Literatura griega

Divinidades. Zeus. Helena. La manzana de la discordia. Homero. Iliada y Odisea. Tragedia. Edipo. Electra. Hécuba. Sófocles. Dramaturgo. Esquilo. Eurípides. Fábula

  • Enviado por: Lady
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Literatura Griega

Son, por antonomasia, la griega y la latina, y constituyen el origen próximo de las literaturas europeas. Frente a la riqueza de imágenes, el estilo exuberante, simbólico y místico del Oriente, se alzan los estilos clásicos, sobrios, razonados, equilibrados y medidos.

Nos ofrecen el sentido de proporción entre la imaginación y la inteligencia. Si miramos, comparándolos, el paternon y el templo budista de Angkord-Vat, en el Cambogde, o los monstruosos dioses de la india, con un Apolo, tendremos una idea de las diferencias conceptuales que presiden en arte en unos y otros países.

La literatura griega esta toda ella, en principio, vinculada a las leyendas protohistóricas y a la mitología. De este tesoro legendario y mitológico sacan los griegos temas variadísimos. Esta mezcla entre los humanos y las divinidades se presta a una riquisima temática.

NACIMIENTO DE ZEUS

Zeus es el más grande de todos dioses del olimpo (región etérea donde moran los dioses). Según la leyenda Cronos, padre de Zeus, había sido advertido por un oráculo de que uno de sus hijos le destronaría y, por miedo a esta profecía, los engullía nada más nacer. Rea, harta de esta situación, resolvió engañar a su esposo y salvar a su sexto hijo. Dio a luz por la noche, en secreto, y al día siguiente le dio a Cronos una piedra envuelta en pañales, que éste, como era su costumbre, se comió sin darse cuenta del cambio. Zeus fue creado por las ninfas y amamantado con leche de la cabra Amaltea. Cuando creció, con ayuda de su madre fue nombrado coopero de Cronos y en una de las bebidas, mezclo una pócima que Metis le había proporcionado. Al beber, Cronos vomitó todos sus hijos, empezando por la piedra y siguiendo por Hades, Poseidón, Demeter, Hera y Hestia.

HELENA

Hija de Zeus y de Leda, o de Zeus y de Némesis, y mujer de Menelao. Célebre por su belleza, fue raptada primero por Teseo y liberada por sus hermanos Cástor y Pólux. Paris, hijo de Príamo, aprovechando una ausencia de Menelao, la raptó y la llevó a Troya. Para recuperarla, Menelao movilizó las tropas griegas y dio inicio a la guerra de Troya. Tras la muerte de Paris. Helena se casó con el hermano de éste, Deífobe. Al caer Troya, volvió a unirse con Menelao y regresó a Esparta. Al quedar viuda, fue expulsada por los hijos de éste y se refugió en Rodas, donde Polixa, esposa del rey Tlepólemo, la mandó matar.

LA MANZANA DE LA DISCORDIA

Tesis y Peleo se iban a casar pero decidieron no invitar a discordia.

En el banquete la gente disfrutaba pero discordia tubo que empeorarlo por lo que cogió una manzana de oro que ponía: ``para la más bella´´.

Tres diosas, discutieron porque ellas creían ser las más bellas. Al final se dijo que la elección la tendría un pastor de la montaña.

En la montaña se encontraron a Paris, hijo del rey Príamo. Una diosa le dijo: si me eliges te daré fuerza, otra le dijo que le daría poder y otra que conseguiría a Helena.

Paris eligió a la diosa que le había prometido a Helena.

Lo malo es que los pretendientes de Helena habían jurado que nadie se la arrebataría.

Helena se caso con un hombre que nunca olvido su juramento.

Paris un día tenia que hacer un recado a la ciudad donde ella vivía.

Al verse se enamoraron, y escaparon a Troya (ciudad de Paris).

El marido de Helena la fue a busca por la fuerza y así empezó la guerra de Troya.

