Madres contra la droga

Sociología. Madres contra la droga. Drogodependencia. Historia de las drogas. Heroína. Cocaína. Delincuencia. Marginación social. Reinserción. Tratamiento. Metadona

  • Enviado por: Juan Soto Rodriguez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 59 páginas
publicidad

  • INTRODUCCIÓN

  • Vivimos una época en que los medios de comunicación ya no nos sorprenden cuando publican alguna noticia sobre narcotráfico u otros delitos relacionados con las drogas. Junto a éstos contemplamos casi abortos una escasez de respuestas preventivas, educativas y reeducativas que intenten modificar las causas generadoras de la delincuencia que se derivan del uso y abuso de las drogas.

    Los expertos dicen que la falta de padres, el alcoholismo y la drogadicción, la agresividad y la explotación, son factores que pueden generar delincuencia. Por eso en el VI Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (Caracas, 1980) se aprobaron conclusiones como que “la función de la familia en la prevención de la delincuencia de menores y en la educación de la juventud y el tratamiento de los delincuentes debe ser apoyada por el Estado y la comunidad en general, y debe estar equilibrada con la intervención externa del Estado y con otras intervenciones institucionales externas...”.

    También es interesante saber que el fracaso escolar está presente en muchos delincuentes y que bastantes no lo serían si su experiencia escolar hubiese sida más positiva y fuesen apoyados por sus padres mostrando interés hacia la educación de sus hijos. Así mismo la escuela es quien debiera detectar tempranamente las carencias del menor, estando para ello más integrada en el barrio y en la problemática de sus habitantes.

    Pero en el momento de afrontar la delincuencia como problema social, desde las instancias oficiales se sigue concentrando mayores esfuerzos en la represión del problema que en su prevención. Se da más importancia a la legislación penal, al aparato de justicia, a los centros penitenciarios, a las fuerzas de seguridad, etc., que a las políticas sociales y a la prevención de las causas generadoras de la delincuencia. Y está también hay que abordarla desde la familia, las instituciones educativas, la calle, los medios de comunicación y la responsabilidad de la sociedad.

    El instrumento fundamental de la represión de la delincuencia continua siendo la prisión, que demuestra su fracaso rehabilitador si vemos los altos índices de reincidencia que existen. En la prisión se consigue justamente el efecto contrario al que desea la sociedad: que el sujeto vuelva a ser una persona sociable. La violencia, las condiciones precarias de vida, la imposibilidad de promoción cultural o profesional hace que un buen número de individuos que ingresan en prisión por causa de un delito ocasional salgan como pulidos delincuentes instruidos por sus compañeros de patio.

    El consumo de drogas y su tráfico ilícito está provocando un amplio debate social que muy posiblemente favorezca, me temo que a largo plazo, una visión más preventiva que represiva, aun cuando hoy se ve el problema casi como una mera cuestión de seguridad ciudadana, que acaba manipulándose por diferentes intereses.

    Se pretende con esta modesta publicación hacer una breve composición de los múltiples factores que predisponen a la delincuencia en relación con el consumo de estupefacientes, realizando además un recorrido por cárceles, centros de desintoxicación, vidas concretas y madres que luchan. Gracias a ellas, y algunos padres implicados, se ha conseguido en este país que el fenómeno de la drogodependencia comience a verse no sólo como una cuestión de consumo y delitos, sino como un problema individual, familiar, educativo y social que precisa respuestas a estos cuatro niveles.

  • ENCUENTRO CON LAS MADRES

  • Madres contra la droga, toda una historia de dolor. Madres de hijos que se iniciaron a una edad muy temprana. Desde mediados de los años 80 hasta principio de los 90 demandaban centros de atención y tratamiento para sus hijos, manifestándose en los barrios, frente a las comisarías de policía o ante los juzgados, con un fuerte eco social y respaldadas por la opinión pública. También las hemos visto gritar en contra del narcotráfico, exigiendo medidas policiales y depuración de responsabilidades e toda la mafia que mueve el contrabando de la droga.

    La experiencia ha sido para ellas una posibilidad de aprender de los errores. Y saben que los cometieron, pero las amargas vivencias les han enseñado a razonar con calma para poder ayudar mejor a sus hijos.

    Carmen Mijares es impulsora en Vigo de la “Asociación de Madres a favor de los Jóvenes Drogodependientes: MADRO”, quien atiende a cientos de jóvenes que han iniciado, en muchos casos, un camino sin retorno. Ella conoce muchas vidas truncadas, desamores, continuas recaídas y pocas esperanzas. Sin embargo cree en la persona y no cesa de luchar, junto a otras madres y profesionales, para que estos jóvenes puedan ser individuos capaces de levantarse tras el error de intentar buscar solución a sus problemas en el abuso de las drogas. Los pequeños progresos que se vislumbran en algunos chavales, o que otros ingresen en centros de rehabilitación en lugar de la prisión, es un motivo para continuar en esa lucha iniciada hace ya años.

    Recuerdo que no hace mucho tiempo a los chavales drogodependientes se les catalogaba como “viciosos”, luego como “delincuentes” y ahora los técnicos y especialistas dicen que se trata de una enfermedad bio-psico-social. Aún así hay quienes consideran a la persona drogodependiente como falto de fe en Dios, de disciplina, de habilidades sociales, etc. Pero, ¿cómo ven las madres a esos jóvenes a los que intentáis apoyar en todo momento?.

    -“Son chavales víctimas de unas circunstancias sociales, de una época concreta que nos ha tocado sufrir. Se han hecho adictos a fundamentalmente la heroína, droga que aliena, adormece y frena las ilusiones de la juventud.

    Son víctimas también de las políticas de los gobiernos. Según sean los gobiernos de turno así se les clasifica; según la ideología municipal o regional así se destinan los recursos para uno u otro fin, para uno u otro centro o asociación.

    Se trata de chavales y chavalas que como consecuencia de su situación personal derivada del consumo de drogas tienen múltiples enfermedades, arrestos, condenas..., que han perdido la credibilidad para sus familias, que sus lazos afectivos se han deteriorado o están ya rotos..

    En muchos países la drogodependencia está considerada como una enfermedad y, por tanto, los chavales son atendidos en la red sanitaria pública, teniendo derecho a la baja por toxicomanía; los síndromes de abstinencia se atienden en los hospitales, etc.

    En España aún se dejan desatendidos a miles de jóvenes. Hay médicos bienintenciados que están apoyando mucho pero por el contrario no te atienden a los chicos en las urgencias de los hospitales. Les dan un tranxilium y para casa. Existen también pocas camas para la desintoxicación y centros gratuitos para tratamiento. Por eso surgen comunidades terapéuticas privadas y desintoxicaciones carísimas que aumenta el negocio de la droga. La misma iglesia evangélica está consiguiendo adeptos para su fe y una mano de obra gratis que les permite aumentar considerablemente su patrimonio.

    Los centros del Patriarca también tiene cosas positivas, es relativamente barato y no te echan a los chavales si no pueden pagar, aunque sabemos que los chavales recaudan bastante dinero en la calle y por las empresas. Pero para ellos la Asociación es lo primero; no se trabajan una serie de temas personales, de infancia, familiares, de todo.

    Hay personas que se quejan del trato que dan a los chavales en El Patriarca, sobre todo porque es más adecuado que los toxicómanos sean tratados por profesionales y no por ex-toxicómanos.

    Las diferencias entre cada centro dependen mucho al responsable que esté a su cargo, que suele ser un ex-drogodependiente. En algunos hasta se puede pasar hambre por una mala gestión, aunque muchos alimentos -a veces caducados- los consiguen en mercados y por donaciones. Ahora mismo el Patriarca utiliza las admisiones como un arma de presión: abre y cierra admisiones por tensiones con el gobierno. El tema de las subvenciones es lo que más les preocupa; sólo protestan o se manifiestan cuando tienen problemas con las subvenciones, para nada más. Un aspecto muy negativo que tienen es que no contemplan para nada la reinserción de los chicos.

    Después hay clínicas donde te hacen una cura de sueño por medio millón de pesetas más o menos y si decides irte antes de acabar no te devuelven ni una peseta.

    También hay médicos y psiquiatras que se están forrando: unos ofrecen curas milagrosas, tan caras como inútiles... otros cobran 8.000 pts./consulta para dar pastillas (tranquilizantes) o Naltrexona. Hay mucha gente que vive a cuenta de este terrible problema.

    Respecto a los tratamientos ambulatorios hay que decir que necesitan un apoyo familiar muy fuerte y nuestros chavales carecen de él en muchas ocasiones. Los deterioros son a veces muy graves y no “encajan” en el “perfil” que estos tratamientos han establecido. Lo mismo podríamos de decir de algunos centros privados y subvencionados”.

    -No sé si será la falta de recursos o que los drogodependientes no encajan en los que existen; lo cierto es que hay miles de chavales “enganchados” a la metadona, un preparado sintético que en algunos centros se prescriben y dispensa sin otros programas de apoyo, como queriendo “quitarlos de la calle” para que no molesten.

    -“La metadona es un opiáceo sustitutivo de la heroína que crea dependencia y que, tomada con otros opiáceos, puede incluso producir una sobredosis. No podemos olvidar que los tratamientos con metadona no tienen como objetivo la abstinencia total sino la reducción de daños.

    El mantenimiento con metadona se está extendiendo en España como consecuencia del fracaso de otro tipo de programas. Los toxicómanos con un largo historial de consumo suelen estar incluidos en estos programas libres de drogas en los que han fracasado.

    Se le hace un seguimiento médico, familiar y social. Pero este tratamiento con metadona puede ser indefinido, aunque también se dan altas terapéuticas con un seguimiento y control a posteriori.

    Se necesita más plazas de metadona. Gracias al tratamiento algunos toxicómanos pueden regular y normalizar su estilo de vida-familia, trabajo-aunque haría falta que este tipo de programas fuese acompañado con otros que promoviesen socialmente a los chavales, tales como talleres, cursos, escuelas-taller...

    A pesar de que la metadona es legal, los hospitales y ambulatorios parecen negarse a dispensarla, de forma que han tenido que inventar el “meta-bus” para repartirla.

    Lo nuestro es seguir denunciando, presionando, exigiendo soluciones. Luchamos porque la solidaridad se extienda. Peleamos por las posibilidades de esta gente, por sus derechos. Nos mantenemos en nuestra posición de no pedir más policía sino medidas sociales.

    A veces ponemos parches pero al estar día a día en la calle y en la lucha nos da una credibilidad y autoridad suficientes.

    Estamos exigiendo más recursos para la gente, a poder ser gratuitos. Especialmente recursos para la prevención y el tratamiento. Es urgente un buen Plan de prevención que hoy no existe. Especialmente desde la escuela, comenzando por la formación universitaria de los maestros en educación para la salud.

    Hace falta una educación en otros valores, que los chicos luchen, peleen por sus derechos, analicen la realidad. Que sepan las cosas no las regalan y que tienen que ser miembros activos de la comunidad, con inquietudes. Una gente comprometida no se droga, tiene otras aspiraciones.

    Procuramos estar en la calle, en los hospitales, en los centros, en los juzgados, en las comisarías, en las cárceles... donde está nuestra gente”.

    -¿Por quiénes está formada la Asociación?

    -“Somos madres de drogodependencias y de personas a las que interesa este problema, que intentamos luchar por los chavales y ofrecerles una alternativa a una vida maltrecha por la droga. Comenzamos en el año 90 porque veíamos que nuestros hijos estaban muy afectados por la droga, que se nos iban de las manos, sin otra alternativa que la cárcel o la calle. Ahora disponemos de un pequeño local de atención al público y tenemos en marcha varios programas: orientación y asesoramiento gratuito y confidencial a familiares y personas afectadas, apoyo y asesoramiento en juzgados y prisiones, escuelas de padres, grupo de autoapoyo de padres y madres afectados, emergencia social... “. Contamos con psicólogo, trabajadores sociales y educadores que hacen posible que la atención sea especializada, aunque los recursos en subvenciones son escasos para cubrir esta labor.

    • Un interrogante que se plantea no pocos padres y madres es saber si sus hijos consumen drogas. Aunque no existen señales inequívocas a este respecto. ¿qué signos se pueden observar en un adolescente que es consumidor de drogas?

    -“La existencia de varios síntomas puede suponer un motivo de sospecha, tales como la pérdida del apetito o un adelgazamiento llamativo, irritación nasal, escasa higiene física y en el vestir, ausencia de clase o abandono de los estudios, búsqueda constante de dinero, cuando el chaval tiene al aislamiento, el uso de una jerga callejera, con dificultades para las relaciones afectivas, cambio de costumbres, etc. Si notamos varios de estos cambios es posible que el hijo esté en dificultades y debamos ayudarle, hablando con él, sin desconfianza, atendiéndole e incluso poniéndole en manos de un profesional”.

    -¿Qué le parece que los educadores de calle estén trabajando en esta problemática?

    -“En nuestro país, en el campo de las drogodependencias, no existe el suficiente conocimiento del educador de calle, a pesar de que es un elemento fundamental a la hora de encarar este problema. Ellos son el vínculo entre el drogodependiente y los recursos, entre el chaval y su familia, son los profesionales que ponen límites desde las realidades vividas y, demasiadas veces, el único apoyo del drogodependiente al final del camino. Esto pasa en algunas ciudades, pero e Galicia todavía no está reconocida su labor ni social ni políticamente.

    El rechazo hacia la familia debido a los problemas, el escaso interés por el colegio, la falta de control de los padres, un entorno de delincuencia y drogas, etc. acaba facilitando la temprana adición. En el barrio también tiene una influencia bastante directa en el consumo. Por eso los educadores están en primera línea, conocen a los chavales, al barrio, el entorno. Crean un mundo de relaciones y de afectos positivos con ellos, lo que siempre es útil en un proceso terapéutico. Ellos establecen una comunicación horizontal, realizando una intervención distinta y complementaria con otros profesionales, formando parte del equipo”.

    -¿Cómo suele ser la familia del chaval que acude a vosotras?

    “Existe conflictividad familiar muchas veces y la infancia de los chavales son bastantes duras y problemáticas. Sin embargo es fundamental el apoyo de la familia, madres, hermanos y compañeras o mujeres en todo el proceso terapéutico. Y apoyo sobre todo en aquellos chavales víctimas del sida. Los fallecimientos por patologías asociadas el consumo de drogas están al orden del día y muchas familias han perdido algunos de sus miembros a causa del sida y otros son seropositivos”.

    -Cada vez nos encontramos con más mujeres en los centros y en la asociación pidiendo ayuda. Creo que es preocupante, si tenemos en cuenta que muchas son madres.

    -“Es una pena ver chicas metidas en esta “mierda” y mucho más cuando son madres. Aunque la mujer se ha incorporado tarde al consumo de estupefacientes, ello ha causado otro grave problema en las que tienen hijos, que se ven incapacitadas para su cuidado y educación, lo que dificulta además un desarrollo armónico de los críos que nacen en este ambiente tan poco propicio. Y todos sabemos que los niños aprenden lo que viven”.

    -Vosotras estuvisteis algunos años en el barrio de Coya, de donde son bastantes chavales que atendéis. ¿Cómo es este barrio?

    “La imagen del barrio es bastante desoladora, un barrio azotado por la delincuencia que ha creado un caldo de cultivo propicio para la expansión de las drogas. Este tipo de barrio es el que quema a la gente porque ofrece un entorno de pocas salidas. Todavía no he visto ningún recurso municipal o autonómico que se plantee seriamente realizar prevención y reinserción en Coya. Cuando alguien ha estado más tiempo en prisión que en programas terapéuticos, algo ocurre con los recursos”.

    -Vuestra asociación, y tú sobre todo, tenéis una credibilidad merecida en los juzgados, donde aceptan que los chavales puedan cumplir en un centro.

    “Para un drogodependiente cualquier salida es mejor que la cárcel. Procuramos informar a los jueces de los casos concretos, su historia personal, su evolución, los tratamientos a los que ha estado sometido, el interés que muestra por recuperarse y el compromiso por parte de la asociación de realizar un seguimiento. Y esto creo que es más convincente que la garantía de una prisión donde el chaval va a entrar para seguir consumiendo y, cuando salga, continuar ese camino delictivo que le ha llevado a los tribunales”.

    -En muchos barrios ha estallado la guerra abierta contra el trapicheo para hacer “limpieza” y devolver la tranquilidad a sus vecinos. ¿Qué opinión te merecen estas “patrullas ciudadanas?”

    “Las patrullas ciudadanas surgen en barrios incapacitados ante la crisis urbanas que acompaña a la crisis social. Son expresión de una cultura de la “supervivencia”. Deberíamos replantearnos el propio concepto de seguridad que ampara a los objetos y desampara a las personas. Por desgracia asistimos con bastante frecuencia a estos espectáculos ridículos ante la incompetencia de quienes despilfarran los dineros públicos en tanto estudio sociológico o encuestas y que debieran afrontar de una vez por todas tantos temas olvidados como son el tiempo libre, la educación no formal, las escuelas-taller y, en definitiva, la creación de recursos para que todos vivamos mejor”.

    -¿Es la droga un problema que afecta a toda la población o castiga más a determinaos barrios?

    -“La droga afecta a toda la juventud: está en la calle, en los lugares de diversión, en los institutos, en todas partes: aunque hay barrios que la sufren más debido sobre todo al paro, a la falta de recursos culturales y sociales, las condiciones precarias de vida, etc.”.

    -El consumo de drogas, ¿va en aumento o disminuye como afirman algunos responsables de estos temas en la Administración?

    -“Los chicos comienzan a pincharse cada vez más tarde e incluso ha cambiado la heroína por la cocaína inhalada. Pero en el mercado de la droga cada vez hay más variedad y cantidad y los críos son víctimas fáciles cuando se dan los factores propensos”.

    -La sociedad parece no estar preparada para afrontar de una vez por todas el problema de los jóvenes drogodependientes. Muchas asociaciones se han encontrado con protestas vecinales a la hora de abrir centros, oficinas o comunidades terapéuticas. ¿Qué está ocurriendo?

    -“No todo el mundo parece dispuesto a aceptar cerca de su ámbito en centro de atención a drogodependientes. Surgen conflictos de intereses y temores muchas veces infundados.

    La cuestión del rechazo de centros que atienden a drogodependientes viene siendo una constante informativa desde hace tiempo. Pareciera que en esa persecución de la droga se atacase también la ayuda que pretende solucionar parte del problema. La instalación de centros está poniendo a prueba la solidaridad de muchos que los aceptan con la condición de que estén lejos de ellos. Es la ambigüedad de una sociedad que primero ha sido “atemorizada” por los medios de comunicación con los delitos asociados al consumo de drogas.

    El rechazo a los centros viene determinado por muchas coincidencias. Por ejemplo, si te abren un centro en los bajos de tu casa, es muy probable que desprecie el valor de la vivienda, y eso es así. Parece lógico pensar que quien va a un centro de rehabilitación no es conflictivo, la conflictividad va a llegar por aquellos que nunca van a ir a un centro. En muchas ocasiones el centro se convierte en un chivo expiatorio, representa automáticamente todo aquello por lo que pueden protestar, incluida la mala calidad de vida del medio.

    Cuando más rural es el ámbito, cuanto más cohesión tiene el propio núcleo en la defensa de sus intereses, mayor es el rechazo. Probablemente en un barrio de una gran ciudad, donde hay mucha actividad, puede pasar incluso desapercibido. Aunque también, por otro lado, muchos movimientos ciudadanos de rechazo son grupos cuya existencia se ha precarizado mucho; y los que están repudiando no es solamente el centro de drogodependientes, sino su propia precariedad y pobreza. Pero si sólo de instalan centros y no hay un trabajo con el resto de la sociedad, estamos abocados a poner miles de centros, porque la capacidad que tienen nuestra sociedad de expulsar a gente y de generar drogodependientes es infinitamente mayor. A partir de ahí habrá que trabajar en medidas de prevención, pero no de la droga, que es una consecuencia, sino la pobreza, de la marginación, de la incultura, de la insolidaridad.

    Las principales causas del rechazo a los centros hay que buscarlas en la desinformación del problema de las drogas y del drogodependiente. Mucha gente se ha opuesto al centro antes de su apertura; una vez que éste ha funcionado con normalidad, esa actitud ha cambiado. Estamos convencidas que son una solución para quienes están enganchados”.

  • LAS DROGAS

  • BREVE HISTORIA DE LAS DROGAS

    Por lo que respecta a su uso a lo largo de la historia, podemos decir que la “adormidera” era ya conocida por la civilización babilónica, pues aparece descrita en unas tablillas cuneiformes datadas en el tercer milenio a. C. halladas en Uruk.

    En Egipto aparece en el Papiro de Ebers descubierto en Tebas y publicado por Joachim en 1890. a esta planta la llamaban “planta Spen” y el jugo de sus cápsulas era utilizado como analgésico y tranquilizante en pomadas por via oral y rectal.

    En Grecia se menciona el opio en el tratado hipocrático “Sobre la enfermedad de las mujeres” y en “Predicciones 1”. Hipócrates atribuye a la droga propiedades hipnóticas y sedantes.

    El uso sistemático de esta droga con finalidades diferentes a la cura de la histeria y en cirugía parece comenzar en el siglo III a. de C. con la secta de Los Empíricos, liderada por Heráclides de Tarento, uno de los médicos del padre de Alejandro Magno. Los conocimientos derivados de su uso son el origen de las tríacas y de los primeros tratados occidentales de toxicología.

    A partir del siglo II a. de C. la medicina griega y helenística se muestran interesadas por los compuestos llamados Theríaca o tríaca, capaces de inmunizar contra toda suerte de tóxicos, es decir, en la búsqueda de una especie de antídoto universal, debido probablemente a que en el mundo antiguo los riesgos de sufrir envenenamiento eran bastantes elevados.

