Marianela; Benito Pérez Galdós

Narrativa española del siglo XIX. Novela realista. Localización. Argumento. Personajes. Temas. Estilo y recursos literarios

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 52 páginas
publicidad
publicidad

1-LOCALIZACIÓN

BENITO PÉREZ GALDÓS

Novelista y dramaturgo español, uno de los escritores más representativos del siglo XIX, junto con Clarín y Emilia Pardo Bazán.

Vida

El diez de mayo de 1843 nacía Galdós en Las Palmas de Gran Canaria, ciudad en que debía pasar su infancia y cursar sus estudios de Bachillerato . Fue el menor de diez hijos de Sebastián Pérez, un coronel del Ejército que había participado en le guerra de la Independencia, y de Dolores Galdós. Fue un niño reservado, interesado por la pintura, la música y los libros.

En ese medio familiar, de gente acomodada, adquirió Galdós el respeto que siempre tuvo hacia los sacerdotes y el cariño por los militares.

A los trece años empezó a estudiar el Bachillerato, curso 1857-58, y comenzó su formación intelectual, estudio de lenguas (latín, francés, inglés), literatura antigua, española y extranjera, historia, dibujo y pintura, música y ciencias. Años maravillosos de trabajo incesante, en los cuales comenzó la tarea que debía continuar sin interrupción toda su vida. Mientras aguzaba su mirada de observador en el dibujo y la pintura.

Escribió obras en prosa y verso, algún drama; en una exposición presento dibujos y una pintura; publicó en varios periódicos de Las Palmas. Su nombre era ya conocido cuando la llegada a Las Palmas de una prima le trastornó emocionalmente y sus padres decidieron que fuera a Madrid a estudiar Derecho, en 1862. En esta ciudad entra en contacto con el krausismo por medio de Francisco Giner de los Ríos, el cual le anima a escribir y le presenta en la redacción de algunas revistas. Se transforma en un madrileño que frecuenta tertulias literarias en los cafés, que asiste puntualmente al Ateneo madrileño, que recorre incesantemente la ciudad y se interesa por los problemas políticos y sociales del momento: se define a sí mismo como progresista y anticlerical.

En 1868 viaja a París y descubre a los grandes novelistas franceses. A su regreso traduce a Dickens, escribe teatro y, por fin, en 1970 se decide a publicar su primera novela, La Fontana de oro, con el dinero que le da una tía, ya que en esa época las novelas o se publicaban por entregas en publicaciones periódicas, revistas y periódicos, o corrían a costa del autor; la obra era todavía romántica pero en ella ya empezaban a verse sus ideas radicales que aflorarán en el decenio siguiente. En estos años comienza a escribir los Episodios nacionales, en la década de 1880, su época de máxima creación. También en estos años se compromete activamente en política, ya que de 1886 a 1890 es diputado por el partido de Sagasta, aunque nunca pronunció un discurso. A pesar de la oposición ultracatólica que no le perdonó haber escrito Doña Perfecta (1876), un panfleto anticlerical, fue elegido miembro de la Real Academia Española. El paso de los años le daban brío y en 1892 se entregó a la reforma del teatro nacional. El estreno de Electra (1901) supuso un acontecimiento nacional: al acabar la representación los jóvenes modernistas (véase modernismo) acompañaron al autor hasta su casa en loor de multitud. En 1907 volvió al Congreso, como republicano, y en 1909 con Pablo Iglesias, fue jefe titular de la “conjunción republicano-socialista”. Su izquierdismo fue el causante de que no se le otorgara el Premio Nobel. En 1920 murió ciego y pobre en Madrid, su ciudad de adopción.

Obra

La obra de Galdós se caracteriza por su marcado y nítido realismo. Él es un gran observador con toques geniales de intuición que le permiten reflejar tanto las atmósferas de los ambientes y las situaciones que describe como los retratos de lugares y de personajes. Se sirve del lenguaje para identificar a sus personajes y esto ha hecho que muchas veces se le acuse de lo que no es: usa un lenguaje ramplón cuando describe o habla un personaje ramplón. Galdós dividió su obra en “Episodios nacionales”, “Novelas españolas de la primera época” y “Novelas españolas contemporáneas”. Además hay que considerar su teatro.

Novelas españolas de la primera época

Hasta 1880 escribe unas novelas de tesis, maniqueas, donde los buenos son personajes modernos, abiertos, liberales y progresistas, y los malos, conservadores, tradicionalistas, fanáticos religiosos e intransigentes. Obras simplistas llenas de ardor juvenil. Entre éstas destacan Doña Perfecta (1876), Gloria (1877) y La familia de León Roch (1878). En Doña Perfecta cargó las tintas en el anticlericalismo y en el enfrentamiento entre progreso y tradición; en Gloria repartió por igual la intransigencia religiosa entre judíos y católicos, y en La familia de León Roch entre católicos y liberales.

Episodios nacionales

Desde 1873 a 1912, Pérez Galdós se propuso el ambicioso proyecto de contar la historia novelada de la España del siglo XIX, es decir, desde 1807 hasta la Restauración, con la intención de analizar el protagonismo de las fuerzas conservadoras y de progreso en España. Son 46 novelas distribuidas en cinco series de diez obras cada una, excepto la última que quedó interrumpida y sólo tiene seis. Obras corales, épicas, que cubren la anécdota del protagonista individual. Muy lejos de la novela histórica del romanticismo, Galdós se documenta con rigor y hasta donde puede de los hechos históricos y los comentarios están narrados con gran objetividad.

Las dos primeras series (1873-1879) cubren la guerra de Independencia y el reinado de Fernando VII. En ellas el autor manifiesta un cierto optimismo en una evolución lenta pero segura hacia el progreso. Entre las obras más celebradas de estas series se encuentran Trafalgar, Bailén, Napoleón en Chamartín o La familia de Carlos IV.

En 1898, retomó de nuevo las series, en las que trabajó hasta 1912. Cubre desde las Guerras Carlistas hasta la Restauración. El optimismo galdosiano se ha apagado y ahora aparece la visión amarga de la España profunda dividida y enfrentada en guerras fratricidas; ante esta convicción el autor busca una salida en el ideal de “la distribución equitativa del bienestar humano” resultado de su izquierdismo político. Algunas de las obras de este periodo son Zumalacárregui, Mendizábal, De Oñate a La Granja, Amadeo I o el último episodio, Cánovas.

A partir de 1881 son más de veinte y casi todo se desarrollan en Madrid. En estas obras el autor ya no utiliza planteamientos maniqueos religiosos o políticos para valorar las conductas de sus personajes, y con plena libertad analiza sus sentimientos, deseos y frustraciones. Lo que surge es un conjunto impresionante de mezquinos, bondadosos, burgueses adinerados, nobles arruinados, desheredados, grandezas y miserias de gentes que viven para aparentar. Galdós consigue captar esta pluralidad social y vital con técnicas narrativas nuevas sirviéndose tanto del monólogo interior, como del estilo indirecto o del personaje narrador —que ya había utilizado en los primeros Episodios Nacionales—. Ahora el autor presenta y el lector juzga.

Realismo (arte y literatura), en arte y en literatura, supone el intento por describir el comportamiento humano y su entorno, o por representar figuras y objetos tal y como actúan o aparecen en la vida cotidiana. Esta tendencia ha existido periódicamente a través de la historia en todas las artes; sin embargo, el término se restringe habitualmente al movimiento que comenzó a mediados del siglo XIX como reacción frente al romanticismo. La diferencia entre el realismo y el naturalismo es más difícil de definir, a pesar de que los dos términos son a menudo usados indistintamente. La diferencia estriba en el hecho de que el realismo se ocupa directamente de aquellas cosas que son aprehendidas por los sentidos mientras que el naturalismo, un término más bien aplicado a la literatura, intenta aplicar teorías científicas al arte.

Literatura

La literatura realista se define particularmente como la ficción producida en Europa y en Estados Unidos desde 1840 hasta la década de 1890, cuando el realismo fue desbancado por el naturalismo. Esta modalidad de realismo comenzó en Francia con las novelas de Gustave Flaubert así como con los relatos cortos de Guy de Maupassant, en los que reaccionan contra el lirismo y la idealización románticas. En Rusia, estuvo representado en las obras de teatro y en los relatos cortos de Antón Chéjov. La novelista George Eliot introdujo en la ficción inglesa el realismo; como declaró en Adam Bede (1859), su propósito era “dar una fiel representación de las cosas vulgares”. Destacados literatos españoles realistas fueron Emilia Pardo Bazán, Benito Pérez Galdós y Leopoldo Alas, y en Hispanoamérica Federico Gamboa, Cambacérès y el uruguayo Eduardo Acevedo (véase Realismo mágico). Mark Twain y William Dean Howells fueron los pioneros del realismo en Estados Unidos. Uno de los más grandes autores, el estadounidense Henry James, extrajo mucha más inspiración de sus mentores Eliot y Howell. La preocupación de James por las motivaciones de los personajes y de sus comportamientos le condujeron al desarrollo de un subgénero: la novela psicológica. En general, el trabajo de estos escritores ilustra la esencia del realismo, según la cual los autores no deben seleccionar hechos de acuerdo con unas ideas estéticas o éticas preconcebidas, sino que sus ideas deben estar basadas en observaciones imparciales y objetivas. Preocupados por la representación real de la vida, sin ocuparse por la forma, los realistas intentaron restar

Importancia a la argumentación en favor de la representación de los caracteres referidos a la clase media y a sus preocupaciones y asuntos más palpitantes.

