Manifiesto Comunista

Partido Comunista. Karl Marx y Engels. Burguesía y proletariado. Socialismo utópico. Comunismo

  • Enviado por: Paola Vidal
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

De K. Marx y F. Engels

Alumna: Paola Vidal

5to 6ta Cs. Sociales

Manifiesto del Partido Comunista:

Esta primera parte es una especie de prólogo al texto, en el que el autor comenta el objetivo del libro. Comunistas de todas partes del mundo se han reunido en Londres y redactaron El Manifiesto.

  • Burgueses y Proletariados

  • Siempre ha existido la lucha de clases y que aún existe. Siempre han existido opresores y oprimidos, luchando constantemente. Según Marx la sociedad burguesa de su época no ha abolido los antagonismos de clase, los ha transformado. La sociedad va dividiéndose en dos grandes clases: la burguesía y el proletariado. El autor hace una reseña de los comienzos de estas clases sociales antagónicas: la antigua organización feudal ya no podía satisfacer la demanda que crecía con la apertura de nuevos mercados. Estos crecían sin cesar y la demanda iba en aumento. Se inventó el vapor y las maquinarias que revolucionaron la producción industrial. La gran industria moderna sustituyó a la manufactura.

    El gobierno del estado de esa época es un comité que rige los intereses colectivos de toda la clase burguesa.

    La burguesía ha desempeñado un papel verdaderamente revolucionario. En los lugares en que la burguesía ha tenido el poder, ha destruido las relaciones feudales patriarcales e idilicas. Características:

    • La burguesía existe porque revoluciona constantemente los instrumentos de producción, y con ello las condiciones de producción y todas las relaciones sociales.

    • La burguesía necesita un mercado más extenso y recorre el mundo entero.

    • Brotan necesidades nuevas, con las que se establece una interdependencia universal de las naciones (tanto en la producción material como la producción intelectual).

    • La burguesía se forja un mundo a su imagen y semejanza al llevar la civilización a todas las naciones (hasta las más salvajes).

    • Transformó a la ciudad en campo de dominio.

    • Ha creado (con apenas un siglo de existencia) energías productivas más abundantes y más colosales que todas las generaciones pasadas juntas.

    La burguesía no sólo ha forjado las armas que deben darle muerte, ha producido los hombres que empuñaran esas armas: los obreros modernos, los proletariados:

    • Estos obreros son mercancía como cualquier otro artículo de comercio.

    • Las maquinarias y la división del trabajo hacen que el proletariado se convierta en un simple resorte de la máquina y sólo se le exigen las operaciones más sencillas, más monótonas y de más fácil aprendizaje. Por lo tanto el obrero recibe los medios indispensables para vivir y perpetuar su raza. Además cuanto más repelente es el trabajo, más bajan los sueldos.

    • Cuanto menos habilidad y fuerza exige el trabajo manual, mayor es la proporción del trabajo de mujeres y niños (sustituyendo a hombre).

    • Además de la explotación recibida por el fabricante el proletariado es víctima de otros elementos de la burguesía: el casero, el tendero, el prestamista, etc.

    • El proletariado pasa por varias etapas de desarrollo. Su lucha contra la burguesía comienza con su surgimiento.

    • El desarrollo de la industria concentra a los proletariados en masas considerables, su fuerza crece y adquieren mayor consciencia de sí misma.

    • Los salarios son cada vez más bajos, por la competitividad de las industrias. El perfeccionamiento de la máquina pone al obrero en una situación precaria.

    • Los obreros se agrupan y actúan en común para la defensa de sus salarios.

    • A veces los obreros triunfan, pero transitoriamente. Aunque el objetivo no es un resultado inmediato, sino la unión cada vez más extensa de los obreros (favorecida por el crecimiento de los medios de comunicación).

    • En esta organización del proletariado como partido político hay competencia entre los propios obreros.

    La burguesía vive en lucha permanente. En todas estas luchas se ve forzada a apelar al proletariado, a reclamar su auxilio y a arrastrarle así al movimiento político.

    Un sector de la burguesía se pasa al proletariado.

    De todas las clases que se han enfrentado con la burguesía el proletariado es una clase verdaderamente revolucionaria.

    Los pequeños industriales, pequeños comerciantes, pequeños artesanos, pequeños campesinos luchan contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como tales capas medias. Son conservadoras y reaccionarias porque quieren volver atrás en la historia.

