Mercado monetario

Macroeconomía. Dinero. Tasas de interés. Tipos de cambio. Precios. Economía abierta y cerrada. Oferta y demanda monetaria. Paridad del Poder de Compra

  • Enviado por: Róger Alejandro Banegas Rivero
  • Idioma: castellano
  • País: Bolivia Bolivia
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

Certifícate PMP - Plan Platino ¡Garantizado!
Certifícate PMP - Plan Platino ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

publicidad

1. Introducción

En el presente trabajo se examina el equilibrio en el mercado monetario y la determinación de los precios bajo los dos principales regímenes cambiarios: tipo de cambio fijo y tipo de cambio flexible. Se amplia, y profundiza el análisis sobre la demanda de dinero, la oferta de dinero y el equilibrio monetario. También se desarrolla una teoría simple de equilibrio general que nos permite una mejor comprensión sobre la determinación del tipo de cambio, el nivel de precios, y la oferta monetaria en una economía abierta al comercio y a los flujos internacionales.

La economía se representa a través de un modelo clásico simple en donde el producto está siempre en su nivel de pleno empleo. De esta forma, el análisis dejará de lado las variaciones de producto y se centrará en las variaciones de dinero, el tipo de cambio y los precios. Se supone que el capital tiene movilidad perfecta entre los mercados nacionales e internacionales, con lo que las tasas de interés interna y externa son iguales.

El primer paso es comprender la naturaleza de los distintos regímenes cambiarios. A partir de ahí se puede estudiar como interactúan el tipo de cambio, los precios y la oferta monetaria en una economía pequeña y abierta.

2. Evolución de los sistemas cambiarios en el tiempo

Durante la segunda mitad del siglo XIX predominaron los sistemas de tipo de cambio fijo. El patrón oro, en sus muchas versiones, es un régimen de tipo de cambio fijo según el cual la autoridad monetaria de un país, normalmente el Banco Central, se compromete a mantener una relación de precios fija entre la moneda nacional y el oro. Por ejemplo, entre 1879 y 1933, se podía comprar al gobierno de Estados Unidos una onza de oro al precio de $18.85 dólares. De la misma manera se podía vender al gobierno una onza de oro al mismo precio. Debido a que durante largos períodos existieron muchas monedas atadas al oro en forma simultánea (incluyendo el dólar, la libra esterlina y el franco francés), estas monedas también se podían intercambiar entre sí aun precio fijo.

Después de la segunda Guerra Mundial, el acuerdo de Bretton Woods estableció un sistema de tipo de cambio fijo entre los país miembros del fondo monetario internacional, que abarcaba a la mayoría de las economía de mercado del mundo. En virtud de este acuerdo, los países firmantes fijarían el valor de sus respectivas monedas en términos de dólares de los Estados Unidos y el dólar sería convertible, a su vez, en oro al precio de $35 la onza. Sin embargo el acuerdo de Bretton Woods se desintegro en 1971, cuando el presidente estadounidense Richard Nixon suspendió la convertibilidad del dólar en oro (en particular, Estados Unidos ya no entregaría oro a los gobiernos extranjeros a cambio de oro) y modifico unilateralmente paridad(es decir, el tipo de cambio) del dólar con respecto a los demás monedas internacionales.

Desde 1973, el dólar estadounidense, el yen japonés y las monedas europeas han operado según un esquema de tipos de cambio de flotación sucia, es decir, se permite moverse de acuerdo a las fuerzas de mercado, pero el Banco Central de cada país suele intervenir para presionar al tipo de cambio en una u otra dirección.

3. Equilibrio del mercado monetario en la Economía Cerrada

Como hemos visto anteriormente el mercado monetario esta formado por dos componentes fundamentales: la demanda de dinero y la oferta de dinero, cuyo objetivo de dichos elementos será determinar el nivel de precios de la economía.

Generalmente las teorías sobre la demanda de dinero parten de la función especial del dinero como medio de cambio. El dinero proporciona servicios de liquidez que otros activos no pueden proveer. La utilidad de dinero como medio para realizar transacciones explica por qué las personas mantienen dinero a pesar de que éste tiende a estar dominado por otros activos, como son los bonos de tesoro por ejemplo.

