LSD

Drogas. Dietilamida del ácido lisérgico. Alucinógenos. Paranoia

  • Enviado por: Trini Garcia
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas

publicidad

LSD; un largo viaje...........................

Las drogas son estupefacientes, sustancias o preparado medicamentoso de efecto estimulante, deprimente, narcótico, o alucinógeno. En el mundo existen infinitos tipos de drogas que producen los efectos ya mencionados; pero en este ensayo me voy a centrar en una droga en particular llamada LSD.

  La LSD, dietilamida del ácido lisérgico, es una de las principales drogas en la categoría de alucinógenos. La LSD fue descubierta en 1938 y es una de las sustancias químicas más potentes entre las que alteran el estado de ánimo. Se fabrica a partir del ácido lisérgico, encontrado en el argot, un hongo que crece en el centeno y otros cereales.

Los efectos de la LSD son impredecibles. Dependen de la cantidad ingerida; la personalidad, el estado de ánimo y las expectativas del usuario; y el medio ambiente en que se use la droga. Por lo general, el usuario siente los primeros efectos de la droga de 30 a 90 minutos después de tomarla. Los efectos físicos incluyen dilatación de las pupilas, aumento de la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, sudor, inapetencia, insomnio, sequedad en la boca y temblores.

Las sensaciones y los sentimientos cambian mucho más drásticamente que los signos físicos. Es posible que el usuario sienta distintas emociones a la vez o pase rápido de una emoción a otra. Si se toman dosis altas, la droga produce delirio y alucinaciones visuales. El sentido del tiempo y de sí mismo cambia en el usuario. Las sensaciones parecen "cruzarse" y dan al usuario la idea de oír los colores y ver los sonidos. Estos cambios pueden ser atemorizantes y causar pánico.

Los usuarios dan el nombre de "viaje" a su experiencia con la LSD y de "mal viaje" a las reacciones adversas agudas. Estas experiencias son prolongadas; por lo general, comienzan a desaparecer al cabo de unas 12 horas.

Los "viajes malos" y las recurrencias son solo parte de los riesgos del uso de LSD. Los usuarios de la LSD pueden manifestar psicosis relativamente prolongadas, tales como esquizofrenia o depresión severa. Es difícil determinar el alcance y el mecanismo de relación de la LSD con estas enfermedades.

Lo recomendable es tomárselo con una persona que ya haya tenido una experiencia antes, y en algún lugar tranquilo donde uno pueda controlar la situación si uno comienza a sentirse mal o comienza a sentir miedo y a ponerse paranoico. Existen muchas interrogantes de que es lo que lleva a una persona a tomarse un LSD, será que buscan experimentaciones en busca de respuestas sobre la vida y todo lo circundante a ella, o solo es una desorientación de la persona para esconderse de la realidad. Bueno, esos son los puntos que me cuestiono y que desarrollare en los siguientes párrafos.

En este ensayo pretendo demostrar los aspectos psicológicos que hacen que una persona tome este tipo de sustancia para percibir de distinta manera el mundo u obtener nuevas respuestas en sus vidas, y los aspectos psicológicos que hace que una persona los tome para poder evadir la realidad.

En el mundo hoy en día existen muchas tensiones debido a un sistema que nos comprime cada vez más y experiencias en la vida que van creando traumas psicológicos a algunas personas, llevándolas a experimentar con LSD en busca de respuestas o simplemente para evadir la realidad.

Muchas personas experimentan con LSD en busca de respuestas de preguntas que tiene dando vueltas en la cabeza, experimentando situaciones donde pueden reflexionar sobre ellos mismos, e ir aprendiendo sobre la vida. Estos ocupan esta droga alucinógena para poder abrir sus mentes y percibir el mundo de otra manera, de otro punto de vista, la cual este viaje ayuda a poder conectarse con uno mismo, con la naturaleza y con seres que no vemos en nuestra vida despierta, como lo es Dios. Esto puede sonar bastante extraño, pero hay aspectos psicológicos que se van juntando y hacen que una persona llegue a cambiar su manera de percibir el mundo, llevándolo a tomar un LSD. Estamos viviendo en un mundo con un sistema rígido, aplastante y destructivo, donde la mayoría de la gente vive en una burbuja, una rutina en donde uno nace, estudia, procrea y luego muere. Así vivimos, completamente aburridos, nos sabemos de memoria nuestro camino y nuestro final, los días son cada vez mas cortos y nosotros cada vez mas aburridos.

