Miguel Delibes

Literatura española de posguerra. Novela (narrativa) contemporánea. Vida y obras. El príncipe destronado

  • Enviado por: Killpaff
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

Miguel

Delibes

Indice

Capitulo

Pag.

Un recorrido por su vida literaria

2

Aluna de sus obras explicadas brevemente

4

Madera de héroe

4

Señor de rojo sobre fondo gris

5

Los santos inocentes

5

La partida

6

El príncipe destronado

6

El hereje

7

El camino

8

Cinco horas con Mario

8

Diario de un jubilado

9

Diario de un emigrante

10

Comentario del libro “El príncipe destronado”

11

Bibliografía

12

MIGUEL DELIVES

Un recorrido por su vida literaria.

Una de las figuras más destacadas en la novela actual, es Miguel Delives. Avanzo, con gran discreción pero imparablemente, desde 1974, cuando recibió el premio Nadal, por su novela “La sombra del ciprés es alargada”, aunque fue una de sus obras mas criticadas.

En esta novela, ya se puede apreciar, todo el potencial del autor, como por ejemplo, en su descripción de Ávila, aunque el autor solo contaba con 26 años. Para comprender, su manera de escribir, hay que recordar, la España de posguerra y el extraperlo, a la que estuvo sometido, que nos harán pensar inmediatamente, en su frivolidad y su cinismo.

Tanto “La sombra del ciprés es alargada” como la segunda de sus obras, “Aun es de día” escrita en 1949, son intentos de novela, muy acertados en algunos aspectos, pero en general, se pueden considerar, intentos fracasados.

Luego, llego”El camino” escrita en 1950, en la que el autor, consigue una obra viva, tierna y densa, en la que probablemente, sea una autobiografía, en la que ha plasmado, tosas sus vivencias infantiles. Tenemos delante, a un escritor ya conseguido, y maestro en su arte. Destacan en esta novela, su tema vivo, y una gracia expresiva de un ritmo narrativo tan suelto, ágil, natural y jugoso, que contrasta con mucho con la primera obra del autor.

En esta obra, se nos presenta un grupo de niños, tres, Daniel”el Mochuelo”, Roque “el Moñigo”, y German ”el Tiñoso”, que unidos, se enfrentan al descubrimiento del mundo, enfocado desde la alegría y la vitalidad, más que de la perdida de la inocencia. También, hay que destacar el ambiente rustico y pueblerino, en contacto continuo con la naturaleza, ajenos a las distancias y barreras sociales, rodeados de un ambiente sano, dinámico y popular, formado por gente sencilla.

Junto a este ambiente fraternal, coincide en el tiempo, el mundo de los mayores, ante el cual , los niños adoptan una actitud expectante, curiosa e ingenuamente perspicaz.

No entra en el cambio del mundo infantil al de los adultos, cosa que difiere del resto de escritores que tratan este tema. Por ejemplo, el mayor de los niños, tiene 11 años cuando “cuenta” su vida, y cuando explica el tema de la reproducción, no pasan del parto. Por tanto, por su manera de contarlo y su contenido, se puede considerar, que “El camino” es una de las obras mas importantes de Miguel Delives.

Otra de las obras de Delives que podría luchar por el puesto de mejor novela del autor, es “Mi idolatrado hijo Sisí” escrita en 1953, que se rige por una mayor exactitud en su genero, y su protagonista, Cecilio Rubens, es la figura más completa de cuantas Delives ha creado nunca, pero no llega a satisfacer con la plenitud de “El camino”.

El modo en que esta escrita esta obra es más bien anticuado y regido por una estrechez ideológica.

El personaje principal, un burgués, vano, perezoso y sobre todo muy egoísta, que un día, al hacer balance de su vida, descubre la inutilidad, desperdicio y lo reprochable de su vida.