Características generales del Realismo:

  • Se desea representar la realidad de una forma exacta, objetiva y verdadera.

  • El método seguido por el autor es la observación directa, la toma de datos, la documentación...

  • Se presta atención a lo cotidiano, a lo concreto e inmediato.

  • Abundan las descripciones minuciosas que atienden a todo tipo de detalles (la vestimenta, los muebles, los rasgos físicos y las reacciones psicológicas de los personajes...)

  • Se relaciona la vida privada de los personajes con la vida pública, histórica y social en que se desenvuelven, que normalmente es la época contemporánea del autor.

  • El escritor adopta el papel de cronista que, como narrador, cuenta los hechos y los comportamientos de los personajes, de los que lo sabe todo: sus pensamientos, sus ideas y sentimientos; es, pues, un narrador omnisciente. A veces comenta y emite juicios para conducir al lector en la interpretación de los hechos.

  • Se suelen plantear posturas ideológicas (conservadoras o progresistas) y reflexiones sobre los valores morales de la sociedad.

  • Se busca la naturalidad en el estilo y se refleja la manera de hablar de los personajes.

  • TEMA

  • El amor, descripción de los sentimientos de cada uno, si carácter..., la belleza interior y exterior frente a la fealdad, la religión, el contraste entre dos mundos y la dureza de la vida.

    Diferentes temas que se tratan:

  • La ceguera y su posible cura.

  • Relación sentimental.

  • Situación socio- económica: sátira de la filantropía, necesidad de una justicia social.

  • 4- Las etapas de la historia: Idea, naturaleza, espíritu.

    5- Ceguera de Pablo. Ciencia de Teodoro Golfín. La ciencia de la vista, gracias a la cual el hombre puede aprehender la realidad objetivamente; pero la ciencia no puede explicar la muerte ni la vida.

    3-ARGUMENTO

    ARGUMENTO GENERAL

    Un día llega al pueblo de Socartes, un célebre médico llamado Teodoro Golfín, que en su llegada se encuentra con un chico joven que es ciego y que se llama Pablo. Pablo Penánguilas era una persona con mucha imaginación, como un intelectual, que era capaz de imaginarse un mundo distinto al de la realidad, como en mucha ficción. Nela que era una mujer que no había conseguido desarrollarse físicamente, hace de lazarillo de Pablo. Nela a pesar de ser fea físicamente, hace de lazarillo de Pablo. Nela a pesar de ser tan fea físicamente, es muy buena persona, con un alma buena y romántica, que conseguirá establecer una relación amorosa entre ellos dos, y Pablo le hará unas hermosas declaraciones de amor. Nela que ha conseguido deformar la realidad le hace pensar a Pablo que ella es una mujer hermosa, como todas las demás con la misma belleza femenina. Nela al enterarse de una posible cura se asusta porque no quiere que Pablo descubra su fealdad. Ante esta situación acude la prima de Pablo, Florentina, que goza de una increíble belleza, y muchos hombres, entre ellos Pablo, la desearían. Como el padre de Pablo quería que su hijo recuperara la vista, se inicia la operación y resulta exitosa. Nela pretende huir por vergüenza. Pablo impresionado por la belleza de su prima se casa con ella, aunque se acuerda de Nela y pregunta sin cesar por ella. Pablo consigue ver a Nela, pero ella no puede soportar la vergüenza de ser tan fea y de no ser como Pablo esperaba. Entonces muere de pena, de dolor, de vergüenza al no poder soportar su propia fealdad.

    ARGUMENTO POR CAPÍTULOS

    CAPÍTULO I

    El señor Teodoro Golfín se ha perdido en su camino y busca impacientemente las minas de Socartes. Golfín se repite constantemente que se ha perdido a causa de su adelante, siempre adelante. Él se sorprende, ya que no encuentra a nadie en el camino que pueda guiarle correctamente. Al llegar a un talud, Golfín escucha el canto de una muchacha y lo encuentra preciosismo. Una figura humana llama la atención de nuestro viajero, que esta arrepentido de haber decidido ir andando, era un ciego, que con mucho gusto lo quiso guiar.

    Citas

    “...aguardaba el paso de algún aldeano que le diese buenos informes topográficos para llegar pronto y derechamente a su destino...”

    “...adelante, siempre adelante...”

    “...he de llegar a las famosas minas de Socartes...”

    “...me he perdido...”

    “...parece que estoy en un desierto...¡Qué soledad!...”

    “...adelante, siempre adelante. La ley universal de la locomoción no puede fallar en este momento...”

    “...nuestro viajero hallóse en un talud por el cual sólo habría podido descender echándose a rodar...”

    “...¿En dónde estás, querido Golfín?...”

    “...llegaré esta noche a las minas de Socartes y abrazaré a mi querido hermano...”

    “...Ése es el canto de una muchacha; sí, es voz de mujer, y voz preciosísima...”

    “...¡Qué voz tan bella, qué melodía tan conmovedora!

    “...¿se puede ir por aquí a las minas de Socartes?

    “...este sendero y la humana figura detenida en él llamaron vivamente la atención de Golfín...”

    “...soy ciego...”

    CAPÍTULO II

    El señor Golfín es guiado por el ciego mientras entablar una conversación. En un momento dado, Golfín le pregunta a Pablo, que así es su nombre, si es ciego des de nacimiento, entonces él le responde que sí.

    El ciego guía a Golfín por diversas zonas de las minas y nos podemos dar cuenta de la asombrosa inteligencia que tiene el joven, ya que conoce todo cuanto le rodea. También los acompaña Choto, el perro Lazarillo del ciego. Una vez ya han salido de las minas el doctor vuelve a escuchar la melodiosa voz que antes había oído. Entonces le pregunta al ciego de quién es esa bonita voz, a lo que el ciego responde gritando a la Nela. Pablo le cuenta a Golfín que Nela es su Lazarillo. Vuelven a entrar en las minas, y el ciego le explica todo sobre ellas, tramo a tramo.

    El ciego le pide a Nela que acompañe a Golfín al extraviado. Golfín le da las gracias al ciego ya que este se ha de marchar porque su padre lo llama, Golfín también le dice que espera que sean buenos amigos y que es hermano de Carlos Golfín.

    Citas

    “...hallábase en un lugar hondo semejante al cráter de un volcán, de suelo irregular, de paredes más irregulares aún...”

    “...esta zona de la mina se llama la Terrible...”

    “...Lo que a usted le maravilla son los bloques de piedra que llaman cretácea y de arcilla ferruginosa endurecida que han quedado después de sacado el minera. Dicen que esto presenta un golpe de vista sublime, sobretodo a la luz de la luna...”

    “...Me he criado en estos sitios...”

    “...Iba palpando con su mano derecha la pared...”

    “...Ya estamos cerca de la boca...”

    “...Nela le acompañará a usted hasta las oficinas...”

    “...La boca de esa caverna hállase a bastante distancia de nosotros...”

    “...le he conocido a usted, y seremos amigos, quizá muy amigos...”

    “...De aquí a las oficinas no hay más que un cuarto de hora de camino...”

    CAPÍTULO III

    El señor Golfín y Nela entablan una conversación, en la que él le pregunta la edad a Nela, a lo que ella le responde que tiene dieciséis, a lo que el doctor añade exaltado que su cuerpo es de una niña de doce años. También estudia el rostro de la muchacha, y se da cuenta que Nela tiene una mala alimentación.

    Marianela le dice al doctor que ella no trabaja ya que según lo que dice no sirve para nada. Ella también le cuenta que le describe a Pablo todo aquello que no puede ver, y él dice que le ha dado esperanzas al padre de Pablo para una posible operación con éxito, para que pueda llegar a ver. Finalmente el doctor puede ver a su hermano.

    Citas

    “...¡Pobrecita! -exclamó-. Dios no ha sido generosa contigo...”

    “...¿De quién eres hija?...”

    “...Dicen que mi madre vendía pimientos en el mercado de Villamojada. Era soltera. Me tuvo un día de Difuntos, y después se fue a criar a Madrid...”

    “...caíme al río...”

    “...No, señor, porqué caí sobre piedras (...) Dicen que antes de eso yo era muy bonita...”

    “...Él me pregunta cómo es una estrella y yo se la pinto de tal modo, hablando, que para él es lo mismito que si la viera...”

    CAPÍTULO IV

    En este capítulo se describe el ambiente en el cual vive Nela, en la morada del Señor Centeno. Marianela vivía en la casa con los centenos mayores y los hijos de estos: Mariuca, Pepina, Tanasio y Celipín.

