Los dioses comprometidos; Ana Ortiz Angulo

Literatura hispanoamericana contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela histórica. Ambiente azteca. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Maximoff Lensher
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

LOS DIOSES COMPROMETIDOS

Ana Ortiz Angulo.

H I S T O R I A

Análisis del Texto

  • Nombre de la Obra:

  • LOS DIOSES COMPROMETIDOS.

  • Nombre del Autor:

  • ANA ORTIZ ANGULO.

  • Fondo:

  • HISTORICO.

  • Forma:

  • PROSA.

  • Vocabulario:

  • CULTO.

  • Genero Literario:

  • NARRATIVA LARGA.

  • Personajes Principales:

    • Xuchímitl

    (Yo creo que es el único personaje principal ya que la historia se desarrolla alrededor de él.)

  • Personajes Secundarios:

    • Motecuhzoma

    • Huey Coyotl

    • Yoalxóchitl

    • Cihuatlamacazqui

    • Entre otros..

  • Síntesis de la Obra:

  • Esta obra trata de la vida de un joven que acepta ser la encarnación de un Dios y que tiene que renunciar a su vida para darla en sacrificio a los dioses al termino de un año.

    Todo comienza cuando Xuchímitl que era un joven que se distinguía de los demás por su físico y su forma de ser, por lo que fue elegido para ser el próximo Tezcatlipoca, que era el encargado en el transcurso de un año de dar al pueblo esperanzas para el año siguiente.

    Xuchímitl al igual que los hechiceros y los videntes de su pueblo habían tenido visiones de la llegada de los conquistadores españoles y de la muerte y devastación que traían con ellos; los altos funcionarios de la sociedad que sabían de estas visiones las mantenían ocultas al pueblo, es por eso que nombraron al nuevo dios que tenia como función mantener al pueblo en sus costumbres y que no se preocuparan de esas terribles visiones.

    Una de sus funciones era dotar de visiones a los que gobernaban para así que tener una guía espiritual de los Dioses. Mediante meditaciones o con ayuda de unos hongos que servían como droga, este joven y algunas personas importantes en la sociedad entraban en un éxtasis que le permitía ver imágenes de su futuro, casi siempre en todas la que tenia, veía muerte, destrucción, en sí todo un caos proveniente de los conquistadores españoles.

    Motecuhzoma acudía a él para que le diera presagios de lo que iba a pasar con su pueblo, ya que sabia que hombres extraños habían llegado a las costas de otros pueblos, él creía al igual que muchos que era Quetzalcoatl, que un día se fue y dijo que regresaría y como las fechas en las que el dijo que regresaría coincidieron con las de la llegada de los españoles muchos creyeron que era el, otros decían que eran demonios que venían a acabar con todos, en la obra hablan de un año en el que todo lo malo podría venir, además de que una señal en el cielo, o mas bien un cometa, hizo que la gente sacara todos sus miedos,

    La Mujer-sacerdote, Cihuatlamacazqui, sabia que Xuchímitl ocultaba algo en su interior que no le permitía llegar hasta el máximo éxtasis en sus visiones, después de ver su interior, Cihuatlamacazqui se dio cuenta de que el joven quería estar con el amor de su vida, pero como él sabia que en un año lo tenían que sacrificar, no quería causarle dolor a Yoalxochitl, pero ese amor oculto, menguaba sus visiones.

    El joven Dios tenia muchas ocupaciones con su nueva vida, tenia que caminar por todo el pueblo, vestido elegantemente, interpretando música con flautas, mismas que tenia que romper una a una el día de su sacrificio a los dioses.

    Como Dios, tenía que pasar pruebas que le mandaba el dios Huitzilopochtli, al pasar unas de estas se le concedían cuatro espinas doradas, que simbolizaban 4 deseos, con estos deseos, todos creían que se iban a terminar las visiones de destrucción pero no fue así, la conquista quisieran o no, era inminente.

