Minería en Andalucía y España

Geografía económica. Actividad minera. Sector primario. Recursos mineros. Exploración y explotación. Medio ambiente

  • Enviado por: Enk
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
Planea con la bolsa tu futuro
Planea con la bolsa tu futuro
¿Sabe qué es inteligencia financiera? Aprenda a utilizarla de una mejor manera dentro de sus finanzas personales.
Ver más información

Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Aprende a calcular el precio de venta de tus productos para cubrir costes, ser competitivo y maximizar tus beneficios....
Ver más información


LA MINERÍA

en Andalucía y España

Trabajo de Geografía

2º Bachillerato. Grupo B

I.E.S Rábida. 02/03

ÍNDICE

  • Introducción: conceptos...............................................3 Pág.

  • A)Tipos de materias primas de origen mineral

    B) Formas de extracción según la obtención de recursos naturales

  • La minería en España...................................................6 Pág.

  • La minería en Andalucía..............................................8 Pág.

  • Factores que influyen el fortalecimiento de la minería.11 Pág.

  • La minería en el Medio Ambiente: Impactos Medio Ambientales y Restauración......................................12 Pág.

  • INTRODUCCIÓN: conceptos

    Las materias primas minerales son recursos naturales que se extraen de la corteza terrestre y que son transformados mediante la actividad industrial. Mineral es cualquier elemento o compuesto químico que se encuentra en forma natural. Entre ellos podemos encontrar elementos formados por la descomposición de materiales orgánicos, como por ejemplo el petróleo y el carbón, aun que estos no son considerados estrictamente minerales y por otra parte también podemos encontrar en su mayoría elementos químicos y compuestos formados por procesos inorgánicos. Actualmente podemos encontrar mas de 3000 especies de minerales distintos, los que pueden caracterizarse por su composición química, su estructura y sus propiedades físicas. Además podemos clasificarlos por su composición química, tipos de cristal, dureza y apariencia.

    La mayoría de los minerales que se encuentran en la naturaleza son sólidos, aun que existen 2 únicas excepciones el agua y el mercurio.

    La minería es una de las actividades más antiguas del hombre. Nace casi junto con la edad de piedra hace 2,5 millones de año o más y desde ese entonces ha sido la mayor fuente de materiales para la fabricación de herramientas; es una de las actividades más antiguas realizadas por el hombre, cuya evolución se ha producido de manera paralela a los avances de la humanidad. Puede decirse incluso que la minería surge cuando los predecesores del hombre empezaron a recolectar distintos tipos de rocas para tallarlas y fabricar herramientas En un principio la minería fue una actividad muy sencilla que consistía en desenterrar el sílex, pero a medida que estos yacimientos se acababan en la superficie, las excavaciones empezaron a ser cada vez mas profundas.

    Todos los materiales empleados por la sociedad moderna han sido obtenidos mediante minería o necesitan al menos de estos productos para su fabricación. Prácticamente todas las actividades de que disponemos en la actualidad, nos vienen dadas directa o indirectamente por esta práctica, como construcción de viviendas al utilizar hormigón, hierro, ladrillos, industria farmacéutica, industrias petroquímicas, etc. Es por eso que la minería es la industria más importante y necesaria de la humanidad.

    Son un recurso no renovable, lo que significa que la cantidad de la que disponemos de ellas, es limitada, por lo que se pueden agotar. La rentabilidad es la causa de que las explotaciones mineras de superficie se encuentren muy extendidas en todo el planeta, en comparación con aquellas otras en que es preciso excavar galerías verticalmente. Más del 60% de los materiales extraídos en todo el mundo lo son mediante esta modalidad de minería, es por ello que las altas inversiones que se realizan en minas profundas se ven normalmente compensadas por el valor o calidad del material extraído. Por ejemplo, en algunas minas de Sudáfrica se realizan extracciones de oro a profundidades de hasta 3.500 metros. España es un país con escasos recursos mineros, por lo que la producción de minerales es deficitaria. La riqueza mineral de materias primas y dados los conocimientos que de ella se tienen, es irrelevante a efectos económicos.

