Monasterio de San Lorenzo del Escorial

Arquitectura renacentista española del siglo XVI. Felipe II. Juan de Herrera. Simbología

  • Enviado por: Eduardo Oliergárate
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

EL MONASTERIO DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

ÍNDICE

1. FELIPE II Y EL ESCORIAL

2. EL ESCORIAL, MONUMENTO ARTÍSTICO

3. SIMBOLISMO DE EL ESCORIAL

1. FELIPE II Y EL ESCORIAL

El 10 de agosto de 1557, fiesta de San Lorenzo mártir, las tropas españolas bajo las órdenes del duque Manuel Filiberto de Saboya logran cerca de San Quintín una victoria decisiva sobre los franceses. Esto da a Felipe II un grado de poder parecido al que 10 años antes se aseguró Carlos V en la batalla de Mühlberg.

Para Felipe II, que desde niño tenía una gran devoción a San Lorenzo, la victoria es debida a la ayuda del santo mártir español. Decide por eso hacer un monasterio dedicado al Santo, y lo pone bajo gobierno de la Orden de San Jerónimo, a la que, al igual que su padre el emperador, tenía una gran predilección. No solamente porque los frailes de esta Orden tenían una severa disciplina, sino porque tenían una gran experiencia en construcción, habiendo entre ellos muy buenos arquitectos.

Como San Lorenzo murió asado en una parrilla, el Monasterio de El Escorial fue diseñado de esta forma. También mandó colocar una estatua de San Lorenzo de 3 metros de altura en la fachada principal.

Según la voluntad de Felipe II, El Escorial no ha de ser únicamente un monumento a la victoria, un panteón familiar y un santuario, sino que representa el resultado de la glorificación de la realeza.

El temperamento de Felipe II, su personalidad, su actitud ante la Reforma, deben ser tenidos en cuenta si queremos comprender el fondo de lo que se ha descrito como esa "gigantesca masa" que es El Escorial, y la influencia que ha ejercido en el arte español.

En la construcción, con el uso de "la sala", "la antesala", "la cámara", "la antecámara", etc., Felipe II quería representar además de su grandiosidad, su propia inaccesibilidad. También, para Felipe II, El Escorial representa la obra magna de los conocimientos de aquel tiempo, análogo a la "Summa Teológica" de Santo Tomás. Y para eso construye una arquitectura monumental e incorpora una gran biblioteca, a la que donó 4.000 volúmenes, y una Universidad.

La predilección de Felipe II por la arquitectura del Renacimiento se corresponde mucho con su forma de pensar. La unidad orgánica del conjunto arquitectónico, sus proporciones y todas sus partes garantizan un conjunto muy armonioso y una gran belleza a toda la obra. O como le gustaba decir: "Majestad y grandeza, autoridad y nobleza, decencia y decoro".

Felipe II quería a El Escorial como mausoleo para los Habsburgo y lugar de retiro para él. Por esta razón se consulta para la elección del lugar de edificación del Monasterio no solo a monjes y matemáticos, sino también a doctores.

La concepción de El Escorial ofrece igualmente ciertos aspectos de orden social y económico. Siguiendo la voluntad de Felipe II, la comunidad de San Lorenzo comprendía no sólo a los monjes, sino también a los alumnos de la escuela elemental y a

los estudiantes del colegio, así como al personal administrativo del Monasterio y a la servidumbre del rey, que se ocupaban incluso de la jardinería.

2. EL ESCORIAL, MONUMENTO ARTÍSTICO

El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial abarca 34.000 metros cuadrados. Forma un cuadrilátero de 208 metros de norte a sur por 162 metros en dirección este a oeste. Fueron empleados más de mil hombres en la construcción del Monasterio. Teniendo en cuenta todos los conceptos, su coste fue de 5.800.000 ducados, que equivalía a 63.800.000 reales de la época, que correspondería más o menos (según algunos autores) a unas 6.380.000.000 de pesetas de hoy en día. Juan Bautista de Toledo fue su primer arquitecto, quien trazó la planta del edificio. Le sucedió después de su muerte, en Mayo de 1567, su ayudante Juan de Herrera el 10 de Septiembre de 1569. Por el nombre de este arquitecto, al estilo artístico basado principalmente en lineas y ángulos rectos y de sobria decoración, como el que él utilizaba, se le llama herreriano. Esto era lo que decía Felipe II a Juan de Herrera: "Sobre todo, no olvidéis lo que os he dicho: simplicidad en la forma, severidad en el conjunto y nobleza sin arrogancia, majestad sin ostentación."

Entre estos dos arquitectos se tardó sólo 21 años (del 23 de Abril de 1563 al 13 de Septiembre de 1584).

En Septiembre de 1598, catorce años después de la finalización del Monasterio, muere Felipe II en la sala que lleva su nombre.

Como era matemático, Juan de Herrera aplicó los principios de Herón y de Arquímedes e inventó numerosas grúas de elevación.

