mal estado, esto, a pesar de que en 1639 fuera reforzada. Se edifica entonces una segunda iglesia con 18 bóvedas de ladrillo y un interior muy decorado, la cual no resiste el terremoto de 1730. Empieza así, la construcción de una tercera iglesia, en el mismo sitio que la iglesia anterior, aprovechando los muros antiguos. La obra realizada bajo la dirección del provincial de la Orden, Alonso Rojas junto al Padre Alonso de Covarrubias y terminada en 1760 presenta la estructura tal que la conocemos hoy día. Entre 1795 y 1799 el arquitecto italiano Joaquín Toesca habría participado en las transformaciones del edificio, dandole el toque neo-clásico que conserva. En 1851 el templo fue refaccionado y en las décadas siguientes se le agregó adornos, que variaron un poco su estilo original. En 1922 fue nombrada Basílica menor. En 1982 las dos torres laterales fueron consolidadas, reponiendose además el total de la cubierta de tejas. También se restauró el primer cuerpo del claustro lateral que dá hacia la calle Mac-Iver, siendo el único en pie, de entre los cuatro edificados en 1758.

La iglesia consta de tres amplias naves: una central de mayor altura y cielo abovedado y dos laterales con cielo plano horizontal. Son separadas por arcos sobre columnas cilíndricas de piedra. Los arcos tienen 9 metros de altura, su arranque es de piedra, pero las demás partes son de ladrillo sin armadura. Las dos torres laterales poseen muros de ladrillos con remates de madera. Los pavimientos y la techumbre son de madera, y la cubierta de teja de arcilla colonial. La fachada tiene los colores del escudo mercedario. Prevalece el estilo dórico aunque rejas y hornacinas de tendencia barroca hayan sido incorporadas posteriormente. La iglesia da sobre la plazuela de la Merced que abre una buena perspectiva sobre el conjunto.

En el interior de la iglesia se conservan varias obras de arte como el cristo de la agonía. Al lado se encuentra el Púlpito dorado y policromo. En el centro del altar mayor esta la imagen de la Virgen de las Mercedes traída en 1548. En la torre izquierda se encuentra un enorme campana grabada con un carillón alemán. La iglesia posee además, el órgano más grande de Chile. En el segundo piso del Convento esta el pequeño museo de la Merced. Del Convento queda también el patio de la Virgen, un tranquilo jardín que forma el claustro.

Se ubica en calle Mac Iver con Merced, en la comuna de Santiago.

Iglesia y Convento de San Francisco

La Iglesia y Convento de San Francisco tienen su origen en la Ermita del Socorro, establecida por Pedro de Valdivia para albergar la imagen de la Virgen de esta advocación. Esta imagen, tallada y policromada en Italia, fue parte del equipaje del conquistador en su venida a Chile. En 1554, a cambio de doce solares en el lugar, la Orden Franciscana adquirió la obligación de construir un templo que albergara a la imagen que resguardaba la Ermita. Los franciscanos se instalaron en este tranquilo lugar, por entonces en el perímetro de la ciudad. Los franciscanos construyeron un templo sencillo, de adobe, que fue destruido completamente por un temblor en 1583. El trabajo de los indígenas, dirigido por frailes de la Orden, permitió consagrar el templo en 1618. Más tarde se construyeron dos claustros para los religiosos. Posteriormente, durante el siglo XVIII, se amplió uno de los claustros, dotándolo de una enfermería, y se construyeron otros nuevos. Se instalaron varias capillas pequeñas laterales, en el interior del templo. Se construyó también un refectorio, y se plantaron huertos y jardines; el templo fue remozado continuamente y su alojamiento fue dedicadamente enriquecido por los religiosos. La construcción soportó en general los embates telúricos, pero las sucesivas torres con que se la coronó se desplomaron a consecuencia de los sismos de 1643 y de 1751. El templo sería coronado a mediados del siglo XIX por el arquitecto Fermín Vivaceta, cuyo diseño, netamente decimonónico, armoniza sorprendentemente bien con la construcción colonial, y aporta un elemento funcional: el reloj. El complejo arquitectónico franciscano sufrió desmedros con la llegada del siglo XX. Estrecheces económicas de la Orden, y el crecimiento de la urbe, determinaron que los franciscanos se desprendieran de muchas de sus obras de arte y de buena parte de sus dominios. El templo fue construido con grandes bloques de piedra. El artesonado que decora la nave central es uno de los elementos más notables de la construcción; es de estilo mudéjar. También merece especial mención la puerta que comunica la sacristía con uno de los claustros, de madera de ciprés prolijamente tallada. Por su parte, los claustros no sólo son bellos de por sí, sino que además fueron adornados por obras de arte de gran valor. Gracias a la iniciativa particular los claustros franciscanos albergan hoy al Museo Colonial, que es uno de los más valiosos del continente. La Virgen del Socorro, quien fuera objeto de gran devoción durante toda la Colonia, está hasta hoy en el altar mayor de la Iglesia. La Iglesia y el Convento de San Francisco es hoy uno de los monumentos más relevantes de la ciudad de Santiago. Nos alude a todos, por cuanto hay en él trabajo de indígenas, mestizos y europeos; la obra, por otra parte, es tanto colonial como republicana. Su interior es un refugio para el transeúnte, que dentro de los claustros y del templo se abstrae del ajetreo urbano y toma estrecho contacto con una forma de vida recogida, reflexiva y espiritual.

