Marea negra del Prestige

Ecología. Medio ambiente. Catástrofes ecológicas. Ecosistemas. Limpieza playas

  • Enviado por: Ermenda16
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Definición de “marea negra”:

La marea negra es una de las formas mas graves por lo que se refiere a la contaminación del agua. A pesar de que se puede atribuir a varios tipos de contaminación acuática, este termino se emplea, sobre todo, en el caso de que el agua esté contaminada de petróleo en el medio ambiente marino. Cuando el agua es contaminada por ese vertido que forma una masa negra, viscosa, muy contaminante y que flota sobre la superficie marina, se da lo que hoy en día denominamos “marea negra.

La “marea negra”, al ser muy contaminante, es muy temida por todos los marineros, dado que tras una “marea negra” los daños, tanto económicos, como ecológicos, son muy duraderos y, en algunos casos, llegan a ser irreparables. Según una entrevista que el diario “El Mundo” realizó a Mario Rodríguez (director de campañas de “greenpeace”), después de décadas sin plena normalidad tras una catástrofe de “marea negra”, la actividad empieza a normalizarse, pero la recuperación de los daños producidos no será total.

Métodos de prevención:

Los métodos de prevención para catástrofes tales como la del “prestige” son varios, pero concretamente, para evitar estos hechos, basta con establecer leyes que prohíban la navegación de buques unicascos, es decir, los petroleros que transporten materiales contaminantes para el medio acuático, deberían, según esta ley (establecida por la UE después de la catástrofe que el “Erika” provocó), poseer doble casco, con el fin de que el material este mas seguro, a pesar de su hundimiento. Según otra ley, establecida también después del accidente del “Erika”, los buques de este tipo deberían navegar a mas distancia de la que navegaba el “prestige”, de la costa, cuando sufrió, según la tripulación del buque, un golpe contra un objeto flotante. Con estas dos leyes ya se podría haber evitado el naufragio del “prestige”. Pero dichas leyes se aprobaron con cierto plazo (hasta el 2005), es decir, que este buque podía seguir navegando mientras el conjunto de leyes, establecido por la UE el 21 de Marzo del 2000 y 6 de diciembre del mismo año, no se pusiera en vigor; concretamente, hasta el año 2005. Si esas leyes se hubieran establecido con anterioridad, este buque, unicasco y con 26 años de vida, no hubiera salido de hacia destino nunca.

Otro modo de evitar este tipo de catástrofes, dejando a un lado las leyes que se pueden establecer para evitarlas, sería cumplir siempre y de un modo riguroso, un control de todos los buques que transporten materiales dañinos para el mar.

Existe una ley (la ley de “Kioto), que consiste en prohibir el transporte de combustibles de el tipo de el petróleo, por ejemplo, y otro tipo de hidrocarburos. Con ello, se lograría el impedimento a la navegaciones que puedan producir catástrofes ecológicas.

Consecuencias, afecciones al ecosistema, incidencia social, medidas correctoras:

Las consecuencias que una “marea negra” trae consigo son múltiples: llega a provocar pérdidas en la economía de los países afectados, generalmente los costeros, y hace surgir una inestabilidad social muy grande.

Pero la consecuencia mas grave es, sin lugar a dudas, la contaminación que se produce en la biosfera marina y terrestre tras una “marea negra”. Frecuentemente, no todo el material que la “marea negra” lleva, llega a las costas. Se forman materiales no flotantes, los que provocan contaminación en los fondos marinos. Mueren cantidad de aves y muchos peces, y con ello, la de pesca se ve disminuida casi en su totalidad, lo que conlleva grandes pérdidas económicas. Cuando el material llega a la costa, los materiales entre pesados y ligeros que posee el petróleo, se evaporan y produce cambios climáticos. Una vez que esos materiales se evaporan, el material que ha quedado sobre la superficie de la costa, se convierte en “galipote”, pequeñas galletas del fuel que ha llegado a la costa. Este es mas fácil de recoger que el petróleo con todas sus sustancias, aunque sigue siendo pegajoso y muy contaminante para el ser humano.

