Madame Bovary; Gustave Flaubert

Literatura universal del siglo XIX. Narrativa (novela) realista. Crítica al Romanticismo. Alienación

  • Enviado por: Marthuky
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

Alineación del Sujeto Romántico en la Sociedad Industrial

Personajes de la novela:

Madame Dubuc, Heloïse: era la viuda del escribano Dubuc. Madame Bovary madre decidió casar a su hijo con ella porque esta sería la única forma de que él pudiese ser reconocido como un buen medico. Charles no la quería, este matrimonio se fundó solo como fruto de intereses.

“ La verdad es que madame Dubuc era fea, seca como un matojo de aliaga y con más sarpullido que la primavera”

“ Charles a través de este matrimonio lograría un ascenso de condición, había imaginado que gozaría de mayor libertad y podría disponer de su persona y de su dinero”

Monsineur Bovary, Charles: Hijo de madame Bovary. Era un hombre sencillo y bueno. Tras la muerte de su primera mujer (un matrimonio de conveniencia) se volvió a casar, pero esta vez por amor. Su mujer fue Emma. De este matrimonio fue fruto su hija Berthe.

“Charles la llamaba esposa mía, la tuteaba, la buscaba por todas partes, preguntaba por ella a todo el mundo y a ratos la llevaba a los corrales, donde se podía ver desde lejos como la abrazaba por la cintura y continuaba andando medio reclinado sobre ella y aplastándole con la cabeza los bordados del corpiño”

En poco tiempo su madre y Emma comenzaron a tener diferencias. Charles no sabia por quien decantarse:

“A su madre la respetaba, pero a su mujer la quería sin limites y aunque tenia por infalibles los juicios de la primera, a la otra la encontraba irreprochable”

Charles estaba profundamente enamorado de ella:

“ Su mundo terminaba al final de las faldas de Emma”

“ La observaba cuando ella dormía dulcemente”

“ Lo daría todo por ella y sería capaz de realizar cualquier cosa para verla tan solo sonreír”

y mientras ella le aborrecía a él:

“Emma se preguntaba porque no podía querer a Charles como amaba a Rodolphe”

Monsineur Roault: Padre de Emma, viudo. Vivía en una granja en Les Bertaux.

“Un hombre pequeño y rechonchete como de unos cincuenta años, de piel blanca y ojos azules, con grandes entradas de calva y llevaba pendientes”

Madame Bovary (madre): Era la madre de Charles. Una mujer muy severa y que continuamente tenia que estar pendiente de la vida de su hijo. Estaba casada con Monsineur Bovary.

“ A Madame Bovary no le bastaba con haber criado a su hijo, haberle dado la carrera de medicina y haberle encontrado un sitio para que ejerciera. También tenia que buscarle esposa.”

Llego un momento en que comenzó a tener celos de su nuera:

“... actualmente el amor de Charles por Emma lo sentía como una traición a la ternura que le debía a ella, como una invasión al territorio que le pertenecía.”

Madame Bovary, Emma: Era la hija de Rouault. Una chica que vivía en una granja. Huérfana de madre tuvo que aprender a llevar su casa. Fue educada en el convento de las ursulinas. Haba recibido una buena educación. Al conocer a charles creía estar enamorada de él por eso acepto su propuesta de matrimonio. Emma se arrepentía a menudo de haber tomado esa decisión:

“¡Ay señor!, para que habré tomado yo la decisión de casarme”

En un principio Charles la describe como una mujer poco proporcionada, pero con una belleza interna:

“ Sus manos no eran bonitas ni quizá lo bastante blancas y tenia las falanges de sus dedos un poco descarnadas, pero sus uñas eran como brillantes de punta fina y las llevaba cortadas en forma de almendra”

“Era demasiado alta y no poseía la suficiente suavidad en la inflexión de sus contornos. Lo más bonito que tenia eran sus ojos (...) “

A medida que transcurre la novela él esta más enamorado de ella mientras ella se hunde por dentro.

“Si Charles la hubiese querido hubiese sospechado algo, si su mirada hubiese venido aunque solo sea una vez, al encuentro de su pensamiento (...) “

“ Las conversaciones de Charles eran planas como la acera de la calle”

Viuda de Lefrançois: La patrona de la fonda. Tenia como negocio El León de Oro.

