Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Argumento y personajes de: El monte de las ánimas, La ajorca de oro

  • Enviado por: Txavi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Tendencias de la Teoría Literaria Hoy
UNED
Partiendo del extraordinario desarrollo de la teoría literaria en el siglo XX como contexto general, especialistas de...
Solicita InformaciÓn

La Edad Media en su Recta Final: el Siglo XV
UNED
En el curso se tratarán aquellos aspectos que consideramos más relevantes del siglo XV, y también aquellos otros,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

LEYENDAS DE BÉCQUER

Índice:

- Vida de Bécquer 3

- El monte de las Ánimas 4 y 5

- La ajorca de oro 6

- Los ojos verdes 7 y 8

- El cristo de la calavera 9 y 10

- Maese Pérez el organista 11

- El beso 12

- El Miserere 13 y 14

Gustavo Adolfo Bécquer: Fue un poeta español nacido en Sevilla. Hijo y hermano de pintores, Bécquer practicó también la pintura; pero fue en 1854 cuando, tras quedarse huérfano y trasladarse a Madrid, se subió por las ramas de la literatura. No logró mucho éxito y vivió en la pobreza colaborando con periódicos de poca categoría. Posteriormente obtuvo un cargo mejor pagado en otros periódicos de mayor prestigio donde público parte de sus Leyendas y sus ensayos costumbristas Cartas desde mi celda. Hacia 1867 escribió sus Rimas pero perdió el manuscrito a causa de la revolución de 1968 y tuvo que volver a escribirlo de memoria. Su matrimonio con la hija de un médico, dio fruto a tres hijos, pero se deshizo el mismo año. Debido a una grave enfermedad que venía sufriendo desde 1858, se trasladó a casa de su hermano Valeriano, en Toledo; donde murió el 22 de Diciembre de 1870 a los 34 años de edad. De este escritor romántico se recuerdan tanto sus rimas ( que marcaron el punto de partida de la poesía española), como las rimas, unas composiciones en prosa etéreas y misteriosa. Se publicaron originalmente en periódicos, entre 1861 y 1863, por lo que se supone que su composición fue anterior a la mayor parte de las Rimas. Son veintidós y están escritas con un estilo vaporoso, delicado y rítmico, donde abundan las descripciones, las imágenes y las sensaciones. Revelan un aspecto importante del romanticismo literario de su autor al mostrar un interés artístico y arqueológico por la edad media, con sus templos y claustros románicos o góticos, campos sombríos y calles tenebrosas, palacios y castillos. Predomina en ellas un espíritu donde se impone lo misterioso, lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular en muchas ocasiones, en las que la búsqueda de lo inalcanzable suele ser su argumento central.


Bécquer también escribió teatro, adaptó obras dramáticas ligeras francesas e italianas.

EL MONTE DE LAS ÁNIMAS (Leyenda Soriana)

Esta leyenda narra la historia de un noble soriano (valiente y supersticioso como los hombres de entonces), que recibe la visita de su escéptica prima de la corte francesa. Tras una partida de caza, el anfitrión narra a su prima una leyenda sobre el monte al que fueron a cazar; ésta relataba la aparición de espectros el Día de todos los Santos. Continuaron conversando sobre diferentes temas hasta que salió el de la despedida. Al tocar este tema, el joven noble quiso obsequiar a su bella prima con un joyel que aceptó la prima con miedo a que significase un compromiso; tras recibirlo le dijo, con cierta ironía, que el regalo que pensaba darle se encontraba perdido en el Monte de las Ánimas y que tendría ir a buscarlo. Tras mucho discutirlo, el noble fue a buscarlo en mitad de la noche con miedo a dos cosas: quedar en ridículo y ser atacado por algún espíritu.

Al día siguiente el joven noble amaneció muerto y la prima despertó horrorizada al ver el regalo que había perdido, ensangrentado a los pies de su cama.

La estructura de esta leyenda consta de tres partes: introducción, nudo y desenlace.

- La introducción abarca cuatro párrafos, y es la voz del que cuenta la leyenda.

