Mitos y leyendas

Reinado del caos. Castigo de Prometeo. Caja de Pandora. Perseo y la Medusa. Pegaso. Hércules. Rey Teseo. Hilo de Adriana. Helena de Troya. Talón de Aquiles. Rey Arturo. Merlín el mago. Santo Grial. Piedras Stonehenge. Quetzalcoatl

  • Enviado por: Jesus Gonzalez Lopez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 28 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Profesional en Diseño de Productos turísticos
Divulgación Dinámica
El Máster Profesional en Diseño de Productos Turísticos es un producto de formación que va dirigido a la...
Solicita InformaciÓn

Formación Superior en Dirección y Gestión de Alojamientos Turísticos
EducaciOnline
Haz tu curso a distancia de Formación Superior en Dirección y Gestión de Alojamientos Turísticos y Hoteles....
Solicita InformaciÓn

publicidad

'Mitos y leyendas'

Mitos y Leyendas

INDICE

¿Qué es un mito?...............................................................................................4

¿Qué es una leyenda?.......................................................................................4

Mitos.

Mitología Griega.

  • El Reinado del Caos……………………………………………………….5

  • El Castigo de Prometeo…………………………………………………...6

  • La Caja de Pandora………………………………………………………..7

  • Perseo y la Medusa………………………………………………………..7

  • Pegaso “El caballo alado”………………………………………………....9

  • Hércules “El Duro”…………………………………………………………10

  • El Rey Teseo……………………………………………………………….11

  • El Hilo de Adriadna……………………………………………………...…12

  • Helena de Troya……………………………………………………………13

  • El Talón de Aquiles………………………………………………………...14

  • Leyendas.

    Leyendas Artúricas, Prehispánicas y Coloniales.

  • El Rey Arturo……………………………………………………………....…16

  • Merlín el Mago……………………………………………………………..…18

  • Lancelot del lago……………………………………………………………..19

  • El Santo Grial………………………………………………………………....20

  • Las Piedras de Stonehenge……………………………………………..….21

  • Quetzalcoatl…………………………………………………………………..22

  • Coatlicue……………………………………………………………………...26

  • Huitzilopochtli………………………………………………………………...27

  • La Llorona…………………………………………………………………….27

  • El Sombreron…………………………………………………………………28

  • MITOS Y LEYENDAS

    ¿Qué es un mito?

    El termino mito refiere a un relato que tiene una explicación o simbología muy profunda para una cultura en el cual se presenta una explicación divina del origen, existencia y desarrollo de una civilización.

    En este contexto, puede considerarse a un mito como un tipo de creencia establecida, habitualmente a través de varias generaciones, con relación a ciertos hechos improbables y sorprendentes que, de acuerdo al mito, han sucedido en la realidad, los cuales no son posibles de ser verificados de manera objetiva. Pero incluso los hechos históricos pueden servir como mitos si son importantes para una cultura determinada.

    ¿Que es una leyenda?

    Leyenda es una narración oral o escrita, en prosa o verso, con una mayor o menor proporción de elementos imaginativos y que generalmente quiere hacerse pasar por verdadera o fundada en la verdad, o ligada en todo caso a un elemento de la realidad. Se transmite habitualmente de generación en generación, casi siempre de forma oral, y con frecuencia son transformadas con supresiones, añadidos o modificaciones.

    MITOS

    El Reinado del Caos.

    Según la mitología clásica, es decir, la griega, al principio reinaba el caos. El mundo era una masa informe de aire, tierra, agua y fuego. En un determinado momento, del caos salieron Gea, la madre tierra y Eros, que es el símbolo de la vida. Después se modelo la figura de Erebo, que representa a las tinieblas. En este punto empezaron a tomar forma los diversos elementos. De Gea nació Ponto, es decir el mar, y Urano, el cielo que inunda la tierra de benéfica lluvia. De la unión de Gea y Urano nacieron los Cíclopes, gigantes con un solo ojo en la frente, los Hecatonquiros gigantes que tenían cien manos y los Titanes.

    Pero el padre de toda esta familia numerosa, en un momento de mal humor, hundió a los Cíclopes y a los Hecatonquiros en el profundo Tártaro, que es como decir que los mando al infierno. Los Cíclopes consiguieron salir bien librados porque se convirtieron en nada menos que en ayudantes de Vulcano en el cráter del Etna. Pero Urano no había contado con la mujer. Gea encargó a Cronos que era el mas joven de los Titanes, que vengase a sus hermanos. Y a Cronos (el tiempo) no se le ocurrió otra cosa que quitarle a su padre el trono y gobernar el universo en su lugar.

    Como ya había conseguido situarse, Cronos pensó pronto en tener familia. Se caso con Rea, que mas tarde recibió el nombre de Cibeles y de esta unión nacieron grandes divinidades: Hera, Demeter, Hestia, Ares, Poseidón y Zeus.

    Zeus mando a Cronos al Tártaro, y se convirtió en el dios supremo. Pero entonces tuvo que vérselas con los Titanes mandados por Tifón, que pretendían hacer la escalada al olimpo. La lucha fue, como no podía ser menos, titánica pero al final Zeus salio vencedor. Y el olimpo que en realidad es el monte más alto de Grecia, fue a partir de entonces su dominio absoluto.

    De la gran madre tierra nacería el primer hombre que tenía por nombre Pelasgo, había dado origen a los pelasgos, primeros habitantes de Grecia. Al Principio los hombres vivían felices porque no conocían el dolor ni la fatiga; además la tierra producía espontáneamente su fruto. Después con la segunda generación, el hombre conoció el odio y el mal; los descendientes de Pelasgo eran seres imperfectos y por lo tanto necesitaban ayuda. Es aquí donde aparece el maravilloso mito de Prometeo.

    El Castigo de Prometeo.

