Misericordia; Benito Pérez Galdós

Narrativa española del siglo XIX. Novela realista. Argumento. Personajes. Forma. Estilo narrativo. Recursos lingüísticos y vocabulario

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

RECENSIÓN LITERARIA

  • CITA BIBLIOGRÁFICA

  • Pérez Galdós, Benito, Misericordia, Cátedra, Letras hispánicas, (Edición de Luciano García Lorenzo), Madrid, 1999.

  • TEMA

  • Retrato de la sociedad madrileña de finales del siglo XIX.

  • ESQUEMA DEL ASUNTO

  • 1ª Parte: (capítulo I-V) Presenta a Benina entre los mendigos de la iglesia de San Sebastián, habla sobre los distintos mendigos, Burlada, Pulido, Demetria, Casiana, etc.

    2º Parte: (capítulo VI-XXXI) Siguiendo al personaje central, Benina, se va presentando al resto de personajes: Doña Paca y sus hijos, Don Carlos, Almudena, Don Francisco, etc. Trata sobre las relaciones que Benina tiene con ellos, bien para ayudarlos o para ser ayudada por ellos. Esta parte termina con el encierro de Almudena y Benina en el hospicio por mendigar.

    3º Parte: (capítulo XXXII-IL) Doña Paca, sus hijos y don Francisco heredan de Don Rafael y se hacen ricos. Cuando Benina vuelve, Juliana está al mando de la casa de doña Paca y no le dejan entrar. Don Francisco se enfada y les dice que son unas ingratas y muere.

    Final: Juliana empieza a obsesionarse con sus hijos y necesita que Benina le diga que están bien. Por eso va a verla y hasta que no se lo dice no se queda tranquila.

  • RESUMEN DEL ARGUMENTO

  • Benina era cocinera en la casa de Antonio Zapata que era muy rico. Cuando éste murió, su mujer, doña Francisca, no supo administrar el dinero y se llenó de deudas. Benina pasó a ser criada para todo, pero tenía un defecto era sisona.

    Doña Francisca tenía dos hijos Antoñito y Obdulia. Antoñito empezó a juntarse con malas compañías y a robar, hasta que se casó con Juliana que le transformó el carácter. Se vuelve responsable y trabajador, tiene gemelos y se hace corredor de anuncios. Obdulia era neurótica. Su madre intentó casarla con un primo suyo, pero ella prefirió casarse con el hijo del administrador de servicios fúnebres. El matrimonio vive en lo alto del depósito de ataúdes. Obdulia enferma de hipocondría y se muda a un sótano sin su marido, el cual no le hace caso y el dinero que tiene lo gasta en mujeres y tabernas. Benina y doña Paca se mudan a una casa más pequeña. Benina se ocupaba de alimentar a doña Paca y a Obdulia con sus ahorros y cuando no tuvo más dinero salió a pedir limosna. Por no decírselo a Doña Paca se inventó que trabajaba en casa de don Romualdo, un cura, de cocinera.

    Un día mientras estaba pidiendo en la iglesia de San Sebastián se le acerca Don Carlos, un hombre rico y cuñado de doña Paca, el cual le dice que fuera al día siguiente a su casa. Esto despierta la envidia de los demás mendigos. Benina pide prestado un duro a Almudena, un mendigo ciego y marroquí amigo suyo. Él consigue reunir cuatro pesetas y se las da. Benina con ellas compra la comida y las medicinas para doña Paca. Benina le dice a ésta que don Carlos quiere verla. Doña Paca se enfada y recuerda lo que le hizo Don Carlos y lo poco que la ha ayudado. A la mañana siguiente don Carlos da a Benina unos consejos un libro de cuentas, un lápiz y dos duros. Le dice que si apuntan todo lo que se gastan en el libro él les dará dos duros al mes. Benina sale desolada, porque pensaba que recibiría más dinero.

    Benina se encuentra con Almudena y le devuelve su dinero, él la invita a un café. Allí le dice como hacer un conjuro para llamar al rey de baixo terra, para que le dé todo el dinero que ella quiera. Entonces entran Pedra, una joven que vive con Almudena, y la Diega, una amiga de Pedra. Almudena cuenta su historia, les dice que se fue de casa y un día que se bañó en un río se quedó ciego. Luego les cuenta que él hizo el conjuro del rey baixo terra al que pidió una mujer. Él se la dio pero le dijo que la tenía que atrapar, sinembargo se puso enfermo y se le escapó. Desde entonces la lleva buscando. Benina aprovecha y vende a Pedra y a la Diega el libro de cuentas para su negocio.

