Metamorfosis; Publio Ovidio Nasón

Literatura clásica latina. Narrativa. Prosa Épica romana. Historia y crítica. Argumento

  • Enviado por: Nylia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Ovidio Nasón, Publio [Publius Ovidius Nason]

(Sulmona, actual Italia, 43 a.C.-Tomis, hoy Constanza, actual Rumania, 17 d.C.) Poeta latino. Educado en las artes de la política, estudió en Roma y completó su formación en diversas ciudades del mundo griego, pero pronto abandonó la política para dedicarse por entero a la poesía, convertido en un hombre adinerado tras heredar la hacienda de su padre. Tuvo numerosas amantes, y se casó tres veces (con dos divorcios), y algunas de sus peripecias amorosas aportaron el material poético para sus Amores, una serie de poemas que narran los incidentes de sus relaciones con Corina, personaje en el que seguramente condensó diversas figuras femeninas. Ovidio perteneció a una serie de poetas que no conocieron las guerras civiles que asolaron Roma durante el siglo I a.C. Los antiguos poetas augustos, como Virgilio y Horacio, con sus valores patrióticos y su estética clasicista, estaban ya muy lejos de la generación de Ovidio, heredero de la estética helenística que representa el gusto por la erudición y por la despreocupación política y social. En Roma, donde residió hasta los cincuenta años de edad, se relacionó con la más alta sociedad, incluido el emperador Augusto.

Sin embargo, en el año 8 d.C. cayó en desgracia y fue desterrado hasta su muerte en Tomis, en el Ponto Euxino, cerca del Mar Negro, sin que se sepa cuál fue exactamente el motivo; el propio Ovidio supone que se debió al tono libertino de algunas de sus obras, que se habría interpretado como un ataque a la política de reforma moral y a la estética del emperador Augusto, quien llegó a castigar el adulterio como si fuese una ofensa contra el Estado o la religión, incluso más allá de la propia tradición romana. Sin embargo, estas obras circulaban desde hacía tiempo, por lo que se ha especulado también con la posibilidad de que el poeta conociera un escándalo en el que estaba implicada la hija del emperador. En su primera etapa, la poesía de Ovidio tiene un tono desenfadado y gira alrededor del tema del amor y el erotismo. Amores, Arte de amar, considerada por algunos su obra maestra, y Remedios de amor destacan por la maestría técnica en el manejo del dístico elegíaco y la facilidad brillante y a veces pintoresca del verso. El propósito didáctico, los consejos y ejemplos sobre cómo seducir a las mujeres y relacionarse con ellas, se mezcla en estas obras con la anécdota burlesca y un costumbrismo teñido de sátira; a los ojos modernos, más que de amor se trata de erotismo, o incluso de un simple repertorio de anécdotas picantes, aunque debe tenerse en cuenta que lo que en la Antigüedad se entendía por amor se acerca más a lo que hoy llamaríamos erotismo. Por ello, cuando estas obras influyan en el amor cortés trovadoresco (siglo XII), las diferencias serán también notorias.

A la obra de madurez del poeta corresponden Las metamorfosis, extenso poema en hexámetros que recoge diversas historias y leyendas mitológicas sobre el tema de las metamorfosis o transformaciones. Se trata de un poema escrito con la voluntad de competir con Virgilio, aunque a la solemnidad de la Eneida opone Ovidio el guiño, la broma y el refinamiento, y a la épica armónica y ática del excelso Virgilio, la variedad pasional y helenística. Durante la Edad Media y el Renacimiento, la obra circuló casi como una enciclopedia sobre mitología clásica. Las obras compuestas durante el tiempo de exilio se caracterizan por la melancolía; destacan los Tristes, cinco libros de elegías que relatan su infeliz existencia en Tomis y apelan a la clemencia del emperador Augusto.

La épica

Orígenes y precedentes

Se entiende por épica aquellas manifestaciones literarias de carácter narrativo que cuentan con un lenguaje solemne y majestuoso las hazañas legendarias de héroes o los orígenes míticos de un pueblo. La épica surge en las culturas primitivas vinculada con la tradición oral: son composiciones que se transmiten oralmente, generalmente con acompañamiento musical y que no tienen ni un único autor ni un texto fijo. A este estadio pertenecen las dos grandes epopeyas de la India - el Ramayana y el Mahabarhata -, y los poemas homéricos. Precisamente la enorme influencia que ejerce en toda la civilización occidental la cultura griega hace que, a partir de la Iliada y la Odisea, la épica se convierta en un género literario con características bien definidas. Surge de esta forma el poema épico o épica culta, producto de la voluntad de su autor que escoge el tema y utiliza conscientemente los recursos estilísticos a su alcance. A este último tipo de poesía pertenecen todas las obras de carácter épico de la literatura latina. En origen y desarrollo del género épico en Roma podemos observar tres características fundamentales:

  • En la épica romana se observa una clara influencia de los poemas homéricos.

  • La épica romana está también impregnada de temas históricos como argumento.

  • Y por último, una influencia de la poesía alejandrina.

Como ya se ha dicho anteriormente los dos poemas homéricos son el punto de partida de toda la épica occidental. En Roma Livio Andrónico, poeta tarentino del siglo III a. de J.C., tradujo, o más bien realizó una versión libre de la Odisea en versos saturnios. Esta obra, que dio a conocer los poemas de Homero en Roma, ejerció una enorme influencia y fue utilizada en las escuelas.
Desde época muy temprana los autores latinos sustituyen los elementos míticos y legendarios por sus propias gestas históricas como tema de sus poemas épicos. Las primeras obras originales de género épico son epopeyas nacionales y, en cierto sentido, así se pueden considerar también los dos grandes poemas épicos que se nos han conservado completos: La Eneida y La Farsalia. El primer poeta que escribe una obra de estas características es Nevio, que a fines del siglo II a. de J.C. publicó con el titulo de Bellum Punicum un poema en versos saturnios sobre la primera guerra púnica en la que había participado personalmente. Entre los poetas que cultivaron el género épico con anterioridad a Virgilio destaca por su importancia Ennio, con quien la épica latina se consolida definitivamente. Su poema Annales es considerada como la epopeya nacional romana hasta la aparición de la Eneida. Era una obra en 18 libros, de los que sólo se conservan fragmentos, sobre la historia de Roma hasta su época. Su importancia en el desarrollo del género es grande, no sólo porque fue el primero en utilizar el hexámetro, verso tomado del griego y del que la épica toma el nombre, sino también porque fue el creador de un lenguaje épico en Roma. Toda la obra de Ennio contiene un sentimiento típicamente romano: un gran amor y admiración por Roma y por las hazañas de sus héroes.
A comienzos del siglo I a. de J.C. se descubre en Roma a los poetas griegos del siglo III que, reunidos en Alejandría, habían creado una poesía mitológica erudita. De la influencia de este tipo de poesía surgen en Roma una serie de poemas narrativos extensos de tema mitológico, escritos en hexámetros. A este tipo pertenecen los "epilios" de los neotéricos y, muy especialmente, las Metamorfosis de Ovidio.