    Prometeo era un semidiós que sentía una gran devoción y amistad por los hombres. Hurtando de la diosa Atenea la sabiduría, entregó al hombre la lógica. Enseguida, robó el fuego del altar de Hefesto y se lo regaló al hombre, que empezó a calentarse, a vivir y a crear con el fuego. Prometeo tomó al género humano bajo su protección y le enseñó todo lo que sabía. No obstante Zeus al enterarse de que había dado al hombre tales dones, que ya alcanzaba a semejarse a los dioses montó en cólera contra él, arrojó sus rayos y relámpagos, preso de rabia. Por ello dirigió sus iras contra Prometeo y lo castigó duramente; le hizo encadenar en el monte Cáucaso, en los límites del Universo. Allí llegaba todas las mañanas, un águila que le roía el hígado.

    Durante la noche, volvía a crecerle el hígado y el águila volvía de nuevo, al día siguiente a cumplir su cruel operación, treinta años después, Hércules liberó a Prometeo de tan cruel castigo.

    La caja de Pandora.

    Hefesto, el herrero, dios del fuego, modeló en su taller a la primera mujer. Al principio fue una estatua de metal. La hermosura de su figura era tal que Zeus resolvió insuflarle vida. Acto seguido cada uno de los dioses le agradeció con un don, belleza, gracia, inteligencia, habilidad y poder de persuasión. Pero Hermes, plantó en ella la astucia y la mentira y Hera, la curiosidad, que no le dejaría en paz un solo instante.

    Zeus envió a Pandora como regalo, a Epimeteo, hermano de Prometeo, quien hechizado por su belleza, decidió enseguida, casarse con ella. Como regalo de bodas le ofrecieron una hermosa caja adornada de piedras preciosas y oro. La caja estaba cerrada, pero Zeus al darle a Pandora la llave, le advirtió que si quería que vivieran felices, no abriera jamás la caja.

    Por un tiempo Epimeteo y Pandora disfrutaron de una vida plácida y feliz, sin embargo la curiosidad que había clavado Hera en el alma de la mujer fue más fuerte que el consejo recibido y un día la abrió. No bien lo hizo, empezaron a salir todas las desdichas y los males de los hombres: las enfermedades, la amargura, los dolores y otras desgracias. La esperanza salió última, en forma de pequeño pájaro y como símbolo de consuelo para la humanidad.

    Perseo y la Medusa.

    Es uno de los héroes mitológicos más antiguos. Y el tipo de héroe sin tacha que protegido por los dioses, triunfa siempre en todo. Hijo de Zeus y Danae hija de Acriseo, rey de Argos. Advertido de que sería matado por su nieto, Acriseo encerró a la madre y al niño en un cofre y los fundió en el mar. Ellos caminaban sin rumbo por la isla de Serifo donde fueron rescatados y donde Perseo maduró. Polidectes, rey de Serifo, siente amor por Danae, y temiendo que Perseo se valla a meter en sus planes, lo manda a obtener la cabeza de Meduza, un monstruo cuya mirada transforma los hombres en piedra. Ayudado por Hermes, Perseo tiene unos zapatos halados que lo llevan por el aire, una bolsa, un yelmo que lo hace invisible, una espada que nunca falla un golpe y un espejo mágico. Medusa que es una de las tres Gorgonas, es mortal. Perseo le corta la cabeza y de la sangre que brota del cuerpo de Medusa nace el caballo alado Pegaso, y de las gotas que caen de la cabeza sobre el mar nacen ramos de coral. Perseo guarda la cabeza en la bolsa y así le tapa los ojos. Monta a Pegaso y emprende el vuelo. En África pide hospitalidad a Atlas, que sostiene sobre sus hombros el firmamento. Atlas se la niega, Perseo le pone delante la cabeza de Medusa y le deja convertido en montaña de piedra.

    Vuela hasta Etiopía y allí acaece el mito de Perseo y Andrómeda, la bella hija de los reyes etíopes Cefeo y Casiopea. La reina es una belleza, presume de ser más hermosa que una diosa, y los dioses en castigo le mandan encadenar a una roca sobre el mar a la hija Andrómeda y a dejarla allí hasta que un monstruo marino vaya a desposarse con ella. Y entonces llega Perseo por el aire, montado en Pegaso. En las rocas del acantilado descubre a Andrómeda encadenada desnuda, la ama y se dispone a salvarla. Lucha con el monstruo marino y le mata. Despide después al caballo halado que a sido su cabalgadura durante la lucha y devuelve a Andrómeda a sus padres. Se casa con ella. Fineo, hermano del padre de Andrómeda acude a reclamar como esposa a su sobrina, que estaba comprometida con él. Le acompañan sus guerreros, Perseo gracias a los ojos de Medusa les convierte a todos en piedra. Perseo y Andrómeda se establecen en Serifo. Liberó a su madre de Polidectes, y transformó al rey y sus seguidores en piedra. Descansando en Serifo le regala las sandalias a Hermes que desde entonces ha usado el dios y a Atenea la cabeza de Medusa que desde entonces la diosa ha llevado en su escudo. Perseo regresa a Grecia, cuando accidentalmente mata a su abuelo Acriseo con un disco, de esta manera cumpliéndose la profecía. En sus últimas andanzas, siempre acompañado por Andrómeda, funda el pueblo de los persas, que toman su nombre. Fue rey de Tirinto y fundó Micenas.

    “Pegaso, el Caballo Alado”.

    El caballo alado, hijo de Poseidón, dios del mar, y de la gorgona Medusa. Pegaso nació del cuello de Medusa después de ser vencida y muerta por el héroe Perseo. Poco después de su nacimiento, el mágico corcel golpeó con una coz el suelo del monte Helicón y en el acto comenzó a fluir un manantial, después consagrado a las Musas y que, según se cree, es la fuente de la inspiración poética. Todos intentaron en vano capturar y amansar al caballo, y conseguirlo se convirtió en la obsesión de Belerofonte, príncipe de Corinto. Siguiendo el consejo de un adivino, Belerofonte pasó una noche en el templo de la diosa Atenea. Mientras dormía, se le apareció la diosa con una brida de oro y le dijo que ésta le permitiría capturar a Pegaso. Cuando despertó, encontró la brida de oro junto a él, y con ella pudo capturar y amansar fácilmente al caballo alado. A partir de ese momento, Pegaso se convirtió en una gran ayuda para el héroe y lo acompañó en sus aventuras contra las amazonas y la Quimera. Belerofonte, sin embargo, fue víctima de su propio orgullo. Cuando logró volar hasta la cima del monte Olimpo para reunirse con los dioses, el prudente caballo lo derribó y dejó que Belerofonte vagara sin rumbo, desconsolado, rechazado por los inmortales. Pegaso encontró refugio en los establos olímpicos y Zeus le encargó que le llevara el trueno y el rayo, los símbolos de su poder.