La demanda de dinero se basa en la clásica ecuación cuantitativa del dinero: Md = K PY, donde “K”, es el reciproco de la velocidad de circulación de dinero (K = 1/V). Si la velocidad es de manera aproximada, a que tasa cambia de manos el dinero en la economía para facilitar las transacciones, su reciproco “K” será la fracción de año que el dinero se mantiene en forma líquida y no es usado en transacciones.

La oferta monetaria es simplemente una política monetaria que es tomada por una autoridad que generalmente es el Banco Central y es denotado por Ms = M. Es una decisión de la política monetaria que toma en función de la base monetaria y en sí el efecto multiplicador monetario que este pueda tener.

Entonces el equilibrio monetario, en una igualación de la demanda y oferta de dinero quedará establecido:

Ms = Md

M = K PY

M = (1/V) PY

M V = P Y

Gráficamente

4. Equilibrio del mercado monetario en la Economía Abierta

Al considerar una economía abierta, el proceso de la oferta de dinero se complica. La razón hay que buscarla en el estudio de los sistemas cambiario. Comencemos con el concepto de tipo de cambio como tal. El tipo de cambio se define como el precio de una divisa, o mide el valor de mercado de una moneda nacional en relación de una moneda extranjera.

Así mismo el equilibrio monetario en una economía abierta esta compuesto además de la demanda y oferta de dinero (como vimos en el caso de economía cerrada) por el tipo de cambio el cual se encuentra presente en el mercado de divisas o monedas extrajeras.

El mercado de divisas, que determina el tipo de cambio entre la moneda local y la moneda extranjera (divisa), esta conformado por la demanda y oferta de divisas. La demanda de divisas constituye las importaciones que se realizan y las inversiones nacionales en el extranjero, en cambio la oferta de divisas se refiere a la entrada de monedas extranjeras que se obtiene por exportaciones e inversiones extranjeras.

Gráfico del Mercado de Divisas

4.1 Tipo de Cambio flexible o flotante

Si en una economía abierta se deja fluctuar libremente al tipo de cambio, entonces el valor del mismo es el resultado de las condiciones monetarias que prevalecen en los dos países. En efecto, se puede decir que el tipo de cambio se ajusta para equilibrar la oferta y la demanda de monedas nacionales y divisas de modo muy similar a como lo hace el nivel de precios.

Para apreciar esto, volvamos a la economía cerrada. Supongamos que se aumenta la oferta monetaria interna de dinero con el fin de financiar el déficit presupuestario. Ya hemos visto que los aumento de oferta monetaria conducen a un exceso inicial de oferta monetaria: familias y empresas se encuentran con mas dinero del que desean (en relación quizás con otras formas de riqueza y mercancías) para el nivel de transacciones que realizan con dinero en la economía. En un primer momento, las personas tratan de deshacerse del dinero. Al nivel agregado no pueden hacerlo, ya que cada compra de bienes o activos financieros con el dinero”no deseado” hace que otra persona se encuentre en exceso de dinero. El equilibrio entre oferta y demanda de dinero sólo se restablece cuando los precios suben en proporción a la expansión de la oferta de dinero. Es decir, !M (V) = !P (Y), suponiendo V y Y constantes.

Vamos ahora a la economía abierta. Supongamos que lo Estados Unidos aumenta la oferta de dinero mientras Gran Bretaña la mantiene constante. Una vez más, el aumento de la oferta monetaria estadounidense genera un exceso de oferta de dinero. Cuando las familias estadounidense traten de intercambiar su dinero por otros activos financieros o bienes y mercancías extranjeras. Para ello, primero deben adquirir la monde de GB (libras esterlinas) y luego deben comprar bonos de tesoro de GB o algún otro producto extranjero con sus libras esterlinas recién adquiridas. Cuando las familias de los Estados Unidos aumentan la demanda por la moneda de GB, el tipo de cambio entre dólares estadounidenses y libras esterlinas se modifica.

Específicamente, el precio de libras esterlinas en términos de dólares sube. Cuando una moneda extranjera se encarece en términos de moneda nacional se dice que la moneda nacional se deprecia o pierde valor en relación a la moneda extranjera. Cuando una moneda extranjera se hace más costosa en términos de la moneda nacional se dice que el valor de esta última se aprecia.