    En referencia a Roma, podemos decir que el término “opium” deriva del griego “opos”, jugo. Ya Plinio el Viejo se refiere a ella -papaver- diciendo que siempre gozó de honor entre los romanos.

    Son numerosos los emperadores romanos que utilizaron esta sustancia aisladamente o mezclada con otras formando triacas. Filonio, médico del emperador Augusto, inventó una tríaca conocida como “triaca de Filonio”, que era consumida por el césar y que contaba entre sus componentes la pimienta blanca, espinacardo, opio y miel.

    Andrómaco de Creta. Médico de Nerón, inventó el llamado “antidotus tranquilans” que incluía entre otras sustancias un 30% de opio. Critón, médico de Trajano, inventó otra tríaca que poseía esta sustancia y era tomada diariamente por el emperador.

    En definitiva, numerosos emperadores utilizaron el opio con diferentes fines, entre ellos la terapia agónica y la eutanasia en los casos de Nerva, Trajano, Adriano, Septimio y Caracalla.

    Dioscórides de Anazarbia, Cayo Plinio Segundo El Viejo y Claudio Galeno hacen una descripción de esta sustancia, sus variedades, propiedades. Modo de preparación y virtudes.

    Los árabes asimilaron la cultura clásica a través del Imperio Bizantino fundamentalmente, y con ello sus tradiciones en materia médica y lúdica. Teodoto de Esmirna cuenta que en el año 750 el jugo de adormidera era consumido por todas las clases sociales al igual que había sucedido siglos antes en la Roma Imperial.

    Avicena, padre de la medicina para los musulmanes, fue un seguidor de las tradiciones triacales y junto con el médico persa Rhazes fueron los responsables de que el opio tebaico volviera a ocupar un lugar destacado en su farmacopea.

    Durante la Edad Media, la adormidera es considerada “planta diabólica”, sin embargo era utilizada en cultos paganos mezclada con otras sustancias en forma de ungüento, que se ponía en contacto preferentemente con mucosas para procurar una mayor absorción del producto. Muchas veces se untaba la pomada en un palo sobre el que montaban las usuarias, de ahí es de donde viene el mito de la bruja subida en una escoba.

    Diversos humanistas habían puesto de manifiesto las virtudes terapéuticas de los brebajes y ungüentos usados por las brujas, entre ellos destaca Paracelso (1493-1541), perteneciente a la Escuela de Basilea, que propone una terapia con remedios heroicos. Al opio le llamaba “piedra de la inmortalidad” y la llevaba siempre en el pomo de su silla de montar.

    Fue en Inglaterra donde se utilizo el opio por vía intravenosa por primera vez, en unos experimentos llevados a cabo por Sir C. Wren, inyectando con el cañón de una pluma de opio y azafrán metálico en las venas de unos perros.

    En Francia el abate Rosseau, misionero y diplomático favorito de Colbert, invento el laúdano de su nombre con una proporción de opio del 20%.

    Es a partir del siglo XV cuando Venecia, apoyada por los musulmanes, controla el comercio de las especias provenientes de la Península Indostánica, Catay y las Indias Orientales, yendo a buscar las especias en barco hasta el Mar Negro y Alejandría, lugar a donde llegan por tierra siguiendo las rutas de la seda.

    Durante el s. XVI estas rutas se ven expuestas a numerosos peligros y obstáculos. Capitalistas italianos y marinos portugueses descubren un paso meridional hacia Asia y consiguen llegar a Calcuta por vía marítima en 1488 con Vasco de Gama.

    Hasta la tercera década del Siglo XIX, el gobierno manchú se limitó a responder al contrabando con un gravamen compensatorio sobre el té exportado, medida que no consiguió evitar que la balanza comercial china en 1838 arrojase un saldo desfavorable al imperio, pues una gran parte del oro y plata chinos empiezan a ser destinados para adquirir opio y retornan solo parcialmente como pago de las exportaciones. Este estado de cosas motiva que el emperador Tao-kuang se reúna con sus consejeros para tomar medidas que solucionasen esta situación. Se dieron dos opiniones encontradas, una era defendida por el ministro del consejo privado Mu-zhang-ha, que proponía legalizar de nuevo el uso y cultivar adormidera como solución inmediata; la otra era encabezada por el mandarín Lin Tse-hsü, responsable hasta ese momento del monopolio de la sal, que propone mano dura para acabar con el problema.

    Argumentando un intolerable atentado contra la libertad de comercio, Inglaterra declara la guerra a China e invade NanKing, firmándose la rendición china en el año 1842 por el Tratado de este mismo año. Las cláusulas de este trabajo incluían una indemnización de veintiún millones de dólares, cesión a Inglaterra de Hong-Kong y Amoy, apertura del libre comercio de cinco nuevos puertos, etc. El opio siguió prohibido por expreso deseo inglés, aunque ahora se repartiese con entera comodidad.

    Aún así es conflictivo continuaba y los acuerdos de Nanking no agradaban a ninguna de las dos partes así que, tomando como excusa la negativa a pagar lo estipulado en el tratado por el Virrey de Nanking, unos incidentes en el barco Arrow y el asesinato de un misionero, se volvió a declarar la guerra, que se inició a finales de año 1857 y en 1858 ya había acabado con la rendición firmada por China en el Tratado de Tientsing.

    La masacre de Tientsing (1858) puso de manifiesto la creciente xenofobia del pueblo chino, por lo que el interés por el opio británico fue en retroceso, pues fumar opio ya no era símbolo de algo prohibido ni de resistencia ante el poder manchú, muchos volvieron el consumo por vía oral.

    En 1880 el emperador puso en marcha programas de información pública, instalaciones hospitalarias donde atender a los casos agudos y la habilitación de grandes extensiones para el cultivo de la adormidera. En 1890 China producía el 85% de su demanda interna de opio y la East India Company empezó a temer que el antiguo importador se convirtiera en exportador. Pocos años después el Parlamento británico consideraba el tráfico de opio a gran escala como una empresa “moralmente injustificable”.

    Qué es droga

    Según la Organización Mundial de la Salud, droga es “toda sustancia que introducida en un organismo vivo puede modificar una o más funciones de éste”.

    Dentro de este tipo de sustancias podemos distinguir entre las que afectan somáticamente-cortisona, penicilina, sulfamidas... - y las que afectan también psíquicamente, modificando los estados de ánimo, conciencia y percepción.

    Las drogas producen en mayor o menor medida cierta tolerancia, que es la cualidad que posee el organismo de habituarse a un determinado fármaco de tal modo que para obtener los mismos efectos se necesitan dosis superiores. El organismo humano acaba habituándose de tal manera a la sustancia que la retirada de ésta ocasiona un conjunto de síntomas orgánicos conocidos como “síndrome de abstinencia”. Entonces podemos hablar de “dependencia física”

    La “dependencia psíquica” viene determinada por el deseo compulsivo de ingerir una o más drogas con el fin de saciar el estado de insatisfacción interior que el individuo atribuye a la no ingestión de estas sustancias.

    Clasificación de las drogas

    Existe gran variedad de tipos de drogas, pero podemos hacer un breve repaso a las más comunes:

    Los tranquilizantes

    Son obtenidos a partir de diferentes vegetales y hongos, tales como el opio la morfina, codeína y heroína. También podemos encontrar sucedáneos sintéticos del opio como la metadona, bupremorfina y pentazocina. Otros tranquilizantes son las benzodiacepinas, barbitúricos, cloroformo, éter...

    EL OPIO

    El opio se obtiene de un látex de color blanco que emanan las cápsulas de las semillas de la adormidera-arbusto anual que alcanza entre uno y tres metros de altura- tras efectuar un pequeño corte en ellas.

    Este látex se torna marrón en contacto con el aire y una vez que es acumulado forma una pasa dúctil de opio crudo que se convierte en opio cocido fumándolo en pipas especiales o cociéndolo en agua sin sobrepasar los 80 grados; la razón por la que se emplea cocido es por que se convierte de esta manera en una sustancia mejor asimilable por cualquiera de sus vías de administración.

    La calidad de esta sustancia, es decir la potencia psicoactiva debida a la proporción de morfina contenida, está en relación con el arraigo del cultivo de la zona de la que se obtiene; así el opio andaluz, turco, griego y persa tiene hasta tres veces más contenido en morfina que el de Laos y Birmania, y el doble que el de la India.

    La enorme diferencia que tienen en contenido de morfina unas adormideras y otras no sólo en función del lugar de cultivo del que se haya obtenido, sino también entre distintas cosechas en una misma zona, hacen que el margen de seguridad o margen terapéutico sea imposible de establecer con una mínima exactitud. Precisamente esta característica es la que estimuló el descubrimiento de los alcaloides del opio.

    A nivel psíquico produce sensación de paz y euforia y a nivel orgánico ocasiona bajada de la temperatura corporal, descenso del ritmo respiratorio y cardíaco, contracción pupilar y, en un consumo regular, produce estreñimiento.

    La intoxicación grave produce depresión y coma respiratorio, reversible o no dependiendo del momento en que se actúe, y remedios para combatir este estado son, por ejemplo, la cafeína, la cocaína y la anfetamina.

    La tolerancia del opio es alta, es decir, es necesario para una persona habituada tomar dosis diez o veinte veces mayores para experimentar efectos más acentuados.

    El síndrome de abstinencia está caracterizado por los siguientes síntomas: una especie de gripe -sudoración, rinorrea, respiración agitada, temblores... -de mayor o menor entidad según el grado de habituamiento o el nivel de las dosis, desasosiego, insomnio... En caso muy raros puede producir crisis convulsivas y muerte, aunque lo normal es que estos síntomas vayan cediendo para desaparecer al cabo de tres días.

    LA MORFINA

    La morfina fue descubierta en Hanover a principios del s. XIX por Sertüner, mozo de botica, al reducir el opio a una solución en ácido mecónico que neutralizó con amoníaco, obteniendo unas sustancias que llamó “morphium”, en honor de Morfeo, dios del sueño.

    En 1818 la morfina es incluida en la materia médica y desde 1827 se fabrica al por mayor a partir del opio mediante el procedimiento inventado por E. Merck: Debido a sus excelentes propiedades analgésicas se utilizó de forma masiva durante la guerra civil americana (1861-1865) y la guerra francoprusiana (1870)

    Al igual que el opio, deja pronto la sangre y se acumula en diversos órganos como el hígado, los pulmones, el riñón y el bazo, pasando tan sólo una pequeña cantidad el sistema nervioso.

    Los principales efectos secundarios de esta sustancia es la depresión de los sistemas circulatorios, náusea, vómito, etc.

    Los casos de muerte por sobredosis se producen por paro respiratorio, tras un coma de varias horas donde se pueden dar otro tipo de complicaciones.

    El síndrome de abstinencia es muy parecida al del opio y se caracteriza por sudores, temblores, retortijones, vómitos, diarrea... que remiten al cabo de dos o tres días. A nivel psíquico, y durante varios meses, se dan problemas de insomnio y digestivos así como desequilibrio general y desasosiego.

    LA CODEÍNA

    La codeína se descubrió en 1832 como resultado de metilizar la morfina. Esta sustancia al igual que la morfina y el opio tienen propiedades sedantes, analgésicas, antiespasmódicas y antitusígenas y a diferencia de ellas logró esquivar el control legal, razón por la cual es el derivado del opio más vendido en las farmacias.

    Como los demás fármacos derivados del opio de efectos sedantes, pueden producir hábito y un síndrome de abstinencia proporcional a las dosis utilizadas. Posee una tolerancia alta.

    LA HEROÍNA

    El farmacólogo H. Dreser, descubrió mediante la acetilización del clorhidrato de morfina, la diacetilmorfina, sustancia que fue ensayada en la policlínica Bayer como remedio para la tos y la diseña en asmáticos y tuberculosos, obteniéndose tan buenos resultados que durante algún tiempo se creyó haber vencido a estas enfermedades. En el año 1898 se puso a la venta en farmacias con el nombre de “heroína”.

    Su descubridor observó que los morfinómanos tratados con esta sustancia perdían interés por la morfina, lo cual es comprensible si tenemos en cuenta que es de cinco a ocho veces más activa que ésta. Esta observación le llevó a la conclusión errónea de creer que la heroína no creaba dependencia, y así constaba en los primeros prospectos que acompañaban a este fármaco.

    Dreser no sólo descubrió la heroína sino también el ácido acetilsalicílico -aspirina- y durante algún tiempo se vendían estos fármacos en envase doble como remedio para casi todo tipo de dolencias. Más tarde se comprobó que la heroína era una sustancia adictiva, por lo que en 1925, unto con al cáñamo, fue incluida en la lista previa de narcóticos con régimen de fiscalización internacional.

    La tolerancia de la heroína es alta pudiendo un consumidor habitual administrarse dosis muy superiores a las que podría una persona no habituada. En la calle, que se vende en forma de “papelas” o “papelinas”, se encuentra habitualmente adulterada con talco, azúcar, lactosa, etc., autofinanciándose los “camellos” de esta forma esta su propia dosis.

    La utilización de esta sustancia ocasiona una serie de reacciones tanto orgánicas como psíquicas, neurológicas y de comportamiento: miosis -pupilas en punta de alfiler-, puede haber midriasis -pupilas dilatadas-, euforia, disforia, apatía, somnolencia, lenguaje farfullante, reducción de la capacidad de memoria y atención, apatía, depresión, egocentrismo...

    La forma de administración de la heroína puede ser fumada, aspirada nasalmente, inyectada o por vía oral. El síndrome de abstinencia surge entre 6 y 8 horas después de la última dosis, alcanzando su máxima intensidad al segundo o tercer día y remitiendo a los 7 ó 10 días.

    El síndrome de abstinencia de los opioides es muy parecido a un síndrome gripal ya que consiste en lagrimeo, rinorrea, sudoración, piloerección, dolores musculares e incluso fiebre. Además se da hiperactividad simpática y síntomas digestivos como náuseas, vómitos y diarrea. Durante el síndrome de abstinencia se producen fenómenos de signo contrario a los efectos de la administración del fármaco, pues en lugar de analgesia se produce dolor en vez de miosis, midriasis en lugar de impotencia.

    Todo lo anteriormente dicho hace referencia a la fase aguda del síndrome de abstinencia, quedando después de esta fase un síndrome de abstinencia tardío caracterizado por insomnio, ansiedad e inestabilidad del sistema nervioso vegetativo, aumentando de la sensibilidad al dolor y molestias somáticas difusas así como una reducción de la tolerancia al estrés.

    Entre los tranquilizantes sintéticos del opio podemos encontrar sucedáneos como la metadona y los somníferos.

    LA METADONA

    Esta droga fue descubierta por la I. G. Farbenindustrie, se llamó inicialmente “dolofina” en honor a Adolfo Hitler y fue ofrecida a médicos del ejército alemán como analgésico en 1939, los cuales tras realizar experimentos con esta sustancia descartaron su utilización por considerarla demasiado tóxica.

    Más tarde reapareció en Estados Unidos como sedante y remedio para la tos, pero su mayor impulso lo debe al presidente norteamericano Nixon que a mediados de los años setenta promocionó la idea de que era una droga contrarrevolucionaria, capaz de acabar con la adición a la heroína. Actualmente se emplea en muchos lugares del mundo como rehabilitación y tratamiento para consumidores de opiáceos.

    Esta sustancia es bien asimilada por vía oral y la duración de sus efectos es casi el doble que el de la morfina o la heroína. Además es hidrosoluble lo cual facilita el hecho de administrarla por vía oral, al contrario de la heroína que no lo es y necesita de un ácido y agua para poder ser utilizada incluso por vía intravenosa.

    El síndrome de abstinencia tarda más en aparecer que en el caso de la heroína, instaurándose entre 1 a 3 días después de la última dosis, tiene su pico entre el tercer y el octavo día y después persiste varias semanas. Sus síntomas son semejantes a los de los demás opiáceos.

    Los beneficios que presenta la utilización de esta droga son que permite abandonar el hábito de consumo de opiáceos sin sufrir inmediatamente un síndrome de abstinencia, y mantener el hábito de consumo a opiáceos sin sufrir las consecuencias de utilizar una droga socialmente estigmatizada.

    LOS SOMNÍFEROS

    Entre ellos destacaremos los barbitúricos, sustancias descubiertas por el premio Nobel de química A. Von Bäyer en el año 1864 al condensar la urea y el ácido malónico sintetizando la molécula barbitúrica.

    En 1904 se comercializó el primero de estos compuestos el veronal- y en ese mismo año se publica la primera comunicación científica sobre casos de adición.

    Los efectos de los barbitúricos son torpeza, confusión mental, falta de coordinación motora, disminución de los reflejos e irritabilidad utilizando dosis medias y altas. Además son fármacos tóxicos para el hígado y el riñón, lesionan el cerebelo, producen erupciones cutáneas, dolores articulares, neuralgias, caídas de tensión, estreñimiento y tendencia al colapso cardíaco. En casos de intoxicación aguda, sin no se interviene inmediatamente, se produce un desenlace fatal y la muerte sobreviene por lesión del cerebro debido a falta de oxígeno además de otros problemas derivados de la depresión respiratoria.

    Los barbitúricos crean tolerancia y existe un gran peligro de sobredosis accidental. El síndrome de abstinencia es muy grave, semejante al delirium tremens del alcoholismo, por lo que se requiere internamiento en unidades de cuidados intensivos.

    Los estimulantes

    Al igual que hay sustancias que proporcionan una sensación subjetiva de sedación o tranquilidad, hay otras sustancias que tras su administración producen una impresión de energía y actividad: son los estimulantes. Pueden ser vegetales -coca, café- o alcaloides sintetizados a partir de vegetales -cocaína, cafeína, anfetaminas-

    LA COCA

    La coca es un arbusto -eritroxilon coca- que alcanza alrededor de 2 metros de altura cuyas hojas poseen alrededor de un 1% de un alcaloide de efectos estimulantes llamado cocaína. Las hojas de este arbusto fueron ya utilizadas 5.000 años a. C., aunque se conoce muchos más popularmente la utilización que de esta planta hicieron los Incas, los cuales la utilizaban con finalidad festiva en sus clases altas o como medio de obtener energía y aplacar el hambre en las clases bajas.

    A principios de siglo numerosos productos farmacéuticos contaban con el extracto de coca entre sus ingredientes, como por ejemplo del vino coca Mariani y la Coca-Cola, que utilizaba en su composición cocaína.

    La forma en que se consume esta planta es mascando sus hojas normalmente mezcladas con cenizas vegetales, concha molida o sal, sustancias que ayudan a liberar los alcaloides y aceleran su entrada en el torrente sanguíneo.

    EL CAFÉ

    Su origen se ubica en la Península Arábica alrededor del siglo X. La semilla del cafeto contiene por término medio un 2% de cafeína.

    El café una bebida proscrita en un principio por el Islam, si bien más tarde fue ensalzada como bebida que permitía rezar el Corán sin dormirse, y también como sustitutiva de las bebidas alcohólicas.

    En Europa diversos países protestantes como Alemania, Suiza, Austria..., mostraron una fuerte oposición a este producto manifestándolo con penas por comercio y consumo que iban desde las puramente monetarias hasta la prisión, y en Rusia se castigaba la posesión con tortura hasta delatar al proveedor y con la amputación de ambas orejas.

    Es a partir del siglo XVIII cuando pasó a estar considerada como droga intelectual, inaugurándose los primeros cafés, y utilizándose en combinación con otros productos como en el caso del “agua heroica” en la cual se mezclaba el café con opio líquido.

    El café es una droga con un alto grado de tolerancia y sus efectos son estimulantes. Posee algunos alquitranes cancerígenos, pues las semillas del cafeto son tostadas para poder ser luego consumidas. La cafeína es una droga diez veces menos activa que la cocaína, por lo que 10 gr de cafeína -1 litro de café -equivalen a 1 g. de cocaína.

    LA COCAÍNA

    La cocaína es el alcaloide principal que poseen las hojas de coca. Fue aislada en 1850 por un profesor de Göttingen, A. Niemann, utilizando ácido sulfúrico, bicarbonato sódico y éter.

    Por sus propiedades como fármaco se utilizó con diversos fines, como por ejemplo para el tratamiento de problemas de garganta por su efecto tensor sobre las cuerdas vocales.

    La bebida Coca-Cola-1886- estuvo constituida, entre otras sustancias, por cocaína, que fue sustituida por cafeína en 1903.

    Al igual que sucedió con la morfina o la heroína se consideró en principio como un remedio eficaz para combatir la adición a otras drogas -opio, alcohol, morfina-. A este optimismo sobre sus virtudes se sumó Freud que escribió varios artículos sobre esta sustancia dándole así una gran popularidad. Él mismo la utilizó para vencer sus depresiones.

    Esta sustancia es un potente estimulante del sistema nervioso -que es el encargado de controlar los diferentes órganos y funciones del cuerpo-, además de actuar como un laxante suave, con propiedades diuréticas, analgesia en uso tópico y vasoconstricción, por los cuales se explica el hecho de que desencadene necrosis y perforación nasal. Otros efectos son hiperactividad motora, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la temperatura corporal y del diámetro pupilar -midriasis-, ralentización de la función digestiva, incremento de la glucemia y adrenalina en sangre, sudoración, anorexia, temblores... También produce desinhibición, psicosis o comportamientos antisociales.

    Cuando la vía de administración es la inhalada, se inician los efectos en un intervalo de tiempo que oscila entre segundos y los 2 minutos, alcanzando su pico máximo a los 10 minutos y con una duración de entre 45 y 60 minutos. Por vía endovenosa se suele mezclar con heroína -speed ball. Y el inicio de los efectos es casi instantáneo, alcanzando su pico máximo entre los siguientes 3 o 5 minutos y con una duración de efectos de entre 20 y 30 minutos. Fumada, sus efectos se inician al cabo de pocos segundos, tocando su pico máximo tras 3 ó 5 minutos y con una duración de efectos de alrededor de 15 minutos. Por vía oral su pico máximo se alcanza al cabo de unos 10 minutos, con una duración de 50 minutos.