    Benina va a casa de Obdulia donde también está Frasquito, un señor ya mayor que antes había sido rico y ahora no reconocía que era pobre y malvivía. Benina les hace la comida e incluso da una peseta a Frasquito para que éste pueda pagar la cama de esa noche. Cuando llega a casa doña Pacano quiere creer a benina y le acusa de haberse quedado con el dinero que le ha dado don Carlos. Empiezan a discutir, pero luego hacen las paces. Al día siguiente Benina se entera que don Frasquito esta enfermo en el bar del Comadreja. Decide llevárselo a casa, pero antes le pide prestado a la Pitusa, una amiga suya doce duros.

    Al día siguiente paga a los acreedores y compra lotería. Luego va a ver a Almudena que está celoso y le pega porque dice que Benina se ha llevado a casa a Frasquito. Almudena le dice que la quiere y que quiere que se case con él. Almudena se muda al barrio más pobre de Madrid, las Cambroneras. Benina va a buscar a Almudena, pero no lo encuentra. Cuando vuelve a casa, doña Paca le dice que había ido don Romualdo a decirle algo, pero ella no estaba. Cuando Benina vuelve a buscar a Almudena se encuentra con un viejo y dos niñas que se están muriendo de hambre y les da a ellos y a otros pobres algo para comer. Uno de esos pobres la conduce hasta un monte donde está Almudena. Almudena está rezando y no quiere comer, pero Benina consigue que lo haga. Al día siguiente vuelve donde está Almudena y muchos pobres le piden y ella les da algo para comer. Como a los pobres les parece poco cuando llega donde está Almudena les empiezan a tirar piedras. Huyendo llegan hasta la casa del guardagujas de la estación y Almudena se queda allí porque tiene una herida en la cabeza. Cuando Almudena se recupera, él y Benina van a pedir a otra iglesia, donde Benina ve a don Romualdo. Como no tiene dinero necesita mendigar más a menudo, por ello es arrestada y llevada junto a Almudena al asilo.

    Don Romualdo se presenta en casa de doña Paca, la cual está muy preocupada por la ausencia de Benina y le pregunta por ésta. Él le dice que no la conoce y entonces descubre que es una mendiga. Don Romualdo les anuncia que don Rafael García les ha dejado de herencia una pensión vitalicia a ella y a Frasquito, a Obdulia y a Antoñito una finca en Andalucía.

    Al día siguiente, don Romualdo les da el dinero. Don Frasquito se va a comer al restaurante, allí se encuentra con Antoñito y Polidura, un amigo de Antoñito, y deciden sacar a Benina del asilo. Obdulia se muda a casa de su madre y empiezan a comprar muchas cosas. Juliana le dice como tiene que llevar la casa para que no se le acabe el dinero y pone de criada a su prima. Obdulia también contrata a una doncella.

    Frasquito, Antoñito y sus amigos sacan a Benina y a Almudena del asilo. A la vuelta Frasquito se cae del caballo. Benina vuelve a casa pero Francisca la echa debido a la presión de Juliana. Al día siguiente Benina va a casa de Juliana a recoger su ropa y se a va vivir con Almudena para poder cuidarle. Mientras, Juliana se muda a la casa nueva de doña Francisca. Frasquito las acusa de ingratas por abandonar a Benina con todo lo que ha hecho por ellos. Le echan de la casa y cuando llega al portal le da un ataque y muere.

    Juliana dirige la casa de doña Francisca, pero un día empieza a obsesionarse con que sus hijos se iban a morir. Entonces va a casa de Benina y le da el dinero que doña Francisca había decidido darle. Juliana Le suplica que le asegure que sus hijos están bien. Y hasta que Benina no se lo dice no se queda tranquila.

    FIN

  • ANÁLISIS DE LA FORMA

  • A. Estilísticos:

    (Capítulo 1º)

    Antítesis: “fealdad risueña”.

    “La florista se replegó también en el interior de su garitay, metiendo consigo los tiestos y manojos de siempre vivas se puso a tejer coronas para niños muertos”.

    “Lindo mamarracho”.

    Personificación: “se alza la torre, de la cual podría creerse que se pone en jarras, soltándole frescas a la plaza del Angel”.

    “Dos caras... tiene la parroquia de San Sebastián..., con una mira a los barrios bajos”.

    “Este pícaro viento norte”.

    “El viento jugaba con los pelos blancos de su barba”.

    Hipérbole: “se helaban las palabras en la boca”.

    “Este pícaro viento norte capaz de encajarle una pulmonia al caballo de la plaza mayor”.

    Metáfora: “pulido, que debía tener cuerpo de bronce y por sangre alcohol y mercurio”.

    A los mendigos les llama: “cuadrilla de miseria”, “intrépidos soldaos de miseria”.

    Comparación: “Algún clérigo... con el manteo arrebatado del viento, como pájaro negro que ahueca las plumas y estira las alas”.

    “En la cara del sur campea sobre una puerta chabacana la imagen barroca del santo mártir feo y pedestre como pliego de aleluyas o como los romances de ciego”.

    Epítetos: “frío glacial”.

    “Mañana de marzo ventosa”.

    “terrible huracán”.

    Sinecdóque: “La cuadrilla de miseria, que acecha el paso de la caridad”. Caridad en lugar de personas caritativas.

    Ironía: “En ninguna parte como aquí advertiréis el encanto, la simpatía, el ángel, dicho sea en andaluz, que despiden de sí, como tenue fragancia, las cosas vulgares.”

    B. Lingüísticos

    Utiliza oraciones largas compuestas, con muchos nexos y comas: “ Pues señor, entró Don Carlos en la iglesia, como he dicho por la puerta que llamaremos del cementerio de San Sebastián y las ancianas y ciegos de ambos sexos que acababan de recibir de él la limosna, se pusieron a picotear, pues mientras no entrara o saliera alguien a quien acometer...”

    Mucha adjetivación sobre todo en las descripciones de los personajes y lugares: “Acercosele un sujeto de baja estatura, con luenga capa que casi le arrastraba, rechoncho, como de sesenta años, de dulce mirar, la barba cana y recortada, vestido con desaliño”;

    Reproduce el habla de los mendigos y personas de baja cultura utilizando vulgarismos: (Habla pulido) “y me paice a mí”, “probeza honrada”, “El congrieso dichoso, y por otro las congriogaciones, los metingos y discursiones.”Haiga”, “ Universario”, y “terremoto “ por termómetro.

    Emplea también expresiones propias del habla coloquial: “A buenas horas mangas verdes”, “dándose un pisto”, “allá por los tiempos de Maricastaña”, “no me fría más la sangre”, “andar de picos pardos”.

    Hay que destacar el habla de Almudena. Es una forma de hablar especial formada por español, árabe y hebreo. “Mi sabier como...dicir ti secreto”, “Siguro n´cesitas cosas mochas. Comprar tú cosas. Lo primier candil de barro, pero comprarlo has tú sin hablar paliabra”.

    Utiliza un vocabulario muy preciso según el tema del que esté hablando; por ejemplo, hay muchas palabras relacionadas con la iglesia: novena con sermón, santo rosario, Adoración Nocturna, etc.

    Galdós describe diversos barrios y calles de Madrid, para ello pone los nombres de las mismas y las sitúa para que el lector las reconozca y de más una sensación de realismo.

    Por las descripciones se puede saber si el personaje le cae bien o mal. Los adjetivos que utiliza en la descripción de Benina nos dan una idea de una buena persona. Sin embargo cuando describe a otros mendigos utiliza unos adjetivos más duros o salen peor parados.

  • PERSONAJES Y SITUACIÓN

  • Personajes principales

    Benina: Es la protagonista. “Tenia la Benina voz dulce, modos hasta cierto punto finos y de buena educación, y su rostro moreno no carecía de cierta gracia interesante que manoseada ya por la vejez era una gracia borrosa y apenas perceptible... Sus ojos, grandes y oscuros, apenas tenían el ribete rojo que impone la edad y los fríos matinales... sus dedos rugosos y de abultadas coyunturas, no terminaban en uñas de cernícalo... con este pergenio y la expresión sentimental y dulce del rostro, todavía bien compuesto de líneas, parecía una Santa Rita de Casia.” (Cap.III.)

    Es una mujer de unos sesenta años fue criada y cocinera en casa de doña Paca. Ahora que son pobres, sigue viviendo con ella, pero en vez de cobrar es ella quien pone un dinero. Como tienen muchas deudas debe mendigar y lo poco que consigue lo reparte entre los necesitados. Es muy activa y trabajadora, pero tiene un defecto es sisona. Es fiel a su señora y amigos. Es capaz de cualquier cosa por ayudar a doña Paca y la familia de esta. Pero su generosidad no se ve recompensada cuando vuelven los buenos tiempos para doña Paca.

