Medicación tópica

Administración de medicamentos. Dermatológicos. Oftámicas. Factores a valorar. Elementos. Irrigaciones e instilaciones óticas

  • Enviado por: Rutyta
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Álgebra Elemental
Álgebra Elemental
En este curso de Álgebra Elemental se trataran las operaciones básicas entre expresiones algebraicas...
Ver más información

Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

publicidad

MEDICACIÓN TÓPICA

La medicación tópica incluye medicamentos dermatológicos, irrigaciones e instilaciones. Las irrigaciones pueden Loción tener o no medicación.

Las preparaciones dermatológicas incluyen lociones, linimentos, ungüentos, pastas y polvos. Véase el Cuadro 35. 1, anteriormente. A menos que esté contraindicado por una orden específica, la enfermera lava y seca cuidadosamente el área, a golpecitos con la toalla, antes de aplicar una preparación dermatológica. Las costras y supuraciones de la piel albergan microorganismos y producen infecciones locales. También pueden evitar que la medicación entre en contacto con el área que va a ser tratada. Las enfermeras siempre deben utilizar una técnica aséptica cuando afrontan una herida abierta. Si el cliente tiene lesiones, la enfermera debe utilizar guantes o depresores linguales. De esta forma, la mano de la enfermera no entra en contacto directo con los microorganismos localizados en las lesiones y en su periferia. Véase el Cuadro 35.6 para las directrices generales sobre aplicación de medicación tópica. La Técnica 35.2 describe las fases de la administración de medicamentos tópicos.

Administración de medicamentos

dermatológicos

OBJETIVOS

  • Disminuir el prurito (picor)

  • Lubrificar y suavizar la piel

  • Producir vasodilatación o vasoconstricción local

  • Aumentar o disminuir las secreciones de la piel

  • Proporcionar una cobertura protectora a la piel

  • Aplicar un antibiótico o un antiséptico para tratar o evitar una infección

  • Disminuir la inflamación

  • Administrar medicamentos transdérmicos de efecto sostenido

FACTORES A

VALORAR

Malestar; prurito; color de la zona afectada y de su enrojecimiento, erupción); inflamación; supuración; cantidad de vello o pelo sobre la zona afectada (si el vello es excesivo puede ser necesario retirarlo antes de aplicar la medicación).

Medicación

Loción

Linimento

Pomada y pasta

Polvo

Aplicación

Agitar antes de usar para distribuir las partículas en suspensión.

Empapar una gasa estéril y aplicar con palmaditas sobre el área afectada.

No frotar, para evitar mayor lesión de¡ área afectada.

Verter sobre las manos y frotar la piel del cliente masaje suave y prolongado.

Generalmente se aplican con espátula o guantes.

Algunas deben extenderse en capa fina, p. ej., la cortisona. Debe ponerse un apósito estéril encima. Si se aplica un corticoide, se evitarán los vendajes oclusivos o los pañales impermeabilizados con Los materiales oclusivos aumentan la absorción percutánea del corticoide, con lo que se eleva la posibilidad de efectos y absorción sistémicos.

Espolvorear sobre una superficie y cubrir con un apósito.

EQUIPO NECESARIO

Utilizar material y técnicas estériles para todas las lesiones cutáneas abiertas.

  • El Guantes (desechables y estériles si es necesario)

  • Solución prescrita para lavar el área según se ordene

  • Gasas de 2 x 2 para limpiar

  • Contenedor de la medicación

  • Tubo de aplicación (si es necesario)

  • El Depresores linguales

  • Paño para cubrir la zona (si es necesario)

INTERVENCIÓN

1. Verificar la orden.

  • Comparar el registro de la medicación con la orden más reciente.

  • Comparar la etiqueta del tubo o jarra de medicación con el registro de medicación.

  • Determinar qué área ha de ser lavada antes de aplicar la medicación.

2. Preparar al cliente.

  • Proporcionar intimidad.

  • Exponer el área de piel a ser tratada.