    El proletariado carece de bienes; sus relaciones familiares no tienen nada en común con las relaciones familiares burguesas. Las leyes, la moral, la religión son prejuicios burgueses que protegen los intereses de ellos mismos.

    Los proletariados no tienen nada que salvaguardar, tienen que destruir todo lo que hasta ese momento ha estado garantizando y asegurando la propiedad privada existente.

    El movimiento proletariado es el movimiento autónomo de la inmensa mayoría.

    La lucha del proletariado con la burguesía comienza siendo nacional. El curso de la guerra civil más o menos oculta es cuando el proletariado echa las bases de su poder.

    La burguesía es incapaz de garantizar a su esclavo la existencia, ya que debe dejarle decaer hasta el punto de tener que mantenerle en lugar de ser mantenida por él.

    La burguesía es incompatible con la sociedad.

    La muerte de la burguesía y el triunfo del proletariado son inevitables.

  • Proletariados y Comunistas.

  • Los comunistas no forman partido aparte, tienen intereses de todo el proletariado. Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletariados en que valoran los intereses comunes de todo el proletariado. Tienen la ventaja sobre el resto del proletariado su clara visión de las condiciones, de la marcha y de los resultados generales del movimiento proletariado.

    Lo que caracteriza al comunismo no es la abolición de la propiedad en general, sino la abolición de la propiedad burguesa, es decir, abolición de la propiedad privada (no de los productos indispensables para la mera reproducción humana, sino el carácter miserable de esa apropiación).

    Se les reprocha a los comunistas el querer abolir la propiedad personal bien adquirida, fruto del propio trabajo, pero el desarrollo de la industria la ha abolido y está aboliéndola cada día.

    Ser capitalista significa ocupar una posición personal y social en la producción. El capita no es una fuerza personal; es una fuerza social.

    La cultura es, en la burguesía, para la mayoría de los hombres, el adiestramiento que los transforma en máquinas.

    Los comunistas no tienen que molestarse en implantar la comunidad de la mujeres: casi siempre ha existido.

    Se les reprocha a los comunistas de querer abolir la patria, la nacionalidad. Pero los trabajadores no tienen patria (no se les puede quitar lo que no tienen).

    En la misma medida en que sea abolida la explotación de un individuo por otro; será abolida la explotación de una nación por otra.

    Las ideas imperantes en cualquier época no han sido nunca más que las ideas de la clase imperante.

    Las ideas religiosas, morales, políticas, jurídicas, etc. , se han ido modificando a lo largo de la historia. Pero la religión, la moral, la filosofía, la política, el derecho se han mantenido siempre a través de estás transformaciones. El comunismo quiere abolirlas, en lugar de darles una forma nueva, así desaparecerán los antagonismos de clase.

    El proletariado tendrá que centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, el proletariado organizado como clase dominante.

    En los países más avanzados podrán ser puestas en práctica otras cuantas medidas más, como la abolición del derecho de herencia, de la propiedad, centralización de los medios de comunicación en manos del Estado, creación de un plan general, obligación de trabajo para todos, educación pública gratuita, etc.

    Una vez que en transcurso del tiempo hayan desaparecido las diferencias de clase y se haya concentrado a toda la producción en manos de los individuos asociados, el Estado perderá su carácter político, ya que el Poder Político es la violencia organizada de una clase para la opresión de otra.

    Surgirá una asociación en el que el libre desarrollo de cada uno será la condición del libre desarrollo de todos.

  • Literatura Socialista y Comunista

  • El socialismo reaccionario

  • El Socialismo Feudal

    Los defensores del feudalismo sobre la burguesía olvidan una cosa, y es que ellos explotaban en condiciones y circunstancias por completo diferentes y hoy anticuadas. Cuando advierten que bajo su dominación no existía el proletariado moderno, olvidan que la burguesía moderna es precisamente un producto fatal del régimen social suyo. Aunque lo que más reprochan no es el surgimiento de un proletariado en general, sino el surgimiento de un proletariado revolucionario.

    El Socialismo Pequeñoburgues

    En los países donde se ha desarrollado la civilización de aquella época, se ha formado y sigue formándose sin cesar una nueva clase pequeñoburguesa que oscila entre el proletariado y la burguesía.