Resumen de las metamorfosis

Libro I

Origen del mundo: En el principio de los tiempos reinaba el caos, una massauniforme y desordenada y el aire la tierra y el mar estaban mezclados.

Separación de los elementos: Un dios separó los elementos distribuyéndolos al mismo tiempo. Y una vez distribuidos los elementos moldeo la tierra dándole forma esférica. Cuando esto ya estaba hecho distribuyó los ríos y mares y dividió la tierra en cinco zonas: las dos polares, las dos temperadas i la tórrida en el centro. Más tarde no dejó que ningún elemento reinara sobre otro de manera que colocó dioses sobre la tierra para que cada uno ejerciera una o varias funciones dentro del cosmos.

La creación del hombre: El hombre fue creado de la semilla divina. Fue moldeado a partir de tierra y de agua de lluvia hasta darle una forma similar a la de los dioses, de esta manera la tierra fue poblada por hombres.

Las cuatro edades: La primera raza fue la de la edad de oro. Estos practicaban la justicia espontáneamente i vivían sin un gobierno reconocido y se alimentaban con los frutos que el campo daba por sí solo, es decir, no eran agricultores sino que comían frutos silvestres.

La segunda edad fue la edad de plata peor que la de oro, pero mejor que la de bronce rojizo. Júpiter dividí el año en cuatro estaciones. Y por primera vez los hombres buscaron refugio en las cuevas.

La edad de bronce se caracterizó por unos hombres de carácter cruel y propicia a enfrentamientos violentos entre ellos.

L última en aparecer fue la edad del hierro, con hombres predispuestos a la traición, engaño... Y con marineros que surcaban los mares. Más tarde se encontraron los hombres de la edad del oro con los de la edad del hierro y mantuvieron una lucha.

Los gigantes: Los gigantes intentaron apoderarse del cielo pero Júpiter los paró y los mató y de su sangre nacieron nuevos seres humanos.

Licaon: Todos los dioses se reúnen y Júpiter explica que teme por la seguridad de la especie humana porque hay un araza que provoca la guerra y a causa de esta ha de exterminar toda la humanidad para mantener la tierra a salvo. Júpiter bajó a la Tierra y Licaon, que tenia la capacidad de transformarse en hombre-lobo le intentó matar, y es por ese motivo que Júpiter decide castigar a toda la humanidad. Todos aceptan el castigo pero algunos se pregunta si se acabará definitivamente con la raza humana y Júpiter les dice que no se preocupen que el tendrá cuidado y promete una raza de origen divino que no se parezca en nada a la anterior.

El diluvio universal: Se disponía a tirar los rayos cuando se dio cuenta que de esta manera podía quemar toda la Tierra e incluso destruir el universo así que decidió cambiar el castigo. Mandó muchas lluvias desde todas partes del cielo. Llama a todos los ríos y les ordena que se desborden inundando todo lo que encuentren a su paso y estos así lo hacen. De esta forma todo se convierte en un mismo mar, pero en medio del inmenso océano queda un hombre subido en lo alto de una colina y otro en una pequeña barca con remos, pero muchos de los que han sido perdonados por las aguas mueren más tarde por falta de alimentos.

Deucalión y Pirra: Cuando Deucalión y su esposa, Pirra, llegan a una montaña que no ha sido totalmente cubierta por las aguas, el Parnaso, todos los demás hombre ya habían fallecido. Júpiter ordena que todas las aguas vuelvan a su respectivos lugares. Una vez que todas las aguas están en su sitio la Tierra vuelve a la normalidad pero esta vez está vacía, y los únicos supervivientes del gran diluvio han sido Deucalión y Pirra. Deucalión hace un plegaria, desea poder modelar hombres tal y como lo hizo su padre, Prometeo.

Temis se compadeció de ellos y les dijo como podían restablecer el linaje. Ambos lanzan piedras por encima de sus cabezas de las cuales nacen seres humanos. De las que lanza Pirra nacen mujeres y de las que lanza Deucalión nacen hombres.

Pitón: El resto de animales los produjo la Tierra sola. A partir del fuego y del agua nacen todos los demás seres que habitarán la tierra. De esta manera, con la Tierra cubierta de lodo por el resiente diluvio y el calor del sol se formó Pitón que más tarde se convirtió en serpiente. Apolo consiguió en una ocasión derrotar a Pitón y se pusieron un nombre a unos juegos en honor de esta serpiente, para recordar la hazaña de Apolo.

Dafne: Ninfa hija del dios del río Peneo. Era una cazadora consagrada a Diana, diosa de la caza, y, como ésta, se negaba a casarse. El dios Apolo se enamoró de Dafne ( por una venganza de Cupido) y, cuando ella rechazó sus requerimientos, él la persiguió por el bosque. Suplicó a su padre que la ayudara y, como Apolo insistía en perseguirla, la ninfa se transformó en un laurel. Desconsolado por la transformación de Dafne, Apolo hizo del laurel su árbol sagrado.”Apenas acabado el ruego, un pesado entorpecimiento se adueño de sus miembros: su blando pecho es rodeado de fina corteza, sus cabellos crecen como hojas, sus brazos como ramas; su pie, hace poco tan veloz, se queda fijo con lentas raíces, el lugar de su rostro lo tiene la copa : en ella permanece solamente su belleza .”