  • Tipo de Cambio Fijo

  • Existe un tipo de cambio fijo cuando el banco central garantiza el precio de la moneda nacional en términos de moneda extranjera. Lo hace al comprar y vender unidades de moneda nacional al precio convenido en términos de moneda extranjera, y cuando utiliza sus reservas de divisas para cubrir los desequilibrios entre la oferta y la demanda de estas. Las intervenciones en el mercado cambiario se usan para mantener el tipo de cambio en el nivel deseado. En la realidad, no siempre es posible cumplir con la promesa de mantener un tipo de cambio fijo. El banco central debe tener suficientes reservas de moneda extranjera para pode intervenir cuando lo considere necesario. Posteriormente examinaremos varios casos en los que el banco central carece de los medio para cumplir con su compromiso con un tipo de cambio fijo. Esto se conoce como crisis de balanza de pagos.

    Cuando el banco central se compromete con un tipo de cambio fijo, pierde la facultad de controlar la oferta monetaria. Cualquier aumento del crédito interno. Por ejemplo: una compra de bonos de tesoro par financiar un déficit, genera una pérdida de reservas extranjeras en vez de un aumento de la oferta de dinero. Aquí hay un problema bastante obvio. El banco central puede encontrarse con que se le acabaron las reservas en sus intentos de estabilizar la moneda. En un sistema de tipo de cambio fijo cuando la moneda nacional en términos de moneda extranjera pierde su valor se denomina devaluación y cuando incrementa su valor se llama revaluación.

    4.3 Tipo de cambio flotación sucia

    Este tipo de cambio se caracteriza por seguir las fuerzas del mercado (oferta y demanda de divisas) solamente que interviene el banco central, es una mezcla de tipo de cambio fijo y flexible, es utilizado en muchos países y se dice que es el vigente en Bolivia.

    4.3 Tipos de Cambio múltiples

    A pesar que el FMI se opone a la adopción de mecanismo de tipo de cambio múltiple, muchos países en desarrollo los han usado extensamente. Un caso típico es el de un mercado cambiario dual, en el que la moneda extranjera tiene un precio para las transacciones comerciales y otro, más depreciado (normalmente, un tipo de cambio que flota en el mercado negro) para las operaciones de la cuenta de capitales. Hay dos ideas básicas tras esta política. La primera es aislar el mercado de bienes de shocks que pudieran ocurrir en los mercados de activos nacionales e internacionales. La segunda consiste en limitar las reservas de activos externos en manos del sector privado con la esperanza de evitar una pérdida de las reservas de moneda extranjera en el banco central.

    En un sistema de cambio dual, cuando se agranda la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo surge un problema. Supongamos que el tipo de cambio en el mercado de capitales es mayor que el imperante en el mercado oficial en un 50%. Normalmente se exige a los exportadores, por ley que intercambien sus ingresos en moneda extranjera al tipo de cambio oficial (el más bajo). En este esquema, los exportadores tienen incentivos a subfacturar, esto es, declarar ganancias inferiores a las efectivas con el objetivo de dejar parte de la moneda extranjera fuera de la supervisión oficial, para luego convertirlo al tipo de cambio paralelo, que es más alto. Por otro lado, los importadores se ven tentados a sobrefacturar sus compras en el exterior, declarando importaciones superiores a las efectivamente realizadas, para pode obtener más dólares del banco central a un tipo de cambio oficial menor. Estos dólares luego pueden ser vendidos en el mercado negro a un tipo de cambio más alto, esto es, forman parte de la salida de capitales del país que no figuran en la balanza de pagos.

    La presencia de múltiples tipos de cambio puede provocar severas distorsiones económicas en las transacciones de la cuenta corriente. Los tipos de cambio múltiples tienden a ocasionar graves problemas en la asignación de recursos, ya que algunas actividades resultan más rentables que otras, con base en ventajas puramente artificiales. Típicamente, los tipos de cambio múltiples desalientan fuertemente la producción nacional de bienes primarios de e exportación y de bienes que sustituyen a los importados, lo que lleva a depender en la importación de bienes en el mediano plazo.

    4.4 Casos de Aplicación en la Economía abierta

    Para facilitar la comprensión analizaremos los casos de aumento y disminución de la oferta monetaria con dos los principales tipos de cambios utilizados: tipo de cambio fijo y tipo de cambio flexible.

