Luces de Bohemia; Valle Inclán

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Esperpento. Expresionismo. Denuncia social

  • Enviado por: Ioseba Amatriain Losa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

ANÁLISIS DE LUCES DE BOHEMIA ESCRITA POR VALLE-INCLÁN.

1. CRÍTICA DE LA REALIDAD ESPAÑOLA.

Luces de Bohemia arremete contra toda la sociedad española de los primeros años del siglo XX. Es la primera obra literaria española contemporánea en la que desaparece el héroe, de ahí que surja un repertorio múltiple y variopinto de sus características, procedentes de todo el panorama social, aunque predominando los tipos marginales y las clases desfavorecidas.

Luces de Bohemia es una queja, una crítica colectiva hacia toda una sociedad y un país. De la que no se libra ni el rey, ni los jefes de gobierno y ministros, instituciones como la policía, los patronos, la prensa, los intelectuales y los artistas. También la vida bohemia, tan mitificada y alabada en muchos ambientes de la época de Valle-Inclán es criticada sarcásticamente.

En Luces de Bohemia el autor denuncia la situación de hambre del pueblo, que saquea tiendas o empeña bienes muy necesitados como la capa de Max.

La fractura social y política de la época se observa en los enfrentamientos entre patronos y obreros, la guerra de África contra la que se rebela el obrero catalán. Valle-Inclán ofrece una imagen negativa de los políticos, que aparecen como vagos, inútiles, corruptos, etc. La obra denuncia dicha corrupción en la concesión de empleos y cargos públicos cuando un Ministro entrega a Max dinero para comprar su silencio.

Valle-Inclán presenta la realidad social llena de crueldad y violencia, de desprecio hacia la vida humana, insensibilidad hacia el dolor ajeno, que se puede observar en el terrorismo de la patronal y las organizaciones obreras, el asesinato del preso por la policía, la muerte del niño en brazos de su madre, etc.

Las principales críticas que hace Valle-Inclán en Luces de Bohemia son: la corrupción e inutilidad de los políticos de la época, de la policía; de la patronal, de la “ley de fugas” y de la tortura; de la prensa, que se vende al poder; aparece una ironía ante los ambientes intelectuales y las grandes figuras literarias como Rubén Darío; critica la obligación de una chica de 15 años a prostituírse; aparece la visión negativa de los sepultureros ante la sociedad española; al final la muerte de la mujer e hija de Max acaba con una vida de pobreza y sufrimiento.

2. DEFINICIÓN DE ESPERPENTO.

El esperpento nace en 1920, con la publicación de Luces de Bohemia, ya que el autor la clasifica como tal. Es la culminación del expresionismo de Valle Inclán, tanto en los temas, personajes, ambientes y estilos. El esperpento viene de una tradición española de lo grotesco, de Quevedo, donde se encuentra la sustitución del plano real por la caracterización y la deformidad. También se puede nombrar la obra de Goya como antecedente de dicha estética.

El esperpento tiene raíces comunes con manifestaciones artísticas de finales del siglo XIX y principios del XX, una época de disconformidad en Europa con la política, la sociedad y el arte, todo, mediante la deformación de la realidad. Un ejemplo puede ser, el expresionismo, que denuncia las injusticias sociales y la crueldad de las guerras, al igual que la crítica y, a veces revolucionaria, dimensión del esperpento de Valle Inclán.

Antes de Valle Inclán, el esperpento designaba lo ridículo, lo llamativo, lo feo, pero a partir de su utilización, sirve para designar un arte en el que no es difícil percibir los rasgos de esa voz. Valle Inclán, definió la estética que había creado, su declaración de principios, en Luces de Bohemia, una entrevista en un periódico, y en Los cuernos de don Friolera.

Lo que varía en este nuevo arte es la actitud ante los personajes creados, las considera “seres inferiores”. La base del esperpento está en la distancia, en el extrañamiento. El autor es un dios distante, de lo que resulta una visión deshumanizada, inmisericorde, etc.

Aunque está basada en la realidad, el esperpento trata de deformar grotescamente la realidad, que no es susceptible de ser racional. En una escena de Luces de Bohemia, se compara la estética de Valle-Inclán con un espejo, pero un espejo cóncavo, que devuelve una imagen deformada. Debido a una intención crítica del autor, para escandalizar y sobrecoger al público. Critica a todas las clases sociales e instituciones, y no propone soluciones ni alternativas, no pacta con las ideas de los personajes, ni con ellos.