    La intoxicación aguda produce agitación, alucinaciones, midriasis, hiperreflexia, dolores abdominales con náuseas y vómitos, taquicardia y taquipnea. La muerte sobreviene por colapso cardíaco generalmente de modo rápido, pero anteriormente a ésta se da un período de hiperestimulación en el que aumenta la presión y la frecuencia cardiaca, se producen convulsiones y amoratamiento de la piel. Tras esta fase sobreviene la de subestimulación, con parálisis muscular, perdida de consciencia, dificultades respiratorias y paro cardíaco.

    Tanto la tolerancia como el margen de seguridad son muy altos, y con respecto al síndrome de abstinencia podemos decir que no se da el conjunto de síntomas físicos que se producen al suprimir bruscamente su consumo como en el caso de los opiáceos u otro tipo de drogas. Sin embargo ocasiona dependencia psíquica muy fuerte.

    LA CAFEÍNA

    Es un alcaloide contenido en el café, la nuez de cola, el betel, el mate o la guaraná. Se trata de un polvo blanco, cristalino y amargo fácilmente confundible con la cocaína. Este alcaloide es un estimulante del sistema nervioso y en medicina se emplea para aliviar dolores de cabeza, para el asma bronquial y para cólicos de vesícula biliar. Posee propiedades vasoconstrictoras.

    Su tolerancia es muy alta y se establece rápidamente. La intoxicación aguda con este fármaco produce agitación generalizada, temblores, angustias, náuseas, vómitos, palpitaciones y caída de tensión.

    LAS ANFETAMINAS

    Los chinos sintetizaron en 1926 por primera vez la anfetamina. Se trata de un sucedáneo sintético de la “ephedra vulgaris”, conífera que fue utilizada durante milenios por los herbolarios chinos como antiasmático.

    La producción y comercialización de la anfetamina se da en EE.UU. hacia 1930, aparecieron en el mercado en forma de inhaladores para combatir la rinitis y las congestiones nasales. Más tarde se vendía en forma de píldoras contra el mareo, la obesidad y como antidepresivo.

    Fue usada en la II Guerra Mundial y en la Guerra Civil Española, además de suponer el primer caso de doping de la historia, pues diversos ciclistas la utilizaban para aumentar su rendimiento, como el caso de T. Simpson, ciclista Inglés que murió al realizar una escalada bajo los efectos de este fármaco.

    Las anfetaminas producen incremento de la presión arterial y a grandes dosis puede aparecer taquicardia paraxística, fibrilación auricular e incluso ventricular a nivel del sistema cardiovascular. En el sistema digestivo ocasiona náuseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, estreñimiento, sequedad de boca y anorexia. Otros efectos son la falta sueño, menor sensación de fatiga, mayor iniciativa, decremento de la sensación de hambre, aumento de la confianza e sí mismo y de las capacidades de atención, euforia, temblor, dolor de cabeza, nerviosismo, hiperexcitabilidad, midriasis y visión borrosa.

    En cuanto a la tolerancia de la anfetamina podemos decir que es muy grande, aunque la sensación de control psíquico a grandes dosis de esta droga no evita el deterioro orgánico y neurológico. La supresión del consumo produce un estado de depresión de duración variable.

    Drogas psiquedélicas

    El término “psiquedélico” significa etimológicamente “ampliación de la mente”, y el hecho de que diversas sustancias hayan recibido el calificativo de psiquedélicas se debe a su capacidad para proporcionar experiencias sensitivas, perceptivas y cognitivas fuera de los común. Se trata de fármacos que proporcionan visiones o alucinaciones conocidos como “viaje” por sus usuarios.

    Existen sustancias de potencia leve o media y pueden ser sintéticas -MDMA o éxtasis- o derivados del cáñamo - marihuana, haschisch-. Otras sustancias de gran potencia serían la mescalina, LSD, ergina, etc.

    EL CAÑAMO

    El cáñamo es un arbusto anual que alcanza los tres metros de altura. Las hojas de las hembras son conocidas en Marruecos con el nombre de “grifa”. La picadura de hojas y flores de esta planta mezclada con algo de tabaco recibe el nombre de “kif”.

    Una vez recolectadas las plantas se secan colgadas cabeza abajo en lugares oscuros y aireados durante cuatro o cinco días, tras los cuales ya está preparada para ser fumada, medio de administración por el que se absorbe del cincuenta al setenta por ciento del principio activo de la marihuana.

    El hachisch es una pasta pegajosa formada por los cristales resinosos de THC- tetrahidrocannbinol- que se acumula en las flores de la marihuana hembra.

    EL MDMA O ÉXTASIS

    El MDMA es un derivado de las anfetaminas, descubierto en 1912, que ha sido utilizado, al igual que el LSD para el tratamiento de diferentes trastornos mentales -alcoholismo, autismo... -, siendo posteriormente abandonadas al ser declaradas ilegales y prohibirse el uso terapéutico de las mismas. Paralelamente se desarrolló su consumo en el entorno de la cultura psiquedélica, viéndose potenciado a raíz de su prohibición, popularizándose su uso como señal de protesta y oposición al sistema

    Entre los efectos subjetivos de esta droga de encuentra como rasgo singular el de potenciar la empatía, es decir aumentar la capacidad de contactar con el estado anímico o sentimental -Pathos- del otro.

    En el momento actual surgen las drogas de síntesis en el contexto de una sociedad de consumo: la utilización del ocio y tiempo libre para divertirse “sin limites”. El consumo forma parte de un ritual de trance colectivo al ritmo de una música “bakaladera”, aunque su uso se hace extensivo a otros lugares de ocio y bajo diferentes presentaciones: éxtasis, píldoras del amor, speed, eva, ovni, caballito, palomita, adán, polvo de ángel, etc.

    Las drogas de síntesis provocan efectos tóxicos imprevisibles: taquicardias, palpitaciones, desmayos, rigidez muscular, ansiedad, insomnio... A largo plazo, y en consumos prolongados, los efectos son anorexia, psicosis, trastornos afectivos, paranoia, edema pulmonar y cerebral, etc.

    Factores de riesgo en el consumo de drogas

    Muchos estudiosos del tema han llegado a la conclusión de que son variadas las formas de introducirse en el mundo de las drogas, pero destacan algunos factores influyentes:

  • Factores sociales:

    • Consumo social instaurada: Las drogas por excelencia que la sociedad ampara y mima son el tabaco y el alcohol. Hoy se encuentran en cualquier parte y la accesibilidad a ellos permite la posibilidad de generar un abuso bastante grande.

    • Educadores consumidores drogas: No sólo nos tenemos que centrar en la figura del educador/a o del profesor; aquí entran en juego los padres. Muchas veces no predican con el ejemplo.

    • Falta de alternativas sanas al tiempo libre de los jóvenes ya que muchos de ellos acaban en bares, salas recreativas, pubs, discotecas... por lo tanto más facilidad para conseguir las drogas legales como el tabaco y el alcohol, sin saber que hay otras alternativas; aunque muchos de eso muchachos desean otro tipo de ocio pero que por circunstancias no alcanzan o no existen.

    • La publicidad persuasiva ante este tema introducen las drogas legales como algo bueno e imprescindible para la vida diaria.

    • Existe un excesivo número de bares en nuestro país.

    • Deficiente sistema sanitario: destaca el mal uso de los fármacos que las personas hacemos en los hogares y también la incapacidad de muchos médicos de tratar adecuadamente al paciente.

    • Aumento de la inestabilidad laboral en la juventud, resultando difícil encontrar su primer trabajo y cuando lo encuentran son explotados laboralmente.

  • Factores personales:

    • Presión de grupo de amigos, dejándose influenciar debido a la necesidad que tiene el adolescente de ser aceptado entre sus iguales.

    • Una actitud pasiva de cara a la vida sobre todo a la hora de la solución de problemas.

    • Depresión: puede ser de tipo laboral, familiar, emocional... -pérdida de un ser querido, separaciones, pérdida de empleo, etc.-.

    • Evasión de la realidad, intentando escapar de los problemas.

    • Malas comunicaciones entre hijos y padres: no tener a alguien de confianza con quien comunicarse.

    • Curiosidad, necesidad de experimentar sensaciones nuevas.

    • Aburrimiento, soledad, frustración.

  • MENORES Y DROGAS

  • El hombre, a o largo de su vida, pasa por una serie de transformaciones con sus respectivas crisis. La adolescencia se considera ese momento más crítico, por tratarse de un proceso de transición entre la infancia y la edad adulta- desde los 15 a los 20 años-. No es una etapa tormentosa, rebelde o conflictiva, sino de cambios físicos, psíquicos, sociales y afectivos que sufre el adolescente; lo que sí puede desembocar en cierta rebeldía o conflictividad. A nivel físico se da un desarrollo rápido que no terminará hasta llegar al periodo de la madurez. A nivel psíquico, el adolescente se encuentra en un estado intermedio entre niño y adulto, produciéndose un cambio en los valores que hasta ahora le eran válidos. Los padres dejan de ser sus ídolos y deben buscar otros entre los compañeros de la pandilla o en héroes del deporte, la música... La personalidad se va formando al igual que la autoestima, que se crea y desarrolla en el niño y en el joven a través del contacto directo, del afecto, del interés por aquello que hace, del diálogo con los padres y las demás personas. Es un factor importante que puede llevar al joven a quererse a sí mismo tal como es o a odiarse y no encontrarse a gusto consigo mismo, desembocando en conductas de inadaptación social.

    A nivel social los adolescentes no se sienten integrados en una sociedad para la cual han sido preparados técnica y humanamente, pero que luego les niega el derecho al trabajo o a un puesto de responsabilidad o decisión.

    A nivel afectivo puede aparecer una inseguridad en sí mismo debido a sus cambios. No se comprende a sí mismo ni se siente comprendido, dándose una discrepancia con los adultos. El adolescente, ante cualquier crisis para la que no encuentra solución o con carencias afectivas, educativas o sociales, puede encontrar una salida fácil en la droga que está en la calle, evadiéndose de sus problemas o rechazando su asunción.

    Una vez que el joven entra en el mundo de la droga, se da un cambio progresivo en su forma de vestir, relaciones familiares, costumbres, salud: desinterés por su indumentaria y la higiene, disminuye el rendimiento escolar o abandono, aislamiento del grupo familiar, consumo de tabaco rubio, disminución de la afectividad, cambio de amigos y lugares de esparcimiento, tendencia a ocultar sus actividades, fugas de domicilio, afición excesiva a la música estridente, consumo excesivo dulces, desnutrición, cambios de humor, ojos muy sensibles a la luz, sequedad en la boca y los ojos, insomnios o sueños excesivos, dificultades al hablar, alucinaciones, etc.

    Los años 80 se caracterizó por la cultura de la droga y la del paro. La drogodependencia supone un problema que desborda a las instituciones públicas y privadas, no sólo por falta de recursos económicos sino también por la escasez de personal especializado que lo enfoque desde diferentes vertientes. Desde todos los ámbitos de actuación se está pidiendo un trabajo preventivo que disminuya la demanda y las causas que inciden en el consumo de drogas, lo que supondría además una menor inversión económica y una mayor rentabilidad humana, si se quiere mirar en estos términos.

    Es preciso recordar, antes de continuar ahondando en este tema, que no todos los drogodependientes son delincuentes, ni todos los delincuentes son drogodependientes; aunque sí existe una estrecha relación entre droga y delincuencia, ya que el consumidor que ha agotado sus fuentes de recursos económicos acabará “echándose a la calle” para mantener sus niveles de consumo.

    Cada día hay mayor número de delitos cometidos por menores de edad y también se cometen actos violentos a edades más tempranas. Unos 15.000 jóvenes pasan al año por los Tribunales de Menores en España, de los cuales 600 llegan a ser internados. Entre los delitos destacan actos de vandalismo callejero y pequeños hurtos.

    El progresista Código Penal que entró en vigor el 25 de mayo de 1996, siguiendo la Convención de los Derechos del Niño de 1989 que define al menor como aquella persona que no ha cumplido los 18 años, fijaba el límite de edad penal en los 18, considerando que al igual que se adquirían derechos civiles también se adquirían obligaciones. Sin embargo, esta decisión dejaba un vacío legal: ¿cómo se regulan los delitos y las faltas de los menores de 18 años?, o mejor ¿cómo se trata a un menor que ha delinquido?. Habrá que tener en cuenta que es el menor una persona en peligro y no un sujeto peligroso, por lo que la sociedad deberá adoptar medidas educativas y no represivas.

    La solución al problema, por el bien de la reeducación del menor, no es penal, sino que por un lado es social, control sobre la escolarización, respaldo a las entidades juveniles que trabajan en los diferentes campos de la educación y, por otro, es política: control sobre la programación televisiva, videojuegos y publicidad. El futuro de estos menores debe pasar por la prevención, para detectar los posibles casos que puedan predisponer a cometer delitos, evitando así que entren en centros. Es perentorio desarrollar la red social e invertir en prevención, preocupándonos mas por el menor que está en riesgo social.

    Los jóvenes tienen necesidad de sentirse útiles. El camino debe ir por fomentar la formación, la asistencia a la escuela, la formación prelaboral, las habilidades sociales, el uso enriquecedor del tiempo de ocio, etc.

    Otros cambios como el de la estructura familiar, la sociedad de consumo, o el nacimiento de las grandes zonas urbanas totalmente deterioradas entre otros, han producido sin lugar a duda la aparición de una serie de conductos en los jóvenes que necesitan una respuesta muy distinta a la que se daba en los años cincuenta. Pero esta que parece tan obvio, no parece que afecte a las leyes.

    Cuando un joven comete un delito, tiene una serie de consecuencias, pero precisamente por encontrarse e un periodo evolutivo de máximo importancia, la respuesta debe centrarse en los aspectos educativos que le permitan en un futuro lleva una vida sin delito. Pero todo ello debe centrarse en los aspectos educativos que le permitan en un futuro llevar una vida sin delito.

    Los menores no tienen muchas veces otro lugar de encuentro que la calle y determinados rincones donde sobreviven, no sin dificultades pero con mucho tiempo libre, entre colegas y drogas legales e ilegales. Salas de juego, bares, discotecas, campos de deportes, descampados, bajos de edificios, parques, esquinas... acaban siendo lugares de socialización al margen de la familia y la escuela. Sobre todo cuando la experiencia escolar ha sido un fracaso o la familia se ha convertido en un lugar de conflictos, riñas, carencias y frustraciones.

    Ante esta realidad sería recomendable una presencia adulta entre ellos, tales como los Educadores de Calle y otros profesionales que compartan despacho y calle entre los más jóvenes, acercándose sin prejuicios, sintonizando sin etiquetar y con ánimo de prestarle atención a sus demandas; sin olvidar que es un sujeto en construcción que madurará en función de los estímulos y recursos que tenga sepamos ponerle a su alcance. Pero no olvidaremos que algunos problemas de los adolescentes son transitorios, por lo que debemos saber esperar y valorar la conveniencia de la intervención, que será siempre la mínima pero la más positiva.

    El paso de la adolescencia hacia la vida adulta está condicionado por acontecimientos y vivencias que acabarán determinando su “forma de ser adulto”. Por eso no podemos hablar de verdadera integración si no va acompañada de integración escolar y laboral.

    La adolescencia es un proceso que tiene lugar en un determinado contexto social e histórico, cuyas etapas y circunstancias generarán recorridos diferentes para el chaval, ya sea con situaciones de conflicto, de angustia o de búsqueda de la propia identidad. Será nuestra actitud adulta, la forma de mirarlos y situarnos ante él, la que condicionará que se acabe identificando o no como “problemático”.

    Conseguir la independencia, tener capacidad de consumo, atoparse satisfecho y sentirse integrado en la sociedad serán los logros que marcarán el fin de la adolescencia. Pero habrá jóvenes que no podrán superar esta meta, a pesar de considerarse adultos, por lo que todavía podríamos seguir hablando de anomias personales y sociales que seguirán etiquetando a éstos como inadaptados, marginados y asociales.

    Si hablamos de dependencia a ciertas sustancias habrá que desdramatizar y analizar el problema en su medida justa, no sólo la cantidad y la frecuencia de los consumos, sino también las circunstancias en las que se produce ese consumo y la manera que tiene el adolescente de relacionarse con las drogas -entre colegas, con la pareja, en el tiempo de diversión, para superar una crisis, un estado de angustia, por depresión de grupo, para llamar la atención, porque ya es un hábito, por buscar estímulos diferentes, por transgredir los límites adultos... -.

    El consumo puede convertirse en problemático si su socialización se para liza, si el chaval no evoluciona y el problema se estanca, si los amigos disminuyen y son también consumidores, si comienzan los hurtos en casa, las mentiras, e “cierra en banda”, el cambio de costumbres... El chaval deberá “tocar fondo”, tomar conciencia de la situación y reconocer que tiene un problema y que precisa ayuda.

    Las drogas están en la calle y habrá que ir pensando en que el problema está en el individuo y no en la sustancia si queremos “convivir” con ellas sin que nos hagan daño.

  • DELINCUENCIA Y DROGAS

  • La Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa, en un simposio organizado en Bratislava en 1973, definió a la delincuencia como “cualquier sujeto cuyo comportamiento perjudica a otro individuo o a un grupo, rebasando los límites tolerados por los grupos sociales que presentan las normas y los valores de una sociedad en un momento de su desarrollo” (O.M.S., 1974)

    El término de delincuencia juvenil viene asociado al de inadaptación social o conducta desviada y anómala.

    J. Funes en su libro “La nueva delincuencia infantil y juvenil” (Ed. Paidós. 1984) diferencia diversos tipos de delincuentes:

    -El “delincuente activo” que suele tener entre los 15 y 20 años. Es el que comete actos delictivos de cierta importancia y que ya ha tenido su tropiezo con la Justicia. La gran mayoría tienen conflictos de personalidad. Debido a sus repetidas “visitas” por diferentes lugares penitenciarios van adaptándose a unos hábitos que el autor les llama “hábitos de conductas arraigadas” creando un fuerte circulo vicioso que a la larga no les permitirá volver a la normalidad.

    -El “disocial paraviolento”, que tiene entre los 14-17 años y se agrupa en pandillas o bandas. Tiene problemas de identificación.

    -El “adolescente marginal”, en el que ha fracasado totalmente el proceso de adquisición de pautas de comportamiento socialmente aceptables. Son productos de la crisis de los barrios: desorden urbanístico, crisis existencial emigratoria, cambio de valores sociales,...

    Lo que los adultos interpretan como chulería, mala educación o gamberrismo, no es otra cosa que la falta de adquisición, en la preadolescencia, de construcción del “yo” coherente y estable. Así, el consumo de drogas es una vía para olvidarse del mundo cruel que les ha tocado vivir.

    En la actualidad podemos comprobar cómo aumenta la delincuencia a medida que se desarrolla la adición a algún tipo de droga “ilegal”, ya que cada vez necesitará el sujeto más dinero, cometiendo entonces delitos contra la propiedad, tráfico y consumo de drogas, etc. El delito provocado será, pues, de varios tipos:

    -cuando es cometido bajo los efectos de alguna droga,

    -cuando es favorecido por la acción de la droga,

    -o cuando es para procurarse la droga.

    Sabemos que cuanto antes se inicia un chaval en el consumo y más tiempo tarde en solicitar ayuda, mayor será en actividad delictiva. No es difícil encontrarse con chavales de 16 años que han iniciado un camino delictivo. Y si hablamos de ambientes marginales encontramos en ellos deficiente escolarización, graves problemas familiares, hijos de familias numerosas, etc. Muchos jóvenes de “familias bien” acaban entrando en el mundo marginal para la obtención de la droga. El drogodependiente acude al tratamiento en la mayoría de las cosas por presiones familiares o por orden judicial..

    Ante un problema de salud, de educación y de ecología urbana que supone el consumo de drogas ¿no habrá que arbitrar medidas sanitarias y sociales?

    Veamos cómo se genera hoy todo ese proceso desestabilizador del propio individuo y de la estructura misma de una sociedad que a todos nos parece casi perfecta.

    La marginación social

    Tratar de definir qué es la marginación es tarea difícil, porque si nos paramos a pensar sobre las circunstancias personales de cada uno tal vez caigamos en la cuenta de que todos somos marginados de una u otra forma. La marginación es un concepto abstracto, y como tal, no fácil de definir en cuatro líneas.

    De cualquier forma todos sabemos que existen grupos de personas que desarrollan su vida al margen de la sociedad, ya sea por voluntad propia o porque son excluidos por diferentes motivos, tales como la edad (los jóvenes y niños son excluidos de muchas decisiones de los adultos), por razón de sexo (las mujeres todavía siguen siendo discriminadas), por la raza (brotes de xenofobia en todas partes), cultura, religión, economía, etc.

    Es difícil concretar también unas determinadas causas de la marginación, sin embargo podemos comentar algunas que todos conocemos y sobre las que podemos reflexionar en voz alta:

  • El “trabajo dignifica”. Sin embargo el mercado de trabajo está en precario y afecta tanto a jóvenes como personas adultas, por lo que la calidad de vida disminuye en proporción directa a los ingresos. Aún tratándose de un problema de reparto de riquezas y de justicia social, los servicios sociales están colapsados y parece que ya no pueden dar respuestas a tanta demanda. Aparece entonces la impotencia, la falta de ilusión, los conflictos familiares, la dejadez en la educación de los hijos...