El mismo dice, que su obra es una critica al maltusianismo. Por eso, el autor enfoca la obra desde el interior del protagonista, y de las relaciones con su mujer, su amante, y su único hijo, que al final muere.

Como el autor muy bien sabe, el caso de este personaje, no es un caso aislado, sino que es un caso típico que abunda en España.

En sus cerradas relaciones personales, no encontramos con su esposa, una mujer fría, cobarde, casada por conveniencia. Luego están “los Sendin”, que son los vecinos de enfrente, encarnación de un conformismo conservador y cristiano heroicamente mantenido pese a las insinuadas estrecheces y problemas de la vida diaria.

Finalmente, “Loreno” el protagonista de “Diario de un cazador” y “Diario de un emigrante” escritas en 1955 y 1958, son literaria y humanamente, otro acierto del escritor. La confluencia de el mundo gris, vulgar, cercano de pequeñas y apremiantes necesidades de este vivísimo “hombre cualquiera”, bedel de un instinto en su primera encarnación, y emigrante pronto decepcionado en tierras de Chile en la segunda, con el alegre capo abierto y los espacios ilimitados en cuyos contactos pone a “Lorenzo” su afición de cazador y de aventure de emigrante.

Estas dos obras, plagados de giros populares, representan, en cierto modo, una síntesis feliz de las dos vetas, separadas en la producción del autor. La exactitud y riqueza de los tipos y situaciones esbozadas con solo unas pocas pero siempre certeras alusiones del narrador-protagonista (vulgar y mentalmente limitadísimo, como corresponde a su estado pero buen observador, y de expresión chispeante) así como de la ausencia casi total, por primera vez en Delives, de tesis moral explicita o implícita, hacen posible una gracia y libertad de creación novelesca incluso en su arranque a las de “El camino”.

Posteriormente a lo citado, ha publicado, otra novela, que hace un detallado catalogo de enemigos de cualquier persona digna: La hipocresía, la intolerancia, el egoísmo y la codicia, en su monologo interior de 300 paginas, “Cinco horas con Mario” escrita en 1966 de la reciente viuda de Mario, que posee una mentalidad irremediablemente repugnante.

Para Terminar, encontramos una de sus ultimas novelas, escrita en 1981, “Los santos inocentes”, formada por 6 relatos aparentemente unidos entre si solo por Azarias, un personaje entrañable, y su Milana.

Algunas de Sus obras explicadas brevemente.

Madera de héroe

A la memoria de mi amigo de infancia y adolescencia Luis María Ferrández, cuya tumba está en el mar.

Recuerdo para los muertos; escarmiento para los vivos...(De la lápida conmemorativa del campo de concentración de Dachau)

Miguel Delibes estaba obligado a escribir este libro. Él y los adolescentes de su generación se encontraron en 1936 ante el trágico episodio de la Guerra Civil, que los marcó para siempre. "La guerra -dice uno de los personajes- es una emboscada", porque, de hecho, buena parte de los españoles se vieron inmersos en ella sin saber cómo. Gervasio, el protagonista, va para héroe, y otro personaje asumirá el papel de traidor, pero la frontera entre el heroísmo y la traición es tenue, inconsútil, vaga. ¿Es la causa la que hace al héroe o es el héroe quien dignifica la causa? Este libro no es una novela sobre la Guerra Civil -empresa que Delibes cree imposible-, sino la crónica de unos personajes que se ven envueltos en ella "cuando se arma la gorda". Con mano maestra, Miguel Delibes nos presenta a papá León, el viejo carlista, Gervasio y sus amigos, mamá Zita, Papá Telmo, la señora Zoa, los dos tíos gemelos, el Anselmo Llorente, el cabo Pita, unos curas y tantos otros personajes empingorotados, tiernos, pintorescos, inteligentes o zafios que abrirán, sin saber cómo ni por qué, la puerta de la sanguinaria tragedia. Nunca un escritor castellano ha dado prueba de mayor madurez intelectual y de sabio manejo de la lengua como Miguel Delibes en esta novela que marca, seguramente, la cumbre de su carrera de narrador.

