Mis años en General Motors; Alfred Sloan

Sociología de las Organizaciones. Empresa. Política. Descentralización. Durant. Coordinación. Control financiero. Gestión

  • Enviado por: Marta H.s.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Mis años en la General Motors.

Alfred P. Sloan, Jr.

Sociología de la Organización I

La General Motors fue creada por W. C. Durant en el año 1908 debido a la adquisición de varias empresas fabricantes de automóviles, Cadillac, Buik, Olds y Oakland, fueron las primeras en incorporarse. La forma en que Durant organizó la empresa durante aquellos años hasta la incorporación de Sloan, hacia 1920, fue el holding, las empresas eran filiales que actuaban como empresas idependientes. En principio este modo de organización es factible cuando las empresas son escasas pero Durant en dos años había llegado a adquirir un total de veinticinco empresas; según nos cuenta Sloan, once de ellas eran fabricantes de automóviles, algunas de electrodomésticos y otras, fabricantes de piezas y repuestos. Durant vio claro, durante sus años al frente de la General Motors, el futuro crecimiento de la industria automovilística que en aquellos años estaba en sus comienzos y calculó que en varios años se llegaría a producir y vender el millón de ejemplares. Con esto, lo que estableció Durant claramente en su gestión, fue una política de ventas basada en la segmentación por precios, en cada uno de los segmentos la General Motors ofrecería una línea de automóviles, situando cada empresa en cada segmento.

Esta política fue continuada por Sloan más tarde, que al igual que Durant supo ver las posibilidades futuras que ofrecía. Lo que estableció Sloan fue una política de precios más definida y evitó que los modelos fabricados por la General compitieran entre sí, algo que no advirtió Durant.

Respecto a la organización general de la empresa ya hemos comentado que Durant estableció una descentralización casi total, dando independencia en todas las funciones a las diferentes empresas. Así ocurrió más tarde, que no había forma de controlar a las diferentes divisiones. La crisis más grave se produjo a nivel financiero. La falta de control y de efectivos en una época de recesión económica hizo que Durant tuviera que acudir a los bancos en busca de crédito y a su vez que fuera cesado en sus funciones, a fin de que los banqueros se hicieran cargo del control y sanearan las cuentas de la empresa. Más tarde, otra crisis, esta provocada por las cuentas privadas de Durant y un endeudamiento que hubiera comprometido la seguridad de la General Motors, hizo que las firmas Du Pont y Morgan, invirtieran una gran cantidad de capital. Así fue como entró Pierre S. Du Pont en la General Motors convirtiéndose finalmente en presidente de la compañía y dejando a Sloan como ayudante directo suyo con poder de decisión. A los dos años aproximadamente Du Pont dimitió como presidente proponiendo para el cargo a Sloan, y dejando la compañía encaminada hacia una nueva época. Durante este tiempo se desarrollaron la mayoría de las propuestas organizativas para la empresa, pero debido a ciertos problemas dentro del marco de la investigación no se llevaron a cabo hasta los dos años siguientes. Lo que ocurrió, según nos cuenta Sloan, fue principalmente una falta de coordinación entre las divisiones y el personal investigador, exactamente se trató de la investigación sobre un motor refrigerado por cobre, que de haberse llevado finalmente a cabo habría podido revolucionar el mercado automovilístico, se llevaron a cabo planes de producción, llegando incluso a paralizarse la producción de los coches con motores tradicionales, pero a la hora de desarrollar las pruebas se encontraron fallos que imposibilitaban su venta, finalmente se llevó a cabo la producción de motores tradicionales refrigerados por agua en las divisiones que fueron separadas de la investigación del nuevo motor que fue encomendada a un nuevo departamento para que lo investigara y produjera por su cuenta. Se evitó de esta forma las continuas discusiones y desavenencias entre las partes.

Con estos acontecimientos quedaron patentes una serie de hechos que una organización no puede pasar por alto, si quiere funcionar con normalidad, y es la falta de información y coordinación. Para resolver estos problemas se aplicó finalmente la política a seguir que se había aparcado antes de la crisis del motor refrigerado por cobre.