HOMERO

Se le considera como el padre de la literatura griega. Ciego de nacimiento según la leyenda, autor de las dos grandes epopeyas: Iliada y la Odisea y de algunos poemas heroicos dedicados a las deidades griegas. En realidad se sabe poco del autor aunque los datos lingüísticos e históricos coinciden con el estilo propio de la Costa Oeste que da a Asia menor durante el siglo IX a. C. Además la obra de Homero es considerada como genial, épica y que encierra la erudición griega. El historiador Heródoto afirmaba que había nacido hacia el 850 A.C y se consideraba que provenía de algún lugar de Jonia, Asia Menor; las ciudades de Esmirna y Quíos se disputaban ese honor. También procede su legendaria imagen como la de un poeta ciego. En cuanto a su muerte, la versión más extendida era que ocurrió en las Islas Cícladas.

LA ILIADA

Las dos epopeyas narran hechos legendarios que supuestamente ocurrieron muchos siglos antes de la época en que fueron escritas. La Iliada se sitúa en el último año de la guerra de Troya, que constituye el telón de fondo de su trama. Narra la historia de la cólera del héroe griego Aquiles. Insultado por su comandante en jefe, Agamenón, el joven guerrero Aquiles se retira de la batalla, abandonando a su suerte a sus compatriotas griegos, que sufren terribles derrotas a manos de los troyanos. Aquiles rechaza todos los intentos de reconciliación por parte de los griegos, aunque finalmente cede en cierto modo al permitir a su compañero Patroclo ponerse a la cabeza de sus tropas. Patroclo muere en el combate, y Aquiles, presa de furia y rencor, dirige su odio hacia los troyanos, a cuyo líder, Héctor (hijo del rey Príamo), derrota en combate singular. El poema concluye cuando Aquiles entrega el cadáver de Héctor a Príamo, para que éste lo entierre, reconociendo así cierta afinidad con el rey troyano, puesto que ambos deben enfrentarse a la tragedia de la muerte y el luto.

LA ODISEA

La Odisea narra el regreso del héroe griego Odiseo (Ulises en la tradición latina) de la guerra de Troya. En las escenas iniciales se relata el desorden en que ha quedado sumida la casa de Odiseo tras su larga ausencia. Un grupo de pretendientes de su esposa Penélope está acabando con sus propiedades. A continuación, la historia se centra en el propio héroe. El relato abarca sus diez años de viajes, en el curso de los cuales se enfrenta a diversos peligros, como el cíclope devorador de hombres, Polifemo, y a amenazas tan sutiles como la que representa la diosa Calipso, que le promete la inmortalidad si renuncia a volver a casa. La segunda mitad del poema comienza con la llegada de Odiseo a su isla natal, Ítaca. Aquí, haciendo gala de una sangre fría y una paciencia infinitas, pone a prueba la lealtad de sus sirvientes, trama y lleva a efecto una sangrienta venganza contra los pretendientes de Penélope, y se reúne de nuevo con su hijo, su esposa y su anciano padre.

ORIGEN DE LA TRAGEDIA

La tragedia griega en principio surge con el dios Dionisio y los temas eran épicos del ciclo dionisiaco y más tarde se ampliaría a otros temas. El tema histórico casi no se da, salvo en la obra de los persas de Esquilo. Todas las obras tienen carácter religioso. La tragedia viene de ððð s que significa macho cabrío. La visión de Aristóteles en su poética era explicar su origen. Según él está en el ditirambo que es un coro de sátiros y se redactaba por un solista (personaje). En el s. XX esta teoría se ha hundido y se habla de otras. La Enológica que pone el origen en el culto a la vegetación, donde la naturaleza nace y muere. Es un rito que surge en el nacimiento de un año y la muerte de toro. Esta teoría es la de Mis Harrison y G. Murray. Existe otra referida al culto de los muertos con el treno poético. Lo único que parece claro es que el creador de la tragedia es Tespis. La tragedia se componía en trímetro yámbico - . Donde se hacía una parte hablada y otra cantada con el coro. Son 12 coreutas, que cantaban, también los músicos de flauta y cítara junto con el jefe se situaba en medio, esta parte cantada se hacía en dorio.