    El joven Dios se cuestionaba si su pueblo necesitaba un dios sacrificado cuando necesitaban un caudillo vivo, después de meditarlo bien, se dio cuenta que estaba menospreciando el poder de los guerreros de su pueblo, dejando en ellos su esperanza para el futuro.

    Llegando al termino de su año como Dios, era costumbre, darle cuatro mujeres que lo harían conocer los placeres de la carne, y después vendría el fatídico día del sacrificio.

    Yoalxochítl fue una de las cuatro esposas que se le darían al joven Dios, según Cihuatlamacazqui esto haría que Xuchimitl, dejara su pena por no poder amar completamente a la mujer de su vida.

    Gracias a que Xuchimilt conoció con profundidad toda la extensión del cuerpo pudo comprender lo que le falta para ser un dios, la dualidad vital.

    Un día, el líder de los Tlaxcaltecas, fue a ver al joven, y comenzó a decir que ellos estaban en contra de su sacrificio, ya que Xuchimilt era de ascendencia tlaxcalteca no tenía por que adorar a unos dioses que no eran suyos.

    Le explico también que su pueblo era un pueblo barbárico, que todo lo habían robado de otras culturas aledañas, le ofreció protección el día de su sacrificio, llevándolo a él y su esposa a Tlaxcala donde estaría protegido por su pueblo legitimo.

    El joven Dios le respondió a sus palabras, diciendo que si era tan importante para su pueblo por que no lo rescataron cuando niño, por que dejaron que su madre se vendiera como esclava por su pobreza, además que no importaba el pasado sino el presente, quizá su pueblo si había tomado las costumbres y dioses de los demás pueblos, pero lo que importaba era que ahora eran poderosos y temidos, expandieron la cultura a otros pueblos, que fueron mas allá de los confines de su dominio, llegando a lugares inhóspitos, que lo que sentían era envidia por todos los logros y el poder que tenia México, después de esto, dijo que pensaría su ofrecimiento de ayudarlo el día de su sacrificio.

    Los últimos cuatro días del joven Dios se pasaban como aleteo de colibrí, tenía que ir a una fiesta por día, era la costumbre. Xochimilt le preguntaba a Yoalxochitl si seria bueno dejarse rescatar por los tlaxcaltecas o continuar con su fatídico destino.

    De nuevo, Motecuhzoma fue a hablar con el joven Dios, este le reprocho haber tratado a los extranjeros como dioses, ya que no lo eran, que había cavado su propia tumba al igual que la de su pueblo, ya que tenia que haber acabado con los demonios de cuatro cabezas como lo hacia en las guerras. Trato de sacarlo de su error de que no era Quetzalcoatl, ya que él estaba en contra de los sacrificios y los recién llegados hacían gala de sus truenos y fuego matando a los indígenas que iban a ofrecerles regalos.

    En esos últimos días, Xochimitl fue al ritual de las visiones pero ahora llevo a Yoalxochitl, en esa visión vio que su esposa iba a tener un hijo, pero que iban a ser arrollados por la marejada de sangre que traían consigo los extranjeros.

    Al llegar el ultimo día del joven Dios, se cuestiono de nuevo si valía la pena dejarse sacrificar a unos dioses que no eran suyos pero a través de su vida los adopto, o huir con su legitimo pueblo, al final él decidió culminar su destino establecido, el sacrificio, ya que cumplió con su cometido: prevenir a Motecuhzoma y solo le faltaba la ultima meta en su vida.

    Así, subiendo los escalones del templo, fui rompiendo una a una las flautas que le traían recuerdos del año que paso como Dios, al llegar a la roca del sacrificio, se recostó en ella y se dejo sacrificar, después un sacerdote lo decapito y colocó la cabeza donde el próximo año otro joven Dios vería donde estaría la suya.

    Y como ya sabemos lo que continuo en el año 1521, con esto concluyo mi síntesis de esta obra.