    En el capítulo también hay una breve descripción de cada uno de los habitantes de la casa. Marianela tiene una muy buena relación con el pequeño de la casa, Celipín, el cual quiere llegar a ser alguien en la vida. Ana es la mujer que manda en la casa. Nela tiene que dormir en una cesta y en la casa no la aprecian como es y jamás ha oído una palabra de cariño, sino todo lo contrario, siempre escucha palabras de pena.

    Citas

    “...Nela se dirigió a la casa que está detrás de los talleres de maquinaria...”

    “...La Nela, durante los largos años de su residencia allí, había ocupado distintos rincones, pasando de uno a otro conforme lo exigía la instalación de mil objetos que no servían sino para robar a los seres vivos el último pedazo de suelo habitable...”

    “...Por las noches, después de cenar, rezaban el rosario...”

    “...jamás se le dio a entender a la Nela que había nacido de criatura humana, como los demás habitantes de la casa. Nunca fue castigada, pero ella entendió que este privilegio se fundaba en la desdeñosa lástima que inspiraba su menguada constitución física...”

    “...Nunca se le dio a entender que tenía un alma pronta a dar ricos frutos si se la cultivaba con esmero ni que llevaba en sí, como los demás mortales...”

    “...Pobrecita, mejor cuenta le hubiera tenido morirse...”

    CAPÍTULO V

    En este capítulo básicamente se describe una jornada de trabajo en las minas de Socartes, lo que cada empleado hace en su puesto correspondiente.

    Marianela va a buscar a Pablo; se describe muy a fondo este personaje caracterizado por su ceguera, también se le da mucha importancia a su padre: Don Francisco de Penáguilas, este es un hombre adinerado, y hará todo lo que este en sus manos para que algún día su querido hijo pueda llegar a ver.

    Citas

    “...El humo de los hornos, que durante toda la noche velaban respirando con bronco resoplido, se plateó vagamente en sus espirales más remotas...”

    “...los inmensos taludes de tierra rojiza, los negros edificios...”

    “...Al trabajo, y cien y cien hombres soñolientos salieron de las casas, cabañas, chozas y agujeros...”

    “...Risotadas de mujeres y ladridos de hombres que venían de tomar la mañana precedieron a la faena...”

    “...Otras correas se pusieron en movimiento, y entonces oyóse un estampido rítmico, un horrorísimo compás, a la manera de gigantescos pasos o de un violento latido interior de la madre tierra...”

    “...Hombres negros que parecían el carbón humado...”

    “...Nela le acompañaba fuera...”

    CAPÍRULO VI

    Nela y Pablo salieron a pasear por el campo junto con la compañía de Choto. Nela expresa muy bien sus sentimientos hacia el bueno de Pablo.

    Pablo y Nela hablan de muchas cosas y temas, como por ejemplo: de la religión, el Sol, de la Virgen...

    A Pablo le haría mucha ilusión que su padre enseñara a leer a Nela, pero esta ilusion y este entusiasmo se rompe cuando le pregunta a Nela como es, ella no sabe que responderle y opta por calla, ya que esta pregunta había sido como una puñalada para ella.

    Citas

    “...Pablo y Marianela salieron al campo...”

    “...el día muy hermoso...”

    “...iremos al bosque que está más allá de Saldeoro...”

    “...El sol es muy feo...”

    “...Voy a pedirle a mi padre que te deje vivir en mi casa para que no té separes de mí...”

    “...Las flores son las estrellas de la tierra...”

    “...Tus disparates, con serlo tan grandes, me cautivan...”

    “...Que estoy en el mundo para ser tu Lazarillo...”

    “...Yo le rogaré a tu padre que te enseñe...”

    “...La Nela no dijo nada. Había recibido una puñalada...”

    CAPÍTULO VII

    Pablo y Nela se detuvieron entre un grupo de nogales. Mientras, Pablo empezó a explicar su infancia. Pablo, también explica que Dios le quitó la vista, pero que a cambio le ha dado una memoria muy buena y feliz. Pablo explicó su teoría sobre lo que pensamos y como pensamos. Nela, con todos estos pensamientos y explicaciones se hizo un lío, ya que no entendía nada.

    El ciego le explicó a la Nela que la noche anterior le dijo a su padre que la Nela era muy bella, y él se echo a reír. Pablo no entendió muy bién la actitud de su padre. Los dos continúan hablando de sus cosas, hasta que Pablo empieza a halagar la gran belleza de su lazarillo. A todo esto, Nela no decía nada, y por primera vez ella se sentía preciosa. Así que decidió mirarse en el reflejo, pero al verse su corazón se partió, ya que se decía que era muy fea, un monstruo.

    Marcharon a casa cogidos de la mano. Al llegar allí, vieron a su padre con dos hombres: Carlos y Teodoro. Mientras todos entraban en la casa, la Nela se quedó a fuera inmóvil, hasta que don Francisco la invitó a entrar.

    Citas

    “...Siguieron hasta llegar al bosque...”

    “...grandioso panorama de verdes colinas pobladas de bosques y caseríos...”

    “...Si Dios no nos ha dado el pensamiento, que vuela más que todos los pájaros...”

    “...Ya sabes que desde la edad en que tuve uso de razón acostumbra mi padre leerme todas las noches distintos libros de ciencias y de historia, de artes y de entretenimiento. Esas lecturas y esos paseos se puede decir que son mi vida toda...”

    “...anoche leyó mi padre unas páginas sobre la belleza...”

    “...Concibo un tipo de belleza encantadora, un tipo que contiene todas las bellezas posibles; ese tipo es Nela...”

    “...El don de la vista puede causar grandes extravios...”

    “...Sí, vamos; comerás conmigo y esta tarde saldremos otra vez...”

    “...Nela, más vale que te vayas. Mi hijo no puede salir esta tarde...”

    CAPÍTULO VIII

    Era un día con el tiempo bastante mal, así que decidieron no hacer un paseo demasiado largo. Durante el camino, Pablo le contó que el doctor Teodoro intentaría curar su ceguera. Pablo esta muy contento de saber que quizás pueda ver a su querida Nela.

    Después de hablar durante un buen rato, prosiguieron su paseo por el camino de la mina, hasta que se detienen en las entrañas de la Trascava. Nela le dice que algunas veces escucha en ese mismo lugar escuchaba voces que le decían: “Hija mía, ¡qué bien se está aquí!” No pudo evitar las tentaciones de mirarse en un trozo de vidrio. En cuanto se miro no pudo reprimir que se le cayeran unas lagrimas. Pablo estaba allí para consolarla. Hablando y hablando, Pablo no pudo soportar el cansancio que tenia y acabo durmiéndose sobre Nela, después que ella le cantara una bonita nana.

    Citas

    “...Al día siguiente Pablo y su guía salieron de la casa a la misma hora del anterior...”

    “...decidieron que su paseo no fuera largo...”

    “...El doctor dijo después a mi padre: Se intentará...”

    “...si Dios quisiera tener piedad de mí y me concediera el placer de verte!...Aunque sólo durara un día mi vista...”

    “...Anoche no he dormido pensando en lo que mi padre me dijo, en el médico, en mis ojos... Toda la noche estuve sintiendo una mano que entraba en mis ojos y abría en ellos una puerta cerrada y mohosa...”

    “...Es tu imaginación. También la imaginación habla; me olvidé de decirlo...”

    “...Hemos de vivir juntos toda la vida...”

    “...La Nela oyó de nuevo la voz de la Trascava, diciéndole: Hija mía..., aquí, aquí...”

    CAPÍTULO IX

    Mientras Teodoro esta aburrido, decide dar un paseo para examinar la zona que le ocupará todo el día. Una vez llegada la noche, todos los Golfines se ponen a hablar sobre su infancia. Habían nacido en la clase más humilde, luchaban por salir de la ignorancia y de la pobreza. Teodoro era el hermano mayor.

    Se hace una descripción de Teodoro: dice que es como un león negro. Él piensa que su familia procede de Inglaterra, ya que sus apellidos así lo parecen. En inglés, Gold significa oro, y to find hallar. En nuestro idioma, su apellido sería Buscador de Oro. Su hermano Carlos es un bendito hombre, muy pacífico y estudioso. Su mujer se llama Sofía, y es de regular belleza a causa de su lamentable obesidad. Su obsesión era tocar el piano correctamente. El matrimonio no tenía ningún hijo. Tenían un perrito llamado Lili, muy mimado. Lili era un perro de raza Toy Terrier,.

    Una tarde de septiembre, Carlos, Teodoro, Sofía y lilim decidieron dar un paseo. Lili se puso entre unas hierbas para ver quien estaba por ahí, entonces apareció la Nela, lo que Sofía la culpo, e hizo que lo buscara. Teodoro defendió a Nela, y reprochó a Sofía de que no le hubiera comprado unos zapatos. Carlos también la defendió.

    En este capítulo se descubre, que la madre de Nela se suicidó en aquel lugar dónde ella escuchaba las voces de su madre.