León Dupuis: Hombre intelectual residente en Yonville. Al conocer a Emma se enamoro profundamente de ella, pero poco a poco al intentar aproximarse más se dio cuenta de la frialdad que ella mostraba.

“ Cuanto más lejos se veía de ella más cuenta se daba de lo que le amaba”

Ella le quería, pero no estaría bien visto una relación entre ellos. La sociedad en este caso fue más fuerte que sus sentimientos:

“ Ella se maldecía al haberse prohibido amar a León”

Rodolphe: un hombre apuesto y rico. Conoció a Emma al asistir a la consulta de su marido. Terminaron por ser amantes, Emma se enamoro profundamente de él a pesar de que él termina abandonándola cuando estaban a punto de fugarse. Tanto le quería que pasado muchos años fue a su casa a pedirle un préstamo cuando le dijo:

“Yo en cambio te habría dado todo lo que tuviera, yodo lo habría vendido por ti, me habría puesto a trabajar o habría salido a pedir limosna por los caminos, tan solo para ver una sonrisa de tus labios para oírte decir gracias”

En esta novela hay muchos más personajes: Justín, Felicitè, el matrimonio Homais, Voufrylard, Canivet, Lariviere, Tuvache, etc.

Novela:

Charles es un estudiante que tras terminar su carrera de medicina contrae matrimonio con una viuda rica. Charles ejercía como medico en Tostes. Una noche tuvo que acudirá una granja en Les Bertaux para sanar a Rouault. Fue en esta visita donde conoció a su hija Emma.

Su mujer celosa le pidió que no regresase más por allí, él por no enfadarse con su mujer asintió.

El notario de Heloïse se fugo dejándole con muchas hipotecas. Al enterarse esta le dio un vomito de sangre y murió. Charles quedo viudo.

Un día de repente Rouault le hizo una visita, el poco a poco fue superando la muerte de su mujer, porque aunque no la amaba le había cogido un gran cariño.

De nuevo empezó a frecuentar la granja y a enamorarse de Emma. Ella había recibido una educación exquisita, desde los trece años estuvo en un convento. A la muerte de su madre se sumió en tal tristeza que su padre se vio obligado a sacarla de allí. Cada vez se sentía más vacía, nada la llenaba. Fue entonces cuando conoció a Charles, creía estar enamorada de él por lo que decidió aceptar su oferta de matrimonio.

Tras la boda el matrimonio comenzó su nueva vida en Tostes.

Madame Bovary cada vez estaba más distante interiormente del amor que le procesaba su marido. Mientras él se reprochaba el no poder quererla más, no estar más enamorado de ella.

Un día fueron invitados a un baile, Emma vivió este día con gran ilusión. Un hombre la saco a bailar un vals, Ella no sabía, pero acepto. Parecía estar atraída por ese hombre (Vizconde).

Regresaron a Tostes, para Emma algo había cambiado interiormente no hacia más que pensar en la diferencia de clases que existía entre los asistentes a ese baile y ellos. Emma aspiraba a que su apellido (Bovary) se convirtiese en famoso, que todos lo conociesen, quería ser famosa por toda Francia. El inconveniente que apareció fue su marido: Él carecía de interés, no tenia ambiciones. Esta fue una de las cosas que más molesto a Emma de su marido.

Emma perdió sus modales y comenzó a engordar. Como mujer deseaba vivir cosas nuevas, no le gustaba estar en casa sola, se sentía abandonada. Los años fueron pasando y este sentimiento de abandono se transformo en una enfermedad. Charles decidió cambiar de domicilio. Se mudaron a Yonville a primeros de Marzo, cuando madame Bovary ya estaba embarazada.

Nació su hija y la llamaron Berthe.

Transcurrieron los días y Emma cada vez pasaba más tiempo en compañía de León. Se habían enamorado. León la intento cortejar sutilmente pero al ver la frialdad de sus respuestas y las pocas oportunidades que le ofrecía decidió irse a vivir a París.

Al poco tiempo conoció a Rodolphe. A los dos meses de conocerse él le declaro que estaba profundamente enamorado de ella. Emma comenzó con clases de equitación junto con Rodolphe. En cierta ocasión el se intento acercar

demasiado cuando lo Emma intento detener. Todo paso muy rápido:

“Ella echó hacia atrás el cuello blanco, así desfallecida y llorosa, se tapo la cara con las manos y se entrego a él ”

Para ella esto supuso un cambio extremo: un antes y un después en su vida.

