Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Argumento. Tema. Personajes. Prosa romántica becqueriana

  • Enviado por: G. B.
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas

publicidad
publicidad

Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Los ojos verdes

  • Resumen:

  • Fernando, en la caza de un ciervo, se adentra hasta una fuente, la llamada fuente del Álamo sobre la cual pesa una leyenda que asegura que si te aproximas a ella caerá sobre ti un mal. Tras esto, Fernando estuvo escuchando durante días nombres, voces, etc., y una tarde que acudió a sentarse en los bordes de la roca a las orillas del agua, donde esperaba que apareciesen los ojos verdes, de una hermosa mujer, de la cual se había enamorado, al fin esta apareció de nuevo del agua y le incitó, prometiéndole amor, a ir con ella, así Fernando cayó al agua donde supuestamente murió, ya que no se volvió a saber nada más de él.

  • Caracterización del personaje masculino:

  • Fernando: Es un personaje idealista, valiente y romántico.

    Iñigo: Es un personaje miedoso y fiel a su señor don Fernando.

  • Caracterización del personaje femenino:

    • Mujer demonio.

    • Hermosa, cabellos como el oro, sus pestañas brillaban como hilos de luz.

    • Ojos de color imposible.

  • Identificación de los sentimientos con el paisaje:

  • Paisaje hermoso, misterioso, desconocido, solitario:

    la fuente brota escondida en el seno de una peña, y cae, resbalándose gota a gota, por entre las verdes y flotantes hojas de las plantas que crecen al borde de su cuna. Aquellas gotas, que al desprenderse brillan como puntos de oro y suenan como las notas de un instrumento, se reúnen entre los céspedes y, susurrando, susurrando, con un ruido semejante al de las abejas que zumban en torno a las flores, se alejan por entre las arenas y forman un cauce, y luchan con los obstáculos que se oponen a su camino, y se repliegan sobre sí mismas, saltan, y huyen, y corren, unas veces, con risas; otras, con suspiros, hasta caer en un lago. En el lago caen con un rumor indescriptible. Lamentos, palabras, nombres, cantares, yo no sé lo que he oído en aquel rumor cuando me he sentado solo y febril sobre el peñasco a cuyos pies saltan las aguas de la fuente misteriosa, Para estancarse en una balsa profunda cuya inmóvil superficie apenas riza el viento de la tarde.”

    Melancolico:

    “Todo allí es grande. La soledad, con sus mil rumores desconocidos, vive en aquellos lugares y embriaga el espíritu en su inefable melancolía.”

    Atardecer anticipando lo que va a pasar:

    “El sol había traspuesto la cumbre del monte; las sombras bajaban a grandes pasos por su falda; la brisa gemía entre los álamos de la fuente, y la niebla, elevándose poco a poco de la superficie del lago, comenzaba a envolver las rocas de su margen.”

    Ambiente acorde al final tragico:

    “Las aguas saltaron en chispas de luz y se cerraron sobre su cuerpo, y sus círculos de plata fueron ensanchándose, ensanchándose hasta expirar en las orillas.”

  • Presencia de lo religioso:

  • No hay presencia de lo religioso.

    El Beso

  • Resumen:

  • El momento es cuando el ejército francés se apodera a principios del S. XIX de Toledo.

    Los soldados se reparten por doquier para dormir y a un capitán le buscan el alojamiento de una iglesia, muy desmantelada pero aún se veían las estatuas de piedra sobre el mármol de sus tumbas.

       Al día siguiente, los oficiales se aburrían allí mucho y se reunían en el Zocodover, estaban esperando al recién llegado. Cuando le preguntan cómo ha pasado la noche, éste comienza la historia. Un ruido lo despertó y antes de dormirse vio una mujer muy hermosa arrodillada junto a altar, se le antojaba un espíritu, pero era de mármol. Parecía una dama castellana que por algún milagro permanece así. Junto a ella hay un guerreo, su marido. Los demás soldados quieren verla y quedan para esa noche.

       Se enteran de que son un importante guerrero y Doña Elvira de Castañeda. Los soldados estaban borrachos, le acercaron a la estatua del guerrero el vino a los labios y le arrojaron la copa entera sobre la cara. El capitán dijo que los labios de la mujer le incitaban a besarlos, cuando iba a besarla el guerrero levantó su brazo y le dio un golpe que lo tiró al suelo echando sangre por la boca, nariz y ojos.