3. Preparar el área para la medicación.

  • Lavarnos las manos y ponernos guantes.

  • Determinar qué parte del cuerpo a tratar está limpia; de no ser así, lavarla con suavidad y secarla a golpecitos con gasas.

4. Aplicar la medicación y cobertura según se ordene.

  • Colocar una pequeña cantidad de crema (p. ej., emoliente) sobre el depresor lingual y distribuirla uniformemente sobre la piel. ó

  • Verter un poco de loción en una gasa y, con ella, dar golpecitos sobre el área cutánea. ó

  • Si se utiliza un linimento, frotarlo sobre la piel con las manos utilizando movimientos largos y suaves.

    • Repetir al aplicación hasta que la zona esté completamente cubierta. Para una cobertura completa, no se debe ver piel a través de la crema o del ungüento.

    • Aplicar una cobertura estéril si es necesario

    • Aplicar un parche transdérmico preenvasado según se indique.

    5. Hacer que el cliente esté cómodo.

    • Proporcionar un camisón o pijama limpio tras la aplicación si la medicación entrara en contacto con las ropas. Las ropas del centro pueden lavarse con mayor facilidad que las propias del cliente.

    • Quitamos los guantes.

    6. Documentar todas las valoraciones e intervenciones.

    • Registrar el tipo de preparación utilizada; la zona sobre la que se aplicó; la hora; y la respuesta del cliente, incluyendo datos sobre el aspecto de la zona, molestias, prurito, etc.

      • Retomar tras un período suficientemente largo como para que la medicación haya ejercido su efecto para valorar la reacción, p. ej., enrojecimiento (para un rubefaciente, es decir, un agente que enrojece la piel), o alivio del prurito, quemazón, inflamación o malestar.

      ENFOQUE DE LA EVALUACIÓN

      Presencia de enrojecimiento o supuración; aumento o disminución del malestar.

      EJEMPLO DE REGISTRO

      Fecha

      Hora

      Notas

      07/08/93

      21:00

      Película fina de Topicort 0,5% aplicada sobre las zonas afectadas según orden. La zona está seca y con parches

      descamativos (de 2.5 cm de diámetro) dispersos por tórax,

      espalda y abdomen. No refiere prurito ni dolor .

      Lawrence Campbell, ED.

      ELEMENTOS CLAVE PARA LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS DERMATOLÓGICOS

      • Limpiar y afeitar la zona afectada antes de adminis­trar la medicación, si es necesario, y valorar el estado de la piel

      • Utilizar una técnica estéril para las lesiones cutáneas abiertas.

      • Aplicar la preparación tópica correcta sobre la zona apropiada.

      Irrigaciones e instilaciones oftálmicas

      Una irrigación ocular se administra para limpiar el saco conjuntival del ojo. En el hospital, se suele utilizar equipo estéril. Los medicamentos para los ojos se instilan en forma de líquidos o ungüentos. Las gotas oculares vienen envasadas en contenedores de plástico «monogota» que se utilizan administrar la preparación. Los ungüentos suelen suministrarse en pequeños tubos. Todos los contenedores deben avisar que la medicación es para uso oftálmico. Por lo general se utilizan preparaciones estériles, pero la técnica estéril no está siempre indicada. Los líquidos prescritos suelen diluidos, p. ej., menos del 1 % de potencia.

      Administración de irrigaciones e instilaciones oftálmicas

      OBJETIVOS Instilación

      • Proporcionar la medicación ocular que el cliente requiere (p. ej., un antibiótico) para tratar una infección o por otros motivos

      • Irrigación

        • Limpiar el ojo de materiales extraños o nocivos, o de secreciones excesivas, o como preparación para una cirugía

        FACTORES A VALORAR

        Alergia a la medicación; aspecto del ojo y de las estructuras circundantes en busca de lesiones, exudado, eritema o inflamación; localización y na­turaleza de cualquier supuración; lagrimeo e inflamación de los párpados o de la glándula lagrimal; quejas del cliente (p. ej., prurito, quemazón, vi­sión borrosa y fotofobia); comportamiento del cliente (p. ej., entrecerrar los ojos, parpadeo excesivo, arrugar la frente o frotarse los ojos); nivel de conciencia del cliente y capacidad o ganas de cooperar (p. ej., agitación, desorientación); efecto farmacológico específico y efectos adversos; co­nocimientos del cliente sobre la medicación.