    A la Nela le sangran los pies a causa de haberse metido entre las hierbas. El doctor la cura y la lleva en brazos para que no se lastime más.

    Citas

    “...Los dos hermanos se profesaban vivo cariño...”

    “...Yo creo que los Golfines aunque aparentemente venimos de maragatos, tenemos sangre inglesa en nuestras venas...”

    “...Es como si dijéramos buscador de oro...”

    “...Los Golfines paseaban en los días buenos; en los malos, tocaban el piano o cantaban, pues Sofía tenía cierto chillido que podía pasar por canto en Socartes...”

    “...¿Qué haces ahí, loca?...”

    “...coge a Lili i tráemelo...”

    “...la madre de la Nela se arrojó por esa cima...”

    “...Es decir, que se suicidó...”

    “...Con su pañuelo vendó el pie herido. Marianela trató de andar...”

    “...la sentó sobre su hombro derecho...”

    CAPÍTULO X

    Teodoro cuenta la dura infancia que tuvieron los Golfines. Teodoro sirvió a muchos amos, y con las propinas que le daban tenia para comprarse algunos libros, pero Sofía le decía que todo lo que contaba era muy exagerado. Sintió una gran afición por la medicina, cosa que decidió intentar. Los dos hermanos empiezan a recordar anécdotas de su infancia. Una de estas anécdotas que recuerdan, es cundo Teodoro trabajaba en una barbería, y este un día le dio dos entradas para ir al teatro, al que fueron los dos. Carlos tuvo la mala suerte de coger una pulmonía, que si no hubiera sido por un profesor de la Facultad lo mas seguro es que hubiera muerto.

    Teodoro acabó siendo un buen médico, al que la humanidad necesitaba. Después, cuando ya ganaba mucho se fue a América.

    Citas

    “...los hombres que se formaron solos, como nosotros nos formamos, los que sin ayuda de nadie ni más amparo que su voluntad y noble ambición han logrado salir triunfantes en la lucha por la existencia...”

    “...yo aprendí a leer y enseñé a leer a mi hermano. Yo serví a diversos amos, que me daban de comer y me permitían ir a la escuela. Yo guardaba mis propinas, yo compré una hucha...Yo reuní para comprar libros...”

    “...El día en que me despedí, él lloraba... Dióme dos duros, y su mujer me obsequió con unos pantalones viejos de su esposo...”

    “...Dios me protegía dándome siempre buenos amos...”

    “...Yo estudiaba durmiendo. Yo deliraba, y limpiando la ropa de mi amo me servia para estudiar la miología...”

    “...Dios estaba con nosotros...”

    “...Mi amo cayó enfermo; (...) dejándome un legado...”

    “...Yo empecé a estudiar los ojos, y en poco tiempo dominé la catarata, pero yo quería más...”

    “...que milagro será dar la vista a un ciego de nacimiento...”

    CAPÍTULO XI

    Todos llegan a casa de don Francisco. El doctor dice que con el examen que le hizo el día anterior a Pablo ya era suficiente, que no hacía falta realizar otro. Todos tenían su vaso de leche, excepto Nela. El bueno de Teodoro dio su vaso de leche a la pobre Nela. Al beberse el vaso de leche, le dejó un bigotillo blanco en el labio superior, lo que provocó las risas de Sofía.

    Don Francisco estaba muy preocupado por su hijo, ya que este no conocía el mundo real, y sus ideas estaban llenas de mil errores. Teodoro le decía a Pablo que Nela era guapa, ya que este lo creía. Teodoro cogió un pañuelo y le limpió el bigotillo de leche.

    Don Francisco lo único que quiere y desea es la felicidad de su hijo, que esta prometido con Florentina, la hija de su hermano Manuel, y que según él es mas bella que la Virgen María.

    Teodoro no asegura al cien por cien que Pablo recupere la vista, aunque se puede intentar.

    Citas

    “...Entraron todos en el patio de la casa. Oíanse los graves mugidos de las vacas...”

    “...Gran placer sería para mí dar la vista a quien tanto la merece...”

    “...Ése es el deber de la ciencia; traigámosle del mundo de las ilusiones a la esfera de la realidad...”

    “...Sacaron los vasos de la leche blanca...”

    “...Golfín dio el suyo a la Nela, que, abrumada de vergüenza se negaba a tomarlo...”

    “...Creo que se enardece demasiado su pensamiento con mis lecturas...”

    “...Hace días que está delirante, no duerme, y su afán de saber raya en la locura. Quiere que a todas horas le lea libros nuevos...”

    “...¡Si viera usted cuán triste y caviloso se pone a veces!...”

    “...¡Que la Nela es bonita!...”

    “...La oscuridad de sus ojos es la oscuridad de mi vida...”

    “...Casaré a mi Florentina con tu Pablito...”

    “...Majestad la retina se halla quizá dispuesta a recibir los rayos lumínicos que se le quieran presentar...”

    CAPÍTULO XII

    Todos se acostaron en sus respectivas casas. Nela dio a Celipín los dos duros que el doctor le regaló, se puso loco de alegría y se lo agradeció mucho. Celipín tiene algo muy claro en esta vida, y es que quiere llegar a ser alguien en el futuro. Se empezaron a imaginar como sería él de mayor, como todo el mundo lo conocería y hablar mucho de él. Mas adelante, se marcharía de casa para poder ser alguien, y cuando regresara lo haría con regalos para todo, también para Nela.

    Celipín dijo a la Nela que se fuera con él, ya que como Pablo recuperaría la vista, este ya no necesitaría su ayuda. Nela no dijo nada al respecto.

    Citas

    “...su mano tomó de la de María dos duros como dos soles...”

    “...Me los dio don Teodoro - añadió la Nela- para que me comprara unos zapatos. Como yo para nada necesito zapatos, te los doy, y así pronto juntarás aquello...”

    “...Ahora dicen que van a dar vista a don Pablo, y cuándo él tenga vista, nada tienes tú que hacer en Socartes. ¿Qué te parece mi idea?...¿No respondes?...”

    CAPÍTULO XIII

    En este capítulo, el autor entra en los pensamientos de Nela. Hace previamente un repaso de su historia psicológica. Recuerda que Nela carece de instrucción en su edad primera y que no ha gozado de las sugestiones cariñosas que endurezen el espíritu de un modo seguro al conocimiento de ciertas verdades. Es por eso que Nela se había formado en su imaginación un orden de ideas muy singular. Su espíritu es comparado con los pueblos primitivos, ya que al igual que ellos, Nela era dominada por los sentimientos y la fascinación de lo maravilloso.

    Al entrar en los pensamientos de Nela se puede comprobar que no ignoraba completamente todo lo de su alrededor, ya que no ignoraba en absoluto el Evangelio.Nela hablaba y pedía a la Virgen que la devolviese bella para que Pablo la pudiera mirar sin irse después.

    Citas

    “...La Nela cerró sus conchas para estar más sola. Sigámosla; penetraremos en su pensamiento. Pero antes conviene hacer algo de historia...”

    “...habíase formado Marianela en su imaginación poderosa un orden de ideas muy singular...”

    “...comparar el espíritu de la Nela con los pueblos primitivos...”

    “...Madre de Dios mía, ¿por qué no me hiciste hermosa?...”

    “...¿Quién es la Nela? Nadie. La Nela sólo es algo para el ciego...”

    “...Mi corazón es todo para él. Este cieguecito que ha tenido el antojo de quererme mucho es para mí lo primero del mundo después de la Virgen María...”

    “...Si yo fuera como las demás, siquiera como Mariuca..., ¡qué pronto buscaría el modo de instruirme, de afinarme, de ser una señora!...”

    CAPÍTULO XIV

    Nela, al despertarse hace una oración a la Virgen María. Mientras pensaba en todo lo que le había sucedido el día anterior, se dirigía a Aldeacorba de Suso. Ella sabía que aquella sensación que le producía la Virgen era muy buena, por eso cuando la vio recogiendo moras, vestida con corbata y ropas de clase alta de la época, se quedó petrificada. Entonces oyó una voz que decía: “¡Florentina, Florentina!”. Era Manuel Penáguilas y la chica tan bella que parecía la Virgen María era su hija Florentina. Después de tomar chocolate y tener una breve conversación, propusieron a Pablo, Florentina y Nela que fuesen a pasear porque era el último día que don teodoro permitía salir al ciego.

    Citas

    “...Mariquilla, que habiéndose quedado dormida con los pensamientos más extraños acerca de la virgen María, del ciego y de su propia fealdad...”

    “...Anoche te me has aparecido en sueños, Señora, y me prometiste que hoy me consolarías...”

    “...La Nela corrió. Había sentido en su espíritu un sacudimiento como el que produce la repentina invasión de una gran esperanza...”

    “...pero algo va a pasar. Que es una cosa buena no puedo dudarlo...”

    “...Miró después al cielo, admirándose de hallarlo lo mismo que todos los días...”

    “...La Nela seguía andando despacio, inquieta de lo que en sí misma sentía...”

    “...Florentina corría detrás de una mariposa...”