    Hércules, el duro.

    Es el más fuerte y más famoso de todos los héroes. Es hijo de Zeus y Alcema, mujer de Anfitrión a la que Zeus sedujo adoptando los rasgos de su esposo. Apenas nacido, Hércules ahogó en su cama a dos serpientes enviadas por Hera contra él. Adolescente, se unió en una sola noche a las cincuenta hijas del rey Tespias. Más tarde, furioso mató a su mujer, Megara, y a sus hijos. Después pues de haberse purificado en Delfos, se fue a Tirinto, donde, ya fuera para expiar su crimen ya a consecuencia de un ardid de Hera y una temeraria promesa de Zeus, quedó sometido a Euristeo rey de Micenas. Por orden de este ejecutó los doce célebres trabajos:

    • Dio muerte al león de Nemea.

    • Dio muerte a la hidra de Lerna.

    • Dio muerte al jabalí de Erimanto.

    • Dio muerte a las aves de la laguna Estinfalia.

    • Dio muerte a la cierva delmonte Cerineo.

    • Limpió los establos de Augias.

    • Capturó el toro de Creta.

    • Domó los caballos de Diomedes.

    • Venció a las Amazonas.

    • Se apoderó de los rebaños de Gerión.

    • Fue por las manzanas de oro del jardín de la Hespérides.

    • Capturó a Cerbero del fondo del infierno.

    A estas aventuras se le unen muchas más, como la de su combate con Anteo, que recobraba las fuerzas cada vez que tocaba la tierra, y con el rey egipcio Busiris; su liberación de Prometeo el socorro que prestó a Atlas; su estancia junto a Onfalia reina de Lidia, quién le obligó a hilar a sus pies; la liberación de Hesíona, hija de Laomedonte; la lucha con el dios río Aqueloo etc. Finalmente murió por causa de una mujer; Heracles mató al centauro Neso, que quería robar a su esposa Dejanira, y esta victoria fue causa de su muerte. El héroe fue llevado al Olimpo en una nube, donde residió con los dioses, y estos le dan como última esposa a Hebe. Heracles parece ser una divinidad solar y luminosa, como Apolo. Su aspecto antropomórfico era el de un atleta de músculo-cuerpo, formidable apetito y cóleras violentas. Protector de los gimnastas y efebos, representaba para los filósofos la fuerza espiritual, que aceptaba de grado el sufrimiento en beneficio del bien: era, en suma, una especie de dios estoico.

    El Rey Teseo.

    Es un rey fabuloso de Atenas, entre histórico y mitológico, convertido en el héroe nacional mitológico del Atica. En la juventud corre muchas aventuras y triunfa siempre por su fuerza y su valor. En una de sus aventuras en la isla de Creta, vence al Minotauro. Allí tiene amores con Ariadna, la hija de Minos, rey de Creta. Es la Ariadna que será después la esposa de Baco Teseo se lleva a Ariadna a un barco y con ella va Fedra, hermana pequeña de Ariadna, que será después esposa de Teseo. Ariadna, por orden de los dioses, es abandonada en una isla donde la encontrará Dionisios. Teseo es hijo del rey Egeo. Teseo había quedado con su padre que si regresaba victorioso de su aventura en Creta, la nave llevaría izada una bandera blanca y si había muerto una bandera negra En el barco, por una confusión, izan la bandera negra en vez de la blanca. Egeo esperaba todos los días sobre un promontorio; ve a lo lejos la bandera negra, cree que su hijo ha muerto y se arroja al mar, que en adelante llevará su nombre.

    Teseo reina en Atenas. Busca esposa, rapta a Helena, que sólo tiene diez años, no se casa todavía con ella por considerarla demasiado joven. Los dos hermanos de Helena, Castor y Polux, van a reclamarla y se la llevan. Teseo lucha contra las amazonas, las vence, se lleva a su reina Antíope y se casa con ella. De esta unión nace un hijo, Hipólito, que después se consagra a Artemisa. Las amazonas asaltan Atenas en busca de su reina y Antíope muere en la batalla. Teseo es uno de los pocos mortales que en una de sus aventuras, baja a los infiernos y consigue regresar. Ha bajado al infierno en busca de Perséfone para casarse con ella, no a conseguido llevársela, y de regreso a la tierra se acuerda de Fedra, la niña que tuvo en su nave, hermana de Ariadna, y la pide en matrimonio. Se casan, entonces Hipólito, el hijo de Teseo y Antíope, ya es un buen mozo. Durante una larga ausencia de Teseo se produce el encuentro de Fedra con Hipólito, con todo el mito de Fedra. Después de la muerte de Fedra, Teseo ya viejo visita al rey de una isla, y este rey le lleva a una cumbre con la excusa de enseñarle sus dominios y allí le despeña.

    El Hilo de Ariadna.

    Era una diosa de la fertilidad de Creta, originalmente era la «Señora del Laberinto», tanto una prisión con el pavoroso Minotauro en su centro como un sinuoso lugar de baile. Fue especialmente adorada en Naxos, Delos, Chipre y Atenas.

    Ariadna es conocida como la hija de Minos y Pasífae, los reyes de Creta que conquistaron Atenas tras la muerte de su hijo Androgeo. A cambio de la paz, los atenienses debían enviar siete hombres jóvenes y siete doncellas cada año para alimentar al Minotauro. Un año, Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas, marchó voluntario con los jóvenes para liberar a su pueblo del tributo.