- El nudo comprende desde el 5º párrafo hasta el 39º.

- El desenlace empieza en al párrafo 40º y acaba en el último, el 55º.

Los personajes en esta obra son:

- Beatriz y Alonso. (Los protagonistas.

- Los condes de Borges y de Alcudiel. (Padres de Beatriz y Alonso.

- Los Templarios. (Guerreros que habitaban en el monte).

Me ha gustado mucho esta leyenda porque está muy bien ambientada, y hay partes en las que parece que estás ahí dentro. El miedo que sentía Alonso me ha parecido tan real, me puse en su papel mientras leía el texto y experimenté un terrible escalofrío. La ironía de Beatriz y su escepticismo son muy humanos y recordé muchas situaciones en las que se lo hice pasar mal a un amigo comportándome como Beatriz. La parte que menos me ha gustado ha sido al final, cuando el cazador cuenta su experiencia antes de morir; me parece que sobra y no entiendo por qué muere el cazador justo después de relatar lo sucedido. Yo lo habría dejado tal como estaba tras la muerte de horror de Beatriz, y puede que incluso hubiese añadido una frase como “todavía se oye llorar a Beatriz en la noche del día de Todos los Santos”, o algo por el estilo.

LA AJORCA DE ORO (Leyenda Toledana)

Esta leyenda cuenta la historia de un enamorado de una caprichosa joven. Un día el joven enamorado encontró a su amor llorando; le preguntó qué quería y ella le contestó que quería la ajorca de oro de la Virgen del Sagrario. El pobre enamorado decidió conseguir esa ajorca para ella. Al entrar en la catedral, comenzó a imaginarse que las estatuas le miraban y sabían lo que quería hacer; pero fue al coger la ajorca de oro y dar media vuelta cuando vio a todas las estatuas moverse de lugar y dirigirse a él. Cuando a la mañana siguiente entraron los curas a la capilla, se encontraron al pobre enamorado totalmente loco.

Esta leyenda se divide en tres partes: introducción, nudo y desenlace.

- La introducción abarca desde el primer párrafo hasta el final del quinto.

- El nudo, (a mi entender), comprende desde el sexto párrafo hasta finales del 41º.

  • El desenlace se encuentra entre los párrafos 42º y 47º.

En esta leyenda sólo aparecen dos personajes, Pedro Alfonso de Orellana y María Antúnez.

La verdad es que a mí no me ha gustado mucho esta leyenda, me ha parecido muy corta y el final muy malo. Sigo pensando que el miedo lo expresa muy bien Bécquer; puede ser que él lo haya pasado muy a menudo. Lo que no me gusta del final es que las estatuas no le hicieron nada a Pedro, y además, tendría que habérsele aparecido la virgen, que la ajorca era suya. Yo personalmente habría hecho que apareciese la Virgen y le hubiese castigado de alguna manera.

LOS OJOS VERDES

Esta es una leyenda de amor. Amor de un reconocido héroe (Fernando) hacia una mujer de ojos verdes que habita en un lago.

La leyenda comienza en una cacería. Fernando de Argensola encabeza la cacería, que se había convertido en una persecución. Perseguían a un pobre ciervo que huía herido. Como último recurso, el ciervo se adentra en una zona de árboles. Al ver esto, un montero al servicio de Fernando de Argensola, gritó “¡Alto todo el mundo!”; y pidió a su señor que por favor abandonase la cacería, argumentando que había oído leyendas sobre esa zona a la que llamaban la fuente de los Álamos. Fernando se negó rotundamente a desperdiciar esa pieza y, haciendo caso omiso a las palabras de Iñigo, el montero, decidió adentrarse en aquella zona boscosa y conseguir aquel ciervo que tanto se había resistido hasta entonces.

Han pasado días desde que don Fernando se adentró en el bosque y volvió con la pieza sano y salvo; mas su montero no se queda tranquilo y observa en él un cambio de color y bastante sombrío. Le comento a su amo sus observaciones y éste le contesta que estaba enamorado, enamorado de una mujer que vio en la fuente de los Álamos pero que nadie la había visto antes. Le enamoraron sus ojos verdes. Fernando de Argensola le pide a Iñigo que le ayude a encontrarla y a averiguar quien era aquella mujer tan bella.