    “...Florentina, después que toméis chocolate, la Nela os llevará a pasear a Pablo y a ti, y verás todas las hermosuras del país, las minas, el bosque, el río...”

    CAPÍTULO XV

    Pablo dijo a Nela que a su prima Florentina le gustaría ver las minas, entonces fue cuando decidieron ir a pasear los tres para verlas. Florentina les dice que todo aquello es precioso y que estaría encantada de pasar toda su vida en aquel lugar. Florentina contemplaba el espectáculo muy sorprendida y lo que más le llamo la atención fueron las rocas cretáceas.

    Durante el paseo sacaron muchos temas de conversación, entre ellos el de la belleza, en que Nela se quedó muy callada.

    Florentina cuenta a Nela que cuando Pablo recupere la vista se casaran, y que Florentina cuidará de Nela como si fuera hermana suya, ya que la felicidad que tenía Pablo se debía a su lazarillo.

    Citas

    “...Estaba la señorita de pueblo muy gozosa en medio de las risueñas praderas...”

    “...empezó a correr alegramente y a suspenderse de las ramas de los árboles...”

    “...A la primita - dijo Pablo- le gustará ver las minas...”

    “... La Nela no estaba lacónica, sino muda...”

    “...por eso digo yo que nuestra imaginación es la que ve y no los ojos. Sin embargo, éstos sirven para enterarnos de algunas cositas que los pobres no tienen y que nosotros podemos darles...”

    “...¿Por qué esta bendita Nela no tiene un traje mejor?...”

    “...Me enfado con papá cuando le oigo decir palabrotas contra los que quieren que se reparta por igual todo lo que hay en el mundo...”

    “...¿No dices tú que ella ha sido tu mejor compañera, tu lazarillo, ti guía en las tinieblas?...”

    “...Si es así, la Nela vivirá conmigo; conmigo aprenderá a leer, a rezar...”

    “...Que si recobro la vista me casaré con Florentina...”

    “...Hablaron algo más; pero después de lo que se consigna, nada de cuanto dijeron es digno de ser transmitido al lector...”

    CAPÍTULO XVI

    En este capítulo básicamente se habla del inició de la operación de Pablo, como el doctor emprende la delicada operación del vendaje, como es incomunicado al exterior, excepto para su padre, y como la Nela preguntaba por el incansablemente, pero estos no la dejaban pasar de la portalada. Florentina se preocupa mucho por Nela, y le dice que ella la cuidará y la convertirá en una mujer de provecho.

    Por fin le quitan la venda a Pablo, pero Nela al saber la noticia esta mas muerta que viva, ya que él llegará a ver su fealdad.

    Citas

    “...Teodoro Golfína, aquel artífice sublime en cuyas manos el cuchillo del cirujano era el cincel del genio, había emprendido la corrección de una delicada hechura de la naturaleza...”

    “...Era precioso hacer frente a los más grandes misterios de la vida...”

    “...Pero Golfín no decía nada concreto...”

    “...dijo Teodoro, empezando la delicada operación del vendaje...”

    “...El paciente fue incomunicado con absoluto rigor. Solo su padre le asistía...”

    “...Un día quiso Florentina que Marianela la enseñara su casa, y bajaron a la morada de Centeno, cuyó interior causó no poco disgusto y repugnancia a la señorita...”

    “...Es absolutamente imposible describir los sentimientos de la vagabunda en aquella culminante hora de su vida...”

    “...En casa de Centeno observaron que la Nela no comía, que permanecía en silencio y sin movimiento, como una estatua...”

    “...Hoy han levantado la venda a Pablo...Dicen que ve algo, que ya tiene vista...”

    “...No he conocido a ningún pobre que tenga gratitud. Son soberbios, y mientras más se les da más quieren...”

    CAPÍTULO XVII

    Pablo ya ha recuperado totalmente la visión, ya no es ciego. Todo el pueblo ya sabe la buena noticia, y se alegran mucho por él. La única que con este hecho lo esta pasando muy mal es la pobre Nela, que no quiere que su dueño, su amado la vea, ya que siente vergüenza de su físico.

    Nela bagabundea mucho por el pueblo, ya que no sabe que hacer ni a dónde ir, esta muy perdida. Lo único que tiene Nela seguro es que no va a ir a visitar a Pablo.

    Florentina le pregunta porqué no le quiere visitar ya que él esta muy intigado por verla, ella solo le puede contestar que no puede.

    Citas

    “...La estupenda y gratísima nueva corrió por todo socartes...”

    “...No osaba la Nela poner los pies en la casa de Aldeacorba. Secreta fuerza poderosa la alejaba de ella. Anduvo vagando todo el sía por los alrededores de la mina...”

    “...la nela veía que sus celos y su despecho se convertían graciosamente en admiración y gratitud...”

    “...No vuelvo más a Aldearcoba...No consentiré que me vea...Huiré con Celipín o me

    iré con mi madre. Ahora yo no sirvo para nada...”

    “...Tres días más estuvo la Nela fugitiva, vagando por los alrededores de las minas...”

    “...ya mi primo no es ciego...”

    “...¿Por qué no has ido a casa?...”

    “...Los dos te queremos mucho, porque él y yo seremos uno solo...Desea verte...”

    “...No puedo ir allá...”

    CAPÍTULO XVIII

    Nela continuo vagando todo el día, hasta que por la noche se acercó a la casa de Aldearcoba. En aquellos alrededores se encontró al señor Celipín, que decía muy convencido que iba a los Madriles del Rey de España a servir en una casa de marqueses y condeses, y que ella también iría y trabajaría. Los dos estaban paseando, cuando de repente Nela, soltó que ella no iría, y que no insistiera, ya que no la convencería. Vistas las circunstancias Celipín emprendió el viaje sólo. Nela cayó al fondo de la Trascava resbalando por la sima, pero todo quedó en un susto que no llegó a ser una tragedia.

    Citas

    “...Vagando estuvo la Nela todo el día, y por la noche rondó la casa de Aldearcoba...”

    “...¿Vienes tú o no vienes?...”

    “...Tomaremos el tren, y en el tren iremos hasta donde podamos...”

    “...¿No sabes que dijo don Teodoro que los que nos criamos auí nos volvemos piedras...? ...”

    “...No, Celipín, no quiero nada...Vete, tú serás hombre de provecho...”

    “...El viajero sintió una cosa impropia de varón...”

    “...A la misma hora, Teodoro Golfín salía de la casa de Penánguilas...”

    CAPÍTULO XIX

    Nela explica al doctor que ella quiere irse con su madre al otro mundo. El doctor le respondió con un largo discurso que sirvió para tranquilizarla. Nela quería suicidarse porque decía que no servía para nada y prefería morir y rencontrarse con su madre. El doctor intentó convencerla para ir con la familia y que su amo la viera, pero esta decía que él ya no la querría mas. Nela no quería marchar y, pálida y descompuesta se desmayó; Golfín la cogió a hombros y la llevó a Aldearcoba, donde se encontraba en la casa la señorita Florentina.

    Citas

    “...Anduvieron breve rato los dos sin decir nada...”

    “...¿Y tu no sabes que tu madre cometió un gran crimen al darse la muerte y que tú cometerías otro igual imitándola?...”

    “...No tonta, así estás mal. Siéntate junto a mía; ven acá - dijó Golfín cariñosamente sentándola a su lado- ...”

    “...¡Qué mal juzgas su caridad!...”

    “...Tu amo me ha dicho que te quiere mucho. Cuando era ciego, lo mismo que después que tiene vista, no ha hecho más que preguntar por la Nela...”

    “...Porque es muy fea...Se pide querer a la hija de la Canela cuando se tienen los ojos cerrados, pero cuando se abren los ojos y se ve a la señorita Florentina, no se puede querer a la pobre y enana Marianela...”

    “...¡Vivir con ellos, viéndoles a todas horas..., porque se casarán, el corazón me ha dicho que se casarán, yo he soñado que se casarán!...”

    “...Ha venido a quitarme lo que es mío..., porque era mío,si, señor...”

    “...La Nela tembló toda. Golfín observó el sudor de su frente, el glacial frío de sus manos, la violencia de su pulso, pero lejos de cejar en su idea por causa de esta dolencia física, afirmóse más en ella, repitiendo...”

    CAPÍTULO XX

    Este tema hace un recordatorio retrocediendo unos días y viendo las reacciones que tuvo Pablo los primeros días de poseer el sentido de la vista. Cuenta como reaccionó locamente al ver la belleza de su prima Florentina, de la cual no se quería separar en ningún momento porque decía que era lo más preciso que existía en el mundo. Se explica también que Pablo deseaba con mucha ansia ver a su buena amiga Nela, y no se explicaba el porqué de su huída

    Citas

    “...Retrocedamos algunos días...”

    “...Observaba Teodoro Golfín estos fenómenos con viva curiosidad...”

    “...la Nela, ¿en dónde está la Nela?...”

    “...Dijéronle que su lazarillo no aparecía por la casa ni podían ellos ocuparse en buscarla...”

