Los prisioneros; Plauto

Literatura antigua clásica. Teatro clásico. Comedia. Esclavos. Traciones. Raptos. Personajes

  • Enviado por: Bomberita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad

(Los prisioneros)

De: PLAUTO

2º BACHILLERATO

Latín

Autor: Plauto

Título de la obra: Captivi (Los prisioneros)

Género: comedia

- La influencia griega en la literatura romana se deja sentir ya desde el dominio etrusco gracias a la dominación griega del Mediterráneo, pero se acentúa con la conquista de la Magna Grecia (s. III a.C.) cuando los latinos conocen en profundidad la cultura refinada de los griegos.

Con la introducción de los romanos en el mundo griego, la cultura helena se extiende por el dominio latino, la filosofía, la oratoria y el teatro griegos se popularizan, demandándose representaciones teatrales “a la griega”. Con motivo de los juegos del año 240 a.C. los magistrados romanos encargan a un esclavo griego la adaptación al latín de una comedia y una tragedia griegas. Este esclavo era Livio Andronico, el primer autor en lengua latina del teatro “a la griega”, ya que además de las adaptaciones de obras griegas escribió nuevas comedias y tragedias e hizo la primera  traducción al latín de la Odisea de Homero.

Las comedias podían ser: Palliata, cuando el tema era típicamente griego y los personajes se cubrían con el pallium (toga griega), la estructura de la obra era la típica griega: un prólogo que contenía el argumento y donde se pedía el beneplácito del público; una parte dialogada; y otra lírica que recitaba un actor con una flauta al tiempo que un mimo ejecutaba lo escenificado. Los actores iban provistos de coturnos, zueco que elevaba la estatura de los personajes según la importancia de éste.

La comedia era Togata cuando el asunto era romano y los personajes vestían la toga, prenda típica romana.

El desarrollo de la comedia literaria basada en originales griegos (fabula palliata) se vio mediatizado por la existencia desde antiguo, de formas escénicas muy elementales (atelanas, carmina fescennina, mimo), pero profundamente radicadas en el gusto popular. Nevio consiguió, sin apartarse de los modelos griegos, introducir en sus comedias algunas notas de color itálico que acercó la palliata al público; en esta línea continuó Plauto que consiguió para la palliata un nivel general de aceptación. Sin embargo la competencia con las formas dramáticas autóctonas fue una constante en la evolución de la comedia en Roma, y en la preferencia del público por ellas está la clave de la corta vida de la comedia en comparación con otros géneros también tomados de Grecia.

La fabula palliata se inspira directamente en la Comedia Nueva ateniense; se denomina así a la última fase de la comedia ateniense que se desarrolla aproximadamente entre el 325 y el 263 a. de C. Los máximos representantes de esta Comedia Nueva son Dífilo, Filemón y Menandro. Era una comedia de costumbres que reflejaba la vida privada de las clases acomodadas. En esta comedia burguesa la acción gira en torno a la vida y costumbres de una serie de tipos fijos: el esclavo avispado, el viejo avaro, el joven enamoradizo, soldados fanfarrones, cortesanas desenvueltas, doncellas honestas, etc. Las situaciones de la comedia nueva eran atemporales y se podían fácilmente adaptar a otro tiempo y a otro lugar.

Como ya se ha dicho, a partir de Nevio fue práctica habitual la contaminatio: utilizar más de un original e incluso en ocasiones más de un autor como modelo. Los autores romanos utilizaron la forma griega para acentuar lo que en la comedia más se aproximaba al gusto de los espectadores romanos: las situaciones equívocas, los dobles sentidos, la parodia, etc. Se produjo en cierto sentido una latinización de la comedia, que culmina cuando se ponen en escena tipos y costumbres de la vida cotidiana de Roma, surgiendo así la fabula togata.

La fabula palliata tenía una estructura formal tomada de sus modelos griegos y, no siempre encontramos la misma estructura:

  • Argumento: es un resumen de la obra realizado también por los gramáticos posteriores.

  • Prólogo: exposición del argumento a cargo de un actor o de un personaje simbólico. Los prólogos de las comedias latinas son una magnífica fuente de información sobre el teatro de siglo II a. de C. Los prólogos de Plauto son joviales, pretenden divertir y, además de su carácter expositivo, incluyen chistes y advertencias jocosas a los espectadores. Los prólogos de las comedias de Terencio tienen una mayor profundidad y contienen la réplica del autor a los ataques de que era objeto; dada la importancia de los prólogos en las obras de Terencio, volveremos sobre ellos al ocuparnos de su autor.

  • Diálogo o diverbia: partes dialogadas en verso.

  • Cantica: parte del texto de las comedias que se cantaba con acompañamiento de flauta. En el teatro de Plauto, como veremos más tarde, estas partes cantadas tienen un amplísimo desarrollo.