    Ciego Almudena: “El rostro de Almudena de una fealdad expresiva, moreno cetrino, con barba rala, negra como el ala del cuervo, se caracterizaba por el desmedido grandor de la boca... Los ojos eran como llagas ya secas e insensibles, rodeados de manchas sanguinosas.” (pag. 88)

    Es un marroquí que se fue de casa, pero se quedo ciego por bañarse en un río. Ahora es un mendigo viejo, que pide en San Sebastián y esta enamorado de Benina y es muy celoso, cuando cree que Benina está enamorada de Frasquito la golpea y luego, arrepentido, le pide perdón. Dice ser hebreo y cuenta historias fantásticas sobre un rey de baixo terra. Cuando habla al no saber muy bien el español mezcla palabras en su idioma. Tiene un carácter fuerte, cuando la mujer con la que vive se emborracha, él la golpea, dice que es para quitarle el vicio. Al final se vuelve medio loco.

    Doña Francisca Juárez de Zapata: Era una señora que pasaba de los sesenta años. Cuando era joven fue rica y caprichosa, pero se administraba mal. Desde que murió su marido fue endeudándose hasta arruinarse. Tenía dos hijos: Antonio y Obdulia. Ella no hace nada por ganar dinero, si no hubiera sido por Benina ella y su familia se hubieran muerto. Está enferma, pero además tiene un carácter nervioso e histérico. Cualquier cosa le pone de mal humor y lo paga con Benina, a la que grita, aunque sabe q e sin Benina ella no es nada, porque ella es incapaz de ponerse a trabajar. Cuando se vuelve rica, la domina su nuera Juliana, y no deja entrar a Benina en su casa. Tiene grandes cambios de humor y es una persona muy influenciable.

    Don Francisco Ponte Delgado: “Era lo que vulgarmente se llama un alma de Dios. Su edad no se sabía..., su cabello se conservaba negro y abundante; la barba, no; pero con un poco de betún casi armonizaban una con otro. Gastaba melenas..., lustrosas, con raya lateral, los mechones bien ahuecaditos sobre las orejas..., con su melenita de cocas y su barba pringosa y retinta, el rostro de Frasquito Ponte era de los que se llaman aniñados, por no sé qué expresión de ingenuidad y confianza que veríais en su nariz chica y en sus ojos, que fueron vivaces y ya eran mortecinos.(Cap. XV)

    Había sido rico, de joven había viajado y había sido recibido en casas importantes. Vive de recuerdos y sueños. Ahora es pobre, gana algún dinero en un pobre empleo, pero no le llega para vivir. Sobrevive gracias a Benina, que para él es un ángel. Muchas mañanas iba a casa de Obdulia a contarle historias bellas de su pasado, y si había suerte, podía comer algo caliente. Cuando se vuelve rico es el único que agradece todo lo que Benina ha hecho por él .

    Personajes secundarios

    Mendigos de San Sebastián: Todos son míseros, pobres y sin cultura, pero dentro de ellos hay un orden, los más antiguos mandan sobre los otros y reciben más limosnas.

    Pulido Es un ciego bastante mayor, que siempre pide fuera de la iglesia, haga frío o calor.

    Señá Casiana Era la mendiga que mandaba sobre las demás. Dicen que tiene mucho dinero y una casa.

    La Burlada Es una viejecilla que habla mucho y siempre está criticando.

    Crescencia Una vieja ciega o cegata.

    Eliseo Manco y cojo. Vendía la Semana Católica. Era el siguiente con más autoridad después de Casiana.

    Demetria Se llevaba a sus hijos a pedir, para así dar más lástima.

    Clérigos:

    Don Romualdo Cedrón: Era un arcipreste que se había inventado Benina para justificar sus ausencias y el dinero que traía. Esto crea gran confusión cuando aparece el verdadero D. Romualdo. Era grande y fornido, tolerante, caritativo y misericordioso. Le anuncia a doña Paca que son herederos de una pensión vitalicia y de unas tierras. Cuando Benina se ve abandonada, D. Romualdo le ayuda dándole comida todos los días.

    Don Senén: Es el cura de la iglesia de San Sebastián

    Sr. de Mayoral: Un cura muy culto que hablaba con Almudena en hebreo.

    Sociedad noble:

    Don Carlos: Es el cuñado de doña Paca. Es muy rico, pero muy hipócrita. Todos los aniversarios de la muerte de su mujer va la las iglesias a dar limosna, pero lleva apuntado en un libro la contabilidad las limosnas que da y a quien se las da. Presumía de bueno y caritativo pero eso no es caridad. A doña Paca no le ayuda apenas porque la ve caprichosa y mala administradora.

