Mestizaje, sincretismo cultural y evangelización

Religiones. Cruce europeo. Criollos. Españoles. Época colonial. Mulatos. Zambos. Cultura. Lenguaje. Tradición. Educación

  • Enviado por: Vanessa
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Introducción:

Desde 1492 han ocurrido sucesos que merecen nuestra total atención, ya que desde este año comenzó nuestro origen como raza, donde se han visto involucradas innumerables culturas y consigo muchas costumbres también.

De partida, debemos admitir y aceptar nuestro origen y nuestra sangre y, fundamentalmente, conocer nuestro pasado y a nosotros mismos.

El nacimiento de nuestra raza es el resultado de una mezcla entre españoles y mapuches y, también, una compleja combinación de ambas culturas. El chileno de hoy tiene tanta sangre mapuche como española y esto es claramente perceptible en nuestra lengua y en nuestros rasgos físicos.

Este trabajo tiene como principal objetivo explicar el inicio y el origen de muchas razas, entre las cuales se haya la nuestra.

Mestizaje:

Mestizaje es el término que hace referencia al cruce de europeos, africanos e indígenas realizado a partir de 1492 en la América hispana.

La sociedad colonial se caracterizó por ser muy jerarquizada; la clase social más alta, la aristocracia, estaba compuesta principalmente por blancos, es decir, peninsulares, criollos y mestizos, estos últimos sólo si eran reconocidos por sus padres. Los españoles eran un grupo reducido, ya que muchos regresaban a su patria. Los criollos, en cambio, eran los hijos de españoles nacidos en territorio chileno, que cada día fueron aumentando. Lo importante en la aristocracia era cuanto dinero tuviesen y no cuanta sangre indígena corriera por sus cuerpos. La clase media estaba formada principalmente por españoles pobres. La tercera clase estaba formada por mestizos, indios y artesanos, que no tenían capacidad de ascender.

Durante mucho tiempo la población indígena quedó sometida al dominio de los españoles y criollos. Sin embargo, poco a poco fue disminuyendo en número, como consecuencia del mestizaje. Residían en el campo, donde ni siquiera pudieron mantener su idioma original, ya que los españoles impusieron su lengua natal. Pero al otro lado del Biobío (al sur) la historia era distinta. Si bien no estaban del todo libres y también fueron reducidos por los españoles, los Huilliches que habitaban la región de Valdivia y Osorno se encontraban en una relativa independencia.

La población mayoritaria en la época colonial era la mestiza, que vivía en el área rural. Al ser descendientes de blancos y aborígenes, esta población era muy inestable, pues no pertenecían a ningún lado, siendo despreciados por españoles y criollos, y no bien mirados por los nativos. Como dijimos anteriormente, el mestizo tuvo un espacio social indeterminado, pero aún así se estableció preferentemente en el sistema español. Sin embargo, todos los grupos sociales fueron permeables al mestizaje, por lo que la población del continente americano es hoy fundamentalmente mestiza.

Tradicionalmente, la unión con las mujeres indígenas fue utilizada por los conquistadores españoles como un sistema de dominio sobre la población.

En menos número estaban los esclavos negros. Debido al alto costo que significaba traerlos a Chile, por lo general se dedicaban a las labores domésticas y de confianza de sus patrones; formaban parte de la servidumbre de las casas.

Por otro lado, estaban los mulatos y los zambos. Los primeros eran hijos de blancos y negros, y los zambos eran hijos de negros y aborígenes. Este grupo era mucho más humillado que los mestizos. Incluso, si eran muy negros de piel los utilizaban como esclavos.

La unión del mestizo con el indio dio origen al denominado Cholo, y la unión del zambo con el indio dio origen al Chino.

En la colonia todos los grupos eran reconocibles, pero con el transcurso del tiempo la mezcla fue disminuyendo los rasgos diferenciadores, lo que derivó en un individuo que fundía todas las características en uno sólo.

Sincretismo cultural:

El sincretismo cultural se refiere a la mezcla y a la fusión de costumbres como consecuencia del mestizaje.

Hoy en día, por ejemplo, utilizamos un lenguaje “revuelto”, hablamos tanto en idioma español como en mapuche, incluso se puede afirmar que muy pocos mapuches actuales saben hablar en su lengua original.

Antes, en el matrimonio mapuche, se sacaba a la niña a punta de peleas. Pero después, cuando empezaron a españolizarse, iban a pedir a la niña, pero pagaban a la familia, llevaban animales para gratificar al viejo.