Datos de la vida del autor

- Plauto nació en Sársina, Umbría, previsiblemente en el año 251 a.c. Hay muchas lagunas sobre su vida, entre ellas incluida la fecha de su nacimiento, de las que se tienen vagas referencias por los comentarios posteriores de Cicerón, quien, en su obra de Senectute, habla de cómo un Plauto viejo alaba su obra Pseudolus y Truculentus. Los romanos hablaban de Vejez cuando se contaba con 60 años aproximadamente, por lo que se estima que la fecha de su nacimiento correría por el 251 a.C.. Otros investigadores en cambio establecen que el soldado de Miles Gloriosus representa su misma persona con 54 años estableciendo así que quizás nació en el 259 a.c. Otra de las múltiples lagunas de Plauto es sobre su juventud; lo que es seguro es que viaja a Roma, donde se establece en un teatro ejerciendo de actor, y posiblemente también realizó viajes por el Mediterráneo. Parece ser que después de alcanzar cierto estatus y ganar dinero, decide invertirlo en comercios de trigo, pero se arruina y debe trabajar en un molino para no morir de hambre (esta teoría tampoco está confirmada). Mientras que hay expertos que aseguran que literalmente Plauto trabajó en el molino, otros aseguran que la expresión únicamente indica que estaba en la miseria. Una tercera visión al respecto, es que Plauto no se dedicó al comercio sino que fue soldado y que por ello en su obra Miles Gloriosus se hace patente la cultura y la jerga militar en contraposición a la poca cultura comercial en la que hace referencia en otras obras. La tercera en discordia es su nombre: algunos creen que con el nombre “Plauto” se hacía referencia a antiguos mimos que trabajaban descalzos en el teatro; para otros, en cambio,  poseía el nombre de T. Maccius Plautus, algo que queda en suspense puesto que su origen humilde no da pie a que poseyera tres nombres. Otros afirman que son dos personas diferentes. Ciertamente, su vida corresponde a un periodo históricamente muy revuelto: la II Guerra Púnica y con su obra tenemos la primera afirmación de la intervención romana en Grecia y en el Oriente helenístico. Sabemos que murió en el consulado de Plauto Claudio y L. Porcio, siendo censor Catón, y prácticamente rico con más de setenta años, envuelto en una popularidad gigantesca, es decir, en el 184 a. C.

El secreto principal de sus obras fue el hecho de que dejó de lado las cuestiones políticas de su tiempo y se centró en el personaje popular: podían ser esposas, madres, soldados, etc..., todo ello con un ritmo magistral y con un sentido del humor único. Utilizó el lenguaje de la gente corriente y se inspiró sin ninguna duda en los autores griegos de la nueva comedia, adaptando los textos de éstos y latinizando los contenidos.

Los temas eran principalmente referidos a las relaciones sentimentales, utilizando la comedia de enredo, como podemos observar en una de ellas, Anfitrion, en donde utiliza a los dioses como protagonistas.

Las representaciones no eran exclusivamente compuestas de diálogos entre personajes, sino que incluía el baile y el coro como elementos que amplificaban la magnitud de la sátira, y este hecho se hace más meritorio cuanto más evolucionada estaba la obra de Plauto. El esclavo es el verdadero protagonista de la comedia de Plauto, y cabe destacar que en muchas de sus piezas predominan las escenas cantadas o pronunciadas con acompañamiento musical.

Fue el principal continuador de Cneo Nevio en la Comedia Paliata, libre imitación de la Comedia Nueva griega. Poseía una gran capacidad en cuanto a la manipulación de la lengua, y fue censurado por Horacio, por lo que su obra trajo la atención de gramáticos y eruditos relevantes (Estilón, Marcos Terencio Varrón, entre otros muchos).

Se le han atribuido más de un centenar de obras de las que sólo se tienen constancia de 20 completas y una en fragmentos. Sus últimos 20 años los dedicó a escribir comedias y de ellas se conservan las siguientes: Anfitrion, Aulularia, Asinaria, El gorgojo, Casina, Las báquides, Los cautivos, Cistelaria, Mostelaria, Epidico, Los Menecmos, El mercader, El cartaginesillo, El Persa, El cable marino, Pseúdolus, Estico, Las tres monedas, Truculentus y la última e incompleta Vidularia. Una de las más importantes fue Miles Gloriosus, que satirizaba a un soldado romano.

Argumento de la obra

- Hegión es una viejo rico que, furioso por haber perdido a sus dos hijos raptados decide comprar a cuantos esclavos eleos sean necesarios para poder localizarlos(los eleos habían raptado a sus hijos). Dos de los esclavos que compra, Tíndaro y Filócrates, se las ingenian para engañar a Hegión y se cambian los nombres, por lo que le hacen creer que el uno es el otro para que Filócrates pudiera escapar, respaldado por su esclavo Tíndaro. Filócrates (con el nombre de Tíndaro) le promete a Hegión que irá en busca de su hijo capturado.