  • Caracterización del personaje masculino:

    • Era un joven Capitán

    • Un oficial bizarro

    • Un héroe

    • Celoso

    • Extravagante

  • Caracterización del personaje femenino:

    • Mujer ángel

    • De Mármol, de piedra

    • Bellísima

    • Nocturna y fantástica visión

    • Su rostro, ovalado; sus armoniosas facciones llenas de una suave y melancólica dulzura; su intensa palidez.

    • Inmóvil

    • Diáfana y luminosa

    • Criatura terrenal

  • Identificación de los sentimientos con el paisaje:

  • Ambiente de guerra, atento y misterioso:

    “. Este, que caminaba a pie delante de su interlocutor, llevando en la mano un farolillo, parecía servirle de guía por entre aquel laberinto de calles oscuras, enmarañadas y revueltas.”

    “Los jinetes, precedidos del guía. , siguieron en silencio el camino adelante hasta llegar a una plazuela, en cuyo fondo se destacaba la negra silueta del convento con su torre morisca, su campanario de espadaña, su cúpula ojival y sus tejados desiguales y oscuros.”

    Ambiente dudoso y extraño:

    Nuestro joven oficial... penetro en el interior del templo.” “...dudosa claridad se perdía entre las espesas sombras de las naves y dibujaba con gigantescas proporciones sobre el muro la fantástica sombra del sargento, recorrió la iglesia de arriba abajo, y escudriñó una por una todas sus desiertas capillas...”

    “...se destacaban confusamente entre la oscuridad, semejantes a blancos e inmóviles fantasmas, las estatuas de piedra, que, unas tendidas, otras de hinojos sobre el mármol de sus tumbas...”
    “... la dudosa luz de la luna que entraba en el templo...”

    Descripción acustica:

    “...los soldados que se quejaban en voz alta del improvisado cuartel, el metálico golpe de las espuelas, que resonaban sobre las anchas losas sepulcrales del pavimento, el ruido de los caballos que piafaban impacientes, cabeceando y haciendo sonar las cadenas con que estaban sujetos a los pilares, formaban un rumor extraño y temeroso que se dilataba por todo el ámbito de la iglesia y se reproducía cada vez más confuso, repetido de eco en eco en sus altas bóvedas”.

    “La noche había cerrado sombría y amenazadora; el cielo estaba cubierto de nubes de color de plomo; el aire, que zumbaba encarcelado en las estrechas y retorcidas calles...”

    Paisaje melancólico:

    “...la ciudad de Toledo no era más que un poblachón destartalado, antiguo, ruinoso e insufrible”.

    ...agitaba la moribunda luz del farolillo de los retablos, o hacía girar con un chirrido agudo las veletas de hierro de las torres”.
    Descripción del paisaje y ambiente:

    “ fantástica visión que se dibujaba confusamente en la penumbra de la capilla, como esas vírgenes pintadas en los vidrios de colores que habréis visto alguna vez destacarse a lo lejos, blancas y luminosas, sobre el oscuro fondo de las catedrales.”

  • Presencia de lo religioso:

  • Ambiente real:

    • Lo religioso no ocupa un lugar predominante, solo se ocupa de describir el final trágico que sufrían los lugares sagrados, como la iglesia, luego del paso de los franceses en su afán de ocupación.

    • La historia se enmarca dentro de una capilla totalmente destruida en donde se halla la estatua, amada, “protagonista” de mármol.

    El rayo de luna

  • Resumen:

  • El noble y solitario poeta Manrique, sensitivo y fantasioso, buscaba a la mujer ideal, y creyó verla en la fugaz blancura de la orla de un traje blanco, en medio de la oscuridad de una noche en Soria. Se lanza velozmente en su seguimiento, pero ella desaparece. Durante dos meses son vanos sus esfuerzos.

    Sin embargo, al regresar una noche al mismo lugar de la primera visión, esta se repite, igualmente fugaz: era un rayo de luna que penetraba a intervalos por entre los arboles cuanto el viento movía sus ramas.

    Ello lo lleva a pensar que el amor y la gloria son un rayo de luna, mentiras, fantasmas. Todo el mundo lo cree loco menos el autor del relato...

  • Caracterización del personaje masculino:

  • El personaje era el noble y solitario poeta Manrique, sensitivo y fantasioso, y buscaba a su mujer ideal.

  • Caracterización del personaje femenino:

    • Mujer ángel

    • inalcanzable, desconocida.

    • la mujer se sus sueños.