EDIPO REY

La peste asola la ciudad de Tebas en la que reina el rey Edipo. Un oráculo advierte que sólo castigando al asesino del antiguo rey, Layo, la peste cesará en su azote de la ciudad. El buen rey Edipo se dispone a investigar quién fue el asesino de Layo. Las pesquisas llegan a una trágica conclusión: ¡El asesino de Layo fue el mismo Edipo! Y aunque Edipo no sabía a quién mataba, el caso es que lo hizo. Pero las indagaciones dan más de sí, Edipo, además, también era hijo de Layo, aunque no lo sabía, y al acceder al trono se había casado con la viuda de éste, Yocasta, y había tenido hijos con ella, luego Edipo se había casado con su madre, tenido hijos con ella y asesinado a su padre. Tras saberse parricida e incestuoso, Edipo se arranca los ojos e Yocasta se suicida. Tras despedirse de sus hijos parte al destierro de la ciudad de Tebas.

Aunque el conflicto trágico de Edipo nace de desobediencias del pasado, es él quien las sufre. Pero Sófocles acierta en una cosa, en mostrarnos a un Edipo bueno, un hombre justo y amante de su familia y de su reino, una buena persona. Edipo era feliz en su ignorancia, hasta que la circunstancia de la peste sobre Tebas y la advertencia del oráculo, llevarán al conocimiento de la verdad. Habiendo sido un hombre feliz, ahora, Edipo, no es más que un parricida incestuoso que no puede soportarse ni a sí mismo y que por ello se arranca los ojos y grita desmesurado por la tristeza de su propia verdad y el destino de sus hijos, sus propios hijos y a la vez sus propios hermanos. Sófocles se enfrenta a las leyes mismas de la naturaleza abordando este asunto: Edipo ha infringido todas y cada una de estas leyes pero, pero él no era consciente. Aún así, está claro que su delito es más que monstruoso y el simple acometimiento del mismo, voluntario o no, ha de ser castigado, para edipo ya no existe solución humana posible, no existe solución alguna. La fuerza dramática de la tragedia reside en el contraste, increíble y maravilloso, del buen hombre Edipo, del justo Edipo, el más monstruoso de los criminales. Edipo, protagonista absoluto de la tragedia, jamás abandona la escena salvo cuando marcha a arrancar sus ojos que no merecen ya más ver la luz del sol. Pero no sólo Edipo está presente en la escena, sino que sobresale sobre todos los personajes, por sus increíbles parlamentos y por su enorme fuerza dramática.

ELECTRA

Después que Clitemnestra asesine a su marido Agamenón, entrega a su hija Electra a un campesino para evitar que tenga descendencia noble que quiera vengar el crímen. Electra pues vive en en el campo, pero no mantiene relaciones con su esposo, un hombre honrado. Orestes (hermano de Electra) llega a la casa de Electra acompañado por su hermano Pílades y cuando al fin los hermanos se reconocen, planean la venganza sobre la madre y el nuevo marido de ésta: Egisto. Orestes siente remordimientos, pero su crímen es expiado.
Eurípides trata de dar lógica a un tema ya desarrollado por Esquilo y por Sófocles. Este intento de hacer lógica la tragedia se lleva a cabo mediante la no aparición de los dioses. Electra mata ella misma a su madre, Clitemnestra, en un epidio de gran fuerza y dramatismo. Pero más tarde, Orestes y Electra se dan cuenta de la magnitud de su crimen y pesa sobre ellos el sentimiento de culpa, aunque no llegan a arrepentirse. Se nos anuncia al final la expiación del crímen. Esta es una tragedia de dolor y sufrimiento y de importante conflicto moral: es justo que Clitemnestra expíe su crímen con la muerte, pero aún así, eso no explica el matricidio.