Después de una catástrofe de “marea negra”, los daños que esta produce son tan grandes que el ecosistema afectado no llega nunca a recuperarse en su totalidad, y los daños temporales llegan a décadas. Según los expertos en el caso del “prestige”, los daños que ha producido el fuel que contenía este buque, tardarán alrededor de 20-25 años en repararse y obtener cierta normalidad.

Respecto a lo social, en estos casos, siempre se buscan culpables. La gente quiere saber quien ha tenido la culpa del suceso y, por lo general, culpan a los cargos políticos. Es lógico que la culpa de estos sucesos sea de los cargos políticos, dado que, como he señalado antes, ellos son los que deben poner en vigor o no, las leyes que puedan evitar dichos sucesos. Por esto, se crea un ambiente de inestabilidad social en este sentido.

Para que estos sucesos no vuelvan a ocurrir, se suceden las manifestaciones y se crean múltiples asociaciones que intentan ayudar a los lugares afectados. Dada la presión de estos factores, los gobiernos de los países afectados toman medidas para que no vuelvan a suceder los mismos hechos. Por ejemplo, con el hundimiento del “prestige”, se han creado algunas asociaciones en ayuda a Galicia (“Nunca mais)”. Por su parte el gobierno ha modificado leyes para que el suceso del “prestige” no se vuelva a repetir. A pesar de estas reformas, la gente cree que han llegado tarde y se ha creado una cierta inestabilidad en la sociedad Gallega contra el gobierno central.

“Greenpeace” señala que es necesaria las extracción de fuel de los tanques del “prestige” (unas 50000 toneladas) para que la contaminación en el ecosistema disminuya, pero no están a favor de lo que algunos científicos apoyan: Tratar de convertir los tanques del “prestige” en unos sarcófagos, impidiendo su salida al exterior. Consideran esta idea como algo inseguro, y creen que algún día, el fuel terminara saliendo de ese tanque sellado.

Métodos de limpieza:

Es francamente difícil limpiar el fuel del mar o de la propia costa. Como ya he señalado antes, el petróleo es una sustancia pegajosa y muy contaminante. El fuel que se encuentra flotando sobre el mar se recoge gracias a barcos dispuestos de redes y depósitos para almacenar el fuel. Recoger el fuel de esta manera requiere muchos efectivos y mucho trabajo, con lo que se obtiene muy poca recompensa. En una jornada de recogida de fuel en alta mar, se puede recoger, como mucho, una tonelada de fuel. En el caso del “prestige”, en sus depósitos posee 65000 toneladas de hidrocarboro, por lo que esa jornada de recogida de fuel se queda pequeña...

En cuanto a la recogida de fuel en la costa, como he dicho antes, las “galletas” de fuel que se forman en las playas, son mas fáciles de recoger que el fuel con todas sus sustancias, por lo que la recogida en la costa se hace mas fácil. Pero el fuel se incrusta, no solo se convierte en “galletas”, también se incrusta en las rocas, donde es muy difícil su retirada. Para esto se utilizan, simplemente las manos o algún objeto que ayude a su retirada. Como último recurso, se utiliza agua caliente a presión para retirar el fuel incrustado en las rocas.

Todo este trabajo obtiene muy poca recompensa por lo que se necesitan muchas personas para la recogida de fuel tras una “marea negra”. La catástrofe del “prestige” ha contaminado mas de 400 kilómetros de costa (entre los que se encuentran 136 playas gallegas), por lo que se necesitaran muchos años y mucho esfuerzo para la normalidad en las zonas afectadas.

Recuperación de los ecosistemas:

Como ya he señalado, la recuperación de los ecosistemas llevará muchos años y cantidad de esfuerzo. Según los expertos esta recuperación llevará entre 20 y 25 años y, a pesar de este tiempo, los daños que el “prestige” ha causado y va a causar en los ecosistemas van a permanecer para siempre.