Io: Hija del dios del río Ínaco. Amada por Júpiter, éste la transformó en una vaquilla blanca para protegerla de los celos de su mujer Hera. Sospechando que el animal era realmente la amante de Júpiter, Hera le pidió la vaquilla de regalo e hizo que Argos, el monstruo de los cien ojos, la custodiara.

Argos: Como el monstruo nunca dormía con todos sus ojos cerrados, a Io le resultaba imposible escapar hasta que Júpiter envió a su hijo, el dios mensajero Mercurio, para que la rescatara. Mercurio le cuenta la historia de cómo fue inventada la flauta.

Siringe: Rendía culto a la diosa Ortigia con sus aficiones y la propia virginidad; también ceñida a la manera de Diana podría engañar y ser considerada la Latonia, si no fuera porque el arco de esta era de cuero y el de aquella de oro; aun así engañaba... y con su cabeza ceñida por agudas hojas de pino...” esta ninfa enamora al Dios Pan que la persigue hasta el río Landon donde ruega a sus hermanas que la transformen quedando convertida en cañas de pantano de las que brotan una dulce música.

Faetón: Faetón es hijo de Clímene, pero no se sabe con certeza quien es su padre, tiene templos en varias ciudades al lado de los de su madre. Un dia Faetón y ÉPafo discutieron y Épafo resultó ofendido. Este fue a contarle lo sucedido a su madre y le pide explicaciones sobre quién es su progenitor. Clímene jura que el padre de Faetón es el sol. Faetón se marcha con direccion hacia donde sale el sol para conocer a su padre.

Libro II

Faetón: El palacio del sol se alzaba sobre columnas, refulgía con centelleante oro y piropo que parece fuego, brillante marfil cubría sus altos techos, las dos hojas de la puerta lanzaban destellos de luz de plata” “cubierto con un vestido de púrpura estaba sentado Febo en un trono que irradiaba luz por el brillo de las esmeraldas. A derecha e izquierda estaban de pie el Día, el Mes, el Año y los Siglos y también las Horas dispuestos en espacios iguales y la joven primavera, ceñida con una corona de flores, E l verano estaba desnudo y llevaba una guirnalda de espigas; y estaba el otoño, sucio de uvas pisadas y el frío invierno con los cabellos blancos erizados”

Faetón es hijo del dios del sol, y de la ninfa Clímene. Febo le prometió, sin reflexionar, concederle todos sus deseos, y Faetón eligió conducir el carro del sol a través del cielo. En vano Helios intentó explicarle que ningún mortal podía conducirlo; Faetón, sin embargo, insistió en que su padre cumpliera su promesa y este, después de explicarle los espantosos peligros que le esperaban, le concedió, aunque con reticencia, lo solicitado. Pronto Faetón se dio cuenta de que su padre tenía razón. Aterrorizado, perdió el control de los caballos, y por conducir muy cerca de la tierra estuvo a punto de provocar un incendio. Para salvar al mundo de una completa destrucción, el dios Júpiter lanzó su rayo al joven y lo mató instantáneamente. Faetón cayó a tierra y, según la leyenda, fue sepultado a orillas del río Eridano (río Po).

Las Helíades: Mientras lloran la muerte de Faetón quedan convertidas en arboles y las lagrimas que derraman se secan y se convierten en Ambar que luego utilizan las jóvenes para adornarse.”Faetusa al querer recostarse en la tierra, se quejo de que sus pies se ponían rígidos ;La brillante Lampitie, que intentaba llegar junto a ella, fue retenida por una repentina raíz; la tercera cuando se disponía a desgarrar sus cabellos con las manos, arranco hojas: esta se duele de que sus piernas están retenidas en un tronco, aquella de que sus brazos se han convertido en largas ramas, y mientras admiran estas cosas, una corteza rodea las ingles y poco a poco abarca el vientre y el pecho y los hombros, y tan solo restaban sus bocas llamando a su madre.

Cicno: Hermano de Faetón, llega al río Eridano para llorar su muerte y que da convertido en un cisne “se debilito su voz de hombre y blancas plumas ocultan sus cabellos y el cuello se alarga enormemente desde el pecho y una ligadura une sus rojizos dedos, las ales cubren su costado, un pico sin punta se adueña de su boca”.

Calisto: Hija de Licaon, doncella de Nonacris, era una de las compañeras de caza de Diana. Fue violada por Júpiter del que quedo embarazada, y cuando fue expulsada del cortejo de la diosa Diana, Hera se vengo en ellla por el agravio sufrido convirtiéndola en osa. “Los brazos empezaron a erizarse de largas cerdas y a curvarse sus manos y a alargarse en prensiles uñas y hacer el papel de patas y la boca, alabada en otro tiempo por Júpiter, se deforma en grandes fauces”

Arcas: Arcas es nieto de Licaón, mientras que perseguía a las fieras a través de los bosques se encontró con su madre, esta le miró y el retrocedió porque se asustó y cuando la osa estaba a punto de atacarle él casi le clava su lanza. Júpiter lo detuvo evitando el crimen. Entonces fueron arrastrados por un viento y transportados al cielo donde se convirtieron en constelaciones.

Juno se encolerizó al ver a su rial brillar en el cielo y bajó a hablar con Tetis y Océano y les presenta su queja por las dos nuevas constelaciones que han sido colocadas en el cielo.

El cuervo: En este apartado habla de la transformación que el cuervo ha sufrido a lo largo del tiempo. En un principio era blanco y su cambio de color es debido a su lengua, por charlatanes cambiaron su color de blanco a negro.

Coronis, La Gralla, Nictímene: Coronis, hija de Flegias, era la más hermosa de Hemónia. Coronis mantuvo una relación con Apolo hasta que este descubrió que ella le estaba siendo infiel. El pájaro Febos descubrió su felicidad y con el propósito de hacer pública esta falta se puso as volar para encontrar a su amo. Febo se encontró con la Gralla y ella le explicó el motivo de su transformación (contó algo que debería haber mantenido en secreto). Nictímene paseaba cerca del mar cuando la vio Apolo y intentó llamar su atención pero no tuvo éxito. Entonces Apolo la persiguió, entonces fue ayudada por una virgen que no pudo evitar su transformación en ave.