HÉCUBA

Vencida Troya, los troyanos son prisioneros de los griegos, incluida Hécuba, la viuda del rey Príamo de Troya. Hécuba conoce la noticia de su hija va a ser sacrificada en el túmulo de Aquileo y además, le traen el cadáver de su hijo, aún niño, que ha sido asesinado. Intenta hablar con Odiseo (Ulises) y con Agamenón, pero nada consigue. Finalmente se le vaticina su futuro: que morirá convertida en la perra de Agamenón y de su hija Cassandra y que ambos morirán a manos de Clitemnestra.

Aquí Eurípides se conmociona con la situación de los vencidos en la guerra de troya, y a la vez critica la mano cruel de los vencedores. Es una tragedia sanguinaria en la que destacan las interveciones de Odiseo (Ulises) y Agamenón y los lamentos de Hécuba. Todas las desgracias futuras aumentan el infortunio de la anciana viuda de Príamo que, a pesar de tramar venganza por la muerte del hijo a manos de Polidoro, nada consigue. Todo esto es una historia plenamente humana, no aparecen los dioses.

MEDEA

Jasón, esposo de Medea y padre de sus hijos, va a repudiarla y a casarse con la hija de Creonte, rey de Corinto. Medea, enfurecida, colérica y clamante de venganza más tarde, clama ruegos y amenazas al insensible Jasón. Una vez que se da cuenta Medea de que nada puede hacer, planea y ejecuta su venganza a pesar de que Jasón ha tratado de convencerla diciéndole que lo hace por su propio bien, ya que se encuentran en tierra extraña y casarse con la hija del rey es la mejor solución pues aportará grandeza a los hijos que tienen ambos: Medea y Jasón. Pero Medea se venga, simula haber sido convencida por Jasón y envía a sus hijos con ricos regalos para la novia al palacio de Creonte. Pero esos regalos tienen un conjuro: quien los vista o toque morirá, y asá sucede: mueren Creonte y su hija. Pero Medea va más allá y para engrandecer la desgracia de Jasón, mata a los hijos de éste, que son los suyos propios.
Es, seguramente, la obra maestra de Eurípides. Medea es la mujer enfurecida por el repudio del marido que trama un crímen para vengarse. Jasón, por su parte, es la figuta del hombre insensible, aberrante y oportunista que, ante las recriminaciones justificadas de Medea, sólo sabe engañarla con demagogia. Es, por otra parte, la primera obra en la que una figura femenina alcanza tal grandiosidad y magnanimidad, sin embargo, la obra no gustó, y se tuvo que conformar con el tercer premio del certámen al que fue presentada.

ANTÍGONA.

Muertos los dos hermanos de Antígona e hijos de Edipo, Etéocles y Polinices, el rey Creonte, tío de ambos hermanos, publica un decreto por el cual se prohíbe dar honras fúnebres a Polinices por haber muerto luchando contra su patria. Antígona no puede permitir que su hermano sea abandona como pasto para los buitres y decide enterrar a su hermano siendo consciente del castigo que por ello le espera. Da honras fúnebres a su hermano y Creonte la condena a ser encerrada en una tumba hasta que muera, pero ella se ahorca y más tarde y junto a ella, se suicida Hemón, amante de Antígona e hijo de Creonte. La obra termina con el parlamento de arrepentimiento de Creonte.

Antígona es un enfrentamiento de gran dramatismo constante entre dos personajes: Antígona y Creonte. Una es defensora de la ley natural, amante de su hermano al que debe dar honras fúnebres; el otro es defensor de las leyes de la ciudad que, desobedecidas, debe suponer el castigo al que las ha desobedecido. Antígona sufre un gran conflicto consigo misma, pues es consciente de lo que le acarreará desobedecer las leyes de los hombres, sin embargo, la ley natural y el amor fraternal, será más fuerte, siendo Antígona un personaje verdaderamente noble y dramático. Cuando Antígona se ahorca y con ella el hijo de Creonte, Hemón, Creonte se arrepiente de haber sido tan inflexible y comprende la diferencia entre unas leyes y otras.