    Ariadna se enamoró de Teseo a primera vista y le ayudó dándole una espada mágica y un ovillo del hilo que estaba hilando para que pudiese hallar el camino de salida del Laberinto tras matar al Minotauro. Cuando Teseo hubo eliminado al monstruo de cuerpo humano y cabeza de toro, pudo salir hasta donde Adriadna lo estaba esperando embarcándose con ella en la nave que los llevaría a Atenas junto con los siete muchachos y las siete muchachas.

    Teseo cansado de Adriadna la abandonó dejándola dormida en la isla de Naxos y Dioniso la redescubrió y se casó con ella. Con él fue madre de Enopión, la personificación del vino, y fue ascendida a los cielos como la constelación Corona Borealis.

    Helena de Troya.

    Helena de Troya era la mujer más bella de Grecia, hija del dios Zeus y de Leda, mujer del rey Tindáreo de Esparta. De niña fue raptada por el héroe Teseo, quien esperó el tiempo necesario para casarse con ella, pero sus hermanos, Cástor y Pólux, la rescataron. Más tarde, su fatal belleza fue la causa directa de la guerra de Troya. La historia de los diez años de conflicto comenzó cuando las tres diosas Hera, Atenea y Afrodita le pidieron al príncipe troyano Paris que eligiera a la más hermosa de ellas. Después de que cada una de las diosas hizo lo posible por influir en su decisión, Paris otorgó la manzana de oro a Afrodita, quien le había prometido el amor de una mujer de insuperable belleza. Poco después, Paris zarpó hacia Grecia, donde lo recibieron cálidamente Helena y su marido, Menelao, rey de Esparta. Lamentablemente Helena, la más bella de su sexo, fue el premio destinado a Paris. Aunque vivía feliz con Menelao, cayó bajo la influencia de Afrodita y permitió que Paris la persuadiera para fugarse con él, llevándosela fuera de Troya. Menelao, entonces, convocó a los capitanes griegos para que lo ayudaran a rescatar a su mujer y, con pocas excepciones, ellos respondieron a su convocatoria. Durante nueve años de conflicto sin solución, Helena se sentó en su telar en el palacio de Troya tejiendo un tapiz con su dolorosa historia. Entonces Paris y Menelao decidieron trabar un singular combate entre los ejércitos opuestos y Helena fue citada para asistir al duelo. Cuando ella se aproximaba a la torre, donde el anciano rey Príamo y sus capitanes estaban sentados, su belleza era aún tan incomparable y su pena tan grande que nadie pudo sentir por ella más que compasión. Cuando los griegos ya daban por hecha la victoria de Menelao, Afrodita ayudó a Paris a escapar del enfurecido contendiente envolviéndolo en una nube y poniéndolo a salvo en la cámara de Helena, donde ésta lo consoló. Después de la caída de Troya, Menelao se reunió con su mujer y ambos salieron de Troya hacia su Grecia natal. Ellos, sin embargo, habían disgustado a los dioses y, por tanto, varias tormentas los arrastraron de una a otra costa del Mediterráneo, por lo que debieron detenerse en Chipre, Fenicia y Egipto. Al llegar finalmente a Esparta, Menelao y Helena retomaron su reinado y vivieron una situación de esplendor el resto de sus días. Tuvieron una hija, Hermíone.

    El Talón de Aquiles.

    Fue el mayor de los guerreros griegos en la guerra de Troya. Era hijo de la ninfa del mar, Tetis, y de Peleo, rey de los mirmidones de Tesalia. Cuando era un niño su madre lo sumergió en el Éstige para hacerlo inmortal. Las aguas lo hicieron invulnerable menos en el talón, por donde lo sostenía su madre. Aquiles libró muchas batallas durante el sitio de diez años a la ciudad de Troya. Cuando el rey miceno Agamenón tomó para sí a la doncella cautiva Briseida, Aquiles retiró a los mirmidones de la batalla y se encerró encolerizado en su tienda. Los troyanos, envalentonados por su ausencia, atacaron a los griegos y los forzaron a una retirada precipitada. Entonces Patroclo, amigo y compañero de Aquiles, le pidió que le prestara su armadura y le dejara avanzar con los mirmidones a la batalla. Aquiles aceptó. Cuando el príncipe troyano Héctor mató a Patroclo, el desconsolado Aquiles volvió a la batalla, mató a Héctor y arrastró su cuerpo triunfante detrás de su carro. Más tarde permitió a Príamo, rey de Troya, rescatar el cuerpo de Héctor. Aquiles peleó su última batalla con Memnón, rey de los etíopes. Después de matar al rey, Aquiles condujo a los griegos hacia los muros de Troya. Allí fue mortalmente herido en el talón por Paris, causándole la muerte.

    LEYENDAS

    El Rey Arturo.

    Arturo es hijo de un rey de una pequeña comarca, Uther Pendragon, quien deseaba a Igrayne, esposa de Gorlois, duque de Cornwall. Uther hace que el mago Merlín embruje a la mujer para que, cuando él ingresase a sus aposentos, ella creyese que se trataba de su esposo. Uther, aprovechando el engaño, mantiene relaciones sexuales con Igrayne, engendrando con ella un hijo: Arturo.

    Cuando el niño nace, es tomado por Merlín, quien lo entrega a sir Ector para que lo cuide y lo críe como su propio hijo. Igrayne y Gorlois tuvieron a Morgana hermana mayor de Arturo. Sería enviada a la Isla de Avalon con su tía la dama del lago donde se convertiría en sacerdotisa y después sucesora de la Dama.

    A los 16 años, Arturo concurre con su padrastro y el hijo de éste a Londres, donde caballeros de toda Inglaterra intentan sacar una espada de su prisión, un yunque que -a la vez- se encontraba prisionero de un trozo de mármol. La leyenda cuenta que quien la liberase sería el rey de Inglaterra y el encargado de unificar todos los reinos de la isla. En algunas versiones la legendaria espada Excalibur y esta son la misma, mientras que en otras, Excalibur le fue entregada posteriormente por un ser semejante a una ninfa, que era llamado la Dama del Lago.