    A)Tipos de materias primas de origen mineral

    Los minerales metálicos

    Son los más importantes para las sociedades industrializadas. Entre la producción de minerales metálicos en España destacan: los de hierro, pirita, plomo, cinc, cobre, mercurio, volframio y estaño. Los minerales metálicos se utilizan sobretodo en las industrias básicas, en la metalurgia y en la química, así como en las industrias de transformación.

    Los minerales no metálicos

    Entre los más importantes por su producción destacan las sales potásicas, la sal común, las arcillas especiales, el caolín y el cuarzo.

    Los minerales no metálicos se utilizan básicamente en la construcción y en la industria química. La localización de su producción es bastante dispersa en todo el territorio español.

    Las rocas industriales

    La producción española de rocas industriales se centra sobre todo en las calizas, que se encuentran en todo el territorio, y en pizarras, granito, mármol y yeso. Las rocas industriales se utilizan sobre todo en la construcción.

    B) Formas de extracción según la obtención de recursos naturales

    • Explotación subterránea. La agresividad de la minería subterránea es, en líneas generales menos grave que la de superficie. Tiene sin embargo mayor incidencia en lo que se refiere a enfermedades profesionales conocidas desde antiguo como la silicosis, la asbestosis, el saturnismo y el mercurialismo.

    • Explotación superficial. La extracción en las minas de superficie se realiza avanzando horizontalmente sobre la cubierta terrestre, y se denominan de diferentes formas según el tipo de material extraído:

      • Minas a cielo abierto: se asemejan a terrazas dispuestas en grandes fosas anchas y profundas. Las nuevas tecnologías para esta modalidad de minería consiguen remover o demoler en poco tiempo muchos m3 de roca, que pueden ser incluso triturados en el lugar y retirados en camiones de gran tonelaje o mediante cintas transportadoras. Los mejores rendimientos en la velocidad de extracción y procesamiento del mineral, acrecientan los problemas medioambientales que ya de por sí nos dejan este tipo de minería, pues los materiales de desecho no revierten normalmente en la recuperación del lugar. Tras la extracción del mineral y eliminación de la cubierta vegetal, queda atrás un paisaje desolado, desnudo y ausente de recursos vivos.

      • Explotaciones al descubierto: son modalidades de minería de superficie utilizadas preferentemente para extraer carbón y lignito. Es probablemente la menos agresiva con el medio ambiente, pues el material de desecho extraído no se deposita en zonas de vertidos, sino que retorna de nuevo al vacío que ha quedado tras extraer la veta de carbón. Estas minas, al contrario que las de cielo abierto que se hacen progresivamente más grandes, llegan en poco tiempo a su tamaño máximo, sin embargo avanzan lentamente, pues se debe levantar la cubierta vegetal y la roca superior, recuperar el carbón y volver a cubrir con los materiales previamente reservados, en un intento de que la superficie recupere el aspecto original. Obviamente, las características originales tardarán un tiempo en recuperarse, en tanto no se desarrolle la sucesión vegetal, no obstante ya existirá un daño probablemente irreparable en lo que a fauna se refiere; tras la destrucción de su hábitat muchas especies arraigadas morirán, y otras adaptables y con movilidad serán desplazadas forzosamente.

      • Canteras: son minas de superficie muy semejantes a las minas a cielo abierto, pues el resultado final de su explotación es un paisaje desolado, consistente en profundas zanjas entre anchos escalones. El destino de las extracciones es la industria y construcción, y prácticamente no se desecha ningún tipo de material, pues casi la totalidad de ellos puede ser utilizado o transformado en algún tipo de producto. El resultado final de estas explotaciones es obviamente una excavación de grandes dimensiones, pues no existirá ningún tipo de material reservado para cubrir la cavidad abierta.

    La agresión al medio ambiente que por sí misma genera este tipo de minería, se agrava por la necesidad de que estas explotaciones se encuentren próximas a las zonas urbanas, pues es la forma de que la reducción en los gastos de transporte las hagan rentables. Se produce indirectamente nuevos problemas añadidos al medio ambiente, pues las excavaciones realizadas adquieren valor como vertederos urbanos.

    Los efectos sobre la morfología del terreno es quizá el impacto más negativo de las canteras pero no el único. Además de la destrucción de la superficie fértil del suelo y la penosa imagen resultante de la explotación, pueden quedar afectados los acuíferos y canales o cursos de agua del lugar.