    • misteriosa, como con alas en los pies

  • Identificación de los sentimientos con el paisaje:

  • Solitario y melancólico:

    “Había nacido en el estruendo de las armar, del insólito clamor, de una trompa de guerra no lo hubiera hecho levantar la cabeza un instante ni apartar sus ojos un punto del oscuro pergamino en que leía la ultima cantiga de un trovador”.

    “Acurrucado en la quiebra de una roca y entretenido en contar las estrellas del cielo, en seguir una nube con la vista o contemplar los fuegos fatuos que cruzan como exhalaciones sobre el haz de las lagunas”.

    “La luna flotaba en el cielo entre un vapor de plata, o las estrellas que temblaban a lo lejos como los cambiantes de la piedras preciosas.”

    Mundo soñado:

    “Forjaba un mundo fantástico, habitado por extrañas creaciones, hija de sus delirios y sus ensueños de poeta...”

    “Creía que entre las hojas ascuas del hogar habitaban espíritus de fuegos de mil colores...”

    “En las nubes, en el aire, en el fondo de los bosques, en las grietas de las peñas, imaginaba percibir formas y escuchar sonidos misteriosos...”

    Paisaje sereno:

    “ Era de noche; una noche de verano, templada, llena de perfumes y de rumores apacibles, y con una luna blanca y serena en mitad de un cielo azul, luminoso y transparente”.

    Ambiente post-batalla:

    “Los caballeros de la Orden habían ya abandonado sus históricas fortalezas; pero aun quedaban en pie restos de los anchos torreones de sus muros...” “ ...cubiertos de hiedra y campanillas blancas...”

    El paisaje sombrío:

    “Estaba ya en los mas alto del cielo, cuando al entrar a una oscura alameda que conducía desde el derruido claustro a la margen del Duero...”

    “En el fondo sombría alameda había visto agitarse una cosa blanca que floto un momento y desapareció en la oscuridad”.

  • Presencia de lo religioso:

  • No hay presencia de lo religioso.

    La ajorca de oro

  • Resumen:

  • Pedro Alfonso de Orellana amaba sin limites a María Antunez. Un día en que la sorprende llorando, logra, tras mucha insistencia, enterarse de que la mujer ansia obsesivamente hacer suya la joya de oro que lleva en uno de sus brazos la imagen de la Virgen del Sagrario, patrona de la ciudad de Toledo.

    Venciendo sus iniciales resistencias anteriores, esa misma noche el enamorado arranca sigilosamente en la Catedral la preciada ajorca a la Virgen, pero no puede llevarla consigo, pues el templo se puebla de seres sobrenaturales, de cadáveres resucitados y de horrorosas alimañas. Ante tales visiones, enloquece y cae desvanecido. A la mañana siguiente, es encontrado delirando en la iglesia, mientras retiene la ajorca en sus manos.

  • Caracterización del personaje masculino:

  • El personaje era el supersticioso y valiente. Amaba con locura a María.

  • Caracterización del personaje femenino:

    • Mujer ángel

    • Hermosa

    • Hermosura diabólica

    • Sobrenatural

    • Caprichosa y extravagante

  • Identificación de los sentimientos con el paisaje:

  • Arquitectura magnifica:

    “¡La Catedral de Toledo! Figuraos un bosque de gigantescas palmeras de granito que al entrelazar sus ramas forman una bóveda colosal y magnifica...

    Tétrico:

    “Alrededor de esta capilla están las tumbas de los reyes, cuyas imágenes de piedra, con la mano en la empuñadura de la espada, parecen velar noche y día por el santuario, a cuya sombra descansan todos por una eternidad”

    “Las moribundas lamparas, que brillaban en el fondo de las naves como estrellas pedidas entre la sombra, oscilaron a su vista...”

    “Todo alrededor suyo se revestía de formas quiméricas y horribles; todo era tiniebla y luz dudosa...”

  • Presencia de lo religioso:

  • Demoniaco:

    • El suelo de la capilla lo formaban anchas y oscuras rosas sepulcrales.

    • Solo la Reina de los cielos, suavemente iluminada por una lampara de oro, parecía sonreír tranquila, bondadosa y serena en medio de tanto horror. Sin embargo, aquella sonrisa muda e inmóvil que le tranquilizara un instante concluyo por infundirle temor...

    • Santos, monjas, ángeles, demonios, guerreros, damas, pajes, cenobitas y villanos se rodeaban y confundían en las naves y en el altar.