Un día de los que Fernando rondaba por la fuente de los Álamos en busca de aquella hermosa mujer, la encontró de nuevo y dándose cuenta que aquella ocasión no se repetiría muy a menudo, rápidamente se le declaró. La bella mujer vacilaba la pregunta y le insinuó a Fernando si le seguiría amando si ella no fuese o dejase de ser una mujer de carne y hueso, a lo que Fernando contestó, sin dudarlo, sí.

Tras esta respuesta, Fernando percibió como el susurro del viento le decía: “ Ven, ven...”, Fernando se acercó a la mujer y, con un beso, se adentraron en las aguas del lago.

Esta leyenda, como todas, consta de introducción, nudo y desenlace:

- La introducción abarca desde el primer párrafo hasta el 15º.

- El nudo se encuentra entre el párrafo 16º hasta el 38º.

- El desenlace se sitúa en los párrafos que se encuentran entre el párrafo 39º y el último.

En esta leyenda hay tres personajes a destacar:

- Iñigo: es un montero a servicio de Fernando de Argensola, que le advierte de los peligros de la fuente de los Álamos.

- Fernando de Argensola: héroe, hijo primogénito, se adentra en la fuente de los Álamos y se enamora de la hermosa mujer de ojos verdes.

- Mujer de ojos verdes: enamora a Fernando.

Esta leyenda es distinta a las anteriores, es de amor. Me parece que Bécquer utiliza aquí demasiadas palabras poéticas, y ha llegado a despistarme en algunos momentos. Desconozco el motivo, pero hasta ahora no me han gustado ninguno de los finales; este final me hace pensar que tenía planeado editar una segunda parte. No se sabe si Fernando muere o no. Yo añadiría un “continuará”. De todas formas, me ha encantado la introducción que da Bécquer a la leyenda; me pregunto si habrá pintado el cuadro.

EL CRISTO DE LA CALAVERA (Leyenda Toledana)

Esta leyenda está ambientada en la reconquista de la Península Ibérica. El rey de Castilla manda llamar a todos los caballeros hacia Toledo. Todo eran fiestas de bienvenida a los caballeros, pero la gran fiesta era el día previo a la marcha de los caballeros a la guerra. En esta fiesta, la protagonista era doña Inés de Tordesillas, una bella mujer que tenía enamorados a todos los caballeros; pero sólo dos caballeros estaban en el buen camino para conseguir el corazón de la dama. Estos dos caballeros se llamaban Alonso de Carrillo y Lope de Sandoval, que destacaban sobre todo por su rendimiento. El día de la ceremonia, doña Inés dio una vuelta por el salón de los caballeros y se sentó entre el caballero Alonso y el caballero Lope. Estos comenzaron una batalla de piropos que causaron el cansancio de doña Inés. Levantó se doña Inés dejando caer sin querer uno de sus guantes que había dejado en sus rodillas; rápidamente, los dos caballeros se agacharon a recogerlo, pero quedaron en tablas ya que lo asieron ambos cada uno por un lado diferente. Empezaron a forcejear, pero al darse cuenta su majestad de Castilla de lo que podría conllevar aquel forcejeo, se interpuso entre los dos y devolvió el guante a doña Inés.

Dieron se cuenta ambos caballeros que tendrían que batirse para conseguir el corazón de doña Inés, buscaron durante toda la noche un lugar donde poder llevar a cabo el duelo. Encontraron al fin un cobertizo alumbrado por una luz, donde se encontraban un Cristo y una calavera bajo el Cristo. Los caballeros rezaron una oración y se dispusieron a luchar, mas cuando desenfundaron, la luz se apagó. La volvieron a encender, volvieron a desenfundar y... la luz se apagó de nuevo. Esto ocurrió varias veces más hasta que al final sonó una voz que envolvió a los caballeros en el más profundo de los miedos. Tras esto, se dieron cuenta que el señor no quería que ese duelo se llevara a cabo.