Ocirroe: El hijo de Febo y Coronis, asclepio, es confiado a Quiron un centauro. Ocirroe es hija del centauro y de la ninfa Cariclo y ella concibe en su mente el futuro del niño, por hablar demasiado es castigada a convertirse en yegua.

Bato: Hubo un tiempo en el que Apolo habitaba los labrantíos de Mesenia y pasaba el tiempo deleitándose con su flauta sin preocuparse del cuidado de sus vacas “Aquella era la época en la que te cubría una piel de pastor y la carga de tu mano izquierda fue un bastón silvestre y de la otra la flauta de siete cañas desiguales...” Mercurio roba las vacas de Apolo y le advierte a Bato, un viejo de la zona, que no diga nada, a cambio le entrega una vaca, mas tarde vuelve con su figura transformada y le ofrece al anciano una vaca y un toro si delata al ladrón, el hombre acepta traicionando así a Mercurio y le entregándose a si mismo, el anciano es castigado por su traición y transformado en piedra de toque.

Hijas de Cécrope-Aglauro: Mercurio se enamora de Herse una de las hijas de Cécrope, y visita el dormitorio donde descansan la tres hermanas “la parte más recóndita de la casa tenia tres lechos adornados de marfil y concha, de los cuales tu pandroso ocupabas el derecho, Aglauro el izquierdo, el centro Herse” Aglauro se da cuenta de la presencia del dios y este le pide su ayuda para poder casarse con su hermana. Atenea esta resentida con Aglauro por haberse enterado de su secreto y prepara una venganza.

La envidia: Se describe el palacio de la envidia “esta oculta en las profundidades de un valle su casa privada de sol, no accesible a ningún viento, triste y repleta de un frío paralizador y que siempre esta vacía de fuego y llena de bruma...ve dentro a la envidia comiendo carne de víbora, alimento de sus venenos, y al verla aparta los ojos... La palidez se asienta en su rostro, la escualidez en todo su cuerpo, nunca es recta su mirada, los dientes están lívidos por el moho, sus pecho están verdes de hiel, la en agua empapada en veneno...su bastón al que en su totalidad cadenas de espino...”

Atenea manda a la envidia que envenene a Aglauro con su veneno, así Aglauro pasa los días angustiada por el buen casamiento de su hermana y a menudo desea la muerte, finalmente se convierte en piedra blanca.

El rapto de Europa: Júpiter se transforma en un toro blanco para raptar a Europa, hija de Agenor, hermana de Fenix, Cilix y Cadmo. Ella, aterrada, se vuelve a mirar la playa abandonada en su rapto y sujeta con su mano derecha un cuerno, la otra esta colocada en el lomo; Sus ligeros vestidos ondean con el soplo del viento.

Libro III

Cadmo: Después de producirse el rapto de su hermana Europa a manos del dios Júpiter, Cadmo recibió el encargo de su padre, rey de Fenicia, de encontrarla; si fracasaba en el intento, no volvería a su casa. Incapaz de encontrar a su hermana, consultó al oráculo de Febo y se le recomendó que fundara una ciudad. Febo le dijo que encontrase una vaquilla, que debería seguirla y construir la ciudad donde ella se parara a descansar.

Cerca del sitio de la nueva ciudad, Cadmo y sus compañeros hallaron un bosquecillo sagrado custodiado por una serpiente. La fiera mató a sus compañeros y Cadmo acabó con la serpiente. Por consejo de la diosa Atenea, sembró los dientes del animal en la tierra. De ellos surgieron hombres armados y lucharon entre sí hasta que todos, menos cinco, resultaron muertos. Cadmo logró la ayuda de los vencedores para fundar la ciudadela de la nueva ciudad de Tebas. Este recibió como esposa a Harmonía, la hija de Marte y Venus.

Acteón: Es el nieto de Cadmo, después de abandonar su faena se dirige al bosque donde sin quererlo llega al manantial donde se esta bañando Diana. Había un valle repleto de resinosos pinos y de puntiagudos cipreses, de nombre Garfia, consagrado a Diana en cuyo extremo mas apartado hay una cueva boscosa, la naturaleza con su ingenio había imitado el arte. Había formado un arco natural. En la parte derecha resuena una fuente cristalina con poco agua. Al ser sorprendida desnuda Diana se enfurece y convierte a Acteón en un ciervo.

Sémele: Pertenece a la familia procedente de Tebas, hija de Cadmo y Harmonía. Cuando Hera se dio cuenta de que su marido estaba enamorado ella, engañó a Sémele, transformándose en una anciana nodriza le dijo que le pidiera a Júpiter (como prueba de su origen divino) que se mostrara con todos sus atributos tal y como lo hacia cuando estaba con Juno. Obligado por la promesa hecha a Sémele de concederle sus deseos, Júpiter se apareció ante la mujer en la plenitud de su gloria divina. Cuando ella se acercó a él, acabó carbonizada por los rayos de luz que el dios irradiaba. Júpiter pudo rescatar a su hijo nonato, Baco, de las cenizas; no obstante, tuvo que ocultar al feto en su muslo hasta que pudiera nacer, y lo entrego a las Ninfas de Nisa.

Tiresias: Es sucesor de la saga tebana. Júpiter y Juno discuten sobre quienes gozan de mas placer los hombres o las mujeres como no se ponen de acuerdo van a consultar al sabio Tiresias que vivió siete años como mujer debido a unas heridas provocadas a unas serpientes que se estaban apareando, el sabio le da la razón a Júpiter. Hera se enfada tanto que le deja cieg, en compensación Júpiter le da el don de profetizar el futuro.

Narciso, Eco: Hijo del dios del río Cefiso y de la ninfa Liríope. Era muy bello, tanto doncellas como muchachos se enamoraban de Narciso, pero él rechazaba sus insinuaciones. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y ésta la había condenada a repetir las últimas palabras de lo que se le dijera. Eco fue, por tanto, incapaz de hablarle a Narciso de su amor, pero un día, cuando Narciso estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos. Narciso cruelmente se negó a aceptar el amor de Eco; ella estaba tan apenada que se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que nada quedó de ella salvo su voz. Un joven despreciado deseo que narciso amara también algo que nunca pudiera conseguir, Ramnusia, la diosa de la venganza, escucho los ruegos e hizo que se apasionara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó muriendo próximo a las aguas que le reflejaban. En el sitio donde su cuerpo había caído se encontró una flor.