La Iglesia se sitúa en el eje hacia el oriente (Jerusalén) y la capilla mayor se arropa con el palacio, donde se encuentran los aposentos de Felipe II. Al sur de la Iglesia hay un gran claustro llamado el Patio de los Evangelistas. Las columnas del claustro son en la base de orden Toscano y en la parte superior de tipo Jónico. La parte norte de la Iglesia está actualmente ocupada por el palacio construido en el siglo XVIII. Delante de la Iglesia está el Patio de los Reyes, que toma el nombre de los seis reyes de Judá:

Jossafat, Ezequías, David, Salomón, Osías y Manassés, que son estatuas de mármol de cinco metros de altura. Fueron erigidas encima del primer cuerpo de la Iglesia por deseo

expreso de Felipe II, lo que altera claramente el proyecto más austero de Juan de Herrera. Al norte del Patio de los Reyes está el colegio y al sur el Monasterio. La parte

oeste del Patio está ocupada por la biblioteca que es un edificio de 54 por 9 metros. La fachada de la biblioteca es una proyección del santuario.

Hay tres iglesias dentro de la Basílica de El Escorial: la iglesia de los fieles en el "sotocoro", la iglesia de los monjes en el "coro", y la iglesia de Dios y de los príncipes en la "capilla mayor".

Sobre los lados norte y oeste, a una distancia de 36 metros al norte, y de 52 metros al oeste, El Escorial está bordeado por dos largos edificios que contienen los servicios, las oficinas, los graneros, y los almacenes. En el siglo XVII se construye una enfermería perpendicular al convento. Este edificio lo construye Francisco de Mora siguiendo los dibujos de Juan de Herrera, aunque sin integrarlo en el conjunto, lo que rompe la unidad del plan primitivo.

El museo contiene muchas pinturas de Jerónimo "El Bosco", Roger Van der Weyden, Memling, etc..Es de destacar la Custodia que fue diseñada por Juan de Herrera, después que Felipe II rechazara un proyecto enviado por Miguel Angel. Se terminó en 1586, tardándose seis años en trabajar piedras muy duras y raras.

El retablo mayor se ejecutó entre 1579 y 1597 siguiendo los dibujos que hizo Juan de Herrera. Las piedras fueron talladas por el milanés Jacobo de Trezzo, los bronces fueron preparados por León Leoni y su hijo Pompeyo, y las pinturas son de Federico Zuccaro. El retablo tiene 26 metros de alto, y termina con un gran crucifijo de bronce que tiene a su lado a la Virgen María y a San Juan.

3. SIMBOLISMO DE EL ESCORIAL

La religión de Felipe II no fue la de los místicos españoles ni tampoco una mera emoción. Estaba hondamente, hereditariamente arraigada. Su "Escorial" de granito gris, que ni siquiera lo empequeñecen las montañas que tras él se elevan, es una gigantesca protesta contra el luteranismo y una expresión de la majestad de la Iglesia.

Es en este edificio que el rey, que dedica toda su vida a la defensa de la religión, hace su monumental Credo. Con El Escorial, Felipe II identifica su lucha contra la herejía y es el símbolo de la Contrarreforma. La vida del rey, que termina con una muerte con grandes sufrimientos, se continúa gracias a su apoyo a la fe católica en el monumento de El Escorial, que es una fortaleza que asegura su defensa. La finalidad de El Escorial respondía así a las intenciones del Concilio de Trento, abierto por Carlos V, y que pudo ser llevado a buen fin gracias al tesón de Felipe II.

La fundación de El Escorial responde al desafío creado por la herejía protestante, lo que estaba ya en la tradición española, que había respondido siglos antes ante la herejía del Islam.. El Escorial tiene una significación análoga a la de la Capilla

Real de Granada, que, fundada por los Reyes Católicos, había sido el símbolo de la Reconquista. El Escorial resulta ser como un nuevo templo de Jerusalén, que sintetiza la lucha contra los protestantes y contra los turcos. Estos últimos derrotados el 7 de Octubre de 1571 por la flota de la Liga Santa en la batalla de Lepanto, mientras se construía El Escorial.

El Escorial, con su arquitectura y sus dependencias, que incluyen un seminario, una Universidad y una tumba para los reyes, representa un símbolo del humanismo cristiano, donde se asegura la fe en Dios sin discontinuidad. Así en la Iglesia se hacía de manera continua la adoración al Santísimo Sacramento, de acuerdo con los decretos del Concilio de Trento. Por esto, decidió Felipe II que dos monjes velaran permanentemente ante el Santísimo. La arquitectura representa la austeridad contra el estilo recargado del Plateresco. Dicen que si Felipe II acabó con la herejía protestante, Juan de Herrera terminó con el estilo Plateresco.

En lo relativo a la cultura y a la filosofía El Escorial es la obra más importante del Renacimiento tomista (de Santo Tomás).

---oOOo--

2

Vídeos relacionados