Se ubica en Av. Libertador Bernardo O`Higgins n º 834, en la comuna de Santiago.

Templo San Agustín

Los Agustinos llegaron a Chile en 1595, para desempeñar una labor misional. La familia Riberos les vendió dos solares entre las actuales calles Agustinas, San Antonio, Moneda y Estado, donde finalmente se instalaron adecuando la parte de atrás de la casa como pequeña iglesia. Poco después, esta iglesia y la casa se incendiaron, lo cual los obligó a edificar una nueva iglesia. Al comenzar el siglo XVII habían aumentado notablemente su número, por lo que era imprescindible la construcción de un edificio. Como el terreno con que contaban era insuficiente, en 1601 compraron el solar donde actualmente se encuentra ubicada la Iglesia de San Agustín y en 1609 el solar aledaño, quedando así como propietarios de la cuadra entera.

Las obras de la primera iglesia que se levantó en el actual lugar, comenzaron en 1608, era una construcción de piedra blanca y naves abovedadas. Esta iglesia fue destruida por el terremoto de 1647. La reconstrucción iniciada en 1665 estuvo a cargo del albañil Juan Lepe. La iglesia conservó la antigua planta de tres naves, pero esta vez se edificó en ladrillo. En 1707 se dio término a las obras de la iglesia, claustro y convento principal; y se abrió al culto. El terremoto de 1730 volvió a dañar seriamente la iglesia, resultando arruinados el respaldo del presbiterio y las dos torres. En 1784 fue restaurada y hasta principios del siglo XIX se llevó a cabo un hermoseamiento interior de corte barroco.

En 1860 el edificio lucía un aspecto barroco que no estaba acorde con los canones clasistas de la época, por lo que se decidió aprovechar su reparación para transformarla interior y exteriormente, aceptando los planos realizados por Fermín Vivaceta. El proyecto contemplaba, en una primera etapa, la transformación del frontis de la iglesia con seis columnas independientes en el muro de entrada, un vestíbulo de entrada, dos torres y una linterna. El diseño y tallado de la puerta principal fue realizado por él mismo, en 1863. Esta es la fachada que se conserva actualmente.

En el interior, la iglesia presenta tres naves de tipo basilical separadas por gruesas columnas de planta cuadrada que sostienen arcos de medio punto. Un arco toral separa la nave central del presbiterio que se abre sobre una nave perpendicular donde está el coro de los frailes. Especial interés tienen la sacristía por su mobiliario adosado y el diseño de su piso de marquetería elaborado en Nueva York, el cielo decorado con policromía, el oratorio y la sala del coro con la decoración neoclásica de sus muros longitudinales.

Fue declarada Monumento Nacional en 1981. Y se ubicada en Estado 185, en la comuna de Santiago.

Cerro Santa Lucía

Este cerro es monumento nacional desde el 16 de diciembre de 1983, está ubicado en la calle Avda. Libertador General Bernardo O'Higgins, entre Santa Lucía y Victoria Subercaseaux, en pleno centro de Santiago.