Sin embargo, Hegión se da cuenta del engaño gracias a la intervención del joven Aristofontes, que sin quererlo destripa el artificio que se traían entre manos Tíndaro y Filócrates, por lo que manda al verdadero Tíndaro a los calabozos. Con suerte, interviene el hambriento Ergásilo, y le dice a Hegión que su hijo (Filopólemo) había regresado y que estaba en el puerto. Para su sorpresa era verdad y no sólo eso, sino que además regresaba junto a Filócrates, que había sido fiel a su amo y junto a otro esclavo llamado Estáglamo. Este último esclavo confiesa que además de robar a Filopólemo, robó también al otro hijo de Hegión cuando era un niño de cuatro años, y que se lo vendió al padre de Filócrates, por lo que deducen que Tíndaro es el hijo desaparecido de Hegión. Inmediatamente, Hegión ordena liberarlo y es por fin completada su familia.

 

Personajes

- Ergásilo: es un parásito de la sociedad. Un poco loco y desentendido del mundo, su objetivo en la vida es conseguir cada día algo de comer, y para ello utilizará cualquier método con tal de que lo inviten. Es quien anuncia a Hegión el regreso de su hijo capturado y por ello es recompensado con infinidad de comida por parte del padre de los hijos perdidos.

- Hegión: es un viejo rico, fácil de engañar, que perdió a sus dos hijos y que hará lo que sea con tal de volver a verlos. Hace tratos con los esclavos para recuperar a sus hijos, y, a pesar de ser engañado, consigue recuperarlos a los dos. Es uno de los personajes más importantes de la trama y sobre quien se mueve la acción.

- Filócrates: astuto, atrevido, decidido. En su país era un joven de familia rica, pero al ser capturado se convirtió en esclavo de Hegión. Gracias a Tíndaro, su anterior esclavo, consigue huir a su país, en donde rescata al raptado hijo de Hegión, y se lo devuelve a su padre. Es sorprendente su comportamiento puesto que podría haber huido y no regresar, pero se mantiene firme a su palabra y cumple con el trato que había hecho con Hegión. Es uno de los personajes principales de la obra.

- Tíndaro: obediente, entregado al máximo a su amo. Era esclavo de Filócrates antes de ser prisionero. Se hace pasar por su amo para dejarle huir a su país en la supuesta búsqueda de uno de los hijos de Hegión. Sin embargo cuando su amo regresa sale a la luz su verdadera identidad: era hijo de Hegión. El gran aprecio que siente por su amo no le detiene cuando Hegión le castiga por su engaño. Se mantiene inmutable a pesar de las amenazas de Hegión.

- Aristofontes: es un joven decidido que interviene en la trama sacando a la luz la trampa que habían planeado Tíndaro y Filócrates, pero lo hace sin intención alguna, por casualidad. Se muestra desentendido y a la vez firme ante sus ideas, cuando defiende severamente su conocimiento de la verdadera identidad de los tramposos. Apenas interviene, solamente se destaca su aparición cuando desvela el secreto.

- Filopólemo: es el hijo recién capturado de Hegión. Resulta ser una sorpresa para su padre que le recibe con alegría y orgullo. Se entusiasma cuando se reúne de nuevo con su padre y descubre que tiene un hermano, pero sin embargo también es un poco severo, puesto que no muestra compasión a la hora de castigar al esclavo que le había capturado. Es un personaje secundario que aparece solo al final de la obra, pero que al fin y al cabo es parte del móvil de la trama.

- Estálagmo: es el esclavo que rapta a los dos hijos de Hegión. Despreocupado y ambicioso, hace lo que sea con tal de ganar algo de dinero, incluso vender como esclavos a los hijos del anterior. Es un personaje secundario.

- Esclavos: juegan un papel secundario en la obra. Levan a cabo las órdenes de sus superiores, y en la mayoría de los casos, obedecen a Hegión.

Valoración

- Es una de las obras de Plauto que se caracteriza por ser diferente a las demás; la comedia no trata de los mismos temas de siempre de amoríos, guerras…, sino que consigue que el espectador (o en este caso el lector) se entretenga con su historia y disfrute de un punto de vista divertido de la sociedad de aquella época. Desde mi punto de vista, aunque entretenida, la obra no me ha parecido demasiado graciosa teniendo en cuenta que pertenece al género de la comedia. Sin embargo no me esperaba un final así: me ha sorprendido. En definitiva, me ha gustado, y me ha merecido la pena leerla.