  • Pero ¿qué ocurrirá con aquellos parados que nunca han tenido la oportunidad de un trabajo remunerado?, ¿qué va ha ocurrir con millones de jóvenes que se ven desesperados ante la búsqueda de su primer trabajo para poder independizarse?, ¿qué pasará cuando los servicios sociales ya no puedan ayudar a tantas personas sin ingresos?... Estas y otras preguntas parecen no encontrar una respuesta que nos tranquilice a todos.

    Las carencias de expectativas de trabajo que afecta sobre todo a jóvenes, con la problemática asociada -delincuencia, droga... -, y la precariedad laboral que provoca la explotación de menores y jóvenes -salarios bajos, fuertes ritmos de trabajos-, nos sumerge en una espiral de negocio sumergido de la que difícilmente podremos librarnos.

  • Las carencias afectivo-familiares, porque es en la familia donde el niño asimila una serie de normas y roles que le va a permitir moverse dentro de la sociedad determinada. El niño asimilará todo lo que ve y echará en falta todo lo que se le niega, sobre todo si es de vital importancia para su desarrollo integral como el afecto, el cuidado, la protección...

  • ¿Qué puede ocurrir cuando la familia es sustituida por una institución, cuando los padres están ausentes, cuándo existen agresiones y malos tratos, cuándo la propia familia presenta conductas inadaptadas o es marginal?.

  • Cuando la escuela fracasa. El sentimiento de inferioridad, la competitividad o una escuela ajena a las necesidades y problemas de la zona de influencia hará que las experiencias escolares sean negativas para muchos niños. La escuela funciona a un alto nivel de selección y sigue individualistas para realidades diferentes.

  • Las características físicas del lugar en donde se habita, muchas veces con amplios colectivos de marginados, sobre todo barriadas de grandes ciudades, con unas peculiaridades que no hacen sino agravar más su marginación -viviendas deficientes, espacios reducidos, falta de zonas verdes y de ocio, lugar de refugio de individuos y familias con escasos o nulos recursos económicos... -.

  • Las diferencias en el disfrute de la cultura, dándose in injusto reparto de medios, recursos y poder, propio de las sociedades capitalistas, lo que provoca que la familia tenga poco protagonismo en la implantación de la cultura dominante, creando personas pasivas, acríticas y manipuladas y que aparezcan culturas marginales de la que niños y jóvenes pasan a formar parte como único reducto a su alcance.

  • La carencia de un habitat propio y permanente, que afecta a diversos colectivos sociales se ven obligados a tener que abandonar su domicilio habitual con cierta frecuencia, lo que influye negativamente sobre todo en los niños y jóvenes, que se ven obligados a adoptar distintas formas de vida y al cambio de amistades, creando desarraigo.

  • La incitación al consumo desordenado, promovido por los mass media y la educación que reciben los niños.

  • Existe un abismo entre esta incitación al consumo y los medios que disponen muchas familias, creando conductas marginadas y poniendo de relieve la desigualdad económica en los distintos estratos de nuestra sociedad.

  • El fomento de la agresividad y la violencia a través del cine, la televisión, los comics, etc., unido todo ello a una escuela individualista, competitiva, poco cooperativa, frustrante.

  • La explotación y malos tratos que se ejercen sobre menores de 16 años, que están trabajando en condiciones ilegales y precarias o que son utilizados para la prostitución, la mendicidad, el trapicheo... En todas estas situaciones, los Derechos Humanos y los Derechos del Niño tan cacareados están siendo quebrantados cotidianamente por adultos sin escrúpulos.

  • Factores que intervienen

    Existen factores que pueden explicar el consumo de drogas; unos se derivan del sistema social en el que vivimos y otros dependen en mayor o menor medida del individuo y sus circunstancias. Así encontramos que se promueve el consumo de sustancias legales en los medios de comunicación, que existe poca formación sobre el tema, que el tiempo de ocio se desarrolla entre bares y discotecas casi exclusivamente, que el paro desemboca en frustración, desencanto y angustia, que la participación y la responsabilidad social es escasa, etc.

    El estudio “II encuesta sobre opiniones de los padres y madres de alumnos ante las drogas” que realizó EDIS para CEAPA en 1995 reflejaba algunos factores en el consumo de drogas, tales como dificultades y problemas personales y sociales, costumbres y modelos sociales, la falta de prevención en la familia y la escuela, la escasez de espacios de encuentro, la pandilla o el grupo de amigos.

    Dentro de los factores ambientales nos encontramos con tres muy significativos:

    LA CALLE

    El origen de esta palabra viene del latín “callis”: sendero. Sendero con sus bifurcaciones y complejidades donde muchos chavales se pierden y no saben volver; otros lo intentan pero tienen muchos caminos cerrados y los muy pocos consiguen ir por el camino que más le conviene. La calle es un lugar donde conviven un sin fin de personas diferentes y que van conformando su personalidad, carácter... -agresivo/defensivo- a base de convivir día a día en un medio que cada vez es más hostil, desordenado, competitivo, egoísta, sin expectativas; es decir, un caos.

    Como dice Jaime Funes (1984) “no es por azar que la delincuencia sea crónica en unos barrios, crítica y sólo esporádica en otros”. Por lo tanto hay que tener en cuenta que los barrios -calles - están poblados de gente y que ésta forma el alma del barrio.

    Entre las características de las calles podemos destacar:

    -La estructura de los edificios y viviendas se encuentran aglomeradas y en espacios reducidos que apenas hay sitio para jugar los niños. Los parques y zonas de recreo poco a poco están quedando para museos y algunos privilegiados. Después se quejan que la juventud es “gamberra” por jugar en un lugar donde un árbol es una farola y una cueva la entrada de un edificio.

    -La convivencia de múltiples culturas dentro de un barrio acompañado de escasos recursos económicos llevan a un ambiente de marginación.

    No olvidemos que la delincuencia juvenil también se da en los barrios “altos” de la ciudad pero debido a sus múltiples “recursos” ya se encargan de solucionarlo según crean conveniente.

    LA ESCUELA

    La escuela, al igual que la familia, juega un papel importante en la transmisión de unos valores que le servirán para que el niño se vaya formando tanto intelectualmente como socialmente.

    La escuela se encuentra dentro de una sociedad con su historia, costumbres, normas, leyes que forman la organización social. Estas series de normas... se les enseña a los niños, que las irán asimilando; unos adecuadamente y otros no las aceptan por ser “inadecuadas” para su medio de vida y que llevarán al fracaso intelectual y social.

    Por lo tanto, la aceptación de la escuela en el niño dependerá de cómo la escuela se acerque a sus vivencias. En Educación Infantil las primeras lecciones son desde su cercanía hasta su lejanía, por qué no se continúa a medida que el niño va avanzando. Por qué se preocupan de aprender un sinfín de nombres y cosas que al niño le resulta inservibles e inaceptables y que poco a poco les llevará al aburrimiento y acabarán dejándolo. Por qué la escuela no adecua según sus vivencias; en una palabra es más divertida.

    No nos extrañemos que la escuela al ser tan aburrida y al no responder a las necesidades e intereses del niño con frecuencia vayan desconectando hasta el punto de abandonar y ser un número más dentro de las estadísticas del fracaso escolar.

    Como dice J. Valverde Molina (1988) en su libro El proceso de inadaptación social: “Sin un pasado, un presente, unas expectativas de futuro que vinculen al niño a la escuela, está no tiene apenas posibilidades de triunfar sobre el atractivo que ofrece, simplemente, estar en la calle. Los muchachos más revoltosos, los más inestables, o los que más carencias arrastren, se irán separando progresivamente de la escuela, con ausencias cada vez más frecuentes. Y esta primera situación de clandestinidad, además de enseñar al niño que lo prohibido puede llegar a ser atractivo, suele ir acompañada de otras necesidades (tabaco, billares, recreativos...), que ha de ser satisfechas a cualquier precio...”.

    Muchos de estos niños que llegan al fracaso escolar se forman más rebeldes simplemente para tener autoestima y ser admirados ya que como fracasan en el terreno de la educación tiene la necesidad de ser buenos en algo.

    LA FAMILIA

    Como comentábamos anteriormente la familia al igual que la escuela es uno de los principales agentes de socialización para el niño. En ella va aprendiendo unos roles y aceptando un status que irá adaptando dentro de su entorno.

    Cuando la familia está desestructurada económica y afectivamente (padre/madres alcohólicos, ausencia de uno de los progenitores, poco padre y mucha madre), no es el mejor modelo para que un niño se desarrolle socialmente. La familia añade comprensividad al comportamiento desadaptado que supone la delincuencia, aunque será la conjunción de varios factores desequilibrantes los que explicarán las motivaciones que llevan a un joven a delinquir. Pero el desequilibrio del chaval surgirá si se conjugan ciertos factores predeterminantes, tales como:

  • La carencia de habilidades de ambos cónyuges para aportar una evolución afectiva equilibrada de los hijos: La evolución de la personalidad, y por consiguiente de la conducta, viene marcada por el ambiente familiar que el joven haya respirado. La carencia o disvirtuamiento afectivo que pudieran vivirse en el seno familiar orienta la conducta: desestructuración de la personalidad, fallo de diversos aspectos de socialización, proceso de conflicto con las instituciones, proceso de marginación, imitación o contagio de los actos delictivos, normalización de las pautas de vida delictiva.

  • Las dificultades en los procesos de identificación. El adolescente necesita configurar su personalidad a través de mecanismos de introyección o de imitación. Cuando los primeros modelos en la vida el niño no ofertan a éste lo que necesita, aportan modelo disocial o bien son inimitables, el niño asumirá como válidos patrones de conducta lo que se le ha ofertado aunque sea negativo.

  • Las carencias y fracasos educativos de los progenitores, derivados de su misma inadaptación: Cuando en el seno familiar existe una carencia educativa grave habrá una incapacidad para aportar una educación apropiada y ajustada a lo exigido por la sociedad. Esto inhibirá a los adolescentes para desarrollar comportamientos óptimos que le permitan un desenvolvimiento positivo con su entorno.

  • La siguiente carta fue remitida por Carlos a Tere y Juan, educadores de MADRO que visitan semanalmente la prisión. Con buena caligrafia y ortografía, Carlos hace un repaso de su vida desde su infancia, relatando las vivencias en prisión y su lucha por sentirse vivo y con capacidad para amar. Puede servir de ejemplo para darnos cuenta cómo las diferentes drogas están presentes ya en la adolescencia cuando se dan las condiciones propicias para su uso y abuso y cómo pueden marcar toda una vida:

    “...os diré que voy yendo, de espina en espina, pero yendo.

    Os escribo la presente ya que habíamos quedado para hablar un poco sobre mí, y puesto que ahí fue imposible hacerlo, me propongo contaros algo sobre mí y mis problemas y angustias. A lo mejor queda también alguna esperanza. Además quizá visteis algo de lo que me ocurrió los días 18,19,20 de Julio, y quiero contaros yo mismo lo cierto...

    Comienzo a beber con 11 años (licor 43) fuera del control familiar, ya que del... me llevaron a..., al colegio... estudié 3 años allí, cuando a los 14 años me fui por mi cuenta y riesgo para Barcelona desayunaba con Ron Negrita. Seis meses en Barcelona, primer contacto con la delincuencia y otras cosas, primer tirón, calabozos, palizas de la policía. Era el año 74. Volví a casa y mis padres me convencen para que estudie un año más. Lo hago en Pontevedra. El alcohol no lo dejé nunca. Consigo el graduado escolar y ahí se acabaron mis estudios. De los 16 a los 18 alcohol, anfetaminas, porros y algún tripi (LSD. Nada más cumplir 18 años me voy a Holanda, mi idea era la de embarcar en un barco que tuviese una buena ruta, que me acercara a países lejanos, interesantes, exóticos, pero en tierra me encontré con todo lo inimaginable en tema de drogas. Aún así no toqué la heroína, muchos porros de marihuana, rayas de cocaína, LSD y, por supuesto el alcohol. Después de seis meses me vi con el agua al cuello y embarqué en lo primero que me salió, plataformas petrolíferas en el Mar del Norte. Estuve seis meses trabajando, no me faltaban mis porros y mi alcohol. Volví a casa, creo que había cumplido los 19 años y me ví con 800 mil pts. y de vacaciones o descanso. Pagaban bien. Justo aquí empezó mi calvario. En ese año que estuve en Holanda, 6 meses en tierra y 6 trabajando, mis amigos y compañeros habían comenzado a robar farmacias, que en aquellos días estaban llenas de opio y morfina con todos sus derivados. Comencé a chutar y ya no hubo marcha atrás. El dinero voló en un plis plas. Comencé a robar farmacias. Conocí a mi compañera sentimental, con quien en el año 81 tendría un hijo. Fue mi compañera hasta su último día, un amargo uno de octubre del año 90, a mí me dieron la libertad de diez días después. A partir del año 80, con un buen enganche al opio y la morfina (la heroína comenzaba a llegar), mis alas se cortaron y comencé a pagar cárcel, calculo que entre ese 80 y este 97 debo llevar sobre los hombros entre 11 ó 12 años.

    En el año 92, a finales, conocí a una compañera sentimental, que lo fue hasta su muerte, dos años más tarde. En Octubre del 95 salí en libertad y ese mismo día conocí a mi actual compañera (está en Proyecto Hombre), Un buen amigo mío, quizá el único que tengo, me dijo en una ocasión que soy un romántico de la vida, un soñador, que me entrego por entero a quienes me tienen cerca. Yo digo o diría que me he entregado en cuerpo y alma a quienes han sido mis compañeras sentimentales, y por los amigos o conocidos he hecho lo que he podido. Aunque estas literas son estrechas, cada noche busco a... en este lecho vacío de mi cama, y es en esos momentos cuando la soledad de la que siempre hui y que siempre me ha perseguido, se me presenta espesa, desbordándome y haciéndome sufrir un mar de sensaciones, recuerdos, vibraciones que me hacen daño, me rompen el alma en mil pedazos.

    En Noviembre del año pasado entro en prisión acusado de haber atracado una gasolinera... Yo trapicheaba en la calle, vendía 15 grs. Diarios para sacar 4 ó 5 grs. de ganancia para el consumo diario de mi compañera y mío. Al entrar yo en prisión, que era quien compraba y vendía, hacía y deshacía, mi compañera tuvo que seguir con el trapicheo. Mi interés (el egoísta) me decía que dejara seguir la cosa así, de ese modo no me faltaría heroína ni dinero en prisión, pero mi otro interés (el íntimo, el humano, el del amor) me devoraba y carcomía por dentro, porque vivía con la angustia de que en cualquier momento me llegase la noticia de que estaba presa. En esto estaba y llevando dos meses presos, la madre de... (a quien teníamos engañada, pues pensaba que trabajábamos en el supermercado de mis padres y que de enganche nada de nada) se enteró, a través de mi madre, de que estaba en prisión y vino a verme. Hablamos un rato, luego me dijo. “M... está sola en la calle, y yo conozco gente aquí en Vigo que podrían ayudarla a desengancharse en P. Hombre”. Era o fue todo lo que necesité para hablar con M... y decirle que se viniera a casa de su madre inmediatamente. Al día siguiente estaba con su madre. La llamé al 2º y 7º día de estar en casa, tenía un mono tremendo. Pero fue fuerte y lo pasó a base de pastillas. Volví a llamarla cuando llevaba 15 días ya en casa, comenzaba a encontrarse estupendamente ¡!vaya, una alegría!! hablábamos y comenzó a explicarme como funcionaba lo de P. Hombre. Ya había asistido a 2 o 3 charlas y me dijo que no podía ya estar hablando conmigo por teléfono, ni cartas, ni visitas. Yo que siempre me mantuve lejos de las asociaciones y centro de ayuda a toxicómanos, comencé a asustarme un poco, pero M... me decía que estuviera tranquilo, que le diera tiempo. La ví, mejor dicho la presentí muy animada, por lo tanto le dije que muy bien, que tirara p´adelante y que no se preocupara por mí. Que yo también saldría adelante.

    A partir de ahí me quedé sin sus visitas, sin sus cartas, físicamente sin ella, pero la tenía grabada en mi pupila y en mi alma, y sabía que estaba desenganchada y peleando por encontrar otra senda en la vida ¡eso era importante!. La última vez que la ví fue a mediados de enero.

    Desde el primer día de prisión sentí la enorme presión del encierro, no fue como otras veces, esta vez los muros me oprimían como si fueran un inmenso puño que no paraba de estrujarme. Los dos primeros meses lo fui soportando. Luego, con el alivio de saber que M... estaba fuera del pozo, creí que esa presión sería menor. Pero no fue así. A medida que los días, semanas y meses iban pasando, los muros me aplastaban más y más. Mis padres y hermanos (incluyo aquí a sus esposas y esposos) estaban totalmente volcados conmigo, hicieron los imposible por sacarme de aquí. Una de mis cuñadas trabaja en el Juzgado de... Los responsables de Reto a hablar con la jueza. No hubo manera. Mi familia tampoco entendía muy bien mi desesperación, el “ya no puedo más”, ya que suponían que una persona como yo, que ya he pagado del tirón hasta cuatro años y nueve meses, no aguantase hasta Junio o por lo peor septiembre al juicio.

    ¿Cómo explicar toda mi vida, con todos mis miedos y sufrimientos? No sé hacerlo, lo estoy intentando con vosotros y no me sale. Pero voy a seguir intentándolo.

    Ahí en Vigo peleé lo imposible por dejar la heroína, pero era prácticamente imposible. A las 8,30 de la mañana, nada más abrir las puertas de las celdas, venían a la mía compañeros para que los chutase, pues hay tan pocas agujas para pasar a ser garfios, auténticos garfios.

    Yo consentía con esto porque ví en más de una ocasión como se hacían verdaderas carnicerías. Además ahí en Vigo entras en la ducha y allí está poniéndose todo el que puede, vas al water y es lo mismo.

    Pasó el mes de Junio y el juicio no me salió, ni siquiera una fecha. Hablé con el médico de la prisión. Estuve cerrado en mi celda cinco días a base de pastillas, al sexto día nada más abrir las celdas subí corriendo para enfermería. El médico me inyectó un antagonista de la heroína y esperó; vío que estaba limpio y me dio naltrexona. Bajé contento, lo estaba consiguiendo.

    Al mediodía al ir para la celda a la hora de la siesta, veo que mi compañero de celda ha llevado o metido en nuestra celda a un conocido suyo que acababa de entrar de la calle, me lo presenta y todo bien; pero nada más cerrarse la puerta de la celda, el tío saca 10 grs. de heroína ¡uf, como dice la canción: si naciste pa martillo del cielo te caen los clavos! Esto ocurrió 4 ó 5 ó 6 días antes de que la cabeza se me voltease y me metiera en la farmacia de la enfermería. Bueno, esta era una cara del problema, de mi problema. La otra cara era mi compañera M... Todos, repito, todos los compañeros que habían pasado por el Proyecto Hombre o habían tenido algo que ver con él, me dijeron que como no saliese enseguida de prisión me quedaría sin compañera. Desesperación e impotencia. Y no os digo ya nada de mi hijo que, gracias a Dios, está bien a sus 16 años. ¿Cómo no reventar? Tenía reventar y reventé.

    Día 18 de Julio. Debí de levantarme con muy mala cara, ya que mi compañero de celda me preguntó varias veces que qué me pasaba. En el patio volvió a preguntarme si estaba mosqueado con él, yo le dije secamente que no me pasaba nada, que no estaba mosqueado con él, que por favor me dejara en paz.. Subí para ver al médico a enfermería. Había 10 ó 12 personas allí esperando turno. Me puse a caminar de pared a pared esperando mi turno, y debía seguir con mala cara porque otro compañero al cruzarme con él, también me preguntó si estaba mosqueado con él. Le dije que no, y 30 segundos más tarde entraba en la farmacia y me tomé alrededor de 200 tranxilium. En la enfermería no pasó nada, me limité a entrar, pedirle por favor al ATS que no se levantara de la silla y cogiendo unas tijeras de las dos que tenía sobre la mesa comencé a cortar las tabletas de tranxilium 50 y a tragarlas, al tiempo que le decía al ATS que pensara en algo que mezclado con el tranxilium me fulminara. Me cansé de tanto cortar tabletas y comencé a abrir botes de tranxilium 15 y a tragármelos. Cuando ya no pude tragar mas, le pedí morfina al ATS, llevaba la jeringuilla encima. El ATS me dijo que no había morfina, y de todos modos la cantidad de pastillas que me había comido eran más que suficientes para matarme. Me dejé convencer, pensando que, ahora mientras avisan a la ambulancia y a la policía y me llevan al hospital, había o cabía la posibilidad de que así fuera. Pero actuaron con prontitud, llegué al hospital consciente aún. Recuerdo como me metieron una goma por la nariz, la saqué, luego no sé, ya no recuerdo.

    Día 19 de Julio. Me despierto en la peor celda de la prisión, por el hedor que desprende el lavabo y el water, con un compañero. Iban a sacarnos al patio de 3 a 5. A las 2,30 o 3,15 le digo a mi compañero que no voy a salir al patio, que recoja sus cosas y las ponga en una esquinita. Se da cuenta d lo que pretendo, y cómo él estaba también cansado de tanto pagar celda se une a mí, yo no me opongo. Comenzaron a arder los dos colchones ¡desde luego el fuego quema, es insoportable! me agaché en una esquina en el suelo intentando respirar la mayor cantidad de humo posible, para así perder el conocimiento y así dejar de sufrir el calor de las llamas. Mi compañero no lo resistió y comenzó a pedir auxilio golpeando la puerta de la celda. Debieron abrir pronto. Nos llevaron al hospital con síntomas de asfixia.