En el siglo XVII, a los enfermos se los curaba con yerbas y brebajes que preparaba alguna virtuosa criada.

Palabras de origen indígena:

Pichín: poco.

Cachantún: agua mineral.

Zapallo: calabaza (norte).

Cancha: patio cerrado, citio para carreras y juegos (en quechua).

Piñén: suciedad.

Cochayuyo: planta salada.

Bochinche: mucho ruido.

Kulpan: caer en desgracia.

Cahuín: reunión, fiestas, borracheras; agrupación social de familias o grupos de familias de la misma estirpe.

Guata (huata): panza, barriga.

Huahua: criatura.

Kallampa: hongo (en quechua).

Carpa: toldo, tienda de campaña (en quechua).

Chape: trenza de mujer.

Nombres de origen indígena:

Antofagasta: anta: cobre. pacay: esconder. Escondrijo de cobre.

Quilicura: quyly: cosa ladeada. cura: piedra. Cosa ladeada de piedra.

Apoquindo: apu: jefe, gobernador. kintu: ramillete de flores. Ramilletes del gobernador.

Arauco: raq: greda. co: agua. Agua gredosa.

Curacaví: junta de las piedras.

Chiloé: isla de gaviotas.

Huachuraba: greda del extremo.

Llanquihue: lugar hundido o lago perdido.

Maipu: paraje de tierra cultivada.

Mapocho: río de los mapuches.

Ñuble: río de corriente angosta y obstaculizada.

Pichilemu: pequeño bosque.

Putaendo: brotar el agua formando pantanos.

Quirihue: tierra de zorros.

Cobquecura: pan de piedra.

Temuco: agua de temo.

Tobalaba: hierba de mal de ojo.

Vichuquen: lugar muy aislado.

Tradiciones:

Machitún

Los machis, mezcla de sacerdotes, adivinos y médicos capaces de descubrir los maleficios y curarlos por medios sobrenaturales, cuando los médicos yerbateros han agotado sus esfuerzos para curar aun enfermo. En la oscuridad de la noche realizan un machitún, ceremonia de magia. Ritual que consiste en que desde una gran rama de canelo cuelga en la ruca del enfermo, un tambor mágico rodeado de laureles, mientras una oveja espera su sacrificio. El machi fumiga con humo de tabaco por tres veces consecutivas al enfermo, a la rama de canelo y a la oveja mientras unas mujeres cantan sus canciones tradicionales. Sacrificada la oveja se le extrae y se estruja el corazón y se inserta enseguida en la rama de canelo, llega entonces el momento de examinarle el vientre al enfermo para ver que tipo de veneno le ha infiltrado el supuesto brujo, porque evidentemente la persistencia del mal no pude si no provenir del arte de la brujería. Hecho el examen el machi toca el tambor mágico, ser pasea por la ruca con las mujeres cantando y en un espasmo de inspiración se echa al suelo gesticulando y contorsionándose, cerrando y abriendo los ojos como un poseído.

Fiesta de la Tirana

Cada mes de julio, en un pueblo del altiplano chileno, la tirana, se celebra la mas concurrida y espectacular de las fiestas religiosas del país.  La festividad, que culmina el día de la virgen del carmen y congrega a mas de 150.000 personas,  en una coreografía policrómica y musical, que  tiene raíces en el inconsciente colectivo  de la religiosidad popular.

Durante todo el año, las hermandades preparan cuidadosamente
las coreografías y trajes de su presentación ante la virgen

Danzas multicolores, mascaras diabólicas, lanzas, plumas, ondulantes capas brillando de lentejuelas, polleras que giran en el polvo...

Todo es un delirio de ruido y movimiento en este complejo conjunto de ritos aimaras y católicos...

En la tirana y otras fiestas del norte chileno y boliviano, se manifiesta una gran fantasía y notable poder creador en la organización, un tanto caprichosa, de bailes no tradicionales, bailes inventados año a año, de carácter un poco carnavalesco.

Evangelización:

Desde los comienzos de la época de la Conquista, los sacerdotes venían dispuestos a evangelizar a los indígenas y convertirlos al cristianismo, con lo que se cumplía el fin espiritual de la colonización.

En un principio, los sacerdotes que se radicaron en Chile fueron capellanes de ejército, que incluso tuvieron que participar en combates más de alguna vez. Más tarde, se dedicaron a convertir a los aborígenes sometidos tras dichas guerras, y otros fueron misioneros en tierras de Arauco.