    “...Trajeron un espejo y Pablo se miró en él...”

    “..Te veo dentro de mis propios ojos...”.

    CAPÍTULO XXI

    La Nela se despierta después de una noche llena de suspiros, y los primeros que la vieron fueron Celipín y Florentina, que estuvieron hablando con ella. Don Manuel explica a su hijo, que Pablo hace bien de querer a su prima, ya que ahora sabe lo que es la belleza. Pablo finalmente ve a Nela, y esta le besó la mano repetidas veces y luego cayó y, dándola ya por muerta, volvió poco tiempo después a dar señales de vida, y aunque el médico hizo todo cuanto tenía a su alcance, no tardó mucho en fallecer por una causa desconocida que apunta a ser de amor.

    Citas

    “...La habitación destinada a Florentina en Aldearcoba era la más alegre de la casa...”

    “...Florentina había dado a la habitación el molde...”

    “...¡Pobre Nela!- exclamó el médico-. No puede usted figurarse el interés que siento por esta infeliz criatura...”

    “...Pablo no había visto al doctor ni a la Nela...”

    “...Pablo alargó una mano hasta tocar aquella cabeza, en la cual veía la expresión más triste de la miseria y de la desgracia humana. Entonces la Nela movió los ojos y los fijó en su amo...”

    “...¡La mató!¡Maldita vista suya!...”

    “...¡Nela!- repitió Pablo, traspasado de dolor y no repuesto del asombro que le había producido la vista de su lazarillo...”

    “Mujer, has hecho bien en dejar este mundo...”

    CAPÍTULO XXII

    Se habla del día del funeral y de los posteriores días y meses. En el día de su entierro fue curioso que asistiera mucha gente y que pensaran que era bella. Fue enterrada como si hubiera sido un mito, con ropa cara, fu un entierro como los que se les hace a los ricos. Nació pobre, vivió pobre, pero fue enterrada en la riqueza.

    La personalidad de esta chica y sus hechos fueron una lección para la gente e incluso los turistas prestaron atención a la tumba de Marianela. La Nela fue centro de atención en varios libros y diversas revistas y periódicos, entre ellos el Times.

    Citas

    “...Esta magnificencia póstuma fue la más grande ironía que se ha visto en aquellas tierras calaminíferas...”

    “...con la satisfacción de honrar sus pobres despojos después de la muerte...”

    “...Cuando la enterraron, los curiosos que fueron a verla (...) la encontraron casi bonita; al menos así lo decían...”

    “...Fueron revueltos los libros parroquiales de Villamojada, porque era precioso que después de muerta tuviera un nombre la que se había pasado sin él la vida, como lo prueba esta misma historia, donde se la nombra de distintos modos...”

    “...Reclamóla el cielo...”

    “Guirnalda de flores primorosamente tallada en el mármol coronaba la inscripción...”

    “...algunos meses después, cuando ya Florentina y Pablo Penánguilas se habían casado...”

    “...fueron viajando por aquellos países unos extrangeros de esos que llaman turistas...”

    “...espléndido sepulcro que guarda las cenizas de una ilustre joven...”

    “...Despidámonos para siempre de esa tumba, de la cual se ha hablado en El Times...”

  • CARACTERIZACIÓN DE LOS PERSONAJES

  • MARIANELA

    Chiquilla idolatrada. Era huérfana, ya que su madre se suicidó .Tenía el rostro delgado, muy pecoso, todo de manchitas parduscas. La frente era pequeña, la nariz algo picudilla, los ojos de color negros. Su pelo era dorado, oscuro, había perdido un hermoso color a causa de la continua exposición al polvo, al sol y al aire. Sus labios eran muy pequeños y su sonrisa parecía a la de un muerto. Tenía mucha facilidad para deformar la realidad, y hacer imaginar cosas que no eran ciertas.

    Era fea, aunque tenía un gran corazón, sufre en silencio. Representa al amor y el naturalismo.

    Citas

    “...Nela que es mi lazarillo...”

    “...canto melancólico...”

    “...La Nela es una muchacha que me acompaña...”

    “...una muchacha, una niña, una chicuela, de ligerísimos pies y menguada de estatura....”

    “...canta admirablemente...”

    “...sus negros ojuelos brillaron con un punto rojizo...”

    “...Era como una niña, pues su estatura debía contarse entre las más pequeñas, correspondiendo a su talle delgadísimo y a su busto mezquinamente constituido. Era como una jovenzuela, pues sus ojos no tenían el mirar propio de la infancia y su cara revelaba la madurez de un organismo que ha entrado o debido entrar en el juicio...”

    “...Alguien la definía mujer mirada con vidrio de disminución...”

    “...Dicen que tengo dieciséis años...”

    “...Atrasadilla estás, hija. Tu cuerpo es de doce, a lo sumo...”

    “...Si dicen que yo soy como un fenómeno...”

    “...Sus pies ágiles y pequeños...”

    “...vestía una falda sencilla y no muy larga, denotando en su rudimentario atavío, así como en la libertad de sus cabellos sueltos y cortos, rizados con nativa elegancia, cierta independencia más propia del salvaje que el mendigo...”

    “...Dicen que no tengo madre ni padre...”

    “...Pobrecita...”

    “...Yo no sirvo para nada...”

    “...el rostro. Éste era delgado, muy pecoso, todo salpicado de manchitas parduscas. Tenía pequeña la frente, picudilla y no falta de gracia la nariz, negros y vividores los ojos; pero comúnmente brillaba en ellos una luz de tristeza. Su cabello dorado oscuro había perdido el hermoso color nativo a causa de la incuria y de su contínua exposición al aire, al sol y al polvo. Sus labios apenas sonriendo, mas aquella sonrisa era semejante a la imperceptible de algunos muertos cuando han dejado de vivir pensando en el cielo. La boca de la Nela, estéticamente hablando, era desabrida...·

    “...Dios no ha sido generoso contigo...”

    “...¿De quién eres hija?

    Dicen que mi madre vendía pimientos en el mercado de Villamojada. Era soltera. Me tuvo un día de difuntos, y después se fue a criar a Madrid...”

    “...Mi padre fue el primero que encendió las luces en Villamojada...”

    “...mi padre era el encargado de encenderlos y limpiarlos...”

    “...estás teñida del color del mineral, estás requítica y mal alimentada. Esta vida destruye las naturalezas más robustas...”

    “...Yo me llamo María...”

    “...María Nela me llaman, y también la hija de la Canela. Unos me dicen Marianela y otros nada más que la Nela...”

    “...¡Eres una real moza!...”

    “...Los negros ojuelos de la Nela brillaban de contento, y su cara de avecilla graciosa y vivaracha multiplicaba sus medios de expresión, moviéndose sin cesar...”

    “...tontuela...”

    “...Sé, tu eres la belleza más acabada que puede imaginarse...”

    “...Es verdad que ers modesta...”

    “...Por primera vez desde que vivía se sintió presumida...”

    “...Eres hermosa como los ángeles que rodean el trono de Dios...”

    “...¡Qué linda eres! Ven acá, niña mía...”

    “...En su corazón, lleno de casta ternura, se desbordaron los sentimientos mas hermosos...”

    “...Sí: que te quiero mucho, muchísimo...”

    “...Atrasadilla está...”

    “...la Nela no es tonta ni mucho menos...”

    “...la leche que acababa de tomar le había dejado un bigotillo blanco en su labio superior...”(es poco presumida)

    “...eres más buena que María Santísima...”

    “...no ignoraba completamente el evangelio...”

    “...mostraba casi siempre buen sentido y sabía apreciar sesudamente las cosas de la vida...”

    “...había personificado todas las bellezas que adoraba en una sola, ideal y con forma humana...”

    “...¿Quién es la Nela?Nadie. La Nela solo es algo para el ciego...”

    “...No tiene familia, no tiene quien mire por ella...”

    “...Tu bondad es enorme y entusiasta como la que ha llenado de mártires la tierra y poblado de santos el cielo...”

    “...yo no soy ingrata...”

    “...pero tu comportamiento no quere decir sino que eres ingrata, muy ingrata...”

    “...Tiene un temperamento sentimental, imaginativo; has llevado con tu amo la vida libre y poéticade la naturaleza, siempre juntos en inocente intimidad. ..”

    “...Pobre criatura,formada de sensibilidad ardiente, de imaginación viva, de candilez y de superstición, eres una admirable persona nacida para todo lo bueno pero desvirtuada por el estado salvaje en que has vivido...”

    “...es vergonzosa y muy modesta...”

    “...no sé si pensar que muere de vergüenza, de celos, de despecho, de tristeza, de amor contrariado.¡Singular patología!...”

    PABLO DE PANÁNGUILAS

    Era ciego, rico, bondadoso, inocentón, amoroso y muy simpático.

    Tenia la piel suave, se mantenía derecho, con la cabeza inmóvil, los ojos parecían que estaban clavados y fijos. Su cara parecía de marfil, corneada con exquisita finura, la tez de su piel parecía la de una doncella. Sus ojos eran hermosísimos, grandes y rasgados. La edad no llegaba a los veinte años, su cuerpo era sólido y aireoso. Era un chico de gran capacidad intelectual, y se imaginaba un mundo muy distinto al real.