    Día 20 de Julio. Me veo en una celda de aislamiento. La celda limpia, vacía, sin colchones, sin nada, y a mí me dejaron con los tenis y pantalón vaquero, sin objeto alguno encima, sin mechero, tabaco o cerillas. Pues bien, no sé lo que ocurrió ni como ocurrió. Me vi en Povisa con las manos quemadas, un brazo y la parte alta de la espalda; la cara y orejas sólo estaban tostadas. En todo momento me creí que eso era fruto de la primera y para mí única celda que había quemado. No sé cuantos días estuve en Povisa. Un viernes me volvieron a prisión y, al llegar, me enteré de lo ocurrido. Había tres compañeros de otra celda que sabía que yo estaba allí. Comenzó a entrarles humo en las celdas y empezaron a llamarme a voces, al ver que no les contestaba dieron la voz de alarma a grito pelado. Subieron los funcionarios y les abrieron la celda, abrieron la mía y mientras un compañero dirijía el extintor hacia las llamas del colchón, otro entró cubriéndose la cabeza con una toalla mojada y cogiéndome de los pies me arrastró fuera de la celda. Yo estaba echado boca a bajo sobre el suelo, consciente, ojos abiertos, mis manos, brazos y espalda ardían, me apagaron con el extintor y me preguntaron cómo me encontraba, yo contesté que bien. Mi mente no estaba con mi cuerpo en esos momentos, lo digo porque uno cuando se está quemando grita o, por lo menos se queja, pero no, yo viví esta historia desde afuera. Recuerdo mirarme las manos y verlas en carne viva, la piel colgando, y no sentir nada, y sigo sin comprender lo que ocurrió en esa celda.

    Como os decía, un viernes me vuelven a prisión y al día siguiente me traen en ambulancia para aquí. En Povisa me dijeron que me tendría que hacer un injerto de piel en la espalda. Ingreso aquí en el Hospital General de Oviedo, me dicen lo mismo, que me harán un injerto en la espalda. Estuve como 10 días en el hospital a curas diarias, Las heridas mejoraron “sorprendentemente” (palabras del médico) y ya no iba a ser necesario hacerme injerto alguno. Al saber esto pedí el alta. Me la dieron y me trajeron a prisión. Estoy con el art. 10, o sea en primer grado, pero no me llevaron para el celular (aislamiento), me dejaron en un patio muerto con un compañero de celda que está un poco mal de la cabeza, en realidad tiene un problema psicológico o psiquiátrico gordo. En los primeros 4 o 5 días conseguí hacerle ver que ni presos ni funcionarios querían matarle. No había ni hay más que pueda hacer por él, porque no soy psiquiatra. Yo no puedo hablar porque él no sabe escuchar, o sea que día tras día debo oir sus paranoias y obsesiones y dedicarme a intentar decirle lo que quiere oir, que es lo mismo, exactamente lo mismo, todos los días. Ah se me olvidaba, tengo más de un amigo. Os cuento. A los 4 días de estar en prisión me dicen que vaya a comunicar (¿?) cuál no seria mi sorpresa al ver a un amigo asturiano que había conocido ahí en Vigo 3 años antes. Tuvo problemas muy gordos ahí en Vigo hace 3 años, todo el mundo en el patio le retiró la relación, le trataron mal; yo hice todo lo contrario, me acerqué a él, hablamos, me contó como había surgido el problema que tuvo ahí. Le cogí aprecio y no me separé de su lado. Bueno pues resulta que ahora está en prisión, en Régimen Abierto, o sea con el 3º grado, se enteró de que yo estaba aquí y pidió, a quien correspondía, permiso para comunicar conmigo. Me convenció para que dejase la huelga de hambre que estaba llevando a cabo. Nos reímos un rato. Uf, tenía olvidado lo hermoso que es que un amigo se acerque a uno en los momentos difíciles.

    19 de Agosto. Hola de nuevo. Este amigo que comunicó conmigo habló con un responsable de Proyecto Hombre para que viniera a verme. Me he pasado media mañana hablando con él, y descargué con él todo esto que llevo dentro, luego comenzamos a hablar y fue muy claro y franco conmigo. La solución a mis problemas pasa por rehabilitar este artículo 10, o sea esperar al menos 6 meses. Sin contar con que me han metido cinco partes muy graves, por todo lo que sucedió esos 3 días ahí, y me piden 70 días de celda. O sea que tendría que cumplir esos 70 días de celda y luego comenzar a rehabilitar los partes, cosa que me llevaría unos 9 o 10 meses. En definitiva, como siempre, cosa que me llevaría unos 9 o 10 meses. En definitiva, como siempre, he metido la pata al dejar la huelga de hambre. Me siento como un auténtico idiota. No me queda ya otra salida, tengo que llevar una huelga de hambre hasta sus últimas consecuencias. Hoy prepararé una instancia para la jueza de...comunicándole que retomo esa huelga que no tenía que haber abandonado nunca.

    Uf, me siento fatal. Estoy más que harto.

    No voy a perder a M... por nada de este mundo, voy a luchar por ella hasta la muerte, por ella y por mí, pues en estos momentos estoy muerto. Soy un muerto que no quiere que lo tengan por muerto. Si he de morir, que sea luchando por aquello que amo...”

    La familia debiera estar preparada para saber actuar ante un problema de abuso de drogas o una posible “recaída” después de algún tiempo sin consumir. A modo de ejemplo podemos recomendar las siguientes sugerencias:

    -No alarmarse en extremo:

    Mantendremos, dentro de lo normal en estos casos, adoptando una actitud tranquila, sin angustiarse o sentirse impotente. Prestaremos atención a lo que le está ocurriendo al hijo para poder afrontar el problema con serenidad y reflexión. El paternalismo, el proteccionismo o el autoritarismo nunca fueron nunca fueron buenos consejeros.

    -Valorar la magnitud del problema:

    Intentaremos conocer y analizar cuál es la gravedad del problema, sin exagerarlo o infravalorarlo, para poder tomar una medida coherente y ajustada a la importancia del mismo.

    -Enfrentarse al problema:

    La familia trata a veces de ocultar el problema por “el qué dirán”, el miedo a sentirse fracasados como padres, culpabilidad, vergüenza, etc. Habrá que vencer estos temores si deseamos que la crisis por la que atraviesa el hijo encuentre la mejor solución con el apoyo de los padres y los profesionales encargados de la deshabituación del chaval, evitando rechazo o reproche.

    La mejor prevención que se puede hacer en la familia consiste en ganarse la confianza del hijo, tratarle como persona, aceptarle como un ser diferente e individual y conseguir conocerle y comprenderle. Para ello abriremos vías de comunicación y diálogo en un plano de igualdad y respeto.

    También es importante que los padres se informen sobre las drogas y los aspectos relacionados con su consumo, pudiendo adoptar así una actitud más compresiva - que no transigente o de consentimiento- para apoyarle en el crecimiento como persona.

    La seguridad, el afecto y el cariño que el niño necesita para crecer en un ambiente agradable y sin traumas, deben ir acompañados por la responsabilidad de los progenitores de procurarles alimentación, vestido y educación. Y la mejor educación sólo se puede aportar desde la familia, corrigiendo, repartiendo responsabilidades domésticas, participando conjuntamente en actividades de todo tipo, buscando soluciones consensuadas a los problemas, apoyándose mutuamente, despertando el sentido crítico, siendo coherente, preocupándose los unos por los otros.

    Población reclusa

    En prisión podemos encontrar presos en situación preventiva, penados y sin clasificar. Algunos no conocen su situación penitenciaria y procesal y otros no tienen abogados o son de oficio y puede que no tengan la oportunidad de verlos hasta poco antes del juicio. Si a ello unimos la falta de alternativas a la prisión con el internamiento masivo de drogadictos y portadores de SIDA, obtendremos “locales” hacinados de desgracias humanas, donde se vive una soledad tan abismal como la distancia que les separa en extramuros de alcanzar la normalización de sus conductas y la integración en la sociedad.

    “Juanillo”, como llamamos cariñosamente al educador de MADRO que visita a los chavales en la prisión, me daba su visión sobre la cárcel, y creo que merece la pena prestarle atención porque encierra toda una filosofía sobre el trinomio ver, juzgar y actuar:

    “La cárcel- y no centro penitenciario- es la viva imagen de la represión. Representa el conjunto de delincuentes comunes, asesinos, traficantes, violadores, presos políticos y un largo etcétera de “profesiones” no remuneradas que cohabitan en un espacio común y que poseen sus propias leyes, su propio lenguaje y sus propias costumbres. Toda una subcultura marginal fuera de las directrices marcadas por la sociedad, la cual condena y recluye por un lado y los necesita por otro, para sustentar el sistema penitenciario y parte del judicial.

    A ellos les tocó en suerte ser el chivo expiatorio social y son el ejemplo del “mal camino”, son parte de los que nadie quiere ver ni saber. Y dentro no son más que seres humanos que no paran de dar vueltas y más vueltas -sin marearse. Al patio, a los pasillos, a los corredores... Condenados a pasear. Allí todo es lo mismo que ayer y los mismo que mañana. Lo cotidiano es aburrimiento. Siempre por el mismo lugar, las mismas verjas, las mismas celdas, las mismas rejas, los mismos funcionarios “cabrones”, las mismas historias -robos, atracos, algún asesinato -; pero sólo, una alternativa: la droga. O de lo contrario ¿qué haces? ¿Cómo pasas el tiempo?. Y ¿quién puede juzgarlos, con qué derecho?.

    En sus caras las cicatrices del sufrimiento, rostros llenos de desesperanza, desidia y desilusión, que esconde historias inimaginables de la vida real, esconden frustración de haber escogido el camino equivocado, sin apenas oportunidades.

    En sus almas: la derrota y el conformismo. La derrota por que la vida los ha vencido, y el conformismo porque ya no quieren luchar por cambiar el estado de su situación y se abandonan a su destino, escrito ya hace tiempo.

    Allí, según los propios presos, es todo igual: cuando llega el día de cobro todo el mundo está “colocado” después de haberle estado pidiendo toda la semana pastillas al médico, droga a gusto del consumidor -“hay tanta droga como en la calle, solo que más cara”-. También hay que aguantar la prepotencia de algún funcionario y tener cuidado con quién te juntas -“encuentras problemas sin buscarlos”-, hay que llevarse bien con los compañeros del “chavolo”, estar a tanto de las “cundas”, tener siempre tabaco - para todos, funcionarios y presos-. Si tienes suerte te puede tocar algún destino como limpieza o cocina, donde puedes sentirte autorrealizado.

    También debes anotarte a todos los cursillos y talleres que puedas - “por si entras en alguno”-.

    Quien tiene la fortuna de que la novia o los familiares le venga a ver -vises y comunicaciones- al menos les dejan algo de dinero. Todos están “comiendo” algo que han hecho, nadie niega el fracaso, robo o lo que proceda -casi todos a causa de su drogodependencia-, pero buscan la forma de salir cuanto antes, sin saber muy bien por qué y para qué...

    Y allí siguen metidos dando vueltas, y así se le pasan las horas, los meses, los años... la vida”.

    El número de presos va en aumento, por eso se construyen nuevas y sofisticadas prisiones con capacidad para centenares de personas, sin que la excarcelación contemple un planteamiento que modifique las condiciones de vida y del medio donde luego va a permanecer la mayor parte de su tiempo. Así es fácil ver cómo un buen número de jóvenes vuelve a ingresar en prisión a los pocos meses. Hablamos entonces de un alto porcentaje de reincidentes y multirreincidentes, sujetos que cometen cada vez un mayor número de delitos. Estamos ante una escasa eficacia de la institución penitenciaria en lo que se refiere a su función socializadora o rehabilitadora. Habrá que abordar el problema de la delincuencia no solo a nivel individual sino teniendo en cuenta las variables sociales y ambientales que inciden sobre el individuo-familia, barrio, escuela, trabajo-.

    Las cárceles no pueden ser centros de hacinamiento y deben disponer de los recursos técnicos y humanos que garanticen, al menos, esa finalidad de reinserción para las que fueron creadas. Sobre todo cuando la mayor parte de los presos no superan los 30 años de edad; gente joven que necesita volver a formar parte de la ciudadanía. Será difícil reinsertar socialmente a una persona cuando se la aisla de la sociedad o educarla para la libertad cuando se la priva de ésta. Habrá que ir meditando sobre alguna alternativa a la prisión.

    ¿Y cómo hacer fácil la reinserción de un alto porcentaje de presos que no han concluido los estudios primarios ni han obtenido el Graduado Escolar, ni dominan oficio alguno... cuando el mercado de trabajo está en precario hasta para los más técnicos y especialistas?. Muchos volverán a ser “presos” de una sociedad voraz, de un sistema capitalista siempre egoísta que engulle, destruye y es causa principal de las desigualdades e injusticias humanas.

    Tipos de delitos

    Gran parte de los delincuentes son de clase social baja, marginal o indigente, lo que manifiesta un carácter de indefensión en diversos aspectos como un peor trato por parte de la policía, la imposición de un abogado desconocido, la imposibilidad de pagar una fianza, escaso contacto personal con el juez, dificultad en recibir visitas en prisión, etc.

    Las condiciones en prisión no le ayudaran a salir de ansiedad, agresividad, impotencia y frustración. Toda esta situación hace que una vez esté en la calle el joven delincuente vuelva a reincidir y ser “perfeccione” evitando caer en los errores anteriores.

    Cuando el problema es específicamente de drogodependencia el delito viene dado por la carestía de la sustancia y la necesidad imperiosa de “colocarse”.

    La historia personal de muchos drogodependientes pasa por estancias más o menos largas en reformatorios, antecedentes penales por delitos contra la propiedad, contra las personas, fracaso escolar... De la permanencia en un orfanato y de éste a la comisaría o a la prisión parece existir una progresiva concetanación. Los delitos más frecuentes acaban siendo los robos, hurtos, atracos, lesiones, contra la salud pública, etc.

    Este es el reflejo de una sociedad que renuncia a los jóvenes con problemas, sin que parezca preocuparse de verdad lo que hay detrás de cada delito: niños, adolescentes y jóvenes que juegan con las drogas, como una huida hacia delante de su estado carencial.

    Los medios de comunicación no nos presentan rostros ni historias concretas, sino solamente detalles sobre los atracos, las fugas del hogar, etc., lo que agrava todavía más el concepto que la sociedad tiene sobre los menores y jóvenes drogodependientes, y que puede ser un motivo para que se vea a los jóvenes como “chivo expiatorio” de todos los males, sector de por sí bastante deprimido en nuestra sociedad.

    Análisis de casos

    Non todos los presos son consumidores de drogas, aunque existe un alto porcentaje de quienes sí lo hacían antes de cometer su primer delito, ya sea para obtener dinero o la sustancia en sí.

    El robo en la calle o comercios ocupa el primer puesto en los delitos cometidos y, aunque el hecho no diera lugar a detención, suele ser el origen del primer ingreso en prisión.

    Los siguientes datos han sido cedidos para este libro por la “Asociación de Madres a favor de los Jóvenes Drogodependientes” (MADRO) de Vigo y nos pueden dar una visión general de los tipos de delitos cometidos por estos jóvenes, eximentes y otras circunstancias.

    La edad media de los sujetos implicados es de 23 años, siendo el menor de 16 y el mayor de 33 años. Destacan los delitos de robo con fuerza o violencia (50%), el apoderamiento de vehículos (17%) o robo de joyas y dinero (22%) y la tenencia de drogas (11%). En la mayoría consta su adicción a las drogas (67%) y los antecedentes penales (55%).

    Edad: 24 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Utilización vehículo a motor (art. 516b-1 y 5 c.p.)

    Hurto (art. 3 y 514, 515-1 c.p.)

    Actuación: Individual

    Botín: Apoderamiento de vehículo y dos teléfonos portátiles valorados en 95.000 pts. Ambos recuperados.

    Petición fiscal: Multa de 100.000 pts. Y arresto de 20 días en caso de impago y privación del permiso de conducir por 3 meses y 1 día. Pena de 100.000 pts. De multa con arresto sustitutorio de 15 días en caso de impago por el delíto de hurto. Accesorias y costas.

    Eximentes: Drogodependiente

    Otros Factores: Sin antecedentes. Absuelto.

    Edad: 25 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Utilización vehículo a motor (art. 516b-1 y 5 c.p.). Hurto (art. 3 y 514, 515-1 c.p.)

    Actuación: Individual

    Botín: Apoderamiento de un taxi y 960 pts. Recuperado.

    Petición fiscal: Multa de 200.000 pts. Y arresto en caso de insolvencia y privación del permiso de conducir por 6 meses. Por la falta 3 días de arresto menor. Costas.

    Eximentes: Drogodependiente.

    Otros factores: Sin antecedentes.

    Edad: 24

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Delito continuado de robo con fuerza en las cosas art. 500, 504-2 y 3 y 505 en relación al art. 69 bis del c.p. /agravante de reincidencia del art. 10 circ. 15ª.

    Actuación: En conjunto con J.R.F. de 24 años.

    Botín: Apropiación de vehículo para cometer los siguientes delitos: 1º rotura de cristal de otro vehículo para apoderarse de una emisora de radio-aficionado y radio-cassette por valor total de 44.900 pts. / 2º desperfectos en otro vehículo para apoderarse de radio-cassette valorado en 25.000 pts. / 3º desperfectos en otro vehículo apoderándose de un radio-cassette. / 4º forzaron la puerta de un kiosko, causando daños por valor de 16.588 ptas. / 5º forzaron un vehículo para sustraer el radio-cassette valorado en 44.000 ptas. Los daños ascienden a 5.681 ptas. / 6º violentaron la cerradura de un camión de helados, causando daños por 7.006 ptas. y 102.450 ptas. en helados. / 7º rotura del cristal de vehículo cuyo valor de los desperfectos asciende a 4.944 Ptas. Recuperado todo el material, excepto 14 cajas de helados.

    Condena: Por el delito continuado de robo seis años de prisión menor, accesorias y privación permiso conducir por 3 años. / Por el delito de quebrantamiento de condena 4 meses de arresto mayor. Indemnización por los desperfectos ocasionados y los efectos no recuperados.

    Otros factores: Drogodependiente.

    Edad: 24 y 31 años respectivamente

    Sexo: Mujeres

    Tipo delito: Robo con intimidación y con uso de armas (art. 500, 501-nº 5 y último párrafo del c.p.)

    Actuación: Conjuntamente

    Botín: Se apropiaron de pulseras de fantasía chapadas en oro valoradas en 61.488 ptas. Una de ellas con la cara cubierta y esgrimiendo un cuchillo conminó a una empleada del establecimiento diciendo “este es un atraco, dame todo que te rajo”. Más tarde fueron detenidas por la policía en una pensión encontrándose en el pantalón de... una de las pulseras sustraídas y las restantes en el interior de la vagina de...

    Condena: Arresto mayor de 6 meses con accesorias de suspensión de todo cargo público y del derecho del sufragio durante este tiempo. Costas.

    Eximentes: Incompleta de enajenación mental por drogadicción del art. 9-1º en relación con el 8-1º c.p.

    Otros factores: Adictas a la heroína en grado intenso.

    Edad: 25 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Intento de robo con fuerza en las cosas (art. 237, 238-2, 240, 16.1 y 62 del c.p.)

    Actuación: Forzó con una palanca un cajón de prensa de una librería causando desperfectos por valor de 30.000 Ptas.

    Botín: No hubo

    Petición fiscal: 10 meses de prisión. Costas en indemnización al propietario en 30.000 Ptas.

    Eximentes: Drogodependiente

    Otros factores: Reincidente.

    Edad: 21 y 20 años.

    Sexo: Hombres.

    Tipo delito: Robo con fuerza en las cosas (art. 500, 504-1ª y 2ª y 505 c.p.)

    Actuación: Conjuntamente.

    Botín: Apropiación de material informático por valor de 125.000 Ptas. Fueron recuperados por la policía.

    Condena: Prisión menor de 6 meses y 1 día.

    Eximentes: A... atenuante analógica 10ª del art. 9 c.p. por drogadicción en relación con la 1ª del art.9 y nº 1 del art. 8.

    Otros factores: En... concurre la agravante de reincidencia.

    Edad: 25 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Robo art. 5001-5 en relación con los art.500 y 505 de c.p.

    Actuación: Individual.

    Botín: Personado en una dependencia bancaria sacó un cuchillo y se acercó a una mujer que estaba en la cola poniéndoselo a la altura del cuello mientras decía “no grite, esto es un atraco” y exigiendo al empleado bancario la entrega del dinero. Se apoderó de 359.000 Ptas. recuperándose posteriormente 113.000 Ptas.

    Condena: 3 años de prisión menor en indemnización de 246.000 Ptas. Se autoriza la sustitución de la pena privativa de libertad por el internamiento en un centro de rehabilitación de drogodependientes.

    Eximentes: Atenuante incompleta de trastorno transitorio por drogadicción 9- 1 en relación con el 8-1 de c.p.

    Otros factores: Dependencia crónica a la heroína desde los 13 años.

    Edad: 21 años.

    Sexo: Hombre.

    Tipo delito: Robo con fuerza en las cosas en grado de frustración (art.500, 504-2 y 505 en relación con art. 3 y 51 c.p.)

    Actuación: Individual.

    Botín: Reventó los pestillos de la puerta de una guardería, apropiándose de varios artículos tasados en 3.000 Ptas. (recuperado), los desperfectos ascienden a 21.110 Ptas.

    Condena: Multa de 100.000 Ptas. y costas e indemnización de 21.110 Ptas.

    Otros factores: Drogodependiente.

    Edad: 27 años

    Sexo: Hombre.

    Tipo delito: Robo art.504-3ª en relación art.500 y 505-1º c.p. en grado de frustración art.3 y 51.

    Actuación: Conjunta

    Botín: Tras forzar en mecanismo de cierre de la puerta de un camión, se apoderaron de 4 cajas de pescado congelado valoradas en 70.000 ptas. Botín recuperado.