    Este socialismo nació cuando los escritores aplicaban a su crítica del régimen burgués los intereses de los pequeños burgueses y los campesinos, o sea defendiendo la causa obrera desde el punto de vista de la pequeña burguesía. Características:

    • Analizó con gran agudeza las contradicciones del entonces moderno régimen de producción (demostró las desventajas del maquinismo, de la concentración de capitales, de la superproducción, etc.

    • Anhelo de restablecer los antiguos medios de producción y de cambio. Pero este objetivo es imposible de cumplir ya que los de entonces modernos medios de producción y de cambio no podrían encajar en aquel marco antiguo. Por lo tanto es un socialismo a la vez reaccionario y utópico.

    El Socialismo Alemán o Socialismo Verdadero.

    Los filósofos, semifilósofos e ingenios del salón Alemanes se lanzaron sobre la literatura socialista y comunista llegada de Francia. En esta situación alemana, la literatura francesa perdió toda significación práctica inmediata y tomó un carácter puramente literario. La única preocupación de los literatos alemanes era a asimilarse las ideas francesas partiendo de sus propias opiniones filosóficas. A esta literatura la llamaron “Socialismo Verdadero”, “Ciencia Alemana del Socialismo”, “Fundamentación Filosófica del Socialismo”, etc.

    Este socialismo aleman fue perdiendo poco a poco su pedante inocencia.

    La lucha de la burguesía alemana y prusiana contra el movimiento liberal (los feudales y la monarquía absoluta) adquiría un cariz más serio. De este modo se le ofrece al “verdadero” socialismo la ocasión tan deseada de oponer al movimiento político las reivindicaciones socialistas.

    Este socialismo se convirtió en un arma en manos de los gobiernos contra la burguesía alemana, por lo que se presentaba un interés reaccionario, el interés del pequeño burgués alemán, ya que los gobiernos querían concentrar, en sí, el poder, por lo que estas ideas socialistas se propagaron como una epidemia.

    Esta especie de literatura fantástica, hizo que aumentará la demanda por estos libros.

  • El Socialismo Conservador o Burgués

  • Una parte de la burguesía desea mitigar las injusticias sociales con el fin de consolidar la sociedad burguesa. Pertenecen a esta categoría: economistas, humanitarios, filántropos, etc.

    Los burgueses socialista quieren perpetuar la sociedad en la que están viviendo (ya que el mejor de los mundos es en el que están viviendo porque ellos dominan) pero sin los elementos que la revolucionan y descomponen. Como lo hacen:

    • Induciéndole al proletariado a continuar en la sociedad actual, pero desterrando la deplorable idea que se ha formado de ella.

    • Otra forma más práctica pretende ahuyentar a la clase obrera de todo movimiento revolucionario demostrándoles que podrá beneficiarlos solamente una transformación de las relaciones económicas (aunque únicamente reformas administrativas realizadas sobre la base de las mismas relaciones de producción burguesas).

  • El Socialismo y el Comunismo Crítico-Utópicos

  • Las primeras tentativas directas del proletariado para hacer valer sus propios intereses de clase fracasaron por el débil desarrollo del propio proletariado y la ausencia de condiciones materiales de su emancipación.

    La literatura revolucionaria que guía estos primeros pasos era reaccionaria. Preconizaba un ascetismo universal y un burdo igualitarismo. Características:

    • Los inventores de esos sistemas se dan cuenta del antagonismo de clases y los elementos destructores dentro de la misma sociedad gobernante. Pero no nombran en su literatura ningún movimiento político que le sea propio.

    • Hacen leyes sociales utópicas.

    • En la confesión de sus planes defienden primordialmente los intereses de la clase obrera, por ser la que más sufre.

    • Rechazan toda acción política, y en particular revolucionaria; quieren realizar sus aspiraciones por vía pacífica, por medio de pequeños experimentos que fracasan siempre.

    • Estas obras socialistas y comunistas atacan las bases de la sociedad existente.

    • Sus tesis positivas referentes a la sociedad futura enuncian la desaparición del antagonismo de las clases.

    IV ACTITUD DE LOS COMUNISTAS ANTE LOS DIFERENTES PARTIDOS DE OPOSICIÓN

    Los comunistas apoyan en todas partes todo movimiento revolucionario contra el régimen social y político imperante.

    En todos estos movimientos resaltan, el problema de la propiedad.

    Finalmente los comunistas trabajan en todas partes por la unión y el acuerdo entre los partidos democráticos de todos los países.

    Las clases dominantes pueden temblar ante una revolución comunista. Los proletariados no tienen nada que perder en ella, más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar.