Moneda: el valor del intercambio

Historia y evolución del dinero. El trueque. Intercambio indirecto

  • Enviado por: Carlos Barrio
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 5 páginas
publicidad

El valor del intercambio

¿Cómo fue el comienzo de la moneda? Claro es que Robinson Crusoe no tenía necesidad alguna de moneda. No hubiera podido alimentarse con piezas de oro; ni tampoco Crusoe y Viernes, para intercambiar, tal vez, pescado por madera, tenían por qué preocuparse del dinero. Pero cuando una sociedad se expande mucho más allá de unas pocas familias, queda preparado el campo para que haga su aparición la moneda.

Para explicar el papel desempeñado por la moneda, debemos remontarnos más atrás y preguntar: "En el fondo, ¿cuál es el motivo de que se introduzca el intercambio entre los hombres?".

El intercambio es la base principal de nuestra vida económica. Sin intercambio, no existiría economía verdadera y prácticamente tampoco habría sociedad. Es evidente que el intercambio voluntario se produce a causa de que ambas partes esperan beneficiarse. Intercambio es un acuerdo entre A y B para la transferencia de los bienes o servicios del uno a cambio de los bienes o servicios del otro. Es obvio que ambos se benefician, porque cada uno atribuye más valor a lo que recibe que a lo que entrega en cambio. Cuando Crusoe intercambia algún pescado por madera, valora la madera que “compra” en más que el pescado que “vende”, mientras que por el contrario, Viernes, da al pescado más valor que a la madera. De Aristóteles a Marx, los hombres han creído, equivocadamente, que un intercambio testimonia cierta especie de igualdad de valor que, si un barri1 de pescado se intercambia por diez rollizos de madera, existe entre ambas cosas alguna especie de igualdad. En realidad, el intercambio se hizo únicamente porque cada una de las partes colocó a los dos productos en un nivel diferente en cuanto, su valor respectivo.

¿Por qué tendrá que ser el intercambio algo tan universal en la especie humana? Fundamentalmente, a causa de la gran variedad que existe en la naturaleza: la variedad en el hombre, y la diversidad en la ubicación de los recursos naturales. Todo hombre posee un conjunto diferente de habilidades y aptitudes, y todo lote de terreno está dotado de características peculiares, que son únicas, de sus propios recursos distintivos. De este hecho, natural y eterno de la variedad, surgen los intercambios: trigo de Kansas, por hierro de Minnesota; los servicios médicos de uno, por la ejecución musical de otro que toca el violín. La especialización permite que cada hombre desarrolle su mejor habilidad, y hace posible que cada región desarrolle sus propios y particulares recursos naturales. Si ninguno pudiera intercambiar, si todo hombre estuviera forzado a ser completamente autosuficiente, es obvio que la mayoría de nosotros se moriría de hambre, y el resto escasamente podría mantenerse en vida. El intercambio es la sangre vital, no só1o de nuestra economía, sino de la civilización misma.

El Trueque

Con todo, el intercambio directo de bienes y servicios útiles, alcanzaría escasamente para mantener a una economía en marcha, por encima del nivel primitivo. Ese intercambio directo, o trueque, es poco mejor que la autosuficiencia pura. ¿Por qué? Para empezar, resulta claro que só1o podría realizarse muy poca producción. Si Jones contrata algunos obreros para la construcción de una casa, ¿qué habrá de darles en pago? ¿Alguna parte de una casa, o materiales de construcción que para nada les servirían?

Los dos problemas fundamentales son la "indivisibilidad" y la "falta de coincidencia en cuanto a necesidades". De modo que si Smith tiene un arado, que desearía cambiar por varias cosas diferentes: digamos, huevos, pan y un traje, ¿cómo podría hacerlo? ¿Acaso podría partir su arado y dar un pedazo a un granjero y otro a un sastre? Aun en el caso de que los bienes sean divisibles, generalmente resulta imposible que dos personas, dispuestas a intercambiar, se encuentren entre sí en un momento dado. Si A tiene existencia de huevos para vender, y B un par de zapatos, ¿cómo pueden llegar a un acuerdo, en caso de que fuera un traje lo que A necesita? y piénsese en las dificultades que se presentarán a un profesor de economía ¡en busca de un productor de huevos deseoso de recibir lecciones sobre economía a cambio de huevos!

Es evidente que ninguna especie de economía civilizada es posible si se funda en el intercambio directo.

Intercambio Indirecto

Pero el hombre, en su interminable proceso de ensayos y fracasos, descubrió el camino que posibilita alcanzar una economía de gran expansión: el intercambio indirecto. Mediante el intercambio indirecto, uno vende su producto, no a cambio de un bien que se precisa directamente, sino a cambio de otro bien que, a su vez, es vendido a cambio del bien que uno necesita. A primera vista, esto parece una operación imprecisa y tosca. Pero en realidad constituye el maravilloso instrumento que permite el desarrollo de la civilización.

Considérese el caso de A, el granjero, que quiere comprar los zapatos que fabrica B. Ya que B no necesita los huevos que A produce, este, al descubrir que lo que el zapatero sí necesita es manteca, cambia huevos por manteca elaborada por C, y la vende a B, a cambio de zapatos. Empieza por comprar la manteca, no porque la necesita directamente, sino que valiéndose de ella podrá conseguir sus zapatos. Del mismo modo, Smith propietario de un arado, venderá su arado a cambio de una mercadería que pueda dividir y vender con más facilidad -digamos manteca- y luego intercambiará parte de la manteca por huevos, pan, vestidos, etc. En ambos casos, la superioridad de la manteca -la razón para que exista una mayor demanda de ella, más allá del simple consumo-, reside en su mayor comerciabilidad. Si un bien es más comerciable en el mercado que otro, si todo el mundo está convencido de que se puede vender más rápida y fácilmente, habrá mayor demanda de él, porque será usado como medio de intercambio. Se convertirá en el medio a través del cual una persona especializada puede intercambiar lo que produce por los bienes producidos por otros productores especializados.

Ahora bien, así como en la naturaleza existe gran variedad de posibilidades y recursos, se presenta también mucha diversidad en la comerciabilidad de los bienes. Algunos tienen mayor demanda que otros, los hay más fácilmente fraccionables, otros son más durables en largos espacios de tiempo, o más adecuados para su transporte a lugares alejados. Todas esas ventajas se traducen en lo que llamamos mayor comerciabilidad. En toda sociedad, como es natural, son los bienes más vendibles los que gradualmente quedan elegidos para desempeñar el papel de medio de intercambio. A medida que aumenta su requerimiento como medio de intercambio, crece la demanda de tales bienes en razón de la finalidad para que son utilizados, Y así se convierten en más comerciables aún, en el mercado. De ahí resulta una espiral creciente: la mayor comerciabilidad determina mayor utilización como medio de intercambio, lo cual a su vez es causa de que la comerciabilidad aumente, etc., etc. Finalmente, una o dos mercaderías llegan a utilizarse como medio de intercambio general -para casi todos los intercambios- y reciben la denominación de "moneda" o "dinero".

Históricamente se registró la utilización de muchos bienes como medio de intercambio: el tabaco en la Virginia colonial, el azúcar en las Indias occidentales, la sal en Abisinia, el ganado en la antigua Grecia, los clavos en Escocia, el cobre en Egipto antiguo, y los cereales, los abalorios, el té, las conchas de Cauris y los anzuelos. A través de los siglos, dos mercancías: el oro y la plata, han sobresalido en la libre competencia del mercado, para convertirse en moneda, y desplazaron a todos los demás artículos. Ambos presentan una comerciabilidad única, tienen gran demanda como artículos de ornamentación y llegan a la excelencia en cuanto a las demás cualidades necesarias. En los últimos tiempos, la plata, por ser relativamente más abundante que el oro, ha sido considerada más útil para los intercambios menores, en tanto que el oro ofrece más utilidad para las transacciones de mayor valor. En todo caso, lo importante es que, por cualquier razón, el mercado libre, en un proceso selectivo, ha encontrado que el oro y la plata son las mercaderías más eficientes para servir de moneda.

Este proceso, es decir, el creciente desarrollo de un medio de intercambio en el mercado libre, es la única manera para que pueda ser establecida la moneda. Ésta no puede originarse de ningún otro modo; ni porque todo el mundo decida súbitamente crear dinero valiéndose de materiales inútiles; ni porque el gobierno dé el título de moneda a pedazos de papel. Puesto que, incorporado a la demanda de dinero, se encuentra el conocimiento de los precios en dinero que han estado en vigencia en el pasado inmediato; en manifiesto contraste con lo que ocurre respecto a los bienes que se usan directamente, ya sean éstos de consumo o de producción, en cuyos casos el dinero tiene que tener precios preexistentes para fundamentar la demanda. El caso es que no hay otro modo de que eso pueda ocurrir: el de que comenzando con un artículo útil, para el trueque, se agregue en el mismo artículo, a la demanda que tenía (o sea, en el caso del oro, la correspondiente a sus fines ornamentales), la que merece como medio de intercambio por su utilidad directa. Por eso los gobiernos carecen de poder para crear auténtico dinero destinado a la economía: só1o puede ser elaborado por el proceso del mercado libre.