    Condena: 1 mes y 1 día de arresto mayor, accesorias y costas.

    Otros factores: ...con antecedentes penales.

    Sexo: Hombres.

    Tipo delito: Contra la salud pública art.344 del c.p. y tenencia ilícita de armas art.254.

    Actuación: Conjunta

    Botín: ...tenía en su poder 82,32 gramos de heroína y 35,62 gramos de cocaína guardados en su domicilio además de una pistola de calibre 9 mm., 341.000 Ptas. y escudos portugueses.

    ... tenía en su domicilio 1,132 gramos de heroína y 1,170 gramos de cocaína, báscula de pesaje, paquetes con pajas plásticas, papel de aluminio y envoltorios con sobres plásticos.

    Condena: A. 4 años de prisión menor y multa de 1.000.000 Ptas. y 1 año de prisión menor por tenencia ilícita de armas.

    Otros factores:... antecedentes por delito contra la salud pública.

    Edad: 19 y 18 años (hermanos)

    Sexo: Hombres.

    Tipo delito: Falta de hurto (art. 587-1º c.p.)

    Actuación: Conjunta

    Botín: Entraron en un instituto y manipularon una motocicleta, apoderándose de la palanca de cambios, valorada en 3.100 Ptas.

    Condena: Seis días de arresto menor, cotas e indemnización de 3.100 Ptas.

    Otros factores:... con antecedentes.

    Edad: 16 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Delito contra la salud pública-tráfico de drogas- (art. 344 c.p.)

    Actuación: Individual.

    Botín: Venta de sustancias estupefacientes en sala de juegos. La policía le halló en el bolsillo del pantalón y en una bolsa 7.000 Ptas. Y 30 barritas de hachís, susceptibles de ser utilizada para elaborar 125 dosis por una valor en la calle de 62.500 Ptas.

    Petición fiscal: Dos meses de arresto mayor y 500.000 Ptas. De multa

    Atenuante: Menor de edad 18 años del art. 9 circ. 3ª c.p. en rel. Con art. 65

    Edad: 30 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Delito contra la salud pública (art. 344 c.p.)

    Actuación: Individual

    Botín: Al abordado la policía arrojó al suelo una bolsa que contenía sustancias psicotrópicas y 0,420 gr. De cocaína.

    Condena: Un año de prisión menor y 500.000 Ptas. de multa.

    Eximentes: Eximente incompleta de drogadicción

    Otros factores: Adicto a la heroína. Con antecedentes penales.

    Edad: 26 y 25 años respectivamente

    Sexo: Hombre y Mujer respectivamente

    Tipo delito: Robo con fuerza en las cosas en grado de frustración

    Actuación: En conjunto

    Botín: Violentaron el cristal de un vehículo ocasionando daños por 4.365 Ptas. y apropiándose de una cazadora por valor de 54.000 Ptas. (fue recuperada).

    Condena: Arresto mayor de un mes y un día e indemnización de 4.365 Ptas.

    Otros factores: Drogodependientes

    Edad: 33 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Falsedad de documento mercantil (art. 303 en rel. 302 nº 2 y 69 bis c.p.)

    actuación: Individual

    Botín: Cogió talones de su hermano, cubriéndolos por valor de 31.290, 11.925 y 24.025 Ptas.

    Condena: Prisión menor de un año y multa de 200.000 Ptas.

    Otros factores: Drogodependiente

    Edad: 27

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Robo con violencia (art. 500, 501 nº 5 y 512 c.p.)

    Actuación: Individual

    Botín: Por el procedimiento del “tirón” se apropió de un bolso, cayendo al suelo la víctima, quien necesitó de asistencia médica y tratamiento mediante analgésicos. El bolso fue recuperado.

    Condena: Arresto mayor de 3 meses (a cumplir en un centro de rehabilitación de drogodependientes).

    Atenuantes: Atenuante analógica de drogadicción (art. 9-10 en rel. Art. 9-1º y 8-1º c.p.)

    Edad: 17, 18, 18 y 24 años respectivamente

    Sexo: Hombres

    Tipo delito: Robo con intimidación en grado de frustración (art. 500, 501-5º, 505, 506 4º y 8º en rel. Art. 3 y 51 c.p.)

    Actuación: En grupo

    Botín: R., M. y P. Quedaron de acuerdo con J., vigilante de seguridad de un bingo, para asaltar a los empleados del banco que recogía la recaudación del bingo. Pincharon la rueda del coche de los empleados y los persiguieron hasta que tuvieron que detenerse reparar el pinchazo, momento que aprovecharon para apoderarse de las cosas con 7.046.594 Ptas. Utilizaron una pistola y huyeron hasta el domicilio de uno de ellos, siendo detenidos por la policía. El botín fue recuperado.

    Condena: R.: prisión menor de 6 meses y 1 día

    M. y P..: prisión menor de 8 meses

    J.: Absuelto

    Otros factores: P.: reincidente.

    Edad: 23 años

    Sexo: Hombre

    Tipo delito: Robo con fuerza en las cosas

    Actuación: En grupo

    Botín: Se introdujo en una casa, forzando el cierre y rompiendo un cristal, apoderándose de un televisor, una antena, una cadena musical, un radiocassette, sesenta discos compactos y una colcha de piqué, todo ello valorado en 456.585 Ptas. Los objetos sustraídos y no recuperados fueron valorados en 94.000 Ptas. En el exterior de la casa le esperaban tres jóvenes que actuaban de apoyo y conjuntamente con B...

    Condena: Prisión menor de un año (a cumplir en un centro de rehabilitación para drogodependientes).

    Atenuantes: Atenuante analógica de drogadicción y arrepentimiento espontáneo.

    Otros factores: Adicto a la heroína desde los 20 años y seropositivo.

  • LA PREVENCIÓN

  • El “drogadicto” no se produce por generación espontánea. Existe porque hay algunas condiciones que inciden fuertemente en esas conductas-carencias socioeconómicas, culturales, deficiencia educativa, frustración... -. Por eso la prevención debe ir por barrios y sobre todo por aquellos que conocemos como “dormitorio” o que están situados en el cinturón de la ciudad, que es donde surgen los conflictos. Es ahí donde esta la población llamada de “alto riesgo”, que es capaz de derivar tanto en una problemática de consumo de drogas como de una más elevada tasa delictiva. Si conocemos estas zonas podemos incidir en ellas para reducir, al menos, la problemática que se genera e incidir sobre las causas del conflicto.

    Muchos chavales afectados no solicitan tratamiento para su problema y otros lo hacen cuando ya llevan consumiendo 4 ó 5 años, por lo que el deterioro psíquico y físico ya es elevado cuando ingresan en un centro de tratamiento. Habrá que prevenir, pues, el uso de drogas y sus consecuencias, pero no porque deseemos una mayor seguridad ciudadana, sino porque son personas que, desde muy jóvenes, tienen un problema que resolver, tanto consigo mismos como con la sociedad. Y si este tipo de sociedad genera este tipo de sujetos, la sociedad debe buscar la mejor solución.

    Prevenir significa mediar es una situación para provocar cambios, evitando el daño antes de su aparición. No existe una prevención específica para abolir el problema de las drogodependencias, ya que no hay una sola razón. La información juega un papel importante en la prevención; pero con una simple información no se va a evitar que el individuo consuma sustancias nocivas para el organismo.

    A la hora de informar debe de transmitirse fidelidad, realismo y objetividad. Nunca se debe de informar hasta el extremo de dar miedo haciendo especial énfasis en los efectos nocivos de las drogas.

    La prevención la podemos abordar desde de diferentes enfoques:

    Si lo hacemos desde la “perspectiva ética y jurídica” entonces nuestros esfuerzos estarán centrados sobre todo en las drogas que se consideran ilegales. Se trata en este caso de penalizar la producción, distribución, venta, posesión y consumo de estas sustancias nocivas.

    Desde la “perspectiva sanitaria” el esfuerzo estará centrado en las sustancias y sus efectos sobre la salud física, por lo que la intervención educativa era un medio para evitar los riesgos del consumo.

    La “perspectiva sociocultural” las estrategias estarán encaminadas al cambio de las condiciones ambientales y de actitudes que favorecen la aparición de actuaciones negativas -viviendas inadecuadas, marginación, discriminaciones... -.

    Podemos trabajar en tres niveles de prevención: primaria, secundaria y terciaria.

    La prevención primaria está dirigida a todo colectivo, impidiendo o retrasando cualquier indicio relacionado con el uso de drogas. Las personas adecuadas a intervenir en este tipo de prevención son las más próximas al individuo o colectivo objeto de la intervención: núcleo familiar, profesorado, Educador de Calle...

    La prevención secundaria está dirigida a colectivos en donde se ha producido contacto con algunas sustancias tóxicas. Las personas encargadas en llevar a cabo la prevención secundaria deben tener en cuenta que los grupos con los que se trabaja puede haber diferentes problemáticas: familiares, de conducta...

    La prevención terciaria se encamina a tratar de que la conducta-problema no vaya a más, poniendo los medios adecuados para encontrarle solución. La prevención terciaria está asociada a las diferentes tipologías de tratamiento drogodependiente: tratamiento ambulatorio, comunidad terapéutica, programas de reducción de daños o de objetivos intermedios,...

    La prevención en la calle

    La droga está en la calle, los adolescentes, los jóvenes, los “toxicómanos”. Es “su espacio” privilegiado. En la calle es donde educadores y trabajadores sociales pueden estar presentes para resolver conflictos y dificultades, para estimular, ayudar a saber elegir, decidir, corregir, aislar de situaciones comprometidas, ayudar a superar las crisis, escuchar, conocer, analizar para intervenir ante los problemas graves, para ser referencia válida y, sobre todo, para acogerle como una persona y juntos poder trazar un proyecto de vida.

    En la civilización moderna y democrática hay un aumento de las conductas “desviadas”-consumo de drogas, robos, prostitución, violencia de chavales y jóvenes- como demanda a la sociedad para que satisfaga sus necesidades de dinero, poder y sexo que ella misma crea por la publicidad y las modas. Sin embargo el paro, las condiciones precarias de preparación cultural y profesional cierra el camino a muchos chavales que, como alternativa, optan por conseguir la “felicidad” a través de medios considerados ilícitos. Ante la falta de dinero, roban; ante la frustración, se drogan; ante la monopolización de los medios de información y comunicación, realizan pintadas o se vuelven violentos, etc. Es otra manera de adaptarse al medio.

    Las figuras educativas en medio abierto conocen la realidad cambiante del mundo juvenil. Su presencia en los barrios urbanos y otros espacios como casas de juventud, asociaciones juveniles, etc. o la colaboración con la escuela y la familia facilitan al adolescente experiencias positivas. Y ello lo consigue creando un clima de confianza, siendo coherente, desarrollando la autoestima, la autonomía y la responsabilidad; enseñándoles cuidar la propia salud, a mostrarse críticos y autocríticos.

    La educación posibilitará la evolución y el desarrollo de sus potencialidades, procurando alcanzar una serie de pautas sociales que no entren en conflicto con la sociedad y que al mismo tiempo se sienta miembro activo de una comunidad. Para ello deberá sentirse bien consigo mismo y con los otros, llegando a no depender de los consumos problemáticos.

    Tendremos que promover actitudes personales con respecto a determinadas conductas, enseñándoles a hacer frente a las presiones que reciben por parte de algunos amigos para comportarse de una forma determinada, a ocupar su tiempo libre de forma creativa y constructiva para evitar la búsqueda de nuevas sensaciones a partir de las drogas, orientándoles sobre cómo actuar ante determinados problemas, etc.

    Optaremos por la prevención porque queremos evitar los consumos o que éstos sean cada vez más moderados, dotando a los jóvenes de recursos y capacidades para decidir, capacitarlos para convivir con la presencia de las drogas sin que lleguen a ser un problema para ellos o para la comunidad.

    Pero la prevención en la calle, en el día a día con los sujetos implicados, debe pasar también por la denuncia de las situaciones sociales que anteriormente mencionábamos, exigiendo políticas globales de juventud, recursos para la integración, programas para atender los procesos de marginación, cambios para una escuela más dinámica... Habrá que incidir también sobre el entorno y el colectivo social, que constituye un pilar básico para cualquier intervención educativa, aunque hoy en las grandes ciudades hay que volver a recuperar, primeramente, el sentido de convivencia y pertenencia a la comunidad.

  • TESTIMONIOS

  • Después de leer muchas cartas de chicas y chicos presos por delitos relacionados con las drogas o en centros de rehabilitación, se ha elegido la de un chico que resume bastante bien la situación en la que están la gran mayoría de estos jóvenes. Transcrita literalmente del original, podemos percatarnos de algunas cuestiones extrapolables a la mayoría de las prisiones y reclusos de estas características o de centros de tratamiento:

    -El abandono que han sufrido, respeto de su drogadicción, mucho antes de su entrada en prisión y que continua en ésta.

    -El miedo a la calle como sinónimo a la falta de recursos personales y sociales para este tipo de personas. Falta de preparación para la reinserción.

    -Escasez de recursos educativos y de apoyo psicológico y social.

    -Falta de concienciación de la sociedad hacia los enfermos por la droga.

    -La cárcel como medio para entrar en contacto con otro tipo de delincuentes.

    -Dudoso poder reformatorio de la prisión, con precarias condiciones de higiene, habitabilidad, trapicheo y consumo de drogas- algunos confiesan que es más fácil conseguir droga en ella que en la calle-.

    -Etc.

    ¿Qué alternativas existen para los chavales que viven en viviendas precarias, hacinados, sin educación, sin trabajo, sin un barrio habitable... cuando la alternativa más cercana y a su alcance son los opiáceos, inhanlantes, pastillas de síntesis, anfetaminas, alcohol...?.

    Pensar que el individuo que comete un delito es un su antisocial y que merece un “tratamiento” de su conducta “desviada”, sin tener en cuenta los múltiples factores que han influido en su acción, puede resultar una respuesta tan absurda como ineficaz.

    Desde el Centro Penitenciario de Salamanca escribe Antonio a Mª Carmen, presidenta de MADRO, hablando de las instalaciones, de los funcionarios y de los deseos de volver a su tierra:

    “¡Hola Mari!

    Espero y deseo que cuando recivas esta carta estes bien, quedando yo bien asta la fecha, bueno decomentarse que hoy e estado hablando con el educador y mecomento lo mismo que este permiso melodenegaron. Y según el que mas que nada fue por los informes de Alborada osea no se depuse llame a casa y mi madre medijo que abia hablado contigo y que lecomentaste que todo estava arreglado y que saldria de permiso, pero asta dentro de tres meses que los solicite de nuevo lo dudo.

    Bueno tecomentare asi por encima como es esto, tedire que es enorme todo electrónico, osea muy americanizado asta las puertas de las celdas, hay una torre enorme como la de un aeropuerto llena de camaras entre los espacios de modulos hay jardines, tenemos una enfermeria como un hospital de grande hay entotal unos 17 modulos aparte de el pavellón socio cultural donde esta la iglesia, el teatro etc... después hay el polideportivo con piscina como la de la calle con duchas, jardines sala de pesas, dos pistas de escuas y cancha de futbito, osea bastante completo.

    Por otraparte sobre la comida tienen mucho que desearle a la de Vigo, sobre los funcionarios los hay bordes Y los hay pasotas como entodos los centros pero segiremos luchando lo de que ando con gente dudosa eso es una patraña pues, si hablo con todo el mundo pero camino solo, como siempre, pero algo tienen que decir.

    También te dire que mande una estancia para hablar con la jurista, y aver si mepuede agilizar los tramites y me trasladan para Orense, sino tendo que esperar a la revisión de grado y quedan cinco meses pues el mes pasado me bolvieron adar el segundo grado.

    Bueno Mari, no se quemas comentarte solo que espero que sigas luchando, pues la lavor que tu haces es muy importante.

    Un beso.”

    Aún cuando se ha dejado la droga la reinserción se hace difícil si hay que volver a entrar en prisión.

    “Carmen Madro

    El llamarle por teléfono se me hace difícil... y estoy para un día u otro escribirle o verla aquí, pero sé que si pudiera vendría eso si ninguna duda.

    Estas letras es para comunicarle que haber si me aplican el año que estuve en Renacer, si Vd puede moverse le agradezco todo lo que pueda hacer yo no tengo a nadie puesto que mis padres fallecieron en 81 tengo una hermana con tres niños y muy poco save de estas cosas y además hace 3 años su marido murió en accidente de tráfico, todo son desprecios...

    A mi cualquier día me trasladarán para un penal yo lo llevo bien aquí, sobre la droga no tengo problemas espero mantenerme siempre así, y maldita la vez que lo prove, ahora sobra lamentaciones, bueno no le entretengo más, le mando el Nº de causa.

    Saludos”.

    A veces, al drogodependiente se le mira no sin cierto desprecio, como si se tratara de alguien “inferior”. La carta de Manual a un director de centro habla por sí sola:

    “Muy estimado y poco educado director:

    Por la presente no piense que me voy a poner a su altura con las palabras tan poco educadas que tiene Usted por vocabulario puesto que no es mi estilo.

    Ya que yo las cosas las digo a la cara y aunque yo este preso “de momento” y Usted este en su despacho, con su gran sillón no piense por eso que es más persona que los demás y mucho menos tampoco mas hombre.

    Pero bueno como usted muy bien dice en la suya ya me conocerá personalmente, y aunque le parezca raro yo en mi última carta como en las anteriores solo digo la cruda realidad sin faltar a nadie, y sobre todo usted es el menos indicado para juzgar a nadie.

    Y yo por su manera de expresarse ya si lo puedo hacer y lo juzgo como un maleducado y un desagradecido hacia los hijos de los padres que les pagan el pan de cada día, con el cargo que desempeñan hacia la gente como nosotros con tanto interes economico, que es el ápice que distingue su trabajo de otros centros. Eso sí, pero demasiado fácil.

    Sin mas se despide la persona a la que usted ha faltado tan descaradamente y con tampoco respeto y educación.”

    Muchos jóvenes drogodependientes acaban solicitando plaza en alguno de los centros privados de deshabituación que existe en todo el estado, dependientes en su mayoría de la iglesia evangélica o del Patriarca, ante la falta de centros públicos y homologados. Pilar escribe desde uno de ellos. La influencia de este tipo de centros cristianos se hace notar:

    “Hola Mary ¿qué tal andamos? Por aquí estamos genial, tenías razón cuando me decías que esto estaba bien, pero te quedaste corta, se esta mejor que bien. La vida aquí es sencilla pero no por ello blanda sino dura, y es lógico, si queremos hacer algo por nosotros mismos la disciplina es necesaria en nosotros pues estamos acostumbrados a hacer nuestra santa voluntad. Desde luego si llego a saber como era esto me hubiese venido antes, pues ahora se que no era cuestión de médicos ni psicólogos sino de nosotros mismos, de Dios, pues sólo el nos puede hacer cambiar si nosotros le abrimos nuestro corazón para que entre en él. Con respecto a Rosa te diré que hemos congeniado muy bien y me apoya mucho Bueno excepto decirte que de aquí no me mueve ni la revolución rusa, no se que más contarte, darte las gracias por haberme hecho venir (aunque ahora creo que si Dios no lo hubiese querido, yo no estaría aquí) y recuerdos para los tuyos. Si ves a mi familia dales un beso y diles que estoy muy bien. Bueno saluda a Lourdes también, y dale un beso de mi parte, ya os mandaré una foto mía, ahora que me estoy poniendo cuadrada, pues no veas me paso el día comiendo.

    Bueno sin más, me despido de vosotras. Dadle un beso a mi hijo y otro a mi marido. Mañana estoy de aniversario de boda. El 1º año de casada.”

    Un beso. PILAR.”

    Seis años de prisión, deseos de olvidar la droga, las enfermedades, el abandono... Marina, desde el Centro Penitenciario de Brieva en Ávila, escribe pidiendo ayuda:

    “...esta carta es para decirla que aver si puede ayudarme, sólo me quedan tres meses para irme en libertad total y bueno lo que le quería decir, es aver si se puede poner en contacto con el Sr. Juez de Vigilancia de Valladolid, hable con el, pues quiero cumplir esos meses que me faltan en un centro cerrado en Vigo... llevo seis años presa in ver la calle y quiero olvidarme de las drogas lo necesito, haga todo lo posible lo necesito con mucha urgencia. Yo se que usted puede ayudarme, tengo ganas de ver a mi madre, llevo cinco años sin verla, y ella me necesita, por favor, haga las gestiones necesarias, por favor he cogido los anti-cuerpos hace un año en Villanubla y lo estoy pasando muy mal, haga todo lo posible hable con el juez de vigilancia y con este centro, yo se que usted puede, necesito mucha ayuda llevo 5 años sin ver a mi familia y mi hermana me iva a mandar ropa de abrigo en enero, todavia no recibi nada.

    Por favor sacame de aquí, tengo muy buen comportamiento y si usted me ayuda lo podemos conseguir necesito su ayuda, no la defraudare le doy mi palabra de mujer, ayudame es importante, escríbame y digame lo que se puede hacer.

    Sin mas con todos mis respetos, con mucho afecto, le vuelvo a pedir que me ayude lo necesito.

    Si n mas alguien que la admira”.

    Robos, atracos, quince años en prisión, heroína, SIDA, la muerte que se presiente, las ganas de reencontrarse con los suyos... Es la carta de Miguel desde el Centro Penitenciario de Topas en Salamanca:

    “...me llamo Miguel, de 32 años,... mi familia reside toda en Vigo.

    Le contare un poco por encima mi pasado y mi situación actual. Actualmente llebo pagados de carcel 15 años por delitos de robo, me explicare mejor.