    Infructuosamente, todos los caballeros intentaron extraer la espada, pero es Arturo, sin ser caballero aún, quien logra liberarla, y le es revelada su verdadera identidad. Con la resistencia de todos los presentes, es proclamado rey, sin embargo, poco a poco todos lo aceptan y Arturo jura impartir justicia a todos los hombres de Inglaterra sin tener en cuenta su posición social.

    Ya en su castillo de Camelot, se rodea de los caballeros más valientes y honestos: Lanzarote, Percival y otros, junto con quienes funda la Orden de la Mesa Redonda. Bretaña goza, entonces, de 12 años de paz.

    Los caballeros de Arturo, en busca del Santo Grial, aquella copa de la que bebiera Jesús en la última cena, de la que se decía que tenía poderes mágicos curativos y regenerativos. Esta copa habría sido dada a José de Arimatea y sus descendientes la habrían llevado a Inglaterra. Merlín habría solicitado a Arturo que buscara el Santo Grial y este mandó a sus caballeros a encontrarlo. Combatieron en bosques sombríos y castillos contra duendes, dragones y otras bestias, y regresaban a Camelot a contar sus aventuras en la mesa redonda donde se reunían.

    Arturo se casa con Ginebra, una hermosa doncella, de quien se enamora Lanzarote y a quien ella corresponde. Mordred, hijo de Arturo y su hermana Morgana (según las versiones más antiguas, hijo de Morgause, una de las Tías de Morgana y Arturo), se entera del idilio y lo denuncia ante Arturo, que se ve obligado a condenar a la hoguera a su esposa, según las leyes de la época. Lanzarote salva a la reina y huye con ella a Francia. Arturo sale en persecución de los amantes y deja el reino encargado a su hijo Mordred, quien se apodera del trono. Al regreso de Arturo, él y sus caballeros deben luchar para recuperar el trono, enfrentándose con su hijo, al que atraviesa con su lanza. Pero Mordred, antes de morir, hiere fatalmente a Arturo, y muere.

    La historia cuenta que su hermana Morgana llevó el cuerpo de Arturo en una barca hasta las orillas de Avalon. Sin embargo, otras versiones sostienen que fue enterrado junto a una pequeña ermita en medio de un bosque, por lo que se desconoce su paradero; y otras que fue enterrado en Glastonbury. Posteriormente, cuando Ginebra muere, es sepultada por Lanzarote junto a la tumba del Rey Arturo.

    Merlín el Mago.

    La historia de Merlín está repleta de misterios y como su vida está relatada principalmente por obras literarias, o de poca credibilidad histórica, se hace difícil señalar la fecha exacta de su nacimiento.

    Según algunas versiones, Merlín fue engendrado por un demonio que se unió ilícitamente a una monja. Otras versiones menos truculentas sugieren que Merlín fue concebido por su madre sin ninguna intervención masculina. Finalmente, otros creen que lo engendró la fuerza mágica de la antigüedad.

    En todo caso, parece ser que Merlín fue creado al principio para atraer a los humanos al lado oscuro, pero al crecer decidió hacer precisamente lo contrario: se convirtió en guia espiritual de su época, y en consejero de diferentes reyes, como Vortigern, Uther Pendragón y el famoso Arturo de Camelot.

    Se considera a Merlín el mago más poderoso de la historia, era capaz de hablar con los animales, de cambiar de forma, de hacerse invisible, y también de controlar el clima y los elementos, aunque estas habilidades las empleaba con sumo cuidado para no enfurecer a la poderosa Naturaleza. Conocía la esencia de todas las cosas, su transformación y su renovación, conocía el secreto del Sol y de la Luna, las leyes que rigen el curso de las estrellas en el firmamento; las imágenes mágicas de las nubes y el aire; los misterios del mar. Conocía los demonios que envían sueños bajo la Luna. Comprendía el grito áspero de la corneja, el volar cantarín de los cisnes, la resurrección del fénix. Podía interpretar el vuelo de los cuervos, el rumbo de los peces y las ideas ciegas de los hombres, y predecía todas las cosas que sucedían después.

    Se decía que Merlín tenia contactos con las hadas, los gnomos, e incluso con los dragones; se le considera el único hombre que se ganó el respeto y la admiración de estos monstruos, no sólo por su bondad y sabiduría sino por sus dotes artísticas.

    Acabó sus días en el bosque de Brocelianda (Bretaña), donde fue recluido en un árbol por su compañera Vivian. Una prisión merlínica en el bosque, símbolo de la unión cósmica entre el hombre y la naturaleza. Y según se cuenta allí estaría todavía esperando que alguien lo libere.

    Lancelot del lago.

    Es caracterizado como el más grande, confiable y valiente de todos los caballeros del Rey Arturo, desempeñando siempre una parte importante en muchas de las victorias del rey, aunque también la eventual caída de Arturo se debe en parte al propio Lancelot, cuyo involucramiento con la esposa de su señor, la reina Ginebra, destruye la unidad de la corte real.

    El rey Ban, su padre estaba en guerra con el reino del rey Claudas, su vecino, que invadiendo el reino de Ban, obligó a huir al rey y a la reina. En la huida, el rey Ban sufre un desmayo al ver ardiendo su palacio y por socorrerle, la reina Elaine dejó a su hijo, llamado hasta entonces Galahad, solo en el campo. En ese momento, apareció la llamada Dama del Lago que raptó al niño. Desde ese momento tomará el nombre de Lancelot del Lago. El niño fue criado en el palacio de la Dama, donde mostró destrezas en el aprendizaje normal de un niño de alta alcurnia de la época y en el uso de las armas en particular.

    A una edad entre los quince y los dieciocho años, según la costumbre de sus tiempos, el joven Lancelot sale a recorrer el mundo con el debido equipamiento para alguien de su rango y sin conocer su auténtica estirpe real. Viaja, según algunos escritos, acompañado de una escolta, en pos del reino de Arturo, donde por influencias de la Dama del Lago, espera ser nombrado caballero.