Penteo: El hecho de ser conocido proporcionó una buena reputación a Tiresias por las ciudades de Grecia. Aunque había un hombre que le despreciaba, Penteo que se reía de sus palabras y su desgracia (haberse quedado ciego). Tiresias profetizó que un nuevo dios llegaría a la ciudad, Líber, y si Penteo no lo veneraba acabaría muerto y manchando de sangre los bosques, a su madre y a las hermanas de estas. Penteo no hizo de las profecías del adivino y se marchó. Y poco después Líber llegó a la ciudad y todos celebraron ritos en su honor. Más tarde Penteo decide luchar contra el invasor para que su cuidad no sea conquistada.

Acetes y los marineros tirrenos: Todos intentan calmar a Penteo pero esto le enfurece todavía más. Penteo manda secuestrar a Baco y en lugar de eso le traen a Acetes, un seguidor del dios y ministro de su culto, que es obligado a explicar porque sirve a Baco. Este cuenta como lo marineros tirrenos raptaron al dios que se hallaba en estado de embriaguez y de cómo este los transformo en delfines quedando solo en la embarcación Baco y el “un joven de virginal belleza...coronada su frente de racimos de uva, agita una lanza cubierta de ramos de pampano...” finalmente ponen rumbo a Naxos y Acetes se convierte en su fiel seguidor.

Muerte de Penteo: Acetes es misteriosamente liberado y Penteo se dirige por si mismo al lugar donde se celebran los ritos, una vez allí Agave y las mujeres de Tebas, presas de un frenesí báquico, descuartizan a Penteo, sin que Agave sea consciente de que la víctima es en realidad su propio hijo.

Libro IV

Las hijas de Mínias: Alcitoe, hija de Mínias, y sus hermanas niegan que e dios sea hijo de Júpiter. Comienzan los rituales en honor al dios pero las hijas de Mínias son las única que no asisten a celebrarlos. Estas permanecen en casa ocupándose de sus areas y contando algunas historias

Píramo y Tisbe: Son dos jóvenes amantes. Sus padres residían casas cercanas y de niños se enamoraron, pero les prohibieron casarse. Los amantes mantienen susurrantes conversaciones a través de una grieta del muro que separa sus casas. Finalmente, deciden encontrarse en la tumba de Ninus, bajo una morera blanca. Tisbe, que llega antes, ve a una leona con las fauces ensangrentadas de su última caza. Al huir, la doncella pierde el velo, que el león desgarra con su boca manchada de sangre. Cuando llega Príamo y ve el velo, cree que Tisbe ha muerto y se clava la espada por el costado. La sangre que brota de su herida mancha las moras blancas. Tisbe lo encuentra moribundo y ella también decide clavarse un puñal. Desde entonces las moras son púrpuras.

Marte y Venus: Las hijas de Mínias continúan contando historias ahora le toca a Leuconte. Cuenta como el Dios de Sol descubre el adulterio de Venus con Marte y se lo comunica a Vulcano el cual prepara una trampa para los amantes de forma que cuando se acuestan en el lecho quedan apresados por una red y más tarde son observados por todos los dioses.

Leuconte y Clítie: Venus se venga del Sol haciendo que se enamore de Leuconte, el dios se olvida de todas sus amante, Clítie celosa de la joven le comenta al padre su relación con el dios tergiversando lo ocurrido, el padre como castigo entierra viva a la joven. El dios Sol la perdona pero pone fin a su relación con ella. Clítie se consume de amor por él y pasa los días en el bosque ayunando y mirando al sol en todo su recorrido, finalmente se transforma en un heliotropo pero aún transformada conserva su amor.

Salmaci-Hermafrodito: Hermafrodito es hijo de Mercurio y Afrodita, el joven fue transformado por los dioses en un ser mitad hombre y mitad mujer, después de que una ninfa, cuyo amor había rechazado, rogó estar unida para siempre con él.

Transformación de las hijas de Mínias:

Las hijas de Mínias acaban de contar relatos, siguen en sus faenas y profanan la fiesta de Baco. Los hilos se transforman en sarmientos, la casa se llena de fuego y humo. Sus cuerpos se empequeñecen y una membrana cubre sus cuerpos, finalmente quedan transformadas en murciélago.

Ino y Atamante: Atamante asesina a su hijo e Ino intenta fugarse con su otro hijo en brazos, llega a un acantilado y se tira al mar. Venus se apiada de su nieta y le pide a Neptuno que le de a Ino y a su hijo un lugar entre sus divinidades, el niño es llamado Palemón y su madre Leucotea.

Los infiernos: Juno va a los infiernos, lugar donde se encuentran las almas de los muertos. En la puerta esta Cerbero, el perro guardián de las puertas del infierno el cual posee tres cabezas. Juno baja a los infiernos presa de la ira y la cólera. La diosa llama a las hermanas nacidas de la noche que poseen serpientes negras como melena y les pide que lleven la locura a Atamante, así Tisifone va al palacio de Atamante coge una antorcha mojada en sangre y se viste con una túnica enrojecida por la sangre que chorrea y se ciñe con una serpiente enroscada.

Tisífone: Después de mirar a todos intimidándolos gira otra vez la cabeza y se fija en Sísifo, y mirándolo manifiesta su odio contra Atamante, quería que se enterrara la casa de Cadmo y que la locura arrastrara a Atamante al crimen, y esto es precisamente lo que le pide a las diosas. Tisífona se saca de la boca dos culebras que le estorbaban y comienza a hablar. Juno se va hacia el cielo otra vez y antes de entrar Iris la moja con agua purificadora.

Tisífone coge una antorcha y sale de casa y se dirige hacia la casa de Atamante. Éste y su esposa querían salir del palacio pero Erinia bloqueó el paso. Se arrancó dos serpientes del medio del cabello y las lanzó contra ellos y hiere sus espíritus en vez de sus cuerpos. Mientras ellos permanecen inmóviles hecha un veneno sobre sus pechos y mueve su antorcha. Y así, habiendo conseguido su propósito vuelve al reino del gran Dis.