Decidieron pues dejar a doña Inés elegir y se dirigieron a su balcón dispuestos a seducirla. Pero cuál no fue su sorpresa al descubrir a doña Inés despidiéndose de su amado. Su primera reacción fue echar mano a sus aceros y matar a aquel hombre, pero después se lo pensaron y soltaron una carcajada que hizo eco precipitando la despedida de doña Inés.

Al día siguiente, en el palco de despedida, se encontraba entre las damas de honor doña Inés, que se encontraba intranquila temiendo que la carcajada hubiese sido causada por la muerte de alguno de los caballeros, pero se tranquilizó al descubrir que entre las filas que marchaban se encontraban los dos caballeros sanos y salvos.

Los componentes introducción, nudo y desenlace se dividen de la siguiente manera:

- La introducción comienza en el primer párrafo y termina en el undécimo.

- El nudo abarca desde el duodécimo párrafo hasta el 38º

- El comienzo del desenlace se sitúa en el párrafo 39º y termina al final de la leyenda.

Los personajes más importantes de esta leyenda son:

- Don Álvaro de Carrillo: era uno de los caballeros enamorados de doña Inés más destacados.

- Don Lope de Sandoval: otro caballero muy destacado que también estaba enamorado de doña Inés. Era amigo de la infancia de don Álvaro de Carrillo, mas su amor hacia doña Inés le hizo convertirse por un momento en adversario suyo.

- Doña Inés de Tordesillas: era la hermosa dama que traía enamorados a todos los caballeros.

Me ha gustado mucho esta leyenda porque al final dos viejos amigos que se vieron enfrentados por el amor, se reconcilian finalmente y se curan de ese mal de amor.

MAESE PÉREZ EL ORGANISTA (Leyenda Sevillana)

Esta leyenda comienza con la burla de un turista a una anciana que sostenía que durante la misa del Gallo, el alma del maese aparecía; y no había aparecido. La anciana se defendió argumentando que aquel no era el órgano de Maese Pérez.

Maese Pérez es un organista que, según la leyenda, toca el órgano de forma casi celestial. En la misa del Gallo, la catedral se llena pues quiere deleitarse con la música del maese.

Esta vez, corre por la catedral el rumor de que Maese Pérez no va a poder asistir a la misa pues se encuentra enfermo. Toda la catedral se escandaliza pues no saben quien podría tocar el órgano en su lugar. Pero aun en su lecho de muerte, Maese Pérez quiere tocar el órgano y hace que le lleven a él. La catedral tiembla de emoción mientras Maese Pérez es transportado hasta el órgano. Durante la misa, Maese Pérez deleita a los oyentes, pero de repente, un ruido estridente interrumpe la canción, Maese Pérez a muerto haciendo lo que más le gustaba, tocar el órgano en la misa del Gallo.

Como todas, esta leyenda consta de introducción, nudo y desenlace:

- La introducción se encuentra entre el primer párrafo y el vigésimo tercero.

- El nudo es bastante corto y tan sólo abarca desde el vigésimo cuarto al 38º

- El desenlace es también corto y se sitúa entre el párrafo 39º y el 50º

Aunque en esta leyenda aparecen muchos nombres de nobles de forma puntual, el verdadero protagonista es Maese Pérez el organista. Esta obra me ha gustado mucho porque refleja lo que es capaz de hacer un hombre por devoción.

EL BESO(Leyenda Toledana)

Las tropas francesas entran en Toledo. Un joven oficial y sus dragones descansan en una iglesia. El oficial se despierta y ve una estatua de mujer en mármol que le enamora. Al día siguiente, el oficial se la describe a sus camaradas; estos, bastante escépticos, deciden ir a verla esa noche mientras brindan con “champagne”. Cuando llegan, quedan todos fascinados y se ponen a cantar, beber, pelear, bailar... todos lo pasan bien excepto el joven oficial.