        EQUIPO NECESARIO

        Instilación

        • Guantes estériles

        • Esponjas absorbentes estériles mojadas en suero salino normal Medicación

        • Esponjas absorbentes estériles secas

        • Cobertura ocular estéril (gasa) en función de necesidades y esparadrapo de papel para fijarla

        Irrigación

        • Paño impermeable

        • Batea estéril en forma de riñón

        • Guantes estériles

        • Bolas de algodón estériles

        • Suero salino estéril (opcional)

        • Contenedor estéril para la solución de irrigación

        • Solución de irrigación (por lo general se usan de 60 a 240 mL (2 a 8 onzas) de solución a 37°C

        • El Jeringa ocular estéril o irrigador ocular (se puede utilizar un dispositivo de goteo ocular si sólo se requieren pequeñas cantidades de solución)

        INTERVENCIÓN

      • Verificar la orden de medicación o de irrigación

      • Instilación

        • Comprobar la orden del médico sobre la preparación, concentración y número de gotas. Confirmar también la frecuencia prescrita de la instilación y qué ojo debe ser tratado. Es frecuente el uso de abreviaturas para identificar los ojos: OD (ojo derecho), 01 (ojo izquierdo), AO (ambos ojos).

        • Comprobar la fecha de caducidad y aseguramos de que la medicación está claramente etiquetada.

        • Irrigación

          • Comprobar el tipo, cantidad, temperatura y concentración de la solución y la frecuencia de la irrigación.

          • Colocar al cliente en una posición confortable, bien sentado o tumba­do. Para una irrigación, inclinar la cabeza hacia el lado del ojo afecta­do y aseguramos que la luz no inci­de directamente sobre los ojos de la persona. La cabeza se inclina de forma que la irrigación o la solu­ción de limpieza escurra del ojo a la batea por un lado, no por enci­ma del otro ojo. La fuente de luz se dirige ligeramente apartada del ojo, sobre todo si la persona sufre fotofobia.

          • 2. Preparar al cliente.

            • Explicar la técnica al cliente o a los padres de un niño o de un lactante. La administración de una solución o medicación oftálmica no suele ser dolorosa. Los ungüentos suelen ser calmantes para los ojos, pero algunas preparaciones líquidas pueden picar al principio.

            • En caso de un niño pequeño, utilizar una muñeca para demostrar la técnica. Esto facilita la cooperación y disminuye la ansiedad.

            • En caso de un cliente confuso o que no coopera, o de un lactante o un niño pequeño solicitar ayuda para sujetar los brazos y la cabeza. Suje­tar por las muñecas o emplear algu­na prenda inmovilizadora. Esto evi­ta interferencias por parte del cliente durante la administración de medicamentos.

            • Para una irrigación, colocar el paño para proteger al cliente y la ropa de cama, y colocar la vasija contra la mejilla por debajo del ojo del lado afecto.

            3. Limpiar el párpado y las pestañas.

            • Ponemos guantes estériles.

            • Utilizar bolas de algodón mojadas con solución estéril de irrigación o con suero salino estéril, y limpiar desde el canto interno hacia el canto externo. Si no se retira, el material que pueda haber en el párpado y en las pestañas puede pasar al ojo con la solución. La limpieza en dirección hacia el canto externo A evita la contaminación del otro ojo y del conducto lagrimal.

            4. Administrar la medicación o la irrigación.

            Instilación

            • Comprobar el nombre, concentración y número de gotas, si se utiliza un líquido, del preparado oftálmico. Extraer el número correcto de gotas en el aplicador del gotero, si se utiliza un gotero. Si se utiliza un ungüento, descartar la primera parte. La comprobación de los datos de la medicación es esencial para evitar un error de medicación. La primera parte del ungüento contenido en un tubo se considera contaminada.