Atamante manda que extiendan una red porque dice haber vito una leona por el jardín. Las compañías sidonias siguen sus huellas hasta que les es posible, éstas se perdían en el mar al lado de las rocas no tuvieron ninguna duda de su muerte y lloraron el linaje de Cadmo. Éstas, que están convencidas de la muerte de su reina, maldicen a Juno por su excesiva crueldad, ésta otra harta de soportar injurias las convierte en piedras a algunas y en aves a otras.

Cadmo y Harmonía: Cadmo no sabe que su hija y su nieto pequeño son ahora dioses del mar, abatido por el dolor abandona la ciudad que fundó, después de un largo camino llega su esposa, exiliada con él, al territorio de Ilíria y allí recuerdan las infortunios que han pasado juntos. Cadmo se pregunta i mato a una serpiente sagrada con su lanza y al poco de decir esto una serpiente le envuelve el torso y poco a poco los transforma en dragones.

Perseo: A los dos les servia de consuelo la transformación de su nieto que veneraba la India (sometida a quienes Grecia rendía culto). Sólo había un hombre, Acrisio, que osara prohibirle la entrada, que osara alzar sus armas contra el dios, que no admitiera su origen divino así como era hijo de Júpiter. Pero pronto tuvo Acrisio que arrepentirse y aceptar todo lo que hasta el momento había injuriado. Cuando Perseo sobrevolaba el cielo de Líbia cayeron unas gotas de sangre de la cabeza de la Gorgona, y cuando cayeron a la tierra dieron vida a diversas serpientes, y por eso ese País esta infestado de serpientes. Y siguiendo su camino por culpa de las nubes dio tres veces la vuelta al mundo.

Perseo y Atlas: Al anochecer no se atrevía ya a volar y se paró en las regiones Hesperias, en el reino de Atlas e intentó descansar hasta que Lucifer llamara los fuegos de la Aurora y la Aurora del carro del día. Atlas poseía las regiones extremas de la tierra y la parte del océano, también posee numerosos animales. Perseo se presenta delante de Atlas, le pide un lugar para descansar y le dice que es hijo de Júpiter. Atlas recordó un oráculo que decía que su árbol se quedaría sin oro y la gloria de lo que había conseguido hasta el momento sería para el hijo de Júpiter. Por miedo de esto cierra sus montañas y encarga el cuidado de ellas a un dragón. Trata de expulsar a Perseo y para ello hasta hace uso de la fuerza. Finalmente Atlas queda convertido en montaña.

Perseo y Andrómeda: Andrómeda era la princesa de Etiopía. Su madre, Casiopea, irritó al dios Poseidón por enorgullecerse de ser más hermosa que las ninfas del mar, las Nereidas. Como castigo, Poseidón envió un horrible monstruo marino a devastar la Tierra. Los etíopes pudieron saber, a través de un oráculo, que serían liberados del monstruo si ofrecían a Andrómeda como víctima del sacrificio. La doncella fue encadenada a una roca a orillas del mar, pero la rescató el héroe Perseo, quien mató al monstruo y reclamó la mano de Andrómeda como recompensa.

Medusa: Las forcides eran dos viejas hermanas que compartían el uso de un mismo ojo. Perseo mata a Medusa arrancándole la cabeza, de la sangre de ésta nace Pegaso el caballo de las rápidas alas y su hermano.

Libro V

Perseo y Fineo: En viaje hacia el este de Tracia, los argonautas encontraron a Fineo, quien quedó ciego por su agudeza profética a manos de los dioses y lo persiguieron dos harpías, que le impedían comer quitándole la comida o ensuciando su mesa. Antes de informar a Jasón en su búsqueda del vellocino de oro, Fineo pide ser librado de las harpías. Esta tarea es realizada por Zetes y Calais, hijos alados de Bóreas, el viento norte, quienes las persiguen a través del mar, aunque no las matan.

Preto: Vuelve a la ciudad acompañado de su esposa y entra en a ciudad para vengar a su abuelo (aunque no se lo merecía). Había exiliado a su hermano y ocupaba el trono soberano en al fortaleza de Acrisia. Pero ni las armas ni ninguno de sus actos le sirvió contra el monstruo que lleva las serpientes.

Polidectes: Rey de Serifos a que Perseo convierte en roca con la cabeza de Medusa.

La fuente del caballo: Hasta el momento Minerva había acompañado a su hermano nacido de la lluvia de oro. Pero entonces se marcha de donde se encuentra hacia Tebas y a Helicón, que es donde estaban las musas. Cuando llega al cimo dela montaña se para y habla con las musas. Entonces pregunta por la fuente que ha creado Pegaso y al verla queda maravillada.

Hipocreme, musas, Pirineo: Cuando las musas se dirigen al Parnaso son invitadas por Pirineo a pasar la noche en su casa, una vez dentro intenta violarlas pero estas se colocan las alas y Pirineo intentando seguirlas se cae desde lo alto de las torres. En las artes figurativas las Musas nunca han aparecido aladas (solo aparece en Ovidio) aunque se dice que las musas se hicieron unas coronas con las alas de las sirenas al vencerlas en un certamen de canto.

Ceres y Proserpina: Cuando le toca el turno a las Musas estas deciden dedicarle el poema a Ceres. Así cuentan que Tifoeo se encontraba cautivo en una isla por un castigo de Júpiter, éste en su esfuerzo por liberarse provocaba terremotos en toda la tierra e hizo salir a Dite de su reino subterráneo, ya que, éste tenia miedo de que la tierra se abriera y entrara la luz en su mundo.

Proserpina es hija de Ceres y de Júpiter y sobrina de Dite o Plutón, dios del Tártaro. Cupido hace que Dite se enamore de Proserpina y Éste la rapta en su carro de caballos negros.

Cíane: Es una Ninfa de Sicilia que intentó disuadir a Dite del rapto de la diosa, como no lo consiguió, sus miembros se transformaron en agua, este agua forma el lago que lleva su nombre.

Ascálabo: Ceres busca a su hija durante varios días. Cansada y sedienta llama a una choza donde le dan una bebida dulce, un niño insolente la llama glotona y la diosa le convierte en una salamanquesa, en griego ascálabo.

Las sirenas: Formaban parte del séquito de Proserpina y quedaron transformadas en aves pero conservando los rostros de doncellas. Se decidió que Proserpina pasara la mitad del año con su madre y la mitad con su esposo.