    Cai en Vigo en el año 1982 con solamente 18 años recien cumplidos por dos robos alos cuales me condenaron a 8 años, de los cuales estube privado de Libertad sin salir hasta el año 1987 me dieron la condicional pero alos 38 dias de estar en libertad me volvierón a detener por un robo y una pistola, me condenarón a 7 años imedio mas 2 años de condicional, total 9 años imedio, a los 3 años me dieron mas permisos pero estaba tan enganchado en la carcel que al final no volvi quebrante esto fue en octubre de 1991, a los tres meses, osea el 27 de Enero de 1992 me cojieron y la policia me metio 6 bancos de los cuales fui condenado a casi 30 años sin haber nada de violencia simplemente coger el dinero y irme sin tocar a nadie ni un pelo.

    En el año 1994 me vi tan mal y vi la oportunidad y me fuge de la prisión de ..., sin violencia, serrando un barrote, pero alos 3 dias me cojieron, ahora ya hace de esto 2 años y para Enero de 1997 hace 5 años que quebrante el permiso, osea que me cuenta como dos quebrantamientos, como comprendera para esta jente soy una oveja negra, le cuento todo esto para que lo sepa por mi, le sigo contando y el motivo por el cual le escribo.

    Como le decia en un principio yo entre aquí con 18 años, todo vitalidad y juventud, sano como un toro en mi vida me habia picado, aquí dentro fue la primera vez que vi la “heroína” y la probe y para mallor desgracia en el año 87 me hice unos análisis y me dijeron que tenia el “sida” no ledi mucha importanca, pero he visto morir mucha gante y yo ahora en estos momentos tengo solamente 190 defensas y con la condena que tengo quiza nunca vuelva a estar en la calle y con mis padres, hermanos, etc por eso le escribo nunca recurri a nadie pidiendo alluda, pero veo que me estoy muriendo poco a poco y nadie se preocupa, aquí como note vean en una silla de ruedas no hacen ni caso y seria muy triste morirse aquí dentro, por unos robos de nada, no soy ningun asesino o psicopata simplemente Robaba para mantener el enganche el cual coji aquí centro, me volvieron un desgraciado envezde rehabilitarme me han vuelto peor, aunque soy una persona con bastantes sentimientos, aquí dentro tampoco tengo cosas de violencia, una pelea que otra pero nada mas.

    Dña Carmen le ruego que me allude a poder salir de aquí y poder estar con mi familia lo poco que me queda de vida, es Ud la unica Esperanza que me queda porque como le digo este jente no meda nada Ud digame lo que hace falta ó lo que hay que hacer para poder conseguir el art.92; yo pondre todo lo que estea en mi mano y alcance.

    La Dirección me la dio... que esta aquí conmigo en el Modulo, quiza para la semana se valla en libertad, esta esperan que venga del juez si quiere ponerse en contacto con mi madre la dirección es... Atentamente espero su contestación con impaciencia.”

    El arrepentimiento, los malos momentos, el desarraigo, la familia... Es Pedro desde el Centro Penitenciario de Bonxe en Lugo:

    “Sra-Mª Carmen:

    ...tengo que agradecerle todas las molestias que se toma por mi y no solo por mi pues es de agradecer que después de todo algien nos heche una mano...

    Save, yo se que meti la pata hace unos meses y lo reconozco y me arrepiento, pero usted sabe tambien, que la droga nos trajo aquí y, que es difícil no caer un dia con la tentación, cuando todos los dias estas rodeado de ella y biemdo movidas a tu alrededor a diario habiendo estado tanto años enganchado. Y siempre ai malos dias, dias de estar muy mal Carmen, física y sicoloficamente y sobre todo teniendo personas que quieres mas que a tu propia vida lejos de uno y sabiendo que hay problemas gordos por resolver y aí es donde se agradece la alluda que pueda uno recibir por pequeña que sea, y no es que uno, este engañando a nadie por detrás, sino que esto es duro y ai momentos que uno necesita olvidarse de todo. Y lla se que la droga no es el camino pero abeces uno piensa ni en lo que hace y cae en la tentación y con esto no quiero disculparme pero si pedirle perdon pues se que usted lo entiende sino no estaria haciendo lo que hace por nosotros...

    ...sabe si no ubiera metido la pata, estaria al final de esta pesadilla, con el 3º grado y apunto de salir en condicional, pero ocurrio y lo unico que puedo hacer es volver a llevarlo bien o mejor que antes, y ver si asi me dan otra oprtunidad y eso es lo que estoy haciendo, por eso le pido por favor que interceda por mi, pues entre que yo incluso voi mejor que al principio, y su alluda se puede hacer algo y no es que lo diga yo que voy bien, sino que yo creo qie el expediente y los funcionarios y el ver que sigo trabajando etc vamos que esta jente tiene que verlo. Por eso confio en que me dean la nota meritoria que pedi y con ella rehabilitar ese parte. Carmen consigame una plaza para tomar naltrasona en Cedro y hecheme una mano con el Subdirector y la junta haber si me piden el 3º grado para salir en condicional pues yo lla no se que hacer.

    Si me dan la nota meritoria reavilito este mes a mediados pues yo hable con un funcionario y me dijo que si pero no lo he buelto a ver asta oi haber si viene y le pregunto si me la propuso a la junta pues de momento no estoy seguro.

    Sabe dentro de un mes justo entro en condicional el dia 20 de Octubre y con fecha del 13 de septiembre me vino el 2º grado de nuevo y e decidido recurrirlo pues por eso no pierdo nada y haber si ai suerte pues entre que va y tal igual lla estoy reavilitado.

    Sabe lla estoy otra vez haciendo un cursillo, como ve yo no vajo la guardia y lo sigo llevando bien tengo buen trato con los funcionarios y con los presos y lo principal no pierdo las esperanzas de salir pronto y ponerme a tratamiento en cedro o lo que aga falta Carmen.

    Bueno le dego en sus manos haber si usted puede hacer algo yo le prometo que no volvere a defraudarla pues quiero salir y levantar mi vida junto a...y nuestro hijo.

    De todas formas gracias y que sea lo que Dios quiera”.

    Desde un centro de rehabilitación en Córdoba escribe Eva solicitando ayuda:

    “...Yo creía que me iba a costar adaptarme a esto pero lo estoy llevando bastante bien. ¡Gracias por tu ayuda!.

    Te quiero pedir un favor y es que intentes ayudar a mi hermana por favor. Tambien me gustaría que me escribieses y me dijeras que tal esta Jose pues aunque no podamos estar juntos yo me preocupo por el, y a mi madre no le puedo preguntar por el pues no quiee ni que piense en el y como comprenderas, es el padre de mi hija y quiero lo mejor para el. Si estas en contacto con el dale un beso de mi parte y dile que lo quiero y que siga adelante igual que lo hago yo, que piense en su hija que seguro que lo hace para que el día de mañana tenga unos padres como Dios manda y no unos yonquis de mierda.

    Bueno Mª Carmen te dejo pues tengo cosas que hacer y como tu ya sabras aquí el tiempo no se puede perder escribiendo pues tenemos muchas cosas que hacer.

    Un abrazo y un beso”.

    Salir del mundo de la droga, devolver la paz a la familia... deseos de Marta desde el Centro Penitenciario:

    “!Hola Carmen!

    Ante todo agradecerle tu presencia y sobre todo tu ayuda en el juicio, pues sin ella no habría podido librarme de la porrada de años que me pedían.

    Yo sé que quizá sea atreverme demasiado el pedirte que me vuelvas a ayudar, pero tú siempre me has demostrado tu apoyo y tu confianza para que pudiera exponerte mis dudas, problemas y peticiones poreso me atrevo a pedir tu ayuda.

    La cuestión es como verás que han traido para Avila y encima en artículo 10. Sé que ante esto será más difícil mi traslado para Galicia hasta que se me celebre el último juicio, poreso te pido que procures ayudarme a que me agilicen el proceso y me salga cuanto antes el dicho juicio, para así poder acabar con ellos y poderme empezar a crear las esperanzas y la ilusión de tener una facha de salida, pues mientras no tenga el último juicio no me pueden refundir las condenas y me conviene que lo hagan cuanto antes, pues estoy casi para cumplir la fecha para permiso y mientras no se celebre ese juicio me tendrán retenida sin permisos y sin salidas.

    Carmen no sé si estará en tu mano o a tu alcance pero sí es así trata de echarme una mano, pues lo único que pido es que me celebren el juicio cuanto antes, para que se agilice la condena y pueda disfrutar de los pocos beneficios que nos conceden en prisión.

    Recibe un Saludo y un beso muy grande de esta que intenta rehacer su vida fuera del mundo de la droga y compensar las amarguras que hice pasar a mi querida familia.”

    La droga destroza familias y rompe vínculos y, en un ambiente tan anormalizador como es la prisión, los vínculos se alteran aún más, lo que difícilmente facilitará la recuperación social del individuo, sobre todo cuando la misión de las rejas es el control social, evitar la fuga, controlar la vida del preso y librarle de responsabilidades.

    Para Alberto, preso en el Dueso -Cantabria-, existen dos deseos: un paquete de tabaco y poder abandonar la cárcel para curar su dependencia:

    “Estima: Señora Carme

    ..lo estoy pasando muy mal, pues me encuentro muy lejos y con probemas de salud, pues estube al vorde de la muerte, fue tanto lo que sufri, que llegué a cortarme el cuello, y los brazos y el estomago, de verdad, lo estoy pasando muy mal pero eso no es lo peor sí no que notengo ni para comprarme ún paquete de tabaco, y mí familia no quiere saber nada de mí, es muy triste ¿no cree?

    Bueno, Señora Carme, desearía me hiciesen un favor muy grande, y se trata de sí puede entre todas las madres, dejarme algo para el tabaco, es lo unico que desearía, y megustaria poder curarme de las malditas drogas, sí pudiera ir para un centro de rehabilitación, no me lo pensaba dos veces de verdad, quiero curarme de una vez por todas pues yo soy muy debil y no estoy con el animo ní con las personas adecuadas para dejar las drogas, y quiero curarme, creame por favor, pues no estoy dispuesto a pasar otra vez por eso necesito una alluda, pues yo soy toxicómano y deseo curarme de esta enfermedad.

    Señora Carme hecheme una mano que yo no vuelvo a depcecionarle se lo juro por mí vida.

    Me gustaría decirle que estoy bien, pero mentiría me encuentro muy lejos de los seres que quiero y hecho mucho de menos, pero creo que ellos a mí no me hechan mucho de menos, por que no tengo noticias de ellos, y eso ahun me encuentro peor. No se lo que hacer me pasan tantas y tantas cosas por la cabeza que tengo miedo de hacer cualquier tontería pues a mis 32 años de edadno me veo seguro de mí mismo, hecheme una mano, sí puede claro, ahora mismo no tengo mucho más que contarle...

    Sin más un hombre:

    Fdo: Alberto”.

    Intento de suicidio, sentimiento de abandono, ganas de recuperarse... Es Álvaro desde el Centro Penitenciario de Monterroso quien escribe:

    “...le comento que estube al borde de la muerte, y todo debido a que me quitaron la metadona, y lo pase tan mal que yo quería morirme, y de hecho me corte las venas de la garganta y de los brazos al igual que el estomago, de verdad, que sufrimiento pase y no quiero volver a pasar por eso, ya llevo 8 meses sin tocar la maldita droga, y pienso conseguir dejarla, solo necesito un poquito de alluda puesto que me gustaría poder ingresar en un centro de rehabilitación, porque ahora me veo capacitaado para dejar todo tipo de drogas, con una buena chica me es más que suficiente para estimularme, y no necesito cosas materiales, vivir la vida es de lo que se trata y no pasar por las humillaciones que yo pase, bueno, señora, Carme, no se pero sí pueden hecharme una mano en poder conseguir me una plaza pues sería mi ilusión poder demostrármelo amí mismo que con la edad que tengo ya es suficiente, no puedo seguir así sinó nunca llegare a tener nada, y yo deseo como cualquier hombre reacer mi vida, pues me metieron dos años de condena y llevo 8 meses así que me queda poco para salir a la calle, y de verdad, ahún hoy es el día que pienso que me metieron 2 años que estoy a punto de permiso, y no quiero tocar esa mierda para nada pues deseo ganarme a mi familia y demostrar que había tomado un camino equivocado. Solo le pido a Dios que me saque estas tentaciones de la cabeza, porque como me dijo mi madre en el hospital todo está en la cabeza, y creo que tiene parte de razón, no cree Señora Carme, así es que por favor no me abandonen y ayúdenme deseo curarme, tengo 33 años y no estoy para esos tratos, no me gustaría pasar otras vez por lo mismo, yo he nacido para ser feliz, y no para sufrir, eso es lo que me comento mi madre, y tiene toda la razón, no cree, voy aser fuerte de cabeza, espero conseguirlo.

    ...es mi mayor deseo, ser un hombre en todos los aspectos, pues tengo gente por la que ahún puedo luchar, y mi madre y hermanos son los primeros que quiero darles a demostrar que no puedo dejarlo sin alluda, pero lo que es por mi parte voy a poner toda la carne en el asador, no es así como se suele decir, ¡no!...Bueno Señora Carme, también le diré que ahora de ropa estoy bien, lo unico que me hace falta son unos tenis, puesto que estoy descalzo mí Nº 38 ó 39, pero eso sí pueden, sí no pues nada, bueno si entre todas las madres de la asociación contra la droga, pudiesen poner 25 pts para comprar mi paquete de tabaco de lo agradecería de todo corazón, puesto que estoy más tirado que las colillas, soy indigente total aunque nunca he recibido nada, todos me han abandonado por eso quiero salir de las drogas para tener las mismas oportunidades que cualquier hombre...”

    La droga está en la cárcel y su consumo puede llegar a ser un medio de adaptación a ese entorno hostil, una forma de evasión sin fuga, una oportunidad para superar la monotonía y la tensión reinante.

    Una micro-sociedad con código, “camellos”, “yonquis”, delatadores, años de celdas... ¿será el mejor ambiente para recuperar a estas personas?

    José Manuel, desde el Centro Penitenciario de Burgos:

    “Sra. Mary Carmen,

    Ojalá, que al recibo de la presente se encuentre super bien. No se si se acordara de mi pero hable con Ud. varias veces en el Juzgado de Vigo en el año 94 y 95, estoy en la prisión de Burgos y por la presente vengo a pedirle si me puede hacer el favor de interceder por mi en el Juzgado... estoy en prisión por varios delitos de Robo, por motivos de mi adición a la heroína que hace más de un año deje de consumir y confio en no volver a caer, en la cárcel hay y yo paso del tema, estuve en prisión en 1980 a 1993 salí en Condicional y me la revocaron por volver a delinquir, estoy cumpliendo la condicional y me condenaron a un total de 6 años más por tres causas nuevas, los más de 13 años que estuve en cuenta y ahora llevo más de dos años, he ganado recientemente un recurso en la Audiencia de Pontevedra que me abonan el año y medio que cumplí en condicional...tiempo cumplido en condicional y ahora en base al nuevo Código Penal, art. 93, prospero el recurso de Apelación en la Audiencia de Pontevedra, entonces más de 13 años preso, ahora más de 2 años y medio de Condicional a lo que hay que sumarle casi 6 años de redención suma un total de unos 23 años de cárcel cumplidos, en el escrito que le adjunto ha solicitado que me acumulen todas las causas y se me fije la pena máxima de 20 años que establece para casos como el mío, el art. 76 del nuevo Código Penal, mis delitos son todos de prisión menor, la acumulación a 20 años, supondría mi libertad, lo he pasado muy mal en la cárcel y he pasado la mayor parte de mi vida en la cárcel y como si todo fuera poco en cierta ocasión me dicen que soy positivo de sida y 17 meses después resulto que soy negativo, análisis posteriores confirman que soy negativo, le adjunto las copias...”

    Faltan comunidades terapéuticas donde los chavales puedan comenzar un nuevo estilo de vida, adquiriendo hábitos saludables, habilidades y responsabilidades que, en muchos casos, no han podido alcanzar en la calle. La carta de Ángel refleja ilusiones que desbordan optimismo y esperanza:

    “...me disculpo por el comportamiento que he tenido...estoi muy contento de haber venido para este sitio, porque me pueden enseñar bastantes cosas que yo es lo que quiero aprender. Bueno le voi a contar que no fue fácil los primeros veinte y tres dias, me lo pase muy mal no contaba de poder aguantar este rinmo es bastante duro mucho deporte y al principio no me fue nada fácil. Gracias al equipo que es de puta madre y me ayudaron bastante, y tambien los chicos y chicas que son de masiado le voi a contar que yo me he acomodado bastante bien lo que me ocurre que destar en los otros centros de dia que pasa me cuesta muchísimo pero lo estoi superando al partir del mes ya me sacaron al rio miño y tambien a la semana a seguir hasta playa america que fui con dos chicos mas y disfrutamos como crios es decir fenomenal, y sobre todo eso te despeja muchísimo y nuestro cuerpo lo agradece, y sobre lo que hacemos aquí, cantidad de cosas que me van air al pelo y mas cuando salga para seguir en el trabajo y estoi biendo todo lo que puedo por mi, le voi ha dar una buena noticia fui a buscar la analítica y me subieron veinticinco T4 mas y sobre lo del higado que estaba llendo al sitio engorde nueve quilos que me hacian falta... espero poder terminar el tratamiento, si no se presenta algun percance raro que no creo, por lo menos ya me pusieron a hacer algo de albañilería, estuve levantando un muro de hormigón y piedra que empezara un chico y se fue sindarlo terminado y entonces como de los veintiocho que somos solo sabia hacerlo yo me pregunto el equipo si yo me atrevería a hacerlo y me puse con el y salio todo demasiado y me felicito todo el equipo por lo bien que me quedo. Yo creo que llege en buena epoca porque cogi el aniversario y me dio bastante fuerza en ver a un par de vecinos que estuvieron liados bastante y ya llevan casi tres años sin consumir y que se encuentran demasiado, fue una experiencia que no olvidare tan pronto, nos lo hemos pasado muy bien tanto con los exinternos como en el equipo y decir que en el partido de fulbol hemos ganado y, hasta tuvimos un grupo de gaiteiros. Bueno y en la oche de San Juan que trajo muchos recuerdos porque hizo que nos dieran unas puñaladas en la fiesta de... Yo ese dia estuve bastante sentimental, pero a lo largo del dia se me fue levantando es decir lo supuse, ese dia nos acostamos bastante tarde en la hogera a contar chistes a cantar. Y ya hacia la tira de tiempo que no lo pasaba tan bien y, sin drogas, que fenomenal.

    Bueno Carmen el Domingo catorce es mi primera salida a comer aparte me coincide muy bien porque el sabado anterior esta mi hermano de cumple años y ya lo celebramos todos juntos. Carmen le voi a decir que tengo muchas ganas de terminar bien el tratamiento me gustaria verme fuera de toda esa porquería...”

    Muchos chavales son conscientes del esfuerzo que la Asociación MADRO hace para procurarles comida, alojamiento, hablar con los abogados y jueces, verles en prisión, buscarles centro... y saben también de la poca voluntad política que existe por apoyar a estas asociaciones y, por consiguiente, a los propios chavales; lo que hace sino aumentar el abandono que ha mamado en la escuela, en la familia y en la calle. Es Alberto quien escribe desde un centro:

    “...¿Qué tal en MADRO? Espero que bien, pues la labor que haceis es super importante, y os mereceis lo mejor y todo tipo de ayudas que espero que el ayuntamiento os las concedas

    Bueno, agradecerte todo y espero verte en marzo; perdona por no escribirte antes pero el tiempo es poco y el cansancio mucho.

    Recibe un beso y mucha suerte...”

    En parecidos términos escribe Ana desde el Centro Remar:

    “Hola Carmen y C.I.A:

    ¿Cómo os encontrais? Espero que bien, y en especial tú Carmen, pues he hablado con mi madre y me dijo que tenías la oficina cerrada; ¿os ha pasado algo?¿Habeis cerrado la ofifina?...yo aquí mas o menos, pues me quede sola de conductoras y desde las 7.00 h. No paro en todo el dia; pero lo voy llevando.

    ¿Qué tal llevais lo de MADRO?¿Seguís adelante? Espero que sí, pues haceis una labor muy importante; yo espero en diciembre a ir a casa; por cierto, estuve en Semana Santa 3 días, pero me fui para el pueblo pues estaba muy reciente y tenia miedo; pero ya estoy bien y preparada para empezar de nuevo

    ...me cuesta dejar de fumar y de seguir algunas normas, pues no podemos ver la tele, no podremos salir, pues a los domingos vamos al culto y al salir para casa toda la tarde y es un agobio, asi a todo ya te contaré pues en la casa que estamos ahora hay ratones, no hay agua; y algunas cosas más pero lo importante es lo de los ratones, pues de un asco...

    Aparte darte las gracias por todo lo que has hecho por mi, pues mi madre se ha quedado más tranquila; por cierto ¿has conocido a mi padre? te pediria un ultimo favor que si puedes que hables con él...

    Me han preguntado bastante por ti y hablando maravillas; y a mi no me queda o tra cosa que confirmar lo que dicen pues es la verdad, pues la atención con que me has tratado sin conocerme de nada no lo hace todo el mundo.

    Bueno carmen, por ésta nada más si hablas con mis padres diles que estoy bien y aparte ya he engordado 4 kg.

    Recibe una beso de mi parte y que tengas suerte, pues la mereces.

    Haz el favor dale la medalla que te mando a mi madre, pues haste eso me sacan. Un beso.”

    La cárcel es un mundo aparte, donde se lucha por sobrevivir a una sensación de ansiedad y vacío. Por eso la “comunicación” con alguien del exterior o saber que se preocupan, proporciona al preso unos leves hazes de esperanza:

    “Hola Mari Carmen:

    Espero que alrecibo de la presente te encuentres bien de salud: quedando la mia bien pero muy defraudado.