"La primera vez que el niño Gervasio García de la Lastra experimentó aquellos extraños fenómenos, que los miembros más píos de la familia atribuyeron a causas sobrenaturales y el resto, más escépticos, a puros fenómenos físicos operando sobre una delicada sensibilidad, fue, según consta en los dietarios del coronel de Caballería, ya fallecido, don Felipe Neri Luna (1881-1953), en la velada familiar del sábado 11 de febrero de 1927, aunque, conforme se desprende de esos mismos cuadernos, tres días antes ya se produjeron ciertos indicios, una vez que el pequeño irrumpió como un huracán en el gabinete de su abuelo materno don León de Lastra, mientras éste merendaba su habitual chocolate con picatostes, y le preguntó a bocajarro: Papá León, ¿puedo ser héroe sin morirme?

Señora de rojo sobre fondo gris

Un prestigioso pintor, sumido en una grave crisis creativa, va hilando ante su hija sus recuerdos más íntimos en un monólogo que es a la vez homenaje y exorcismo. Su relato, que intercala diversas anécdotas de su vida, se centra en dos acontecimientos ocurridos durante el verano y el otoño de 1975: la detención de dos de sus hijos por motivos políticos y, fundamentalmente, la enfermedad y muerte de su mujer, Ana, a los cuarenta y ocho años. Desde su rara capacidad para iluminar la pesadumbre de la existencia, Ana contagiaba una sensación de belleza y plenitud que cobró su verdadero alcance sobre el fondo gris de lo cotidiano y los sinsabores de la enfermedad. Con su bellísima y limpia calidad de escritura, Miguel Delibes nos sumerge en la pasión mediante un delicado ejercicio de clasicismo, nos emociona desde la contención, convirtiendo el retrato resultante de las pinceladas de la memoria en una singular lección de vida. Acaso el misterio literario que nos mantiene seducidos a lo largo de estas páginas radique en su sabiduría para mostrar la vinculación de la creación artística al amor, hasta el punto de que nos obliga a preguntarnos si el arte es fruto del azar o de la voluntad. Historia de un amor en carrera desenfrenada hacia la muerte y sobrecogedora semblanza de un personaje femenino, Señora de rojo sobre fondo gris es una profunda lección de humanismo y madurez artística que sólo Miguel Delibes podía ofrecernos.

Los santos inocentes

A la memoria de mi amigo Félix R. de la Fuente

La vida en un cortijo extremeño, las andanzas del señorito Iván, aficionado a cazar por encima de todo, la dureza de la existencia cotidiana y del sometimiento al amo, y luego los humillados y ofendidos que dan título a la novela: Paco, su mujer Régula, el hermano de ésta Azarías, y los hijos del matrimonio. Una dramática historia de la existencia campesina, tejida con los pequeños incidentes de todos los días. Una obra a un tiempo realista, poética y trágica que contiene algunas de las mejores páginas que el gran novelista de Valladolid ha dedicado a estos temas y que dio lugar a una gran película dirigida por Mario Camus e interpretada por Francisco Rabal y Alfredo Landa.

"A su hermana, la Régula, le contrariaba la actitud del Azarías, y le regañaba y él, entonces, regresaba a la jara, donde el señorito, que a su hermana, la Régula, le contrariaba la actitud del Azarías porque ella aspiraba a que los muchachos se ilustrasen, cosa que su hermano, se le antojaba un error, que,

luego no te sirven ni para finos ni para bastos,

pontificaba con su tono de voz brumoso, levemente nasal,

y, por contra, en la jara, donde el señorito, nadie se preocupaba de si éste o el otro sabían leer o escribir, de si eran letrados o iletrados, o de si el Azarías vagaba de un lado a otro, los remendados pantalones de para por las corvas, la bragueta sin botones, rutando y con los pies descalzos..."