Aretusa: Ninfa del bosque, servia a Diana. Mientras Aretusa se estaba bañando en una corriente que pertenecía al dios del río Alfeo, éste apareció y le declaró su amor. Aretusa huyo y Diana la oculto con una nube luego la transformó en una fuente. Pero Alfeo la persiguió por el fondo del mar donde él mismo se convirtió en un río las aguas del cual se unieron con las de la fuente.

Triptolemo: Ceres le manda llevar sus dones por todas las tierras. Cuando llega a Escitia el rey Linco le acoge pero como quiere ser el que lleve esos dones le asalta por la noche y Ceres le convierte en lince.

Las Piérides: Las diosas quedaron como vencedoras de concurso de canto, las ninfas comenzaron a injuriarlas. Después de los insultos colmaron la paciencia de las diosas. Y como castigo por haber perdido e insultarlas las convierten en aves, en garzas.

Libro VI

Palas y Aracne: Una joven tan hábil en el arte del tejido que se atrevió a desafiar a la diosa Atenea, patrona de las artes y de los oficios, a una competición. Mientras que Atenea tejía un tapiz que representaba a los dioses y las diosas en todo su esplendor, Aracne tejía uno que ilustraba sus romances. Atenea se enfurece por la perfección de la obra de la muchacha, y esta al no poder soportar su furia se cuelga, por piedad, Atenea soltó la cuerda y le permitió seguir viviendo pero bajo la forma de araña.

Níobe: Hija de Tántalo y de la reina de Tebas. Su marido, el rey Anfión, era hijo del dios Júpiter y un gran músico. Níobe tuvo seis hijos y seis hijas. Aunque era feliz, Níobe dispuso que el pueblo de Tebas le rindiera culto a ella en lugar de a la diosa Latona, que sólo tenía dos hijos. Los dioses oyeron sus palabras desde el monte Olimpo y decidieron castigarla. Los hijos de Latona, Apolo y Diana dispararon sus flechas y mataron a los hijos de Níobe. La desconsolada Níobe se convirtió en una piedra que permanece siempre humedecida con sus lágrimas.

Latona y los Licios: Hija de la titánide Febe y del titán Ceo, madre de Diana y Apolo. Fue una de las muchas amantes del dios Júpiter, quien por temor de los celos de Hera, su mujer, desterró a Leto cuando estaba a punto de dar a luz. Ante la posible venganza de Hera, todos los países e islas se negaron a dar a la desesperada Leto un hogar donde su hijo pudiera nacer. Después de un largo recorrido, ella llegó a una isla del mar Egeo. La isla, que se llamaba Delos, era un lugar árido y rocoso pero, cuando Leto llegó allí y pidió refugio, recibió hospitalidad. En ese momento, surgieron cuatro grandes columnas del fondo del mar para sostener la isla, que quedó firmemente anclada para siempre.

Marsias: Encontró la flauta que Atenea inventó y que luego abandono porque afeaba su rostro. Marsias llegó a ser un músico tan brillante que desafió a Apolo, dios de la música, a una competición, cuyo ganador tendría derecho a castigar al perdedor. Las musas otorgaron la victoria a Apolo, quien tocaba la lira. El dios hirió a continuación a Marsias, de cuya sangre brotó un río.

Péople: Hijo de Tántalo. Cuando todavía era un niño su padre lo mató y lo descuartizo pero los dioses recompusieron el cuerpo, pero se perdió un hombro que no pudieron recuperar, y se sustituyó el hombro perdido por uno de marfil.

Progne y Filomena: Procne y Tereo se casan, a la boda no acude Juno, pero si las Eumenides que llevan antorchas de un entierro y preparan el lecho, también aparece un Búho, símbolo de mal presagio. Tereo va a buscar a la hermana de su esposa tal y como ella le había pedido, pero en cuanto ve a Filomena Tereo la desea y la viola, esta furiosa por el ultraje promete contar todo lo que le a hecho pero Tereo le corta la lengua y la encierra en un establo. Filomena teje una tela contando sus desgracias y se la hace llegar a su hermana que la cree muerta en otras circunstancias. Procne, como venganza hacia su marido, mata a su hijo Itis y se lo da a comer al esposo, finalmente una de las hermanas se convierte en ruiseñor y la otra en golondrina, Tereo se convierte en Abubilla.

Boreas y Oritías: Viento del norte, rapta a Oritia a la que convierte en su esposa quien concibe dos gemelos que tienen las alas de su padre, son Calais y Zetes.

Libro VII

Medea y Jasón: Calais y Zetes liberan a Fineo, rey de Salmideso, adivino y ciego, de las Harpias (aves con aspecto de mujeres) que le atormentaban robando y ensuciando su comida, a cambio éste les dice como sobrevivir a los infortunios del viaje.

Medea es hija de Eetes, rey de Colquidae. Cuando el héroe Jasón, al frente de los argonautas, llegó a Colquidae en busca del vellocino de oro, Medea se enamoró desesperadamente de él. Jasón promete fidelidad duradera a Medea y llevársela consigo a Grecia, pero antes de realizar sus promesas Jasón se sirve de los poderes de ella para engañar a su padre y obtener el vellocino. Medea zarpa con Jasón hacia Iolco.

Esón: Es el rey de Yolco, padre de Jasón. Esón se encuentra al borde de la muerte y Jasón le pide a su esposa que rejuvenezca a su padre, esta mediante un complicado hechizo lo consigue.

Pelias: Pelias se encuentra al borde de la muerte y sus hijas le piden a Medea que le rejuvenezca igual que hizo con Esón pero esta las engaña y después de obligarlas a clavarle cuchillos a su padre vierte en las heridas un liquido sin magia y este muere.

Huida de Medea: Medea huye de Jasón después de vengarse de él, vuela por los cielos huyendo de las armas de Jasón y es acogida por Egeo.

Eaco y Minos: Eaco es hijo de Egina y Júpiter, Minos le pide ayuda para la guerra pero el no se la concede.

Eaco y Céfalo: Céfalo es hermano de Egeo y lleva el laurel de Atenas a la Creta en actitud suplicante para pedir ayuda en la guerra. Éaco le concede la ayuda. Cefalo se sorprende de la joven población de la isla y hecha de menos a muchas de las gentes que había encontrado en sus anteriores visitas. Éaco le relata la suerte de la antigua población.