3. LENGUAJE DEL ESPERPENTO.

Valle-Inclán consigue en Luces de Bohemia un estilo propio que renueva el lenguaje teatral de su época, aunque se basa en elementos ya existentes en el teatro español. Por ejemplo, hereda del sainete la mezcla del lenguaje vulgar y culto, los juegos de palabras, etc.

En el teatro de principio de siglo existe una preocupación por el habla coloquial, con sus limitaciones, perjuicios y pudores, chistes fáciles de parecidos semánticos y fonéticos. Valle-Inclán coge estos antecedentes eliminado el vulgarismo de la zarzuela, el chiste fácil de la astracanada y el sentimentalismo de la tragedia grotesca.

Debido a su localización espacial y temporal, en Luces de Bohemia aparecen características del lenguaje popular: freses hechas (estar marmota), vulgarismos (cuála, apegarse), deformación de términos comunes (naturaca por naturalmente), expresiones metafóricas (estar afónico por estar sin dinero), curiosas perífrasis (pápiros de piel de contribuyente), etc.

También aparecen rasgos lingüísticos de diferentes procedencias: gitanismos (camelar, parné), germanismos, palabras que tienen otro significado del normal (guindilla por guardia, cantar de plano por delatar), redundancias (finado difunto), neologismos (abichado, cepones), galleguismos (cachiza), americanismos (briago), referencias literarias, históricas, artísticas, intertextualidades para parodiar, etc.

La utilización de diferentes niveles del lenguaje sirve para la caracterización de personajes en Luces de Bohemia. El registro lingüístico que usan Max o Don Latino es culto, y las prostitutas, ladrones, gente de clase baja usan un lenguaje coloquial y jergas, aunque estos pueden usar un lenguaje elevado debido a la deformación de la realidad que caracteriza al esperpento.

El lenguaje de Luces de Bohemia responde a un propósito ético y “político”, ya que Valle-Inclán, además de la creación lingüística quiere crear conciencia. Cuando quiso expresar el dolor que tenía en su época la sociedad española, salió de los usos y maneras del lenguaje teatral de su época, creando un nuevo lenguaje que tendría todos los niveles del lenguaje de la sociedad española.

4. TÉCNICAS DEL ESPERPENTO.

Luces de Bohemia respeta la unidad clásica de tiempo, se desarrolla en menos de veinticuatro horas. La acción transcurre desde la tarde de un día de invierno hasta la tarde siguiente. Desde el comienzo de la obra, aparece la muerte, a modo de elemento fatídico que pesa sobre el destino del protagonista.

La trama es lineal y simple, sin rebuscadas relaciones entre personajes y situaciones. En los acontecimientos y situaciones interviene una multitud de personajes, en su mayor parte de clases bajas.

Al contrario que con la unidad de tiempo, la unidad de lugar se rompe, ya que hay numerosos escenarios distintos, y nunca se repiten consecutivamente. Lo que es una característica de obras literarias que pertenecen a la novela picaresca.

La unidad temporal y la multiplicidad espacial (aspectos del cine que influyen en Valle-Inclán), tienen un objetivo: trazar un cuadro general de la sociedad para mostrar sus varios y contrapuestos aspectos.

Luces de Bohemia se caracteriza por una estructura circular, que se superpone al motivo del viaje por la ciudad. Que puede leerse, simbólicamente, como un descenso a lo grotesco, a la pobreza, etc.

Las escenas se pueden dividir en dos grupos: las doce primeras plantean el núcleo argumental de la obra, con una degradación hasta la muerte de Max; y las tres escenas finales constituyen un epílogo, un anticlímax dramático.

Algunos aspectos del argumento proporcionan a la obra efectos de simetría. Por ejemplo, las apariciones del preso primero como prisionero sin identificar, luego en el calabozo y más tarde en un presunto intento de fuga. Otro ejemplo, la capa que empeña Max determina su muerte de frió.

La técnica dramática del esperpento, consiste en la deformación expresionista que se puede observar en la deshumanización, la pérdida de identidad y la quiebra del sistema lógico y de las convenciones sociales. Esto se lleva a cabo mediante: violentos contrastes en la estructura de la obra; un carácter antiheroico y antitrágico de los personajes; con la superposición de modelos de campos semánticos incompatibles (animalización, cosificación, muñequización y caricaturización de las personas, humanización de los animales, animación de los objetos).

Pero lo más brillante del esperpento es la deformación idiomática. Es un habla donde forman parte personajes cultivados, con sus alusiones literarias, juegos de palabras, etc., y el habla vulgar de las jergas de tabernas y delincuentes, gitanismos, etc. Quiere reflejar el habla social de la época y que tiene mucha expresividad.