A esta altura de nuestro estudio, surge una verdad de la mayor importancia en lo que se refiere a la moneda: ésta, es una mercadería.

Lograr que se comprenda esta sencilla verdad, es una de las tareas más importantes que hay en el mundo. La gente habla muy a menudo de la moneda, como de algo que es mucho más o mucho menos que una mercadería. El dinero no es una medida simple y abstracta de contabilidad, que puede quedar divorciada de un bien concreto; no es un inútil cuño que sólo sirve para los intercambios; no es un "crédito contra la sociedad"; no es una garantía acerca de un determinado nivel de precios. Es simplemente una mercadería.

Se diferencia de otras mercaderías en que es buscada principalmente como medio de intercambio. Pero, aparte de eso, es una mercadería y, como todas las mercaderías, hay de ella cierta existencia, está sujeta a la demanda de la gente, que desea comprarla y conservarla, etc. Como toda mercadería, su "precio" -en relación con otras mercaderías- queda determinado por la acción recíproca entre la oferta total o "existencia", y la demanda total de la gente que desea comprarla y conservarla. (La gente "compra" moneda, vendiendo sus bienes y servicios a cambio de ella; tal como la "vende" cuando compra bienes y servicios).

Beneficios de la Moneda

La aparición de la moneda fue una gran bendición para la raza humana. Careciendo de moneda -sin un medio general de intercambio- no podía haber verdadera especialización, no podía avanzar la economía mas allá de un simple nivel primitivo. Con la moneda, todos los problemas de la indivisibilidad y de la "coincidencia de necesidades", que afligían a la sociedad de trueque, desaparecieron por completo. Ahora Jones pudo contratar obreros, y pagarlos... en moneda. Smith puede vender su arado a cambio de unidades de... moneda. La mercadería dinero es fraccionable en pequeñas unidades y, en general, todo el mundo la considera aceptable. De esa manera, todos los bienes y servicios se venden por dinero, y luego ese dinero se utiliza para comprar otros bienes y servicios que la gente desea adquirir. Gracias a la moneda, puede formarse una elaborada "estructura de producción", en la que cooperan la tierra, los servicios laborales y los bienes de capital para promover la producción en cada una de sus etapas, recibiendo cada factor de la producción su correspondiente pago en dinero.

El establecimiento de la moneda proporciona otro gran beneficio. Ya que todo intercambio se efectúa por dinero, todas las relaciones de intercambio se expresan en dinero y la gente puede así comparar el valor de mercado de cada uno de los bienes con el de los demás. Si un televisor se intercambia por tres onzas de oro, y un automóvil por 60, entonces cualquiera puede advertir que un automóvil vale en el mercado tanto como 20 televisores.

Estas relaciones de intercambio son los precios, y la mercadería moneda sirve de común denominador para todos los precios. Solamente el establecimiento de precios en dinero, en el mercado, puede permitir el desarrollo de una economía civilizada, pues únicamente esos precios hacen posible el cálculo económico para los hombres de negocios. Los empresarios y comerciantes pueden, así, apreciar en qué medida dan satisfacción a la demanda de los consumidores, al observar el resultado de comparar los precios de venta de sus productos con los precios que están obligados a pagar por los factores de producción que han empleado (sus "costos"). Ya que todos esos precios se expresan en términos de dinero, los hombres de empresa pueden determinar si ganan o sufren pérdida. Tales cálculos sirven de guía a empresarios, obreros y terratenientes, en su procura de ingresos monetarios en el mercado. Únicamente esos cálculos pueden hacer que los factores de producción disponibles sean destinados a las utilizaciones más provechosas: a aquellos usos que, en mayor medida, satisfagan la demanda de los consumidores.

Numerosos libros de texto dicen que la moneda tiene varias funciones: sirve de medio de intercambio, de unidad de cómputo o "medida de valores", para atesorarla, etc. Pero debiera quedar en claro que todas esas funciones, no son otra cosa que simples corolarios de la función principal: servir de medio de intercambio. Debido a que el oro es un medio de cambio de carácter general, es más comerciable en el mercado, puede atesorarse para servir de medio de cambio en el futuro tanto como en el presente, y todos los precios se expresan en términos de oro. Debido a que el oro es una mercadería que sirve de medio para todos los intercambios, puede servir de unidad de cómputo para los precios presentes y futuros. Es importante comprender bien que la moneda no puede constituir una unidad abstracta de cómputo o título, excepto hasta el punto en que constituye un medio de intercambio.