La peste de Egina: Juno odia al pueblo de Éaco por ser este fruto del adulterio entre su marido y Egina como castigo les manda una peste que acaba con todos los seres vivos tanto hombres como animales

Los Mirmidones: Eaco, desesperado, elevó ruegos a Júpiter; viendo una gran hilera de hormigas cuando lo hacía, le pidió que las transformara en seres humanos en cantidad suficiente para llenar su ciudad vacía. Júpiter respondió a su plegaria y, por haber sido repoblada a partir de un hormiguero, los habitantes de Egina comenzaron a llamarse mirmidones

Céfalo y Procris: Céfalo se caso con Procris y en el segundo mes de su matrimonio, el marido es raptado por la diosa de la Aurora, este desea en todo momento volver al lado de su esposa y la diosa finalmente le deja pero le hace dudar sobre la fidelidad de Procris. Céfalo llega a su casa con otro aspecto y tienta a su esposa que finalmente acepta pasar una noche con e , descubierto el engaño, Procris se retira avergonzada a los campos y adora a Diana, luego se reconcilian y Procris le regala a Céfalo un perro y una jabalina. Viven felices hasta que Procris, debido a un malentendido, recibe noticias de que su marido la engaña con una ninfa, la espesa celosa se apresura al campo para comprobarlo y al ser confundida con una bestia es asesina por su propio marido con la jabalina.

Libro VIII

Minos y Escila: Minos es hijo de Europa y rey de Creta.

Aparece Victoria que es representada como una mujer con alas. Niso la descendiente de Niso se enamora de Minos y le entrega a este los cabellos de su padre. Minos queda victorioso gracias al crimen de Escila pero aun asi la rechaza. Escila hace recuerda como Pasfae engaño a su marido con un toro del que tuvo un hijo mitad hombre mitad animal. Finalmente Escila queda convertida en un pájaro, Ciris.

El laberinto de Ariadna: Minos manda al arquitecto Dédalo construir un laberinto para encerrar al minotauro, Teseo le vence con la ayuda de Ariadna a la que abandona mas tarde en la playa. Baco la encuentra lamentándose en la playa y se casa con ella.

Dedalo e Ícaro: Dédalo quiere huir de Creta y para ello crea unas alas con plumas y cera. Le da también alas a su hijo Ícaro y le advierte que no debe acercarse demasiado al sol, el niño no hace caso y las alas se derriten. Las isla Icaria lleva este nombre por su hijo.

Perdiz: La hermana de Dédalo le entrega a su hijo para que lo instruya este descubre la sierra y Dédalo celoso lo tira desde la fortaleza de minerva, Palas convierte al niño en una perdiz.

El jabalí de Calidón: Los pueblos olvidan adorar a Diana y esta en venganza les manda un jabalí que destruya las cosechas mata a los animales y a los propios hombre. Meleandro es enviado a matar al jabalí.

Cacería de Calidón: Muchos de los hombres que participan en la cacería intentan sin éxito matar al jabalí ya que Diana hace todo lo posible para defender a su criatura.

Los Testíadas: Meleandro consigue matar al jabalí y se lo regala a Calisto , los otros celosos por su victoria no le permiten regalar el jabalí y este furioso mata a Plexipo y a Toxeo.

Altea: La vida de Meleagro esta unida a la de un leño y al enterarse su madre de que este ha matado a sus tíos maternos arroja el leño, que hasta ahora había guardado, al fuego

Muerte de Meleagro: Cuando el leño es arrojado al fuego Meleandro, ajeno a todo, se consume en llamas por dentro.

Las Meleagrides: Altea despues de matar a su hijo se suicida. Las Meleagrides son las hermanas de Meleagro, estas lloran su muerte y Latona las transforma en gallinas.

Teseo en casa de Aqueloo: El rio Aqueloo invita a Teseo a su palacio mientras la corriente no recupere su curso normal. Su casa esta llena de musgo y decorada con conchas, las ninfas que sirven la comida están descalzas.

Las Equinades y Perimele: Aqueloo cuenta que las náyades habían preparado sacrificios para todos los dioses olvidándose de el y que por ello decidió inundar todas sus tierras para castigarlas menos la isla Perimele. Esta isla era en realidad una joven de la que el río se había enamorado y al descubrirlo su padre Hipodamante la tiro al río para que muriera pero Aqueloo pidió misericordia a Neptuno y este la transformo en una isla

Filemon y Baucis: Cuando Júpiter, padre de los dioses, y su mensajero, Mercurio, recorrieron Frigia bajo apariencia humana buscando alimento y albergue, nadie los acogió excepto el anciano Filemón y su mujer, Baucis, quienes les brindaron su hospitalidad. Como recompensa por su amabilidad, Júpiter los salvó de un diluvio que había enviado para castigar a los frigios por su crueldad y sustituyó la humilde morada de Filemón y Baucis por un templo. Él también les prometió otorgarles todo lo que desearan, pero ellos sólo pidieron ser sacerdotes de su templo y morir al mismo tiempo. Júpiter cumplió su promesa y, cuando ellos llegaron a una edad muy avanzada, transformó a Filemón y a Baucis en arboles, que crecieron de un solo tronco y por lo tanto permanecieron unidos. Este árbol permaneció durante muchos años delante del templo y era venerado por el pueblo.

Erisicton: Erisicton tala una encina sagrada, y la ninfa cuya vida esta ligada a este árbol le hace saber que su acción no quedara sin castigo. Ceres le castiga con el hambre portadora de muerte. El hambre: “su cabello estaba erizado, los ojos hundidos, la palidez en su cara, los labios blanquecinos de mugre, la garganta áspera de moho, la piel endurecida a través de la cual se podían ver las entrañas... los tobillos sobresalían inflamados”

Mnestra: Hija de Erisicton, al ser perseguida por su padre le pide a Neptuno que la ayude y este la transforma en un muchacho, luego se transforma en muchas otras cosas cuando su padre la busca para ofrecerla a otros hombres a cambio de comida. Finalmente el padre, con su apetito voraz, acaba por devorarse así mismo.