Cada vez Emma se comportaba de una forma más caprichosa, en un momento le podían entrar ganas de hacer o ver a alguien y lo dejaba todo.

Cuando Charles salía pronto de casa ella iba a Huchette, pueblo donde vivía su amante.

Emma ya desesperada con la vida que llevaba junto a Charles pidió a Rodolphe que se fugaran. Al principio la tomo a broma, pero por la persistencia de ella termino accediendo. Fijaron la fecha para el 4 de Septiembre.

Llego el día esperado y Emma recibió una carta en la que Rodolphe se disculpaba:

“ Animo Emma tienes que ser valiente, yo no estoy dispuesto a hacer de ti una desgraciada para toda la vida. ¿Te has parado a pensar en el alcance de tu decisión? ¿Te das cuenta ángel mío, del abismo a que pensaba arrastrarte? ¿ A que no? (...) Cuando recibas estas penosas líneas yo ya estaré muy lejos, porque he decidido partir para evitar le tentación de volver a verte. No puedo permitirme ser débil. Tal vez cuando vuelva algún día ya haya pasado mucho tiempo y podamos volver a encontrarnos y recordar serenamente nuestro viejo amor.”

Estas fueron las ultimas líneas que ella pudo saber acerca de su amor. Emma cayó enferma y poco a poco se le fue olvidando el recuerdo de su amado Rodolphe. Charles tuvo que cuidarla de esta grave enfermedad por lo que descuido mucho su consulta, iniciando una época de endeudamiento. Cuando Emma se recupero su marido la llevo a Rouen. Se estrenaba una obra de teatro. Allí se encontró con León, al volver a verle ella parecía una mujer diferente. Intentaba recordar aquella noche cuando despidieron.

León hablo con Charles y le ofreció a Emma que pasase tres días más con él porque la misma compañía de teatro actuaría al día siguiente.

Charles la animo y ella termino cediendo.

Al día siguiente León se declaro. Emma volvió a Yonville, al llegar le dieron la noticia de que el padre de Charles había muerto. Para arreglar los papeles del testamento tuvo que acudir a ver de nuevo a León. Madame Bovery paso con él (Con la excusa de los papeles) tres días. Se convirtieron en amantes.

Cada Jueves ellos se encontraban en un hotel de Rouen. Emma le había hecho creer a su marido que asistía a clases de piano.

Cada vez su relación la tenían que tapar con más mentiras. En una ocasión Lheureux les vio salir y a los tres días se presento en casa de los Bovary haciéndole chantaje a Emma.

Los Bovary estaban arruinados y la culpa era ella. Necesitaba dinero y no sabia a quien acudir para subsanar sus deudas. Nadie tenia dinero. Como ultimo recurso decidió acercarse a casa de Rodolphe. Al verla se sobresalto. La veía más hermosa que otras veces. Le dijo que le amaba. Ella le pidió dinero a lo que él le contesto que no tenia. Emma salió de allí furiosa.

Se dirigió a casa del farmacéutico. Comió tarro azul que contenía arsénico. Quería morirse. Al llegar a casa le escribió una nota a su marido en el que explicaba que nadie era culpable de su muerte.

Madame Bovary murió y toda la familia se sumió en la tristeza. Las deudas les ahogaban. Cierto día Charles encontró las cartas que se escribía con sus amantes. Salió a dar una vuelta, se encontró con Rodolphe al que no reprocho nada. Al regresar se quedo apoyado en el muro de su casa:

“ A eso de las siete, Berthe, que no había visto en toda la tarde a su padre salía a buscarlo para que entrase a cenar. Tenía la cabeza apoyada sobre el muro, los ojos cerrados, la boca abierta y un mechón de pelo negro entre sus dedos.

  • Vamos papa- dijo la niña.

Y creyendo que sería una broma, le dio un empujoncito. Bovary cayo al suelo. Estaba muerto”

Ese mismo año murió también su abuela y tuvo que irse a la casa de su abuelo en Les Bertaux.

Citas:

En esta novela hacen referencia a numerosas cosas:

Hipócrates: “... destacaba un reloj de péndulo con la cabeza de Hipócrates, entre los dos candelabros...”

Walter Scott: “Un poco después con Walter Scott se prendo de temas históricos...”

Balzac: “ ... y en la lectura de Balzac...”

La Sociedad:

A Emma la sociedad poco a poco la fue destruyendo. Vivía en una sociedad hipócrita en donde se veía mal el divorcio.