Es conocido como Huelén por los indígenas que poblaban la cuenca del Mapocho a la llegada de Pedro Valdivia. Es lo que queda de un antiguo volcán, y como tal era un roquerío hasta que Benjamín Vicuña Mackenna, en el siglo XIX, se hizo cargo de su hermosamiento. En esto proyecto trabajaron cientos de reos de la cárcel pública, picaron rocas, se trajo tierra, plantaron árboles, y demases.

En la actualidad este cerro tiene numerosos atractivos, como la plaza de accesos la cual tiene: el Mirador, bajo éste se encuentra el famoso cañón que diariamente anuncia el mediodía, la Terraza Caupolicán, ubicada en una amplia planicie de la cual se ve un panorama de Santiago, también se ubica la Terraza Neptuno, con una interesante fuente fundida en París; cercana a ésta, por el costado poniente se ubica el "Centro de Exposición Indígena" variada muestra de artesanía chilena; antiguas e imponentes construcciones como el Castillo Hidalgo, construido entre 1814-1817, actualmente utilizado como Centro de eventos y la Capilla La Ermita, construida en estilo gótico el año 1874; esculturas como la Estatua Caupolicán, moldeada en yeso, cuando su autor residía en París en 1863, el mural dedicado a Gabriela Mistral, la tumba de benjamín Vicuña, el parque Japonés y una copia en piedra de la carta que Pedro de Valdivia le envió al rey de España.

Cerro San Cristóbal

La idea de transformar al Cerro San Cristóbal en paseo público data de 1870 cuando Benjamín Vicuña Mackenna expresa la idea de que éste sea una gran pulmón verde para la ciudad de Santiago. Hubo de transcurrir muchos años y contar con el esfuerzo e idealismo de muchos santiaguinos visionarios para que el Cerro llegara a convertirse en el gran parque y espacio de esparcimiento que es hoy.

El primer proyecto de arborización data de 1909 y fue realizado por el Intendente Pablo Urzúa; sin embargo no se realiza por la especulación surgida en la venta de los terrenos. En 1915 y a instancias de Ramón Subercaseux se reactiva el proyecto, pero esta vez, con gran apoyo de la prensa, logrando con esto involucrar a los legisladores, el gobierno y a la ciudadanía. Don Alberto Mackenna hace suyo el proyecto guiándolo con gran ímpetu hacia su realización, planifica actividades sucesivas como la conquista del cerro para la ciudad por parte de los Scouts y la plantación de algunos árboles.

Estos eventos y la campaña pública derivan en un proyecto de Ley de la Cámara de Diputados para la expropiación del Cerro y un fondo para obras. Es así como en 1918 el Intendente toma posesión de los terrenos expropiados y se dan inicio a los trabajos que incluyen la compra de terrenos expropiados, la construcción de 10 kilómetros de caminos, uno por Pío Nono hasta la cumbre y otro por Pedro de Valdivia,


Ya en 1922 se encontraba consolidado el parque y algunas áreas, por ello que se decide la construcción de un funicular. Esta iniciativa fue llevada a cabo por los Ingenieros Luis Harnecker y Ernesto Bozo Pezza con derecho a explotación por 20 años. Los fondos para la construcción se obtuvieron de una sociedad de accionistas, integrada mayoritariamente por miembros de la colonia italiana. La construcción comenzó en 1923 y concluyó en 1925.

Un llamativo modo de llegar a la cumbre son el funicular y el teleférico. El primero se dezliza sobre rieles por la ladera sur del cerro. Este medio de transporte parte de la plaza Caupolicán, hace una parada en el Zoológico y luego llega a la cumbre. El teleférico consta de cabinas cuadriplazas que son suspendidas en el aire por cables de acero. Se accede a los teleféricos, por Pedro de Valdivia Norte, junto a calle El Cerro.

En la cumbre se ubican: la imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción, la cual es visible desde casi toda la ciudad, y la piscina Tupahue.

Se ubica dentro del Parque Metropolitano en la comuna de Providencia, acceso por Pío Nono

Vídeos relacionados