La partida

Había sido Miguel Páez durante dieciocho años, y de pronto, en cuarenta y ocho horas, era sólo Valladolid. Y en el Cantabria le decían Valladolid con acento indulgente, como un tierno diminutivo. A él no le ofendía, antes al contrario, le confortaba no sólo el tono, sino la palabra, y la nostalgia de su ciudad que la palabra envolvía. Don Jesús Beardo, el maquinista del Cantabria, decía Valladolid de otra manera. Aun si recitaba versos, don Jesús Beardo, el maquinista del Cantabria, adoptaba una expresión negra y cortada, como el ladrido de un mastín hosco. En cambio, Benito, el contramaestre, veía las cosas de color rosa, y hasta cuando mencionaba la carga -aquella carga que le hacía sudar y blasfemar junto a los cuarteles de la sentina, mientras chirriaba, arriba, el aguilón de la grúa decía: "Naranjas, naranjitas; pequeños soles para los hijos de la niebla".

El príncipe destronado

La originalidad de esta novela corta de Miguel Delibes estriba en el reducido marco que el autor se ha impuesto, no sólo en los límites cronológicos -la obra se desarrolla a lo largo de unas horas de un día de diciembre-, sino al tener la valentía de centrar el peso de la anécdota sobre un niño de tres años. Los conflictos entre los adultos, los barruntos dramáticos que se apuntan sólo valen en cuanto rozan la psicología de Quico, el pequeño protagonista. Se trata, pues, de una tentativa de aproximación al mundo de la primera infancia, ese mundo inefable y sepultado en el fondo de los tiempos y que a veces parece aflorar, para esfumarse de nuevo al conjuro de un sabor, un aroma o una canción. Por la sencillez y sensibilidad con que han sido descritos, algunos personajes de esta obra quedarán como antológicos dentro de los tratados por Miguel Delibes.

El príncipe destronado es la historia de un niño, Quico, que va a cumplir cuatro años. A Quico le pasa algo importante, le ha nacido una hermanita, Cris, que lo ha relegado a un segundo plano. Ahora, ya no es el rey de la casa; ahora, es el príncipe destronado. A lo largo de un día, desde que se levanta dando gritos hasta que cae rendido por la noche, asistimos a sus andanzas, vislumbramos sus secretos y conocemos sus angustias. Detrás del niño, tan admirablemente recreado, vemos el mundo familiar, los otros hermanos, el padre y la madre, las criadas, la ciudad, la historia, el mundo. Cuando el libro acaba uno quisiera seguir con Quico y su familia al día siguiente porque, aunque no haya ocurrido nada extraordinario, todo ha sido fascinante. A través del fino cristal que es el alma de Quico, Delibes nos deja esta novela extraordinaria sobre el misterio opaco de la infancia. Pero eso no es todo, también consigue que, de pronto, en algún rasgo de Quico, en algún gesto, en alguna palabra, reconozcamos con sonrisa cómplice, otra infancia, la nuestra.

Las 10

Entreabrió los ojos y, al instante, percibió el resplandor que se filtraba por la rendija del cuarterón, mal ajustado, de la ventana. Contra la luz se dibujaba la lámpara de sube y baja, de amplias alas -el Ángel de la Guarda- la butaca tapizada de plástico rameado y las escalerillas metálicas de la librería de sus hermanos mayores. La luz, al resbalar sobre los lomos de los libros, arrancaba vivos destellos rojos, azules, verdes y amarillos. Era un hermoso muestrario y en vacaciones, cuando se despertaba a la misma hora de sus hermanos, Pablo le decía: "Mira, Quico, el Arco Iris".

EL HEREJE

En el año 1517, Martín Lutero fija sus noventa y cinco tesis contra las indulgencias en la puerta de la iglesia de Wittenberg, un acontecimiento que provocará el cisma de la Iglesia Romana de Occidente. Ese mismo año nace en la villa de Valladolid el hijo de don Bernardo Salcedo y doña Catalina Bustamante, al que bautizarán con el nombre de Cipriano. En un momento de agitación política y religiosa, esta mera coincidencia de fechas marcará fatalmente su destino.