Como medidas organizativas se tomaron varias. La más destacable sería la que responde a la organización interna de la empresa. Sloan trató con todos los medios a su alcance de poner orden dentro de las relaciones establecidas por las distintas divisiones con la empresa matriz. No se quería llevar a cabo una centralización pero sí, como él mismo afirma, una coordinación. De esta forma se lleva a cabo una descentralización coordinada. Se establece una “política coordinada y una administración descentralizada”.

Para ello propone en primer lugar, la formación de comités formados por varias personas para la planificación de las políticas a seguir. La ejecución de estas políticas vendría de la mano de una sola persona. Esta idea de que varias mentes piensan más que una en cierto modo era nueva para la época.

Otra de las medidas tomadas y también importante fue el control financiero. En principio se estableció en este sentido una centralización que más tarde, superada la crisis se cambió por los principios descentralizadores de la empresa. El problema en sí era sencillo, se trataba de que se estableciera un control financiero en la organización. A falta de él, las divisiones se establecían, como ya hemos dicho, como empresas totalmente independientes incluso en el sentido financiero. Ellas controlaban sus existencias, producían, vendían y controlaban sus gastos. En el momento en que la empresa matriz necesitaba dinero debía acudir a las divisiones que normalmente se mostraban reacias a la idea. Debido a esto y a las experiencias pasadas en momentos de recesión económica en que la empresa se veía necesitada de capital se decidió centralizar las cuentas a nombre de la General Motors, sin que las divisiones tuvieran acceso a ellas. Se trataba también de evitar que todos los proyectos (posibles o imposibles) fueran financiados y poner así un control al gasto en proyectos que no tuvieran cierto beneficio para la empresa.

Se estableció un programa por el cual los futuros proyectos debían pasar primero una serie de requisitos, serían examinados por un comité y finalmente enviados al comité ejecutivo para que este diera su aprobación y se financiara. Se conseguía con esto que proyectos que no fueran demasiado realistas acapararan el dinero disponible a financiación quedándose de esa forma proyectos con futuro sin posibilidad de llevarse a cabo.

Se consiguió con este control financiero una economía en la empresa mucho más saneada que anteriormente y una cosa importante: que la crisis de 1929 se superara sin haber recurrido a créditos bancarios, cosa que pocas empresas consiguieron.

El control de la producción igualmente se vio afectado. Se llevaron a cabo una serie de medidas con el fin de que las diferentes divisiones facilitaran datos que pudieran predecir en cierta medida el comportamiento del mercado, a fin de controlar la producción. Esto es acertado en la medida en que un exceso de producción, como ya le ocurrió a la General Motors, supone para una organización tener una capacidad de respuesta lo suficientemente rápida como para parar la producción si ocurre algo similar. Pero igualmente un defecto en la producción produce pérdidas, ya que se desaprovecha una demanda potencial a falta de existencias.

Con respecto al aspecto comercial ya hemos hablado de la política establecida primero por Durant y continuada con matices por Sloan y que de hecho está vigente todavía en la General Motors. A lo explicado habría que añadir la acertada propuesta de empezar a comercializar un automóvil capaz de competir con la Ford en costes y precio de venta, del que en principio la General había carecido, desaprovechando así unas ventas sustanciales.

La cooperación entre las diferentes divisiones, Sloan la consiguió gracias a la puesta en marcha de comités en los que reunió a las diferentes partes y en los que estos pudieran expresar sus puntos de vista. Con ello además logró que en el entorno de la organización existiera un sitio donde informarse informalmente. Es decir que estos comités en ocasiones no servían para llevar al papel ninguna política a seguir simplemente para intercambiar información, de manera que un director jefe de una división supiera en qué se trabajaba y cómo funcionaba el trabajo de cualquier otra división.

En resumen, podríamos decir que sin todos estos medios llevados a cabo por Sloan para organizar la empresa, la General Motors habría ido por caminos muy distintos y quizá se hubiera hundido en algún momento de su camino. La organización en una empresa, y más en una de las características de la General Motors, es esencial