Solo nace en nosotros ideas y sueños, dejándonos un oculto pensamiento de felicidad al pensar si algún día estas ilusiones se harán realidad. ¿ Porque vivimos así? ¿Eso es realmente vivir la vida? Vivir de estos pequeños sueños e ilusiones que nos hacen pasar los días con una sonrisa por el posible encuentro de nuestra felicidad. Eso es lo que pasa en la mayoría de las mentes de las personas que experimentan con LSD, buscan respuestas para armar su propio rompecabezas. Ellos lo únicos que quieren es aprender lo máximo posible de la vida y sus enseñanzas. Todo pareciera ser una excusa para consumir este ácido tan popular, una excusa para encontrar respuestas que la vida en donde vivimos no las puede entregar, una vida llena de excesos, llena de ataduras y mentiras, ¿Por qué el ser humano necesita de los excesos para poder encontrar respuestas? ¿Por qué algunos necesitan consumir estas drogas para percibir el mundo de otra manera?. Aparte de vivir en una rutina y adaptarse a las normas de la sociedad, nosotros sabemos perfectamente en el ambiente que estamos viviendo; al salir de la casa, lo único que escuchamos son ruidos, ruidos de rabia, de enojo y de stress, son desagradables y al parecer son gente absorbida e inocente de las causas que provocan vivir en una sociedad como esta. ¿Cómo podríamos lograr una paz interior?, ¿Y abrirse de tal manera que no necesitemos de un LSD? Todos los seres humanos tenemos miles de interrogantes cada día, y la mayoría están sin respuesta, sintiéndonos frustrados e inseguros de nosotros mismos. Por ejemplo, si una persona empieza a preguntar sobre muchos aspectos sobre la vida, lo único que va a querer es tratar de aprender lo máximo respondiendo a cada una de sus preguntas, pero ¿ cómo va a poder encontrar esa tranquilidad para poder conectarse con Dios y sus enigmas?, Seguramente va a terminar tomando un LSD para encontrar sus respuestas y así para percibir el mundo de distinta manera.

Existen personas que se sienten perdidos en el mundo, y la única salida que encuentran para no afrontar la realidad es tomando un LSD u otros tipos de drogas, aunque lo hagan inconscientemente, no sabiendo realmente lo que les esta pasando, la mayoría piensa que lo hace por diversión, pero no es así; como lo mencione anteriormente son personas perdidas que actúan inconscientemente. Todo esto puede pasar por traumas psicológicos, en especial si estos traumas han sido debido a experiencias pasadas de la persona que le han dejado una huella en sus mentes para siempre, en especial si estos traumas han sido debido a traumas familiares o por no tener un lazo de comunicación confiable y constante. Esto se debe a que en la familia esquivaron el dialogo, y no existió comunicación entre todos los miembros de la estructura familiar, no se presentaron comportamientos “ejemplares”, queriendo decir que no se pueden mantener posturas ni aconsejar en contra del consumo de drogas cuando los adultos son consumidores habituales de ésta. En el caso de los padres, nunca mantuvieron ambos, posturas coherentes y no contradictorias, para así huir de las excesivas rigideses y de criterios inflexibles como de posturas permisivas y encubridoras.

Estas son algunas de las razones en la cual una persona puede caer fácilmente en el consumo de LSD o la droga que se le ponga frente de ellos, ya que ellos debido a sus traumas psicológicos o por lo reprimido que los tiene la sociedad, buscan la manera mas fácil de desconectarse del mundo en que vivimos o simplemente tener un rato agradable con los amigos a través de los excesos que hay en la vida y el miedo que le tienen al enfrentarla.

Por ejemplo, una persona que nace en una familia en que abunda la violencia, en donde no hay respeto entre las personas, no hay valores, no se consideran las opiniones de los hijos, posiblemente va a tener una infancia traumática por el simple hecho de que su hogar no a sido para ellos un lugar cómodo, acogedor y agradable. Lo mas seguro de todo es que el niño tenga un trauma psicológico tan grande aun que él inconscientemente no lo sepa; lo mas seguro es que termine tomando LSD u otro tipo de narcótico, dándole la espalda al mundo y a la vida, lo que lo va a convertir en un ser totalmente desorientado de la vida.

Desde mi punto de vista y como pudimos ver lo que hace que una persona llegue a tomar LSD fundamentalmente se basa en las experiencias pasadas en particular las infantiles que haya vivido cada persona, afectándolas psicológicamente y llevándolos a consumir, en este caso un LSD. Las personas debido a ese trauma psicológico pueden tomar tres caminos, superar esa etapa y ser una persona común y corriente que vive sometida a la sociedad, rígida por sus normas y obstáculos, tratando de sobrevivir por un simple camino rutinario, en que ya todos están cansados e infelices.

El otro que desde mi punto de vista es bastante bueno; es el cual lo lleva a experimentar en busca de respuestas y aprender sobre todo lo que nos entrega la vida, desde sus más ocultos enigmas hasta la iluminación que nos entrega al encontrar nuestra propia felicidad, que es especialmente la vida y sus circundantes; pero siempre tener en cuenta que al momento de involucrarse con la droga hay que tener una actitud bastante seria y con mucho respeto. Por ultimo, en el cual la mayoría de las personas que consumen LSD u otro estupefaciente caen en ello y no pueden salir, recordemos que el LSD no es una droga adictiva, lo que produce es tolerancia en el consumo, es decir, en que la dosis consumida será cada vez mayor para sentir el mismo efecto de la primera vez. Así las personas se desorientan por completo y pierden la noción de vivir, cayendo en un gran pantano del cual es muy difícil salir.