Huérfano desde su nacimiento y falto del amor del padre, Cipriano contará, sin embargo, con el afecto de su nodriza Minervina, una relación que le será arrebatada y que perseguirá el resto de su vida. Convertido en próspero comerciante, se pondrá en contacto con las corrientes protestantes que, de manera clandestina, empezaban a introducirse en la Península. Pero la difusión de este movimiento será cortado progresivamente por el Santo Oficio. A través de las peripecias vitales y espirituales de Cipriano Salcedo, Delibes dibuja con mano maestra un vivísimo retrato del Valladolid de la época de Carlos V, de sus gentes, sus costumbres y sus paisajes. Pero El hereje es sobre todo una indagación sobre las relaciones humanas en todos sus aspectos. Es la historia de unos hombres y mujeres de carne y hueso en lucha consigo mismos y con el mundo que les ha tocado vivir.

Un canto apasionado por la tolerancia y la libertad de conciencia, una novela inolvidable sobre las pasiones humanas y los resortes que las mueven.

El Camino

Daniel el Mochuelo intuye a sus once años que su camino está en la aldea, junto a sus amigos, sus gentes y sus pájaros.
Pero su padre quiere que vaya a la ciudad a estudiar el Bachillerato. A lo largo de la noche que precede a la partida, Daniel, insomne, con un nudo en la garganta, evocará sus correrías con sus amigos -Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso- a través de los campos, descubriendo el cielo y la tierra, y revivirá las andanzas de la gente sencilla de la aldea.
La simpatía humana con que esa mirada infantil nos introduce en el pueblo, haciéndonos conocer toda una impresionante galería de tipos y la fuerza con que a través de rasgos frecuentemente caricaturescos se nos presentan siempre netos y vivvos es uno de los grandes aciertos de esta novela. Feliz evocación de un tiempo cuyo encanto y fascinación advertimos cuando ya se nos ha escapado entre los dedos, El camino es, por su amalgama de nitidez realista, humor sutil, nostalgia contenida e irisación poética no sólo una de las mejores novelas de Miguel Delibes, sino también, como señalara la crítica, "una de las obras maestras de la narrativa contemporánea".

Cinco horas con Mario

A José Jiménez Lozano

Una mujer acaba de perder a su marido y vela el cadáver durante la noche. Sobre la mesilla hay un libro -la Biblia- que la esposa hojea. Va leyendo los párrafos subrayados por el hombre que se ha ido para siempre. Una oleada de recuerdos le viene a la mente y empieza un lento, desordenado monólogo en el que la vida pugna para hacerse real otra vez. La pobre vida llena de errores y torpezas, de pequeños goces e incomprensiones. ¿Ha conocido Carmen alguna vez a Mario? Escuchemos el irritante discurrir de la pequeña y estrecha mentalidad de la esposa. Otro hombre irá poco a poco descubriéndose, para todos menos para ella, con toda su deseperanza y su fe en la vida. Cinco horas con Mario es una novela de gran penetración psicológica que, a través de un alma femenina puesta al descubierto, llega hasta el fondo de la sociedad española de nuestro tiempo. Sólo un escritor de la categoría de Miguel Delibes podía enfrentarse con este difícil tema y resolverlo tan brillantemente. El autor de Las Ratas y El Camino ha dejado esta vez los ambientes rurales y los niños para penetrar más profundamente en el corazón humano. Todo el drama de dos vidas en un monólogo de cinco horas, en una última noche -por fin- reveladora de Carmen y Mario.