    - Minas de placer: para minerales y metales pesados, generalmente oro y plata, pero también platino, hierro, cromo, titanio, cobre, estaño, plomo, cinc..., e incluso metales nucleares como uranio radio y torio.

    LA MINERÍA EN ESPAÑA

    España ha sido un país con abundantes recursos minerales, explotados ya desde la Antigüedad por los fenicios, los griegos y los romanos. Desde la caída de Imperio Romano, la explotación de materias minerales decayó, hasta la mitad del siglo XIX, cuando comenzó una explotación intensa de éstas.

    Las minas era propiedad del Estado, pero a partir de 1868 algunas de las más importantes, como la de aquí de Huelva, en Riotinto, fueron vendidas a compañías particulares extranjeras, sobretodo inglesas y francesas. Por esta razón, las materias minerales fueron exportadas en su gran mayoría, debido ala gran demanda de minerales que existía en los países europeos más industrializados, en plena Revolución Industrial, por lo que no contribuyeron a la transformación industrial española. El sector minero español, desde el hierro vizcaíno al cobre onubense pasando por el carbón asturiano, dejó escritas páginas en la historia del movimiento obrero ibérico.

    En la actualidad, la explotación minera española ha decaído considerablemente a causa del agotamiento de los yacimientos, la fuerte competencia exterior y las dificultades de la extracción; ya que las explotaciones mineras generalmente pequeñas, no pueden invertir en la modernización de la maquinaria y no son rentables. Todas esas causas provocan un desequilibrio entre la producción y la demanda por lo que se deben importar minerales. Por esta razón, la balanza comercial es negativa.

    A continuación mostramos un mapa que refleja los yacimientos y sus correspondientes productos minerales explotados en España.

    Yacimientos mineros en España. (fotocopia)

    - Número de explotaciones de minerales metálicos según las Comunidades Autónomas

    0 - 10

    10- 20

    20 - 30

    - Números de explotaciones de minerales no metálicos según las Comunidades Autónomas

    0 - 25

    25- 50

    50- 75

    75 - 100

    100- 125

    LAMINERÍA EN ANDALUCÍA

    Ya la Biblia alerta de la gran riqueza mineralógica de Andalucía. En la antigüedad, todas las grandes civilizaciones del mediterráneo han glosado la variedad y la abundancia de los criaderos minerales del sur y sureste peninsular, comenzando por los metales nobles más codiciados, como el oro y la plata. Si Castilla tuvo un río de oro (el Duero), Andalucía pudo presumir de otro tanto (el Darro). Y la plata nativa almeriense trascendió las fronteras de Sierra Almagrera en los albores de la historia.

    Siglos más tarde, se pondrían en explotación en Andalucía algunos de los mayores yacimientos metálicos del mundo, tales como los de sulfuros de la Faja Pirítica (Río Tinto), o los de hierro del Marquesado del Zenete (Alquife). Y tampoco faltan yacimientos excepcionales referidos a minerales no metálicos, como el de estroncio de Montevives (Granada), posiblemente el de mayor tamaño del planeta. Pese a todo, la minería andaluza no goza de buena salud en los últimos tiempos, lo que no invalida un ápice lo dicho en lo relativo a una riqueza minera que ha pervivido durante milenios. Y si la minera es grande, la mineralógica posiblemente la supere. En Andalucía se han descrito cientos de especies mineralógicas, de todos los grupos conocidos. Incluso algunos minerales han sido descritos aquí por vez primera. Curiosamente no es el caso de la andalucita, que pese a su nombre fue encontrada por primera vez y descrita para la ciencia extramuros del territorio andaluz. No es raro encontrar en ciertas colecciones mineralógicas de museos geológicos algunas piezas consideradas excepcionales de algunos minerales, cuya procedencia es andaluza. Hay algunas porciones de Andalucía que son auténticos museos mineralógicos in situ, como ocurre con los yacimientos de sulfuros metálicos del noroeste onubense, en la Serranía de Ronda, en Sierra Nevada, Sierra Almagrera o en el distrito minero de Linares - La Carolina, entre otros muchos lugares clásicos entre los mineralogistas.