    Citas

    “...un hombre inmóvil y sin expresión, cual muñeco de piedra...”

    “...soy ciego...”

    “...pero sin vista se recorrer de un cabo a otro las minas...”

    “...la Nela que es mi lazarillo...”

    “...Sí, señor, de nacimiento...”

    “...No conozco el mundo más que por el pensamiento, el tacto y el oñído...”

    “...el ciego con la impavidez de quien vive en perpetuas tinieblas...”

    “...Iba palpando con su mano derecha la pared...”

    “...Creyó Golfín que se había expresado con lenguaje poco inteligible para el ciego, mas éste probóle lo contrario...”

    “...joven, estatua del más excelso barro humano, suave, derecho, con la cabeza inmóvil, los ojos clavados y fijos en sus órbitas, como lentes expuestos en un muestrario. Su cara parecía de marfil, contorneada con exquisita finura, mas teniendo su tez la suavidad de la de una doncella, era varonil en gran manera, ...eran hermosísimos, grandes y rasgados...”

    “...Su edad no pasaba de los veinte años; su cuerpo, sólido y airoso, con admirables proporciones construido, era digno en todo de la sin igual cabeza que sustentaba...”

    “...Te quiero mas que a mi vida...”(refiriéndose a la Nela)

    “...posee una inteligencia de primer orden, una fantasía superior, una bondad exquisita. Su absoluto desconocimiento del mundo visible hace resaltar más aquellas grandiosas cualidades...”

    “...No conoce la realidad..., vive la vida interior, la vida de la ilusión...”

    “...creo que su sabiduía está llena de mil errores por la falta de método y por el desconocimiento del mundo visible...”

    “...Él es discreto hasta no más y guapo como una estatua...”

    “...Además, su bondad y la grandeza de su corazón cautivan y enamoran...”

    TEODORO GOLOFÍN

    Era moreno, tan inteligente como sensual, labios gruesos, pelo negro y rizado, una mirada muy brillante. Su cara era grande y redonda, su frente huesuda y con una melena corta.

    Era el médico especialista en los ojos, el cual tenía que curar a Pablo.

    Citas

    “...a un hombre de mediana edad, de complexión recia, buena talla, ancho de espaldas, resuelto de ademanes, firme de andadura, basto de facciones, de mirar osado y vivo, ligero a pesar de su regular obesidad y excelente persona ...”

    “...Vestía el traje propio de los señores acomodados que viajan en verano, con el redondo sombrerete, que debe a su fealdad el nombre de hongo...”

    “...parecía impaciente y desasosegado...”

    “...no tenía gran confianza en la exactitud de su itinerario...”

    “...en su buen humor...”

    “...echar un cigarro...”

    “...discreto...”

    “...viajero lleno de gozo...”

    “...el hombre más serio y menos supersticioso del mundo...”

    “...hombre de paz...”

    “...Ciego de nacimiento?- dijo Golfín con vivo interés...”

    “...forastero...”

    “...caballero...”

    “...Yo soy hermano de Carlos Golfín, el ingeniero de estas minas...”

    “...como me gusta ver el paisaje y hacer ejercicio...”

    “...El cual es un famoso sabio que ha corrido por toda América haciendo maravillosas curas...Ha venido a visitar a su hermano... Como don Carlos es tan buen amigo de mi padre le ha rogado que le examine...”

    “...eran términos de medicina...”

    “...pasó largas horas en el laboratorio con su hermano...”

    “...Los dos hermanos se profesaban vivo cariño. Nacidos en la clase más humilde, habían luchado solos en edad temprana para salir de la ignorancia y de la pobreza...”

    “...Teodoro, que era el mayor, fue médico antes que Carlos ingeniero...”

    “...progresos de la ciencia oftálmica que cultivaba...”

    “...Era un hombre de facciones bastas, moreno, de fisonomía tan inteligente como sensual, labios gruesos, pelo negro y erizado, mirar centelleante, naturaleza incansable, constitución fuerte...cara, grande y redonda, su frente huesuda, su melena rebelde aunque corta...”

    “...un hombre que sirve para todo...”

    “..yo no carezco de vanidades, y entre ellas tengo la de haber sido mendigo, de haber pedido limosna de puerta en puerta, de haber andado descalzo con mi hermanito Carlos y dormir con él en los huecos de las puertas, sin amparo, sin abrigo, sin familia...”

    “...entre en los Escolapios...”

    “...Sentí afición a la medicina...”

    “...Yo empecé los estudios anatómicos...”

    “...Mi afición al estudió...”

    “...Cada día era más médico; un famoso operador me tomó por ayudante; dejé de ser criado...Empecé a servir a la ciencia...”

    “...me marché a América...”

    “...Teodoro tan amigo de los pobres...”

    FRANCISCO DE PENÁNGUILAS

    Era el padre de Pablo, era un hombre bastante bueno, muy discreto, bondadoso, afable y honrado. Era muy rico y respetado por los otros propietarios ricos del país. Era de un noble sentimiento. Divertía a su querido hijo leyéndole cuentos y lecturas, le trataba con mucho esmero, se preocupaba por su salud y por su educación cristiana. Luchó por y para la felicidad de su hijo.

    Citas

    “...señor obeso, bigotudo, encarnado, de simpático rostro y afable mirar, de aspecto entre soldadesco y campesino...”

    “...Si Dios quiere que mi hijo vea...”

    “...Hágase la operación y cúmplase la voluntad de Dios. Adelante...”

    FLORENTINA

    Era la prima de Pablo. Poseía una gran belleza, muy parecida a la de la Virgen María. Era una persona con sentimientos, bondadosa y cariñosa. Finalmente acaba casándose con Pablo.

    Quería cuidar de Nela, ya que le gustaba mucho ayudar a las personas mas pobres y necesitadas.

    Citas

    “...Casaré a mi Florentina con tu Pablito...”

    “...es tan guapa como la Madre de Dios, como la Virgen María Inmaculada...”

    “...Mas eran tales los encantos naturales de Florentina que ningún accidente comprendido en las convencionales reglas de la elegancia podía oscurecerlos...”

    “...Florentina dirigió una mirada cariñosa a la infeliz criatura...”

    “...llena de pureza, de amor, de bondades, de pensamientos discretos y consoladores...”

    “...los dos son guapos chicos, y ella no parece tonta... , y tiene cara preciosa...”

    CARLOS

    Era un hombre bendito, muy pacífico, estudioso y cumplía siempre su deber. Apasionado por la mineralogía y la metalurgia. Era el hermano de Teodoro.

    Citas

    “...bendito, hombre muy pacífico, estudioso, esclavo de su deber, apasionado por la mineralogía y la metalurgia...”

    “...era gran matemático...”

    “...mi hermano, que tiene una hija preciosa ya casadera...”

    SOFÍA

    Excelente señora, de mediana belleza, reducía su expresión por una tendencia a la obesidad.

    Era egoísta cómoda

    Citas

    “...esposa de Carlos Golfín y madre de varios chiquillos que se habían muerto...”

    “...una excelente señora de regular belleza, cada día reducida a menor expresión por una tendencia lamentable a la obesidad...”

    “...no tenía hijos vivos, y su principal ocupación consistía en tocar el piano y en organizar asociaciones benéficas...”

    TANASIO

    Era un hombre apático. Le faltaba carácter y ambición. Ignoraba todo tipo de travesura, de toda contrariedad, de cualquier placer, de toda pena, aquel joven se iba convirtiendo en alguien cada vez más grosero.

    Citas

    “...hombre apático...”

    “...falta de carácter...herramienta más grosera...”

    “...nadie le aborreció jamás...”

    “...su esposa, andaluza, había muerto...”

    “...noble sentimiento...”

    MARIUCA Y PEPINA

    No carecían de encantos, siendo sus principales su juventud y robustez. Vestían de falda corta, mostrando sus pantorrillas y en el carnoso pie descalzo, tenían las cabezas rudas.

    Citas

    “...porque tu constitución débilno te permita partir piedra y arrastrar tierra como esas bestias en forma humana que se llaman Mariuca y Pepa...”

    CELIPÍN

    Es el único de la familia que quiere ser algo en la vida

    Citas

    “...estoy rabiando...”

    “...replicó...”

    “Verás tú que fino y galán voy a ser yo cuando me ponga mi levita y mi sombrero de una tercia de alto...”

    5-ESTILO

    Externa

    El libro se divide en veintidós capítulos con una aproximación de 260 páginas.

    Cada capítulo tiene su título correspondiente.

    Interna

    Se puede dividir en tres partes:

    1)En esta primera parte entrarían los seis primeros capítulos.

    La llegada de Teodoro a Socartes. La ceguera de Pablo es el tema fundamental. Hay una posible cura a la ceguera de Pablo, que consiste en una operación a cargo de Teodoro, que es doctor.