              • Indicar al cliente que mire hacia el techo. Facilitar al cliente una esponja absorbente estéril seca. Es menos probable que la persona parpadee si mira hacia arriba. Cuando el cliente mira hacia arriba, la córnea está parcialmente protegida por el párpado superior. Se necesita una esponja para presionar sobre el conducto nasolagrimal tras la instilación de líquidos o para retirar el exceso de ungüento de las pestañas tras la instilación de pomada.

              • Exponer el saco conjuntival inferior colocando el pulgar o algún dedo de nuestra mano no dominante sobre el hueso de la mejilla, justo por debajo del ojo, y tirando suavemente de la piel de la mejilla. Si los tejidos están edematosos, tratarlos con cuidado para evitar lesionarlos. Colocar los dedos sobre la mejilla disminuye la probabilidad de tocar la córnea, evita ejercer presión sobre el globo ocular y que la persona parpadee o entrecierre los ojos.

              • Utilizando un abordaje lateral, instilar el número correcto de gotas sobre el tercio externo del saco conjuntival inferior. Situar el cuentagotas de 1 a 2 cm por encima del saco. Es menos probable que el cliente cierre los ojos si se utiliza un abordaje lateral. Al ser instaladas en el saco conjuntival, las gotas no dañarán la córnea, como podrían hacerlo si se dejan caer directamente sobre ella. El cuentagotas no debe tocar el saco conjuntival ni la córnea.

              • Sujetando el tubo por encima del saco conjuntival inferior, extraer 3 cm de ungüento y depositarlos en el saco conjuntival inferior comenzando desde el canto interno hacia fuera.

              • Enseñar al cliente a que cierre los párpados sin apretarlos. Al cerrar los ojos la medicación se extiende por el globo ocular. Apretarlos con fuerza puede dañar el ojo y sacar la medicación fuera.

              • En caso de medicamentos líquidos, presionar firmemente el conducto nasolagrimal durante al menos 30 segundos, o hacer que se presione el cliente (Fig. 35.9). Comprobar el protocolo del centro. La presión sobre el conducto nasolagrimal evita que la medicación se salga del ojo a través de dicho conducto.

              Irrigación

              • Exponer el saco conjuntival inferior separando los párpados con los dedos pulgar e índice (Fig. 35. 10). 0, para irrigar en fases, primero deprimir el párpado inferior y después levantar el superior. Ejercer presión sobre las prominencias óseas de la mejilla y por debajo de la ceja sujetar los párpados. La separan de los párpados evita el parpadee reflejo. Ejercer presión sobre las prominencias óseas minimiza posibilidad de presionar el globo ocular y de producir molestias.

              • Llenar y sujetar el irrigador ocular unos 2.5 cm por encima del ojo. esta altura la presión de la solución no dañará el tejido ocular y el in gador no tocará el ojo.

              • Irrigar el ojo, dirigiendo la solución hacia el saco conjuntival inferior desde el canto interno hacia el canto externo. Dirigir la solución de esta manera evita posibles lesiones a la córnea y previene que el fluido y los contaminantes drenen por el conducto nasolagrimal.

              • Irrigar hasta que la solución que salga del ojo sea clara (sin presencia de supuración) o hasta utilizar toda la solución disponible.

              • Instruir al cliente para que cierre y mueva los ojos periódicamente. El cierre y movimiento de los ojos ayuda a desplazar las secreciones del saco conjuntival superior al saco conjuntival inferior.

              • Secar alrededor del ojo con bolas de algodón.

              5. Limpiar los párpados según se requiera.

              • Limpiar los párpados suavemente desde el canto interno hacia el canto externo para retirar el exceso de medicamento.

              • 6. Colocar una oclusión ocular si es necesaria, y fijarla con esparadrapo de papel.