    Debe hacerse una referencia específica al sector minero andaluz, compuesto tanto por las explotaciones extractivas como por las industrias de primera transformación de sus productos. En las últimas décadas, como consecuencia de los cambios en los mercados internacionales de materias primas, la posición histórica de Andalucía en la minería ha ido declinando en ciertas producciones, a la vez que otras han pasado a ocupar un lugar estratégico en el conjunto nacional (rocas ornamentales, áridos). Todo ello configura un subsector sometido a importantes transformaciones y en un proceso de evolución aún no concluido. En esta evolución participan factores tanto físicos, derivados del medio natural, como económico-sociales.

    El principal factor natural es el derivado de la situación de los recursos naturales del subsuelo y su distribución geográfica, que introduce fuertes condicionantes por cuanto, al tratarse de recursos no renovables, este factor es susceptible de imponer limitaciones físicas a la demanda, aunque el progreso técnico puede salvar, de manera parcial, dichas restricciones. Un factor importante en la situación del recurso es su distribución territorial, dado que tiende a concentrarse en determinadas zonas, (cuencas mineras) en las que la minería tiende a convertirse en columna vertebral de la economía. De esta forma, debe tenerse en cuenta que, aunque el peso de la minería en la producción total andaluza sea comparativamente reducido, en términos territoriales su significación puede ser muy grande, con un enorme peso en la vertebración económica y social de ciertas provincias.

    En 1998, según el Sistema de cuentas económicas de Andalucía (Marco Input-Output), la producción medida a precios básicos representaba el 0,52% del total y su aportación al Valor Añadido bruto suponía el 0,28% (frente al 0,43% en 1995). Respecto al total nacional, según datos de la Estadística Minera del Instituto Geológico y Minero de España, el valor de la minería andaluza suponía más del 14%, sólo superada por Castilla-León, Asturias y Galicia, aunque en producciones como las metálicas ocupan la primera posición.

    En cuanto a los recursos humanos utilizados, el empleo directo en el conjunto de la minería andaluza ascendía en el año 2000 a 6.027 trabajadores. El número de trabajadores se sitúa en torno a 12.000, con una repercusión en el empleo determinado del orden de 20.000 trabajadores más, es decir, unos 32.000 trabajadores ocupados.

    Andalucía cuenta actualmente con 1.495 explotaciones mineras de las que 1.150 se encuentran a cielo abierto. Por provincias, Almería es la que concentra un mayor número de explotaciones, seguida de Granada. Por el contrario, Málaga y Sevilla son las provincias con un menor número de explotaciones.

    La caracterización del sector minero en Andalucía puede realizarse a partir de tres grandes categorías: minería metálica, minería energética, y rocas y minerales industriales.

    La minería metálica cuenta actualmente con unas 14 explotaciones, la mayoría de ellas en la provincia de Huelva, y emplea a unos 1.300 trabajadores. Esta rama de la minería se ha visto especialmente afectada por la nueva estructura de los mercados mundiales, con predominancia de operaciones a gran escala y bajo coste. En este sentido, las empresas que operan en Andalucía han realizado un importante esfuerzo para reducir sus costes mediante el incremento de la racionalización, lo que ha supuesto una reducción significativa de la mano de obra empleada. En el caso de Andalucía ha provocado que las empresas andaluzas que operan en ella hayan perdido la mayor parte del mercado de pirita, con el consiguiente cierre de gran parte de las minas de la provincia de Huelva. Pese a ello, actualmente parece existir un punto de inflexión marcado por el inicio de la explotación del yacimiento de Aguas Teñidas y la posible explotación futura del yacimiento de cobre "Las Cruces", así como el desarrollo del proyecto minero de Salomón-Quebrantahuesos, operaciones cuya viabilidad está en gran medida condicionada a una tendencia favorable del precio de los metales en los mercados internacionales.

    La minería energética en Andalucía está concentrada geográficamente en la provincia de Córdoba, y en la cuenca del Río Guadiato, donde se ubican 10 de las 11 explotaciones andaluzas existentes, con un empleo de 460 trabajadores y una gran influencia en el tejido productivo y social de la zona, pudiéndose hablar de "dependencia del carbón". La continuada situación de crisis en esta rama de la minería, que ha afectado a varias regiones españolas y ha dado origen a sucesivas reconversiones, que han condicionado históricamente las posibilidades de desarrollo económico alternativo de la Comarca del Alto Guadiato. La minería del carbón se encuentra inmersa en un severo plan de ajuste que establece un sistema de apoyos, entre los que están las ayudas institucionalizadas en el marco de la Unión Europea y que, de manera regresiva en el tiempo, persiguen la consolidación de un esquema de producción competitivo en el ámbito europeo.