    Una vez en la corte de Arturo, éste le encomienda la misión de traer a Camelot a su novia, Ginebra, para la boda real. En el trayecto a Camelot, sin embargo, Lancelot y Ginebra se enamoran y desde ese momento, la vida de Lancelot se convertirá en un constante conflicto con su conciencia, dilucidando entre su amor por la reina y sus obligaciones hacia su rey.

    Entre sus numerosas hazañas, conquistará a las fuerzas del mal un castillo llamado de la Guardia Dolorosa, que al convertirlo en su hogar, cambiará su nombre al de Guardia Gozosa. A su regreso a Camelot ayudará a Arturo a terminar revueltas en su contra y a asentar su posición como leal caballero de la corte del rey.

    Cuando Arturo se entera de la relación que hubo entre Lancelot y su esposa, condena a ésta a la hoguera y destierra para siempre a Lancelot. Éste, sin embargo regresa a Camelot y rescata a Ginebra de su destino, matando en el afán a algunos de sus antiguos camaradas de la mesa redonda, por lo que el rey marcha en su contra. En su ausencia, su trono es usurpado por su hijo ilegítmo, Mordred, que en la lucha subsecuente con su padre le da muerte. Ginebra, al saber la muerte de su esposo entra en un convento, por lo que Lancelot decide convertirse en ermitaño, situación en la que pasa hasta el final de sus días, sólo seis semanas después de enterarse de la muerte de Ginebra en el convento.

    El santo grial.

    El vaso en que Jesús bendijo por primera vez el vino pasó a poder de los soldados de Poncio Pilato, que lo utilizaron simbólicamente para lavarse las manos y acabó en porder de Jose de Arimetea, que recogió las ultimas gotas de sangre de Jesucristo. José de Arimatea era un rico comerciante judío, organizó la Última Cena y el habría solicitado a Poncio Pilatos que se le entregara el cuerpo de Jesús. Después de la resurrección, Jose fue encarcelado bajo la acusación de haber hecho desaparecer el cuerpo de cristo, condenándosele a morir de hambre. Pero el salvador se le apareció ofreciéndole el sagrado vaso en el que encontró un milagroso alimento que le permitió sobrevivir.

    Una noche José escucho una voz que le ordenaba ir a predicar el evangelio a tierras paganas. Jose obedeció y cuando llego a Sarras convirtió al rey Evalac. Después a la orilla del mar, el obispo Giosofeo hijo de José, extendió sobre las aguas su propia túnica, que sirvió de divina balsa con la que surcaron el mediterráneo, el atlántico y llegaron a Gran Bretaña. Durante aquel largo viaje todos se alimentaron del contenido de aquel vaso.

    Al morir José de Arimatea se dice que se fundó la Orden del Grial para custodiar las reliquias. En la época del rey Arturo el guardián de las reliquias era Sir Pelles. Balin quiso robar las reliquias a Pelles y se batieron en un duelo pero al perder su espada Balin ante Pelles tomó la lanza sagrada y le hirió, pero inmediatamente el castillo se derrumbó debido a la profanación de la reliquia. Las reliquias desaparecieron de la Tierra hasta que un caballero puro de corazón las encontrara. Ese fue Galahad, quien al morir se las llevó al Cielo.

    Las Piedras de Stonehenge.

    Es un monumento circular de carácter ritual formado por cuatro círculos concéntricos de gigantescas piedras llamadas megalitos, dicha construcción se fecha entre 2500 y 2000 a.C.

    Según la leyenda Stonehenge aparece como una creación del mago Merlín que, por obra de la magia, habría traído las piedras desde Irlanda. Luego habría utilizado las fuerzas vitales del lugar para despertar al dragón e igualmente, lo habría convertido como el lugar en el que los nobles de Inglaterra habrían prestado su juramento al rey Arturo. Posteriormente, los círculos de menhires sirvieron de lugar de enterramiento para Ambrosio y su hermano Pendragón, padre del Rey Arturo.

    Es indiscutible que, inmediatamente después de la conquista de Inglaterra por los normandos, Stonehenge era ya conocido y venerado como una de las maravillas de Gran Bretaña.

    Se desconoce la finalidad que tuvieron los constructores de este gran monumento, pero se supone que se utilizaba como templo religioso y/u observatorio astronómico que servía para predecir estaciones.

    Quetzalcoatl.

    La aparición en Mesoamérica y específicamente en el Anáhuac, de este personaje alto, rubio, blanco, barbado y de profunda cultura ha dado margen a la creación de varios mitos y leyendas que los antropólogos, científicos y exploradores extranjeros han entretejido de una maraña cada vez más difícil de desenredar. En la mitología Tlahuica, tan confusa como la Griega, se borda una historia con respecto a Quetzalcóatl, semejante a la del nacimiento del Rey Salomón, pues se dice en los antiguos códices que Quetzalcóatl fue hijo de una mujer virgen llamada Chimalma y del Rey-Dios Mixtocóatl, monarca de Tollán. Que avergonzada por haber dado a luz sin matrimonio, Chimalma puso en una cesta al niño y lo arrojó al río. (no se sabe a cual) y que unos ancianos lo criaron y educaron, habiendo llegado a ser un hombre sabio y culto que al regresar a Tollán, se hizo cargo del gobierno.

    Por otra parte se dice que Quetzalcóatl fue un hombre rubio, blanco, alto, barbado y de grandes conocimientos científicos, que enseñó a los pobladores de lo que hoy es México, a labrar los metales, orfebrería, lapidaria, astrología etc. aunque jamás se llegó a saber su nacionalidad y su procedencia. Cuéntase que habiendo bebido el suave neutle (pulque) se emborrachó y cometió actos bochornosos después de lo cual decidió marcharse para siempre tomando el rumbo del Golfo de México o Mar de las Turquesas.