"Después de cerrar la puerta, tras la última visita, Carmen recuesta levemente la nuca en la pared hasta notar el contacto frío de su superficie y parpadea varias veces como deslumbrada. Siente la mano derecha dolorida y los labios tumefactos de tanto besar. Y como no encuentra mejor cosa que decir, repite lo mismo que lleva diciendo desde la mañana: Aún me parece mentira, Valen, fíjate; me es imposible hacerme a la idea". Valen la toma delicadamente de la mano y la arrastra, precediéndola, sin que la otra oponga resistencia, pasillo adelante, hasta su habitación...

Diario de un jubilado

al doctor Carlos Almaraz

Miguel Delibes, sugestionado por la alegre vitalidad de Lorenzo, el cazador y emigrante, manifestó en una entrevista en 1960 que tenía el propósito de que este personaje literario envejeciera con él. Sin embargo el novelista, requerido por otros temas, dejó trasncurrir casi cuarenta años de su vida sin volver sobre este entrañable personaje. Y es ahora, en trance de jubilación, cuando vuelve a Lorenzo con el cariño y el humor de siempre. ¿Qué le ha ocurrido a este inefable personaje a lo largo de estos siete lustros? Digamos para empezar que, aquel joven cazador y emigrante, se va acercando a la vejez, aunque continúe siendo el tipo fanfarrón y lenguaraz cuyos desplantes ya nos deleitaron en aquellas novelas. Sin embargo, en Diario de un jubilado aquel ser ingenuo y primitivo, de buen corazón y mala lengua, se ha dejado arrastrar por la sociedad de consumo, y aquí se nos presenta como un adorador más del becerro de oro, alejado de lo que en los dos primeros relatos fue imprescindible para él: la caza y la naturaleza. El devenir de Lorenzo, ya en su decadencia, su debilidad por el dinero, el juego y la televisión, junto a la figura de don Tadeo Piera, un viejo y tarado poeta provinciano, al que sirve de acompañante y también de confidente, da ocasión a su creador, M.D., a una crítica, a pequeña escala, del mundo insustancial y materializado de nuestro tiempo.

El humor de Miguel Delibes, su capacidad para la creación de personajes inolvidables, el lenguaje achulado y barriobajero del protagonista, se hacen especialmente atractivos en estas páginas y convierten la peripecia de Lorenzo en una aguda sátira de la sociedad contemporánea.

Su adaptación al cine se llama: Una pareja perfecta

Diario de un emigrante

Lorenzo, bedel de instituto en Valladolid y gran aficionado a la caza, recibe carta de Edigio, tío de su mujer Anita, desde Chile. Edigio anima al matrimonio a que se traslada a vivir allá. Incluso ofrece pagar los pasajes. La pareja lo piensa y decide emigrar. Empieza el papeleo, las consultas familiares, los conflictos diversos que surgen cuando uno decide instalarse en un país extraño. Lorenzo, con su espontáneo lenguaje, refleja en su diario todas estas peripecias y las que siguen: la travesía, la excelente acogida, las dificultades de adaptación y de trabajo, las relaciones familiares, las cacerías por la región, la llegada del primer hijo, una preciosa niña... y la decisión que adopta la pareja emigrante a raíz de un premio que les toca en la lotería.

Con trazos breves como pinceladas, el autor nos deleita con un mundo auténtico y emotivo en el que se mueven unos personajes reales y cotidianos.

24 enero, lunes

Hay panolis que se piensan que esto de escribir para uno es como el hablar a solas, cosa de chalados. Eso son ganas de enredar las cosas, porque uno no siempre dice lo que quiere y hay pensamientos que andan por dentro de uno y uno, por vueltas que le dé, no acierta a expresarlos, o a lo mejor, no le da la real gana de hacerlo. Uno es de una manera y como uno es, no lo sabe ni su madre y, sin necesidad de ir a lo zorro, uno nunca se confía del todo a los demás y si quiere recordarse de algo, no hay como comerlo a palo seco, sin el recelo de que otro venga a cachondearse de lo que dice. Esta es la fetén y el que diga lo contrario miente.