    • Dentro del subsector de productos de canteras, nos encontramos con rocas y minerales industriales, los minerales de construcción, cuya extracción se efectúa principalmente en canteras, se utilizan fundamentalmente en la construcción de carreteras, edificios y ferrocarriles, y la fabricación de cemento, cal, yeso y en los procesos de fabricación de otros productos como el vidrio y la cerámica. A diferencia de las ramas anteriormente mencionadas, los minerales de construcción han experimentado un crecimiento constante en los últimos años debido, por una parte, al favorable comportamiento del sector de la construcción en estos últimos años y, por otra, por el aumento de las exportaciones hacia mercados exteriores, siendo la Comunidad Autónoma de Andalucía un productor de importancia en todos los minerales de este grupo. La producción anual de rocas ornamentales asciende a 0,9 millones de toneladas. En términos generales, debe destacarse la importancia en el ámbito mundial de la producción de rocas ornamentales y de yeso, ya que la producción de estas dos sustancias minerales significa el 5% de la producción mundial. Los mercados de minerales de construcción se abastecen, por lo general, dentro de una zona limitada ya que la distancia entre las explotaciones y los lugares de utilización constituye un factor de coste clave. Por consiguiente, los costes de transporte limitan la competencia exterior en materias primas de construcción a granel. Por el contrario, la piedra natural, debido a su elevado valor, es un importante producto de exportación, que tiene como principales mercados a Europa y Norteamérica. La importancia actual de la producción de piedra natural en Andalucía, básicamente mármoles, viene atestiguada por su peso respecto a la producción nacional (más de una cuarta parte de la misma) y mundial (con el 4% de la producción de mármoles y calizas marmóreas). En España, existen explotaciones de piedra natural, ubicándose en Andalucía 262 de las mismas que emplean a 1.345 trabajadores en el sector extractivo y a unos 4.500 en el transformador. Almería es la provincia andaluza en la que dicho subsector goza de un mayor peso, concentrando el 64,12% de las explotaciones andaluzas y el 39% de la producción nacional. No obstante, la excesiva concentración de explotaciones en torno a la Sierra de Maca provoca ciertos problemas. El minifundismo minero que caracteriza a esta área, además de impedir una mejor gestión del recurso, agrava los impactos ambientales (97 canteras se sitúan en poco más de 10 km2). Todos los elementos susceptibles de impacto analizados en esta área se encuentran afectados de manera destacada.

    La extracción de los minerales industriales también se lleva a cabo en canteras, con escasas excepciones. Constituyen materias primas fundamentalmente para las industrias de fabricación de sustancias químicas y de abonos, así como para la producción de cerámica, vidrio, papel, pinturas y plásticos. Existen 208 explotaciones mineras, que generan un empleo directo de 826 trabajadores, produciendo 17,1 millones de toneladas de 20 productos diferentes, entre los que destacan: el sulfato de estroncio (en el que la producción andaluza supone el 40% de la mundial, siendo este producto el que se utiliza para la fabricación de pantallas y tubos de televisión en color); el yeso, en el que la producción andaluza es de 4,9 millones de toneladas que suponen el 25% de la producción europea, estando presente en su extracción las principales compañías multinacionales que se dedican a la extracción de esta materia prima y, finalmente, las calizas y margas dedicadas a la producción de cemento en las importantes factorías andaluzas.