    En un suicidio ceremonial al cual le acompañaban cuatro mancebos sus discípulos, se hundio para siempre, renacienco como la estrella de la Mañana y posteriormente adoptando el nombre de Quetzalcóatl, que quiere decir serpiente emplumada o serpiente de plumaje hermoso.

    Los Mayas adoptaron a Quetzalcóatl como deidad pues hasta allá llevó sus conocimientos y su cultura pasmosa, colocándole el nombre de Kukulcan, que quiere decir lo mismo, serpiente emplumada o Votán ( que debe haber sido su nombre real) y recibieron de él las más sabias enseñanzas tanto religiosas como políticas y artísticas.

    Se dice que los Toltecas, Nahoas y Mayas lo deificaron y colocaron su símbolo en todos los palacios, monumentos y templos de la zona Maya y Mesoamérica en donde aún puede verse, en recuerdo y veneración de este sabio, que según la tradición mayense, subió al panteón y se convirtió en la estrella Venus, que también es así identificado por los fantasiosos arqueólogos.

    Ahora bien, cuando las huestes hispanas llegaron a las tierras veracruzanas al mando del capitán extremeño Hernán Cortés, y según nos cuentan en sus muy sabrosas crónicas Bernal Díaz del Castillo, se encontraron con una gran sorpresa que en esos días de codicias y rapiña desmedidas no le dieron la importancia que tenía y hoy aún, debe tener. Relata el soldado cronista que llegados a las costas de lo que sería La Nueva España, el Emperador Moctezuma envió unos tendiles llevando regalos, oro y joyas y muchos ricos presentes que lejos de hacer que Cortés volviera proa a la mar, lo tentó en ambiciones. Uno de estos tendiles al ver que uno de los soldados de Cortés tenía un casco de latón que brillaba al sol, pidió verlo, diciendo que hacía muchos, muchos años, había llegado a la Gran Tenochitlán un hombre rubio, barbado y blanco, portando un casco semejante; que al marcharse se los había regalado y los sacerdotes lo colocaron en la cabeza del ídolo representativo del Dios Huitzilopochtli. Pidió que se le prestara el casco para cotejarlo con el que tenía puesto su Dios. Y resultó que el casco dorado que tenía el Dios, era igual al del soldado hispano, sólo que tenia en ambos lados unos cornezuelos al estilo de los cascos vikingos.

    Aquél tendil no solamente llevó ante Hernán Cortés el dicho casco dorado, sino también a un hombre blanco, alto, barbado, rubio que se parecía mucho al conquistador, diciendo que su nombre era Quintalbor, que de ninguna manera es nombre mexicano, maya o correspondiente a ninguno de los idiomas, que se hablaban en el Nuevo Mundo. Pero en lugar de examinar detenidamente el casco y si lo hicieron no fue consignada en ninguna de las cartas de relación, tomaron a chunga y relajo la presencia de aquel hombre barbado, rubio y blanco idéntico a don Hernán Cortés, al grado de parecer su hijo o su gemelo y desde ese momento lo llamaron Don Cortés.

    Al llegar los conquistadores a la fabulosa Ciudad de Tenochtitlán, sacerdotes y principales hablaban de un hombre rubio y barbado semejante a ellos, que hacía muchos años había estado entre ellos y les había predicho que un día llegarían al país hombres barbados y con armas poderosas para esclavizar al señorío.

    Moctezuma, que según nos cuenta la historia era un monarca medroso, pusilánime, creyó que con la llegada de Hernán Cortés y su puñado de rapaces se cumplía la profecía y casi dejó en manos del puñado de horca hispano, el destino de sus reino, de su imperio.

    Ahora bien, es de suponerse que Quetzalcoatl no fue aquel misterioso hombre barbado, posiblemente nórdico, que dejó como recuerdo su casco de vikingo, ya que en ese entonces la Europa no poseía la cultura y los conocimientos numéricos y calendáricos que poseían los mayas y el mito y la leyenda se entretejen en una urdimbre impenetrable, se confunden debido a los estudios antropológicos y arqueológicos hechos en una mayoría por extranjeros.
     

    Tal vez Tollán si tuvo un gobernante sabio y bueno al que llamaron Quetzalcoatl, hijo de Chimalma y el Rey-Dios Mixcoatl, pero también es muy posible que los sacerdotes y astrónomos de entonces, al observar los cielos en la forma en que lo hacían, hayan descubierto que el mundo, su mundo, formaba parte de la Vía Láctea, de esta enorme galaxia que hoy conocemos y de la cual formamos parte y a la cual daban por nombre Ixtacmixcoatl que quiere decir "Serpiente salpicada de piedras preciosas o luceros", serpiente incrustada de diamantes. Y después de sus observaciones le hayan puesto Quetzalcoatl, serpiente de plumas hermosas y extendido su culto a los habitantes de Mesoamérica. De allí que en los portentosos edificios de esa antigüedad se hayan esculpido esos símbolos y reverenciado como deidad, pues a ningún hombre por sabio que haya sido, se le dio jamás el rango de Dios.

    Por último y finalizando así la leyenda y el mito, al relato, y a las elucubraciones, es preciso asentar que según algunos arqueólogos, jamás existió la serpiente emplumada, que sería absurdo una mezcla o yuxtaposición con fines religiosos, de una ave preciosa y un reptil.

    Lo que ocurrió y a esto puede y debe darse el mayor crédito, es que los hombres de aquella civilización tan avanzada, en su sublimación artística, esculpieron una serpiente con penacho, con garras de jaguar y crearon una figura monstruosa y bella a la vez, como el mítico dragón de los chinos en el cual quieren enredar al misterioso y barbaro rubio peregrino, que por lo menos, ya que su cultura debió haber sido casi completa, pudo haber dejado escrito su nombre y el de su país en alguno de los muros, frescos o bajorrelieves de templos y palacios.

    Así volvemos a lo mismo. Quetzalcoatl hombre, Quetzaltcoalt Dios, amalgama absurda de las generaciones actuales. Incomprensión de lo misterioso de aquellos pueblos que han dado margen a una de las leyendas más difundidas en América y en el mundo.

    “Coatlicue”.