    Mari te escribo esta segunda carta para decirte que me gustaria me vinieseisa visitar pero me supomgo que estaras liada, aparte de que ya eres un poco mayor. Mary te pido por fabor me mandes a alguien de la asociación a visitarme, pues quiero mandarle unos recados para ti, haber si puedes concederme esto que te pido...

    ...te pido por fabor que le digas a mi mujer que yo la perdono pero que ella me perdone...

    Mari estoy aquí sin tabaco si calzado sin ropa interior etc etc.

    Estoy tan desesperado que no se que hacer con el resto de mi vida.”

    Condena tras condena y deseos de cambiar de vida. Algunos lo consiguen y otros se quedan en el intento, porque modificar las circunstancias de la vida cuando está llena de fatalismos es un hándicap que va dificultar el éxito de cualquier intervención.

    Es ahora Andrés quien escribe desde un centro penitenciario:

    “...Yo aquí estoy de nuevo en Monterroso y le escribo para decirle que aun no me a vajado el fallo y para que vea que no me olvido de usted y de la alluda que me a dado y yo no le supe coger pero usted sabe como es este mundillo de la droga que hasta que no nos vemos en la carcel no nos damos cuenta de lo que hacemos, pero la vida es asi o la queremos hacer nosotros asi, es lo que hay y lo que me queda es pagar mi condena y el dia de mañana cuado salga no volver a tropezar con la misma piedra.

    ...llevo 11 meses y no tengo ningun parte, tengo mi destino en el modulo voy a la escuela y voy al taller de marquetería, yo me estoy buscando mi libertad yo quiero salir de aquí lo antes posible y empezar una nueva vida se que me sera difícil pero lo intentare.

    Le dire que por ahora no quiero ir para ningun centro pues no me queda mucho para salir de permiso y aquí estoy redimiendo lo máximo que son 45 dias por trimestre y en un centro tengo que ir a pulso si son 6 años los 6 años que me tengo que echar alli y yo se que un dia si estoy en el centro me da un arrebato y llevo 2 años y me escapo ese tiempo que estube no me vale de nada, espero que me entienda yo le agradezco de corazon que me quiera quitar y por otra parte quiero que este tiempo que este aquí me valga de escarmiento para cuando salga saber lo vonita que es la vida y como no la libertad.

    Espero que si usted tiene un poco de tiempo libre me escriba unas letras y yo le prometo que le contestare vale...

    Aun no me ha bajado la sentencia cuando vaje ya le escribo para decirselo aunque ya la se que fue de conformidad me quedo en 6 años y 2 dias.”

    Intentar normalizar la vida, buscar alternativas a la prisión, alcanzar otras metas fuera de la droga; ese es el interés de Jose Carlos, preso por robo y por droga, todo entremezclado:

    “...por la presente vengo a solicitarle ayuda para integrarme en la unidad de dia, o a un centro en el que me ayuden para dejar la droga, porque estoy cansado de hacer sufrir a mi familia y de estar en la cárcel por la droga. Estuve, por causa de la droga, por unos robos a unos pisos desde el 13 de Mayo de 1980 hasta el 20 de Agosto de 1993 en prisión. Ahora he vuelto a prisión el 21 de Febrero de 1995 por un robo frustrado, estoy por el juzgado de instrucción..., escribí al juez solicitando la libertad provisional, pero no recibí respuesta, le adjunto la copia del escrito que envié donde estoy dispuesto a someterme a análisis semanales para demostrar mi abandono a la droga, pero necesito una oportunidad o ayuda para conseguirlo, por ello le escribo a Vd. y de pido que por favor me ayude a salir de la cárcel, sinceramente, no le voy a defraudar...

    A la espera de sus noticias le saluda y desde mi humilde posición me permita felicitarle por la maravillosa labor de Vd. y la asociación estan realizando por los jóvenes toxicómanos.

    Le saluda con afecto.”

    En parecidos términos Adrián, desde la prisión de Vigo, desea una nueva vida. Pero faltan recursos en la cárcel -también pedagógicos- para que realmente se convierta en un lugar de rehabilitación:

    “¡Hola querida carmen! en primer lugar desear que gozeis de buena salud toda la familia y en segundo lugar, agradecerte lo que has hecho estas haciendo, y seguiras haciendo por mi,... te quiero decir que yo te llamé para entregarme voluntariamente y que ya lo hablamos decidido yendo al juez directamente y dependiendo de lo que el determinase, pues mi entrega voluntaria e ingreso en prisión sin pasar por comisaria, directamente del juzgado o contigo personalmente, lo que ya habiamos hablado, recuerdas,¿no? pero me encontre con un coche de la policia judicial y reconoci a uno que me habia detenido el año anterior por lo de los atracos, y paré el coche en la calle... y me entregué sin mas a ellos poniéndolos en conocimiento de mi situación de busca, captura e ingreso en prisión...

    ...sueño con que llegue ese dia tanto como con el de mi libertad y voy a poner todo mi empeño y todo lo que este en mi mano y más para que asi sea, eso es lo que ahora mismo siento y me dicta mi corazón y mi mente, el tiempo que me tiré aquí, 7 meses y los 4 meses y 10 dia de alborada me an servido para aprender con la gente bien vista, eso voy a hacer y en cuanto este bien físicamente, hare deporte como hacia en alborada, ahí era obligatorio aquí me obligaré yo, lo tengo muy claro y lo voy a conseguir con mi empeño, vuestro apoyo y la ayuda de Dios que yo en mi vida lotengo muy presente y todos los dias me comunico con el...”

    La carta de Miguel desde la prisión de Vigo es una petición bastante frecuente de quien está olvidado y solo. Superar la cárcel y mirar hacia delante, desnudo y descalzo, es una perspectiva desoladora para sentirse valorado y ser “alguien” en una sociedad despersonalizante:

    “...el motivo de estas letras son para pedirle un ultimo favor, y se trata si tiene alguna ropa por hay que me pueda serbir a mi, o algun calzado pues del numero 38, o 39, se lo agradezco de todo corazon, por que señora carme, estoy aquí en prisión y nadie me viene a ver ni a traerme un simple pantalón, y es por eso que me veo tan necesitado que no tuve más remedio que acudir a usted, y le pido perdón por el atrevimiento que le hecho al escribirle pidiéndole estas cosas tan necesitadas por mi, pero si le escriboa usted, es por que se que tiene un almacen de ropa que le van dando, bueno, por otra parte le pido que tenga consideración de este muchacho que se encuentra desesperado, y que no tengo que poner ni calzar.

    De verdad, señora carme el favor mas grande que podian hacerme seria esé, para pasar el frio y la campaña...”.

    No quisiera terminar este capítulo sin dejar constancia de la siguiente carta que nos da una visión de cómo es la prisión desde dentro.

    Un “chavolo” sin intimidad, hacinamiento físico y psicológico; días, meses, años de apatía, sin motivaciones ni oportunidades para la participación; “comerse el coco” continuamente, desconfianza, agresividad, indiferencia afectiva, necesidad de ser aceptado, tráfico de drogas, prostitución, hepatitis, sida, rejas, paseos, ansiedad y muros que separan dos sociedades bien distintas...

    “En la última comunicación que tuve con mis padres, me han dicho que te escribiera, aprovecho la ocasión para hacerlo y que de paso os entereis de primera mano cómo es realmente (la prisión de)... vista desde dentro.

    Yo personalmente, he sufrido mucho desde el día de mi ingreso en prisión, sobre todo por la situación en la cual estaba pasando en ese momento de mi vida. Dependia de las drogas y me acababa de dejar la mujer, como tu sabes.

    A lo largo de mi condena, he ido progresando, lentamente pero seguro, tuve tres grandes problemas contra los que luchar, tres cosas que me amargaron durante mucho tiempo.

    El primero fue las drogas, entre con la idea de desenganchar, pero no lo tenia muy claro el que ahí fuera a lograrlo. Poco a poco a base de guerra de voluntad, iba pasando los dias sin consumir nada, pero tambien en mi iba creciendo un miedo terrible a la calle, pues no veia con seguridad total el que al salir siguiera ese camino. Pero gracias a Dios, a base de enfrentarme a todos los problemas que en este tiempo me surgieron, sin evadirme de ellos de forma artificial y hacerlo yo solo, sin el apoyo de nadie, me ha enseñado que mientras hay vida hay esperanza, que todos los reveses de la vida, con moral se pueden superar sin necesidad de evadirse con drogas, que la vida es muy bonita si se sabe vivir sanamente y sobre todo que la droga solo conduce a la perdición, a la carcel, a la perdida de personalidad, de tus seres mas queridos, a la destrucción de mi vida y final e irremediablemente a la muerte. Por eso hoy, y cada dia que pasa, la alegria de haber conseguido romper esa cadena, es mayor y las ganas de vivir, de comenzar una nueva vida, con mis padres, con mi hijo, y si fuera posible con mi mujer, son tambien mayores.

    Quiero que la sociedad me de una oportunidad para ser feliz. Me he pasado varios años en el infierno, sin saber lo que hacia, sin esperanzas de poder salir de el. Ahora que lo he conseguido, nada en el mundo me hara volver a ser. Se que no puedo bajar la guardia, pues la curación total lleva mucho tiempo, pero se que estoy en el buen camino, que en el camino tendré que superar obstáculos, pero lograre superarlos, como he hecho aquí asta ahora, pues tengo una hija preciosa que se merece un padre mejor que el que tuvo asta ahora, una familia que siempre lucho por mi y que nunca, ni en los peores momentos, me abandono y toda una vida por delante, llena de esperanza.

    Por todo eso, estoy dispuesto a seguir luchando y demostrar a todos los que han confiado en mi, que no se equivocaron.

    Tengo que reconocer que, a un que, lo he pasado muy mal en la carcel me hacia falta tener esta experiencia tan amarga, para darme cuenta de mi equivocación y saber apreciar lo buena que es una vida si se sabe disfrutar de una buena familia, de un trabajo y de lo bonito que es salir a pasear con tu hija y seres queridos, sin mas preocupación que la de trabajar con amor apara sacarlos adelante y hacerlos feliz. Me queda pendiente el asunto de mi mujer, pero ella vera que yo he cambiado y si a un me quiere, volvera, si no, ella se lo pierde, mujeres hay muchas. El tiempo lo dira, mi mayor preocupación ahora, es tirar para adelante y enterrar para siempre el pasado y que no se vuelva a repetir, demostrar a todo el mundo que de las drogas se puede salir si uno quiere realmente, es difícil, pero no imposible.

    En lo que respeta a la carcel, es el peor castigo que hay, no se lo deseo a nadie y menos a un pobre drogadicto, que es un enfermo que necesita apoyo, amor y un buen ambiente para curarlo, en la carcel no hay. La carcel de ..., es realmente mala; hay drogas por todos los lados, las instalaciones son deprimentes, ahí se vive como animales. No hay la mas minima intimidad. Los que ahí hay, no son precisamente angelitos, pero son personas y se deberían tratar como a tales, no como animales. La higiene es nula y la comida escasa y mala. Tiene una escasez total de puestos de trabajo y talleres, por lo que la mayoria de los presos se pasan el dia sin hacer nada cosa que influye mucho en el carácter.

    La prisión de..., en lo que es instalaciones es mucho mejor, al menos en el modulo 4, que es el que conozco. En cuestion de drogas, en este modulo no parece haber mucho, tampoco yo me preocupo lo mas minimo de enterarme si alguien vende o no, por eso y no puedo asegurar nada, pero si las hay, al menos o es tan descarado como en..., que te las pasaban por delante de las narices a un que no las buscaras.

    Talleres y puestos de trabajo hay mas tambien, pero no los suficientes. El ambiente es este modulo, es aceptable.

    Lo que es realmente asqueroso es que estoy metido entre violadores y asesinos, que son el 90% de los presos de este modulo, Los hay que cometieron autenticas barbaridades y la mayoria tienen condenas superiores a los veinte años. No deberían juntar a chicos con una condena de 5 ó 6 meses, por ser drogadicto y haber hecho un par de robos pequeños, con gente de semejante calaña.

    En lo que es el equipo de tratamiento, es lo peor que he visto, mucho peor que el de... Aquí no te hacen puto caso, solo hay 1 educador para todo el modulo y solo viene 1 vez a la semana, si es que viene. Cuando lo hace, es con prisas y no atiende mas que a 3 ó 4 internos. La sicóloga, asistente social y etc. No se si habra, yo nunca los he visto, A tu amigo el subdirector de tratamiento, he pedido por instancias 3 ó 4 veces estar con el, pero ni caso. Los permisos son casi imposibles de conseguir, si lo hacen. Muy mal.

    Nada más, te doy las gracias por tu ayuda e interes, ahora solo me quedan un mes y pico, si no sucede nada raro, como los 3 meses de p..., por eso os pido que no me dejeis las cosas de mano, por si las moscas.

    Si quieres leer esto en la asociación, para que le pueda servir a alguien, hazlo. Decir a las madres que pasen por la situación de la mia, que no desesperen y que luchen siempre por sus hijos, que si salen, merece la pena todo el esfuerzo que se haga.

    Decir tambien que los chicos con problemas de este tipo necesitan amor y comprensión y un sitio adecuado a sus necesidades y que no es precisamente la cárcel. Aquí quien sale del problema, sale mucho mas fuerte pero para la mayoria esto es su perdicion total”.

  • EPÍLOGO

  • Quisiera proponer, a modo de conclusión, algunas medidas encaminadas a la prevención en el ámbito comunitario y que corresponde a los poderes públicos su mejora o puesta en marcha si de verdad se quieren superar las buenas intenciones pero que no llegan al fondo del problema. Por eso es preciso, de una vez por todas, emprender acciones encaminadas a la creación y potenciación de recursos en el entorno más próximo, el barrio y la ciudad:

  • Creación de escuelas-taller y otras alternativas de promoción del empleo juvenil como alternativa a la desocupación laboral y a la carencia de formación que posibilite a los jóvenes obtener la cualificación profesional necesaria para desarrollar una actividad profesional que les garantice su integración social y laboral.

  • La desocupación laboral que sufre un porcentaje, cada vez más elevado de jóvenes, se está convirtiendo en un auténtico síntoma de inadaptación y conflicto social. Los jóvenes, al carecer de trabajo. de solvencia económica, de vivienda,... se les coarta su posibilidad de emancipación y se les condena a padecer la llamada “adolescencia prolongada”.

    El modelo de crecimiento de las dos últimas décadas se ha orientado hacia la corrosión del empleo: ampliación de las posibilidades de despido justificado, flexibilización del empleo a través de contratos temporales, deterioro general de las condiciones de trabajo y fuerte aumento de la economía sumergida. Así se inaugura una nueva realidad del mercado de trabajo que define una realidad plural que no beneficia a los jóvenes menos favorecidos.

    Una política de empleo con perspectivas de futuro debe ocuparse prioritariamente de los jóvenes, fomentando su contratación mediante una serie de medidas que vayan orientadas a la creación de puestos de trabajo. Una alternativa laboral que aporte la necesaria cualificación técnica como mecanismo adaptativo y socializado que integre a los jóvenes en la sociedad normalizada va a mejorar considerablemente el bienestar de la sociedad en general.

    Las escuelas-taller se constituyen en una alternativa válida para la integración e inserción profesional de jóvenes en paro, proporcionándoles formación, práctica y experiencia en trabajos reales que les puede posibilitar una salida laboral como asalariados, autónomos o cooperativistas.

  • Una mayor incidencia en los programas preventivos de las entidades de base en la promoción de una mejor calidad de vida y en la paliación de problemáticas asociadas a carencias educativas, sociales y económicas como pueden ser las drogas, conductas delictivas, etc.

  • Una intervención preventiva exigirá políticas integrales que se expresen en programas globales orientados a toda la población en general y no sólo a los inadaptados y marginados.

  • Aumento de las partidas presupuestarias estatales a los ámbitos de sanidad, asuntos sociales, juventud, educación y trabajo.

  • Consideramos prioritario un incremento sustancial de los presupuestos dirigidos a promocionar estos ámbitos de actuación como una medida democrática para equilibrar las diferencias abismales entre las diferentes capas sociales.

  • Necesidad de un reparto justo de las subvenciones a todas las entidades sociales, consensuando criterios y mejorando así la atención a los distintos colectivos.

  • Requerimos se valoren en su justa medida todas las iniciativas bajo los mismos criterios de intervención y necesidad, sin “partidismos” ni “amiguismos”.

  • Potenciación y apoyo a los Programas de Intervención en Medio Abierto con Educadores de Calle en los barrios más marginales, cuya misión es la recuperación y la inserción social de niños y jóvenes fuera de la institución escolar o reformatoria, actuando dentro del contexto social del barrio.

  • A través de la intervención en medio abierto, los educadores pretenden que los chavales tomen conciencia de una problemática que no sólo les afecta a ellos y que las soluciones y respuestas deben ser compartidas, basándose en actividades educativas, con el fin de que adquieran sentido de responsabilidad, solidaridad y convivencia, facilitándoles los medios necesarios y atendiendo sus demandas, además de ser un punto de conexión entre los jóvenes inadaptados en la comunidad.

  • Promover la iniciativa y participación de los jóvenes y entidades juveniles en la realidad social del país potenciando las asociaciones juveniles y prestadoras de servicios a la juventud, dotándolas de locales, infraestructuras y medios económicos para desarrollar sus actividades de tiempo libre, sociales, educativas, etc.

  • Un proyecto de acción social en el campo juvenil tiene que ser una oferta de servicios, un proceso educativo y además ha de formar parte y ser él mismo un instrumento y una experiencia de lucha contra las causas estructurales y las condiciones de vida que generan marginación.

    Es absolutamente necesario que los procesos de acción social en el ámbito de la juventud estén insertos en el tejido social, respondan a las necesidades de nuevas formas de vida y se diseñen y ejecuten en coordinación con los grupos sociales que estén presentes en la lucha por la mejora de estas condiciones de vida. El asociacionismo es el mejor instrumento para canalizar las inquietudes y aspiraciones juveniles e introducirlas en la vida social, política y cultural, de forma que su opinión sea tenida en cuenta.

  • Promoción de Programas Educativos de Carácter no Formal.

  • Todas las iniciativas educativas que se enmarcan dentro del espacio de la educación no formal e informal que estén orientadas a la atención de la infancia y adolescencia u otros colectivos deben estar perfectamente insertadas dentro de una política social y educativa que intervengan con estos colectivos y que pretenda dar una respuesta más adecuada a esta realidad.

    En esta línea que prestar atención a los programas de promoción infantil, de atención a la infancia en situación de riesgo, programas de intervención en medio abierto, iniciativas educativas de distintos colectivos en el tiempo libre, programas comunitarios, programas de prevención de la delincuencia, de educación para la convivencia y la solidaridad, etc.

    La educación debe trasvasar los ámbitos tradicionales de intervención para recuperar otros espacios de relación con una clara intencionalidad educativa que responda más eficazmente a la manera de pensar, sentir y relacionarse que tiene el individuo.

  • Apoyo a la creación de estructuras de tiempo libre educativo. Es preciso potenciar en los barrios, y no sólo de la periferia, lugares de encuentro para los más jóvenes tales como Casas de la Juventud, ludotecas, Centros de Información Juvenil, asociaciones deportivas y juveniles y otras alternativas al uso consumista del tiempo de ocio.

  • La educación no formal resalta la importancia de muchos elementos que son claves en el proceso de socialización que se encuentran fuera del espacio académico, de los espacios tradicionales de formación.

    Hoy en día ya no cabe duda de que cualquier proceso educativo y/o pedagógico debe establecer una interacción con el entorno, insertándose en un proceso más global de dinamización sociocultural. Para que esta realidad cobre vida es necesario que los planteamientos políticos se orienten también a cubrir otros espacios no formales que respondan a la realidad multifactorial que caracteriza a los jóvenes. Para ello deberá existir un mayor esfuerzo de coordinación entre los diferentes ministerios competentes, consejerías, concejalías y diputaciones.

  • Es preciso un reconocimiento político de la tarea social de las entidades de lucha contra la droga y de carácter social, fomentando la desgravación fiscal a las empresas para que les apoyen económicamente para la consecución de sus fines.

  • Las administraciones públicas deberán arbitrar mecanismos logísticos de potenciación de estas entidades, tanto a nivel de recursos como de infraestructuras, lo que redundará muy positivamente en la inserción de los jóvenes drogodependientes y en la calidad de vida de muchos colectivos y personas que, hoy por hoy, tienen vetado su acceso a la vida social y económica del país.

  • Creación de medidas y Centros Alternativos a la Prisión -vigilancia en medio abierto, pisos, comunidades,... -.

  • Nuevas intervenciones educativas socializadoras pretenden unificar los conceptos de medio abierto, educación, control y responsabilidad en el propio entorno, huyendo del carácter coercitivo, y constituyéndose en un instrumento válido para facilitar el desarrollo e integración social del infractor, razón por la que la ejecución práctica de las medidas se deberá basar en proyectos de acción educativa e individualizados.

  • Dotación de más recursos al tratamiento y reinserción de los drogodependientes y la creación de centros de tratamiento públicos.

  • La administración pública debe asumir la problemática de las drogodependencias como un conflicto sociosanitario que afecta a un número cada vez mayor de jóvenes y familias y, en consecuencia, a la sociedad en general. Es compromiso imprescindible en la responsabilidad que tienen como dirigentes políticos dar una respuesta real y ajustada al momento, invirtiendo más medios económicos en la prevención, tratamiento y reinserción de los drogodependientes.

    Un porcentaje elevado de fracaso en esta materia compete a la administración pública que coarta con su restricción presupuestaria y su limitación de servicios públicos especializados el tratamiento y recuperación del enfermo drogodependiente.

    MADRES CONTRA LA DROGA

    50