    Número y tipo de explotaciones mineras en Andalucía 1998

    Provincia

    Número de explotaciones

    Activas

    Inactivas

    Canteras

    Minas

    Almería

    243

    186

    57

    205

    1

    Cádiz

    188

    104

    84

    157

    0

    Córdoba

    130

    83

    47

    65

    10

    Granada

    214

    140

    74

    195

    4

    Huelva

    157

    89

    68

    127

    7

    Jaén

    174

    108

    66

    123

    9

    Málaga

    155

    89

    66

    144

    1

    Sevilla

    234

    132

    102

    177

    4

    Andalucía

    1.495

    931

    564

    1.193

    36

    Producción minera en Andalucía por tipos de sustancias

    Sustancia

    Total Andalucía

    Total Nacional

    Minería metálica

    Cobre

    3501

    4522

    Minería metálica

    Plomo

    12433

    22481

    Minería metálica

    Zinc

    40553

    14836

    Minería metálica

    Hierro

    1003065

    1003065

    Minería metálica

    Plata

    135,914

    135,914

    Minería metálica

    Oro

    6,022

    6,022

    Minería metálica

    Pirita

    774291

    774291

    Minería metálica

    Estroncio

    64971

    64971

    Minería no metálica

    Sal

    2850000

    Minería no metálica

    Diatomita

    2

    70

    Minería no metálica

    Turba

    50

    Minería no metálica

    Antracita

    629373

    6728154

    Minería no metálica

    Hulla

    575113

    7254719

    Minería no metálica

    Dolomía

    Minería no metálica

    Yeso

    FACTORES QUE INFLUYEN EN EL FORTALECIMIENTO DEL SECTOR MINERO 

    • Conocimiento geológico minero del país.

    • Investigación y estudios para la penetración en mercados nacionales e internacional de minerales.

    • Legislación minera, tributaria y ambiental estables e internacionalmente competitivas.

    • Investigación de posibilidades existentes para usos actuales y futuros de los minerales.

    • Infraestructura y equipamiento adecuados para la competitividad del sector.

    • Mayor descentralización.

    • Apoyo y fomento gremial, fortalecimiento empresarial e impulso a alianzas estratégicas.

    • Voluntad política para sacar adelante los planes y proyectos.

    • Gestión de concertación con otras entidades del sector.

    • Resolución de conflictos sociales y políticos en regiones mineras 

    LA MINERÍA EN EL MEDIO AMBIENTE:

    Impactos ambientales y Restauración

    Toda actividad que realiza el hombre, por pequeña que sea, genera un impacto al medio ambiente. El aprovechamiento de los recursos mineros es causal de importantes alteraciones a la naturaleza ya que la carencia de tecnologías apropiadas de explotación puede afectar el suelo generando fenómenos de inestabilidad con graves consecuencias como la pérdida del horizonte fértil y la alteración abrupta de la topografía del terreno.

    Los impactos ambientales producidos por las minas se dividen en:

  • - Atmosféricos -- Contaminación por emisión de:

  • Las partículas sólidas se producen en las aperturas de huecos (voladuras) y transporte de menas y estériles (parte del subsuelo que no contiene material explotable), fundamentalmente. Solamente son molestas para personas con problemas respiratorios y para los árboles.

    Para paliar este impacto, se debe tener la zona en estado ligeramente húmedo. Para ello se ha de proceder a una re-vegetación rápida de las zonas que se abandonan las actividades de forma permanente o temporal y la formación de pantallas arbóreas que capten el polvo en las proximidades de los focos de producción.

    Gases, generalmente compuestos de azufre, que se advierten fundamentalmente en las explotaciones abandonadas.

    Ruidos, debidos a las voladuras, camiones, tractores, escabadoras, etc. Evidentemente, los que más sufren sus efectos son los propios trabajadores de la cantera, ya que la lejanía de las minas con respecto a los núcleos de población, hace que desde éstos los ruidos sean imperceptibles o que lleguen muy amortiguados por la distancia. Para eliminarlos lo principal es introducir barreras sónicas con pantallas naturales o artificiales.

  • - Paisajísticos --

  • Debidos a la modificación de las formas naturales del terreno, apareciendo pendientes muy pronunciadas e incluso una gran frecuencia de paredes verticales, así como la destrucción o profunda modificación de la cobertura vegetal.

    Un cambio de coloración, frecuentemente hacia tonos más rojizos, causados por una más intensa oxidación que la que presentan los suelos de la zona.

    El arranque de considerables volúmenes de materiales estériles obliga a la acumulación con la correspondiente ocupación de terrenos y afeamientos del paisaje. Estos materiales son inestables por su falta de cohesión, lo que les expone fácilmente a la erosión y arrastre por las aguas y por el aire.

  • - Hidrológicos --

  • Las actividades mineras llevan consigo una modificación de los cauces. Producen importantes cambios en el balance de agua entre infiltración y escorrentía debido a la modificación del suelo y vegetación que lleva consigo una mayor capacidad erosiva y que son responsables de los paisajes descarnados y con una morfogénesis específica.

    Las escombreras se convierten en peligrosos focos de contaminación para las aguas superficiales y subterráneas, produciéndose pérdida de su calidad por procesos de salinización, alcalinización, incremento de la turbidez, concentraciones anómalas de metales pesados, etc.

  • -- Faunísticos y florísticos --

  • Los impactos más importantes son debidos a la eliminación o alteración del hábitat de muchas especies, la ruptura de las cadenas tróficas, así como la introducción de sustancias nocivas en la biosfera. Las medidas a tomar pasan por la regeneración de la calidad de la atmósfera y, sobre todo, de los suelos y aguas de modo que pueda instalarse la vegetación.

  • -- Edafológicos --

  • Es donde los impactos son más notorios. Se producen como consecuencia de la eliminación o modificación profunda del suelo para la explotación.

    Los suelos que quedan tras una explotación minera son todo tipo de materiales deteriorados, productos residuales de las extracciones, escombreras de estériles, etc., por lo que presentan graves problemas para el desarrollo de una cubierta vegetal.

    Resumiendo, las actividades mineras causan intensas modificaciones en los suelos que conllevan frecuentemente a su total destrucción, dejando los materiales con unas limitaciones tan severas que generalmente se han de tomar medidas correctoras para recuperar, por lo menos en parte, la capacidad productiva.

    La definición de restauración en sentido estricto, implica reproducir las condiciones exactas anteriores a la explotación, después que ésta concluya. Debido a que muchos valores son perdidos de manera irreversible (por ejemplo, los minerales extraídos), la restauración completa es prácticamente imposible. Más realista es contemplar el término restaurar como sinónimo de recuperar o rehabilitar. En el contexto de la minería de superficie, el término de rehabilitación es más adecuado que el de restauración o recuperación, no obstante el término de restauración es el recogido por la legislación y es el que se mantendrá en el presente trabajo.

    - Recuperación. Se trata de que el lugar afectado sea modificado mediante diferentes técnicas, de modo que se vuelva habitable a organismos originalmente presentes en el área, u otros organismos cercanos a los originales.

    - Rehabilitación. Es una modificación del espacio minero, de forma que vuelva a ser rentable, para algunos de los tipos de uso aunque sean distintos a los anteriores a la explotación minera.

    La restauración incluye, por tanto todos los aspectos del medio ambiente y engloba a un plan integrado de distintas disciplinas: botánica, edafología, hidrología, geología, etc.

    En el siguiente diagrama se reproduce el Modelo de Plan de Restauración según Munshower y Fisher, 1984.

    El Plan de Restauración debe estar basado en el conocimiento de los impactos existentes, del material a restaurar, así como de todos los elementos o factores naturales y antrópicos que puedan afectar al proceso de restauración

    Proceso de restauración

    Una actividad preventiva para conservar el material edáfico es el "capaceo" que consiste en retirar la capa de suelo antes de iniciar cualquier excavación, explanación o nivelación, para poderlo sustituir una vez acabadas las obras.

    Según Macias (1996) la secuencia seguida en la mina As Pontes (Galicia) ha sido la siguiente:

    • Eliminar los riesgos de accidentes y de impactos exteriores. Lo que implica señalización, corrección de áreas peligrosas (cortes, taludes inestables,...) Construcción de canales perimetrales que desvíen las aguas de arroyos y de escorrentía superficial.

    • Control de formas o geometrías. Reducir y/o eliminar los riesgos de erosión, diseño de taludes y pendientes estables, ...

    • Control y tratamiento de aguas. Se debe realizar a través de canales que eliminen el agua rápidamente, disminuyendo su tiempo de residencia en los materiales de la mina y llevándola a los lugares adecuados para su almacenamiento temporal y posterior tratamiento.