    Es la madre de todos los dioses del panteón azteca, una de las principales deidades que trajo ese pueblo al inmigrar al Valle de México. Es una forma de la diosa de la tierra, madre de Huitzilopochtli el dios del sol y de la guerra. Las representaciones de Coatlicue muestran la parte mortífera de esa diosa porque la tierra, aparte de madre bondadosa de cuyo seno nace todo lo vegetal, es el monstruo insaciable que devora todo lo que vive, eso sin contar con que también los cuerpos celestes desaparecen tras ella.

    Sin embargo, la imagen colosal de Coatlicue, originaria de “La Casa Negra” (su templo en Tenochtitlan) no la representa solamente en su calidad de diosa de la muerte, sino como una figura sin cabeza, con lo que se expresa que la diosa de la tierra era al mismo tiempo diosa de la luna; en muchos mitos se cuenta que ésta entabla una lucha a muerte con el sol. También en la leyenda el dios Huitzilopochtli decapita a su hermana enemiga que representa la luna.

    Coatlicue, en náhuatl “La de la Falda de Serpientes”, tuvo un hijo más aguerrido en lo que se representa como un amanecer. Cuenta la leyenda que era una viuda piadosa que un día que barría el templo y que bola de brillantes plumas que caída del cielo la fecundó.

    Sus hijos e hijas, decidieron matarla en atroz arrebato de ira, pero Huitzilopochtli, dios de la guerra, que nació en el momento preciso y completamente armado lo primero que hizo fue matar a sus hermanos y hermanas, hoy la luna y las estrellas.

    Huitzilopochtli.

    Es uno de los dioses originales de los aztecas de cuando eran una tribu seminómada. En náhuatl su nombre significa "el colibrí izquierdo"; en el lenguaje esotérico náhuatl, el nombre también se puede traducir como "el que viene del sur". ( en los mapas aztecas, el sur está a la izquierda, y es ahí donde se encontraba el paraíso ).

    Según la leyenda, Huitzilopochtli nació de Coatlicue, la madre tierra, que se embarazó con una bola de plumas que cayó del cielo mientras barría los cerros de la sierra de Tollan. Sus 400 hermanos al notar el embarazo de su madre y a instancias de su hermana Coyolxauhqui, decidieron ejecutar al hijo al nacer para ocultar su deshonra, pero Huitzilopochtli nació y mató a la mayoría. Venció y mató a Coyolxauhqui quien quedó desmembrada al caer por las laderas de los cerros, pero su madre lo reprendió de tal violencia, así que Huitzilopochtli tomó la cabeza de su hermana y la arrojó al cielo, con lo que se convirtió en la luna, siendo Huitzilopochtli el sol.

    Fue una deidad tribal de una tribu guerrera, era un dios eminentemente guerrero; cuando los aztecas tomaron los dioses de las otras culturas nahuas, como la Tolteca, elevaron su dios al nivel de los grandes dioses de Mesoamérica, como Tláloc, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.

    La llorona.

    La llorona convertida en el espíritu vagabundo de una mujer que lleva un niño en el cuadril, hace alusión a su nombre porque vaga llorando por los caminos.

    Dice la tradición que la llorona reclama de las personas ayuda para cargar al niño; al recibirlo se libra del castigo convirtiéndose en la llorona la persona que lo ha recibido. Otras eversiones dicen que es el espíritu de una mujer que mató por celos a la mamá y prendió fuego a la casa con su progenitora dentro, recibiendo de ésta, en el momento de agonizar la maldición que la condenara: "Andarás sin Dios y sin santa María, persiguiendo a los hombres por los caminos del llano".

    Se dice que nunca se le ve la cara y llora de vergüenza y arrepentimiento por lo que hizo a su familia.

    El espíritu de la llorona, transformado en leyenda, ha acompañado al hombre llanero desde épocas remotas y de su existencia son testigos muchos viejos don Juanes.

    El Sombreron.

    Se trata de un personaje que vivió en épocas pretéritas en diferentes pueblos. Era un enigmático hombre que vestía de negro y se ponía un gran sombrero del mismo color, montaba un brioso caballo también negro que se confundía con la noche, no hablaba con nadie y a nadie le hacía daño; aparecía y desaparecía como por encanto.

    El anciano se le encontraba en las orillas del camino y aunque ya murió, la gente sigue sintiendo su presencia. Físicamente se le describe como un hombre maduro, con un sombrero grande, bien vestido, de rostro sombrío y en actitud de observación permanente. Las personas que lo han visto aseguran que lo acompañan dos enormes perros negros cogidos por gruesas cadenas.

    Los trasnochadores que lo han visto o a quienes se les ha presentado, dicen ver la figura que les sale al camino, los hace correr y les va gritando "SI TE ALCANZO TE LO PONGO", siempre persigue a los borrachos, a los peleadores, a los trasnochadores y los jugadores tramposos y empedernidos. Aprovecha los sitios solitarios. En noches de luna es fácil confundirlo con las sombras que proyectan las ramas y los arbustos. Llega siempre de noche a todo galope, acompañado de un fuerte viento helado y desaparece rápidamente.

    Fue famoso en Medellín en 1837, cuando recorría todas las calles. Aparecía cuatro o cinco viernes seguidos, volvía a aparecer uno o dos meses después. Parece que fuera el sombrerón, el espanto propio de Medellín".

    Hay crónicas también de sus andanzas por pueblos del suroeste como Andes, Bolívar y Jardín y por los poblados a orillas de los ríos San Juan y Baudó. En otras regiones colombianas como el Tolima, el Huila y al oriente del Valle del Cauca, se le denomina como El Jinete Negro y se le describe en forma muy similar a como se ha descrito aquí.

    Por el suroeste antioqueño, lo mencionan también como "El Jinete sin Zamarros", y se le describe con ligeras variantes. Le atribuyen distintas formas de presentación, la más frecuente de las cuales es la de un hombre alto y corpulento, enlutado, que termina en una calavera, ornada con un negro sombrero de anchas alas.

    28