  • Aumento de la oferta monetaria con tipo de cambio fijo.

  • La consecuencia es que el tipo de cambio se mantuvo, el Banco central vendió divisas, disminuyeron sus reservas internacionales y el nivel de precios de la economía no vario.

  • Aumento de la oferta monetaria con tipo de cambio flexible

  • La consecuencia de un aumento de oferta monetaria con tipo de cambio flexible provoco una depreciación en la moneda nacional en términos de moneda extranjera.

  • Disminución de la oferta monetaria con tipo de cambio fijo

  • Una disminución de la oferta monetaria provocó un aumento en la oferta de divisas, lo cual para mantener constante el tipo de cambio, el banco central compro divisas, aumentar sus reservas internacionales y el nivel de precios se mantuvo constante.

  • Disminución de la oferta monetaria con tipo de cambio flexible

  • Una disminución en la oferta monetaria con tipo de cambio flexible lleva a una apreciación de la moneda nacional en términos de moneda extranjera, de decir que el tipo de cambio baja y el nivel de precios de la economía baja.

    5. Paridad de Poder de Compra y arbitraje de Tasas de interés

    La ley de un solo precio

    El concepto de la ley de un solo precio conecta los precios internos e internacionalización de un determinado producto. Supongamos que el precio de cierto bien en moneda extranjera en el mercado internacionales es igual a P* Para expresar este precio en moneda nacional, simplemente se multiplica P* por el tipo de cambio (E). La ley de un solo precio establece que el precio interno será igual a:

    P = E P*

    Usando esta concepción podemos demostrar que el tipo de cambio entre monedas depende de la política monetaria en el caso de dos países. Por ejemplo Estados Unidos y Japón. Dentro de Estados Unidos sabemos que:

    M V = P Y y que M* V* = P* Y* para Japón. Resolviendo el tipo de cambio entre los dos países a través de la ley de un solo precio: P = E P*, tenemos:

    E = (M/M*) x (V/V*) x (Y*/Y). Si Estados Unidos aumenta M el tipo de cambio se aprecia (E baja) ceteris paribus, si Japón aumenta M el tipo de cambio se aprecia (E sube) ceteris paribus, el mismo análisis se puede realizar con la velocidad de circulación y el nivel de producción de ambos países.

    Paridad del poder de compra (PPC)

    La paridad del poder de compra tiene como objetivo extender la ley de un solo precio, aplicable a productos individuales, a una canasta de productos que determina el nivel de precios promedio de la economía.

    La PPC es un supuesto en el cuál debe tomar en cuenta:

  • Que no existan barreras naturales al comercio, tales como costos de transporte y de seguros.

  • Que tampoco haya barreras artificiales, como aranceles o cuotas de importación.

  • Que todos los bienes se transen en los mercados mundiales.

  • Que el índice de precios local se construya con la misma canasta de bienes, y en la misma proporción, con la que se forma el índice mundial. En la práctica no todas estas condiciones se cumplirán sin embargo.

  • Arbitraje de intereses

    Así como existe arbitraje para los precios de los bienes, también lo hay para las tasas de interés. Supongamos que un inversionista puede invertir en un bono extranjero a una tasa de interés i*, o en un bono nacional i. Si no se esperan variaciones del tipo de cambio entre la moneda local y la extranjera, sería lógico que el inversionista pusiera su dinero en el activo que le pague la mejor tasa de interés. Igualmente lo más lógico es que las personas que se endeudan lo hagan buscando la tasa de interés mas baja para los créditos. Estas acciones tenderán a igualar las tasas de interés de ambos países. Si, como ocurre con los bienes, no existen barreras al flujo de activos financieros, entonces tendrá un tipo de arbitraje entre las tasas de interés en una y otra moneda. Así: i = i*

    Es por eso cuando se pretende realizar una inversión ya sea en el país o en el extranjero además de las tasas de tipo de cambio, se debe analizar la tasa de variación del tipo de cambio (E). El resultado de una regla de arbitraje para las tasas de interés semejante a la paridad de poder de compra, que establece lo siguiente: i = i* + "E/E

  • Bibliografía

  • Sachs Jefrrey y Larraín Felipe, Macroeconomía en la economía Global.

    Segunda edición. Capitulo 135 (páginas 149 - 155), Capítulo 8

    (Páginas 265 -270)