    Para mejorar la calidad de las aguas y la riqueza y diversidad paisajística y biótica del área restaurada son interesantes las formaciones de pantanales y humedales. Plantas tales como typhas, musgos, juncos... pueden vivir en condiciones físicoquímicas extremas y realizar un importante papel depurador o fijador de sustancias tóxicas. Estos pantanales fomentan la creación de ambientes reductores donde muchos de los problemas derivados de las explotaciones mineras, como la acidez de las aguas y la presencia de concentraciones anómalas de metales, pueden ser controladas por los cambios que se provocan por los procesos redox. El ambiente reductor evita la oxidación de los sulfuros hacia sulfatos, con lo que se evita que aumente la acidez. Si las aguas de mina se incorporan a los recursos superficiales, debe garantizarse su calidad mediante los tratamientos de depuración necesarios y el mantenimiento de un seguimiento de las condiciones ecológicas y de la calidad del agua.

    • Restauración de los suelos y la cubierta vegetal. Como hemos visto anteriormente, los suelos de mina, prácticamente materiales originales deteriorados, presentan unas características físicas y fisicoquímicas muy limitantes para el desarrollo de la vegetación, estas se deben corregir mediante técnicas de mejora y fertilización, entre ellas podemos destacar:

    a) Incorporación de residuos orgánicos de todo tipo (estiércoles, etc) debido a que incorporan C y otros elementos biogénicos, suministran productos metabolizables para la fauna que comienza a colonizarlos al tiempo que se evita el daño que podrían causar al acumularlos en otros lugares.

    b) Introducción de plantas que tengan posibilidad de fijar nitrógeno atmosférico, como altramuces, tréboles...

    C) Cuando las condiciones del medio son extremas, es necesario encontrar las especies adecuadas. Así en medios fuertemente ácidos tenemos especies como salix, o juncus, algunos pinos, eucaliptos, etc. Las denominadas plantas de mina, son capaces de acumular grandes cantidades de metales pesados y por tanto se podrían introducir en estos ambientes.

    • Recuperación de las comunidades faunísticas. La fauna representa uno de los principales valores naturales de un espacio y un importante mecanismos de reciclaje de nutrientes.

    • Recuperación paisajística. Todas las fases anteriores deben de estar orientadas de modo que se vaya avanzando en el logro de una integración paisajística.

    Sin embargo, aunque un espacio no se consiga integrarlo en el paisaje puede tener otros valores que lo hagan más útil para la sociedad. Así las minas pueden tener un alto valor didáctico como aulas / museo naturales o canteras de granito con valores ornamentales y paisajísticos (Porriño, Pontevedra) Una alternativa para su recuperación es la rehabilitación como "anfiteatros" (Marbella, Málaga)

     En el caso de Andalucía el impacto originado y las restauraciones efectuadas en las explotaciones mineras andaluzas están recogidas en la siguiente tabla:

    Impacto

    causado

    Impacto

    causado

    Impacto

    causado

    Impacto

    causado

    Restauración

    Restauración

    Restauración

    Provincia

    Mínimo

    Moderado

    Importante

    Muy importante

    Sin restaurar

    Con restauración parcial

    Restauradas

    Almería

    11

    69

    134

    29

    216

    26

    1

    Cádiz

    52

    46

    73

    17

    115

    25

    48

    Córdoba

    24

    86

    20

    0

    56

    29

    45

    Granada

    43

    28

    96

    47

    167

    42

    5

    Huelva

    64

    72

    14

    7

    82

    22

    53

    Jaén

    39

    38

    87

    10

    68

    105

    1

    Málaga

    63

    31

    42

    19

    93

    47

    15

    Sevilla

    115

    55

    45

    19

    132

    64

    38

    Andalucía

    411

    425

    511

    148

    929

    360

    206

    BIBLIOGRAFIA

    • http://edafologia.ugr.es

    • http://www.cma.junta-andalucia.es

    • http://www.corpochivor.gov.co/cosmos/0300emecdl.htm

    • http://usuarios.lycos.es/ecoweb/hom_mineriasuperf.htm

    • GARCÍA ROL.J.M; Geografía de España. Laberinto.Madrid.1999

    • GIL, J.L(varios). Átlas Básico Santillana; Ed. Santillana. Madrid.1993

    • GOMEZ GEJO M.; Geografía. Grupo Edebé.Barcelona.1999

    Geografía La minería en Andalucía y España

    2