    2)Del capítulo siete al dieciséis

    La relación que establecen Pablo y Nela llega al punto de enamorarse. Nela le cuenta cosas hermosas sobre ella, lo que hace que Pablo se la imagine muy guapa. La llegada de Florentina cambiara esta relación ya que ella es muy hermosa

    3)En esta tercera parte entrarían los capítulos a partir del diecisiete y hasta el veintidós.

    Pablo recupera la vista y se casa con Florentina . Nela muere por su propia vergüenza a su físico, a su fealdad, y se siente abandonada.

    6-ESTILO

    • En el libro las frases que mas dominan son en tercera persona. O en boca de un personaje. El narrador no le sucede a él la historia, es un narrador omnisciente, explica lo que sucede a los personajes.

    RECURSOS ESTILÍSTICOS

    SÍMIL

    “...parece esto el cráter de un volcan apagado...”

    “..parecía la petrificación de una orgía de gigantescos demonios...”

    “...guapa como una estatua...”

    PERSONIFICACIÓN

    “...las piedras preciosas...”

    EPÍTETO

    “...tranquila y oscura la noche...”

    “...chimeneas humeantes...”

    “...negros que parecían acrbón...”

    METÁFORA

    “...un carpintero de los ojos...”

    “...este pesadizo esófago...”

    PARALELISMO

    “...Divino como un angel...”

    “...hermoso como un hombre y viejo como un vegetal...”

    ANÁFORA

    “...ni hablando, ni mirando, ni sonriendo...”

    PARADOJA

    “...sepultura embellecida con las flores de la infancia...”

    HIPÉRBOLE

    “...el alma inundada de bondad...”

    ALITERACIÓN

    “...rodando y cayendo de rueda en rueda...”

    7-CONCLUSIÓN

    Este libro me ha enseñado, entre muchas cosas, que la gente es muy cruel, tanto con aquella gente que ha nacido pobre, o simplemente con aquella que no posee una belleza que pueda cautivar a nadie.

    Otra de las cosas que me ha enseñado es la gran cantidad de adjetivos, palabras... que se pueden utilizar para describir un objeto, un sentimiento... Es un libro muy bien descrito, en el que no falta ningún detalle, puedes ir reproduciendo en tu cabeza todo lo que el autor describe. Te ambienta muy bien en las situaciones que se encuentran los personajes.

    8- OPINIÓN PERSONAL

    Empiezo diciendo que este libro me ha gustado mucho. Los personajes estan llenos de sentimientos y de vida. Al principio se me hizo un poco extraño, ya que se usaban muchas palabras para describir un solo objeto y entonces me empezaba a imaginar muchas cosa, cuando solo tenía que tener en mente un objeto.

    La lectura me ha acabado siendo muy agradable. Es un libro que cuando esta llegando el final te quedas muy intrigado de cómo terminara, hay una lectura interesante.

    9-BIBLIOGRAFÍA

    - Benito Pérez Galdós. Marianela.

    El libro de bolsillo Biblioteca de autor Benito Pérez Galdós. Alianza Editorial. Madrid 2000.

    • Microsoft Encarta 1999

    Benito Pérez Galdós. Marianela.

    El libro de bolsillo Biblioteca de autor Benito Pérez Galdós. Alianza Editorial. Madrid 2000. Pág. 8

    Ídem Pág.8

    Ídem Pág.8

    Ídem Pág.9

    Ídem Pág.9

    Ídem Pág.9

    Ídem Pág.10

    Ídem Pág.10

    Ídem Pág.10

    Pág.11

    Pág.11

    Pág.13

    Pág.13

    Pág.15

    Pág.17

    Pág.18

    Pág.18

    Pág.19

    Pág.19

    Pág.20

    Pág.21

    Pág.23

    Pág.29

    Pág.29

    Pág.33

    Pág.33

    Pág.34

    Pág.34

    Pág.34

    Pág.37

    Pág.41

    Pág.43

    Pág.44

    Pág.55

    Pág.55

    Pág.56

    Pág.57

    Pág.57

    Pág.57

    Pág.58

    Pág.59

    Pág.59

    Pág.67

    Pág.68

    Pág.68

    Pág.69

    Pág.70

    Pág.71

    Pág.73

    Pág.76

    Pág.77

    Pág.77

    Pág.78

    Pág.79

    Pág.79

    Pág.81

    Pág.82

    Pág.83

    Pág.84

    Pág.87

    Pág.89

    Pág.90

    Pág.91

    Pág.91

    Pág.91

    Pág.92

    Pág.93

    Pág.98

    Pág.99

    Pág.100

    Pág.104

    Pág. 105

    Pág.107

    Pág.107

    Pág.110

    Pág.111

    Pág.112

    Pág.117

    Pág.117

    Pág.122

    Pág.122

    Pág.123

    Pág.124

    Pág.125

    Pág.126

    Pág.126

    Pág.127

    Pág.128

    Pág.128

    Pág.129

    Pág.130

    Pág.131

    Pág.132

    Pág.132

    Pág.132

    Pág.133

    Pág.134

    Pág.134

    Pág.134

    Pág.135

    Pág.137

    Pág.140

    Pág.144

    Pág.144

    Pág.148

    Pág.150

    Pág.150

    Pág.150

    Pág.154

    Pág.155

    Pág. 155

    Pág.156

    Pág.157

    Pág.158

    Pág.159

    Pág.160

    Pág.160

    Pág.161

    Pág.166

    Pág.168

    Pág.170

    Pág.170

    Pág.171

    Pág.172

    Pág.173

    Pág.173

    Pág.174

    Pág.175

    Pág.175

    Pág.177

    Pág.178

    Pág. 179

    Pág.179

    Pág.180

    Pág.180

    Pág.181

    Pág.181

    Pág.183

    Pág.184

    Pág.184

    Pág.185

    Pág.186

    Pág.187

    Pág.188

    Pág.188

    Pág.190

    Pág.191

    Pág.192

    Pág.193

    Pág.195

    Pág.199

    Pág.201

    Pág.201

    Pág.203

    Pág.204

    Pág.204

    Pág.205

    Pág.208

    Pág.209

    Pág.211

    Pág.215

    Pág.216

    Pág.217

    Pág.221

    Pág.221

    Pág.225

    Pág.228

    Pág.228

    Pág.229

    Pág.231

    Pág.233

    Pág.230

    Pág.240

    Pág.240

    Pág.246

    Pág.251

    Pág.256

    Pág.257

    Pág.259

    Pág.264

    Pág.265

    Pág.265

    Pág.266

    Pág.267

    Pág.267

    Pág.267

    Pág.267

    Pág.267

    Pág.268

    Pág.269

    Pág.15

    Pág.20

    Pág.21

    Pág.28

    Pág.28

    Pág.30

    Pág.30-31

    Pág.31

    Pág.31

    Pág.31

    Pág.31

    Pág.32

    Pág.32

    Pág.32

    Pág.32

    Pág.32

    Pág.33

    Pág.33

    Pág.34

    Pág.34

    Pág.34

    Pág.35

    Pág.37

    Pág.37

    Pág.46

    Pág.69

    Pág.83

    Pág.85

    Pág.85

    Pág.86

    Pág.86

    Pág.86

    Pág.88

    Pág.101

    Pág.116

    Pág.116

    Pág.133

    Pág.144

    Pág.151

    Pág.152

    Pág.152

    Pág.155

    Pág.174

    Pág.176

    Pág.213

    Pág.213

    Pág.219

    Pág.222

    238 Pág.234

    239 Pág.260

    Pág. 13

    Pág.15

    Pág.15

    Pág.15

    Pág.16

    Pág.16

    Pág.19

    Pág.19

    Pág.25

    Pág.63-64

    Pág.64

    Pág.88

    Pág.131

    Pág.131

    Pág.133

    Pág.219

    Pág.219

    Pág.7-8

    Pág.8

    Pág.8

    Pág.8

    Pág.10

    Pág.11

    Pág.11

    Pág.11

    Pág.12

    Pág.13

    Pág.16

    Pág.18

    Pág.18

    Pág.28

    Pág.28

    Pág.92

    Pág.92

    Pág.105-106

    Pág.105

    Pág.106

    Pág.106

    Pág.106

    Pág.123

    Pág.124

    Pág.124

    Pág.125

    Pág.125

    Pág.126

    Pág.128

    Pág.128

    287 Pág.145

    Pág. 63

    Pág.135

    Pág.141

    Pág.137

    Pág.138

    Pág.165

    Pág.168

    Pág.183

    Pág.185

    Pág.108

    Pág.127

    Pág.136

    Pág.105

    Pág.108

    Pág.109

    Pág.53

    Pág.53

    Pág.65

    Pág.66

    Pág.67

    Pág.212

    Pág.48

    Pág.49

    Pág.145

    Pág.16

    Pág.17

    Pág.113

    Pág.19

    Pág.22

    Pág.65

    Pág.98

    Pág.115

    Pág.118

    Pág.74

    Pág.89

    Pág.115

    Pág.268

    Pág.58