Un camarada se cerciora y le dice que brinde que se lo pase bien. El joven oficial, empujado por sus compañeros, brinda por la mujer de mármol y el hombre de mármol que era su marido. Ya borracho, el oficial habla con el hombre de mármol y le echa vino a la cara “para que beba”. Tras esto, decide besar a la mujer de mármol, pero cuando acercaba su cara a la pétrea, cayó al suelo sangrando por los ojos y la cara. La única explicación que encontraron los camaradas, fue que el hombre de mármol le había asestado un mortífero golpe en la cabeza con su guante de piedra.

Los componentes de esta leyenda se dividen tal que así:

- Introducción: es bastante larga a mi entender, ocupa desde el primer párrafo hasta el 59º

- Nudo: es más corto sin embargo, desde el 60º hasta el 99º

- Desenlace: desde el 100º hasta el final.

Hay tres personajes principales: el oficial, el hombre de piedra y la mujer de piedra.

Esta leyenda no me ha gustado nada. Es la típica historia de los libros de “PESADILLAS”. Se lee muy rápido y tiene muchas palabras para muy poco contenido. No cambiaría nada, simplemente no escribiría nunca una leyenda así.

EL MISERERE (Leyenda religiosa)

Miserere en latín significa ten compasión. En el ámbito religioso, el miserere es el salmo 50, que empiece con esta palabra, y se entona para que Dios perdone tus pecados.

Esta leyenda comienza con el descubrimiento, por parte de un hombre, de un libro en una abadía. Al leer el hombre el libro, descubre en el borde de una página una palabra de la que no conocía el significado, así que le pregunta a un hombre de edad si sabía el significado de esta palabra. El anciano reconoce la palabra y le cuenta al “investigador” una vieja leyenda.

La leyenda decía que tiempo atrás, un hombre entró en esa abadía pidiendo cobijo y un trozo de pan. Los que por aquel entonces habitaban en dicha abadía no tuvieron problema alguno en dárselo, ya que prácticamente ese era su oficio. En la cena, los monjes comenzaron el típico “interrogatorio” que se hace a un desconocido. El hombre fue contestando pacientemente a todas y cada una de sus preguntas hasta que llegaron a la de siempre, “¿a qué se dedica usted?”. El hombre contestó que era músico y que en esos momentos trataba de finalizar el Miserere para que el señor le perdonase todos sus pecados. Al oír esto, uno de los curas allí reunidos le dijo que su trabajo había terminado pues en un monasterio que había en las montañas se oía entonar a los curas muertos todas las noches el Miserere. El músico decidió ascender hasta aquel monasterio y tomar notas para poder finalizar la partitura. Ya se encontraba dentro cuando vio como el monasterio se reconstruía solo y los esqueletos de los monjes trepaban por la ladera de la montaña hasta colocarse en fila india para entonar la canción. El hombre atónito trató de permanecer atento a la respuesta de tantos años de trabajo, pero cuando los curas iban por el versículo 10, un gran resplandor le dejó cegado e hizo quedar inconsciente. Cuando despertó al día siguiente, descendió la montaña hasta llegar a la abadía y allí pidió refugio para poder escribir el Miserere. Escribió todo lo que escuchó, mas cuando intentó hacer el final (sin haberlo oído), le fue imposible. Escribió gran cantidad de borradores pero no lo consiguió, fue tal su frustración que murió enloquecido.

Repitiendo lo de siempre digo: esta leyenda se compone de tres partes: introducción, nudo y desenlace:

- La introducción es muy corta y abarca desde el párrafo primero hasta el séptimo.

- El nudo se sitúa entre el octavo y el 56º.

- El desenlace se aprecia entre los párrafos 57 y 70º.

Esta leyenda tiene tres personajes principales:

- El anciano es el narrador de la leyenda.

- El hombre que descubre el libro es el que pide al anciano que cuente la leyenda.

- El músico es el protagonista de la leyenda.

Me ha encantado la leyenda esta porque describe muy bien el momento en el que el músico tiene contacto con los curas. Este a mi entender es uno el mejor final de las siete leyendas aunque creo que la parte en la que vuelve al diálogo entre el anciano y el descubridor del libro sobra.

15