SÓFOCLES

Autor de tragedias griego. Recibió una esmerada educación, ocupó cargos públicos y participó en algunas acciones bélicas. Mantuvo estrecha amistad con Heródoto y Pericles. Fue el más laureado trágico de su época; compuso ciento veintitrés dramas y obtuvo más de veinte victorias en certámenes literarios. Sófocles perfeccionó la tragedia elevando a quince el número de miembros del coro y potenciando la decoración y la indumentaria. Frente a obras anteriores, dio total independencia a cada uno de los dramas de una trilogía y otorgó al diálogo una importancia que no tenía antes. Sus temas más frecuentes son la brevedad de la felicidad, el sufrimiento y, sobre todo, la firmeza ante las adversidades, asuntos que reflejó en sus dos personajes principales, Edipo, que, condenado por su orgullo ante los dioses, sabe expiar su culpa dignamente, y Antígona*, imperturbable en su deber, a pesar de las convenciones humanas. De sus obras, quedan siete completas: Áyax, Antígona, Edipo rey, Las traquinias , Electra, Filoctetes y Edipo en Colona.

ESQUILO

Dramaturgo griego. Pertenecía a una familia aristocrática y combatió en las batallas de Maratón y Salamina. Vivió en Atenas y Sicilia. Señala el comienzo de la tragedia como género dramático, al que dio forma aumentando el número de actores y haciendo del elemento hablado la parte más importante. Se le atribuyen más de 90 tragedias, cuyos temas son los mitos y los héroes griegos y en las que resalta la importancia del destino en la vida del hombre. Se conservan completas Las suplicantes, Los persas, Siete contra Tebas, Prometeo encadenado, y la serie de la Orestiada: Agamenón, Las coéforas y Las euménides.

EURÍPIDES

(Salamina 480 - Macedonia 406 a. C.) Dramaturgo griego. Su obra, influida por los filósofos de su época, se caracteriza por el análisis de las pasiones amorosas, el estudio del carácter femenino, las preocupaciones filosóficas, el hallazgo de nuevos temas y el papel concedido a los coros. Se le atribuyen más de 100 obras, de las que sólo se conservan 17 tragedias, entre las que destacan Alcestes, Medea, Andrómaca, Las troyanas, Ifigenia en Táuride, Electra, Orestes y Las bacantes.

LA FABULA

la fábula aparece en la literatura griega arcaica y clásica como un ejemplo. Fue a partir de la época helenística cuando comenzó recogerse en colecciones. Dentro de la literatura arcaica y clásica la fábula tiene su origen en Hesiodo y es frecuente en los géneros yámbicos. Se trata de una contrapartida popular del mito de carácter crítico y satírico. Los protagonistas son habitualmente animales, cuyos rasgos de carácter son fijos: ellos son paradigmas de lo que sucede con los hombres y, al tiempo, es la prueba de que la naturaleza no cambia. Pero también hay fábulas en que intervienen vegetales e incluso objetos inanimados y hombres; también ciertos dioses “populares”. La fábula es un pequeño relato en verso o en prosa, en el que a partir de una determinada situación hay un enfrentamiento del que se deduce una conclusión mediante, algunas veces, un consejo. En la fábula entra cualquier relato que sea ficticio, puede ser también un refrán o un cuento, una anécdota, un chiste, una historieta, un hecho real que se hace fábula...

SAFO

Pertenece al período Arcaico, s VII y VI , caracterizado por ser un período donde se lucha por la geografía griega. Safo es, al mismo tiempo que la poetisa más grande de Grecia, uno de los autores más controvertidos de esa nación privilegiada. En su vida se mezclan la leyenda y la verdad. Safo representa la culminación del género en Grecia, ya que ningún poeta como ella puso el alma tan al descubierto. Escribió epitalamios, himnos, epitafios y odas