La sociedad estaba encima de los sentimientos. Emma poco a poco se fue revelando ante esta sociedad tan falsa. Un ejemplo muy claro de esta sociedad aparece cuando ella descubre que esta embarazada y quiere que su hijo sea varón:

“ Quería que fuese un niño, lo quería alto y moreno, le pondría el nombre de Georges. Y aquella idea de tener un varón era como una especie de revancha que le compensaba de tantas insatisfacciones pasadas. Un hombre por lo menos es libre. Puede pasar por todas las pasiones, recorrer los países, saltar los obstáculos, hincar el diente a los más exóticos placeres. Una mujer esta continuamente rodeada de trabas.”

Ella se sentía en un principio atraída por León, pero tuvo que esconder este sentimiento ante el temor del que dirán. Con Rodolphe fue diferente. Él fue el que tomo el primer paso. Ella se sentía feliz. Por una vez en su vida se sentía bien. Pero como nada es eterno, esto tampoco lo sería. Creía en él y en el amor que le procesaba. El día que decidió abandonarla ella se quedo sumida en su tristeza.

Destrucción de Madame Bovary:

Emma Bovary, con la imaginación repleta de románticas ilusiones sobre el amor y la pasión, se topa con la realidad de un matrimonio que la ahoga, y busca las sensaciones sobre las que ha leído en los libros, a través de una serie de aventuras amorosas, que ella desea ver como grandes pasiones, pero que no son en realidad más interesantes que su vida

Reflejo de esta sociedad también se ve cuando Binet, un buen amigo de Charles termina con su amistad debido a las diferencias de clase.

Madame Bovary, subtitulada Costumbres provincianas, es, en apariencia, una convencional historia de adulterio, pero logra convertirse en un profundo análisis de la humanidad y, sobre todo un ataque a la monotonía y a las dificultades de una mujer en esa época.

Gustave Flaubert:

Flaubert, Gustave (1821-1880), hijo de un médico, nació en Ruán, Normandía, el 12 de diciembre de 1821. Estudió Derecho en París durante un corto periodo de tiempo, pero su frágil salud le obligó a abandonarlo. Fue entonces cuando decidió dedicarse a escribir. Entre 1849 y 1851 viajó, en compañía de un amigo, por Grecia y Oriente Próximo, una experiencia que le inspiró los escenarios exóticos de dos de sus novelas. Afectado por un desorden de tipo nervioso, transcurrió la mayor parte de su vida de forma tranquila, junto a su familia, en Croisset, un lugar de campo cerca de Ruán, donde recibía frecuentes visitas de otros notables escritores. Allí murió el 8 de mayo de 1880.

Obra

La primera novela de Flaubert, y la más leída también, Madame Bovary, publicada por primera vez en 1857, hubo de enfrentarse muy pronto a un importante proceso legal. Tanto el autor como el editor fueron acusados por la inmoralidad de la novela. A pesar de haber sido absueltos, el escándalo empañó el lanzamiento del libro, y no fue hasta más tarde cuando fue reconocida como una de las obras maestras de la literatura francesa.

Otras novelas también importantes de Flaubert son Salambó (1863) y La Tentación de San Antonio (1874). La primera de ellas es una novela histórica ambientada en la antigua Cartago; la segunda está basada en la leyenda de las tentaciones a las que se tuvo que enfrentar el fundador de las comunidades religiosas cristianas, san Antonio, en la soledad del desierto. Aunque estas dos novelas son consideradas en general más cercanas al romanticismo que Madame Bovary, casi todas las obras de Flaubert combinan elementos tanto románticos como naturalistas. En sus cartas, publicadas póstumamente, Correspondance (4 volúmenes, 1887-1893), Flaubert calificó su trabajo de “agonías del arte”. El infinito cuidado que ponía en conseguir una gran precisión en los detalles y en el lenguaje se ha hecho legendario. La devoción de Flaubert hacia el arte no podría haber sido puesta de manifiesto de otro modo mejor que en la perfección que se exigía a sí mismo.

Entre las demás obras de Flaubert cabe destacar la novela La educación sentimental (1869), tres narraciones cortas publicadas con el título de Tres cuentos (1877), y dos trabajos editados póstumamente, la inacabada novela Bouvard y Pécuchet (1881) y Diccionario de lugares comunes (1913)