              • 7. Valorar la respuesta del cliente.

                • Valorar la respuesta inmediatamente después de la irrigación o instilación, y nuevamente cuando se suponga que la medicación ha actuado.

                • 8. Documentar toda la información relevante.

                  • Registrar las valoraciones de enfermería y las intervenciones relacionadas con la instilación o irrigación. Incluir el nombre del fármaco, la concentración, el número de gotas si es un líquido, la hora y la respuesta del cliente.

                  ENFOQUE DE LA EVALUACIÓN

                  Alivio de las molestias; cambios en el aspecto del ojo en función del efecto farmacológico; cantidad y características del exudado; características del líquido después de la irrigación; reacciones adversas o efectos secundarios de la medicación.

                  EJEMPLO DE REGISTRO

                  Fecha

                  Hora

                  Notas

                  12105/93

                  09:00

                  Refiere sensación de quemazón en OD. Cantidad moderada de

                  exudado amarillo purulento en canto interno y pestañas. Conjuntiva roja. OD irrigado con 90 mL de suero salino a 38 T. Líquido turbio tras la irrigación. Refiere sentirse mejor tras la irrigación. Deborah M. Mondeau, EE

                  ELEMENTOS CLAVE PARA LA REALIZACIÓN DE IRRIGACIONES INSTILACIONES OFTÁLMICAS

                  • Conocer el efecto esperado de la medicación instilada y el propósito de una irrigación.

                  • Verificar las órdenes del médico y confirmar qué ojo ha de ser tratado.

                  • Valorar el ojo y los síntomas asociados, así como el comportamiento del cliente antes y después de la técnica.

                  • Utilizar una técnica estéril a menos que se indique otra.

                  • Utilizar guantes.

                  • Limpiar el ojo según sea necesario antes de la administración, desde el canto interno hacia el canto externo.

                  • En caso de clientes muy confusos o niños, obtener ayuda o utilizar fijaciones.

                  • Para una irrigación, inclinar la cabeza del cliente hacia el lado afectado.

                  • Administrar el fármaco correcto (o solución de irrigación), a la dosis correcta, al cliente correcto, en el ojo correcto y en el momento adecuado.

                  • Instruir al cliente para que mire hacia arriba.

                  • Ejercer presión sobre las prominencias óseas de la mejilla o por debajo de la ceja al mantener los párpados abiertos.

                  • Dirigir la solución de irrigación o el ungüento ocular hacia el saco conjuntival inferior, desde el canto interno hacia el externo.

                  • Instilar las gotas sobre el tercio externo del saco conjuntival inferior.

                  • Evitar tocar el saco conjuntival o la córnea con el irrigador, el cuentagotas o el tubo.

                  • Documentar la irrigación o medicación administrada según el protocolo del centro.

                  Irrigaciones e instilaciones óticas

                  Las irrigaciones del conducto auditivo externo suelen realizarse por motivos de limpieza, aunque ocasionalmente se prescriben aplicaciones de calor y soluciones antisépticas. Las irrigaciones realizadas en un hospital requieren suministros y equipos estériles, de forma que no se introduzcan microorganismos en el oído. El suero salino a temperatura corporal (37 °C) se utiliza con frecuencia para irrigar el oído. La enfermera utiliza un termómetro para asegurarse de que la temperatura de la solución apropiada. Se utiliza una técnica médica aséptica p instilar medicamentos en el oído a menos que la membrana timpánica esté dañada, en cuyo caso se utiliza una técnica estéril. La posición del varía con la edad. En el niño menor de 3 años se dirige hacia arriba. En el adulto, el conducto auditivo externo es una estructura en forma de S de unos 2.5 cm de longitud. La Técnica 35.4 explica cómo realizar irrigaciones e instilaciones óticas.