La institución religiosa tuvo un papel muy importante en la colonización americana, especialmente en Chile. Los Reyes Católicos y sus sucesores estuvieron obligados a promover la evangelización y constituyeron un Patronato Real sobre la Iglesia, por el cual se aseguraba la retribución (remuneración) del clero, la construcción de iglesias, catedrales, conventos y hospitales. El clero también percibía en muchos casos el tributo del indígena y disponía de haciendas trabajadas mediante encomendados, esclavos indígenas o asalariados.

El clero, en esta época, comenzó a aumentar considerablemente. Sólo en Santiago, a mediados del siglo XVII, existían 200 religiosos. Para la Corona era mucho más fácil “dar el pase a América” a las órdenes religiosas y no a muchos sacerdotes en forma individual.

Los dominicos y los franciscanos comenzaron una labor misionera cerca de los pueblos indígenas utilizando la persuasión para convencerlos, aunque también existían algunos evangelizadores que sólo vinieron a hacer fortuna a América.

Los franciscanos fueron los primeros en llegar a Chile, pero además de estas órdenes aquí se encontraban los agustinos, los mercedarios y los jesuitas. Estos últimos, gracias a la influencia del padre Luis de Valdivia y de la guerra defensiva, consiguieron extenderse en la región araucana.

Cultura y educación:

Los sacerdotes eran las personas más cultas de la época. En el siglo XVI funcionaron escuelas donde enseñaban a leer y escribir a los soldados y más tarde a criollos y mestizos. Eran escuelas básicas, y si alguien quería seguir estudios superiores debía viajar a Perú.

En 1595 los dominicos fundaron el Colegio de Santo Tomás y los jesuitas el de San Miguel, donde se impartían clases de latín, filosofía y teología, destinada a los niños de las familias adineradas. En 1608 se creó el Seminario de Santiago, para la formación de los religiosos. Más tarde, ambos colegios fueron elevados a la categoría de Universidades Pontificias, en 1619 y 1621, respectivamente, por autorización papal.

Los Jesuitas fundaron un internado para jóvenes aristócratas: el Convictorio de San Francisco Javier. Tras la expulsión de esta orden religiosa del país, en 1767, el internado se transformó en el Convictorio Carolino.

Sólo en el siglo XVIII Chile contó con un establecimiento de educación superior, la Real Universidad de San Felipe, fundada en 1738. Sin embargo, comenzó a funcionar en 1759, con cinco facultades.

Las mujeres recibían instrucción en los conventos de monjas, donde aprendían a leer, escribir, bordar, cocinar, cantar, e incluso, bailar.

Conclusiones:

Este trabajo, que ha cumplido el objetivo planteado al principio, merece ser finalizado con una breve, pero precisa conclusión.

De partida, debemos recordar que la finalidad del presente trabajo era dar una respuesta explicativa a la interrogante de nuestro origen como raza, cuya respuesta se encuentra, indudablemente, en nuestra historia, donde transcurrieron una serie de sucesos que nos aclaran el surgimiento de una cultura que fue “creada” a partir de una mezcla de otras tantas civilizaciones, las cuales traían consigo su propio pasado y evolución.

Desde un principio, los aborígenes de nuestra tierra chilena, se vieron afectados por la influencia que ejercieron los españoles durante la Colonia, los cuales introdujeron su cultura en la población mapuche, dando como resultado un proceso de fusión entre ambas razas y el nacimiento de un largo desarrollo que finaliza en una civilización mezclada.

Durante este largo proceso, llamado mestizaje, le creencia de los indígenas fue casi reemplazada por la religión, la que ocupó un lugar fundamental en nuestra educación y civilización.

El mestizaje (ya explicado en la investigación) dio lugar al sincretismo cultural, donde la lengua, las creencias, las costumbres y los conocimientos se combinan hasta lograr lo que sólo siglos pudieron hacer: el origen de una cultura mixta. Este aspecto se puede notar claramente en nuestro lenguaje cotidiano, ya que sin siquiera darnos cuenta utilizamos palabras de origen indígena que satisfacen nuestra necesidad de expresión y comunicación. Un hecho más claro todavía, son los significados de muchos pueblos, ciudades y lugares de Chile, pues con sólo hojear un mapa de nuestra patria se pueden observar innumerables nombres de indudable origen indígena.

¿Qué más se puede decir? El chileno de hoy en día tiene tanta sangre mapuche como española: aunque lo haya mencionado con anterioridad, es algo tan significativo y cierto que quedan demás las largas e inútiles explicaciones, porque después de ser leído este trabajo de investigación, queda totalmente demostrado este hecho.