Cuando murió la madre, sin ir más lejos, si yo me pongo a parlar no hubiera dicho más que boberías y, sin embargo, las ideas que me rodaban por dentro no podían ser más serias y respetables. Y equilicual cuando la boda y los amiguetes me salían con que "todavía estaba a tiempo" y yo respondía que me iba a suicidar, como Melecio y como don Basilio y como el cagueta de Serafín, mi cuñado, y como cada quisque, porque desde que el mundo es mundo, todos tropezamos en la misma piedra

COMENTARIO DEL LIBRO “EL PRINCIPE DESTRONADO “

Técnica narrativa :

La técnica empleada por el autor es de contar la historia desde el punto de vista de uno de los hijos , por eso las explicaciones están escritas en 3ª persona , en cambio hay muchos diálogos, y la forma de expresar se en ellos, es como si observara des de allí mismo, como si interviniera en la acción .

Esta escrito en lenguaje coloquial , incluso se podría decir en el lenguaje que se expresan los niños . con frases cortas y sencillas , lo cual hace que la lectura sea amena y rápida que no se haga pesada

Descripción de algunos personajes :

Quico , niño pequeño de 4 años de edad de pelo rubio y ojos claros de poca estatura , demasiado imaginativo, ya que también por efecto de la edad se cree todo lo que le cuentan . Al ser el antiguo niño pequeño de la casa, aun esta muy consentido, pero al llegar su hermana pequeñita sufre un desengaño, pues ya no es el centro de atención de la mayoría de la gente .

Juan , hermano de quico el siguiente por edad, pero mayor . De ojos oscuros y profundos, de pronunciadas orejas y físico mas bien delgado de media estatura . Muy imaginativo y soñador, con la habilidad de conseguir meterse de lleno en las lecturas que efectúa, gran lector, pues le gusta mucho, compañero de juegos de Quico, se aprovecha de la ingenuidad de él para hacer de las suyas con él.

Merche , hermana de Quico , ordenada con sus cosas iba al colegio ,y usa uniforme el cual no le desagradaba pero tampoco era para tirar cohetes tenia un estilo de coquetería natural que destacaba mucho como si cada día antes de levantarse ensayara un poco .

Duración de la acción

La duración de la narración es de doce horas en la vida de un niño , de un día de invierno , diciembre , lo que hace desde el momento que abre el primer ojo hasta que se acuesta. Martes , 03 de diciembre ,1963.

Lugar

Todo transcurre en la casa del niño y en el barrio que el reside , en una tienda en la consulta del medico ,etc...

Temas que surgen

Los problemas típicos de todas las familias por ejemplo , el niño pequeño que se hacia pis en la cama que ya no se lo hace , las peleas de padre con Pablo para que vaya a la mili , el matrimonio de una de las tías que no va bien , la muerta y la vida , como afrontarlo y que hacer con los animales muertos. Problemas en el colegio .

Bibliografía:

Autor: G.G. Brown

Titulo: Historia de la literatura Española

Editorial: Ariel

Ultima Edición: sep. 1981

Ciudad original: Londres

Ciudad de traducción: Barcelona

Autor: Martín de Riquer y José María Valverde

Titulo: Historia de la literatura universal Vol. 10

Editorial: Planeta

Año: 1986

Ciudad: Barcelona

Autor: G. De Nora

Titulo: Novela española contemporánea

Editorial: Gredos

Ciudad: Madrid

Año: 1982

www.literatura.com

Maltusianismo: Teoría de maltus, toria que dice que la población tiende a crecer de forma geométrica, mientras que los alimentos solo aumentan en prograsion aritmética, por lo que llegara un dia que la población ultrapasara los medios de subsistencia, de no mediar obstacilos preventivos y represivos. Tambien se llama maltusianismo, y mas propiamente neomaltusianismo, el conjunto de practias anticoncepcionales.

5