                  Realización de irrigaciones e instilaciones óticas

                  OBJETIVOS Instilación

                  • Ablandar el cerumen ótico de forma que pueda ser extraído fácilmente con posterioridad

                  • Proporcionar un tratamiento local para disminuir la inflamación y/o destruir agentes infecciosos en el conducto auditivo externo

                  • Aliviar el dolor

                  Irrigación

                  • Limpiar el conducto, p. ej., para eliminar cerumen o pus

                  • Aplicar calor

                  • Retirar objetos extraños, p. ej., un insecto

                  FACTORES A VALORAR

                  Alergia a la medicación; pabellón auricular y meato en busca de signos de enrojecimiento y abrasiones; tipo y cantidad de cualquier supuración; quejas de molestias; integridad y aspecto de la membrana timpánica, así como presencia de cuerpos extraños en el conducto auditivo externo (la irrigación está contraindicada si la membrana no está intacta o si existe un cuerpo extraño en el conducto); capacidad de cooperación durante el procedimiento; efectos farmacológicos específicos y efectos adversos; conocimientos del cliente sobre la medicación que se va a utilizar.

                  EQUIPO NECESARIO

                  Instilación

                  • Guantes (opcional)

                  • Aplicador con punta de algodón

                  • Frasco correcto de medicación con cuentagotas

                  • Punta de goma flexible (opcional) para el extremo del gotero, que evita lesiones por movimientos repentinos, p. ej., de un niño o de un cliente desorientado

                  • Trozo de algodón

                  Irrigación

                  • Toalla impermeable

                  • Batea, por ejemplo, en forma de riñón

                  • Guantes (opcional)

                  • Escobillón aplicador

                  • Solución de irrigación a la temperatura apropiada, unos 500 mL (16 onzas) o según se ordene

                  • Contenedor para la solución de irrigación

                  • Jeringa (se suelen utilizar las de bulbo de goma o las jeringas Asepto)

                  • Bolas de algodón absorbentes

                  INTERVENCIÓN

                  1. Verificar la medicación o la orden de irrigación.

                  • Comprobar la orden del médico para el tipo de medicación o de irrigación; la hora, cantidad y dosis (si se trata de una instilación) o concentración (si es una irrigación); la temperatura (si es una irrigación); y qué oído es el que tiene que ser tratado.

                  • 2. Preparar al cliente.

                    • Obtener ayuda para agarrar a un niño que no coopera o a un adulto Aconfuso. Esto evita lesiones por movimientos bruscos durante el procedimiento o la administración de medicación.

                    • Instilación

                      • Colocar al cliente en una posición de decúbito lateral, con el oído que se va a tratar hacia arriba (Figura 35.1 l).

                      • Irrigación

                        • Explicar al cliente que puede experimentar una sensación de repleción, calor y, ocasionalmente, molestias cuando el fluido entra en contacto con la membrana del tímpano.

                        • URA 35.11. Instilación de gotas óticas.

                        • Colocar al cliente en una posición sentada o en decúbito, con la cabeza girada hacia el oído afectado. Así, la solución puede fluir desde el oído hacia la batea.

                        • Situar la toalla impermeable sobre el hombro del cliente, bajo el oído que se va a irrigar, y colocar la batea bajo el oído afectado.

                        3. Limpiar el pabellón auricular y el meato del conducto auditivo.

                        • Utilizar guantes si se sospecha infección.

                        • Utilizar aplicadores con punta de algodón y solución para limpiar el pabellón y el meato auditivo. Cualquier supuración ha de ser retirada deforma que no penetre en el conducto auditivo con la irrigación. También se limpia antes de una instilación para retirar cualquier supuración

                        4. Si se va a realizar una irrigación, preparar el equipo (omitir esta fase para una instilación).

                        • Llenar la jeringa con solución.

                        • Levantar el contenedor de la irrigación y dejar correr solución a través del tubo y de la boquilla. Se deja correr solución para eliminar el aire del tubo y de la boquilla.

                        5. Administrar la medicación ótica o la irrigación.

                        Instilación

                        • Calentar el contenedor de la medicación en nuestras manos, o introducirlo durante unos momentos en agua caliente. Esto favorece el bienestar del cliente.