    Don Rafael García de los Antrines: Era el primo del marido de doña Paca. Cuando muere les deja a ella, a sus dos hijos y a Frasquito parte de su herencia por ser pobres.

    Clase media:

    Juliana: Es la mujer de Antonio, el hijo de doña Paca. Limpia y trabajadora, cosía en casa para ganar algún dinero. Gracias a su fuerte carácter consiguió cambiar la vida que llevaba Antonio, pero cuando su suegra se hace rica, se adueña de su casa y doña Paca se deja influenciar tanto que solo hace lo que Juliana dice y hecha de casa a Benina. Juliana tiene remordimientos y necesita el perdón de Benina.

    Polidura: Es un pintor heráldico y corredor de anuncios. Es viudo y amigo de Antonio, ayuda a sacar a Benina del asilo.

    Pitusa: Es dueña del bar donde el Comadreja lleva Frasquito cuando le da el ataque. Es una vieja amiga de Benina y le presta doce pesetas porque anteriormente Benina le habia ayudado a ella.

    Hijos de doña Paca:

    Antonio: Es corredor de anuncios y esta casado con Juliana era un golfo, tanto de pequeño como de joven, pero ella le cambió. Saca a Benina del asilo.

    Obdulia: Es neurótica y le dan ataques. Vive sola con sus gatos porque su marido no le hace caso y se pasa todo el día fuera. Es caprichosa y solo sueña con hacerse rica. Cuando su madre se enriquece se va a vivir con ella. Se lleva muy bien con Francisco Puente.

    Otros personajes: Pedra, la Diega, el Comadreja, Hilaria, Danniela, Celedonia, Luquitas, etc.

    Categorías:

    Lugar: Madrid, sus calles, plazas, barrios pobres. Sobretodo las casas de doña Paca, Obdulia, Las Cambroneras y la iglesia de San Sebastián.

    Tiempo: La acción transcurre principalmente por el día, duran te los meses de Marzo y Abril de 1897. La novela es progresiva lineal, pero a veces retrocede al pasado para explicar la vida de los principales personajes.

  • OPINION PERSONAL

  • En mi opinión la novela retrata muy bien la sociedad de la época, los ricos venidos a menos que no trabajan, los barrios pobres, etc.

    Lo que me parece más aburrido son las largas descripciones, sobretodo las de los lugares, me ha gustado más cuando hay dialogo o acción. La acción transcurre un poco lenta para mi gusto. El vocabulario a veces es un poco raro al ser palabras que ya no se usan al ser del siglo XIX, o como cuando habla Almudena que no sabe hablar el español muy bien.

    Creo que el autor ha conseguido mostrar muy bien la misericordia en Benina, porque ayuda a todo el mundo, en cambio se ve la ingratitud de doña Paca. También muestra muy bien la hipocresía de don Carlos.

    El final no me gusta mucho, es demasiado triste, después de todo lo que ha hecho Benina por doña Paca y Obdulia, que la echen de la casa está muy mal.

  • VOCABULARIO

    • Anafre: hornillo potátil

    • Azacán: Que se ocupa de trabajos humildes o penosos.

    • Bigardón: vago vicioso

    • Caletre: imaginación.

    • Caporala: la que hace cabeza de alguna gente y la manda.

    • Congríos: inutiles.

    • Crispada: que se ha contrsído repentina y pasajeramente

    • Corambre: pellejo de vino, odre.

    • Exequatur: autorización, permiso.

    • Gangoso: que habla con resonancia nasal

    • Garrapatos: garabatos.

    • Hormigonazos: egoístas, acaparadores.

    • Jofaina: palangana.

    • Lechigada: camada

    • Lobanillo: tumor indolente e inquistado que se forma debajo de la piel.

    • Micos: ladronzuelos.

    • Pedestre: Que anda a pie.

    • Pendangas: En la baraja de naipes son las sotas de oros, relativo a una persona quiere decir puta.

    • Perorata: Discurso o razonamiento importuno y fastidioso.

    • Petiseca: de pecho hundido o seco.

    • Prosaica: materialista.

    • Puntuoso: honrado.

    • Sotabanco: piso habitable colocado por encima de la cornisa.

    • Támaras: palmeras datileras de Canarias o del norte de Africa.

    • Tarascona: mujer fea o de mal génio.

    • Zagala: chica que ayuda en la cocina o ayudante del pastor.

    • Zancajo: parte del pie donde sobresale el talón.