                        • Llenar parcialmente el cuentagotas A ótico con medicación.

                        • Enderezar el conducto auditivo. En un niño, tirar suavemente del pabellón hacia abajo. En un adulto o en un niño mayor de 3 años, tirar del pabellón hacia arriba y atrás. Véanse las Figuras 12.7 y 11.33, páginas 320 y 238. El conducto auditivo se endereza para que la solución pueda correr por todo el trayecto del conducto.

                        • Instilar el número correcto de gotas sobre un lateral del conducto auditivo.

                        • Presionar suave pero firmemente en varias ocasiones sobre el trago auricular. La presión sobre el trago ayuda al flujo de la medicación en el conducto auditivo.

                        • Solicitar al cliente que permanezca en decúbito lateral durante aproximadamente 5 minutos. Esto evita que las gotas se escapen y permite que la medicación alcance todas las partes de la cavidad del conducto.

                        • Insertar un trozo pequeño de algodón suelto en el meato del conducto auditivo durante 15-20 minutos. No empujarlo hacia dentro del conducto. El algodón ayuda a retener la medicación cuando el cliente se levanta. Si se presiona hacia dentro del conducto, el algodón puede interferir con el efecto del fármaco y con el movimiento hacia fuera normal de las secreciones.

                        Irrigación

                        • Enderezar el conducto auditivo.

                        • Insertar la punta de la jeringa en el meato auditivo, y dirigir la solución suavemente hacia arriba contra el techo del conducto. La solución fluirá alrededor de todo el conducto saliendo por el suelo del conducto. La solución se instila con suavidad ya que una presión fuerte del fluido puede producir molestias y dañar la membrana timpánica.

                        • Continuar instilando fluido hasta que se utilice toda la solución o hasta limpiar completamente el conducto, dependiendo del propósito de la irrigación. Tener cuidado para no bloquear la salida de la solución con la jeringa.

                        • Secar el exterior del oído con bolas de algodón absorbentes. Introducir una torunda de algodón en el meato auditivo para absorber el exceso de fluido.

                        • Colocar al cliente en decúbito lateral sobre el lado afectado. El decúbito con el lado afectado hacia abajo ayuda a drenar el exceso de fluido por gravedad.

                        6. Valorar la respuesta del cliente.

                        Instilación

                        Valorar la cantidad y características de la supuración, el aspecto del ca­nal, molestias, etc., inmediatamente después de la instilación y pasado un período tras el que la medica­ción debe haber actuado. Inspec­cionar la bola de algodón por si existe supuración.

                        Irrigación

                        Valorar cualquier molestia del cliente así como el aspecto y olor del líquido que retorna.

                        7. Documentar toda la información relevante.

                        Registrar todas las valoraciones de enfermería y las intervenciones relativas al procedimiento.

                        Instilación

                        Incluir la hora, la dosis y cualquier referencia de dolor. Muchos centros utilizan hojas de evolución; otros pueden requerir que la anotación se realice en las notas de la enfermera.

                        Irrigación

                        Incluir el tipo, concentración, cantidad y temperatura de la solución utilizada; el aspecto del líquido que retorna; y la presencia de cualquier molestia.

                        Alivio de las molestias; cambios en el aspecto del oído en concordancia con el efecto farmacológico; cantidad y características de la supuración; aspecto de la membrana timpánica; características del fluido que retorna; presencia de reacciones adversas o efectos secundarios de la medicación.

                        EJEMPLOS DE REGISTRO

                        Fecha

                        Hora

                        Notas

                        05/12/93

                        11:00

                        01 irrigado con 60 mL de suero salino a 40 °C. Retorno claro con varios grumos

                        de color marrón oscuro. No refiere molestias. - Josephine A. DeSanto, EE.

                        Fecha

                        Hora

                        Notas

                        05/12/93

                        09:00

                        Instilación de Auralgan en 01. Refiere menos dolor, No

                        existe supuración.

                        Margaret N. Kerr, EE